La manipulación y malas artes de la prensa en España

Registrado
12 Dic 2008
Mensajes
8.496
Calificaciones
27.570
Ubicación
Madrid
Madre mía! La que hace el análisis, si desempeña correctamente su trabajo, debe usar mascarilla durante su jornada laboral. Dile a la figura esta que analice los virus que hay desde donde estoy escribiendo yo (smartphone) o el que usas tú.
Qué no os la pongáis. Que la obligación de hacerlo es una dictadura. Estupendo. Que no sirve absolutamente para nada; es más, me atrevería a decir que es perjudicial para la salud.
Lo bueno de todo esto es que hay multas para quien no las lleve. Eso es lo positivo, que aquí entendemos y comprendemos las normas cuando nos tocan la cartera.

Ok diario. Mucho se lee por aquí, ya veo.

OK Diario es ultra covidiano y mascarillero.
 

Registrado
16 Nov 2011
Mensajes
4.207
Calificaciones
22.714
Es que en marzo y abril sí hubo pandemia y el gobierno es el responsable de las medidas que se tomaron, aunque le haya traspasado la responsabilidad a las taifas y a sus presidentes para lavarse las manos. Ahora no hay pandemia ni epidemia. Los pcrs tienen un porcentaje altísimo de falsos positivos y no detectan el sars cov 2 porque solo se han secuenciado 200 genomas de los 30.000 que tiene un virus. Esos 200 genomas son comunes con otros virus como el de la gripe, así que la pcr detecta virus sin más y sin medir la cantidad de ellos que tienes. Si te interesa el tema, pásate por el hilo de cómo los medios de manipulación nos inoculan el virus del miedo, que ponemos mucha información.

Y lo que están haciendo ahora los medios de manipulación es terrorismo informativo. Ahora resulta que saben más los periodistas que los médicos y virólogos.
Gracias. No me había pasado por ese hilo y tiene un montón de páginas...
A ver. Yo creo que es un acto de responsabilidad el llevar la mascarilla. Y si. Te confieso que tengo miedo. En el confinamiento, concretamente el 12 de marzo...yo salí de mi oficina tan tranquila, pensando en lo que tenía que hacer el lunes. Y bueno...me llamó mi jefe para decirme que tal y como estaba la situación, me pidiera el deber inexcusable por cuidado de familiar. Encerrada que estuve dos meses. Eran 800 muertos casi a diario. Por eso...no sé si son los medios de comunicación o los sanitarios en general, pero yo sí tengo miedo.
El mes pasado, a los funcis de mi oficina, nos hicieron la prueba. El pinchacito en el dedo. Ninguno dimos positivo. Ahora, la próx semana, nos hacen la del bastoncillo. Todo esto...promovido por el servicio gallego de salud .
A ver...que yo llevo mascarilla. La llevo porque ha habido un repunte tela. Están pensando en cerrar Coruña, o tomar medidas más restrictivas...con lo cual...el virus ahí sigue, campando a sus anchas.
Y aprovecho tu mensaje para comentar que me ha parecido nefasto como se ha tratado el tema del covid en marzo. Es que después se me cuelgan Sanbenitos...🤔.
Yo respeto todo, pero en el ejercicio de mi responsabilidad, voy a llevar mascarilla. Y no las guays...que me regaló mi sobrina unas cuantas para combinar con la ropa. Yo uso las ffp2.
Ojalá pase todo pronto y no sigan sumando víctimas al contador. 👍
 
Registrado
12 Dic 2008
Mensajes
8.496
Calificaciones
27.570
Ubicación
Madrid
Gracias. No me había pasado por ese hilo y tiene un montón de páginas...
A ver. Yo creo que es un acto de responsabilidad el llevar la mascarilla. Y si. Te confieso que tengo miedo. En el confinamiento, concretamente el 12 de marzo...yo salí de mi oficina tan tranquila, pensando en lo que tenía que hacer el lunes. Y bueno...me llamó mi jefe para decirme que tal y como estaba la situación, me pidiera el deber inexcusable por cuidado de familiar. Encerrada que estuve dos meses. Eran 800 muertos casi a diario. Por eso...no sé si son los medios de comunicación o los sanitarios en general, pero yo sí tengo miedo.
El mes pasado, a los funcis de mi oficina, nos hicieron la prueba. El pinchacito en el dedo. Ninguno dimos positivo. Ahora, la próx semana, nos hacen la del bastoncillo. Todo esto...promovido por el servicio gallego de salud .
A ver...que yo llevo mascarilla. La llevo porque ha habido un repunte tela. Están pensando en cerrar Coruña, o tomar medidas más restrictivas...con lo cual...el virus ahí sigue, campando a sus anchas.
Y aprovecho tu mensaje para comentar que me ha parecido nefasto como se ha tratado el tema del covid en marzo. Es que después se me cuelgan Sanbenitos...🤔.
Yo respeto todo, pero en el ejercicio de mi responsabilidad, voy a llevar mascarilla. Y no las guays...que me regaló mi sobrina unas cuantas para combinar con la ropa. Yo uso las ffp2.
Ojalá pase todo pronto y no sigan sumando víctimas al contador. 👍

Lo de los falsos posotivos de los pcrs lo han dicho bastantes médicos e investigadores fuera de España (aquí hay censura covidiana en los medios de comunicación), así que no te lo creas y no vivas con miedo, solo hay que mantener unas medidas higiénicas de sentido común y ya está.. Ha muerto mucha gente, sobre todo mayor en residencias y podría haber sido por el tipo de vacuna que les pusieron, que llevaba polisorbato 80 y eso hacía que el virus entrase directamente en las células sin haber sido previamente reconocido por el sistema inmunológico, provocando la tormenta de citoquinas. Y otros que han muerto en hospitales ha sido por aplicarles un protocolo erróneo o por enfermedades graves que ya tenían. En otros países también se ha relacionado la incidencia del virus con la vacunación de la gripe, por venir vacunas posiblemente contaminadas de China y se está investigando, pero aquí no se está haciendo ninguna investigación. Y no solo eso, sino que encima tenemos a los periodistas, a maldita.es y a newtrola desacreditando a los científicos que lo comentan o que han investigado por su cuenta, como los del hospital de Barbastro.
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
48.315
Calificaciones
77.258
Ubicación
227
Almudena Grandes: "Cada vez hay más sinvergüenzas que se dedican a decir que son periodistas"

  • "Juan Carlos I tenía absolutamente todas las facilidades para hacerlo bien y pasar a la historia de acuerdo con su papel"
  • "Achacar al 8 de marzo la expansión del coronavirus en Madrid es un movimiento político para cargar contra un gobierno que ha vuelto a restaurar el ministerio de igualdad"
  • "Los servicios públicos son necesarios en todo momento, pero en los malos solo puedes confiar en ellos"

Antonio Contreras
[email protected] @tonycontry
Publicada el 19/07/2020 a las 06:00
Facebook Twitter Whatsapp Telegram
Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios
La escritora Almudena Grandes, durante la promoción de su libro 'La madre de Frankenstein', en febrero de 2020.

La escritora Almudena Grandes durante la promoción de su último libro 'La madre de Frankenstein'.
EFE
La escritora Almudena Grandes se encuentra en su casa de la playa, apartada de las distracciones y con escasa conexión a Internet para concentrarse en su próxima obra, que nació como idea en mitad del confinamiento. En un descanso de su escritura, hemos conseguido conversar con ella. Se mostró cariñosa, interesada en los temas y muy directa.

La llegada del confinamiento



El confinamiento fue un cambio radical, como para cualquiera. En mi vida quizá más. Tenía la agenda llena de citas y viajes en plena promoción de mi última novela, La Madre de Frankenstein. Con el confinamiento pasé de no tener un minuto para respirar, por los viajes por toda España, a estar metida en casa sin poder salir. También me generó un poco de incertidumbre respecto al futuro de mi libro. Ahora veo que tuve suerte porque en ese plazo tuve tiempo de que la gente se enterara de que el libro había salido. Al principio tenía mucha inquietud y después me di cuenta de que el confinamiento me ha regalado una novela, la que estoy escribiendo ahora. Vamos, que me ha pasado de todo, supongo que como a todo el mundo.

La defensa de lo público


Creo que, si la sociedad no está mentalizada todavía de la importancia capital de lo público, quizás es que estamos incapacitados como especie. Creo que uno de los efectos más importantes de la crisis del coronavirus ha sido poner de manifiesto algo que mucha gente se resistía a reconocer. Los servicios públicos son necesarios en los malos momentos. Son necesarios en todo momento, pero en los malos solo puedes confiar en lo público, solamente puedes encomendarte a lo público. En España durante décadas se ha hecho una exaltación de las privatizaciones por parte de gobiernos como el de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid. Han logrado infiltrar en el ánimo de algunas personas la idea de que lo público es feo y antiguo mientras que lo privado es flamante y mejor. Creo que todas esas campañas se han estrellado durante la pandemia. La única solución para salir adelante es reforzar unos servicios públicos igualitarios y de calidad.

La cultura como necesidad esencial



Creo que la cultura juega un papel fundamental cuando hablamos de servicios públicos. La cultura es un ingrediente de la felicidad, es una fuente de emoción, es una fuente de alegría. Nos hace felices, nos entretiene, nos ayuda cuando estamos deprimidos. Al hacer todo eso, los productos culturales nos ayudan a pensar. A pensar en nosotros mismos, en el papel que jugamos en una sociedad determinada, a pensar en el pasado, a pensar en cómo queremos que sea el futuro. No existiría el pensamiento crítico si no existiera la cultura, y en ese sentido, creo que la cultura es un ingrediente esencial de la identidad de las personas, y por eso creo que hay que ayudar a la cultura como un bien esencial, porque lo es. Una sociedad sin cultura no solo sería una sociedad más infeliz, triste y aburrida, sería sobre todo una sociedad sin identidad, más frágil y fácil de manejar.

La polarización política

Es uno de los dramas de este país y ha sido uno de los grandes lastres de la gestión de la crisis. Además, es uno de los aspectos que nos distingue de los demás países, no solo de los del resto de Europa. En un contexto de emergencia sanitaria sin precedentes, con personas muriendo, con los hospitales saturados, en todos los países del mundo ha habido pactos de colaboración, treguas, banderas blancas y ofertas de cooperación para sacar adelante al país por parte de todos los actores de la política de esos países. Menos en España, donde no ha ocurrido. Es verdad que la sociedad se ha unido, hemos visto cosas, más allá de los aplausos de las 8, que fueron muy emocionantes. La sociedad civil se comportó con mucha responsabilidad, con mucha madurez y la clase política no ha estado a la altura, especialmente la oposición. Creo que esto es algo muy característico cuando la izquierda gobierna en España. Cuando esto ocurre, la crispación está garantizada porque la derecha española siempre reacciona como si el poder se lo hubieran robado, no como si lo hubiera perdido. En esta ocasión ha sido clarísimo. A mí se me ponían los pelos de punta cuando oía la expresión “gobierno ilegítimo”, una expresión tan terrible en el pasado de nuestro país. Pero a ellos les da igual. Creo que la derecha, en un principio, vio en la pandemia una ocasión ideal para tumbar al gobierno y se dedicó a eso en vez de a solucionar la emergencia sanitaria. Si en un momento tan crítico ha pasado esto, no se me ocurre cómo se puede solucionar esto en el futuro.

Uso partidista de los fallecidos

Creo que este país tiene una tradición siniestra en sacar rédito político de las víctimas desde hace muchas décadas. En un periodo más reciente, por no remontarnos mucho más atrás, las víctimas de ETA se han utilizado sistemáticamente como argumento electoral que se echaban en cara los unos a los otros. Lo que merecen esas víctimas es respeto y solidaridad, como todas las víctimas, y no otra cosa, pero todavía parece que se intentan utilizar como moneda de cambio constantemente. Personalmente, me escandaliza mucho esto y creo que, a la mayoría de la sociedad española, que ha sido más madura, le producirá el mismo escándalo. La única forma de que esto se dejase de utilizar, sería si dejara de ser rentable electoralmente. En el momento en que se castigara a los partidos que se apropian de los muertos para lanzárselos al contrario, tal vez se conseguiría arreglar esto.

El 8M y el coronavirus


Durante muchas semanas y meses se ha echado la culpa de la extensión del virus al 8M. Yo fui a esa manifestación y me hice selfies con cien mil mujeres, y me besé con otras cien mil y no me contagié. Aquel día, realmente, es un ejemplo de la manipulación política y de una crisis tan fuerte como esta. El 8 de marzo se celebró porque representa una conquista de las mujeres. No solo en España pero sobre todo en España y en Madrid, donde se ha convertido prácticamente en la manifestación mas importante del mundo. Se celebró porque a las organizadoras y a las mujeres que llevamos muchos años yendo nos parecía un insulto que se suspendiera con el pretexto de una situación que no conocíamos. El mismo día, el 8 de marzo de 2020, viajaron en el metro de Madrid 4.800.000 personas, con eso está dicho todo. ¿Por qué las cifras de la gente que viajó en metro, que fue al Metropolitano, o a las oposiciones, o al Bernabéu, o el acto de Vox no se acaban poniendo en relación con esto? Porque realmente achacar al 8 de marzo la expansión del coronavirus en Madrid es un movimiento político para cargar contra un gobierno que ha vuelto a restaurar el ministerio de Igualdad y contra una ministra que respaldó la convocatoria y otras ministras que la apoyaron. En definitiva, es un intento de demonizar el feminismo. No tiene pies ni cabeza, pero, como dicen, difama que algo queda. Estamos viviendo unas circunstancias anormales y absurdas en este país en los últimos tiempos.

La polémica en torno a la institución monárquica

Soy republicana. Lo he dicho muchas veces y lo repetiré una vez más. Soy republicana porque creo que la única forma de estado que tiene sentido en una democracia es la república. Pero con respecto a todo este embrollo del rey emérito, los millones, las comisiones que van y vienen de países saudíes, hace unos días escribí una columna en la que decía que como argumento narrativo es interesante porque lo difícil era que Juan Carlos lo haya hecho mal. Juan Carlos I tenía absolutamente una autopista de cinco carriles para hacerlo bien y pasar a la historia de acuerdo con su papel. ¿Qué puede pasar? El peligro no está ya en los millones de los saudíes ni nada de eso. Creo que lo que ha fracasado es el relato de Juan Carlos, su imagen como padre de la democracia, intachable, ejemplar. Y cuando un relato se hunde, aunque en un principio pueda llegar a parecer que no pasa nada, a la larga, eso acabará minando el prestigio de la institución mucho más que el escándalo en sí. La pérdida de la imagen del rey emérito como referencia de democracia, de libertad, creo que a la larga será mas peligroso y más dañino para la corona que el escándalo en sí. Pero insisto, lo asombroso es que Juan Carlos no lo haya hecho bien, me parece difícil de entender, de verdad.

La unidad de la izquierda

La unidad de la izquierda fue durante muchos, muchos años el sueño de generaciones enteras de españoles. Nos pasábamos la vida hablando de la unidad de la izquierda y parecía que cuanto más hablábamos más lejos estaba, mas difícil era. Es verdad que ahora hemos conseguido por primera vez desde la transición un gobierno de coalición de izquierdas en el que está representada la tradición del Partido Comunista de España y la tradición del Partido Socialista de España. Eso no es poco. Es algo importante. Yo debo decir que, igual que he dicho antes que la derecha creía que la crisis del coronavirus iba a servir para tumbar a un gobierno frágil, yo también llegué a temer en algunos momentos por la estabilidad del gobierno. En algunos momentos me pareció que había graves problemas de comunicación. Que con demasiada frecuencia medios de comunicación poco afines podían insistir en la falta de comunicación, en la descoordinación, en la antipatía que había entre las dos mitades del gobierno. Se habló de que había dos gobiernos en realidad. Pero yo tengo la sensación de que el gobierno ha aguantado el tirón bastante bien. A pesar de la emergencia sanitaria, de lo mal que lo hemos pasado y de la crisis económica que se nos viene encima, el gobierno está ahora más sólido que hace unos meses. ¿Cómo podríamos preservar este gobierno que a muchos españoles nos hace tan felices? Con generosidad, haría falta que esta generosidad se prolongara en el tiempo, pero sobre todo con astucia y con inteligencia. Creo que lo que habría que conseguir es que la comunicación del gobierno mejorara, que tuviera mucho cuidado con la imagen que dan porque la espontaneidad y la naturalidad están muy bien. Pero cuando ya sabes que hay gente con el hacha levantada detrás de todas las puertas no está mal un poco de sofisticación.

Situación del periodismo en España

Una de las novelas de Dickens, Historia de dos ciudades, tiene uno de los comienzos más brillantes y fabulosos de la literatura universal de todos los tiempos: “Aquellos fueron los mejores tiempos, aquellos fueron los peores tiempos”. Creo que para el periodismo en España ahora se podría decir lo mismo. Por un lado, son los mejores tiempos, por otro son los peores. Los mejores, porque por un lado la prensa digital, con medios como infoLibre, elDiario.es, o Público, ha revolucionado el panorama de la prensa escrita tradicional. Han abierto la panoplia de posibilidades a los lectores. Creo que han hecho un trabajo muy bueno muchos medios, y no solo digitales escritos. Durante la pandemia, algunos medios se han coronado haciendo un trabajo espléndido. Pero también, estos son los peores tiempos porque cada vez hay más desaprensivos o sinvergüenzas que, porque tienen un título de periodismo, se dedican a decir que son periodistas. También es cierto que, a través de algunos medios digitales, blogs y todo este universo digital en el que es tan fácil falsificar, estos últimos tiempos de la pandemia han sido el paraíso de las fake news, de las mentiras, de la difamación en España. Creo que es un momento delicado porque el mejor periodismo está coincidiendo con el peor y parece que los periodistas más rigurosos, más honestos y más capaces de asumir riesgos son lo mismo que ciertos aventureros de la prensa o pseudoprensa.

Su próxima obra

Voy a contar algo de mi próxima novela pero que no se asusten mis lectores porque es una extravagancia. Estoy haciendo algo así como un episodio como los de mi serie Episodios de una guerra interminable, pero un episodio del futuro, porque es una distopía, una novela de anticipación. Se me ocurrió en el confinamiento, el 1 de abril del 2020. No lo olvidaré nunca. De repente, empecé a pensar cómo se sentiría una mujer de mi edad que perdía el contacto con sus hijos por la pandemia. Se me fue la cabeza y aquello creció y creció y ahora estoy escribiendo una novela que transcurre en la primera mitad del siglo XXI, pero sin determinar un momento concreto, porque es todo ficción. España se convierte en una dictadura ultracapitalista. El país entero se transforma en una empresa privada que tiene dueños, los propietarios de las grandes compañías españolas. Naturalmente, también hay unos buenos resistentes, porque en mis novelas siempre hay resistencia contra las dictaduras. Ya llevo casi 90 folios, así que novela hay. Yo al confinamiento le debo una novela, no está mal. He padecido, como todos, pero también tengo que agradecerle esto.

 

Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
48.315
Calificaciones
77.258
Ubicación
227
Otro PERRODISTA

1598037816250.png

Alfonso Ussía llama miserable a Echenique y lo compara con un animal invertebrado

 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
48.315
Calificaciones
77.258
Ubicación
227
Pepa Flores, ni guapa, ni simpática, ni buenecita: prosoviética
La actriz y cantante vivió una infancia dickensiana, unos años de esplendor en régimen de prisionera de oro, una farsa de vida burguesa y un largo proceso de emancipación que acabó en un mitin del Partido Comunista de los Pueblos de España.




La imagen puede contener: 5 personas, personas de pie y exterior

Gonzalo Fuentes
16 h
Esta es la entradilla impresentable del Diario El Mundo en relación a Pepa Flores: " Ni guapa ni simpática, ni buenesita prosovietica."
Esta es la respuesta de Pepa Fores:" Soy una obrera de la cultura. Antes muerta que traicionar a mi clase".
!!Viva Pepa Flores!!

"El infraMundo" ¿Que vamos a esperar de un diario así?
 

Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
48.315
Calificaciones
77.258
Ubicación
227
Ataque y acoso de Podemos a la prensa: lo que dicen las sentencias
  • Este repaso de sentencias judiciales muestra la mentira y el insulto como modus operandi recurrente por parte de varios periodistas de la derecha contra dirigentes políticos, con especial saña contra los de Podemos
Pascual Serrano
@pascual_serrano

Pablo Iglesias e Irene Montero en una reunión de Podemos
25 de agosto de 2020 21:49h
0

Son recurrentes las noticias y las críticas a diferentes políticos, pero especialmente a los de Podemos, a los que se les acusa de presionar y coaccionar a los periodistas. Detrás de esa percepción se encuentra la tesis de que el político es fuerte y el periodista es débil. Se trata de una visión ingenuamente liberal que considera al político como parte de un Estado poderoso y coaccionador, y al periodista como un profesional libre y defensor de buenas causas. Habría que empezar aclarando que el periodista es débil o fuerte en función de para qué medio trabaja. Y de que el político es fuerte o débil en función de qué poderes fácticos le apoyan. Hay muchos periodistas que no representan a nadie, pero que tienen detrás a emporios económicos y financieros importantes; y muchos políticos que a duras penas pueden sacar adelante sus propuestas a pesar de contar con apoyos ciudadanos masivos porque se enfrentan quizás a los poderes que sostienen a esos periodistas.



Si repasamos la casuística judicial, que no es precisamente un campo de poder comunista que embista contra los periodistas de la derecha, podemos encontrar numerosos casos en los que se ha demostrado que quienes acosan hasta el punto de ser condenados por los jueces, son más algunos periodistas a políticos que al contrario.

El columnista Hermann Tertsch fue condenado a indemnizar con 12.000 euros al padre de Pablo Iglesias por vulnerar el honor de la familia del vicepresidente del Gobierno en un artículo de ABC, publicado en 2016. El Tribunal Supremo ratificó la sentencia dictada en julio de 2017 por un juzgado de Zamora. Además de la indemnización de 12.000 euros, Tertsch deberá publicar el contenido de la sentencia y tendrá que hacerlo "en los mismos medios utilizados para vulnerar el honor del demandante, es decir, a través de su publicación en el diario ABC y en su cuenta de Twitter".

En 2019 Tertsch fue de nuevo condenado por "intromisión ilegítima y una vulneración del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen" del padre de Pablo Iglesias. El periodista debió indemnizarle con 15.000 euros por relacionarle en Twitter con el asesinato de un policía en 1973, además de sufragar las costas, publicar la sentencia en la mencionada red social y correr con el coste de eliminar los tuits y todo su rastro en los buscadores de Internet. Los hechos denunciados ocurrieron el 5 de marzo de 2018. El periodista tuiteó un mensaje que decía: "Del nombre de este policía tampoco se acuerda nadie. José Antonio Fernández Gutierrez (sic) asesinado por el FRAP, grupo terrorista comunista, el 1 de mayo de 1973. Entre los miembros detenidos después estuvo el padre de Pablo Iglesias. Como llegó la amnistía nunca fue acusado nadie". Era falso porque el padre de Iglesias estaba en la cárcel en el momento del asesinato por repartir propaganda a favor del Primero de Mayo.

Otro insigne periodista condenado en numerosas ocasiones por atacar a políticos mediante mentiras es Eduardo Inda, tertuliano de LaSexta y director de OkDiario. Ya en 2007, trabajando en El Mundo, fue condenado como autor de un delito continuado de calumnias contra el ex alcalde socialista de Mahón, el arquitecto Borja Carreras-Moysi. La condena consistió en la pena de 18 meses y una multa, con una cuota diaria de 6 euros, además del pago de las costas procesales del pleito promovido por Borja Carreras como acusación privada. Los dos periodistas condenados tuvieron que asumir una indemnización de 9.000 euros.

En 2016, ya al frente de OkDiario, el Juzgado de Pamplona estimó la demanda presentada por el Gobierno de Navarra y le condenó a publicar un escrito de rectificación especificando la información inexacta que difundió sobre la adjudicación de la ampliación de un instituto.

Y continúa Inda vapuleado por los jueces. En 2018 un juez de Madrid decretó la apertura de juicio oral contra Eduardo Inda por un delito de calumnia, tras la querella presentada contra él por el secretario general de Podemos Valdepeñas, Luis Benítez de Lugo, al que atribuyó una falsa condena sobre un delito contra el patrimonio. Inda tuvo que depositar una fianza de 100.000 euros por responsabilidad civil y se enfrentó a una condena de dos años de prisión.

Eduardo Inda no ha dejado de acusar a Pablo Iglesias y a Podemos de numerosos delitos, entre ellos el de financiación ilegal de dinero procedente de Irán y Venezuela, sin que los jueces hayan dado credibilidad a ninguna de sus noticias. Sin embargo, pese a las acusaciones desmontadas en los juzgados y con varias sentencias en su contra, Inda sigue denunciando que son los políticos los que acosan e intimidan a periodistas como él, un mantra con el que ha recibido, incluso, el apoyo de la Asociación de la Prensa de Madrid.

Y seguimos con más ejemplos. En octubre de 2017 el Tribunal Supremo ratificó la condena de la Audiencia Provincial de Madrid contra el director de Periodista Digital Alfonso Rojo. El delito fue vulnerar el honor de Pablo Iglesias llamándole "chorizo", "mangante" o "gilipollas". Los hechos ocurrieron en marzo de 2014 durante dos debates televisivos en La Sexta noche y en El Cascabel. Si bien se bajó a 6.000 euros una indemnización que primeramente se estableció en 20.000 euros.

Más recientemente, el pasado mes de junio, el Tribunal Supremo condenó a Federico Jiménez Losantos por los comentarios que vertió en 2016 contra la entonces diputada de Podemos Carolina Bescansa por acudir con su bebé al Congreso de los Diputados. El periodista afirmó, el 10 de marzo de 2016 en un videoblog emitido por Libertad Digital, que la diputada había llevado al Congreso al niño "dopado… con anís o valium y el niño a dormir, el niño grogui" y añadió: "Pobre bebé de la Bescansa, debe de estar en algún contenedor porque ya no lo han vuelto a sacar, no sé qué habrán hecho con él, lo habrán dado en adopción...". Fue condenado a pagar 5.000 euros a Bescansa por intromisión ilegítima en su derecho al honor. A juicio del Supremo, esas expresiones muestran "desprecio hacia la dignidad de la demandante como persona, siendo indudablemente injuriosas y desconectadas de la crítica política propia de una sociedad democrática y plural".

Ni el Supremo, finalmente, ni la Audiencia Provincial de Madrid ratificaron otra condena a Jiménez Losantos por haber dicho en un programa radiofónico el 20 de enero de 2016: "Es que veo a Errejón, veo a la Bescansa, veo a la Rita Maestre, y me sale, me sale el monte, no el agro, el monte... si llevo la lupara disparo. Menos mal que no la llevo".

Un año antes, Jiménez Losantos fue condenado a por la propia Audiencia Provincial de Madrid a pagar 3.000 euros a Irene Montero por "intromisión ilegítima en el derecho al honor". La sentencia se refería a las descalificaciones y los insultos que realizó en antena el locutor en su programa Es la mañana. Se refirió a Montero como "analfabeta funcional", "matona barata", "incompetente", "inánine intelectual", "meganalfabeta", entre otros.

Montero llevó todos estos insultos que se produjeron en junio de 2017 ante la justicia, que le dio la razón. Además de tener que abonar solidariamente con la emisora la indemnización a la entonces portavoz parlamentaria, Jiménez Losantos fue obligado a leer la sentencia durante tres días seguidos en los boletines horarios de las 6, las 7 y las 8 de la mañana.

Este repaso de sentencias judiciales muestra la mentira y el insulto como modus operandi recurrente por parte de varios periodistas de la derecha contra dirigentes políticos, con especial saña contra los de Podemos. Sin embargo, y aunque con frecuencia escuchamos y leemos alharacas indignadas sobre acosos de dirigentes de Podemos contra periodistas, no existe sentencia alguna que lo muestre o lo confirme. Una vez más la realidad es una: periodistas que atentan y acosan a políticos; y no la que cuentan: políticos que atacan y persiguen a periodistas. Con otro agravante: a los políticos podemos cesarles cada cuatro años en las urnas, a los periodistas los tenemos que aguantar mientras los que mandan en las empresas de prensa, radio y televisión quieran.


Se creen dioses y diosas. Que nadie ose reconducir su información ni corregir su enfoque en las noticias.

Se creen por encima del bien y del mal, anteponiendo los intereses de los que les pagan a la ética de la información, que en una gran mayoría de casos la desconocen.

Es lo que tenemos en éste país de futbol, pandereta, circo, pan y toros.

En un gran porcentaje son perrodistas. Que entren todos y que salga el que pueda.
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
48.315
Calificaciones
77.258
Ubicación
227
La prensa queda retratada una vez más
Por javisecasa, 26 Aug 2020, 14:57
Compartir en Facebook

Compartir en Twitter


341064 - La prensa queda retratada una vez más

Pues canales de radio y televisión me consta que ninguno. Y de la prensa escrita o digital se pueden contar con los dedos de una mano y a lo mejor me sobran dedos.
 
Registrado
26 Feb 2019
Mensajes
1.692
Calificaciones
6.880
La prensa queda retratada una vez más
Por javisecasa, 26 Aug 2020, 14:57
Compartir en Facebook

Compartir en Twitter


341064 - La prensa queda retratada una vez más

Pues canales de radio y televisión me consta que ninguno. Y de la prensa escrita o digital se pueden contar con los dedos de una mano y a lo mejor me sobran dedos.
Idolo y no sera esto una pequeña pataleta de nuestro amado lider porque siempre quiso el control de los medios y no lo ha tenido?

Estos fachas..... si es que no le dan una alegria a nuestro salvador