La reina y el duque de Edimburgo disfrutando la mañana en los alrededores del Castillo de Windsor

Registrado
11 May 2007
Mensajes
30.451
Calificaciones
133.578
lo de la vista ya se dijo, la operaron de niña y la operación salió mal, no mejoró y la niña lo pasó mal, los padres no quisieron que la niña sufriera más por el tema y supongo que lo intentarán de adulta. A veces las cosas no son simplemente dinero. Y la visrta es complicada, a veces no puedes operar hasta finalizar el crecimiento. Si el estrabismo es muy fuerte no se corrige con gafas, No la tiene así por gusto

La forma de vestir es clasica y antigua pero no barata.

Quizá su ropa no sea barata, pero vimos a la niña llevar el mismo abrigo hasta que le quedaba tan pequeño que resultaba absurdo. Igual con chaquetas de ella y del hermano, con magas demasiado cortas para ellos.
Me da la sensación de que Sophie gasta lo suficiente en su propia ropa, pero es frugal con sus hijos.
 

Registrado
18 Ene 2018
Mensajes
10.975
Calificaciones
62.652
Una visita al dentista tampoco le vendria mal.
Siempre supuse que esta niña tiene agenesia dental. Por lo que recuerdo de una presentación en PPT (que colaboré en el formato, no en el contenido...) es la ausencia de una pieza dental porque nunca se formó, si es un diente definitivo es más complicado que si fuera un diente de leche. Hay muchos tratamientos, pero todos tienen inconvenientes por el crecimiento continuo del maxilar, lo mejor es esperar hasta que se haya completado el desarrollo maxilofacial, lo que ocurre entre los 16 y 20 años...
Tal vez estoy diciendo una burrada mayúscula, pero con los recursos a su disposición, no debe ser tan sencillo si aún no lo han solucionado.
 
Registrado
2 Dic 2017
Mensajes
6.736
Calificaciones
39.173
Ver el archivo adjunto 862116

No se que decirte. A mi me da pena, parece que van a Marks & Spencer y compran lo mas antiguo que tienen. Que igual es carisimo todo pero luce como baratillo. Su madre siempre va muy puesta, y muy actual.

Una visita al dentista tampoco le vendria mal. Lo de los ojos, igual estan esperando, pero no veo nada malo en llevar gafas que ayuden al ojo estrabico a corregirse. Ver el archivo adjunto 862120

Pues un buen corte de pelo no le vendría mal, que ademas de abrigos viejo, parece que no ha visto un peine en su vida. La madre siempre tan elegante, debería ser un poco mas detallista y pulcra con su hija.
 
Registrado
2 Ene 2013
Mensajes
1.941
Calificaciones
6.315
Ver el archivo adjunto 862116

No se que decirte. A mi me da pena, parece que van a Marks & Spencer y compran lo mas antiguo que tienen. Que igual es carisimo todo pero luce como baratillo. Su madre siempre va muy puesta, y muy actual.

Una visita al dentista tampoco le vendria mal. Lo de los ojos, igual estan esperando, pero no veo nada malo en llevar gafas que ayuden al ojo estrabico a corregirse. Ver el archivo adjunto 862120
Totalmente de acuerdo
 

Registrado
24 Dic 2009
Mensajes
1.849
Calificaciones
7.720
gracias por las fotos

Lady Louise me encanta, me inspira mucha ternura, es cierto que entre el estrabismo, los dientes, el cabello encrespado y encima la ropa siempre anticuada que lleva, no le ayudan mucho, y tiene potencial porque es alta, tiene buen tipo, y una expresión muy afable, dulce
 
Registrado
19 May 2017
Mensajes
1.840
Calificaciones
11.374
Pues a mi esta niña con todo debe haber sufrido, no estar cerca de su madre luego del nacimiento con la importancia que tiene el apego en los primeros días, pinchazos, exámenes invasivos, inclusive quedarse sóla en el hospital en las noches y luego la operación que no tuvo los resultados esperados, tiene todo mi respeto.

Yo tengo una conocida que su hijo pasó algo parecido y era conmovedor ver la fortaleza del niño y la madre. A pesar del cansancio y lo devastador que fue.

Que sea feliz.

Dicho esto, pues puedo estar de acuerdo con lo que se habla de su ropa, pero por lo menos yo paso.

Esto es sólo mi opinión y no es una crítica a las que comentan. Vamos que esto es cotilleando y existe la libertad de expresión. :)
 

Registrado
2 Sep 2014
Mensajes
1.884
Calificaciones
9.423
5786958-6353961-This_morning_the_Queen_was_spotted_taking_a_turn_around_the_pict-m-30_1541420480958.jpg


5782618-6353961-image-a-1_1541412637709.jpg


5782614-6353961-image-a-2_1541412640646.jpg


5782624-6353961-image-a-3_1541412652178.jpg


5782622-6353961-image-a-4_1541412657893.jpg

Qué entereza, a su edad y la reina a caballo. Me encanta que hasta en su montura lleva las amapolas.


el 3 de Nov estuvo Louise en Windsor
profimedia-0393885907.jpg
profimedia-0393885908.jpg



Igual que el abuelo!

profimedia-0393885910.jpg
profimedia-0393885909.jpg

Ahora, creo que no es fácil lo que le ha sucedido a Lady Louise, quien me parece una chica dulce. Estoy de acuerdo con lo dicho, algunas cosas no se solucionan con dinero, sin embargo, algo más de esmero en el arreglo personal de la niña se agradecería mucho.
 
Registrado
16 Feb 2008
Mensajes
43.839
Calificaciones
85.408
Que bella la Reina, tan femenina!
Me encanta el detalle de las amapolas en el animalito
Gracias por las fotos.
 
D

Deleted member 14019

Guest
He leido esta noticia curiosa que al menos yo desconocia y no se donde postearla. La dejo aquí .
El príncipe George de Inglaterra tenía un amante argentino.
En 1931, un año después del golpe de Estado que llevó a José Evaristo Uriburu al poder, el príncipe de Gales, George de Kent, llegó a la Argentina en un viaje diplomático, pero había una razón ocutla: su romance secreto con el nieto del presidente argentino.
La historia, revelada por el escritor Federico Andahazi en Radio Mitre, fue silenciada y removida de los archivos oficiales de la realeza británica dado que en aquella época, la homosexualidad era un pecado y una deshonra para las familias tradicionales.
José Evaristo Uriburu -se llamaba igual que su abuelo (presidente) y su padre (embajador argentino en Londres)- había conocido algunos años antes al joven Duque de Kent en un ágape protocolar. A partir de entonces mantuvieron un romance apasionado, hasta que el padre de José los descubrió y, para evitar un escándalo mayor, mandó a su hijo de regreso a Buenos Aires. “Casi nadie sabía que, en realidad, aquel viaje para «afianzar las relaciones bilaterales» tenía un propósito algo distinto. Se trataba, en efecto, de reafirmar relaciones entre dos partes, aunque no exactamente entre la Corona británica y la República Argentina. El motivo que había traído al príncipe era un secreto de Estado: en verdad, George venía a reavivar los rescoldos de un viejo amor que lo esperaba por estas lejanas pampas“
Hoy vamos a hablar de un hecho que, a pesar de que causó conmoción y escándalo, fue cautamente silenciado y removido de los archivos oficiales de la historia.
En 1931, el año posterior al fatídico golpe de Estado del ‘30 que llevó a Uriburu al poder, el príncipe de Gales, George de Kent, llegó a la Argentina en viaje diplomático.
La excelencia de Su Alteza Real no sólo era un legado de sangre, sino que, a juzgar por su foja de servicios, tenía sobrados méritos para ostentarla por derecho propio: oficial de la Real Marina a bordo de los buques Iron Duke y el Nelson, más tarde fue nombrado almirante en la División de Inteligencia, luego en la Fuerza Aérea y, como si fuera poco, fue elegido Gran Maestre Masónico de la Logia Unida de Inglaterra.
Además de semejantes títulos, era dueño de una estampa esbelta, una sonrisa seductora y unos ojos claros de mirada serena. Era la encarnación del príncipe azul con el que soñaban las adolescentes de entonces. Para la fecha en que visitó la Argentina todavía no se había casado con Marina, princesa de Grecia y Dinamarca, de modo que provocaba suspiros e ilusiones entre las jóvenes solteras.
Casi nadie sabía que, en realidad, aquel viaje para «afianzar las relaciones bilaterales» tenía un propósito algo distinto. Se trataba, en efecto, de reafirmar relaciones entre dos partes, aunque no exactamente entre la Corona británica y la República Argentina. El motivo que había traído al príncipe era un secreto de Estado: en verdad, George venía a reavivar los rescoldos de un viejo amor que lo esperaba por estas lejanas pampas.
La realeza no habría visto con buenos ojos que el príncipe se hubiese fijado en alguien que, aunque de «buena familia», no tuviera sangre azul ni títulos de nobleza. Por otro lado, aunque la familia de la parte criolla de esta «relación bilateral» solía rendirse a los pies de la monarquía británica, no estaba dispuesta a que este romance se hiciera público, entre otras cosas, porque el nombre del gran amor de George era… José Evaristo Uriburu.
En efecto, el nieto del célebre José Evaristo Uriburu, homónimo de su abuelo y también de su padre —embajador argentino en Londres— había conocido algunos años antes al joven Duque de Kent en un ágape protocolar. A partir de entonces mantuvieron un romance tan apasionado como furtivo, hasta que el padre de José los descubrió y, para evitar un escándalo mayor, mandó a su hijo de regreso a Buenos Aires.
Ni siquiera nos queda el orgullo nacional de haber tenido al único amante del Príncipe de Gales. El Duque de Kent, lejos de encerrarse a llorar la pérdida de su amor argentino, inició una frenética carrera de romances, por momentos con hombres, por otros con mujeres y, circunstancialmente, con ambos.
Entre sus amantes más conocidos se cuentan la cantante negra Florence Mills —todo un desafío para los cánones reales—, el dramaturgo Noël Coward, la millonaria Poppy Baring, el príncipe Luis Fernando de Prusia, la Maharani Indira Raje y una docena de gigolos cuyos nombres la historia no ha registrado.
Por esas épocas, la homosexualidad no sólo era un pecado: en ámbitos castrenses era un delito y en los círculos de las familias tradicionales, una deshonra. Por si fuera poco, en aquellos años también la medicina vino a dar su opinión y le puso a la homosexualidad el sayo de la patología.
No había escapatoria para aquellos que sentían atracción por personas de su mismo s*x*: aborrecidos por la religión, perseguidos por la policía, condenados por sus propias familias y tratados como enfermos por la medicina, los homosexuales debían esconder su condición o vincularse entre sí en ámbitos poco menos que clandestinos.
A comienzos del siglo XX los médicos llamados higienistas otorgaron a las creencias homofóbicas, de por sí irracionales, un sustento pretendidamente científico. Prestaron una prosa racional y moderna a los prejuicios más viejos y oscurantistas.
Sin embargo, analizando el discurso ascéptico de los higienistas, no era muy difícil encontrar la esencia autoritaria de Leopoldo Lugones, quien creía en el férreo control policial para prevenir todos los «males»
Ahora bien, si se examina cuál era la formación moral de algunos de estos médicos higienistas, se entiende el nexo entre la medicina y el Poder. José María Ramos Mejía, dueño de tantos méritos indiscutibles, no sentía mucho apego por la democracia; el adjetivo más benévolo que le dedicó fue «turbulenta» y sostenía que el orden imperante en las Fuerzas Armadas era el modelo a imitar por la sociedad. El doctor Francisco Veyga revistaba en las filas del Ejército con grado de teniente coronel. Practicaba un racismo en estado puro, al punto de referirse a los argentinos, literalmente, como una raza. Su homofobia quedó plasmada en una obra cuyo título nos adelanta su pensamiento: “Degeneración y degenerados”.
No era nada fácil la vida de un homosexual en la época inaugurada por Uriburu. A decir de estos médicos higienistas ni el impoluto apellido de los Uriburu estaba exento de recibir el rótulo de «degenerado» bajo el análisis de sus denigrantes teorías.
 
Registrado
11 May 2007
Mensajes
30.451
Calificaciones
133.578
He leido esta noticia curiosa que al menos yo desconocia y no se donde postearla. La dejo aquí .
El príncipe George de Inglaterra tenía un amante argentino.
En 1931, un año después del golpe de Estado que llevó a José Evaristo Uriburu al poder, el príncipe de Gales, George de Kent, llegó a la Argentina en un viaje diplomático, pero había una razón ocutla: su romance secreto con el nieto del presidente argentino.
La historia, revelada por el escritor Federico Andahazi en Radio Mitre, fue silenciada y removida de los archivos oficiales de la realeza británica dado que en aquella época, la homosexualidad era un pecado y una deshonra para las familias tradicionales.
José Evaristo Uriburu -se llamaba igual que su abuelo (presidente) y su padre (embajador argentino en Londres)- había conocido algunos años antes al joven Duque de Kent en un ágape protocolar. A partir de entonces mantuvieron un romance apasionado, hasta que el padre de José los descubrió y, para evitar un escándalo mayor, mandó a su hijo de regreso a Buenos Aires. “Casi nadie sabía que, en realidad, aquel viaje para «afianzar las relaciones bilaterales» tenía un propósito algo distinto. Se trataba, en efecto, de reafirmar relaciones entre dos partes, aunque no exactamente entre la Corona británica y la República Argentina. El motivo que había traído al príncipe era un secreto de Estado: en verdad, George venía a reavivar los rescoldos de un viejo amor que lo esperaba por estas lejanas pampas“
Hoy vamos a hablar de un hecho que, a pesar de que causó conmoción y escándalo, fue cautamente silenciado y removido de los archivos oficiales de la historia.
En 1931, el año posterior al fatídico golpe de Estado del ‘30 que llevó a Uriburu al poder, el príncipe de Gales, George de Kent, llegó a la Argentina en viaje diplomático.
La excelencia de Su Alteza Real no sólo era un legado de sangre, sino que, a juzgar por su foja de servicios, tenía sobrados méritos para ostentarla por derecho propio: oficial de la Real Marina a bordo de los buques Iron Duke y el Nelson, más tarde fue nombrado almirante en la División de Inteligencia, luego en la Fuerza Aérea y, como si fuera poco, fue elegido Gran Maestre Masónico de la Logia Unida de Inglaterra.
Además de semejantes títulos, era dueño de una estampa esbelta, una sonrisa seductora y unos ojos claros de mirada serena. Era la encarnación del príncipe azul con el que soñaban las adolescentes de entonces. Para la fecha en que visitó la Argentina todavía no se había casado con Marina, princesa de Grecia y Dinamarca, de modo que provocaba suspiros e ilusiones entre las jóvenes solteras.
Casi nadie sabía que, en realidad, aquel viaje para «afianzar las relaciones bilaterales» tenía un propósito algo distinto. Se trataba, en efecto, de reafirmar relaciones entre dos partes, aunque no exactamente entre la Corona británica y la República Argentina. El motivo que había traído al príncipe era un secreto de Estado: en verdad, George venía a reavivar los rescoldos de un viejo amor que lo esperaba por estas lejanas pampas.
La realeza no habría visto con buenos ojos que el príncipe se hubiese fijado en alguien que, aunque de «buena familia», no tuviera sangre azul ni títulos de nobleza. Por otro lado, aunque la familia de la parte criolla de esta «relación bilateral» solía rendirse a los pies de la monarquía británica, no estaba dispuesta a que este romance se hiciera público, entre otras cosas, porque el nombre del gran amor de George era… José Evaristo Uriburu.
En efecto, el nieto del célebre José Evaristo Uriburu, homónimo de su abuelo y también de su padre —embajador argentino en Londres— había conocido algunos años antes al joven Duque de Kent en un ágape protocolar. A partir de entonces mantuvieron un romance tan apasionado como furtivo, hasta que el padre de José los descubrió y, para evitar un escándalo mayor, mandó a su hijo de regreso a Buenos Aires.
Ni siquiera nos queda el orgullo nacional de haber tenido al único amante del Príncipe de Gales. El Duque de Kent, lejos de encerrarse a llorar la pérdida de su amor argentino, inició una frenética carrera de romances, por momentos con hombres, por otros con mujeres y, circunstancialmente, con ambos.
Entre sus amantes más conocidos se cuentan la cantante negra Florence Mills —todo un desafío para los cánones reales—, el dramaturgo Noël Coward, la millonaria Poppy Baring, el príncipe Luis Fernando de Prusia, la Maharani Indira Raje y una docena de gigolos cuyos nombres la historia no ha registrado.
Por esas épocas, la homosexualidad no sólo era un pecado: en ámbitos castrenses era un delito y en los círculos de las familias tradicionales, una deshonra. Por si fuera poco, en aquellos años también la medicina vino a dar su opinión y le puso a la homosexualidad el sayo de la patología.
No había escapatoria para aquellos que sentían atracción por personas de su mismo s*x*: aborrecidos por la religión, perseguidos por la policía, condenados por sus propias familias y tratados como enfermos por la medicina, los homosexuales debían esconder su condición o vincularse entre sí en ámbitos poco menos que clandestinos.
A comienzos del siglo XX los médicos llamados higienistas otorgaron a las creencias homofóbicas, de por sí irracionales, un sustento pretendidamente científico. Prestaron una prosa racional y moderna a los prejuicios más viejos y oscurantistas.
Sin embargo, analizando el discurso ascéptico de los higienistas, no era muy difícil encontrar la esencia autoritaria de Leopoldo Lugones, quien creía en el férreo control policial para prevenir todos los «males»
Ahora bien, si se examina cuál era la formación moral de algunos de estos médicos higienistas, se entiende el nexo entre la medicina y el Poder. José María Ramos Mejía, dueño de tantos méritos indiscutibles, no sentía mucho apego por la democracia; el adjetivo más benévolo que le dedicó fue «turbulenta» y sostenía que el orden imperante en las Fuerzas Armadas era el modelo a imitar por la sociedad. El doctor Francisco Veyga revistaba en las filas del Ejército con grado de teniente coronel. Practicaba un racismo en estado puro, al punto de referirse a los argentinos, literalmente, como una raza. Su homofobia quedó plasmada en una obra cuyo título nos adelanta su pensamiento: “Degeneración y degenerados”.
No era nada fácil la vida de un homosexual en la época inaugurada por Uriburu. A decir de estos médicos higienistas ni el impoluto apellido de los Uriburu estaba exento de recibir el rótulo de «degenerado» bajo el análisis de sus denigrantes teorías.

Si mal no recuerdo había un hilo de escándalos o historias ocultas, que valdría la pena revivir, pero no recuerdo nada del título como para buscarlo.
 
Registrado
30 Ago 2013
Mensajes
4.808
Calificaciones
43.247
Ver el archivo adjunto 862116

No se que decirte. A mi me da pena, parece que van a Marks & Spencer y compran lo mas antiguo que tienen. Que igual es carisimo todo pero luce como baratillo. Su madre siempre va muy puesta, y muy actual.

Una visita al dentista tampoco le vendria mal. Lo de los ojos, igual estan esperando, pero no veo nada malo en llevar gafas que ayuden al ojo estrabico a corregirse. Ver el archivo adjunto 862120
Cuando se convierta en mujer Lady Louise va a ser una mujer guapa y atractiva. Para quien no lo sepa el estrabismo en diferentes épocas, Edad Media, Imperio Maya, etc...se consideraba un signo apreciado de belleza sobre todo en las mujeres . Como ejemplo esta cita. «No tiene nada de desagradable, la leve desviación ocular da a la mirada algo de ternura y voluptuosidad»JEAN-BAPTISTE LUCIEN BAUDENS (1804-1857)