Laura Luelmo: Asesinada en Huelva por Bernardo Montoya. La joven zamorana era profesora sustituta.

Registrado
7 Ago 2017
Mensajes
794
Calificaciones
3.778
La llegada de Bernardo Montoya a la prisión Sevilla II ha sido recibida con cierta preocupación y malestar por parte de los funcionarios del centro penitenciario. Así lo han puesto de manifiesto en declaraciones a Telecinco, donde destacan la actitud del asesino confeso de la profesora zamorana Laura Luelmo.

En concreto, Montoya se encuentra ingresado en una celda de aislamiento en la citada cárcel, ubicada en el término municipal de Morón de la Frontera.

Los funcionarios que han tenido contacto con él aseguran que no tiene miedo a nada y que mantiene una actitud chulesca y desafiante.

“Intimida solo con la mirada, sabe que matarnos a cualquier de nosotros le sale gratis”, cuenta uno de ellos.

El presunto asesino, se encuentra rodeado de etarras, yihadistas y otros presos en primer grado, sin embargo, nada le achanta y mira a todos por encima del hombro, según señala en su web la cadena de Mediaset. (Publicado en Huelvahoy)

Bueno si tantos presos chungos hay esperemos que cualquier día se lo carguen al ir de altivo
 
Registrado
13 Dic 2018
Mensajes
635
Calificaciones
3.153
Bueno, por fin según antena3, el cuerpo ya ha sido entregado a la familia e incinerado, ojala ya puedan empezar el duelo y proseguir, entre comillas con su vida, que pena de verdad y que sin sentido que haya malnacidos así.Ojala tengan la fuerza suficiente para poder sobrellevar todo el dolor que tienen, sobre todo para los padres,esto tiene que ser durisimo. Mi mas sentido pésame para la familia, nada mas puedo decir.
 
Registrado
17 Feb 2018
Mensajes
11.768
Calificaciones
116.849
Bueno yo creo que esto hay que ponerlo en cuarentena ,lo mismo ha ido para ponerle los puntos sobre las íes cómo en su día la mujer del chicle , para mirarle a los ojos y decirle bien clarito qué va a pasar de él e incluso recriminarle o algo así , no sé me da a mí que podría ser eso... O a lo mejor me equivoco.

Otro que tal. Aquí yo creo que han faltado tortazos y libros. Por este orden. Bueno, y un cortauñas.

La primera vez que llegó tu chiquillo con sangre en las rodillas, un buen ostión.

Sin preguntas.
Ya te digo que leyendo un libro eso no te pasa.
 
Registrado
10 Mar 2018
Mensajes
16
Calificaciones
52
Los restos mortales de la joven Laura Luelmo han sido incinerados este viernes en el tanatorio de Gibraleón, diecisiete días después del hallazgo del cuerpo sin vida de la profesora en el paraje Las Mimbreras, a varios kilómetros de distancia de El Campillo, localidad en la que desapareció.

Según ha podido saber Huelva Hoy, la despedida a la profesora zamorana se ha llevado a cabo, al mediodía, en la más estricta intimidad después de que se hayan llevado a cabo las diversas pruebas forenses en el Instituto Anatómico Forense de Huelva en las últimas semanas.
 
Registrado
2 Ene 2014
Mensajes
998
Calificaciones
5.354
Bueno yo creo que esto hay que ponerlo en cuarentena ,lo mismo ha ido para ponerle los puntos sobre las íes cómo en su día la mujer del chicle , para mirarle a los ojos y decirle bien clarito qué va a pasar de él e incluso recriminarle o algo así , no sé me da a mí que podría ser eso... O a lo mejor me equivoco.

No lo creo, cuando sale el hermano q ya ha matado a otra mujer y lo reciben como si fuera el Presidente de España, con fiesta incluida, estos solo piensan en ellos y si han mostrado algo de arrepentimiento al respecto es porque este crimen ha movilizado a mucha gente...
 
Registrado
1 May 2009
Mensajes
41.465
Calificaciones
158.068
Bueno, por fin según antena3, el cuerpo ya ha sido entregado a la familia e incinerado, ojala ya puedan empezar el duelo y proseguir, entre comillas con su vida, que pena de verdad y que sin sentido que haya malnacidos así.Ojala tengan la fuerza suficiente para poder sobrellevar todo el dolor que tienen, sobre todo para los padres,esto tiene que ser durisimo. Mi mas sentido pésame para la familia, nada mas puedo decir.


¿No hay imágenes de esto?, a mi me empezó a oler el tema desde que se han tirado muchos días con el cuerpo de la chica sin darle ya descanso. Es rarísimo todo.
 
Registrado
1 Feb 2018
Mensajes
1.051
Calificaciones
8.266
No se si lo habéis colgado ya pero por si acaso por aquí lo dejo
El gravísimo error en el horrendo crimen de la profesora española Laura Luelmo
Publicado: 2 ene 2019 15:20 GMT | Última actualización: 3 ene 2019 12:55 GMT

Laura era una profesora zamorana de tan solo 26 años que se trasladó a El Campillo (Huelva) para trabajar como interina en una localidad cercana (Instituto Vázquez Díaz, Nerva). A la semana de comenzar las clases, el pasado miércoles día 12 de diciembre, Laura desapareció. Un día después, jueves 13 de diciembre, de forma casi simultánea, tanto la profesora que le había alquilado el piso como su familia, denunciaron la desaparición.

Ese mismo jueves los agentes de la Guardia Civil registraron la vivienda y al salir coincidieron con Bernardo Montoya, al que identificaron. Bernardo vivía en la misma calle y a escasos metros de la vivienda de Laura. Al solicitar información, una vez requerida la documentación, los agentes descubrieron que era un hombre de 50 años que había pasado casi la mitad de su vida en prisión (17 años) por el asesinato de una mujer mayor y por el intento de violación a una joven. Hacía solo dos meses que había salido de prisión.

El viernes 14 de diciembre Bernardo Montoya acudió por la mañana a un centro de salud en Cortegana (Huelva), una localidad en la que tiene familia, y estuvo en un vis a vis con una reclusa de la cárcel de Huelva con la que mantiene una relación (episodios que no se conocieron inmediatamente porque no existía un dispositivo de vigilancia sobre él). Al día siguiente, el sábado 15 de diciembre, se le localizó de nuevo en la mencionada localidad pacense gracias a la identificación de su vehículo por las cámaras de seguridad. Ese día ya se le buscaba.

Dos días después, el lunes 17, se encontró el cadáver de Laura Luelmo en una zona de jaras; el martes 18 se detuvo a Bernardo Montoya y el miércoles 19 el detenido confesó su crimen.

La sombra de la duda
Del relato anterior podemos concluir que:
  1. Bernardo Montoya tenía antecedentes penales por robo con violencia y asesinato de una mujer mayor. Peor aún, acababa de salir de prisión y fue reconocido e identificado al día siguiente de la desaparición de la víctima por los agentes que registraron la vivienda.
  2. El asesino confeso vivía en la misma calle y a escasos metros de la joven en una localidad, El Campillo, que censó en 2017 solo 2.043 habitantes.
  3. Hasta el sábado 15 de diciembre Bernardo Montoya se movió con libertad y sin seguimiento, incluso estuvo en un vis a vis en la prisión de Huelva.
Si estos datos los contrastamos con la hipótesis de los forenses, la cual centra la muerte de Laura entre el viernes 14 y el sábado 15 de diciembre (entre dos y tres días después del secuestro y, al menos, 24 horas después de ser denunciada su desaparición), nos encontramos ante lo parece una evidente negligencia por parte de la Guardia Civil. Pues esta versión obliga necesariamente a una retención de varias horas o días de Laura por parte de Bernardo Montoya (después de haber sido identificado en el primer registro).

La hipótesis de los forenses en contra de la versión de la Guardia Civil
Ante las dudas generadas por el informe forense, la Guardia Civil ofreció una conferencia el pasado 26 de diciembre para desmentir y desmontar la hipótesis de los forenses. Según los tenientes coroneles Ezequiel Romero y Jesús García Fuste, la víctima no pasó la noche del 12 al 13 de diciembre retenida en la vivienda del asesino ni en ninguna otra parte, porque estiman que Laura Luelmo fue asesinada la misma tarde en que fue retenida.

Se relato es el siguiente: Laura regresaba de hacer la compra cuando Bernardo Montoya la introdujo por la fuerza en su vivienda, la maniató y la golpeó contra el suelo tras recibir una fuerte patada de la víctima. Según la versión de la Guardia Civil, uno de los golpes que el asesino la propinó resultó mortal. Ello hizo que, quizás asustado, Bernardo llevara a la víctima (ya muerta) al paraje de jaras en el que se la encontró, la violara y la abandonara. Esta versión explicaría los restos de sangre en la vivienda, que la víctima estuviera semidesnuda en el lugar en el que la encontraron y la visita que el asesino realizó (por la fuerte patada recibida) al médico dos días después (el viernes 14).
"Si los forenses tienen razón, necesariamente la Guardia Civil no solo fue negligente en este caso, sino que además ha pretendido engañar a la ciudadanía construyendo, con pleno conocimiento, una versión falaz".Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.
Sin embargo, la Sociedad Española de Medicina Legal respondió el 28 de diciembre a la versión de la Benemérita con un duro comunicado en el que afirmaron que la predicción realizada es concluyente, pues está basada en pruebas científicas, y que los análisis complementarios que quedan por realizar no suelen corregir las conclusiones obtenidas durante el examen del cadáver. Por tanto, para los forenses, Laura falleció entre el viernes 14 y el sábado 15 de diciembre con un margen de error de doce horas.

¿Se equivoca la Sociedad Española de Medicina Legal o miente la Guardia Civil para encubrir una supuesta negligencia?

La gravísima contradicción de la Guardia Civil
Ante esta disparidad de versiones, podemos concluir que si los forenses tienen razón, necesariamente la Guardia Civil no solo fue negligente en este caso, sino que además ha pretendido engañar a la ciudadanía construyendo, con pleno conocimiento, una versión falaz.

Pero más allá de esta controversia, existe en este desolador caso una circunstancia todavía más inquietante si analizamos la versión de la Guardia Civil, pues en un momento de la rueda de prensa los agentes afirmaron que cualquier acción sobre Bernardo Montoya podría haber desembocado en el asesinato de Laura o en su desaparición definitiva ("De inicio es un sospechoso, algo que nos daba pie a seguir pendientes de él, pero no sabíamos si la podía tener viva en algún sitio. Además no queríamos que él fuera consciente de que estábamos pendientes de él… ¿Y si la hubiera retenido en otro sitio?… Nunca se plantea realizar una gestión que ponga en peligro la vida de alguien retenido").

En su explicación, poco después, catalogaron al asesino confeso, Bernardo Montoya, como un sujeto desorganizado e impulsivo. Este carácter queda corroborado, por ejemplo, en la ausencia de esfuerzos para borrar las pruebas que le incriminaban. Sin embargo, una actuación prudente en el caso de un asesino desorganizado e impulsivo resulta altamente contradictoria, sobre todo, si como es el caso, se le pudo retener, seguir o detener casi de inmediato.

"Cuando la Guardia Civil decidió ser prudente en el caso de Laura Luelmo con el principal sospechoso, Bernardo Montoya, un individuo desorganizado e impulsivo, cometieron un gravísimo error. Deberían haber centrado gran parte de sus esfuerzos en su retención, detención o seguimiento".Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.
Porque la cautela de la Guardia Civil y el carácter desorganizado de Bernardo Montoya entran en una seria contradicción. Si planteamos los escenarios que se producirían en el caso de que la Guardia Civil hubiera optado por detener a Bernardo Montoya de inmediato, tenemos cuatro posibilidades:

  1. Laura seguía viva y Bernardo es detenido.
  2. Laura seguía viva y la detención de Bernardo yerra.
  3. Laura estaba muerta y Bernardo es detenido.
  4. Laura estaba muerta y la detención de Bernardo yerra.
Dado que en los escenarios 3 y 4 la incidencia sobre la vida de Laura ya no tenía valor alguno, analicemos las otras dos posibilidades:

  1. Laura seguía viva y Bernardo es detenido: Puesto que nos encontramos con un asesino desorganizado y no un meticuloso individuo que hubiera planificado el crimen, la posibilidad de desconocer el paradero de Laura una vez detenido Bernardo Montoya era casi inexistente. No era Bernardo un sujeto de los que construirían un sofisticado sótano en el que retener a Laura. Por supuesto, no es tampoco un individuo que callaría sin revelar la ubicación de Laura en caso de ser detenido mientras ella estaba viva, lo que queda constatado en la rápida confesión que obtuvieron los investigadores (al día siguiente de detenerle). Por todo ello, la frase de la Guardia Civil en la rueda de prensa, "¿Y si la hubiera retenido en otro sitio?", se encuentra completamente fuera de lugar.
  2. Laura seguía viva y la detención de Bernardo yerra: Puesto que los asesinos desorganizados son incapaces de mantener el control, un error en su detención o seguimiento podría haber desencadenado la muerte de Laura. Pero, como estos sujetos se caracteriza por cometer actos de gran violencia (mutilaciones, ensañamiento o agresiones postmortem), poseer un nivel medio-bajo de inteligencia, carecer de herramientas sociales, no se mantienen informados de las investigaciones que se realizan y, lo más importante, asesinar de forma rápida, difícilmente mantienen con vida durante mucho tiempo a una persona retenida. No solo eso, sino que los posibles desencadenantes de su muerte son tan numerosos que el tiempo corría en contra de los investigadores.

Así pues, cuando la Guardia Civil decidió ser prudente en el caso de Laura Luelmo con el principal sospechoso, Bernardo Montoya, un individuo desorganizado e impulsivo (algo que deberían haber sabido por sus antecedentes), cometieron un gravísimo error. Deberían haber centrado gran parte de sus esfuerzos en su retención, detención o seguimiento. Este error quedará por anecdótico si el informe forense definitivo confirma que Laura falleció el mismo día en el que fue asaltada por Bernardo Montoya, pero se convertirá en una fatal equivocación si, como afirman los forenses, la víctima fue asesinada entre dos y tres días después de su desaparición.
 
Registrado
30 Dic 2017
Mensajes
17.899
Calificaciones
91.803
Bernardo_Montoya-Laura_Luelmo-El_Campillo-Guardia_Civil-Reportajes_365724321_111507005_1024x576.jpg

Un vehículo de la Guardia Civil custodiando la vivienda en la que residía Bernardo Montoya, autor confeso del asesinato de Laura Luelmo.Eduardo del Campo

REPORTAJES
Vecinos de El Campillo asaltan la casa de Montoya para que su gemelo no se instale durante el permiso
  • Temen que la casa pase a ser la residencia de Luciano, su gemelo, que lleva 18 años recluido por asesinar a una mujer.
  • Luciano Montoya ya disfrutó de su primer permiso penitenciario a mediados de diciembre, aunque le restan nueve años de condena.
  • La casa maldita de Laura Luelmo
3 enero, 2019 12:24
  1. BERNARDO MONTOYA
  2. LAURA LUELMO
  3. EL CAMPILLO
  4. GUARDIA CIVIL
Silvia Gil
Vecinos de El Campillo (Huelva) asaltaron la tarde del martes 1 de enero la vivienda en la que residía Bernardo Montoya, autor confeso del asesinato de Laura Luelmo. Según adelantó Voz Pópuli, la puerta de la casa estaba abierta con el precinto roto.

Tal y como cuenta ahora Diario de Huelva, algunos vecinos temen que la casa, situada en la calle Córdoba, pase a ser la residencia de su hermano gemelo, quien lleva 18 años en prisión por asesinar a una mujer en Cortegana, una localidad próxima.






La Guardia Civil se personó en la vivienda después de que otros vecinos alertaran de lo que estaba sucediendo. El propietario de la casa es el padre de Bernardo Montoya, quien mató a la profesora zamorana. Laura Luelmo, de 26 años, se instaló en un inmueble situado justo en frente el 10 de diciembre, dos días antes de desaparecer.

Actualidad_365724362_111508185_1024x576.jpg


La casa de El Campillo en la que se instaló Laura Luelmo. EDC

Según informa el citado medio de comunicación onubense, los agentes de la Benemérita que intervinieron colocaron un candado y cadenas en la puerta de la entrada de la vivienda de los Montoya para evitar hipotéticos nuevos ataques.



Julio Iglesias toma medidas legales tras la íntima confesión de Makoke
JALEOS
El cantante ha reaccionado a todo lo que ha contado la exmujer de Kiko Matamoros sobre una supuesta relación sentimental con él hace más de 25 años. Los negocios de Javier Tudela fuera de la tele: ¿cómo mantiene su nivel de vida? Makoke y Tony Spina, muy juntos por Madrid tras la gala final de 'GH V






Numerosos habitantes de El Campillo temen que Luciano Montoya, quien actualmente está cumpliendo su condena en la cárcel de Ocaña II (Toledo) se instale en la casa de su padre cuando salga libre. Todavía le restan nueve años de reclusión.

Luciano Montoya disfrutó de su primer permiso penitenciario desde que ingresó en la cárcel el lunes 17 de diciembre. Coincidió con la posterior detención de su hermano. Ahora algunos habitantes de El Campillo intentan que no se instale en la vivienda donde residía su hermano Bernardo, que abandonó la prisión en octubre de 2018.
Yihadistas que perpetraron el atentado de las Ramblas? Pero a esos no los mataron los mossos o se suicidaron ellos, si no quedó ni uno, no?
 
Registrado
26 Dic 2007
Mensajes
6.265
Calificaciones
6.907
Ubicación
London
Cual es la fuente de esta noticia
No se si lo habéis colgado ya pero por si acaso por aquí lo dejo
El gravísimo error en el horrendo crimen de la profesora española Laura Luelmo
Publicado: 2 ene 2019 15:20 GMT | Última actualización: 3 ene 2019 12:55 GMT

Laura era una profesora zamorana de tan solo 26 años que se trasladó a El Campillo (Huelva) para trabajar como interina en una localidad cercana (Instituto Vázquez Díaz, Nerva). A la semana de comenzar las clases, el pasado miércoles día 12 de diciembre, Laura desapareció. Un día después, jueves 13 de diciembre, de forma casi simultánea, tanto la profesora que le había alquilado el piso como su familia, denunciaron la desaparición.

Ese mismo jueves los agentes de la Guardia Civil registraron la vivienda y al salir coincidieron con Bernardo Montoya, al que identificaron. Bernardo vivía en la misma calle y a escasos metros de la vivienda de Laura. Al solicitar información, una vez requerida la documentación, los agentes descubrieron que era un hombre de 50 años que había pasado casi la mitad de su vida en prisión (17 años) por el asesinato de una mujer mayor y por el intento de violación a una joven. Hacía solo dos meses que había salido de prisión.

El viernes 14 de diciembre Bernardo Montoya acudió por la mañana a un centro de salud en Cortegana (Huelva), una localidad en la que tiene familia, y estuvo en un vis a vis con una reclusa de la cárcel de Huelva con la que mantiene una relación (episodios que no se conocieron inmediatamente porque no existía un dispositivo de vigilancia sobre él). Al día siguiente, el sábado 15 de diciembre, se le localizó de nuevo en la mencionada localidad pacense gracias a la identificación de su vehículo por las cámaras de seguridad. Ese día ya se le buscaba.

Dos días después, el lunes 17, se encontró el cadáver de Laura Luelmo en una zona de jaras; el martes 18 se detuvo a Bernardo Montoya y el miércoles 19 el detenido confesó su crimen.

La sombra de la duda
Del relato anterior podemos concluir que:
  1. Bernardo Montoya tenía antecedentes penales por robo con violencia y asesinato de una mujer mayor. Peor aún, acababa de salir de prisión y fue reconocido e identificado al día siguiente de la desaparición de la víctima por los agentes que registraron la vivienda.
  2. El asesino confeso vivía en la misma calle y a escasos metros de la joven en una localidad, El Campillo, que censó en 2017 solo 2.043 habitantes.
  3. Hasta el sábado 15 de diciembre Bernardo Montoya se movió con libertad y sin seguimiento, incluso estuvo en un vis a vis en la prisión de Huelva.
Si estos datos los contrastamos con la hipótesis de los forenses, la cual centra la muerte de Laura entre el viernes 14 y el sábado 15 de diciembre (entre dos y tres días después del secuestro y, al menos, 24 horas después de ser denunciada su desaparición), nos encontramos ante lo parece una evidente negligencia por parte de la Guardia Civil. Pues esta versión obliga necesariamente a una retención de varias horas o días de Laura por parte de Bernardo Montoya (después de haber sido identificado en el primer registro).

La hipótesis de los forenses en contra de la versión de la Guardia Civil
Ante las dudas generadas por el informe forense, la Guardia Civil ofreció una conferencia el pasado 26 de diciembre para desmentir y desmontar la hipótesis de los forenses. Según los tenientes coroneles Ezequiel Romero y Jesús García Fuste, la víctima no pasó la noche del 12 al 13 de diciembre retenida en la vivienda del asesino ni en ninguna otra parte, porque estiman que Laura Luelmo fue asesinada la misma tarde en que fue retenida.

Se relato es el siguiente: Laura regresaba de hacer la compra cuando Bernardo Montoya la introdujo por la fuerza en su vivienda, la maniató y la golpeó contra el suelo tras recibir una fuerte patada de la víctima. Según la versión de la Guardia Civil, uno de los golpes que el asesino la propinó resultó mortal. Ello hizo que, quizás asustado, Bernardo llevara a la víctima (ya muerta) al paraje de jaras en el que se la encontró, la violara y la abandonara. Esta versión explicaría los restos de sangre en la vivienda, que la víctima estuviera semidesnuda en el lugar en el que la encontraron y la visita que el asesino realizó (por la fuerte patada recibida) al médico dos días después (el viernes 14).
"Si los forenses tienen razón, necesariamente la Guardia Civil no solo fue negligente en este caso, sino que además ha pretendido engañar a la ciudadanía construyendo, con pleno conocimiento, una versión falaz".Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.
Sin embargo, la Sociedad Española de Medicina Legal respondió el 28 de diciembre a la versión de la Benemérita con un duro comunicado en el que afirmaron que la predicción realizada es concluyente, pues está basada en pruebas científicas, y que los análisis complementarios que quedan por realizar no suelen corregir las conclusiones obtenidas durante el examen del cadáver. Por tanto, para los forenses, Laura falleció entre el viernes 14 y el sábado 15 de diciembre con un margen de error de doce horas.

¿Se equivoca la Sociedad Española de Medicina Legal o miente la Guardia Civil para encubrir una supuesta negligencia?

La gravísima contradicción de la Guardia Civil
Ante esta disparidad de versiones, podemos concluir que si los forenses tienen razón, necesariamente la Guardia Civil no solo fue negligente en este caso, sino que además ha pretendido engañar a la ciudadanía construyendo, con pleno conocimiento, una versión falaz.

Pero más allá de esta controversia, existe en este desolador caso una circunstancia todavía más inquietante si analizamos la versión de la Guardia Civil, pues en un momento de la rueda de prensa los agentes afirmaron que cualquier acción sobre Bernardo Montoya podría haber desembocado en el asesinato de Laura o en su desaparición definitiva ("De inicio es un sospechoso, algo que nos daba pie a seguir pendientes de él, pero no sabíamos si la podía tener viva en algún sitio. Además no queríamos que él fuera consciente de que estábamos pendientes de él… ¿Y si la hubiera retenido en otro sitio?… Nunca se plantea realizar una gestión que ponga en peligro la vida de alguien retenido").

En su explicación, poco después, catalogaron al asesino confeso, Bernardo Montoya, como un sujeto desorganizado e impulsivo. Este carácter queda corroborado, por ejemplo, en la ausencia de esfuerzos para borrar las pruebas que le incriminaban. Sin embargo, una actuación prudente en el caso de un asesino desorganizado e impulsivo resulta altamente contradictoria, sobre todo, si como es el caso, se le pudo retener, seguir o detener casi de inmediato.

"Cuando la Guardia Civil decidió ser prudente en el caso de Laura Luelmo con el principal sospechoso, Bernardo Montoya, un individuo desorganizado e impulsivo, cometieron un gravísimo error. Deberían haber centrado gran parte de sus esfuerzos en su retención, detención o seguimiento".Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.
Porque la cautela de la Guardia Civil y el carácter desorganizado de Bernardo Montoya entran en una seria contradicción. Si planteamos los escenarios que se producirían en el caso de que la Guardia Civil hubiera optado por detener a Bernardo Montoya de inmediato, tenemos cuatro posibilidades:

  1. Laura seguía viva y Bernardo es detenido.
  2. Laura seguía viva y la detención de Bernardo yerra.
  3. Laura estaba muerta y Bernardo es detenido.
  4. Laura estaba muerta y la detención de Bernardo yerra.
Dado que en los escenarios 3 y 4 la incidencia sobre la vida de Laura ya no tenía valor alguno, analicemos las otras dos posibilidades:

  1. Laura seguía viva y Bernardo es detenido: Puesto que nos encontramos con un asesino desorganizado y no un meticuloso individuo que hubiera planificado el crimen, la posibilidad de desconocer el paradero de Laura una vez detenido Bernardo Montoya era casi inexistente. No era Bernardo un sujeto de los que construirían un sofisticado sótano en el que retener a Laura. Por supuesto, no es tampoco un individuo que callaría sin revelar la ubicación de Laura en caso de ser detenido mientras ella estaba viva, lo que queda constatado en la rápida confesión que obtuvieron los investigadores (al día siguiente de detenerle). Por todo ello, la frase de la Guardia Civil en la rueda de prensa, "¿Y si la hubiera retenido en otro sitio?", se encuentra completamente fuera de lugar.
  2. Laura seguía viva y la detención de Bernardo yerra: Puesto que los asesinos desorganizados son incapaces de mantener el control, un error en su detención o seguimiento podría haber desencadenado la muerte de Laura. Pero, como estos sujetos se caracteriza por cometer actos de gran violencia (mutilaciones, ensañamiento o agresiones postmortem), poseer un nivel medio-bajo de inteligencia, carecer de herramientas sociales, no se mantienen informados de las investigaciones que se realizan y, lo más importante, asesinar de forma rápida, difícilmente mantienen con vida durante mucho tiempo a una persona retenida. No solo eso, sino que los posibles desencadenantes de su muerte son tan numerosos que el tiempo corría en contra de los investigadores.

Así pues, cuando la Guardia Civil decidió ser prudente en el caso de Laura Luelmo con el principal sospechoso, Bernardo Montoya, un individuo desorganizado e impulsivo (algo que deberían haber sabido por sus antecedentes), cometieron un gravísimo error. Deberían haber centrado gran parte de sus esfuerzos en su retención, detención o seguimiento. Este error quedará por anecdótico si el informe forense definitivo confirma que Laura falleció el mismo día en el que fue asaltada por Bernardo Montoya, pero se convertirá en una fatal equivocación si, como afirman los forenses, la víctima fue asesinada entre dos y tres días después de su desaparición.
 
Registrado
26 Dic 2007
Mensajes
6.265
Calificaciones
6.907
Ubicación
London
En la CAV, que es donde vivo, cinco casos de violencia machista el día de nochevieja y ayer, esos los denunciados, no se donde vamos a parar, esto es una lacra, que si no nos unimos todas las mujeres , mala solución veo, es una pasada,no se les castiga lo suficiente y les da igual reincidir en el delito.
que es la CAV
 
Registrado
26 Dic 2007
Mensajes
6.265
Calificaciones
6.907
Ubicación
London
Los padres en un hotel
en Sevilla. Hay que reconocer que choca un poco. Me pregunto si se llevaba bien con ellos.
Recuerdo un responsable del IES diciendo que la profesora Fatima le dejo su casa porque “era todo lo que tenia” y Laura “de verdad la necesitaba” ni que andara mendigando por la vida.
Francamente es una siguación muy rara.
Pero esta claro que trataba de ahorrar, igual los padres no estaban de acuerdo en que se fuera allí y no quisieron ayudarla economicamente o ella tenía muy pocos ahorros pero quería vivir con eso.

Traigo aquí un artículo muy interesante que creo que no habéis colgado de Carmen Rigalt, lo mejor de todo son los comentarios de la gente, !quejándose de que una periodista dé información! Yo flipo, sinceramente. Por fin alguien dice a qué se dedican los padres de la pobre Laura, su padre ingeniero agrónomo, y su madre psicóloga; su hermana es farmacéutica, y su abuelo paterno era psiquiatra, lo que se dice una gente leída y estudiada. Por eso son tan tiquismiquis con que si la intimidad y la privacidad y la protección de datos. Si hubieran sido fontaneros o dependientas de supermercado no andarían con esas finuras. (por cierto, dicho totalmente al margen, qué fea la foto de Laura en el artículo, con los pelos que no se le ve la cara)


https://www.elmundo.es/cronica/2018/12/30/5c2753c421efa0d7438b4586.html


Laura Luelmo, la sonrisa de un ángel

CRÓNICA
La contraOPINIÓN
  • CARMEN RIGALT
30 DIC. 2018 12:47
15460811139701.jpg


Imagen de Laura sonriendo subida a redes sociales por su novio días atrás

Es Laura Luelmo, 26 años, profesora de dibujo. Su cruz fue tener de vecino a un asesino

Cuatro días después de desaparecer en el campillo (Huelva), fue hallada muerta entre unos matorrales

Las huellas de los gemelos asesinos y los cuchillos ensangrentados con los que los Montoya empezaron a matar

El dramático caso de Laura Luelmo, la profesora de dibujo asesinada en El Campillo (Huelva) a los pocos días de tomar posesión de su plaza de interina, ha cubierto la Navidad con un sudario de tristeza.

El Campillo es un frío enclave de la Andalucía occidental donde los arqueólogos todavía buscan el corazón de Tartessos. Das patadas a las piedras y saltan por el aire lascas griegas, fenicias, romanas y árabes. Esta tierra es sabia, pero nadie ha sabido jamás si al otro lado del mar un día estuvo La Atlántida.

En el Campillo estos días se ha llorado un drama de sangre. Todo empezó el 12-D, cuando Laura desapareció. Esa tarde quebró el tiempo y a Laura se la llevó el diablo al salir del supermercado. El país vivía momentos de intensa actualidad, pero la España real no apartaba su mirada de Huelva, donde se libraba una lucha contrarreloj para encontrar a la profesora de 26 años cuya foto iluminaba los periódicos con su sonrisa.

Cinco días no son nada comparados con los años que tardan en resolverse muchas desapariciones. En El Campillo se habían precipitado los acontecimientos. Laura, de la que los medios habían distribuido ya varias fotos de sus redes sociales (por cierto, distaban mucho de las que suelen colgar las veinteañeras tipo MHYV; en el caso de Laura no sólo se notaba que era un ángel sino que tenía buen gusto, por algo había estudiado Bellas Artes), fue encontrada muerta con signos de agresión sexual. Estaba oculta entre unos matorrales y tenía el cuerpo helado como un témpano. El aire frío la ayudó a mantenerse intacta para la autopsia.

(Abro este paréntesis para poner en claro algunos extremos. Mientras escribo, no puedo ignorar la información -o la desinformación- que hemos conocido después. Son ventajas que no eludo, pues para eso están los tiempos verbales. Quiero aprovechar la ocasión para salir al paso de algún comentario familiar a propósito del «daño que ha hecho la prensa» (sic). Entiendo que el sufrimiento causa estragos y que la familia de Laura estaba cegada por el dolor. Pero los familiares deben saber que Laura ha sido tratada con una dulzura y un amor exquisitos.

En este sentido, el caso de Laura es comparable al de Gabriel Cruz, el pescaíto, con quien hasta los presentadores del telediario se mostraron incapaces de contener las lágrimas.

No creo que la prensa haya tenido un comportamiento indeseable, salvo que se considere así a ciertas molestias derivadas de los sucesos. Las filtraciones son inevitables, y lo único que logran es adelantar una información que está llamada a conocerse en diferido. De todas formas, la pasión y muerte de Laura Luelmo sería más dolorosa si hubiera transcurrido en silencio. Ahora los familiares tienen el apoyo de todos los españoles de buena fe).

La pesadilla de Laura se prolongó durante cinco días de agitación y zozobra cuya retransmisión fue seguida por todo el país. Fue en esa densa espera cuando brotaron algunos equívocos conocidos hoy como errores del sistema.

Teofi, el novio de la profesora, dijo que Laura le había escrito un wasap comentándole que un hombre la miraba con insistencia. Ahí quedó. Sin embargo, cuando Laura apareció muerta, todo el mundo pensó en aquel wasap. Cada vez estaba todo más claro. El hombre de las miradas insidiosas era Bernardo Montoya, que ocupaba una vivienda frente a la que había alquilado la profesora Luelmo.

La noticia ha propiciado una intensa polémica sobre los programas de rehabilitación en la cárcel. Programas que Montoya siempre se negó a participar. Él salía, delinquía y volvía a entrar. Condenado por el asesinato de una anciana, cuando empezó a tener beneficios penitenciarios volvió a delinquir. Ahora tenía una orden de alejamiento y no podía regresar a Cortegana, el pueblo de sus padres, así que en octubre buscó casa en El Campillo y allí se quedó, viendo pasar el tiempo, hasta que apareció un ángel llamado Laura y se cruzó ante sus ojos. Fue verla y obcecarse. Dicen que este hombre no puede contener los impulsos. En buena hora nos lo dicen.

Bernardo Montoya, de los Montoya de toda la vida, es de etnia gitana y tiene un hermano gemelo que comparte con él la delincuencia. Sé que no es políticamente correcto llamar gitano a un gitano, pero alguna vez hay que hacerlo, siquiera para no confundir. Estos días he visto a Juan José Cortés participando en algunas tertulias. Él es un gitano de Huelva al que un depredador (payo) le arrebató a una niña de cuatro años. Juan José dedica ahora buena buena parte de su tiempo a hablar de la prisión permanente revisable. Resumiendo: «Hay gente pa tóo».

Estos días he oído preguntar por la familia de Laura. No se les veía, pero eso no significaba que no estuvieran. Aguardaban en un hotel de Sevilla arropados por familia y amigos a la espera de poder llevarse a Laura y darle entierro en Zamora. Ellos ocupan un discreto lugar en la sombra y no tienen nada que decir. Cuántas veces se habrán acordado del día que Laura decidió hacer las oposiciones en Andalucía para obtener plaza allí. Laura era así. Había hecho un curso complementario de año y medio en México,y un master en Valencia. Cuando empezaba a trabajar, Montoya le salió al encuentro.

en mayo a manos de un menor. Pocas manifestaciones se han visto en Zamora tan multitudinarias y sentidas. Ya tiene la ciudad dos angeles nuevos en el retablo de oro de la catedral.