La reina asiste al servicio religioso en Sandringham