La Ertzaintza confirma que el cuerpo hallado en Aizarnazabal es el de Aintzane Pujana

Registrado
12 Dic 2017
Mensajes
293
Calificaciones
1.560
Me podeis dar aspitas porque voy a quedar de inhumana, pero cuando vi la noticia fue la primera vez que no sentí pena por un asesinato. ¿Como voy a sentir lastima por una persona que sabiendo que estan muriendo 400 al dia se pone a hacer fiestas ilegales de 20 personas? Lo siento, pero no puedo. Le daba igual morir por el virus parece ser (y contagiar a otros, padres mayores incluidos), pues ha muerto de otra cosa.

Y me da igual que se alegue que tenia problemas de alcohol o de drogas o de lo que sea. Si le pasa a la reina del brillo tampoco me va a dar pena. Espero que a los dos detenidos los metan en la carcel porque son escoria pura, eso si.

Pues mira,ya puestos a ser inhumanos... Tampoco se debe sentir pena si le pasa algo a las personas mayores que se reúnen en considerables grupos entre ellos,cuando son los primeros que mueren. Que no me lo invento,he visto esa situación mil veces desde que comenzó la pandemia. No es q lo opine yo,pero con la frialdad que has hablado de una mujer asesinada,me he quedado a cuadros...
 

Registrado
18 Ene 2021
Mensajes
49
Calificaciones
230

Los acusados de matar a Aintzane Pujana, imputados también por retenerla y explotarla sexualmente​

El hombre y la mujer de 24 y 23 años, que ya se encuentran en prisión, están acusados de ser coautores del homicidio de la donostiarra​

Los acusados de matar a Aintzane Pujana, imputados también por retenerla y explotarla sexualmente

DIARIO VASCO
AIENDE S. JIMÉNEZ Miércoles, 20 enero 2021, 09:27
2

El caso por la muerte de Aintzane Pujana no se trata sólo de un homicidio, ya que los dos presuntos autores están acusados de otros dos delitos: retención ilegal y explotación sexual de la víctima. El viernes se decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, y permanecerán en la cárcel de Martutene hasta la celebración del juicio por el caso, cuya investigación aún sigue abierta.
Las pruebas presentadas por la Ertzaintza y la comparecencia de los detenidos en sede judicial llevaron a la titular del juzgado de instrucción número 1 de Azpeitia a imputarles no solo por el homicidio de la donostiarra de 32 años, del que les considera coautores, sino también por retenerla ilegalmente en su apartamento de Aizarnazabal y explotarla sexualmente. El acusado, un varón de 24 años, se ha acogido a su derecho a no declarar ni ante la Policía ni ante la magistrada, aunque su pareja, una joven de 23 años, habría afirmado que actuó coaccionada por él.
Según fuentes de la investigación, la víctima residía desde principios de diciembre con la pareja en un apartamento de la casa rural Haizeaberri de Aizarnazabal, aunque esta habría permanecido en el lugar a la fuerza, ya que los investigados han sido imputados por retención ilegal. Las mismas fuentes explicaron que la madrugada del 1 al 2 de enero se produjo una fuerte discusión entre los acusados y la víctima, que originó la agresión. El móvil de dicha trifulca podría estar en el delito de explotación sexual que se imputa a la pareja.
Según la hipótesis que baraja la Ertzaintza, los acusados, tras presuntamente apuñalar hasta la muerte a la mujer, cargaron el cuerpo en su coche y lo abandonaron en una zona de matorrales junto al río Urola. Después, se dirigieron hacia la costa para deshacerse de pruebas que pudieran implicarles. Una patrulla de la Ertzaintza les identificó tras observarles arrojando objetos al mar en una zona de aparcamiento en la N-634, entre Getaria y Zumaia.
La víctima. Aintzane Pujana tenía 32 años y era vecina de Donostia.

La víctima. Aintzane Pujana tenía 32 años y era vecina de Donostia.
Los investigadores creen que entre los objetos arrojados al agua estaría el arma homicida, un cuchillo del que solo se ha encontrado la funda. Miembros de la Unidad de Vigilancia y Rescate de la Ertzaintza rastrearon este lunes la zona en busca de evidencias relevantes para la investigación, aunque por el momento sin resultado. Días antes ya hallaron algunos efectos personales de la víctima, como su tarjeta Mugi.

Con antecedentes​

Los detenidos son de Errenteria, aunque desde noviembre residían en régimen de alquiler en un apartamento del complejo rural Haizeaberri de Aizarnazabal. A pesar de su juventud, ambos tienen antecedentes por múltiples actuaciones realizadas conjuntamente, y el hombre tiene varias intervenciones policiales por portar armas blancas. Aintzane Pujana murió tras recibir al menos seis puñaladas.
Sorprende asimismo la sangre fría empleada por los acusados, quienes compraron productos de limpieza en un supermercado para presuntamente eliminar cualquier rastro del crimen en su vivienda y en su vehículo. Todo ello conscientes de que el cuerpo de la víctima estaba muy cerca de su casa y que aún no había sido hallado. Cuando la Ertzaintza inició la investigación, al conocer que la pareja vivía con la víctima, les tomó declaración como testigos. El hombre no quiso declarar, aunque la mujer señaló que Aintzane se había ido de casa el día 1 de enero y que no habían vuelto a saber de ella.
Durante la semana que se prolongó la operación policial hasta su detención, los investigados siguieron viviendo en su casa, donde la Ertzaintza realizó una exhaustiva inspección de más de ocho horas en la que, a pesar de la limpieza concienzuda realizada por la pareja, consiguió encontrar restos de sangre de la víctima, que también halló en su coche, el cual fue incautado para su examinación. Los jóvenes sabían que estaban en el punto de mira de los agentes y planeaban mudarse a otra comunidad, pero la Ertzaintza les detuvo antes de que lo hicieran.

Tres delitos que podrían sumar más de 25 años de prisión​

Los dos acusados de la muerte de Aintzane Pujana podrían enfrentarse a más de 25 años de cárcel, ya que los tres delitos que se les imputan son tipos penales graves que suponen importantes penas de prisión. El más grave es el homicidio, que contempla una pena que va de los 10 a los 15 años de cárcel. No obstante, esa calificación podría variar durante la instrucción del caso al asesinato, si se considera que hubo premeditación y ensañamiento.
En cuanto a la retención ilegal, el código penal contempla penas de 4 a 6 años, que se elevan de 5 a 8 en caso de que esa retención se haya prolongado más de 15 días. El delito de explotación sexual está penado con dos a 5 años de cárcel, aunque si se estima que ha habido violencia e intimidación sobre la víctima esa pena se eleva a un mínimo de 4 años y un máximo de 6.
 
Registrado
8 Oct 2020
Mensajes
284
Calificaciones
1.398
¿Son españoles los detenidos? Es que me parece alucinante ese desprecio por la vida humana, explotando sexualmente y reteniendo a una persona (con necesidades por la adicción).
 

Registrado
8 Oct 2020
Mensajes
284
Calificaciones
1.398
En comentarios de Facebook he leído que son latinos.
Entonces me cuadra más. Desgraciadamente conozco casos de ex prost*tutas latinas que tramaron para tener su propio local de mujeres explotadas sexualmente encantadas de contribuir a la trata de personas, explotación sexual, etc. Asco.
Que se pudran.
 

Registrado
22 Ago 2013
Mensajes
1.920
Calificaciones
8.692
No entiendo el esfuerzo que hacen en preservar la identidad de los detenidos.
¿ por que no los muestran?
En paises como UK no dudarian en mostrar sus fotos,no pixelarla como si fueran menores y personas a las que proteger.
 
Registrado
24 Jun 2019
Mensajes
1.025
Calificaciones
2.398
Entonces me cuadra más. Desgraciadamente conozco casos de ex prost*tutas latinas que tramaron para tener su propio local de mujeres explotadas sexualmente encantadas de contribuir a la trata de personas, explotación sexual, etc. Asco.
Que se pudran.
Su modos operandi es engancharte a las drogas desde chavalita hasta que ya no tengas voluntad, se de casos de españolas en el mundo de la prostit*ción donde sus proxenetas son colombianos y hasta nigerianos.
 
Registrado
18 Ene 2021
Mensajes
49
Calificaciones
230

Los dos acusados del crimen de Aintzane Pujana habían explotado sexualmente al menos a otra mujer​

La pareja actuó con el mismo 'modus operandi', desde un agroturismo de Gipuzkoa donde la amenazaban y agredían si no cumplía sus órdenes​

AIENDE S. JIMÉNEZ Viernes, 22 enero 2021, 07:31
5

Los dos acusados de matar a Aintzane Pujana tenían a la víctima retenida a la fuerza y la obligaban a mantener relaciones sexuales con terceros para su propio beneficio económico. Pero no era la primera vez que la joven pareja explotaba sexualmente a una mujer. De hecho, poco antes de que ocurriera el terrible crimen en Aizarnazabal, coaccionaron a otra de la misma manera, aunque esta logró escapar de ellos.
Fuentes cercanas al caso afirman que durante las investigaciones llevadas a cabo por el crimen de la donostiarra de 32 años, que apareció apuñalada el pasado 4 de enero, se descubrió que los acusados tenían antecedentes por los delitos de retención ilegal y explotación sexual, los cuales se les imputan además del homicidio de Aintzane. Concretamente, constaba una intervención de la Ertzaintza en el mes de noviembre, por una mujer que estaba siendo presionada violentamente para prostituirse.
Las citadas fuentes señalan que los acusados utilizaron el mismo 'modus operandi', ya que convivían con la mujer, de 35 años, en un agroturismo situado en la zona de Donostialdea. A través de internet contactaban con clientes, y se desplazaban a sus domicilios particulares para que se llevasen a cabo las relaciones sexuales. La mujer era agredida físicamente si se negaba a cumplir con las exigencias de los inculpados, un hombre y una mujer de 24 y 23 años que el viernes pasado ingresaron en la prisión de Martutene. Todo el dinero que obtenían de los encuentros era manejado por ellos.
Fue tras una de esas palizas cuando la mujer, a la que habían quitado el móvil para que no pudiera comunicarse, logró alertar de lo ocurrido a personas de su entorno, que pudieron sacarla del lugar antes de que las agresiones fueran a más. Dichas fuentes señalan que la mujer se ha recuperado y se encuentra bien.

LAS CLAVES​

En noviembreLa Ertzaintza fue alertada de que una mujer estaba siendo presionada para prostituirseVíctimasBuscaban mujeres en situación de vulnerabilidad a las que poder coaccionarProxenetasLos investigadores sospechan que la pareja se dedicaba a la prostit*ción ilegal de personas
Asimismo, el perfil de las víctimas también coincide. La pareja de acusados buscaba mujeres en situación de vulnerabilidad, a las que poder chantajear e intimidar con facilidad. La hipótesis que manejan los investigadores es que los detenidos se dedicaban a la prostit*ción de menores, por lo que no descartan que hayan podido explotar a más mujeres anteriormente.
No obstante, aparte de la intervención policial del pasado mes de noviembre, entre los antecedentes de los inculpados no constan delitos similares ni tan graves como de los que se les acusa ahora, aunque eran delincuentes habituales conocidos por la policía. De hecho, en su historial delictivo constan múltiples actuaciones que realizaron de manera conjunta, muchas de ellas en Errenteria, de donde son originarios.
Un historial que sorprende por su juventud y al que ahora suman tres presuntos delitos por los que podrían cumplir más de 25 años de prisión. El pasado viernes la jueza titular del juzgado de Instrucción número 1 de Azpeitia decretó su ingreso en prisión incondicional, comunicada y sin fianza. Desde el departamento de Seguridad comunicaron que ambos estaban acusados de ser coautores del homicidio de Aintzane Pujana, vecina de San Sebastián de 32 años. Pero este periódico ha confirmado que además de matar presuntamente a la mujer, la tenían retenida contra su voluntad y la obligaban a prostituirse, por lo que se les imputan otros dos delitos de retención ilegal y explotación sexual de la víctima.
La investigación
Desde que el cadáver de Aintzane Pujana fue hallado junto al río Urola el pasado 4 de enero con más de seis puñaladas, la investigación se centró en torno a la casa rural Haizeaberri, donde la víctima residía desde principios de diciembre junto a otras dos personas. Los agentes del Servicio de Investigación Criminal Territorial de la Ertzaintza en Gipuzkoa tomaron declaración a los dos jóvenes, quienes indicaron que Aintzane se había marchado de casa el día 1 de enero y que no habían vuelto a saber de ella. Los agentes inspeccionaron a fondo su apartamento y su vehículo, donde encontraron restos de sangre de la víctima, pese a que los acusados habían tratado de eliminar pruebas con lejía.
Asimismo, el día 2 de enero, tras haber cometido presuntamente el crimen, una patrulla les identificó mientras estaban arrojando objetos al mar en Getaria. En la zona se encontraron diferentes objetos personales de la víctima, entre ellos su tarjeta Mugi.