La desaparición del modisto de la Reina. (1 Viewer)

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
12.761
Calificaciones
97.878
El Mundo Orbyt.

09/07/2016

EL MISTERIOSO RUMBO DE LA MARCA FELIPE VARELA
LETIZIA, INFIEL A SU MODISTA ‘DE CÁMARA’

Extraños movimientos en la empresa familiar del modista ‘de cámara’. No han modernizado la firma tal y como anunciaron en Pasarela Cibeles y tienen acreedores. No actualizan ni su perfil de Twitter desde el 3 de junio
POR BEATRIZ MIRANDA

Durante los diez primeros años de matrimonio Letizia le fue fiel a Felipe. Pero aquello se acabó. En 2014 empezó a verse con otros... diseñadores. No piensen mal. Hablamos de su modista de cámara, Felipe Varela, su mano derecha en cuestiones de indumentaria desde que se casó y le ayudó a vestir a su madre y hermanas para su boda. Desde entonces son cientos los modelos que tiene firmados por él. El armario de Doña Letizia es el más auditado, sin duda. Así que no es ningún secreto que el monopolio del modista madrileño en su vestidor de Zarzuela se ha terminado. Desde hace un par de años, Letizia ha ido incorporando progresivamente nuevas marcas para los conjuntos escogidos para ponerse en actos oficiales, cuando durante una década sólo había confiado en Varela para ir impecable e impoluta, primero como Princesa de Asturias y luego como Reina de España. De hecho, hasta en la proclamación de Felipe VI se puso un Varela, tal y como esperábamos. Quizás instigada por su nueva estilista, Eva Fernández, ex redactora de la revista Cosmopolitan o, probablemente harta de las críticas por la poca variedad de patrones y estilos en su ropa formal, Letizia este año ha estrenado menos Varelas que nunca. Sin embargo, a pesar de lo que muchos creen, esto es también una buena noticia para el propio Felipe Varela, que lleva tiempo queriéndose desprender de la etiqueta royal que le puso Letizia. Varela siempre ha sido apreciado por las damas de la alta sociedad por sus chaquetas de corte perfecto, por su sastrería en general, pero él quiere vestir a chicas más jóvenes y destacar como creador con cosas más atrevidas que la Reina nunca podría ponerse en público. Así que es posible que haya consenso entre la Reina y él para que combine sus patrones más rancios con marcas más frescas, entre ellas, sobre todo, Hugo Boss, Nina Ricci y Carolina Herrera. En cuestión de complementos y no en conjuntos, también lleva otras firmas que van del mayor de los lujos hasta el más barato de los low cost: Prada, Lolita Blu, Roger Vivier, Mbubag, Cucareliquia, Madmacarena, Tissa Fontaneda, Designers Remix, Isato, Uno de 50, Harmony Design, Mónica Vinader, Folli Follie, Paz Sintes, Coolook, Furla, Sandro, Acosta, Inés Figaredo, Cortana, Adolfo Domínguez, Lodi, etc. La Reina ha escuchado así las voces de quienes la animaban a abrir su mente a un nuevo estilo más juvenil. Sigue sin ser epítome de la elegancia para los críticos de moda, pero sí se trata de una it queen. En ocasiones compra online, tanto para ella como para las niñas, que ya le roban ropa, pues se vio hace poco a Leonor con unos pantalones pitillo amarillo de su madre. Otras veces, que son muchas, acepta regalos. Pero lo que no consiente es que ninguna marca hable de ella. Valora la discreción y ejemplo de ello es su episodio con Jorge Vázquez, que deslizó a la prensa que la Reina le había pedido cita en el taller para hacerse unos vestidos. Enfadada por servirse de ella para hacerse publicidad, canceló el encuentro.

EL PASADO 22 DE FEBRERO Pasarela Cibeles hervía de periodistas por primera vez después de muchas ediciones. Felipe Varela, que había participado en el certamen 14 años atrás (dejó de hacerlo por desavenencias con la dirección), volvía a presentar una de sus colecciones y había gran expectación. Algún iluso pensó que la Rei na se iba a dejar caer por allí para apoyar a su amigo. Otros creyeron que podrían arrancarle al modista de cámara una declaración. Nada más lejos de la realidad.

Aquella tarde de invierno Ifema se llenó de glamour y de buenas clientas del barrio de Salamanca (ninguna famosa) durante unos minutos de gloria. Los aplausos fueron interminables, pero Felipe, tímido como siempre y con el rostro muy estirado, salió huyendo de los reporteros y los fans como una estrella del rock.

El relanzamiento de la marca Varela, a secas, como una firma de moda más moderna y menos carca, prometía. Felipe presentó una línea más juvenil, con trajes de noche con piedras de azabache, pieles, strass. Poco trajecito de chaqueta.

Sin embargo, cinco meses después de todo esos brillos, de esas promesas del Este sobre una inminente internacionalización de la firma, no se percibe evolución alguna en el reposicionamiento de la enseña. La vida chez Varela sigue igual y se ha impuesto un extraño silencio administrativo por parte de una etiqueta que ya no seduce a Letizia.

Entre los planes de futuro hoy frustrados pero anunciados a bombo y platillo en el marco de esa edición de Cibeles, que coincidía con la celebración del 20 aniversario de Varela en el mundo de la moda, se encontraba un nuevo y necesario proyecto de branding. Para ello hicieron nuevos fichajes y recibieron asesoramiento para actualizar la estrategia de comunicación y distribución. Su intención era rediseñar la marca, abrir más tiendas en el extranjero, ponerse al día en redes sociales...

En definitiva, querían sacudirse el polvo royal y explorar nuevos mercados.

Sorprendentemente, estos cambios a mejor no se han llevado a cabo y a esta redacción han llegado voces de acreedores. Todo es extraño, porque el regreso de Varela, hace apenas cinco meses, al circo mediático de los desfiles, fue triunfal. No se entiende su progresiva desaparición del mapa y del armario de la Reina. El otro Felipe siempre fue discreto, sin amigas blogueras, pero este parón no es normal.

La Otra Crónica se ha intentado poner en contacto con Rut, hermana de Felipe y su responsable de prensa, y con Jacob, director general de esta empresa familiar, y no ha obtenido respuesta, cuando siempre han atendido de forma impecable a los medios. Además, desde hace tiempo, Rut no envía a su lista de periodistas de confianza la descripción de los vestidos de Varela que estrena Letizia. También es cierto que hace bastante que la Reina no estrena un Varela.

Nada cuadra. Fuentes consultadas por LOC aseguran que ha habido algún desencuentro en el seno de los Varela. La empresa es eminentemente familiar y varios de los muchos hermanos de Varela (son ocho en total, todos tienen nombres bíblicos y estudiaron en el colegio Los Rosales) trabajan o han trabajado en la compañía, cuya administradora única llegó a ser Manuela, la madre del clan. Hoy lo es Felipe.

Hasta la fecha, Jacob era quien tomaba las decisiones importantes de Centro de Costura Castresana S.L., la sociedad con la que operan desde el año 2000 (Letizia se casó en 2004). Pero hace unos días confirmó a unos amigos que iba a dejar de participar a tiempo completo en la gestión de la empresa. Curiosamente, hace apenas un mes fue nombrado apoderado de la compañía Abraham, otro de los hermanos Varela, con amplia formación en banca como Jacob. ¿Criterios enfrentados?

Según contó Modaes en febrero, las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil correspondientes al ejercicio 2014, Costura Castresana registró una cifra de negocio de 1,5 millones de euros, frente a los 1,2 millones de euros de un año antes. El beneficio neto se situó en 11.833 euros.

Los Varela, en tiempos de crisis, tuvieron que cerrar más de 20 corners en centros de provincias de El Corte Inglés, pero aún conservan el del Paseo de la Castellana de Madrid. Aún así, en 2008, inyectaron medio millón de euros de capital como consecuencia del efecto Letizia y en la actualidad, su tiendón de más de 500 metros cuadrados en la calle Ortega y Gasset de la capital sigue abierto. Pocos diseñadores españoles pueden decir lo mismo. Pagan un alquiler que se estima carísimo y mantienen su taller de la calle Cartagena y en nómina a la encargada, la fiel Teresa.

En efecto, algo pasa con Felipe. Una acreedora ha denunciado a LOC un impago. Varela supuestamente le deben dinero a una diseñadora gráfica freelance que ha preferido mantenerse en el anonimato, y a quien le encargaron un logo que finalmente no ha visto la luz. Tampoco rehicieron la web para impulsar la venta online ni hay pistas de una recién fichada community manager.

Al cierre de esta edición, la cuenta de Varela en Twitter, abierta en diciembre de 2015, no se actualiza desde hace un mes y en el tiempo que lleva operativa, apenas se han escrito 32 tuits. Varela nunca estrenó perfiles en Instagram ni en Facebook.

Teorías conspiraonicas apuntan que la Reina, que hizo popular al modista, es también responsable de su desaparición. ¿Varela ha muerto de éxito


 
Última edición por un moderador:

Registrado
23 Nov 2013
Mensajes
9.996
Calificaciones
71.020
!vaya articulo!.
Culpan a ella de las desgracias de Varela y los problemas familiares.
Quiza nunca le pago?
Telma debia el vestido que llevo en el casorio de su hermana, nose si ya lo pagó.
Lo mismo la tia, el padre, debe ser de familia.
 
Registrado
4 Nov 2015
Mensajes
8.445
Calificaciones
30.179
No me creo, en absoluto, que Letizia tenga a esta redactora de Cosmopolitan, como asesora. Igual, en un principio, hablaron de algo, pero no me creo que haya continuado como asesora. O, es que si realmente lo es, es pésima, viendo como viste Letizia.

En cuanto a Varela, pienso que el haberse volcado tanto en la realeza durante 10 años, le ha perjudicado. Cuando se le ha acabado el chiringuito "Real", no ha tenido dónde agarrarse. Y, siendo Letizia esta reina, con la imagen que se tiene de ella, el perjuicio se le ha multiplicado por dos.
 

Registrado
21 Sep 2014
Mensajes
854
Calificaciones
4.097
Bueno la verdad es q si yo tuviera un dinero extra y puedo comprarme una pieza de diseñador. Jamás se la compraría a Varela Me parece rancio y sin estructura.
 

SuperCotilla

Cotilla y Moderadora
Miembro del Staff
Registrado
1 Sep 2004
Mensajes
37.311
Calificaciones
191.405
A mí no me gusta su ropa, ninguna. Nunca he encontrado algo de Varela que me guste. De la última colección no sé pues no la he mirado apenas. Indiscutiblemente para vestir a una princesa y/o reina hay que ser muy bueno para no quemarse, un Valentino, un Oscar de la Renta, o muchos modistos españoles a los que a ella no le interesa promocionar...no es el caso de Varela, no es un gran modisto, más bien es muy mediocre y conocido sólo cuando comenzó a coser para ella. Yo también me he percatado que hace algún tiempo ella no lleva la marca, supuse que su vuelta a la pasarela «que coincide con la ruptura con Letizia» con modelos, según dicen, más modernos, supondría un regreso, no ha sido así aparentemente pues parece que le debe un euro a cada virgen. Habrá que creer que ella le mantenía la tienda de Ortega y Gasset. En fin, ellos sabrán.
 
Última edición:

Registrado
10 Ago 2015
Mensajes
3.352
Calificaciones
27.514
El Mundo Orbyt.

09/07/2016

EL MISTERIOSO RUMBO DE LA MARCA FELIPE VARELA
LETIZIA, INFIEL A SU MODISTA ‘DE CÁMARA’

Extraños movimientos en la empresa familiar del modista ‘de cámara’. No han modernizado la firma tal y como anunciaron en Pasarela Cibeles y tienen acreedores. No actualizan ni su perfil de Twitter desde el 3 de junio
POR BEATRIZ MIRANDA

Durante los diez primeros años de matrimonio Letizia le fue fiel a Felipe. Pero aquello se acabó. En 2014 empezó a verse con otros... diseñadores. No piensen mal. Hablamos de su modista de cámara, Felipe Varela, su mano derecha en cuestiones de indumentaria desde que se casó y le ayudó a vestir a su madre y hermanas para su boda. Desde entonces son cientos los modelos que tiene firmados por él. El armario de Doña Letizia es el más auditado, sin duda. Así que no es ningún secreto que el monopolio del modista madrileño en su vestidor de Zarzuela se ha terminado. Desde hace un par de años, Letizia ha ido incorporando progresivamente nuevas marcas para los conjuntos escogidos para ponerse en actos oficiales, cuando durante una década sólo había confiado en Varela para ir impecable e impoluta, primero como Princesa de Asturias y luego como Reina de España. De hecho, hasta en la proclamación de Felipe VI se puso un Varela, tal y como esperábamos. Quizás instigada por su nueva estilista, Eva Fernández, ex redactora de la revista Cosmopolitan o, probablemente harta de las críticas por la poca variedad de patrones y estilos en su ropa formal, Letizia este año ha estrenado menos Varelas que nunca. Sin embargo, a pesar de lo que muchos creen, esto es también una buena noticia para el propio Felipe Varela, que lleva tiempo queriéndose desprender de la etiqueta royal que le puso Letizia. Varela siempre ha sido apreciado por las damas de la alta sociedad por sus chaquetas de corte perfecto, por su sastrería en general, pero él quiere vestir a chicas más jóvenes y destacar como creador con cosas más atrevidas que la Reina nunca podría ponerse en público. Así que es posible que haya consenso entre la Reina y él para que combine sus patrones más rancios con marcas más frescas, entre ellas, sobre todo, Hugo Boss, Nina Ricci y Carolina Herrera. En cuestión de complementos y no en conjuntos, también lleva otras firmas que van del mayor de los lujos hasta el más barato de los low cost: Prada, Lolita Blu, Roger Vivier, Mbubag, Cucareliquia, Madmacarena, Tissa Fontaneda, Designers Remix, Isato, Uno de 50, Harmony Design, Mónica Vinader, Folli Follie, Paz Sintes, Coolook, Furla, Sandro, Acosta, Inés Figaredo, Cortana, Adolfo Domínguez, Lodi, etc. La Reina ha escuchado así las voces de quienes la animaban a abrir su mente a un nuevo estilo más juvenil. Sigue sin ser epítome de la elegancia para los críticos de moda, pero sí se trata de una it queen. En ocasiones compra online, tanto para ella como para las niñas, que ya le roban ropa, pues se vio hace poco a Leonor con unos pantalones pitillo amarillo de su madre. Otras veces, que son muchas, acepta regalos. Pero lo que no consiente es que ninguna marca hable de ella. Valora la discreción y ejemplo de ello es su episodio con Jorge Vázquez, que deslizó a la prensa que la Reina le había pedido cita en el taller para hacerse unos vestidos. Enfadada por servirse de ella para hacerse publicidad, canceló el encuentro.

EL PASADO 22 DE FEBRERO Pasarela Cibeles hervía de periodistas por primera vez después de muchas ediciones. Felipe Varela, que había participado en el certamen 14 años atrás (dejó de hacerlo por desavenencias con la dirección), volvía a presentar una de sus colecciones y había gran expectación. Algún iluso pensó que la Rei na se iba a dejar caer por allí para apoyar a su amigo. Otros creyeron que podrían arrancarle al modista de cámara una declaración. Nada más lejos de la realidad.

Aquella tarde de invierno Ifema se llenó de glamour y de buenas clientas del barrio de Salamanca (ninguna famosa) durante unos minutos de gloria. Los aplausos fueron interminables, pero Felipe, tímido como siempre y con el rostro muy estirado, salió huyendo de los reporteros y los fans como una estrella del rock.

El relanzamiento de la marca Varela, a secas, como una firma de moda más moderna y menos carca, prometía. Felipe presentó una línea más juvenil, con trajes de noche con piedras de azabache, pieles, strass. Poco trajecito de chaqueta.

Sin embargo, cinco meses después de todo esos brillos, de esas promesas del Este sobre una inminente internacionalización de la firma, no se percibe evolución alguna en el reposicionamiento de la enseña. La vida chez Varela sigue igual y se ha impuesto un extraño silencio administrativo por parte de una etiqueta que ya no seduce a Letizia.

Entre los planes de futuro hoy frustrados pero anunciados a bombo y platillo en el marco de esa edición de Cibeles, que coincidía con la celebración del 20 aniversario de Varela en el mundo de la moda, se encontraba un nuevo y necesario proyecto de branding. Para ello hicieron nuevos fichajes y recibieron asesoramiento para actualizar la estrategia de comunicación y distribución. Su intención era rediseñar la marca, abrir más tiendas en el extranjero, ponerse al día en redes sociales...

En definitiva, querían sacudirse el polvo royal y explorar nuevos mercados.

Sorprendentemente, estos cambios a mejor no se han llevado a cabo y a esta redacción han llegado voces de acreedores. Todo es extraño, porque el regreso de Varela, hace apenas cinco meses, al circo mediático de los desfiles, fue triunfal. No se entiende su progresiva desaparición del mapa y del armario de la Reina. El otro Felipe siempre fue discreto, sin amigas blogueras, pero este parón no es normal.

La Otra Crónica se ha intentado poner en contacto con Rut, hermana de Felipe y su responsable de prensa, y con Jacob, director general de esta empresa familiar, y no ha obtenido respuesta, cuando siempre han atendido de forma impecable a los medios. Además, desde hace tiempo, Rut no envía a su lista de periodistas de confianza la descripción de los vestidos de Varela que estrena Letizia. También es cierto que hace bastante que la Reina no estrena un Varela.

Nada cuadra. Fuentes consultadas por LOC aseguran que ha habido algún desencuentro en el seno de los Varela. La empresa es eminentemente familiar y varios de los muchos hermanos de Varela (son ocho en total, todos tienen nombres bíblicos y estudiaron en el colegio Los Rosales) trabajan o han trabajado en la compañía, cuya administradora única llegó a ser Manuela, la madre del clan. Hoy lo es Felipe.

Hasta la fecha, Jacob era quien tomaba las decisiones importantes de Centro de Costura Castresana S.L., la sociedad con la que operan desde el año 2000 (Letizia se casó en 2004). Pero hace unos días confirmó a unos amigos que iba a dejar de participar a tiempo completo en la gestión de la empresa. Curiosamente, hace apenas un mes fue nombrado apoderado de la compañía Abraham, otro de los hermanos Varela, con amplia formación en banca como Jacob. ¿Criterios enfrentados?

Según contó Modaes en febrero, las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil correspondientes al ejercicio 2014, Costura Castresana registró una cifra de negocio de 1,5 millones de euros, frente a los 1,2 millones de euros de un año antes. El beneficio neto se situó en 11.833 euros.

Los Varela, en tiempos de crisis, tuvieron que cerrar más de 20 corners en centros de provincias de El Corte Inglés, pero aún conservan el del Paseo de la Castellana de Madrid. Aún así, en 2008, inyectaron medio millón de euros de capital como consecuencia del efecto Letizia y en la actualidad, su tiendón de más de 500 metros cuadrados en la calle Ortega y Gasset de la capital sigue abierto. Pocos diseñadores españoles pueden decir lo mismo. Pagan un alquiler que se estima carísimo y mantienen su taller de la calle Cartagena y en nómina a la encargada, la fiel Teresa.

En efecto, algo pasa con Felipe. Una acreedora ha denunciado a LOC un impago. Varela supuestamente le deben dinero a una diseñadora gráfica freelance que ha preferido mantenerse en el anonimato, y a quien le encargaron un logo que finalmente no ha visto la luz. Tampoco rehicieron la web para impulsar la venta online ni hay pistas de una recién fichada community manager.

Al cierre de esta edición, la cuenta de Varela en Twitter, abierta en diciembre de 2015, no se actualiza desde hace un mes y en el tiempo que lleva operativa, apenas se han escrito 32 tuits. Varela nunca estrenó perfiles en Instagram ni en Facebook.

Teorías conspiraonicas apuntan que la Reina, que hizo popular al modista, es también responsable de su desaparición. ¿Varela ha muerto de éxito


Gracias por traerlo. Me permito destacar una frase:"destacar como creador con cosas más atrevidas que la Reina nunca podría ponerse en público". WTF??????? ¿Qué cosas son esas? La hemos visto con sandalias de tiras propias de escort, pantalones de cuero de rejoneadora, vestidos con toda la espalda transparente, vestidos totalmente transparentes con forros mínimos, ¿sigo? Me intriga saber a qué se refieren con "cosas atrevidas". Algo asi:
2016-07-09-08-58-34-137570010.jpg 2016-07-09-08-58-38--1178482470.jpg images-2.jpg
 
Registrado
10 Ago 2015
Mensajes
3.352
Calificaciones
27.514
Pues no me da pena, ha vivido del contribuyente luengos y prósperos años, ahora toca buscarse las habichuelas como cualquier empresa. Es lo que tiene la crisis.
 
Registrado
27 Abr 2008
Mensajes
24.012
Calificaciones
53.857
En la pasarela Cibeles se le vio muy desmejorado fisicamente y creo lo comentamos, ojala este bien de salud.

Otro caso donde todo lo que Leticia toca, lo destruye.
No dudo que todos sos años siendo su costurero y confidente hayan pasado factura y ahora este agobiado,desganado, desanimado y se quiera tomar un tiempo para recargarse.

La marca Leticia es toxica, en mi opinion. Como lo es ella.
 
Registrado
14 Mar 2016
Mensajes
3.282
Calificaciones
14.945
No me creo, en absoluto, que Letizia tenga a esta redactora de Cosmopolitan, como asesora. Igual, en un principio, hablaron de algo, pero no me creo que haya continuado como asesora. O, es que si realmente lo es, es pésima, viendo como viste Letizia.

En cuanto a Varela, pienso que el haberse volcado tanto en la realeza durante 10 años, le ha perjudicado. Cuando se le ha acabado el chiringuito "Real", no ha tenido dónde agarrarse. Y, siendo Letizia esta reina, con la imagen que se tiene de ella, el perjuicio se le ha multiplicado por dos.
Pues creértelo de que la del Cosmopolitan es su estilista. De hecho fue a el besamanos de la coronación. Os dejo la noticia publicada por LOC sobre este tema:;)
Eva Fernández, la estilista que ha fichado la Reina Letizia
  • Coincidió con Doña Letizia en un 'showroom' y ya trabaja como su asesora en Zarzuela
  • Tiene 33 años, trabajaba en la revista 'Cosmopolitan' como estilista senior y está casada
  • Es una apasionada del deporte extremo y adora la música 'indie', como Doña Letizia


La estilista Eva Fernández, en un 'showroom' antes de una sesión de fotos para Cosmopolitan. INSTAGRAM

PILAR VIDAL
Actualizado:16/05/2015
  • Letizia (42) demostraba este miércoles en un homenaje a la Benemérita en Vitoria que se puede romper la tradición sin por ello incumplir ninguna regla del protocolo. Se dejó la mantilla, la peineta y el vestido negro en Palacio y volvió a ponerse el traje con el que pasó de ser Princesa de Asturias a Reina de España el pasado 19 de junio. El conjunto de abrigo y vestido en crepé de verano blanco roto, con bordado degradé en cristales rubí, ámbar y rosa talco, fue diseñado por su modisto de cabecera Felipe Varela para aquel histórico día. Expertos y cronistas de moda han coincidido a la hora de juzgar esta elección para el acto castrense: sin duda, marcó la diferencia y fue un gran acierto.


Letizia, sin mantilla con la Benemérita el miércoles

Un cambio arriesgado que coincide esta semana con la incorporación al equipo de Zarzuela de Eva Fernández (33), que trabajaba hasta hace dos semanas como estilista senior en la revista femenina 'Cosmopolitan'. La joven ha entrado a formar parte del personal que conforma la secretaría de la Reina. No figura como estilista o, al menos, ese no es el papel que desempeñará oficialmente en este cargo de libre designación. "Es una persona más que estará bajo las órdenes del Jefe de la secretaría, del secretario general y del jefe de la Casa. Con las mismas obligaciones y tareas que los demás; ni específicas ni especiales. Atender las necesidades diarias de trabajo de la oficina de la secretaría de la Reina", confirma a LOC una fuente oficial de Casa Real.

Su misión, tal y como explican otras fuentes, será la de hacer de filtro entre las marcas de moda y la Reina, así como con sus hijas, Leonor (9) y Sofía (8)."Son muchas las marcas que quieren que Doña Letizia y sus niñas luzcan sus diseños o complementos. Aunque ella es muy independiente en sus decisiones, la experiencia y los gustos de Eva auguran nuevos aires a su estilo, tan alabado y copiado en la monarquía europea", vaticinan estas mismas fuentes.


Eva Fernández también trabajó en Vogue

La primera vez que la Reina y Eva se conocieron fue en un madrileño showroom hace aproximadamente tres semanas. No es habitual que la esposa de Felipe VI acuda a estos lugares, donde los estilistas eligen la ropa de temporada para sus modelos. Doña Letizia prefiere ir por libre a comprar cuando quiere y sin previo aviso a las tiendas. Sólo se desplaza al taller de su modisto de cabecera, Felipe Varela, y al de otras marcas que frecuenta, comoAdolfo Domínguez, Hugo Boss o Carolina Herrera, a las que ya confiaba su estilismo durante su época como presentadora en TVE y con los que sigue manteniendo relación. Pero, volviendo a esa primera vez de la Reina y Eva, la nueva trabajadora de Su Majestad, a los minutos de conocerse ya había surgido la sintonía entre ambas: fue un flechazo total.

Las dos coinciden a la hora de apostar por un estilo moderno, femenino, simple y elegante, aunque, de vez en cuando, les gusta completar el look un toque más atrevido. Pero no es lo único en común, ya que también comparten afición por la música indie y entre los grupos favoritos de la estilista están Los Planetas. En 2013, siendo Princesa de Asturias, Doña Letizia asistió al concierto que el grupo granadino ofreció en el Matadero de Madrid.

Tras ese primer encuentro, llegaron algunas llamadas de Zarzuela y una oferta en firme para pasar a formar parte del personal de confianza de Doña Letizia. Eva se lo comunicó de inmediato a la dirección de la revista Cosmopolitan, de donde se despidió el pasado viernes 8 de mayo. Al resto de compañeros con los que llevaba trabajando casi cinco años, sólo les pudo decir: "Emprendo una nueva aventura que no tiene nada que ver con esto, pero estoy feliz", recuerdan a este suplemento algunas ex compañeras.

Eva ya ha empezado a poner en práctica uno de los principios generales que exige el código de conducta del personal que trabaja en la Casa Real: confidencialidad y lealtad. Esta semana, ya ha tenido la primera toma de contacto con su nueva oficina. A partir de ahora trabajará codo con codo con la Reina. Por su trayectoria profesional, la joven está muy bien relacionada con todas las marcas de moda españolas y extranjeras. De ahí que sea previsible que no sólo ejecute las propuestas y peticiones de la Monarca en lo que a ropa y complementos se refiere, sino que también se convierta en una buena consejera y Letizia pueda llegar a tener en cuenta sus opiniones. "Eva es una joven muy segura, agradable y cariñosa en el trato. Es muy difícil que no te convenza. Seguro que hará un buen trabajo", augura una ex compañera.

GRACE CODDINGTON
Eva Fernández estudió Publicidad y Marketing, pero pronto se dio cuenta de que su verdadera pasión era la moda. Comenzó en la revista Vogue, primero como asistente y, luego, como estilista. Allí trabajó duro muchos años para convertir lo que hasta entonces había sido un hobby para ella en una verdadera profesión. En una entrevista reciente reconocía que "sin los consejos ni las enseñanzas que recibió de esta emblemática revista estadounidense de moda, no estaría donde está ahora". De ahí, que su referente sea Grace Coddington, ex modelo y directora creativa de Vogue en Estados Unidos. Luego empezó a colaborar con Cosmopolitan, hasta que fue fichada como estilista senior.


Licenciada en Publicidad, Eva es una apasionada del Crossfit

En esta misma entrevista, la hasta ahora chica cosmo definía la moda "como una parte muy importante de mi vida, uno de los mayores motores del mundo y un fiel reflejo de la historia y la sociedad". En el número de la revista femenina del pasado mes de septiembre compartió con las lectoras su armario personal: "Mi prenda favorita es la mini. Y en mi armario nunca faltan un par de jeans". Su último trabajo, que verá la luz el próximo mes, fue hace dos semanas cuando compartió una sesión de fotos con el actor argentino Rodrigo Guirao.

La nueva consejera real posee una belleza y una figura indiscutible. Se casó hace un par de años y, cuando no está en un desfile o en un showroom, practica deporte, su otra gran pasión. Sus principales modalidades: el CrossFit (entrenamiento de fuerza basado en ejercicios de varias disciplinas deportivas y que se realizan a una alta intensidad), al que dedica tres o cuatro días a la semana. También sale a correr, al menos, dos veces por semana. También monta en bici y practica el esquí.

Además, Eva Fernández puede presumir de haber superado la Reebok Spartan Race, una de las carreras de obstáculos más duras del mundo. Ahora, tiene por delante otra no menos dura carrera: convencer a la Reina para que abra su armario a otras firmas y marcas, que pueden convivir perfectamente con su diseñador.

Eso sí, siempre que Doña Letizia se sienta a gusto. "Trabajar con ella es complicado y exige mucha responsabilidad. No puedes contar nada a nadie y además todo el mundo juzga y observa tu prenda.Pero, a pesar de eso, todas las marcas quieren estar en el armario de una Reina", asegura a este suplemento una de las firmas que trabaja habitualmente con ella.

Con este fichaje, parece que la Reina se ha rendido a la expectación que produce cada modelito que luce. ¿Habrá renovación de estilo a la vista? Parece evidente. Para eso hay una 'chica cosmo' en la corte de Zarzuela.

@pilarvidal2014

LUZ VALERO, SU PELUQUERA
Con el fichaje de la estilista Eva Fernández, Doña Letizia completa el equipo que se ocupa de su imagen. Todo el mundo sabe que Felipe Varela es su diseñador fetiche (salvo algunas contadísimas excepciones), que Magrit la suele calzar, que Asunción la maquilla... y que Luz Valero es su peluquera 'de cámara'. Nacida en Huete (Cuenca), es la responsable de los falsos bobs, las trenzas, las ondas y los cortes radicales que fascinan dentro y fuera de nuestras fronteras. La publicación en LOC de su nombre y los detalles más desconocidos de su vida no ha afectado su día a día. Sigue desplazándose a palacio (cuando no puede lo hace su ayudante Gema) y después se dirige a su trabajo oficial, también como peluquera, pero en TVE. Luz trabaja en el ente público desde hace más de diez años. Allí se encargaba de peinar a la periodista Letizia Ortiz, con la que llegó a contactar tanto que la fichó sin dudarlo al anunciarse su compromiso con el entonces príncipe de Asturias. "El corte no es una creación sólo mía; ella y yo siempre consensuamos las decisiones", dijo Luz a este suplemento tras el reciente cambio de 'look' de la Reina. Unas declaraciones que ponen en relieve lo que otros confiesan: Doña Letizia tiene mucho criterio. Se deja aconsejar, pero nunca permite que le impongan lo que debe o no llevar. En cambio, esta gran preocupación por su aspecto físico no deja de sorprender teniendo en cuenta que a ella nunca le interesó que el debate de la nación girara en torno al largo de su falda. @eduardoverbo
 
Registrado
8 Ago 2014
Mensajes
699
Calificaciones
11.701
ella pide fidelidad a todo el mundo cual lacayos a su servicio pero no tolera la infidelidad como en el caso de varela que ha decidido abrir nuevos horizontes profesionales porque no se sentia realizado de modistillo real por lo que parece, ademas lety no es embajadora de causas perdidas para que quiere tanto asesor/ra de moda si en esas cuestiones lo que importa es el buen hacer y no la imagen que se proyecte o al menos es lo importante, es que es todo tan contradictorio. Ademas de ahorrarse unos eurillos que no esta la cosa para despilfarros, no tenia el ejemplo impagable de sofi de verdad que estas nuevas ricas son de un snob.
.
 
Última edición:

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)