"La vida de los otros" Emilia Landaluce.1/10/2016 (1 Viewer)

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
11.546
Calificaciones
89.023
El Mundo Orbyt.

LA VIDA DE LOS OTROS

EMILIA LANDALUCE

01/10/2016

LAS LLAMADAS DE “MI AMOR” A PEDRO SÁNCHEZ

Estos días, no puedo dejar de pensar en Begoña Gómez. Pedro Sánchez tiene guardado el número de su mujer como mi amor. A Pedro —se ha debido de comer El Secreto de Rhonda Byrne en tempura como en aquel primer número de Tapas— siempre le han gustado los libros motivacionales y la literatura algo adolescente de Hesse. Imagino el mensaje de mi amor —aguanta, Pedro— y el reposo del guerrero a la vuelta a su hogar. Felipe González sigue siendo un coloso pero él está convencido de tener a las bases.



Pedro y Begoña se conocieron en 2003 en una fiesta que organizó un amigo en su casa. Casualmente, los dos iban de rojo. Se pudieron decir aquello del anuncio pero ni siquiera hizo falta que hablaran porque según la simpática Begoña: “Fue un flechazo”. [Suponemos que el momento más difícil de la relación sería cuando ella le confesó que su padre había tenido una cadena de saunas]. Se casaron tres años después en una ceremonia oficiada por Trinidad Jiménez, compañera durante los años en los que Snchz estuvo de culiparlante en el Ayuntamiento de Madrid. “Mi primera impresión fue que Begoña era enormemente afable y que al mismo tiempo tenía carácter. Una mujer comprometida políticamente y con ideas propias. Ella es el gran apoyo de Pedro, su compañera y aliada. Tienen mucha complicidad”. Pues mi amortiene mucho trabajo estos días. Bueno, lo lleva teniendo todos estos meses porque la estrategia de desgaste comenzó en mayo de 2015, después de que las elecciones municipales evidenciaron que el bipartidismo (que no los dos bloques ideológicos) estaba muerto y sepultado. Desde hace meses, me llegan mensajes de críticos de Sánchez filtrándome para esta columna intensa rumorología sentimental relativa al lidereso del PSOE. Malvados...



Sánchez se afilió pronto a las Juventudes Socialistas. Entonces, ya repetía (y se lo dijo a Bárbara Dührkhop, su primera jefa y una de las primeras personas en avalarle) que sería secretario general del PSOE y presidente del Gobierno. Antes de Begoña, tuvo otra novia. La conocí una noche de copas al poco de la victoria de Pedro en 2014. Ella quizás no se acuerde pero nos contó que su ex no era ni de derechas ni de izquierdas. Como Íñigo Errejón, otro cuya cabeza puede salir rodando en cualquier momento. Una curiosidad: el hermano director de orquesta de Sánchez compuso en 2010 una pieza para el ballet de Nacho Duato titulada Nunc Dimittis (no se equivoquen, significa “Ahora dejas”). ¿Dimitir Sánchez?



Mientras, en Moncloa, algunos se frotan las manos. Roto el PSOE, rota la disciplina de voto. Rajoy debe estar apurando con gusto alguno de esos pelotazos [Armagnac, por ejemplo] que le gusta atizarse de vez en cuando. El socialismo al final le investirá, pero también en los meses que sean precisos le quitará de en medio para que Podemos no se convierta en Tsipras (un partido en sí) ni en el Movimiento Cinco Estrellas, verdugos de la izquierda tradicional en Grecia e Italia respectivamente. Otras que estarán contentas son las mujeres del PP. Por lo general, todas se suelen quejar de que las campañas engordan. Imaginen: 15 días de cocidos, paellas, berzas, chistorras. “Y a nada puedes decir que no por delicadeza”. Aún me acuerdo de aquella vez que a una política del PP le hicieron masturbar un pez en una piscicultura.



Hace 400 números escribí mi primera crónica para LOC. Éramos un equipo joven: Romualdo Izquierdo (nuestro redactor jefe), Luis Alberto Álvarez, José Luis Romo, Isabel Rodríguez, Idoia Sotay Cote Villar. [Y todos bajo la implacable batuta de Mellado, el mejor maestro de periodistas]. Después llegarían Beatriz Miranda, Isabel Espiño, Isabel Vilches, Javier Negre, Eduardo Verbo, Azucena Sánchez, Pilar Vidal, Cristina Galafate y mi Marina Pina. Ninguno teníamos experiencia en prensa rosa pero nos dimos cuenta de que lo único que teníamos que hacer era periodismo. Así, me parece, creamos un estilo que otros no tardaron en imitar. [Fuimos los primeros en desvelar lo ricos que eran los Pujol, a Corinna...] Eso, además del sentido del humor al que deberíamos recurrir más a menudo, quizás sea el secreto por el que muchos lectores empiezan su sábado abriendo LOC. ¡Felicidades Iñaki!

 
Última edición por un moderador:

D

Deleted member 8742

Guest
Escribir esto justo hoy ¿no es un poquito de mal gusto?
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)