‘Juan Carlos I, la biografía sin silencios’ (1 Viewer)

Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.148
Calificaciones
117.014
‘Juan Carlos I, la biografía sin silencios’
infoLibre publica el prólogo del libro escrito por la periodista Rebeca Quintáns, en el que repasa las sombras de la trayectoria del rey emérito



Juan Carlos I, la biografía sin silencios, un libro escrito por la periodista gallega Rebeca Quintáns y publicado por la editorial Akal, repasa la trayectoria del rey emérito e incide en los aspectos más oscuros de su reinado, como sus opacos negocios económicos, sus relaciones sentimentales o su papel en el golpe de Estado del 23-F, entre otros episodios. El libro se pondrá a la venta a partir del 3 de mayo.

infoLibre publica el prólogo de la obra.


Un rey golpe a golpe

Pasear con Pepe Rei siempre fue una aventura trepidante. Desde la caza de brujas contra “el entorno” de ETA de 1997, Pepe se había convertido en toda una figura mediática, con constantes apariciones en los telediarios en primetime: en la Audiencia Nacional, introducido en un furgón policial, saliendo de prisión… Y ciertas calles de Madrid no eran precisamente un hervidero de sus fans, la verdad. Por eso, en sus visitas a “la capital del imperio”, Pepe insistía en movernos en coche, a veces incluso para desplazamientos ridículos si atendíamos a la distancia, por cortesía hacia nosotros.

Recuerdo que, junto con mi compañero, el periodista Andrés Sánchez, circulábamos en coche en uno de esos recorridos absurdos por Madrid, cuando comenzó a contarnos sus planes para el lanzamiento de Ardi Beltza (oveja negra).

Fue después de su juicio en la Audiencia Nacional, en 1997; después del cierre de Egin, en 1998; después de ser detenido, encarcelado y puesto en libertad, en 1999… Todas actuaciones judiciales que nunca iban a llegar a buen puerto, fallidas en el intento desde el principio; pero con un daño inmediato indiscutible, y encaminadas más a medio y largo plazo a minar la moral y la paciencia de los más resistentes. Era increíble que después de todo eso Pepe tuviese energías para empezar de cero con un proyecto nuevo tan ambicioso y tan difícil. Pero así era Pepe.

A medida que nos iba contando el proyecto, me contagiaba su entusiasmo. Parecía dar especial valor a temas que hubieran rechazado revistas convencionales por cuestiones políticas o de conflicto con las empresas que pagaban la publicidad de las publicaciones…

Hablamos de temas que yo ya tenía en aquel momento listos y por distintos motivos no había podido colocar. Casi todos le parecían interesantes. Pactamos en aquel momento una colaboración estable y comprometida por mi parte, que se iba a mantener todo el tiempo que duró la publicación; aunque siempre bajo pseudónimo. Y nos habló de la línea editorial que pensaba iniciar en paralelo, incluyendo en el paquete anual de suscripción cuatro libros que, evidentemente, todavía no existían.

Uno de los primeros libros habría de ser sobre el rey. Un tema tabú donde los haya, quizá el más tabú de todos. Ese libro quería Pepe que fuera un bombazo y seña de identidad de la publicación. Se trataba de hacer una biografía no autorizada que recogiese lo más destacado sobre el monarca. Pepe necesitaba un periodista serio, riguroso, con cabeza, que escribiera bien…

Yo le escuchaba cada vez más inquieta en el asiento delantero del coche… Mi compañero definía ciertos aspectos de mi carácter como una pertinaz querencia a saltar en los charcos sin calcular bien los riesgos, y creo que adivinaba lo que quería decir en aquel momento. Era una novata sin apenas experiencia en el mundo del periodismo; pero hacía poco tiempo que había terminado una frustrante tesis doctoral, precisamente sobre el rey (sobre sus discursos y su repercusión en la prensa). Y digo “frustrante” porque el resultado de mi trabajo se quedó muy corto en cuanto a capacidad crítica sobre la institución monárquica. Me había pasado varios años leyendo hasta entre líneas todo lo que caía en mis manos sobre la vida y milagros del monarca y la transición española y disponía de unos archivos bien ordenados con una documentación extensa a los que apenas había podido sacar provecho en la redacción de la tesis, con cuyo resultado nunca estuve satisfecha. ¡Yo quería hacer ese libro! Yo prometía ser “seria” y “rigurosa”. Prometía ajustarme a todos los objetivos del editor, cumplir plazos, dejarme ayudar, aconsejar y criticar todo lo necesario… Yo quería escribir ese libro y Pepe se lanzó a la piscina de creer en mí.

Ardi Beltza vio la luz por primera vez en enero de 2000 y tuvo una intensa y corta vida de poco más de un año, en el que se convirtió en la segunda revista vasca de información general. Durante sus primeros meses se fue pergeñando el libro del rey, en un ritmo de trabajo casi relajado al principio. Recopilaba información nueva, hacía entrevistas…. y pensaba, en interminables conversaciones con Andrés, en la forma y estructura que había que darle. Cuando se acercaba el otoño, hubo que pegar un extraordinario y estresante acelerón para cumplir con el plazo que nos habíamos propuesto. Pero las ideas sobre lo que había que decir estaban ya tan claras que la redacción salía del tirón, casi sin esfuerzo, como si estuviera ya escrito de antemano.

Cuando entregué las últimas páginas llevaba meses encerrada escribiendo, sin apenas salir de casa ni hacer vida social en absoluto, en una burbuja de concentración y expectación extraña. Me marché con Andrés al día siguiente a un viaje cuyo destino decidimos en el momento en una agencia de viajes, casi al azar, a lo más distante y exótico que permitía nuestro presupuesto: Sri Lanka. No sabíamos si al regreso nos íbamos a encontrar el libro secuestrado, a Pepe Rei en la cárcel, una orden de busca y captura contra el autor… Hubiera deseado que el viaje durase mucho más, que a nuestro regreso ya hubieran pasado meses desde la publicación y ya se hubiese calmado cualquier temporal que hubiera podido provocar… Pero cuando llegamos todo estaba tranquilo, en una calma chicha todavía.

Un rey golpe a golpe salió a la venta a tiempo para la feria del libro de Durango y esa fue su verdadera presentación en sociedad, más que la distribución a los 12.000 suscriptores de Ardi Beltza por correo. Fue toda una satisfacción oír cómo batía récords de ventas día tras día, y las cariñosas quejas de Pepe Rei porque le dolía la mano de tanto firmar ejemplares de un libro que no había escrito él. La acogida fue extraordinaria. En seguida Pepe comenzó a lanzar nuevas ediciones, con unas tiradas impresionantes que sin embargo se vendían rápidamente.

Y eso que su presentación fue prohibida en distintos medios, y que las publicaciones se negaban a publicar siquiera el anuncio –pagado– en sus páginas. Muchos libreros, cubriéndole la espalda al monarca, no querían venderlo. En Madrid, sólo algunas librerías pequeñas y alternativas lo distribuyeron. El Corte Inglés se negó en rotundo. La Casa del Libro atendía por encargo las peticiones de la clientela, por debajo del mostrador, con los ejemplares escondidos en un cajón muy lejos de los expositores. Aun así, Un rey golpe a golpe se vendía como rosquillas.

A casi nadie nos quedaron dudas de que el libro fue una de las razones –aunque hubo otras: el trabajo en la redacción de Ardi Beltza era muy intenso– por la que la revista fue ilegalizada, si bien nunca se la mencionó como tal en el sumario judicial ni en las noticias de la prensa. La ilegalización de Ardi Beltza no sirvió de mucho: nació Kalegorria (calle roja) en mayo de 2001, y Un rey golpe a golpe volvió a publicarse a cargo de Miatzen, la editora de la revista, domiciliada en el Estado francés para mayor seguridad. Se siguió vendiendo a buen ritmo y además se tradujo al catalán, aunque la campaña en su contra también continuó, por supuesto.

Y, entonces, pasó lo que pasó. En agosto de 2002 Pepe Rei sufrió un accidente de circulación en la variante de Donostia, con el resultado de una grave lesión cerebral. Las secuelas que ha dejado le han impedido poder seguir dedicándose a su pasión: el periodismo de investigación. Su gran proyecto quedó huérfano y acabó resintiéndose irremediablemente de la pérdida y las dificultades económicas terminaron por devorarla. Nunca podré llegar a expresar todo lo que he echado de menos a Pepe.

Desde 2004 intenté compaginar la actividad periodística en medios alternativos (nada rentables en lo económico, aunque sí en cuanto a los compromisos éticos adquiridos con el oficio) con mi trabajo como profesora de secundaria de Lengua y Literatura (en un instituto de Entrevías, en Madrid, que también tiene su reto). Y en 2006, alentada por alguna que otra oferta editorial, acometí por primera vez la revisión del libro, que ya estaba descatalogado pero seguía difundiéndose y comentándose en internet. Pasaba el verano en Cedeira (Galicia), al borde del mar, ordenador en ristre y chaqueta gruesa al hombro para defenderme del viento del norte, cuando llegó otro terrible mazazo: la muerte de mi compañero Andrés Sánchez, repentina y fulminante.

Se podrá comprender que quedara noqueada un tiempo, sin ánimo para volver sobre el tema. Publiqué desde entonces, eso sí, algunas cosas sueltas que iban saliendo al paso, en El otro país (sobre las cacerías del rey y sobre la muerte de la hermana de Letizia Ortiz), y en Diagonal (una entrevista con Martínez Inglés, algunos apuntes sobre los negocios en Mallorca de Urdangarin y compañía…); pero poco cosa. Y sólo ahora he tenido el valor de retomar una tarea que, cuanto más tiempo pasa, más urgente se hace pero también más difícil. Han pasado más de 15 años desde la primera edición y hay cada vez más cosas que actualizar.

Fahrenheit 490.3. Libertad de expresión y monarquía

Si Fahrenheit 451 es la temperatura a la que arden los libros (que impiden ser feliz al pueblo, según las autoridades, en la claustrofóbica sociedad de la novela de Ray Bradbury y de la película homónima de François Truffaut), y Fahrenheit 6/11 la temperatura a la que arde la libertad en el nuevo orden mundial de George Bush (en la película documental de Michael Moore), Fahrenheit 490.3 es la temperatura a la que el sistema jurídico se pasa por la parrilla nuestra libertad de expresión cuando el tema a tratar es la monarquía, ya sea la de Juan Carlos I o la de Felipe VI.

“La persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. Lo que significa que no se le puede juzgar, haga lo que haga o diga lo que diga. Pero no es así para quien escriba sobre el rey, que puede ser perseguido de oficio, y sufrir las caricias de todo el aparato del Estado del Reino de España.

Al cierre de este libro, la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitaba una pena de un año de cárcel para la edil de la formación Guanyar Alicante Marisol Moreno, conocida como La Roja, por un delito de injurias a la Corona, por un artículo titulado Borbones asesinos: “Este hijo de p*ta ha matado a un ser que, en muchos aspectos, es mejor que los humanos, aunque claro, que se puede esperar de un tío que disparó a su propio hermano y lo mató. […] Nuestro dinero público financia las matanzas de la realeza española en todos los sentidos, matanzas económicas como la de Urdangarin y que el rey apoya”. El nuevo código penal ampara que las consideradas injurias contra la Corona en España constituyan un delito de lesa majestad, que era el término en derecho antiguo, no para una ofensa, sino para el delito que se cometía contra la vida del soberano o sus familiares. Y en esta vuelta a la Edad Media las bromitas se pagan con hasta 2 años de prisión.

La presente edición

Este libro es una actualización del que la editorial Ardi Beltza publicó en el año 2000 con el título Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos I, bajo el seudónimo Patricia Sverlo.

En el año 2000 habíamos optado por la utilización del seudónimo por miedo, sí. Porque la realidad política, la falta opresiva de libertad de expresión en todo lo que rodeaba a la monarquía, demandaban prudencia. Se buscaba que se juzgara antes la obra y no a su autora; evitar una campaña de persecución personal, más que una demanda o querella judicial que, como es sabido, nunca llegó a producirse.

No poder reconocer la autoría, salvo a los más íntimos y en voz baja, supuso siempre un sentimiento de rabia e impotencia. Pero muy en especial cuando el aparato del poder comenzó a tomar represalias en otros. Como calculábamos, las autoridades habían dado la callada por respuesta, táctica habitual por parte de la Casa Real cuando piensan que la información se va a mantener en medios alternativos sin gran difusión y que es mejor no hacer demasiado ruido para que pase lo más desapercibida posible. Pero le hizo pagar el pato al editor, de manera vengativa y arbitraria, encarcelándolo durante 145 días y cerrando la editorial y la revista. Sin hacer ninguna acusación explícita con respecto al libro, eso sí, y esa fue la única razón por la que yo no me presenté voluntaria e inmediatamente para responsabilizarme de la obra, a recoger los laureles que me quisieran dar.

También hay que reconocer que el hecho de no poder contar con el respaldo en carne y hueso del autor dificultó bastante las posibilidades de difusión y promoción del libro, sobre todo en el extranjero. Perdimos varias oportunidades para presentarlo en Grecia, en Francia y en EEUU por ese motivo. La decisión de salir del armario del seudónimo en esta nueva andadura deriva de estas cuestiones de índole práctica. Lo he hecho a fin de que el propio libro pueda salir de la clandestinidad también y moverse con más libertad, libre de la lacra de no contar con una cabeza visible que se haga cargo de dar respuesta a cuantas dudas puedan surgir sobre su elaboración o contenidos.

En la presente edición, todo el texto de la obra original ha sido revisado en mayor o menor medida, se ha reordenado parte de la información y se han añadido capítulos. Pero no se ha eliminado, ni por autocensura ni por censura de otros, ni una sola línea. Aunque sí se han corregido algunas cosas y añadido muchas más que antes no se habían incluido; bien porque no estaban entonces suficientemente documentadas; bien porque, sencillamente, sucedieron con posterioridad a la publicación de la obra. Por eso podríamos decir que es una versión menos corregida que aumentada.

Tanto en lo que se refiere a los contenidos de la versión original como a lo añadido en la presente, tuve mucho cuidado en ser escrupulosamente respetuosa con las informaciones utilizadas. Todo lo que aquí se afirma está contrastado, y en no pocas ocasiones existen pruebas tangibles de su veracidad. Además, he buscado confirmación bibliográfica de las informaciones orales siempre que fue posible, limitándome a las versiones ya divulgadas en caso de duda, por lo que cuento con ciertas garantías de que lo que aquí se dice, se puede decir. Como consecuencia, en gran medida lo que aquí se cuenta ya había sido publicado en alguna ocasión, y no me duelen prendas en reconocerlo. Por eso, si alguno se sorprende por algún dato en particular en este libro que le resulte especialmente escandaloso, tenga en cuenta que es muy probable que haya aparecido ya con anterioridad en alguna otra fuente impresa, adornado de distinta manera.

Vaya mi agradecimiento por delante a todos los autores cuyas obras consultadas –y utilizadas aquí como parte imprescindible de la documentación– se recoge por orden alfabético en la bibliografía del final. Como en la primera edición, he preferido evitar las referencias puntuales, párrafo a párrafo, aunque no resulte muy ortodoxo, a fin de facilitar la lectura y no, en cambio, la labor de los que tienen espíritu censor, ya que podría poner en peligro el compromiso de confidencialidad con los informantes inéditos que colaboraron conmigo. Soy además consciente de que parte de mis fuentes de información lo son involuntariamente, y no estarían en absoluto agradecidas de ser citadas en una obra de estas características, ya que nunca fue su intención ponerse a mal con la monarquía [...].

Sobre el 23F, se ha rehecho prácticamente entero, atendiendo a nuevas informaciones y a un planteamiento más directo, menos cauteloso, a la hora de hablar de la implicación de Juan Carlos I en los hechos. Y, por supuesto, también el que trata sobre sus herederos, que en la primera edición se había quedado antes de la boda del entonces príncipe Felipe.

Pero lo más novedoso son los 11 capítulos nuevos que recogen los años terminales del reinado de Juan Carlos I: su relación y borboneos con los distintos gobiernos, sus nuevos amigos y su nueva forma de hacer negocios con ellos, los cálculos sobre lo que nos cuesta la monarquía y sobre su fortuna personal, la corte de Mallorca y otras sucursales… Y, por supuesto, todos los escándalos previos a la abdicación: cacerías, Corinna y el caso Urdangarin. Se mantiene como colofón el capítulo El pudridero, cada día vigente.

En la redacción final de Juan Carlos I, la biografía sin silencios sigue sin aparecer ni un solo insulto, ni una sola injuria, ni una sola calumnia… Y espero que sus lectores menos fervientes lo tengan en cuenta, a la hora de acometer la crítica, en un plano dialéctico y no represor y judicial.

http://www.infolibre.es/noticias/po...arlos_biografia_sin_silencios_49133_1012.html
 

Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.148
Calificaciones
117.014
Se ha abierto la veda de informar de yayo, esta bien que la censura se haya quitado en parte pero no total.
Lo interesante es saber si se publicaría un libro de los KKs y su relación con los compi-yoguis- cajas de galletas, e incluso una biografía no censurada de la KK, el último libro fue el publicado por su primo, con un enorme éxito de ventas, desde entonces no se ha publicado nada.
La censura continúa.
 
Registrado
23 Nov 2013
Mensajes
10.053
Calificaciones
71.213
Este libro no creo que aporte nada mas de lo ya dicho.
La verdadera verdad sigue en los cajones.
Creo que interesaria saber sobre "el presente" y lo que nos espera, sobre eso mutis total.
 

Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.148
Calificaciones
117.014
Este libro no creo que aporte nada mas de lo ya dicho.
La verdadera verdad sigue en los cajones.
Creo que interesaria saber sobre "el presente" y lo que nos espera, sobre eso mutis total.
Introduce a Cory y su relación con yayo.
"Se mantiene como colofón el capítulo El pudridero, cada día vigente." Tiene que ser interesante.
 

Registrado
10 Jun 2016
Mensajes
69
Calificaciones
168
Este libro no creo que aporte nada mas de lo ya dicho.
La verdadera verdad sigue en los cajones.
Creo que interesaria saber sobre "el presente" y lo que nos espera, sobre eso mutis total.
Alguien me puede informar porque Juan Carlos en su momento y flip VI no sin coronafis como en Inglaterra y que tan beneficiado fue por intento de golpe militar
 
Registrado
23 Ago 2008
Mensajes
14.714
Calificaciones
44.458
Se ha abierto la veda de informar de yayo, esta bien que la censura se haya quitado en parte pero no total.
Lo interesante es saber si se publicaría un libro de los KKs y su relación con los compi-yoguis- cajas de galletas, e incluso una biografía no censurada de la KK, el último libro fue el publicado por su primo, con un enorme éxito de ventas, desde entonces no se ha publicado nada.
La censura continúa.


Que bueno verte por aquí de nuevo Amadis. Feliz Año .
 
Registrado
21 Jun 2016
Mensajes
246
Calificaciones
1.044
Otra que se sube al carro. Primero escribiendo todo lo que ya está dicho y redicho y después haciéndose la víctima e incomprendida. Lo siento, esto no es profesionalidad es mojigatería. Cuánto rídiculo!!!!
 
Registrado
28 Jun 2008
Mensajes
44.062
Calificaciones
161.789
Lo lógico sería que llamaran a declarar también a Felipe VI para ver si sabía algo de esas cuentas”
Entrevista a Rebeca Quintáns, autora de ‘Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón’ y ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’

Por
Javier Lezaola.

11 de julio de 2020

“Lo lógico sería que llamaran a declarar también a Felipe VI para ver si sabía algo de esas cuentas”

Rebeca Quintáns posa, para esta entrevista, con su libro ‘Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón’ (Ardi Beltza, 2000) | Foto: Dani Gago

Rebeca Quintáns es autora de ‘Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón’ (Ardi Beltza, 2000), el primer libro abiertamente crítico con la figura del rey Juan Carlos I, jefe del Estado español, por designación del general Franco, desde 1975 hasta su abdicación en 2014. Publicado en pleno auge del régimen del 78, ‘Un rey golpe a golpe’ pudo ver la luz gracias a la editorial que dirigía Pepe Rei –“el mejor jefe que he tenido en mi vida”, destaca Quintáns en esta entrevista–, cerrada poco después por orden del juez Garzón. Quintáns también es autora de ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’ (Akal, 2016).

Te doctoraste en Periodismo con una tesis sobre los discursos de Juan Carlos I…
Sí, ahí empezó mi ‘afición’ por Juan Carlos I, analizando sus discursos, el contexto en el que eran pronunciados y cómo los interpretaba la prensa.

Sé que no es fácil, pero ¿podrías resumir esa tesis?
Yo veía que toda la prensa los analizaba e interpretaba igual, a pesar de que prácticamente no decía nada, sólo palabras huecas que cada uno podía interpretar a su manera. Hablaba de “los problemas que nos afectan a todos” y cosas así, y yo los analizaba en relación con el contexto histórico, con lo que estaba pasando en aquel momento –en el que igual había un problema de corrupción o el GAL…–, a ver si tenía algo que ver con aquello. Fue cuando empecé a meterme a fondo en la figura de Juan Carlos I y empecé a ver que la prensa lo analizaba todo de una manera unánime y que además no se correspondía mucho con la realidad de lo que había detrás de Juan Carlos I. Eso fue lo primero que me llamó la atención: que la prensa tenía una versión unánime de Juan Carlos I, dijera lo que dijera, que no se correspondía con la realidad, y en realidad no le importaba mucho lo que dijera en los discursos, siempre interpretaba que había estado muy bien, que había dicho lo que todo el mundo quería oír… Y ahí empecé a rascar un poco, a buscar otras fuentes de información, porque la prensa española de la época no me servía de mucho; empecé a ver prensa extranjera y otra bibliografía y empecé a darme cuenta de que había una discrepancia entre lo que pasaba en realidad, y la realidad de la figura de Juan Carlos I, y lo que la prensa española publicaba. Más o menos por ahí empezó la cosa…

“Ese pacto existía y me temo que sigue existiendo para la gran prensa: ‘El País’, ‘El Mundo’, ‘ABC’, las grandes cadenas de televisión…”
¿Esa discrepancia entre lo que pasaba en realidad y lo que se publicaba obedecía a un pacto entre determinados poderes y los principales medios de comunicación?

Sí, claro. Ese pacto no está escrito, no está firmado, y es de los jefes de los grandes periódicos –no de los periodistas que están currándose las noticias y las piezas informativas–, pero ese pacto existía y me temo que sigue existiendo para la gran prensa: ‘El País’, ‘El Mundo’, ‘ABC’, las grandes cadenas de televisión… Luego hay otros periódicos, como LA ÚLTIMA HORA y muchos nuevos, que ya no tienen ese pacto de silencio, que sacan algunas cosas… Pero los grandes medios sí están en ese pacto y como mucho lo que hacen es reproducir lo que se puede publicar en el extranjero y poquito, poquito, poquito más.


En 2000, hace nada menos que 20 años, publicaste con la editorial Ardi Beltza ‘Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón’ y tuviste que hacerlo bajo el seudónimo ‘Patricia Sverlo’…
Tuve que escribirlo con seudónimo porque era la primera vez que se iba a publicar en España algo crítico con el rey, y sí, fue con Ardi Beltza, la editorial de Pepe Rei, que se atrevía a eso, pero teníamos miedo a las consecuencias y fue una manera de protegerme. Pepe me ofreció hacerlo con seudónimo para más seguridad y así lo hicimos, para protegerme no judicialmente –porque ahí podían saber perfectamente quién lo había escrito–, pero sí para protegerme un poco laboralmente, porque yo trabajaba como ‘freelance’ y que te pusieran en una lista negra significaba que en las revistas en las que yo trabajaba no iba a poder seguir trabajando. Judicialmente funcionó muy poco, porque, al poco de salir el libro, el juez Garzón cerró la editorial. Después se volvió a abrir con otro nombre, Kale Gorria –hubo que domiciliarla en Francia, porque en España ya la había cerrado Garzón–, y el libro continuó distribuyéndose. El sentido del seudónimo era ese. Lo de salir del armario, por decirlo de alguna manera, y decir que el libro lo había escrito yo fue en 2014 porque me llegaron informaciones de que había alguna editorial que quería robar el libro –sacarlo por su cuenta, sin mi permiso y sin tener los derechos de autor– y comercializarlo por su cuenta, aprovechando que el libro estaba firmado con seudónimo y la situación actual de Pepe Rei, que tuvo un accidente de coche, quedó con una lesión cerebral y tampoco iba a poder defender los derechos de autor del libro. Entonces me llegó esa información y por eso decidí decir que el libro era mío y registrarlo, y en 2016 ya saqué el otro con la editorial Akal ya con mi nombre.


Sí, ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’. Después hablaremos de él, pero antes hablemos de Pepe Rei, con quien colaboraste primero en la revista ‘Ardi Beltza’ y después en la revista ‘Kale Gorria’. ¿Cuáles son tus recuerdos de Pepe Rei y de tu trabajo junto a él?
Para mí es el mejor jefe que he tenido en mi vida. Yo no estaba en la Redacción, colaboraba con la revista desde Madrid, pero había una comunicación constante, una comunicación telefónica permanente, y además nos veíamos aquí en Madrid o en Euskadi o a medio camino. Para mí era un periodista excelente y un jefe maravilloso, en el sentido de que sabía dirigir tu trabajo para que dieras lo mejor de ti, con el apoyo máximo que puede darte el director de una publicación, todo el apoyo. De hecho, fíjate: con lo de mi libro, cerraron la editorial y lo metieron a él en la cárcel, no a mí. Lo metieron a él. Asumía él personalmente todos los riesgos que se corrían y apoyaba al cien por cien el trabajo de sus periodistas, lo facilitaba todo lo que podía, y me facilitó por supuesto muchísimos contactos y fuentes de información y no sólo para el libro del rey, porque estuve colaborando todo el tiempo que duraron ‘Ardi Beltza’ y ‘Kale Gorria’ y siempre fue un director, un jefe, de los que te ayudan y sacan lo mejor de ti en tu trabajo y con el que aprendí muchísimo. Su accidente, que lo dejó incapacitado, supuso para mí una pérdida enorme en lo personal y para el mundo del periodismo una pérdida inmensa. Se le echa de menos muchísimo porque era un periodista valiente y riguroso que conseguía informaciones que no conseguía nadie más, se atrevía a sacarlas, las defendía y las ponía en unas publicaciones hechas con una calidad exquisita hasta en el diseño gráfico. Se le echa de menos muchísimo en el mundo del periodismo español, muchísimo. Para mí esta situación de incapacidad en la que está es una lástima, supone una pérdida inmensa e irreparable.

“En el caso de Corinna, esos sesenta y tantos millones de euros, aunque hayan salido de una cuenta de Arabia Saudí, en realidad salen de nuestros bolsillos”
‘Un rey golpe a golpe’ está dedicado “a todos los antifascistas que dieron su vida defendiendo la República y el poder surgido de las urnas en 1936, frente a los golpistas de Franco, que, con los años, nombraron como sucesor suyo a Juan Carlos I, actual rey de España”. Todo un resumen de la historia reciente…

Sí. Es un libro ‘objetivo’ y riguroso, pero sí tiene ese enfoque político, no es un libro neutral. El libro tiene un planteamiento inicial republicano y llega a una conclusión absolutamente republicana. Tiene ese enfoque ideológico. Por ejemplo, ahora sí hay algunos libros y artículos de prensa críticos sobre Juan Carlos I, pero no tienen un enfoque ideológico, político, de mucho recorrido, pues se centran en el escándalo, en las amantes de Juan Carlos I… Yo no quise hacer cotilleo sobre Juan Carlos I, sino un análisis histórico y político de lo que significó su figura –ahora ya podemos hablar casi en pasado de él, aunque estemos a la espera de consecuencias judiciales en el extranjero–, un análisis político de su papel histórico, no un mero cotilleo y centrado en cosas escandalosas. Por ejemplo, el tema de las amantes y de los hijos ilegítimos que tiene a mí sólo me parece interesante en el sentido de que nos aporte algo a lo que es nuestra vida colectiva como ciudadanos del Estado español. No me importa nada su vida sexual y si tuvo 5.000 amantes o 50.000, a mí eso me parece nada interesante, pero sí me parece importante si tiró a una amante desde una borda o si pagó con fondos reservados, que procedían del dinero de todos los españoles, chantajes a Bárbara Rey de más de cuatro millones de euros. En el caso de Corinna, esos sesenta y tantos millones de euros, aunque hayan salido de una cuenta de Arabia Saudí, en realidad salen de nuestros bolsillos, porque corresponden a que se le hizo una rebaja muy importante a Arabia Saudí en la construcción del AVE de La Meca, y esa rebaja importante vamos a pagarla con recargo todos ahora a través de Renfe-Adif. Todo sale de nuestros bolsillos y eso es lo que a mí me parece interesante de las amantes de Juan Carlos I, y no si era o no era un pichabrava, eso me parece secundario y se lo dejo a Telecinco.


En el libro abordabas ya, hace 20 años, la muerte de su hermano Alfonso en Estoril, su relación con el 23-F o con los GAL, el oscuro origen de su fortuna personal…
El libro era bastante exhaustivo en el año 2000, lo que pasa es que luego ha habido muchas más cosas porque Juan Carlos I ha sido infinito y no para. Por ejemplo, aquel año todavía no había aparecido Corinna, pero de lo que teníamos hasta 2000 era muy exhaustivo. Por ejemplo, lo de la muerte de su hermano era muy poco conocido, y en lo poquito que había publicado en España siempre se decía que había sido un accidente cuando eran niños, pero resulta que no eran niños, que Juan Carlos estaba ya en la Academia Militar de Zaragoza, ya llevaba un año en la Academia Militar de Zaragoza. Adulto, mayor de edad, con formación militar y en manejo de armas… La lectura de ese episodio cambia mucho conociendo esos pormenores.

Te preguntaba también sobre su relación con el 23-F o con los GAL.
Del tema de los GAL en el segundo libro hay más información. Es una información de difícil acceso y reconozco que mi trabajo es mucho de documentación, de leer y recopilar todo lo que se va publicando y va saliendo. Por ejemplo, Amadeo Martínez Inglés, coronel del Ejército, tiene unas fuentes de información del mundo militar mucho mejores que las mías y sacó cosas muy interesantes del grado de información y de involucración que tuvo Juan Carlos I en todo el proceso de creación de los GAL, de funcionamiento de los GAL y de negociación del punto final de los GAL, cuando las denuncias entraron en la prensa, se buscaba al señor X y un par de ministros acabaron en la cárcel brevemente. A poner el cerrojazo ahí ayudó mucho Juan Carlos I, pero es que además hay papeles, que hoy son secretos de Estado, de reuniones de la Junta Superior del Ejército en las que se habló de la fundación de los GAL y en las que o estaba Juan Carlos I o le llegó el acta, porque en esa época le llegaban las actas siempre por principio; no sabemos si hoy también a Felipe VI le llegan esas cosas, pero a Juan Carlos I claro que le llegaban, porque además eran unas juntas técnicamente presididas por él. Entonces se puede reconstruir un poco el papel que tuvo en ese tema… Y del tema del 23-F hay muchísimo publicado de autores que sacaron cosas muy definitivas, autores nada sospechosos de republicanos como por ejemplo Pilar Urbano, que sacó cosas muy contundentes sobre el papel de Juan Carlos I en el 23-F, que no fue marginal: fue el artífice del golpe de Estado y eso dijeron y declararon para empezar todos los involucrados y todos los condenados, que tuvieron unas condenas bastante ridículas. Lo que pasa es que ahí también sigue habiendo mucho de secreto de Estado, no podemos tener acceso ni al sumario ni a los registros del juicio oral del 23-F porque siguen siendo secreto de Estado. Es alucinante, pero sigue siendo secreto de Estado.

“Con el PSOE además había complicidad, negocios conjuntos y probablemente en ocasiones compartían, como con Jordi Pujol, administradores financieros en Suiza”
En el libro también destacabas que su relación con el PSOE fue mejor incluso que su relación con el PP. ¿Por qué?

Sobre todo por quién era y qué representó Felipe González. No es que se llevara bien con el PSOE porque fuera un poco ‘socialista’ sino porque el PSOE estaba liderado por Felipe González y –bueno, ahora ya no es que lo diga yo, es que ya lo dice la CIA en los documentos que va desclasificando– González era una persona de confianza de la CIA y de lo que hoy llamamos el régimen del 78 de la Transición. Era el que estaba elegido por los que diseñaron la Transición, y ahí la CIA tuvo mucho que ver, para liderar ese proceso –y Juan Carlos I estaba en ese plan– y era el que tenía que llegar hasta presidente de una manera inmediata en el año 80, 81, por eso se hizo también en parte el golpe del 23-F, para librarse de Adolfo Suárez, que había ya cumplido su papel y ahora tocaba que siguiese liderando, según el plan previsto, Felipe González, y para eso ya estaba todo pactado con Juan Carlos I. Y, aparte, Felipe González es una persona muy habilidosa y muy campechana y además consiguió llevarse muy bien en lo personal con Juan Carlos I, dejándole hacer lo que le diera la gana: “Usted no se preocupe de nada, majestad, y diviértase”. Y Felipe González lo llevó muy bien, toreó muy bien con Juan Carlos I y se llevaron muy bien, y luego con Aznar ya no se llevó tan bien porque no es que hubiera problemas políticos ni mucho menos –ni mucho menos hubo ninguna discrepancia en las líneas a seguir con Aznar ni Aznar fue en absoluto crítico con nada que hiciera la casa Real ni Juan Carlos I en concreto–, pero sí que había menos ‘feeling’ personal y menos complicidad, porque con el PSOE además había complicidad, negocios conjuntos y probablemente en ocasiones compartían, como con Jordi Pujol, administradores financieros en Suiza. Entonces hubo no sólo un buen rollito personal y una sintonía ideológica perfecta en el plan a seguir en la Transición española, sino que fueron cómplices de muchas corruptelas importantes en las que estuvo involucrado Juan Carlos I en los años ochenta, como el caso KIO; en el caso KIO ponía el cazo Juan Carlos I pero el PSOE también se llevaba su parte. Entonces había muy buena sintonía y mucha complicidad no metafórica, complicidad en delitos penales, y eso es un problema que está arrastrando ahora mismo el PSOE, que ya no es el de Felipe González, que es el de Pedro Sánchez pero que tiene esa deuda de atrás, entonces cuando abra esa caja de Pandora de empezar a investigar en el Parlamento o donde sea las actividades de Juan Carlos I, el PSOE sabe que va a salpicar y por eso no quiere dejar que se investigue, porque claro que les va a salpicar, por supuesto que les va a salpicar, porque en esos negocios estuvieron todos metidos, por supuesto que sí. Hubo una buena sintonía y una complicidad


absoluta en los negocios y en lo que no fueron negocios, en lo que fue el 23-F o los GAL. En eso estaban juntos totalmente.


Los casos judiciales que acechan a Juan Carlos I no son poca cosa y cada día se está sabiendo más. ¿Crees que su hijo, Felipe VI, acabará dejándolo caer, también judicialmente, para intentar salvarse él y para intentar salvar a la Corona, como pasó en cierto modo con Iñaki Urdangarin?
Sin duda, sin duda, sin duda lo dejará caer para intentar salvarse él, lo que sí dudo es que con eso vaya a conseguir salvarse él. No sólo porque el escándalo arrastre a toda la Casa Real, sino porque las implicaciones judiciales pueden arrastrar perfectamente a Felipe VI, porque cuanto más vaya saliendo, más trabajo le va a costar demostrar que él no sabía nada y que no tenía nada que ver. Le va a costar mucho trabajo con el tiempo justificar eso. Aquí en España no –porque aquí los jueces pasan de todo y la Fiscalía del Supremo pasa de todo–, pero en Suiza, como se pongan un poco exquisitos, lo lógico sería que lo llamaran a declarar también a él para ver si él sabía algo de esas cuentas en las que figura como segundo beneficiario. Lo lógico sería eso, que se le llamara a declarar y que justificara cómo es que no sabía nada. Y eso que está saliendo ahora en Suiza es de una cuenta, que desde luego hay más cuentas: la fortuna de Juan Carlos I se calcula en 1.800 millones de euros y no en 68 millones, que además se los pasó a Corinna y que son una menudencia al lado de lo que tiene en total. Claro que hay otras cuentas, hay otras fundaciones, hay otros testaferros, hay una ingeniería financiera sofisticada y como empiecen a desenredar ese ovillo, yo me temo que el nombre de Felipe VI no va a salir sólo en esa. Y además podría salir en otros fondos, en otras cuentas suizas y en fundaciones en las que ni siquiera figura Juan Carlos I, eh. Porque Felipe también está ligado a fundaciones que no tienen nada que ver con Juan Carlos I, que algún día se investigarán. Cualquier día sale Corinna, que sabe muchas cosas. Por ejemplo, esto último que salió de su luna de miel de 500.000 euros –pagada por Juan Carlos I y su testaferro Cusí– yo calculo que fue una filtración al ‘Telegraph’ de Corinna, y Corinna lo sabe porque ella fue la que organizó los pormenores de ese viaje de lujo tan explosivo y del que la prensa no sabía nada. En España en el momento de la boda estábamos en crisis y nos dijeron que por un tema de austeridad habían ido a Cuenca y nada más, y luego organizaron ese viaje de novios que organizó Corinna. Yo creo que esto lo ha filtrado Corinna como un aviso, porque parece que quien ahora mismo está presionando y amenazando a Corinna para que se calle –y, por lo que dicen, también para que devuelva ese dinero que no fue una donación sino que ella estaba siendo la testaferro y lo que tenía que hacer era esconderlo, pero lo puso a su nombre y ahora no quiere devolverlo– es la Casa Real Española, y esto lo ha denunciado ella en Inglaterra y en Suiza. Entonces yo creo que es un aviso que le ha enviado a Felipe VI de que podría sacar más cosas. Ha filtrado algo, su luna de miel de 500.000 euros, pequeño en relación con lo que podría sacar, porque Torres, el socio de Urdangarin, ya ha hablado de que Urdangarin en sus negocios tenía el apoyo de Juan Carlos I y de Felipe VI, que además él y los compinches de Urdangarin eran íntimos amigos. Felipe VI estaba en todo, así que creo que sí acabarán saliendo cosas de Felipe VI. Supongo que en el extranjero –porque aquí nadie se quiere meter muy a fondo en ese tema–, pero acabará saliendo. Espero.


Vamos con tu segundo libro: ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’. Lo publicas en 2016, ya sin seudónimo. Ya habían cambiado muchas cosas…
Sí, han cambiado cosas. Después de ‘Un rey golpe a golpe’, salieron cosas de otros autores abiertamente críticas con Juan Carlos I, pareció que se había abierto ya la veda y entonces me pareció que podía sacarlo ya con mi nombre porque además sacarlo con seudónimo es muy incómodo y muy engorroso como autor en el mundo editorial, porque no puedes promocionar el libro, no puedes hacer presentaciones… Recuerdo que en el año 2000 había editoriales extranjeras –europeas e incluso norteamericanas– que estaban interesadas en publicar el libro pero que exigían que el autor estuviera presente para la promoción del libro, etcétera, y entonces yo entendí que este segundo libro sí había que sacarlo con mi nombre. No sirvió de nada, porque lo saqué con mi nombre y aun así no se pudo hacer una promoción adecuada del libro por culpa de la editorial Akal. Y esta vez no me llegó ninguna oferta de ninguna editorial extranjera para publicarlo en el extranjero –porque lo controla todo Akal–, cosa extrañísima porque cuando se publica un libro así de un rey vivo, de una figura tan importante y viva, siempre hay editoriales extranjeras que están interesadas. Ya te digo que la primera vez hubo muchas editoriales extranjeras interesadas y no se llegó a negociar porque además fue el accidente de Pepe Rei y se quedó todo parado, pero en esta ocasión la encargada de pararlo todo fue Akal, que se había comprometido a promocionarlo y distribuirlo en México y en Argentina y no lo hizo. Aquí tampoco lo distribuyó ni hizo presentaciones, todas las presentaciones que se hicieron las hice yo por mi cuenta, y a mí Akal me cobra esos libros que llevo a las presentaciones, no sólo no me paga derechos de autor sino que me cobra, le debo yo dinero por los ejemplares que me ha facilitado para las presentaciones de los libros y tiene la edición del libro completa encerrada en un almacén. Así que lo de sacarlo con mi nombre y con una editorial como Akal –que es más convencional y tiene una distribución establecida; Ardi Beltza no tenía una distribución fácil en librerías sobre todo en Madrid, donde había librerías que se negaban a distribuir los libros de Ardi Beltza– fue porque creí que con Akal iba a ser todo más fácil, pero al final resultó mucho más difícil. Lo único que conseguí, que no sé si es conseguir mucho, es darme a conocer como autora y que periodistas como tú me llaméis de vez en cuando y me hagáis una entrevista, pero ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’ está mucho más parado que ‘Un rey golpe a golpe’ después de que Garzón cerrara la editorial Ardi Beltza por orden judicial.

“El año próximo se acaba mi contrato con Akal y lo moveré yo por mi cuenta, pero ahora mismo estoy con las manos atadas”
Es alucinante…

Yo confié en Akal porque creí que Akal era una buena editorial y una editorial progresista que tenía ganas de sacar, firmé un contrato con Akal y resulta que según Akal –que es a quien le he vendido los derechos–, este libro no interesa nada de nada. El año próximo se acaba mi contrato con Akal y lo moveré yo por mi cuenta, pero ahora mismo estoy con las manos atadas, tiene los derechos Akal y lo que ha hecho Akal con el libro es meterlo en un almacén.


¿Crees que ha podido sufrir algún tipo de presión para hacer eso?
Me imagino que sí, porque Ramón Akal no es idiota, así que si ha hecho eso, supongo que le estará rentando por otro lado, porque no entiendo por qué, en este momento en el que están saliendo tantas cosas sobre el rey –que la mayoría de ellas ya se cuentan en el libro–, tiene el libro metido en un almacén de la editorial para que se lo coman las ratas ni cómo no intenta venderlo, porque no es ni de buen negociante tenerlo ahí. No está secuestrado, porque si tú, como particular o como librería, le pides a la editorial Akal un ejemplar, te lo sirve, te lo envía, pero hay que pedirlos así: uno a uno. No los distribuye; es más, cuando salió el libro, los distribuyó por todas las librerías de España, que compraron ejemplares en depósito, los pagaron y a los dos meses Akal –esto me lo dijo a mí Ramón Akal– los retiró de todas las librerías de España. Les abonó el dinero que habían pagado, pero los retiró y se los llevó al almacén, sin más explicación que una explicación absurda de que el libro no se vendía en las librerías y entonces iba a retirarlo de allí. Tendría que explicarlo él. Para mí es un enemigo muy grande, yo no puedo hacer nada contra Akal y tiene secuestrados mis libros en un almacén.


¿Qué añadió ese segundo libro, ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’, a ‘Un rey golpe a golpe’?
Todo el libro ‘Un rey golpe a golpe’ está incluido en ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’, que en principio estaba planteado como una corrección corregida y aumentada de ‘Un rey golpe a golpe’, lo que pasa es que lo aumentado era muchísimo. Yo no estaba muy de acuerdo con que se le cambiara el título –el cambio de título también fue una imposición de la editorial–, pero, sí, hay diez o 12 capítulos completamente nuevos con respecto a ‘Un rey golpe a golpe’ y muchas ampliaciones en los capítulos antiguos, mucha más información… Quedó un libro bastante voluminoso pero muy completo, y de hecho la mayoría de las cosas que están saliendo ahora sobre Corinna, el AVE del Desierto… ya están, cuando menos, apuntadas y señaladas en el libro, no con el detalle de las informaciones que están saliendo ahora gracias a lo que nos viene de Suiza y de Londres, pero sí están apuntadas y bastante desarrolladas en el libro: todo el tema de las comisiones del AVE del Desierto, de Corinna… ya está muy desarrollado en el libro. Es de 2016, pero la verdad es que ya recoge casi todo lo que está saliendo ahora.


“Todo esto es una conjunción de factores que yo creo que irremediablemente debería acabar en el fin de la monarquía española”
¿Cómo ves la situación actual y cómo crees que puede acabar todo esto de los escándalos de Juan Carlos I y de la monarquía?

Veo que estamos en un momento muy interesante, pueden pasar muchas cosas, esto es casi una partida de ajedrez en la que no hay sólo las blancas y las negras –porque aquí participan más jugadores, no son sólo dos equipos–, y habrá que ir siguiendo paso a paso la partida y jugándola, porque esta partida tiene que ver con nuestro futuro y tenemos que jugarla todos. No puede ser, por ejemplo, que Felipe VI en este contexto se vaya de rositas de viaje, se permita el lujo de recorrerse España y sea recibido con banderitas españolas y aplausos y no se le reproche y se le exijan más explicaciones. Eso por nuestra parte como ciudadanos, y luego están los políticos y en especial el Gobierno y los partidos que forman parte del Gobierno, que tienen una responsabilidad importantísima en lo que vayan a hacer, en las actitudes que tengan a partir de ahora, porque van a seguir saliendo cosas –todos lo sabemos–, van a seguir produciéndose acontecimientos, incluso judiciales, en Suiza… Si todo sigue su proceso, sentarán a Juan Carlos I en el banquillo en Suiza –no aquí–, y todo esto es una conjunción de factores que yo creo que irremediablemente debería acabar en el fin de la monarquía española.


¿Tú crees?
Sí, pero a ver cómo se desarrollan las cosas, habrá que estar atento, y no sólo atento como espectador sino participar, cada uno en la medida de sus posibilidades, en este proceso de la democracia, que es una práctica cotidiana. Como ciudadanos demócratas, tenemos que tomar postura e intervenir cada uno en la medida de nuestras posibilidades; no podemos dejar que se vayan de rositas los Borbones ladrones –que vemos que cada vez son más– y no podemos dejar que el sistema continúe como hasta ahora para que sigan produciéndose los mismos desmanes y los descubramos dentro de diez años. Políticamente, judicialmente y como ciudadanos, lo que vaya a pasar depende de todos nosotros, y tenemos que estar atentos y activos. Y yo soy optimista y creo que al final caerá la monarquía. Lo espero y lo deseo. Espero que sí, porque al final –incluso con estos partidos políticos que hacen tan poco por controlar la monarquía e incluso con esta prensa oficial tan vasalla–, los desmanes de la monarquía son tan enormes que, incluso con todo eso, acabará cayendo por su propio peso y enfangada en su propia mierda. Y ni siquiera la prensa vasalla ni los partidos políticos más directamente relacionados e involucrados con el sistema monárquico y con la Casa Real borbónica van a poder hacer nada por evitarlo.
 
Registrado
8 Abr 2012
Mensajes
15.659
Calificaciones
61.296
Lo lógico sería que llamaran a declarar también a Felipe VI para ver si sabía algo de esas cuentas”
Entrevista a Rebeca Quintáns, autora de ‘Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón’ y ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’

Por
Javier Lezaola.

11 de julio de 2020

“Lo lógico sería que llamaran a declarar también a Felipe VI para ver si sabía algo de esas cuentas”

Rebeca Quintáns posa, para esta entrevista, con su libro ‘Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón’ (Ardi Beltza, 2000) | Foto: Dani Gago

Rebeca Quintáns es autora de ‘Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón’ (Ardi Beltza, 2000), el primer libro abiertamente crítico con la figura del rey Juan Carlos I, jefe del Estado español, por designación del general Franco, desde 1975 hasta su abdicación en 2014. Publicado en pleno auge del régimen del 78, ‘Un rey golpe a golpe’ pudo ver la luz gracias a la editorial que dirigía Pepe Rei –“el mejor jefe que he tenido en mi vida”, destaca Quintáns en esta entrevista–, cerrada poco después por orden del juez Garzón. Quintáns también es autora de ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’ (Akal, 2016).

Te doctoraste en Periodismo con una tesis sobre los discursos de Juan Carlos I…
Sí, ahí empezó mi ‘afición’ por Juan Carlos I, analizando sus discursos, el contexto en el que eran pronunciados y cómo los interpretaba la prensa.

Sé que no es fácil, pero ¿podrías resumir esa tesis?
Yo veía que toda la prensa los analizaba e interpretaba igual, a pesar de que prácticamente no decía nada, sólo palabras huecas que cada uno podía interpretar a su manera. Hablaba de “los problemas que nos afectan a todos” y cosas así, y yo los analizaba en relación con el contexto histórico, con lo que estaba pasando en aquel momento –en el que igual había un problema de corrupción o el GAL…–, a ver si tenía algo que ver con aquello. Fue cuando empecé a meterme a fondo en la figura de Juan Carlos I y empecé a ver que la prensa lo analizaba todo de una manera unánime y que además no se correspondía mucho con la realidad de lo que había detrás de Juan Carlos I. Eso fue lo primero que me llamó la atención: que la prensa tenía una versión unánime de Juan Carlos I, dijera lo que dijera, que no se correspondía con la realidad, y en realidad no le importaba mucho lo que dijera en los discursos, siempre interpretaba que había estado muy bien, que había dicho lo que todo el mundo quería oír… Y ahí empecé a rascar un poco, a buscar otras fuentes de información, porque la prensa española de la época no me servía de mucho; empecé a ver prensa extranjera y otra bibliografía y empecé a darme cuenta de que había una discrepancia entre lo que pasaba en realidad, y la realidad de la figura de Juan Carlos I, y lo que la prensa española publicaba. Más o menos por ahí empezó la cosa…

“Ese pacto existía y me temo que sigue existiendo para la gran prensa: ‘El País’, ‘El Mundo’, ‘ABC’, las grandes cadenas de televisión…”
¿Esa discrepancia entre lo que pasaba en realidad y lo que se publicaba obedecía a un pacto entre determinados poderes y los principales medios de comunicación?

Sí, claro. Ese pacto no está escrito, no está firmado, y es de los jefes de los grandes periódicos –no de los periodistas que están currándose las noticias y las piezas informativas–, pero ese pacto existía y me temo que sigue existiendo para la gran prensa: ‘El País’, ‘El Mundo’, ‘ABC’, las grandes cadenas de televisión… Luego hay otros periódicos, como LA ÚLTIMA HORA y muchos nuevos, que ya no tienen ese pacto de silencio, que sacan algunas cosas… Pero los grandes medios sí están en ese pacto y como mucho lo que hacen es reproducir lo que se puede publicar en el extranjero y poquito, poquito, poquito más.


En 2000, hace nada menos que 20 años, publicaste con la editorial Ardi Beltza ‘Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón’ y tuviste que hacerlo bajo el seudónimo ‘Patricia Sverlo’…
Tuve que escribirlo con seudónimo porque era la primera vez que se iba a publicar en España algo crítico con el rey, y sí, fue con Ardi Beltza, la editorial de Pepe Rei, que se atrevía a eso, pero teníamos miedo a las consecuencias y fue una manera de protegerme. Pepe me ofreció hacerlo con seudónimo para más seguridad y así lo hicimos, para protegerme no judicialmente –porque ahí podían saber perfectamente quién lo había escrito–, pero sí para protegerme un poco laboralmente, porque yo trabajaba como ‘freelance’ y que te pusieran en una lista negra significaba que en las revistas en las que yo trabajaba no iba a poder seguir trabajando. Judicialmente funcionó muy poco, porque, al poco de salir el libro, el juez Garzón cerró la editorial. Después se volvió a abrir con otro nombre, Kale Gorria –hubo que domiciliarla en Francia, porque en España ya la había cerrado Garzón–, y el libro continuó distribuyéndose. El sentido del seudónimo era ese. Lo de salir del armario, por decirlo de alguna manera, y decir que el libro lo había escrito yo fue en 2014 porque me llegaron informaciones de que había alguna editorial que quería robar el libro –sacarlo por su cuenta, sin mi permiso y sin tener los derechos de autor– y comercializarlo por su cuenta, aprovechando que el libro estaba firmado con seudónimo y la situación actual de Pepe Rei, que tuvo un accidente de coche, quedó con una lesión cerebral y tampoco iba a poder defender los derechos de autor del libro. Entonces me llegó esa información y por eso decidí decir que el libro era mío y registrarlo, y en 2016 ya saqué el otro con la editorial Akal ya con mi nombre.


Sí, ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’. Después hablaremos de él, pero antes hablemos de Pepe Rei, con quien colaboraste primero en la revista ‘Ardi Beltza’ y después en la revista ‘Kale Gorria’. ¿Cuáles son tus recuerdos de Pepe Rei y de tu trabajo junto a él?
Para mí es el mejor jefe que he tenido en mi vida. Yo no estaba en la Redacción, colaboraba con la revista desde Madrid, pero había una comunicación constante, una comunicación telefónica permanente, y además nos veíamos aquí en Madrid o en Euskadi o a medio camino. Para mí era un periodista excelente y un jefe maravilloso, en el sentido de que sabía dirigir tu trabajo para que dieras lo mejor de ti, con el apoyo máximo que puede darte el director de una publicación, todo el apoyo. De hecho, fíjate: con lo de mi libro, cerraron la editorial y lo metieron a él en la cárcel, no a mí. Lo metieron a él. Asumía él personalmente todos los riesgos que se corrían y apoyaba al cien por cien el trabajo de sus periodistas, lo facilitaba todo lo que podía, y me facilitó por supuesto muchísimos contactos y fuentes de información y no sólo para el libro del rey, porque estuve colaborando todo el tiempo que duraron ‘Ardi Beltza’ y ‘Kale Gorria’ y siempre fue un director, un jefe, de los que te ayudan y sacan lo mejor de ti en tu trabajo y con el que aprendí muchísimo. Su accidente, que lo dejó incapacitado, supuso para mí una pérdida enorme en lo personal y para el mundo del periodismo una pérdida inmensa. Se le echa de menos muchísimo porque era un periodista valiente y riguroso que conseguía informaciones que no conseguía nadie más, se atrevía a sacarlas, las defendía y las ponía en unas publicaciones hechas con una calidad exquisita hasta en el diseño gráfico. Se le echa de menos muchísimo en el mundo del periodismo español, muchísimo. Para mí esta situación de incapacidad en la que está es una lástima, supone una pérdida inmensa e irreparable.

“En el caso de Corinna, esos sesenta y tantos millones de euros, aunque hayan salido de una cuenta de Arabia Saudí, en realidad salen de nuestros bolsillos”
‘Un rey golpe a golpe’ está dedicado “a todos los antifascistas que dieron su vida defendiendo la República y el poder surgido de las urnas en 1936, frente a los golpistas de Franco, que, con los años, nombraron como sucesor suyo a Juan Carlos I, actual rey de España”. Todo un resumen de la historia reciente…

Sí. Es un libro ‘objetivo’ y riguroso, pero sí tiene ese enfoque político, no es un libro neutral. El libro tiene un planteamiento inicial republicano y llega a una conclusión absolutamente republicana. Tiene ese enfoque ideológico. Por ejemplo, ahora sí hay algunos libros y artículos de prensa críticos sobre Juan Carlos I, pero no tienen un enfoque ideológico, político, de mucho recorrido, pues se centran en el escándalo, en las amantes de Juan Carlos I… Yo no quise hacer cotilleo sobre Juan Carlos I, sino un análisis histórico y político de lo que significó su figura –ahora ya podemos hablar casi en pasado de él, aunque estemos a la espera de consecuencias judiciales en el extranjero–, un análisis político de su papel histórico, no un mero cotilleo y centrado en cosas escandalosas. Por ejemplo, el tema de las amantes y de los hijos ilegítimos que tiene a mí sólo me parece interesante en el sentido de que nos aporte algo a lo que es nuestra vida colectiva como ciudadanos del Estado español. No me importa nada su vida sexual y si tuvo 5.000 amantes o 50.000, a mí eso me parece nada interesante, pero sí me parece importante si tiró a una amante desde una borda o si pagó con fondos reservados, que procedían del dinero de todos los españoles, chantajes a Bárbara Rey de más de cuatro millones de euros. En el caso de Corinna, esos sesenta y tantos millones de euros, aunque hayan salido de una cuenta de Arabia Saudí, en realidad salen de nuestros bolsillos, porque corresponden a que se le hizo una rebaja muy importante a Arabia Saudí en la construcción del AVE de La Meca, y esa rebaja importante vamos a pagarla con recargo todos ahora a través de Renfe-Adif. Todo sale de nuestros bolsillos y eso es lo que a mí me parece interesante de las amantes de Juan Carlos I, y no si era o no era un pichabrava, eso me parece secundario y se lo dejo a Telecinco.


En el libro abordabas ya, hace 20 años, la muerte de su hermano Alfonso en Estoril, su relación con el 23-F o con los GAL, el oscuro origen de su fortuna personal…
El libro era bastante exhaustivo en el año 2000, lo que pasa es que luego ha habido muchas más cosas porque Juan Carlos I ha sido infinito y no para. Por ejemplo, aquel año todavía no había aparecido Corinna, pero de lo que teníamos hasta 2000 era muy exhaustivo. Por ejemplo, lo de la muerte de su hermano era muy poco conocido, y en lo poquito que había publicado en España siempre se decía que había sido un accidente cuando eran niños, pero resulta que no eran niños, que Juan Carlos estaba ya en la Academia Militar de Zaragoza, ya llevaba un año en la Academia Militar de Zaragoza. Adulto, mayor de edad, con formación militar y en manejo de armas… La lectura de ese episodio cambia mucho conociendo esos pormenores.

Te preguntaba también sobre su relación con el 23-F o con los GAL.
Del tema de los GAL en el segundo libro hay más información. Es una información de difícil acceso y reconozco que mi trabajo es mucho de documentación, de leer y recopilar todo lo que se va publicando y va saliendo. Por ejemplo, Amadeo Martínez Inglés, coronel del Ejército, tiene unas fuentes de información del mundo militar mucho mejores que las mías y sacó cosas muy interesantes del grado de información y de involucración que tuvo Juan Carlos I en todo el proceso de creación de los GAL, de funcionamiento de los GAL y de negociación del punto final de los GAL, cuando las denuncias entraron en la prensa, se buscaba al señor X y un par de ministros acabaron en la cárcel brevemente. A poner el cerrojazo ahí ayudó mucho Juan Carlos I, pero es que además hay papeles, que hoy son secretos de Estado, de reuniones de la Junta Superior del Ejército en las que se habló de la fundación de los GAL y en las que o estaba Juan Carlos I o le llegó el acta, porque en esa época le llegaban las actas siempre por principio; no sabemos si hoy también a Felipe VI le llegan esas cosas, pero a Juan Carlos I claro que le llegaban, porque además eran unas juntas técnicamente presididas por él. Entonces se puede reconstruir un poco el papel que tuvo en ese tema… Y del tema del 23-F hay muchísimo publicado de autores que sacaron cosas muy definitivas, autores nada sospechosos de republicanos como por ejemplo Pilar Urbano, que sacó cosas muy contundentes sobre el papel de Juan Carlos I en el 23-F, que no fue marginal: fue el artífice del golpe de Estado y eso dijeron y declararon para empezar todos los involucrados y todos los condenados, que tuvieron unas condenas bastante ridículas. Lo que pasa es que ahí también sigue habiendo mucho de secreto de Estado, no podemos tener acceso ni al sumario ni a los registros del juicio oral del 23-F porque siguen siendo secreto de Estado. Es alucinante, pero sigue siendo secreto de Estado.

“Con el PSOE además había complicidad, negocios conjuntos y probablemente en ocasiones compartían, como con Jordi Pujol, administradores financieros en Suiza”
En el libro también destacabas que su relación con el PSOE fue mejor incluso que su relación con el PP. ¿Por qué?

Sobre todo por quién era y qué representó Felipe González. No es que se llevara bien con el PSOE porque fuera un poco ‘socialista’ sino porque el PSOE estaba liderado por Felipe González y –bueno, ahora ya no es que lo diga yo, es que ya lo dice la CIA en los documentos que va desclasificando– González era una persona de confianza de la CIA y de lo que hoy llamamos el régimen del 78 de la Transición. Era el que estaba elegido por los que diseñaron la Transición, y ahí la CIA tuvo mucho que ver, para liderar ese proceso –y Juan Carlos I estaba en ese plan– y era el que tenía que llegar hasta presidente de una manera inmediata en el año 80, 81, por eso se hizo también en parte el golpe del 23-F, para librarse de Adolfo Suárez, que había ya cumplido su papel y ahora tocaba que siguiese liderando, según el plan previsto, Felipe González, y para eso ya estaba todo pactado con Juan Carlos I. Y, aparte, Felipe González es una persona muy habilidosa y muy campechana y además consiguió llevarse muy bien en lo personal con Juan Carlos I, dejándole hacer lo que le diera la gana: “Usted no se preocupe de nada, majestad, y diviértase”. Y Felipe González lo llevó muy bien, toreó muy bien con Juan Carlos I y se llevaron muy bien, y luego con Aznar ya no se llevó tan bien porque no es que hubiera problemas políticos ni mucho menos –ni mucho menos hubo ninguna discrepancia en las líneas a seguir con Aznar ni Aznar fue en absoluto crítico con nada que hiciera la casa Real ni Juan Carlos I en concreto–, pero sí que había menos ‘feeling’ personal y menos complicidad, porque con el PSOE además había complicidad, negocios conjuntos y probablemente en ocasiones compartían, como con Jordi Pujol, administradores financieros en Suiza. Entonces hubo no sólo un buen rollito personal y una sintonía ideológica perfecta en el plan a seguir en la Transición española, sino que fueron cómplices de muchas corruptelas importantes en las que estuvo involucrado Juan Carlos I en los años ochenta, como el caso KIO; en el caso KIO ponía el cazo Juan Carlos I pero el PSOE también se llevaba su parte. Entonces había muy buena sintonía y mucha complicidad no metafórica, complicidad en delitos penales, y eso es un problema que está arrastrando ahora mismo el PSOE, que ya no es el de Felipe González, que es el de Pedro Sánchez pero que tiene esa deuda de atrás, entonces cuando abra esa caja de Pandora de empezar a investigar en el Parlamento o donde sea las actividades de Juan Carlos I, el PSOE sabe que va a salpicar y por eso no quiere dejar que se investigue, porque claro que les va a salpicar, por supuesto que les va a salpicar, porque en esos negocios estuvieron todos metidos, por supuesto que sí. Hubo una buena sintonía y una complicidad


absoluta en los negocios y en lo que no fueron negocios, en lo que fue el 23-F o los GAL. En eso estaban juntos totalmente.


Los casos judiciales que acechan a Juan Carlos I no son poca cosa y cada día se está sabiendo más. ¿Crees que su hijo, Felipe VI, acabará dejándolo caer, también judicialmente, para intentar salvarse él y para intentar salvar a la Corona, como pasó en cierto modo con Iñaki Urdangarin?
Sin duda, sin duda, sin duda lo dejará caer para intentar salvarse él, lo que sí dudo es que con eso vaya a conseguir salvarse él. No sólo porque el escándalo arrastre a toda la Casa Real, sino porque las implicaciones judiciales pueden arrastrar perfectamente a Felipe VI, porque cuanto más vaya saliendo, más trabajo le va a costar demostrar que él no sabía nada y que no tenía nada que ver. Le va a costar mucho trabajo con el tiempo justificar eso. Aquí en España no –porque aquí los jueces pasan de todo y la Fiscalía del Supremo pasa de todo–, pero en Suiza, como se pongan un poco exquisitos, lo lógico sería que lo llamaran a declarar también a él para ver si él sabía algo de esas cuentas en las que figura como segundo beneficiario. Lo lógico sería eso, que se le llamara a declarar y que justificara cómo es que no sabía nada. Y eso que está saliendo ahora en Suiza es de una cuenta, que desde luego hay más cuentas: la fortuna de Juan Carlos I se calcula en 1.800 millones de euros y no en 68 millones, que además se los pasó a Corinna y que son una menudencia al lado de lo que tiene en total. Claro que hay otras cuentas, hay otras fundaciones, hay otros testaferros, hay una ingeniería financiera sofisticada y como empiecen a desenredar ese ovillo, yo me temo que el nombre de Felipe VI no va a salir sólo en esa. Y además podría salir en otros fondos, en otras cuentas suizas y en fundaciones en las que ni siquiera figura Juan Carlos I, eh. Porque Felipe también está ligado a fundaciones que no tienen nada que ver con Juan Carlos I, que algún día se investigarán. Cualquier día sale Corinna, que sabe muchas cosas. Por ejemplo, esto último que salió de su luna de miel de 500.000 euros –pagada por Juan Carlos I y su testaferro Cusí– yo calculo que fue una filtración al ‘Telegraph’ de Corinna, y Corinna lo sabe porque ella fue la que organizó los pormenores de ese viaje de lujo tan explosivo y del que la prensa no sabía nada. En España en el momento de la boda estábamos en crisis y nos dijeron que por un tema de austeridad habían ido a Cuenca y nada más, y luego organizaron ese viaje de novios que organizó Corinna. Yo creo que esto lo ha filtrado Corinna como un aviso, porque parece que quien ahora mismo está presionando y amenazando a Corinna para que se calle –y, por lo que dicen, también para que devuelva ese dinero que no fue una donación sino que ella estaba siendo la testaferro y lo que tenía que hacer era esconderlo, pero lo puso a su nombre y ahora no quiere devolverlo– es la Casa Real Española, y esto lo ha denunciado ella en Inglaterra y en Suiza. Entonces yo creo que es un aviso que le ha enviado a Felipe VI de que podría sacar más cosas. Ha filtrado algo, su luna de miel de 500.000 euros, pequeño en relación con lo que podría sacar, porque Torres, el socio de Urdangarin, ya ha hablado de que Urdangarin en sus negocios tenía el apoyo de Juan Carlos I y de Felipe VI, que además él y los compinches de Urdangarin eran íntimos amigos. Felipe VI estaba en todo, así que creo que sí acabarán saliendo cosas de Felipe VI. Supongo que en el extranjero –porque aquí nadie se quiere meter muy a fondo en ese tema–, pero acabará saliendo. Espero.


Vamos con tu segundo libro: ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’. Lo publicas en 2016, ya sin seudónimo. Ya habían cambiado muchas cosas…
Sí, han cambiado cosas. Después de ‘Un rey golpe a golpe’, salieron cosas de otros autores abiertamente críticas con Juan Carlos I, pareció que se había abierto ya la veda y entonces me pareció que podía sacarlo ya con mi nombre porque además sacarlo con seudónimo es muy incómodo y muy engorroso como autor en el mundo editorial, porque no puedes promocionar el libro, no puedes hacer presentaciones… Recuerdo que en el año 2000 había editoriales extranjeras –europeas e incluso norteamericanas– que estaban interesadas en publicar el libro pero que exigían que el autor estuviera presente para la promoción del libro, etcétera, y entonces yo entendí que este segundo libro sí había que sacarlo con mi nombre. No sirvió de nada, porque lo saqué con mi nombre y aun así no se pudo hacer una promoción adecuada del libro por culpa de la editorial Akal. Y esta vez no me llegó ninguna oferta de ninguna editorial extranjera para publicarlo en el extranjero –porque lo controla todo Akal–, cosa extrañísima porque cuando se publica un libro así de un rey vivo, de una figura tan importante y viva, siempre hay editoriales extranjeras que están interesadas. Ya te digo que la primera vez hubo muchas editoriales extranjeras interesadas y no se llegó a negociar porque además fue el accidente de Pepe Rei y se quedó todo parado, pero en esta ocasión la encargada de pararlo todo fue Akal, que se había comprometido a promocionarlo y distribuirlo en México y en Argentina y no lo hizo. Aquí tampoco lo distribuyó ni hizo presentaciones, todas las presentaciones que se hicieron las hice yo por mi cuenta, y a mí Akal me cobra esos libros que llevo a las presentaciones, no sólo no me paga derechos de autor sino que me cobra, le debo yo dinero por los ejemplares que me ha facilitado para las presentaciones de los libros y tiene la edición del libro completa encerrada en un almacén. Así que lo de sacarlo con mi nombre y con una editorial como Akal –que es más convencional y tiene una distribución establecida; Ardi Beltza no tenía una distribución fácil en librerías sobre todo en Madrid, donde había librerías que se negaban a distribuir los libros de Ardi Beltza– fue porque creí que con Akal iba a ser todo más fácil, pero al final resultó mucho más difícil. Lo único que conseguí, que no sé si es conseguir mucho, es darme a conocer como autora y que periodistas como tú me llaméis de vez en cuando y me hagáis una entrevista, pero ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’ está mucho más parado que ‘Un rey golpe a golpe’ después de que Garzón cerrara la editorial Ardi Beltza por orden judicial.

“El año próximo se acaba mi contrato con Akal y lo moveré yo por mi cuenta, pero ahora mismo estoy con las manos atadas”
Es alucinante…

Yo confié en Akal porque creí que Akal era una buena editorial y una editorial progresista que tenía ganas de sacar, firmé un contrato con Akal y resulta que según Akal –que es a quien le he vendido los derechos–, este libro no interesa nada de nada. El año próximo se acaba mi contrato con Akal y lo moveré yo por mi cuenta, pero ahora mismo estoy con las manos atadas, tiene los derechos Akal y lo que ha hecho Akal con el libro es meterlo en un almacén.


¿Crees que ha podido sufrir algún tipo de presión para hacer eso?
Me imagino que sí, porque Ramón Akal no es idiota, así que si ha hecho eso, supongo que le estará rentando por otro lado, porque no entiendo por qué, en este momento en el que están saliendo tantas cosas sobre el rey –que la mayoría de ellas ya se cuentan en el libro–, tiene el libro metido en un almacén de la editorial para que se lo coman las ratas ni cómo no intenta venderlo, porque no es ni de buen negociante tenerlo ahí. No está secuestrado, porque si tú, como particular o como librería, le pides a la editorial Akal un ejemplar, te lo sirve, te lo envía, pero hay que pedirlos así: uno a uno. No los distribuye; es más, cuando salió el libro, los distribuyó por todas las librerías de España, que compraron ejemplares en depósito, los pagaron y a los dos meses Akal –esto me lo dijo a mí Ramón Akal– los retiró de todas las librerías de España. Les abonó el dinero que habían pagado, pero los retiró y se los llevó al almacén, sin más explicación que una explicación absurda de que el libro no se vendía en las librerías y entonces iba a retirarlo de allí. Tendría que explicarlo él. Para mí es un enemigo muy grande, yo no puedo hacer nada contra Akal y tiene secuestrados mis libros en un almacén.


¿Qué añadió ese segundo libro, ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’, a ‘Un rey golpe a golpe’?
Todo el libro ‘Un rey golpe a golpe’ está incluido en ‘Juan Carlos I. La biografía sin silencios’, que en principio estaba planteado como una corrección corregida y aumentada de ‘Un rey golpe a golpe’, lo que pasa es que lo aumentado era muchísimo. Yo no estaba muy de acuerdo con que se le cambiara el título –el cambio de título también fue una imposición de la editorial–, pero, sí, hay diez o 12 capítulos completamente nuevos con respecto a ‘Un rey golpe a golpe’ y muchas ampliaciones en los capítulos antiguos, mucha más información… Quedó un libro bastante voluminoso pero muy completo, y de hecho la mayoría de las cosas que están saliendo ahora sobre Corinna, el AVE del Desierto… ya están, cuando menos, apuntadas y señaladas en el libro, no con el detalle de las informaciones que están saliendo ahora gracias a lo que nos viene de Suiza y de Londres, pero sí están apuntadas y bastante desarrolladas en el libro: todo el tema de las comisiones del AVE del Desierto, de Corinna… ya está muy desarrollado en el libro. Es de 2016, pero la verdad es que ya recoge casi todo lo que está saliendo ahora.


“Todo esto es una conjunción de factores que yo creo que irremediablemente debería acabar en el fin de la monarquía española”
¿Cómo ves la situación actual y cómo crees que puede acabar todo esto de los escándalos de Juan Carlos I y de la monarquía?

Veo que estamos en un momento muy interesante, pueden pasar muchas cosas, esto es casi una partida de ajedrez en la que no hay sólo las blancas y las negras –porque aquí participan más jugadores, no son sólo dos equipos–, y habrá que ir siguiendo paso a paso la partida y jugándola, porque esta partida tiene que ver con nuestro futuro y tenemos que jugarla todos. No puede ser, por ejemplo, que Felipe VI en este contexto se vaya de rositas de viaje, se permita el lujo de recorrerse España y sea recibido con banderitas españolas y aplausos y no se le reproche y se le exijan más explicaciones. Eso por nuestra parte como ciudadanos, y luego están los políticos y en especial el Gobierno y los partidos que forman parte del Gobierno, que tienen una responsabilidad importantísima en lo que vayan a hacer, en las actitudes que tengan a partir de ahora, porque van a seguir saliendo cosas –todos lo sabemos–, van a seguir produciéndose acontecimientos, incluso judiciales, en Suiza… Si todo sigue su proceso, sentarán a Juan Carlos I en el banquillo en Suiza –no aquí–, y todo esto es una conjunción de factores que yo creo que irremediablemente debería acabar en el fin de la monarquía española.


¿Tú crees?
Sí, pero a ver cómo se desarrollan las cosas, habrá que estar atento, y no sólo atento como espectador sino participar, cada uno en la medida de sus posibilidades, en este proceso de la democracia, que es una práctica cotidiana. Como ciudadanos demócratas, tenemos que tomar postura e intervenir cada uno en la medida de nuestras posibilidades; no podemos dejar que se vayan de rositas los Borbones ladrones –que vemos que cada vez son más– y no podemos dejar que el sistema continúe como hasta ahora para que sigan produciéndose los mismos desmanes y los descubramos dentro de diez años. Políticamente, judicialmente y como ciudadanos, lo que vaya a pasar depende de todos nosotros, y tenemos que estar atentos y activos. Y yo soy optimista y creo que al final caerá la monarquía. Lo espero y lo deseo. Espero que sí, porque al final –incluso con estos partidos políticos que hacen tan poco por controlar la monarquía e incluso con esta prensa oficial tan vasalla–, los desmanes de la monarquía son tan enormes que, incluso con todo eso, acabará cayendo por su propio peso y enfangada en su propia mierda. Y ni siquiera la prensa vasalla ni los partidos políticos más directamente relacionados e involucrados con el sistema monárquico y con la Casa Real borbónica van a poder hacer nada por evitarlo.
ME GUSTA
porque habla claro sobre un tema que la mayoria de periolistas y opinadores siempre que hablan o escriben lo enmierdan mas de lo que ya esta enmierdado desde el inicio.

Alguna cosa que dice , yo la sospechaba y otra yo la comente en este hilo dejando un post en que llamo testaferra a la susodicha.

Desde el mismo 1975 ha habido total manipulacion absoluta alrededor del dueño del chiringo, lo mismo que la hubo hasta la hora del traspaso del anterior dueño del chiringo, hecho por los mismos de entonces y posteriomente por sus herederos ideologicos que los ha habido siempre y parece que los seguira habiendo .

No soy nada optimista cara el futuro, pienso que amarraran al dueño porque el dueño quiere estar bien amarrado ante el vendaval y el resto por intereses personales quieren continuar teniendolo amarrado, criticaran al anterior para quedar bien y poco mas..... en España CERO PATATERO.
No se , desconozco que pueda hacer la justicia Suiza mas alla de poder quedarse con el dinero que la testaferra tiene guardado, a ella pueden condenarla por algo de poca relevancia, pero al jubilado por mucho que lo pongan de vuelta y media no pasara nada, siempre habra quienes daran con la solucion de mantenerlo debidamente oculto y mudo dentro del pais ya que en el exterior corre el riesgo de que algun " atrevido " tenga la osadia de querer echarle el guante....................... existen interesados en NO provocar un escandalo a nivel mundial y se destape la mayoria de mierda que hay por el planeta.
 
Registrado
20 May 2019
Mensajes
2.441
Calificaciones
6.698
‘Juan Carlos I, la biografía sin silencios’
infoLibre publica el prólogo del libro escrito por la periodista Rebeca Quintáns, en el que repasa las sombras de la trayectoria del rey emérito



Juan Carlos I, la biografía sin silencios, un libro escrito por la periodista gallega Rebeca Quintáns y publicado por la editorial Akal, repasa la trayectoria del rey emérito e incide en los aspectos más oscuros de su reinado, como sus opacos negocios económicos, sus relaciones sentimentales o su papel en el golpe de Estado del 23-F, entre otros episodios. El libro se pondrá a la venta a partir del 3 de mayo.

infoLibre publica el prólogo de la obra.


Un rey golpe a golpe

Pasear con Pepe Rei siempre fue una aventura trepidante. Desde la caza de brujas contra “el entorno” de ETA de 1997, Pepe se había convertido en toda una figura mediática, con constantes apariciones en los telediarios en primetime: en la Audiencia Nacional, introducido en un furgón policial, saliendo de prisión… Y ciertas calles de Madrid no eran precisamente un hervidero de sus fans, la verdad. Por eso, en sus visitas a “la capital del imperio”, Pepe insistía en movernos en coche, a veces incluso para desplazamientos ridículos si atendíamos a la distancia, por cortesía hacia nosotros.

Recuerdo que, junto con mi compañero, el periodista Andrés Sánchez, circulábamos en coche en uno de esos recorridos absurdos por Madrid, cuando comenzó a contarnos sus planes para el lanzamiento de Ardi Beltza (oveja negra).

Fue después de su juicio en la Audiencia Nacional, en 1997; después del cierre de Egin, en 1998; después de ser detenido, encarcelado y puesto en libertad, en 1999… Todas actuaciones judiciales que nunca iban a llegar a buen puerto, fallidas en el intento desde el principio; pero con un daño inmediato indiscutible, y encaminadas más a medio y largo plazo a minar la moral y la paciencia de los más resistentes. Era increíble que después de todo eso Pepe tuviese energías para empezar de cero con un proyecto nuevo tan ambicioso y tan difícil. Pero así era Pepe.

A medida que nos iba contando el proyecto, me contagiaba su entusiasmo. Parecía dar especial valor a temas que hubieran rechazado revistas convencionales por cuestiones políticas o de conflicto con las empresas que pagaban la publicidad de las publicaciones…

Hablamos de temas que yo ya tenía en aquel momento listos y por distintos motivos no había podido colocar. Casi todos le parecían interesantes. Pactamos en aquel momento una colaboración estable y comprometida por mi parte, que se iba a mantener todo el tiempo que duró la publicación; aunque siempre bajo pseudónimo. Y nos habló de la línea editorial que pensaba iniciar en paralelo, incluyendo en el paquete anual de suscripción cuatro libros que, evidentemente, todavía no existían.

Uno de los primeros libros habría de ser sobre el rey. Un tema tabú donde los haya, quizá el más tabú de todos. Ese libro quería Pepe que fuera un bombazo y seña de identidad de la publicación. Se trataba de hacer una biografía no autorizada que recogiese lo más destacado sobre el monarca. Pepe necesitaba un periodista serio, riguroso, con cabeza, que escribiera bien…

Yo le escuchaba cada vez más inquieta en el asiento delantero del coche… Mi compañero definía ciertos aspectos de mi carácter como una pertinaz querencia a saltar en los charcos sin calcular bien los riesgos, y creo que adivinaba lo que quería decir en aquel momento. Era una novata sin apenas experiencia en el mundo del periodismo; pero hacía poco tiempo que había terminado una frustrante tesis doctoral, precisamente sobre el rey (sobre sus discursos y su repercusión en la prensa). Y digo “frustrante” porque el resultado de mi trabajo se quedó muy corto en cuanto a capacidad crítica sobre la institución monárquica. Me había pasado varios años leyendo hasta entre líneas todo lo que caía en mis manos sobre la vida y milagros del monarca y la transición española y disponía de unos archivos bien ordenados con una documentación extensa a los que apenas había podido sacar provecho en la redacción de la tesis, con cuyo resultado nunca estuve satisfecha. ¡Yo quería hacer ese libro! Yo prometía ser “seria” y “rigurosa”. Prometía ajustarme a todos los objetivos del editor, cumplir plazos, dejarme ayudar, aconsejar y criticar todo lo necesario… Yo quería escribir ese libro y Pepe se lanzó a la piscina de creer en mí.

Ardi Beltza vio la luz por primera vez en enero de 2000 y tuvo una intensa y corta vida de poco más de un año, en el que se convirtió en la segunda revista vasca de información general. Durante sus primeros meses se fue pergeñando el libro del rey, en un ritmo de trabajo casi relajado al principio. Recopilaba información nueva, hacía entrevistas…. y pensaba, en interminables conversaciones con Andrés, en la forma y estructura que había que darle. Cuando se acercaba el otoño, hubo que pegar un extraordinario y estresante acelerón para cumplir con el plazo que nos habíamos propuesto. Pero las ideas sobre lo que había que decir estaban ya tan claras que la redacción salía del tirón, casi sin esfuerzo, como si estuviera ya escrito de antemano.

Cuando entregué las últimas páginas llevaba meses encerrada escribiendo, sin apenas salir de casa ni hacer vida social en absoluto, en una burbuja de concentración y expectación extraña. Me marché con Andrés al día siguiente a un viaje cuyo destino decidimos en el momento en una agencia de viajes, casi al azar, a lo más distante y exótico que permitía nuestro presupuesto: Sri Lanka. No sabíamos si al regreso nos íbamos a encontrar el libro secuestrado, a Pepe Rei en la cárcel, una orden de busca y captura contra el autor… Hubiera deseado que el viaje durase mucho más, que a nuestro regreso ya hubieran pasado meses desde la publicación y ya se hubiese calmado cualquier temporal que hubiera podido provocar… Pero cuando llegamos todo estaba tranquilo, en una calma chicha todavía.

Un rey golpe a golpe salió a la venta a tiempo para la feria del libro de Durango y esa fue su verdadera presentación en sociedad, más que la distribución a los 12.000 suscriptores de Ardi Beltza por correo. Fue toda una satisfacción oír cómo batía récords de ventas día tras día, y las cariñosas quejas de Pepe Rei porque le dolía la mano de tanto firmar ejemplares de un libro que no había escrito él. La acogida fue extraordinaria. En seguida Pepe comenzó a lanzar nuevas ediciones, con unas tiradas impresionantes que sin embargo se vendían rápidamente.

Y eso que su presentación fue prohibida en distintos medios, y que las publicaciones se negaban a publicar siquiera el anuncio –pagado– en sus páginas. Muchos libreros, cubriéndole la espalda al monarca, no querían venderlo. En Madrid, sólo algunas librerías pequeñas y alternativas lo distribuyeron. El Corte Inglés se negó en rotundo. La Casa del Libro atendía por encargo las peticiones de la clientela, por debajo del mostrador, con los ejemplares escondidos en un cajón muy lejos de los expositores. Aun así, Un rey golpe a golpe se vendía como rosquillas.

A casi nadie nos quedaron dudas de que el libro fue una de las razones –aunque hubo otras: el trabajo en la redacción de Ardi Beltza era muy intenso– por la que la revista fue ilegalizada, si bien nunca se la mencionó como tal en el sumario judicial ni en las noticias de la prensa. La ilegalización de Ardi Beltza no sirvió de mucho: nació Kalegorria (calle roja) en mayo de 2001, y Un rey golpe a golpe volvió a publicarse a cargo de Miatzen, la editora de la revista, domiciliada en el Estado francés para mayor seguridad. Se siguió vendiendo a buen ritmo y además se tradujo al catalán, aunque la campaña en su contra también continuó, por supuesto.

Y, entonces, pasó lo que pasó. En agosto de 2002 Pepe Rei sufrió un accidente de circulación en la variante de Donostia, con el resultado de una grave lesión cerebral. Las secuelas que ha dejado le han impedido poder seguir dedicándose a su pasión: el periodismo de investigación. Su gran proyecto quedó huérfano y acabó resintiéndose irremediablemente de la pérdida y las dificultades económicas terminaron por devorarla. Nunca podré llegar a expresar todo lo que he echado de menos a Pepe.

Desde 2004 intenté compaginar la actividad periodística en medios alternativos (nada rentables en lo económico, aunque sí en cuanto a los compromisos éticos adquiridos con el oficio) con mi trabajo como profesora de secundaria de Lengua y Literatura (en un instituto de Entrevías, en Madrid, que también tiene su reto). Y en 2006, alentada por alguna que otra oferta editorial, acometí por primera vez la revisión del libro, que ya estaba descatalogado pero seguía difundiéndose y comentándose en internet. Pasaba el verano en Cedeira (Galicia), al borde del mar, ordenador en ristre y chaqueta gruesa al hombro para defenderme del viento del norte, cuando llegó otro terrible mazazo: la muerte de mi compañero Andrés Sánchez, repentina y fulminante.

Se podrá comprender que quedara noqueada un tiempo, sin ánimo para volver sobre el tema. Publiqué desde entonces, eso sí, algunas cosas sueltas que iban saliendo al paso, en El otro país (sobre las cacerías del rey y sobre la muerte de la hermana de Letizia Ortiz), y en Diagonal (una entrevista con Martínez Inglés, algunos apuntes sobre los negocios en Mallorca de Urdangarin y compañía…); pero poco cosa. Y sólo ahora he tenido el valor de retomar una tarea que, cuanto más tiempo pasa, más urgente se hace pero también más difícil. Han pasado más de 15 años desde la primera edición y hay cada vez más cosas que actualizar.

Fahrenheit 490.3. Libertad de expresión y monarquía

Si Fahrenheit 451 es la temperatura a la que arden los libros (que impiden ser feliz al pueblo, según las autoridades, en la claustrofóbica sociedad de la novela de Ray Bradbury y de la película homónima de François Truffaut), y Fahrenheit 6/11 la temperatura a la que arde la libertad en el nuevo orden mundial de George Bush (en la película documental de Michael Moore), Fahrenheit 490.3 es la temperatura a la que el sistema jurídico se pasa por la parrilla nuestra libertad de expresión cuando el tema a tratar es la monarquía, ya sea la de Juan Carlos I o la de Felipe VI.

“La persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. Lo que significa que no se le puede juzgar, haga lo que haga o diga lo que diga. Pero no es así para quien escriba sobre el rey, que puede ser perseguido de oficio, y sufrir las caricias de todo el aparato del Estado del Reino de España.

Al cierre de este libro, la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitaba una pena de un año de cárcel para la edil de la formación Guanyar Alicante Marisol Moreno, conocida como La Roja, por un delito de injurias a la Corona, por un artículo titulado Borbones asesinos: “Este hijo de p*ta ha matado a un ser que, en muchos aspectos, es mejor que los humanos, aunque claro, que se puede esperar de un tío que disparó a su propio hermano y lo mató. […] Nuestro dinero público financia las matanzas de la realeza española en todos los sentidos, matanzas económicas como la de Urdangarin y que el rey apoya”. El nuevo código penal ampara que las consideradas injurias contra la Corona en España constituyan un delito de lesa majestad, que era el término en derecho antiguo, no para una ofensa, sino para el delito que se cometía contra la vida del soberano o sus familiares. Y en esta vuelta a la Edad Media las bromitas se pagan con hasta 2 años de prisión.

La presente edición


Este libro es una actualización del que la editorial Ardi Beltza publicó en el año 2000 con el título Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos I, bajo el seudónimo Patricia Sverlo.

En el año 2000 habíamos optado por la utilización del seudónimo por miedo, sí. Porque la realidad política, la falta opresiva de libertad de expresión en todo lo que rodeaba a la monarquía, demandaban prudencia. Se buscaba que se juzgara antes la obra y no a su autora; evitar una campaña de persecución personal, más que una demanda o querella judicial que, como es sabido, nunca llegó a producirse.

No poder reconocer la autoría, salvo a los más íntimos y en voz baja, supuso siempre un sentimiento de rabia e impotencia. Pero muy en especial cuando el aparato del poder comenzó a tomar represalias en otros. Como calculábamos, las autoridades habían dado la callada por respuesta, táctica habitual por parte de la Casa Real cuando piensan que la información se va a mantener en medios alternativos sin gran difusión y que es mejor no hacer demasiado ruido para que pase lo más desapercibida posible. Pero le hizo pagar el pato al editor, de manera vengativa y arbitraria, encarcelándolo durante 145 días y cerrando la editorial y la revista. Sin hacer ninguna acusación explícita con respecto al libro, eso sí, y esa fue la única razón por la que yo no me presenté voluntaria e inmediatamente para responsabilizarme de la obra, a recoger los laureles que me quisieran dar.

También hay que reconocer que el hecho de no poder contar con el respaldo en carne y hueso del autor dificultó bastante las posibilidades de difusión y promoción del libro, sobre todo en el extranjero. Perdimos varias oportunidades para presentarlo en Grecia, en Francia y en EEUU por ese motivo. La decisión de salir del armario del seudónimo en esta nueva andadura deriva de estas cuestiones de índole práctica. Lo he hecho a fin de que el propio libro pueda salir de la clandestinidad también y moverse con más libertad, libre de la lacra de no contar con una cabeza visible que se haga cargo de dar respuesta a cuantas dudas puedan surgir sobre su elaboración o contenidos.

En la presente edición, todo el texto de la obra original ha sido revisado en mayor o menor medida, se ha reordenado parte de la información y se han añadido capítulos. Pero no se ha eliminado, ni por autocensura ni por censura de otros, ni una sola línea. Aunque sí se han corregido algunas cosas y añadido muchas más que antes no se habían incluido; bien porque no estaban entonces suficientemente documentadas; bien porque, sencillamente, sucedieron con posterioridad a la publicación de la obra. Por eso podríamos decir que es una versión menos corregida que aumentada.

Tanto en lo que se refiere a los contenidos de la versión original como a lo añadido en la presente, tuve mucho cuidado en ser escrupulosamente respetuosa con las informaciones utilizadas. Todo lo que aquí se afirma está contrastado, y en no pocas ocasiones existen pruebas tangibles de su veracidad. Además, he buscado confirmación bibliográfica de las informaciones orales siempre que fue posible, limitándome a las versiones ya divulgadas en caso de duda, por lo que cuento con ciertas garantías de que lo que aquí se dice, se puede decir. Como consecuencia, en gran medida lo que aquí se cuenta ya había sido publicado en alguna ocasión, y no me duelen prendas en reconocerlo. Por eso, si alguno se sorprende por algún dato en particular en este libro que le resulte especialmente escandaloso, tenga en cuenta que es muy probable que haya aparecido ya con anterioridad en alguna otra fuente impresa, adornado de distinta manera.

Vaya mi agradecimiento por delante a todos los autores cuyas obras consultadas –y utilizadas aquí como parte imprescindible de la documentación– se recoge por orden alfabético en la bibliografía del final. Como en la primera edición, he preferido evitar las referencias puntuales, párrafo a párrafo, aunque no resulte muy ortodoxo, a fin de facilitar la lectura y no, en cambio, la labor de los que tienen espíritu censor, ya que podría poner en peligro el compromiso de confidencialidad con los informantes inéditos que colaboraron conmigo. Soy además consciente de que parte de mis fuentes de información lo son involuntariamente, y no estarían en absoluto agradecidas de ser citadas en una obra de estas características, ya que nunca fue su intención ponerse a mal con la monarquía [...].

Sobre el 23F, se ha rehecho prácticamente entero, atendiendo a nuevas informaciones y a un planteamiento más directo, menos cauteloso, a la hora de hablar de la implicación de Juan Carlos I en los hechos. Y, por supuesto, también el que trata sobre sus herederos, que en la primera edición se había quedado antes de la boda del entonces príncipe Felipe.

Pero lo más novedoso son los 11 capítulos nuevos que recogen los años terminales del reinado de Juan Carlos I: su relación y borboneos con los distintos gobiernos, sus nuevos amigos y su nueva forma de hacer negocios con ellos, los cálculos sobre lo que nos cuesta la monarquía y sobre su fortuna personal, la corte de Mallorca y otras sucursales… Y, por supuesto, todos los escándalos previos a la abdicación: cacerías, Corinna y el caso Urdangarin. Se mantiene como colofón el capítulo El pudridero, cada día vigente.

En la redacción final de Juan Carlos I, la biografía sin silencios sigue sin aparecer ni un solo insulto, ni una sola injuria, ni una sola calumnia… Y espero que sus lectores menos fervientes lo tengan en cuenta, a la hora de acometer la crítica, en un plano dialéctico y no represor y judicial.

http://www.infolibre.es/noticias/po...arlos_biografia_sin_silencios_49133_1012.html
Yo era una joven universitaria cuando lo publicaron y lo vendieron en una librería proeuskaldun, lo compre tras leer el.primer capítulo y me lo lleve escondido bajo el abrigo por temor a que fuese un delito portar información "vejatoria" sobre la sagrada figura del reverenciado rey. Ese libro me dio detalles sobre lo que yo ya sospechaba, porque veía contradicciones en la imagen pluscuamperfecto de este tipo criado por un dictador y porque mi abuelo decía que eso probaba que era un fraude y un aprovechado como su abuelo el XIII. Y me pase años rodeada de gente que se tragaba la propaganda de
divinizacion del Juancar. El tiempo ha dado la razón a ese magnífico libro que tuvo que ser publicado de extrangis, con seudónimo y el temor al encarcelamiento, como en una dictadura.
 
Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
7.440
Calificaciones
38.046
Logo El Nacional El Nacional

Casa real
Peñafiel se atreve con lo que nadie dice: quién paga de verdad comisiones al rey
Marc Villanueva
Foto: Cuatro
Barcelona. Jueves, 30 de julio de 2020. 18:40
Actualizado Jueves, 30 de julio de 2020. 18:54
Tiempo de lectura: 2 minutos

peñafuiel 4






Una vez cerrada la gira de Felipe y Letizia por las 17 CC.AA. la Corona ya se puede centrar en lo que es esencial este agosto: ¿Qué hacemos con el abuelo?. Ya no habrá ninguna postal, paseo ni escultura que tape el elefante en medio de la habitación: Juan Carlos ha evadido millones de euros a paraísos fiscales y Jaime Peñafiel por primera vez dice las cosas por su nombre en Cuatro.
Villar Mir Joan Carles Rei @CasaReal

Villar Mir y Juan Carlos, Casa Real
Peñafiel: "Es absurdo decir que los 100 millones que pagan los jeques son una comisión. Quien paga las comisiones son los empresarios. Como Villar Mir por el AVE a La Meca. Es quien paga comisiones, no el jeque. Los saudíes lo que hacen son donaciones". Peñafiel, el único que habla claro.
peñafiel selina 4

Peñafiel comentando el vídeo del día a Todo es mentira, Cuatro
Pero como pasa siempre en las TV, no osan con lo importante y van a lo anecdótico. Twitter ha recuperado un instante del célebre documental-entrevista de la periodista británica Selina Scott a Juan Carlos el año 1992 donde el rey Juan Carlos ya admitía que si puede evadirá impuestos. Selina: "¿Usted es un rey que paga impuestos en España como todo el mundo?". Juan Carlos: "¡Y muchos! ja,ja". Selina: "No me dirá que Usted pretende no pagar impuestos?". Juan Carlos: "No puedo decirlo pero... probablemente, probablemente ja ja".
joan carles y selina scott efe

Juan Carlos y Selinna Scott, EFE
Selina: "¿Es importante que un rey pague impuestos?". El rey se ríe de todos: "Creo que sí. Como español. Como rey podría haber dicho que no, que no los pago. Pero habría sufrido las consecuencias". 30 años después queda claro que no ha pagado ni un impuesto por los millones en Suiza y ha engañado a los contribuyentes. Este es el momento del vídeo:
https://t.co/AURCpR82YL
Este vídeo del Rey Juan Carlos hablando del ejemplo de pagar impuestos y bromeando sobre evadirlos es lo mejor que vais a ver hoy.
Todo el chorreo cobra tanto sentido hoy...incluso el tonteo con la periodista. El emérito bribón.
— elkloden (@elkloden) July 29, 2020
Peñafiel comenta en el programa producido por Toni Soler: "Letizia estaba feliz con los problemas del rey y ahora está acojonada por primera vez. Selinna Scott vulgarizó la imagen del rey, era muy frivola pero no pasó de ahí. No hubo ninguna consecuencia porque habia reverencias al rey. Juan Carlos la lanzó al agua del barco por una broma de mal gusto, le quiso poner un gorro y la empujó. ¿Los millones en Suiza? No es delito, lo que hay que declararlo. Juan Carlos no ha declarado nada, eso es inmoral. Nadie tenía valor de denunciarlo. Ha sido un rey absolutista total, hasta con los del PSOE. Le apoyaban todos. Si yo contara".
peñafuiel 4

Peñafiel sin pelos en la lengua, Cuatro
El decano de los cronistas reales explica un ejemplo del absolutismo real: "En una ocasion necesitaba dinero y le dijo a Sabino (jefe de la Casa Real) 'Necesito dinero de Suiza'. Sabino se llevó las manos a la cabeza 'Eso ni lo toque'. A la semana siguiente dijo 'Sabino ya me lo han solucionado". Peñafiel no dice quién le trajo el dinero: "No me da la gana decir quién, era una persona de izquierdas importantísima en ese momento" y niega que fuera Carlos Solchaga, ministro de Hacienda de Felipe González. La Corona apesta demasiado y en agosto intentarán ventilar echando al abuelo de Palacio.

https://www.elnacional.cat/enblau/e...siones-juan-carlos-villar-mir_526779_102.html
 
Registrado
8 Abr 2012
Mensajes
15.659
Calificaciones
61.296
Desde mas o menos que existe este foro que se ha venido comentando ciclicamente el libro " Un rey golpe a golpe ", libro que esta puesto en internet y puede leer cualquiera, yo lo lei mas o menos por 2007 , ni recuerdo ya, lo lei porque en este foro se comentaba , entonces cotilleando era un foro libre podrias entrar y leer sin tener que registrarte, al leer los comentarios sobre el libro ni recuerdo como lo busque en internet y me lo lei entero y gratis, de eso hace unos 14-15 o 16 años, SI YO PUDE LEERLO GRATIS, ¿ por que Peñafiel no lo leyo entonces o posteriormente , que mas da ?, lo digo porque este señor hasta hace poco decia y repetia que el era publicano , pero JUANCARLISTA, ahora leoo su articulo donde cuenta las andanzas de JC con e dinero.................. ahora el republicano Pañafiel supongo que se ha convertido en republicano FELIPISTA, porque lleva unas semanas defendiendo al preparao.
Ya no se si es el calor sofocante que hace, el coronavirus o que Peñafiel definitivamente esta chocho perdido, hace tiempo que yo decia que chocheaba, pero ahora afirmo que esta chocho perdido sea por el coronavirus, sea por el calor o sea por el VIRUS DE LA CORONA.
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)