Jaime Alfonsin. El discreto hombre tras el discurso del Rey.

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
13.491
Calificaciones
102.100
POR
Ángeles Escrivá
03/01/2021

“Los principios éticos están por encima de cualquier consideración, incluso de las personales o familiares”​

UN TÁNDEM PERFECTO​

La medida frase sobre los escándalos de su padre marcó el discurso navideño de Felipe VI y volvió a desvelar la huella de su escribiente y protector desde que era Príncipe. Es Jaime Alfonsín, el leal jefe de la Casa del Rey, quien toma las notas para sus discursos en iPad. Gallego y campeón de tenis en su juventud, su discreción es casi obsesiva y por eso entre sus colegas Abogados del Estado le llaman ‘el Mudito’. Fue clave en la intervención del Monarca tras el 1-O y su cercanía a Felipe incomoda a Juan Carlos, de quien dijo que es “ingobernable”. ¿Negoció la famosa frase con Carmen Calvo? La Zarzuela lo niega

Era imposible que aquellos cinco hombres no supieran que estaban haciendo Historia. Sentados en torno a una mesa en el Palacio de la Zarzuela diseñando los pasos que el Rey, con la imagen baqueteada por los escándalos pero aún carismático, debía seguir para abandonar su cargo. Conjurados en el secreto más absoluto.
Ese día, en primavera de 2014, Rafael Spottorno, jefe de la Casa; Alfonso Sanz Pórtoles, su secretario; Domingo Martínez Palomo, jefe del Gabinete; Javier Ayuso, director de Relaciones con los Medios —todos de la confianza de don Juan Carlos—, y Jaime Alfonsín, el jefe de la Secretaría del Príncipe de Asturias, debían resolver uno de los asuntos más peliagudos: el proyecto de ley para la abdicación. Eso podía convertirse en un problema. La Constitución ordenaba que debía aprobarlo el Parlamento y cualquier controversia habría provocado una crisis.
Fue Jaime Alfonsín quien desde el primer momento dio con la solución: «Vamos a no montar líos. Vamos a evitar cualquier debate profundo. La ley tendrá un solo artículo: “S. M. el Rey Juan Carlos de Borbón abdica de la Corona de España”». Incluso con tal parquedad, algunos partidos en el Congreso sacaron a relucir su apuesta por la república, pero nada comparado con lo que habría podido ocurrir si se hubiera añadido una coma más que diese pie a derrapajes sobre la sucesión.
Cuando, satisfechos, los allí presentes perfilaban los últimos detalles del plan de renuncia, de nuevo Alfonsín, concienzudo, les dijo: «Ahora quiero enseñaros un papel para que lo discutamos». Y les mostró la agenda de los cien primeros días de Felipe VI, el Rey en ciernes, con todas sus reuniones y comparecencias estudiadas al milímetro.
Así es el hombre de confianza de Felipe de Borbón, con quien mantiene una relación profesional casi simbiótica desde hace 25 años y también de amistad. Discreto casi hasta lo enfermizo, leal, tan inteligente «como un jugador de ajedrez capaz de anticiparse cinco jugadas al resto», también tan prudente que a veces le falta cierto arrojo, según la opinión de algunos de sus amigos. Es él quien profesionalizó en su cargo al entonces Príncipe. Visto con «enorme animadversión» por don Juan Carlos —que, sin embargo, siempre supo que era un hombre necesario—, es él quien le lleva la agenda al Rey, quien le ha estado aconsejando en las difíciles decisiones que ha tenido que tomar y quien escribe los discursos que el monarca después revisa.
También su último discurso, el que Felipe VI pronunció en Nochebuena —que los intereses políticos llenaron de expectativas—, seguido por la cifra histórica de 10,7 millones de españoles que querían saber si el Rey iba a penalizar aún más a su padre tras su abultada regularización fiscal. Un discurso que, en contra de lo publicado, y según aseguran a Crónicafuentes de la Casa Real, nunca fue negociado con el Gobierno.
El origen de Jaime Alfonsín Alfonso, de 64 años, es el de una familia gallega con destacados profesionales en su haber. Su padre, Jaime, fue director de la Casa de la Moneda y su firma consta en la carta con la que destacadas personalidades solicitaron a Franco la creación de la cátedra de Galaico Portugués en la Complutense. Su madre, Mari Paz, farmacéutica, decidió tener a su prole en Lugo, pese a que sus tres hijos acabaron pasando la mayor parte de su vida en Madrid.
Él empezó estudiando en los Jesuitas, donde su pupitre estaba junto al de Javier Ayuso, con quien se reencontraría décadas más tarde trabajando en la Zarzuela, pero después acabó su formación en El Pilar, fábrica de ministros y personajes relevantes para la democracia. Sus amigos de infancia le recuerdan jugando de portero al fútbol, y algún recorte de prensa recoge su triunfo a los 17 años en el campeonato del Casino de Pontevedra y su asistencia al baile de debutantes de La Peregrina.
EL PUENTE HACIA LA ZARZUELA
Alfonsín se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma con premio extraordinario. Dos años después ya había ingresado en el exigente cuerpo de Abogados del Estado. Pudo seguir por ese camino seguro, pero el hoy conocido economista Manuel Pizarro, ex diputado del PP, le tentó y le recomendó. De modo que a los 26 años, en 1982, era el director general más joven de la historia en el Ministerio de Administración Territorial. «Un chico que con esa carrera dijera: “Me voy a meter en política y voy a echar una mano”, cuando era el final de la UCD y se veía que iba a ganar el PSOE, lo hace porque es generoso y un patriota», señala un amigo muy cercano a aquella apuesta.
No fue la única vez que Alfonsín quebró la inercia de su trayectoria. De hecho, su decisión más importante llegó cuando, tras ocupar la jefatura de la asesoría jurídica de Barclays, ser profesor universitario y trabajar durante tres años en el despacho de Uría Menéndez —el mismo donde después se cerrarían las capitulaciones matrimoniales de Felipe y Letizia—, le ofrecieron ser el jefe de la Secretaría de su Alteza el Príncipe de Asturias, de nueva creación.
La idea se le ocurrió a Aurelio Menéndez, que había sido profesor de Derecho del Príncipe, ministro, miembro del Constitucional y premio Príncipe de Asturias. Él fue quien recomendó a Alfonsín y la operación la cerró el entonces jefe de la Casa, Fernando Almansa. Los amigos de Alfonsín dicen que nunca les ha contado cómo fue su primer encuentro con don Felipe, pero sí saben que desde que él aceptó hasta que se incorporó pasaron meses y que durante ese tiempo ni siquiera su mujer, la abogada Natalia Uranga, se enteró de lo que ocurría. (Tal es su discreción que algunos de sus colegas abogados del Estado se refieren a él cordialmente como el Mudito).
«Estaba destinado al éxito como abogado, tenía un sueldo de cinco ceros y podía haberse hecho millonario. Lo dejó todo para ganar 60.000 euros [ahora, 140.000 brutos] y servir a un chaval que no se sabía si iba a ser como el Príncipe Carlos, que se ha plantado en la madurez sin acceder a la jefatura del Estado. Eso sólo se hace si se tiene un alto concepto del servicio público», señala un asesor de la Corona.
Felipe acababa de regresar de su estancia en Georgetown y había que inventar su papel institucional. Era 1995. El libro La corte del Rey Felipe VI (La Esfera de los Libros, 2015) explica la diferencia que Alfonsín estableció respecto a lo que hasta entonces ocurría en Palacio. «Decidió incluir al heredero en las reuniones con sus asistentes y ahora Felipe forma parte del equipo que toma las decisiones». El Príncipe tomó contacto con todos los estratos políticos y sociales y empezó a representar a su padre en el extranjero. Y Alfonsín siempre le defendió, a capa y espada.
Ocurrió cuando el noviazgo del Príncipe con la modelo Eva Sannum. Juan Carlos exigió a su hijo que la dejara y su orden, para cuya transmisión utilizó a Almansa, le acabó costando el puesto al jefe de la Casa por exigencia del propio Felipe, que se pasó meses sin hablar con su padre. A Jaime Alfonsín ni se le habría ocurrido meterse en la vida privada del Príncipe, «pero si lo hubiera hecho, habría sido para defenderle». A él y, más adelante, a la Princesa Letizia.
El jefe de la Casa Real tiene aficiones sobrias. Le gusta regresar a Galicia a veranear, sigue jugando al tenis —también con el Rey— y se relaja dándole al golf. Y, aunque su discreción le haga parecer hosco, es extremadamente educado y muy sociable. Le gusta quedar con sus amigos para cenar siempre que puede, tiene retranca, no cuenta chistes pero los ríe y si algo llama la atención de sus amigos es que «está orgulloso de tener una relación con el Rey que trasciende lo profesional». Pero, paradójicamente, con esa militancia ha conseguido que el Emérito, «que también se llevaba mal con Letizia», «le deteste», según varios amigos de este último.
«Por competitividad entre reinados, por los celos del padre hacia el hijo que siempre acaba pagando el asesor», según uno. Según otro, «porque Jaime entendía que Juan Carlos no era ejemplar, estaba acabado e iba a cargarse la institución [una vez lo definió como «ingobernable», indica otra fuente], y el Emérito estaba convencido de que en eso influía en su hijo; en eso y en las reformas que este le proponía».
Sin embargo, «ni don Felipe ni Alfonsín mencionaron jamás la palabra abdicación». «Incluso cuando todos (y eso incluía a Spottorno) llevaban meses pensando que no había otra solución, nos sorprendía que ninguno de los dos mencionase la posibilidad. Era como un tabú, no querían quemarse con la idea de que el hijo traicionase al padre», precisa un asesor.
“VAMOS A DARLE UNA VUELTA”
Ha llovido mucho desde entonces y el Rey —y el jefe de la Casa— ha tenido que tomar decisiones respecto a don Juan Carlos y a la institución que, además de ser dolorosas para ellos —hay mensajes de Alfonsín a sus allegados en los que se duele de lo «duros y tristes» que fueron los días en los que se decidió que el Emérito tenía que salir de España—, han sido cuestionadas. Grosso modo, por algunos monárquicos, por haber sido duras o desacertadas; y por los republicanos, por insuficientes. Uno de los antiguos colaboradores de don Juan Carlos ve esa rémora en la falta de arrojo de la Casa. «En eso Felipe y Alfonsín se retroalimentan», dice. «El Emérito pisaba sin parar la línea roja que constitucionalmente delimita su cargo. Felipe se queda a un metro. Una de las frases más usadas por Alfonsín cuando se le propone algo que se sale del carril es: “Vamos a darle una vuelta”. No es espontáneo. Pero también es verdad que a Juan Carlos se le permitía todo y Felipe está más sometido al escrutinio público», señala un ex asesor.
Hubo en momento en el que, desde luego, el Rey no se quedó corto. Fue en el discurso que pronunció tras el 1-O. Fuentes del Ejecutivo de Rajoy señalan que se vieron sorprendidos «no tanto porque cargase contra el independentismo, sino porque su crítica se hizo extensiva a otros partidos y el Gobierno no se lo esperaba». Se ha comentado que fue el Rey quien decidió ir un poco más lejos frente al comedimiento de Alfonsín, pero quienes conocen bien al segundo aseguran que ahí «irá siempre dos pasos por delante porque tiene la fijación de que el independentismo se puede cargar España. Lo considera el primer problema del Estado».
Esta Nochebuena, los españoles estuvieron pendientes del televisor para comprobar cómo el Rey salía del atolladero después de que se publicase que se había producido una negociación sobre el contenido del discurso y que el presidente e Iván Redondo a través de Carmen Calvo le habían exigido, a través de Alfonsín, «un lenguaje directo alejado de la habitual contención». Esa noche Felipe VI proclamó sencillamente que «los principios éticos nos obligan a todos sin excepción y están por encima de cualquier consideración de la naturaleza que sea, incluso de las personales o familiares». Lo dejó ahí con la convicción de que su postura había quedado clara al adoptar contra su padre, que no está imputado por ningún juez, varias medidas contundentes.
Los discursos de Navidad se preparan en la Zarzuela con antelación. Como siempre, a principios de diciembre, Alfonsín (armado con su iPad), Domingo Martínez Palomo y Jordi Gutiérrez, jefe de Relaciones con los Medios, delimitaron los temas. «Cuando se tuvo el borrador ultimado, con tiempo razonable, se le remitió al Ejecutivo», según Casa Real.
«Está todo muy trabajado y en esta ocasión se han empleado los mismos procedimientos tradicionales. Nunca el Gobierno negocia con la Casa ni la Casa negocia con el Gobierno. Se elabora el texto en la Casa y se le hace llegar al Gobierno para que haga las consideraciones oportunas. No tengo percepción de que haya habido un tira y afloja. Ni tengo constatación de que el Gobierno plantease un tipo de fórmula previa. Hasta donde yo sé, no ha habido una cuestión sustancial en este sentido. No creo que hubiese grandes modificaciones ni cuestiones de principios. Hay una relación extraordinariamente fluida y respetuosa con el Gobierno, que tras el discurso se pronunció de la forma más correcta y pertinente», dice un portavoz oficial a Crónica.
Tras la salida de España de Juan Carlos y las críticas que esta decisión generó en algunos sectores, el nombre de Jaime Pérez Renovales, el número 3 del Banco Santander, que acababa de escribir un artículo en defensa de la monarquía y que fue el interlocutor del Gobierno de Rajoy cuando la Ley de Abdicación, surgió como posible sustituto de un Alfonsín a quien sus detractores dibujaban quemado y cansado. Una fuente con información privilegiada atribuyó los rumores a «los importantes relevos que se han producido en la Casa del Rey por motivos naturales». Otra, de igual rango, resume la situación de otro modo: «Ni Jaime se quiere ir ni el Rey quiere que se vaya». Por sus manos pasará la futura Ley de la Corona, propuesta por el Gobierno y necesaria, pero que puede convertirse en un verdadero problema.
Al hilo del peso que Alfonsín pueda tener sobre el Rey, un portavoz de la Zarzuela reflexionaba para Crónica sobre el infundado poder omnímodo que se le atribuye a la Casa, sobre que la toma de decisiones es en realidad responsabilidad del monarca, y sobre una certeza compartida por todos los entrevistados: la seguridad de que lo que guía cada paso de Alfonsín es preservar y beneficiar a la institución.
 

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
13.491
Calificaciones
102.100
JAIME ALFONSÍN
Su frase: "Vamos a darle una vuelta"

El discreto hombre tras el discurso del Rey​

Le intervención navideña de Felipe VI desveló la huella de su protector, cuya discreción es tal que algunos Abogados del Estado le llaman 'el Mudito'. ¿Negoció con Calvo la famosa frase? La Zarzuela lo niega
Jaime Alfonsín, jefe de la Casa del Rey. BALLESTEROS / EFE

Jaime Alfonsín, jefe de la Casa del Rey. BALLESTEROS / EFE

PREMIUM
Sábado, 2 enero 2021 - 22:12
Comentar
Era imposible que aquellos cinco hombres no supieran que estaban haciendo Historia. Sentados en torno a una mesa en el Palacio de la Zarzuela diseñando los pasos que el Rey, con la imagen baqueteada por los escándalos pero aún carismático, debía seguir para abandonar su cargo. Conjurados en el secreto más absoluto.
Ese día, en primavera de 2014, Rafael Spottorno, jefe de la Casa; Alfonso Sanz Pórtoles, su secretario; Domingo Martínez Palomo, jefe del Gabinete; Javier Ayuso, director de Relaciones con los Medios -todos de la confianza de don Juan Carlos-, y Jaime Alfonsín, el jefe de la Secretaría del Príncipe de Asturias, debían resolver uno de los asuntos más peliagudos: el proyecto de ley para la abdicación. Lo comentaron. Eso podía convertirse en un problema. La Constitución ordenaba que debía aprobarlo el Parlamento y cualquier controversia habría provocado una crisis entonces apenas dibujada.
Fue Jaime Alfonsín quien desde el primer momento dio con la solución: «Vamos a no montar líos. Vamos a evitar cualquier debate profundo. La ley tendrá un solo artículo: "S. M. el Rey Juan Carlos de Borbón abdica de la Corona de España"». Incluso con tal parquedad, algunos partidos en el Congreso sacaron a relucir su apuesta por la república, pero nada comparado con lo que habría podido ocurrir si se hubiera añadido una coma más que diese pie a derrapajes sobre la sucesión.
Cuando, satisfechos, los allí presentes todavía estaban perfilando los últimos detalles del plan de renuncia, de nuevo Alfonsín, concienzudo, les dijo: «Ahora quiero enseñaros un papel para que lo discutamos». Y les mostró la agenda de los cien primeros días de Felipe VI, el Rey en ciernes, con todas sus reuniones y comparecencias estudiadas al milímetro.
Así es el hombre de confianza de Felipe de Borbón, con quien mantiene una relación profesional casi simbiótica desde hace 25 años y también de amistad. Discreto casi hasta lo enfermizo, leal, tan inteligente «como un jugador de ajedrez capaz de anticiparse cinco jugadas al resto», también tan prudente que a veces le falta cierto arrojo, según la opinión de algunos de sus amigos. Es él quien profesionalizó en su cargo al entonces Príncipe.Visto con «enorme animadversión» por don Juan Carlos -quien, sin embargo, siempre supo que era un hombre necesario-, es él quien le lleva la agenda al Rey, quien le ha estado aconsejando en las difíciles decisiones que ha tenido que tomar y quien escribe los borradores de los discursos que el monarca después revisa.
También el último, el que Felipe VI pronunció en Nochebuena -que los intereses políticos llenaron de expectativas-, seguido por la cifra histórica de 10,7 millones de españoles que querían saber si el Rey iba a penalizar aún más a su padre tras su abultada regularización fiscal. Un discurso que, en contra de lo publicado, y según aseguran a Crónica fuentes de la Casa Real, nunca fue negociado con el Gobierno.

DE LUGO A MADRID​

El origen de Jaime Alfonsín Alfonso, de 64 años, es el de una familia gallega de clase media alta con destacados profesionales en su haber. Su padre fue director de la Casa de la Moneda y subdirector de la dirección del Tesoro. Vicepresidente de la Casa de Galicia en Madrid, su firma consta en la carta con la que destacadas personalidades solicitaron a Franco la creación de la cátedra de Galaico Portugués en la Universidad Complutense, según el periodista José de Cora.



Su madre, María de la Paz, farmacéutica, era la hermana del respetado director del Hospital de San José en La Coruña e hija del farmacéutico de la Casa Da Botica de Nadela (Lugo). Fue ella quien decidió tener a su prole en Lugo, pese a que sus hijos, en realidad, acabaron pasando la mayor parte de su vida en Madrid.

Él empezó estudiando en los Jesuitas, donde su pupitre estaba junto al de Javier Ayuso, con quien -el mundo es un pañuelo- se reencontraría décadas más tarde trabajando en la Zarzuela, pero después acabó su formación en El Pilar, fábrica de ministros y de personajes relevantes en la Transicióny en los primeros pasos de la democracia. Sus amigos de infancia le recuerdan «siempre serio y discreto, buena gente», jugando de portero al fútbol, pero sobre todo le recuerdan jugando «maravillosamente» al tenis. Algunos recortes de prensa recogen su triunfo a los 17 años en el campeonato del Casino de Pontevedra y su asistencia al tradicional baile de debutantes de La Peregrina.

El Rey y Jaime Alfonsín están muy compenetrados, según quienes conocen su forma de trabajar. El jefe de la Casa del Rey, que siempre esquiva el protagonismo público para no dar un paso en falso que perjudique a la Corona, se muestra orgulloso de don Felipe. Lo describe como «un hombre que podría hacer cualquier otro trabajo de alto nivel, muy humano y capaz de tener relaciones personales y ser leal a ellas». En la foto, con el todavía Príncipe, en el año 2000. EFE

El Rey y Jaime Alfonsín están muy compenetrados, según quienes conocen su forma de trabajar. El jefe de la Casa del Rey, que siempre esquiva el protagonismo público para no dar un paso en falso que perjudique a la Corona, se muestra orgulloso de don Felipe. Lo describe como «un hombre que podría hacer cualquier otro trabajo de alto nivel, muy humano y capaz de tener relaciones personales y ser leal a ellas». En la foto, con el todavía Príncipe, en el año 2000. EFE

EL PUENTE HACIA LA ZARZUELA​

Alfonsín se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma con premio extraordinario. Dos años después ya había ingresado en el exigente cuerpo de Abogados del Estado. Pudo seguir por ese camino seguro, pero el hoy conocido economista Manuel Pizarro, ex diputado del PP, le tentó y le recomendó. De modo que a los 26 años, en 1982, era el director general más joven de la historia en el Ministerio de Administración Territorial.

«Un chico que con esa carrera dijera: "Me voy a meter en política y voy a echar una mano", cuando era el final de la UCD y se veía que iba a ganar el PSOE, lo hace porque es generoso y un patriota», señala un amigo muy cercano a aquella apuesta.

No fue la única vez que Alfonsín quebró la inercia de su trayectoria. De hecho, su decisión más importante llegó cuando, tras ocupar la jefatura de la asesoría jurídica de Barclays, ser profesor de Derecho Fiscal y de la Unión Europea en Icade y en la Autónoma y trabajar durante tres años en el despacho de Uría Menéndez -el mismo donde después se cerrarían las capitulaciones matrimoniales de Felipe y Letizia-, le ofrecieron ser el jefe de la Secretaría de su Alteza el Príncipe de Asturias, de nueva creación.

La idea se le ocurrió a Aurelio Menéndez, que había sido profesor de Derecho del Príncipe, ministro, miembro del Constitucional y premio Príncipe de Asturias. Él fue quien recomendó a Alfonsín y la operación la cerró el entonces jefe de la Casa, Fernando Almansa. Los amigos de Alfonsín dicen que nunca les ha contado cómo fue su primer encuentro con don Felipe, pero sí saben que desde que él aceptó hasta que se incorporó pasaron meses y que durante ese tiempo ni siquiera su mujer, la abogada Natalia Uranga, se enteró de lo que ocurría. (Tal es su discreción que algunos de sus colegas abogados del Estado se refieren a él cordialmente como el Mudito).

«Estaba destinado al éxito como abogado, tenía un sueldo de cinco ceros y podía haberse hecho millonario, pero lo dejó todo para ganar 60.000 euros [ahora, 140.000 brutos] y servir a un chaval que no se sabía si iba a ser como el Príncipe Carlos, que se ha plantado en la madurez sin acceder a la jefatura del Estado. Eso sólo se hace si se tiene un alto concepto del servicio público», señala un asesor de la Corona.

Por entonces Felipe acababa de regresar de su estancia en Georgetown y había que inventar su papel institucional. Era 1995. El libro La corte del Rey Felipe VI (La Esfera de los Libros, 2015) explica la diferencia que Alfonsín estableció respecto a lo que hasta entonces ocurría en Palacio. «Decidió incluir al heredero en las reuniones con sus asistentes y ahora Felipe forma parte del equipo que toma las decisiones». El Príncipe tomó contacto con todos los estratos políticos y sociales y empezó a representar a su padre en el extranjero. Y Alfonsín siempre le defendió, a capa y espada.

Ocurrió cuando el noviazgo del Príncipe con la modelo Eva Sannum. Juan Carlos exigió a su hijo que la dejara y su orden, para cuya transmisión utilizó a Almansa, le acabó costando el puesto al jefe de la Casa por exigencia del propio Felipe, que se pasó meses sin hablar con su padre. A Jaime Alfonsín ni se le habría ocurrido meterse en la vida privada del Príncipe, «pero si lo hubiera hecho, habría sido para defenderle». A él y, más adelante, a la Princesa Letizia.

El jefe de la Casa Real tiene aficiones sobrias. Le gusta regresar a Galicia a veranear, sigue jugando al tenis -también con el Rey- y se relaja dándole al golf. Y, aunque su discreción le haga parecer hosco, es extremadamente educado y muy sociable. Le gusta quedar con sus amigos para cenar siempre que puede, tiene retranca, no cuenta chistes pero los ríe y si algo llama la atención de sus amigos es que «está orgulloso de tener una relación con el Rey que trasciende lo profesional». Siempre lo describe como «un hombre que podría hacer cualquier otro trabajo de alto nivel, muy humano y capaz de tener relaciones personales y ser leal a ellas». Pero, paradójicamente, con esa militancia ha conseguido que el Emérito, «que también se llevaba mal con Letizia», «le deteste», según varios amigos de este último.

«Por competitividad entre reinados, por los celos del padre hacia el hijo que siempre acaba pagando el asesor», según uno. Según otro, «porque Jaime entendía que Juan Carlos no era ejemplar, estaba acabado e iba a cargarse la institución [una vez, para intentar explicar que no atendía a sugerencias, lo definió como «ingobernable», indica otra fuente], y el Emérito estaba convencido de que en eso influía en su hijo; en eso y en las reformas que este le proponía».

Sin embargo, «ni don Felipe ni Alfonsín mencionaron jamás la palabra abdicación». «Incluso cuando todos (y eso incluía a Spottorno) llevaban meses pensando que no había otra solución, nos sorprendía que ninguno de los dos mencionase la posibilidad. Era como un tabú, no querían quemarse con la idea de que el hijo traicionase al padre», precisa un asesor.

Felipe VI, en un momento de su discurso en Nochebuena. EFE

Felipe VI, en un momento de su discurso en Nochebuena. EFE

"VAMOS A DARLE UNA VUELTA"​

Ha llovido mucho desde entonces y el Rey -y el jefe de la Casa- ha tenido que tomar decisiones respecto a don Juan Carlos y a la institución que, además de ser dolorosas para ellos -hay notas de Alfonsín en las que se duele de lo «duros y tristes» que fueron los días en los que se decidió que el Emérito tenía que salir de España-, han sido cuestionadas. Grosso modo, por algunos monárquicos, por haber sido duras o desacertadas; y por los republicanos, por insuficientes.

Uno de los antiguos colaboradores de don Juan Carlos ve una rémora en esa falta de arrojo que atribuye a la Casa. «En eso Felipe y Alfonsín se retroalimentan», dice. Probablemente, a esa moderación serían atribuibles decisiones como optar por asistir a un notario en vez de adelantarse haciendo público el «chantaje» de Corinna Larsen cuando la ex amante del Rey Emérito se puso en contacto con Palacio, un año antes de que trascendiesen sus acusaciones en un medio británico. O aceptar las "presiones" del Gobierno para que el Rey no entregase los despachos a los jueces en Cataluña.

«El Emérito pisaba sin parar la línea roja que constitucionalmente delimita su cargo. Felipe se queda a un metro. Una de las frases más usadas por Alfonsín cuando se le propone algo que se sale del carril es: "Vamos a darle una vuelta". No es espontáneo. Pero también es verdad que a Juan Carlos se le permitía todo y Felipe está más sometido al escrutinio público», señala un ex asesor.

Sin embargo, ni siquiera los más cercanos al Rey Emérito coinciden en esta valoración. Otra fuente consultada por este periódico, que en su día estuvo al frente de una institución importante, asegura que «hay que ponerse en los zapatos de quien toma las decisiones». «Se les cuestionó, por ejemplo, la salida de España del Rey Emérito, pero no habría sido más fácil gestionar su regularización fiscal viviendo en Madrid y más con el ambiente político actual. Y en cualquier caso, no deben de estar haciéndolo tan mal cuando la Corona ha visto aumentada su aceptación más de 20 puntos con las medidas que han ido adoptando», añade.



Hubo en momento en el que el Rey -se pregunte a tirios o a troyanos- no se quedó corto. Fue en el discurso que pronunció tras el 1-O. Fuentes del Ejecutivo de Rajoy señalan que se vieron sorprendidos «no tanto porque cargase contra el independentismo, sino porque su crítica se hizo extensiva a otros partidos y el Gobierno no se lo esperaba». Se ha comentado que fue el Rey quien decidió ir un poco más lejos frente al comedimiento de Alfonsín, pero quienes conocen bien al segundo aseguran que ahí «irá siempre dos pasos por delante porque tiene la fijación de que el independentismo se puede cargar España. Lo considera el primer problema del Estado».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, este agosto en Palma de Mallorca. BALLESTEROS / EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, este agosto en Palma de Mallorca. BALLESTEROS / EFE

LA FRASE NAVIDEÑA Y EL GOBIERNO​

Esta Nochebuena, los españoles estuvieron pendientes del televisor para comprobar cómo el Rey salía del atolladero después de que se publicase que se había producido una negociación sobre el contenido del discurso y que el presidente e Iván Redondo a través de Carmen Calvo le habían exigido, a través de Alfonsín, «un lenguaje directo alejado de la habitual contención». Esa noche Felipe VI proclamó sencillamente que «los principios éticos nos obligan a todos sin excepción y están por encima de cualquier consideración de la naturaleza que sea, incluso de las personales o familiares». Lo dejó ahí con la convicción de que su postura había quedado clara al adoptar contra su padre, que no está imputado por ningún juez, varias medidas contundentes.

Los discursos de Navidad se preparan en la Zarzuela con antelación. Como siempre, a principios de diciembre, Alfonsín -armado con su iPad-, Domingo Martínez Palomo y Jordi Gutiérrez, actual director de Relaciones con los Medios, delimitaron los temas. «Cuando se tuvo el borrador ultimado, con tiempo razonable, se le remitió al Ejecutivo», según Casa Real.

«Está todo muy trabajado y en esta ocasión se han empleado los mismos procedimientos tradicionales. Nunca el Gobierno negocia con la Casa ni la Casa negocia con el Gobierno. Se elabora el texto en la Casa y se le hace llegar al Gobierno para que haga las consideraciones oportunas. No tengo percepción de que haya habido un tira y afloja. Ni tengo constatación de que el Gobierno plantease un tipo de fórmula previa. Hasta donde yo conozco, no ha habido una cuestión sustancial en este sentido. No creo que hubiese grandes modificaciones ni cuestiones de principios. Hay una relación extraordinariamente fluida y respetuosa con el Gobierno, que después del discurso se pronunció de la manera más correcta y pertinente», sostiene un portavoz oficial a Crónica.

Tras la salida de España de Juan Carlos y las críticas que esta decisión generó en algunos sectores, el nombre de Jaime Pérez Renovales, el número 3 del Banco Santander, que acababa de escribir un artículo en defensa de la monarquía y que, también abogado del Estado, fue el interlocutor del Gobierno de Rajoy cuando la Ley de Abdicación, surgió como posible sustituto de un Alfonsín a quien sus detractores dibujaban quemado y cansado.

Una fuente con información privilegiada atribuyó los rumores a «los importantes relevos que se han producido en la Casa del Rey por motivos naturales». Otra, de igual rango, resume la situación de otro modo: «Ni Jaime se quiere ir ni el Rey quiere que se vaya». Lo más probable es que por sus manos pase la futura Ley de a Corona, propuesta por Pedro Sánchez, necesaria -de hecho, tenía que haber sido formulada hace años- pero que podría ser motivo de controversia dada la actual situación política, con Podemos en el Ejecutivo y con socios de Gobierno furibundamente republicanos.

Al hilo de la influencia que el hombre de confianza del Rey pueda tener sobre sus decisiones, un portavoz de la Casa Real reflexionaba para Crónicasobre el incierto poder omnímodo que se le atribuye a la Casa; sobre que esa toma de decisiones es en realidad responsabilidad del monarca y sobre una certeza compartida por todos los entrevistados: la seguridad de que lo que guía todos los pasos de Jaime Alfonsín es preservar y beneficiar a la institución.
 
Registrado
11 Sep 2020
Mensajes
327
Calificaciones
1.541
Me llama la atención que cuando los que llevan la corona la "pifian" o toman decisiones que no son correctas para la institución, un montón de asesores tienen que conseguir encauzar y tratar de resolver los problemas de la mejor manera posible para la corona, pero al final, ellos acaban pagando también el pato.
Pasó cuando los escándalos del emérito le obligaron a dimitir y pasó cuando pidieron a Felipe que dejara a Eva Sannum.