Informaciones de Madrid

B

Borsalino

Guest
Alejandro Guillán: «Que Luar Na Lubre me aplaudiera fue muy importante para mí»

Conde Duque vibrará hoy con su mezcla de electrónica y tradición gallega, con Le Parody como teloneros y todas las localidades agotadas


1597745544238.png
Alejandro Guillán, creador del proyecto Baiuca - ABC

Nacho Serrano
MADRID Actualizado:18/08/2020 00:32h


Alejandro Guillán, antes conocido como Alex Casanova, es un compositor y músico gallego que se asentó en la capital española, y que guiado por la morriña, decidió crear en 2018 su propio camino artístico creando Baiuca, un proyecto que une la música electrónica con los sonidos propios de la tradición gallega. Esta noche (21:30h, con Le Parody como teloneros) lo presentará en Conde Duque dentro de los Veranos de la Villa, en un concierto que ya tiene las entradas agotadas.

Ahora los artistas suelen decir que cada concierto es como si fuera el primero, y a la vez el último.

Yo tengo muchísimas ganas de actuar en Madrid. Sí, después de tantos meses es como si fuera la primera vez. Y cuando las cosas empezaron a mejorar parecía que íbamos a poder dar más conciertos este verano, pero es verdad que este de Madrid puede ser el último durante un tiempo. Así que habrá que disfrutarlo al máximo.

¿Qué ha preparado para el 18 de agosto más raro de nuestras vidas?

Llevo dos pandereteiras que también cantan, y también llevo un show de visuales. La última vez que actué en Madrid fue en diciembre, en el Teatro Lara, así que ya estoy acostumbrado a ver a la gente sentada. Aunque en el Lara casi todos se pusieron de pie a la segunda canción…

Su música puede ser muy bailable, pero también invita a la contemplación de los detalles, de los matices.

Sí. Yo cuando compongo, grabo y produzco, empleo mucho tiempo en los detalles. Si escuchas mi música con detenimiento, puedes encontrar un montón de cosas que quizá pasen inadvertidas en un concierto normal. Además, la parte visual del espectáculo te sumerge en una sensación parecida a la que tendrías viendo una película.

¿Cómo se nutre de música tradicional gallega, para luego pasarla por su tamiz electrónico?

Sobre todo buceando en internet. Hubo gente que se pasó muchos años visitando casas de señoras que cantaban, haciendo grabaciones in situ, y cogiendo ese material original yo iba construyendo mi propia música. Hay veces que me baso más en mis propias composiciones, pero otras sí que trato de visibilizar esas canciones tradicionales, porque son canciones que no se suelen escuchar.

En su proyecto hay una motivación cultural que va más allá de la música, ¿verdad?

Sí, trato de exponer lo que puede aportar la cultura gallega en general. Y también me lo tomo como un viaje personal. Yo no vengo del folk, tocaba la gaita pero no estaba en los círculos más tradicionales. Por eso esta experimentación me ha permitido descubrir cosas que no conocía, o que tenía olvidadas desde que las escuché en mi infancia. Es un recorrido que todavía siento muy fresco, y que desarrollaré aún más en mi próximo disco, que saldrá el año que viene. Hay mucho por explorar.

¿Alguna vez ha sufrido algún ataque purista, como les pasa a algunos artistas que hace música contemporánea basada en la tradición andaluza?

Ataques serios, no. En las redes te puedes encontrar cualquier cosa, pero en realidad me llevo más sorpresas para bien. Una vez toqué en un festival, en el que me tocó actuar después de Luar Na Lubre, que es uno de los grupos más importantes de música tradicional gallega de las últimas décadas, y me alegró muchísimo ver que se ponían en primera fila para verme. Y que disfrutaban de mi actuación. Nunca te esperas que gente con tantísimo recorrido vaya a prestarte atención, y sin embargo acabaron aplaudiéndome. Eso fue muy bonito, algo muy importante para mí.

 

B

Borsalino

Guest
La Puerta del Sol, zona libre de coches: Madrid cierra la plaza al tráfico hoy para su peatonalización

El Kilómetro Cero gana 5.546 metros cuadrados de espacio para los viandandes antes de la reforma que comenzará en 2021

1597924749414.png

Marta R. Domingo
MADRID
Actualizado:20/08/2020 12:06h

Después de tres décadas, el peatón reconquista el corazón de Madrid. El camino iniciado por el alcalde Enrique Tierno Galván en 1986 -que fue el primero en decretar el cierre al tráfico de calles aledañas como la de Preciados- culminará hoy con la peatonalización completa de la Puerta del Sol, que ya es una zona libre de coches. Al transformar los dos carriles de la calzada del tramo de la calle Mayor que atraviesa el Kilómetro Cero en un área reservada para viandantes, se eliminarán hasta 7.000 desplazamientos diarios por este eje y el epicentro de la ciudad volverá a ser un entorno libre de humos.

La Puerta del Sol, antes de la reforma de 1950

La Puerta del Sol, antes de la reforma de 1950 - ARCHIVO ABC

Tras la publicación hoy del decreto firmado por el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, entrará en vigor este cambio que llegará antes que la reforma completa de la plaza más emblemática de la capital. El equipo liderado por José Luis Martínez-Almeida culmina el trabajo iniciado por sus antecesores: Alberto Ruiz Gallardón (PP), que emprendió del cierre al tráfico de las calles del Arenal, Montera y la plaza de Callao y una transformación de la propia plaza para ganar un 83 por ciento de la superficie para el peatón; y Manuela Carmena (Ahora Madrid), que conectó a pie la Puerta del Sol con la plaza de Jacinto Benavente al suprimir el tráfico rodado en la calle de Carretas.



El plan que ahora se pone en marcha se enmarca dentro de la Estrategia Madrid 360 para reducir las emisiones contaminantes de la ciudad y cumplir así con el límite marcado por la Unión Europea.

Tal y como anunció el propio regidor el pasado enero, la actuación no sólo comprende a la propia Puerta del Sol, sino que la peatonalización se extenderá hacia la manzana del complejo Canalejas y, en el otro extremo, hasta la calle de los Esparteros, un vial que sufrirá un cambio de sentido.

De esta manera, los viandantes ganarán 5.546 metros cuadrados de espacio distribuidos en seis tramos con los que no contaban hasta ahora al estar ocupados por la calzada: 1.555 metros cuadrados de la Puerta del Sol; 1.448 metros cuadrados de la calle de Alcalá; 945 metros cuadrados de la carrera de San Jerónimo; 817 metros cuadrados de la calle Espoz y Mina; 546 metros cuadrados de la calle de la Victoria, y 235 metros cuadrados de la calle Mayor.

Recreación del proyecto de Linazasoro y Sánchez para reformar la Puerta del Sol

Recreación del proyecto de Linazasoro y Sánchez para reformar la Puerta del Sol - ABC

Como las obras definitivas en el Kilómetro Cero no comenzarán hasta el año que viene, el Consistorio ha colocado nuevas señales específicas verticales y ha pintado otras concretas en la calzada en cinco puntos del entorno para avisar a los conductores del cierre al tráfico.

Estas advertencias están situadas en la calle del Correo, en la calle de la Cruz con Espoz y Mina, en la calle de la Victoria con la de la Cruz, en el acceso de la calle de Alcalá con Sevilla, y en Mayor con Esparteros.

No se situarán vallas para poder permitir la carga y descarga en la zona, pero los agentes de Movilidad y la Policía Municipal establecerá controles para evitar el acceso indebido de los vehículos privados. Los coches que accedan a este nuevo área restringida serán sancionados con una multa de 90 euros.

Afecciones en la EMT y taxi

Con este cambio se suprime la bolsa de taxis y diez líneas de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) tendrán que adaptarse a la actual distribución del espacio en Sol.

Las rutas que se verán afectadas por esta reordenación son las diurnas 3, 5, 15, 20, 51, 53 y 150, así como las nocturnas N16, N25 y N26. No obstante, un equipo de agentes del Servicio de Atención Móvil (SAM) de la EMT estará hoy, desde primera hora de la mañana, en la Puerta de Sol para distribuir 10.000 folletos informativos sobre todas estas afecciones.

En cuanto al vehículo privado, el Ayuntamiento aconseja dos alternativas al cierre de la plaza.

Por un lado, para acceder a la calle Mayor, se recomienda circular por la calle de los Esparteros, seguir hasta la plaza de la Provincia hasta la calle Imperial y ya acceder a la calle de Toledo.

Por otro lado, desde la calle de Atocha, la mejor opción es tomar el túnel de Plaza Mayor/Bailén para salir a la plaza del Comandante las Moreras, continuar por la calle Mayor y retomar el itinerario anterior.

Un nuevo «Ágora»

Una vez recuperado el 100% del espacio peatonal, en el horizonte está el futuro proyecto de reforma de la Puerta del Sol, con el que se buscará que sea más verde y menos caótica.

El Consistorio recuperó el pasado enero el diseño de los arquitectos José Ignacio Linazasoro y Ricardo Sánchez, que en 2014 fueron los ganadores de un concurso internacional en el que se presentaron 146 propuestas.

Con este plan, según consta en la memoria, se pretende «recuperar el orden y la forma» de Sol, «reagrupando las funciones» y «ordenando los elementos de la plaza».

Para lograrlo se desplazarán los quioscos, las fuentes y la estatua de Carlos III para dejar el máximo espacio en el centro.

En el arco norte se instalarán bancos de piedra corridos y árboles que delimitarían el área comercial y enmarcarán el espacio diáfano central.

En ambos extremos, junto a las bocas de Metro y los ascensores, se agruparán en dos pabellones los quioscos que ahora están dispersos por toda la plaza y se abrirá un espacio para terrazas.

El monumento de Carlos III también se desplazará hasta colocarlo en paralelo a la Real Casa de Correos y estará alzado sobre un peralte del terreno.

El objetivo del Consistorio es que las obras comiencen en 2021 y se calcula que la intervención se prolongará durante algo más de un año.

«Este es un gobierno que actúa, que toma decisiones, que entiende la sostenibilidad como un compromiso, no solo como una pancarta», afirmó Martínez-Almeida el pasado 10 de julio, cuando anunció que adelantaba el cierre del tráfico en Sol, el primer paso para su metamorfosis final.

Más Madrid, el principal grupo de la oposición, apoya la filosofía de esta transformación, pero considera que es «insuficiente».

Defienden que el Consistorio debe extender las peatonalizaciones más allá del centro de la ciudad «con intervenciones rápidas» como la que se llevará a cabo hoy.

También piden reconsiderar o reformular el proyecto, para que el Kilómetro Cero deje de ser una «plaza dura» y se haga más amable al aportar vegetación.

Desde la Asociación de Vecinos Las Cavas-La Latina, sin embargo, se mostraron críticos con la peatonalización de Sol. «Toda esa zona se convertirá en un parque temático, en un centro comercial en la vía pública», auguran. Lamentan también que los desvíos de la línea 3 de la EMT, que usan sobre todo los mayores para ir al centro de salud de las Cortes, les obligarán a caminar «varios kilómetros».

 
B

Borsalino

Guest
1597990336410.png

El triángulo de la Covid en Madrid: el cóctel explosivo que dispara los contagios en el sur de la capital

Los casos se multiplican en los distritos más pobres, con unas peores condiciones habitacionales y de trabajo. La incidencia en Usera supera ya a la de Aragón.

21 agosto, 2020 03:16
José Andrés Gómez


Madrid fue entre los meses de marzo y mayo el epicentro de la Covid-19 en España. Una comunidad cuyo sistema sanitario colapsó, que tuvo que habilitar una morgue en el Palacio de Hielo para acoger cuerpos de fallecidos por coronavirus, y en cuyas residencias y hospitales murieron más de 15.000 personas. Estos días, Madrid vuelve a ser la triste protagonista de la pandemia en nuestro país debido a una alarmante escalada de casos que colocan a la capital en el ojo del huracán, con cuatro distritos especialmente afectados fruto de una transmisión descontrolada del virus.

La Comunidad de Madrid se ha convertido en un auténtico polvorín en las últimas semanas. Según datos del Ministerio de Sanidad, de los 3.349 positivos que se notificaron en España este jueves, 1.020 (el 30% del total en España) corresponden a Madrid. En los últimos 14 días, en la región se han identificado más de 19.207 infectados y la incidencia se ha disparado hasta los 288,3 casos por cada 100.000 habitantes, el doble de la media española. Así, según datos de la propia Comunidad, Madrid sumaba ayer 1.089 pacientes hospitalizados y 128 en UCI.


Si bien es cierto que estas cifras representan alrededor del 9,5% de la ocupación total de las camas disponibles y que la situación no se puede comparar con la que se vivió durante marzo y abril, la tendencia es más que preocupante. Hace dos semanas, el 6 de agosto, Madrid tenía 317 infectados en los hospitales y 43 pacientes en UCI. Si echamos la vista un poco más atrás, el 23 de julio, estas cifras se situaban en 115 y 26 respectivamente. Es decir, en apenas un mes, el número de hospitalizaciones por Covid se ha multiplicado casi por 10, con 82 nuevos fallecidos. Y aún no ha llegado septiembre, con la vuelta a la capital de cientos de familias y el incierto regreso a clase de decenas de miles de escolares.


"El número de contagios lleva creciendo de forma muy regular desde hace un mes, sin pinta de frenar. Y si miramos la ocupación de UCIs y hospitales, cada semana se dobla", advertía a EL ESPAÑOL Saúl Ares, investigador en el departamento de Biología de Sistemas del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC. Lo peor es que, al menos durante las próximas dos semanas, la situación en los centros de salud -que ya se encuentran al límite- y en los hospitales no tiene pinta de mejorar.

Los cuatro distritos más afectados
La incidencia de la Covid-19 se está cebando especialmente con cuatro distritos de la capital, curiosamente los que tienen una menor renta per cápita (alrededor de 10.000 euros de media, según los últimos datos del INE). Carabanchel, Puente de Vallecas y Villaverde, con Usera en el centro del triángulo, han visto cómo el número de contagios ha aumentado de una forma dramática. Los centros de salud se encuentran sobrepasados ante la escalada de casos, y hospitales como el 12 de Octubre, situado entre los distritos de Usera y Puente de Vallecas, se han visto obligados a suspender cirugías y aplazar consultas programadas.

Así, según el último Informe Epidemiológico Vigilancia de Covid-19 de la Comunidad de Madrid, publicado el pasado martes, Usera es el distrito que se encuentra en una peor situación: suma 757 positivos de Covid en los últimos 14 días y tiene una incidencia acumulada de 528,8 positivos por cada 100.000 habitantes, una cifra muy por encima de la de Madrid capital, con 231,8 casos por cada 100.000 habitantes, y que supera la de Aragón (509,67), la comunidad más afectada de España y de Europa.

Carabanchel es el segundo distrito más afectado con 1.047 infectados por Covid-19 entre el 3 y el 16 de agosto y una incidencia acumulada de 401,5. Así, le siguen Puente de Vallecas, con una incidencia de 399,3 casos, y Villaverde, con 379,3. La incidencia que se da en estas zonas duplica y triplica la que actualmente tiene Cataluña y sobrepasa por mucho los márgenes que maneja el Centro Europeo para la Detección y Control de Enfermedades (ECDC) para declarar una zona como de "alto riesgo".

¿Qué es lo que está ocurriendo en estos distritos para que la incidencia duplique y casi triplique a la de otros como Chamberí (175,8) o Moncloa-Aravaca (155,9)? "Habitualmente cuando vemos un incremento de casos pensamos en la mascarilla, en la higiene de manos o en la distancia de seguridad, pero solemos fijarnos muy poco en lo que verdaderamente permanece, los factores estructurales", advierte Javier Padilla, médico de Atención Primaria en un centro de salud de Fuencarral (Madrid) y coautor junto al epidemiólogo Pedro Gullón de Epidemiocracia (Capitán Swing, 2020), donde analizan los factores sociales y políticos relacionados con la epidemia.

Hacinamiento y transmisión comunitaria
Según explica Padilla a EL ESPAÑOL, los cuatro distritos de Madrid más afectados tienen características comunes que propician que se estén dando los cifras de contagios que se manejan en la actualidad. "Creo que deberíamos dirigir la mirada a dos ámbitos fundamentales para entender la situación: las condiciones habitacionales y las condiciones de trabajo", explica el médico madrileño. "En estos distritos las condiciones de vivienda son peores. Muchas personas viven hacinadas y una parte muy importante trabaja en el sector servicios, por lo que están de cara al público mucho tiempo. Además, las largas jornadas de trabajo dificultan que se puedan mantener las medidas de distanciamiento", añade.

El coautor de Epidemiocracia señala un tercer aspecto que propicia este 'cóctel explosivo' que no está del toco claro pero que también podría ser un factor a tener en cuenta: el mayor uso del transporte público por parte de las personas que viven en los distritos más populares de Madrid. "Es cierto que es un tipo de contacto que puede no ser muy contagioso porque existe una alta tasa de recambio, no se suele ir hablando y exhalando partículas", sostiene. "Pero también es cierto que se dan aglomeraciones. Es posible pensar que se trata de un lugar de contagio en el que no se detectan brotes porque es mucho más difícil hacer una trazabilidad".

En la última semana, la Comunidad de Madrid ha anunciado distintas medidas para tratar de frenar una escalada de casos que sociedades médicas y sanitarios achacan principalmente a la falta de rastreadores y el nulo refuerzo de los centros de salud durante el periodo estival, que se han visto muy mermados por las vacaciones del personal. Una de ellas es la realización de unas 1.000 pruebas PCR diarias y aleatorias en las zonas más afectadas de la capital, que suman alrededor de 800.000 habitantes.

El objetivo, en palabras del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, no es otro que "detectar precozmente la infección por Covid-19 en personas asintomáticas e indicar su aislamiento para cortar la cadena de transmisión de la enfermedad". Sin embargo, en opinión de Padilla, no es una medida adecuada de control en un momento en el que existe una transmisión comunitaria descontrolada y no se es capaz de identificar brotes o los orígenes de la infección. "En el mismo momento en el que la Comunidad hace un muestreo aleatorio para hacer PCR en unas determinadas zonas se está reconociendo de forma implícita que ha perdido la trazabilidad".

Las esperanzas ahora, tanto para los distritos más afectados como para la Comunidad en general, se centran en el que las restricciones implementadas surjan efecto. El objetivo no es otro que llegar a septiembre, con la vuelta de vacaciones y la reapertura de los colegios, con el menor volumen de contagios posible. Sin embargo, la incertidumbre es grande y las próximas semanas serán decisivas, tal y como advirtió el investigador del CSIC Saúl Ares a EL ESPAÑOL: "Los positivos nuevos ya no podemos evitarlos y en las próximas semanas serán pacientes a tratar, pero habrá que poner toda la carne en el asador para que la sitaución no se vaya de madre".

 
B

Borsalino

Guest
Retiran la Noria del Huerto del Francés del Retiro para reparar sus daños

Los muros, alberca y elementos de obra civil se habían deteriorado y se van a sustituir conforme a su diseño original

1598093504385.png
Una grúa traslada las ruedas de la Noria del Huerto del Francés del Retiro para su restauración el pasado miércoles

Marta R. Domingo
Marta R. Domingo
MADRID
Actualizado:22/08/2020 10:39h

El Huerto del Francés del Retiro permanece estos días sin su icono más representativo, la Noria de agua, un vestigio que explica el funcionamiento de la ya extinta Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro, situada en tiempos de Carlos III–entre 1759 y 1808, hasta que las tropas napoleónicas se acuartelaron en el taller–donde ahora se erige la célebre estatua del Ángel Caído. Una grúa retiró el pasado miércoles las gigantescas ruedas de la Noria para su restauración.

«Los muros, alberca y elementos de obra civil por los que se producía perdida de agua, como la noria, propiamente dicha, de madera, se habían deteriorado y se va a sustituir conforme a su diseño original», explicaron a ABC fuentes del Área de Medio Ambiente.

La noria original, tirada por animales, formaba parte de un conjunto hidráulico que fue hallado en los trabajos arqueológicos que en esta zona se llevaron a cabo entre los años 1996 y 2000. La restauración del complejo y la reconstrucción de la noria que ahora está en reparación se ejecutaron al terminar las excavaciones, bajo la dirección del arquitecto Jaime Lorenzo Saiz-Calleja.


 

B

Borsalino

Guest
Instalan en El Retiro los paneles informativos para evacuaciones de emergencia

Colocadas en los accesos al parque, las 22 pantallas se activarán a principios de septiembre y a finales del mismo mes se implantará en el centro del recinto un sistema pionero de megafonía con un único altavoz.

1598162393706.png
Un ciclista accede al Retiro por una de las puertas en las que ya han instalado una de las pantallas informativas para evacuar el parque - MAYA BALANYA

Marta R. Domingo
MADRID
Actualizado:21/08/2020 23:51h


El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a instalar en los acceso del Retiro las pantallas para informar de las recomendaciones, cierres parciales o totales del parque y niveles de alerta del protocolo para situaciones meteorológicas adversas que, junto con la megafonía, servirán para evacuar el recinto -de 118 hectáreas- con rapidez ante una situación de emergencia. Como ya avanzó ABC, los paneles comenzarán a funcionar a principios del próximo septiembre, mientras que el altavoz estará en marcha a finales del mismo mes.

El Área de Medio Ambiente y Movilidad, de la que depende el parque, ha recibido un total de 25 paneles y 22 son los que ahora se están instalando en las puertas del «pulmón» madrileño. En algunas entradas, dada su amplitud, se van a colocar dos pantallas. Los tres indicadores restantes se quedarán almacenados para reponer alguno cuando fuera necesario.

En cuanto a la megafonía, se implantará un sistema pionero con un único altavoz que se situará en el centro del parque. «Está calculado para que se oiga razonablemente bien en todo el parque sin afectar al vecindario», indicaron a este diario desde la consejería que dirige Borja Carabante.

Esta medida de prevención llega dos años después de que la caída de un gigantesco pino matase en el acto a un niño de cuatro años, Darío, y dejase herido a su padre. Con el fin de evitar más sucesos fatales como este, el PP elevó al pleno de Cibeles -entonces gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid)- una proposición, que fue aprobada por unanimidad.

Sin embargo, los trabajos para su instalación no comenzaron hasta el pasado 13 de abril. Según explicaron desde Medio Ambiente, su colocación se retrasó por la demora en el suministro de material por el Covid-19. En junio fue cuando los operarios empezaron a abrir paso a la canalización eléctrica nueva que une cada arqueta de alumbrado con el muro exterior del cerramiento del parque, donde se están poniendo ahora las pantallas.

Revisión del protocolo
De forma paralela, el Área de Medio Ambiente ha comenzado la revisión del protocolo ante inclemencias climáticas. En los próximos meses, se trasladará el borrador a la Comisión Local de Patrimonio para que realicen sus observaciones antes de que el texto definitivo sea elevado a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento.

La actualización del protocolo que está en marcha tiene como objetivo concretar en cada parque las medidas que se deben aplicar según el escenario y las características de cada espacio verde. El Área de Medio Ambiente considera que se debe tener en cuenta la singularidad de cada recinto, puesto que no es lo más idóneo establecer las mismas variables y condiciones en El Retiro, que posee árboles centenarios, que en el Rey Juan Carlos o en Madrid Río, ya que son proyectos más recientes en los que los ejemplares fueron plantados hace apenas unos años. Por ello, se ha solicitado un documento con todas las correcciones, adendas y matizaciones legales que exija la puesta al día del actual texto con el fin de establecer cómo actuar en cada uno de los ocho grandes parques.

El protocolo vigente establece cuatro niveles de alerta según unas variables meteorológicas. Se tiene en cuenta la intensidad de las nevadas o la velocidad de las rachas de viento y la temperatura máxima prevista. Todo ello afecta a la caída de árboles, ya que tiene que ver con la humedad de suelo y con la resistencia de sus raíces y ramas. Desde que se reabrieron estas zonas verdes, tras 72 días clausurados por el coronavirus, el Ayuntamiento tuvo que decretar alerta naranja incluso el primer día. También se cerró entero varias veces al elevarse la alarma al nivel rojo y ayer se activó la amarilla, que mantiene zonas balizadas.

 
B

Borsalino

Guest
Apple cierra todas sus tiendas de Madrid desde este lunes por los rebrotes de coronavirus en la Comunidad

SARA RÍOS 24.08.2020 - 07:55H

Se trata de un cierre temporal mientras siguen de cerca la evolución epidemiológica.

1598254099184.png


Fachada de la Apple Store de la Puerta del Sol de Madrid.STREET VIEW

Las Apple Store de toda la Comunidad de Madrid cierran desde este lunes 24 de agosto debido al incremento de los casos de coronavirus en la región, que en los últimos días superaban los 1.000 contagios diarios.

Tal y como informa Apple en un comunicado remitido a 20minutos.es, "debido a las condiciones actuales de la Covid-19 en algunas de las comunidades a las que servimos, estamos cerrando temporalmente las tiendas en estas áreas".

Es el caso también de Zaragoza, cuya única tienda ya permanece cerrada desde principios de este mes de agosto. La compañía apunta que desconoce si esta medida se ampliará al resto de tiendas que tiene en España.

Según Apple, este paso se toma "con mucha precaución" mientras continúan siguiendo de cerca la situación epidemiológica en cada zona. "Esperamos que nuestros equipos y clientes regresen lo antes posible", han asegurado en dicho comunicado.

De este modo, las tiendas de Apple que permanecerán temporalmente cerradas en la Comunidad de Madrid son las de Arroyomolinos (centro comercial Xanadú), Leganés (centro comercial Parquesur), Madrid (Puerta del Sol) y Majadahonda (centro comercial Gran Plaza 2).

Asimismo, desde la compañía informan de que aquellos usuarios que necesiten ayuda con un producto de Apple pueden encontrar todos los servicios disponibles a través de la página web. Las reaperturas y horarios de las tiendas están accesibles a través del enlace: https://www.apple.com/es/retail/.
 

B

Borsalino

Guest
Así es la campaña del Ayuntamiento de Madrid que conciencia sobre el ahorro de agua

by Carla Parras 23/08/2020in Cartel, Publicidad

La campaña, realizada por la agencia de publicidad September, busca concienciar sobre la importancia del ahorro de agua. Para dar ejemplo, han reutilizado la cartelería de anteriores campañas ahorrando el agua del proceso de producción.

1598343426294.png


La agencia de publicidad September ha sido la encargada de desarrollar la campaña ¿Cuál será la gota que colme el vaso? para el Ayuntamiento de Madrid. Su objetivo principal es concienciar sobre la importancia del ahorro de agua y consumo sostenible y transmitir la importancia que suponen los pequeños actos de nuestro día a día.

A través de elementos gráficos, se plasma cuántos litros de agua podemos ahorrar al cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, poner en marcha el lavavajillas cuando esté lleno o elegir productos locales y de temporada.

Es una campaña única y novedosa que participa en el propio propósito de la campaña: ahorrar agua. ¿Cómo? El papel usado para la cartelería de los exteriores es el mismo que el que se utilizó en anteriores campañas del consistorio, pero usando su parte posterior.

1598343505123.png

1598343556430.png
1598343576194.png
1598343592643.png


Belén Graña, Creative Copywriter de la agencia de publicidad September, explica cómo surgió la idea creativa de la iniciativa: «Cuando el Ayuntamiento nos encargó esta campaña, quisimos partir de un mensaje simple: el impacto de cada una de nuestras acciones, por pequeñas que parezcan, puede ser el detonante de una emergencia real».

«Teníamos que decirle a la gente que tratase de cambiarlas para conseguir ahorrar, pero, ¿y nosotros qué? Decidimos que, para pedir un cambio en la gente, nosotros debíamos también ser parte del cambio, convirtiendo la campaña, en un ejemplo del ahorro de agua», apunta Graña.


La campaña, que ha tenido una duración de dos semanas, también cobra vida en la web ahorraagua.madrid.es. ¿Cuál será la gota que colme el vaso? se apoya, además, en datos reales del ahorro que supone cambiar pequeños gestos de nuestro día a día.

Sin duda, esta campaña constituye la manera perfecta de predicar con el ejemplo y demostrar que, desde la conceptualización hasta la ejecución, una campaña puede cumplir con su propósito, además de transmitirlo.

Ayuntamiento de Madrid.


1598343674087.png
1598343692888.png
1598343711540.png
1598343799467.png
1598343817684.png
 
B

Borsalino

Guest
El Instituto de Medicina Legal «resucita» la Ciudad de la Justicia de Madrid
El edificio quiere convertirse en referente de la investigación de la pandemia; tendrá salas de autopsia para fallecidos por Covid-19

1598613575129.png

Sara Medialdea
MADRID Actualizado:28/08/2020 00:15h


Después de más de 40 años en funcionamiento, el Instituto Anatómico Forense de la Ciudad Universitaria cerrará sus puertas y se mudará a las modernas instalaciones del Instituto de Medicina Legal. El «donut» de Valdebebas, única construcción levantada del fallido proyecto de Campus de la Justicia, abrirá el próximo otoño y albergará salas de bioseguridad donde poder realizar autopsias a víctimas del Covid-19. Será, explicó el consejero de Justicia, Enrique López, el primer paso para la reagrupación de sedes judiciales que estaba en el espíritu del Campus.

Pero además quiere convertirse en un referente de la investigación y la lucha contra el coronavirus, gracias a sus diez laboratorios, las 49 meas de autopsia y su capacidad para albergar 225 cadáveres. Este edificio ya se utilizó como morgue improvisada durante la primera oleada de la pandemia. Su emplazamiento, anexo al nuevo Hospital de Emergencias Isabel Zendal, le convierte en tremendamente útil para el centro hospitalario. «Serán los profesionales de la forensía los que, a través de la investigación y el estudio, nos ayuden a combatir el Covid-19, dando cobertura al Hospital de Emergencias», dijo el consejero.

López ve el edificio como «la punta de lanza de lo que va a ser la futura concentración de todos los inmuebles del partido judicial de Madrid, construidos en esta zona junto a este edificio». El inmueble se pondrá en marcha en otoño.

Obras
El inmueble cuenta con ocho plantas. Aunque estaba terminado, llevaba años cerrado y sin uso. En la actualidad, se realizan trabajos de acondicionamiento y adaptación, por un importe de 4,3 millones de euros.

 
B

Borsalino

Guest
La tristeza de un Madrid sin Rastro
Vendedores del Rastro han 'tomado' Callao en la tarde de este jueves para reivindicar una solución y la posibilidad de volver a vivir de lo que venden en sus puestos

1598614527109.png
Foto Ángeles Caballero

27/08/2020 22:23

Concepción nació en noviembre de 1938 en Cuenca, pero siempre se consideró mocita madrileña. Criada en la calle de Zurita, en pleno Lavapiés, cayó bien pronto rendida a los encantos de otro de los epicentros castizos de la ciudad: el Rastro. Cuentan las crónicas familiares de sobremesa que acudía con enorme afición al mercadillo más conocido de la ciudad atraída por los encantos de las tiendas de muebles. Pero lo que recuerdan es que una vez, en vez de aparecer con una mesa o una lámpara, volvió a casa con un cachorro de perro de raza desconocida. Otra vez se presentó con una gata, a la que por su porte aristocrático llamaron Cocó, en homenaje a Chanel.

Concepción lamentaría la situación que vive hoy su escapada de los domingos. Aunque no tanto como el millar de familias que viven sin los ingresos de sus respectivos puestos. Le echan la culpa al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, al que denominan ‘Pinocho’. Sabe el regidor de la capital que ha tenido apodos peores. Este domingo celebrarán la décima concentración en la plaza de Cascorro, en la que reivindicarán una solución y la posibilidad de volver a vivir de lo que venden en sus puestos.



Foto: Á. Caballero.

Foto: Á. Caballero.

Pero en la tarde de este jueves, han ‘tomado’ Callao. Eran un puñado de vendedores, escrupulosamente separados por la distancia social, con mascarillas y pancartas caseras, pidiendo firmas y auxilio. Observados por las decenas de madrileños que salían por la boca del metro y por aquellos que cruzaban la plaza desde las calles de Preciados y de El Carmen cargados de bolsas en dirección a Gran Vía. Observados también por Jorge García Castaño, concejal de Más Madrid, que sigue sin entender el bloqueo y la inacción por parte del ayuntamiento.

“Pon mi nombre, por favor, soy Inés María Masa”. Lleva 38 años viviendo de su puesto de ropa en el Rastro. Como vecina, tiene a su hermana, que vende bisutería. Pero este jueves, en Callao la acompaña Cristóbal, que lleva cuatro décadas vendiendo camisetas. “Nos han querido echar todos, Gallardón, Aguirre… A mí no me engañan, hay intereses ocultos detrás. Queremos una mesa de trabajo con el alcalde”, explica Inés algo nerviosa, con una raya negra del ojo perfectamente delineada, igual que su flequillo. De fondo suenan Rozalén y luego 'Resistiré' y el 'Bella ciao'. Un par de policías municipales observa el asunto con cierto hastío, quizá provocado porque este maldito calor de agosto aumenta lo incómodo del uniforme.



Foto: Á. Caballero.

Foto: Á. Caballero.

Esos intereses ocultos tienen poco de esotérico y sí mucho de capitalismo, aseguran. Acusan al actual alcalde de Madrid, aún reconvertido en Churchill por obra y gracia de la pandemia, de utilizar el coronavirus como excusa para echarles de la zona. “Nos ofrecen irnos a la Gran Vía de San Francisco. ¿Qué pasa, que allí no hay virus? En las tiendas de por aquí, que son espacios cerrados, ¿tampoco?”, explican.

Las propuestas de uno y otro lado de las negociaciones parecen condenadas a no entenderse. Las asociaciones afirman que, desde el primer momento, pusieron sobre la mesa la opción de abrir solo el 50% y alternarse cada domingo. El ayuntamiento, por su parte, teme la masificación de los domingos que caracteriza a este mercado, y les propone cambiar la ubicación y segmentarse. Las asociaciones lo llaman “convertirlo en guetos”. También hablan de que el verdadero objetivo es urbanístico. Hacer pisos turísticos. Cambiar el Rastro tal y como lo conocemos. Sí, sale el nombre de Florentino Pérez en las conversaciones.

Carmen vive en Getafe y lleva cuatro décadas vendiendo bisutería, artesanía y también cosas de segunda mano. “Pero en tantos años, he vendido de todo”, dice. Explica que no es esta su única fuente de ingresos, que tiene los de un alquiler y además vive con una hija que también trabaja. Inés y Cristóbal ya hablan de ahorros diezmados y de la precariedad que también padecen en los bancos de alimentos. “Muchos compañeros de aquí han tenido que prorrogar la hipoteca, pedir ayuda a la familia, ir por primera vez a Cáritas. No pueden seguir sosteniendo el argumento de la pandemia. Que nos reciba, por favor, que no quiere”, explican.



Especie de alfombra con imágenes recogidas cualquier domingo del Rastro. (Á. C.)

Especie de alfombra con imágenes recogidas cualquier domingo del Rastro. (Á. C.)

Cerca de la boca del metro, uno de los concentrados empieza a bramar contra la policía. Al parecer, los municipales han multado a uno de los asistentes por no querer mostrar su DNI. “Vamos, hombre, 3.000 euros por eso. Somos un país de idiotas”, protesta. Sus conocidos le piden calma.

Un vecino de Lavapiés que prefiere no dar su nombre observa con escepticismo la escena y a la que escribe. “Tu medio es bastante conservador, por decirlo de forma educada”, espeta. Cuenta la labor encomiable de las asociaciones de vecinos, se queja de la falta de atención del actual Gobierno de la plaza de Cibeles, al que acusa de gobernar solo para los suyos. “Este tipo de iniciativas populares, de mercados de autogestión, no les interesan. Es capitalismo, es una ideología nacionalcatólica, es franquismo. Es patético”, explica.

Vuelvo a casa intentando recordar en cuántas crónicas y en cuántos libros saldrá mencionado el Rastro. Uno de esos sitios únicos e imprescindibles en Madrid al que hay que ir liberado de prisas y claustrofobias. Antes de entrar en el metro, echo un vistazo al suelo; en concreto, a una especie de alfombra que acoge imágenes recogidas cualquier domingo del Rastro. No veo a Concepción. Y me cuesta imaginar un Madrid sin Rastro.

 
B

Borsalino

Guest
Finaliza la restauración del muro histórico de la Casa de Campo

Los trabajos de recuperación, con una inversión de 370.000 euros, han permitido «evitar que continuara el deterioro» de la tapia -de ladrillo y mampostería con cubierta de granito- y que «no se cayera»

1598701041725.png
Tramo del muro de la Casa de Campo restaurado - AYUNTAMIENTO

Marta R. Domingo
MADRID Actualizado:29/08/2020 00:15h

Después de nueve meses de trabajo de restauración, las rejas y tajamares del muro histórico de Casa de Campovuelven a lucir como cuando se construyeron en 1769 por orden de Fernando VI. Los trabajos de recuperación, con una inversión de 370.000 euros, han permitido «evitar que continuara el deterioro» de la tapia -de ladrillo y mampostería con cubierta de granito- y que «no se cayera».

Los elementos que se habían perdido se han repuesto con materiales que tienen las mismas características que los originales. De hecho, los ladrillos nuevos se han fabricado de forma artesanal en un tejar con cocción en horno de leña. El muro primigenio fue ejecutado por el arquitecto Pedro Rodríguez, mientras que el proyecto de la Reja del Antequina es de José de la Ballina, colaborador de Sabatini y autor del palacio del Capricho.

La obra se ha dividido en tres actuaciones diferentes. La primera ha consistido en proteger el muro frente a los efectos del agua. Para ello, se ha retirado la tierra acumulada en las inmediaciones, se han recuperado los aliviaderos y se han consolidación los muros y tajamares.

La segunda intervención ha sido la más determinante, ya que ha consistido en frenar la degradación y reparar los desperfectos de la tapia. Los trabajos de esta fase se han centrado en limpiar y sanear el muro; retirar materiales inapropiados; consolidar elementos removidos o fracturados y reponer las piezas que faltan. El proceso de limpieza ha consistido en la eliminación de manchas y algas, musgos, hierbas y zarzas.

Y el tercer y último eje ha sido el acondicionamiento y puesta en valor mediante la accesibilidad y señalización de los accesos a la zona más recóndita. Se han dispuesto carteles informativos para facilitar el reconocimiento de los lugares históricos y fomentar el respeto y valoración de este Bien de Interés Cultural.

 
B

Borsalino

Guest
La agonía de la Gran Vía: no hay ni colas en Primark

ANA DEL BARRIO
Madrid
Domingo, 30 agosto 2020 - 01:39

Tiendas valladas a cal y canto, hoteles y musicales cerrados, bares desiertos... La calle más popular de Madrid languidece.

1598782033642.png
Restaurantes cerrados en Gran Vía. ÁNGEL NAVARRETE

Son las 20.00 horas del pasado miércoles. Un grupo de cinco camareros charla en torno a la barra. Están mano sobre mano. No hay ni un alma en esta amplia cafetería de la Gran Vía, que cuenta con mesas muy separadas y mamparas de plástico para dividir los espacios.

«Desde las 4 de la tarde no ha entrado nadie ni para tomarse un café. La sensación es desalentadora», explica Marlon Macías, director de Vinitus Gran Vía en Madrid.

Fue el primero en abrir después del confinamiento por el coronavirus, pero luego se vio obligado a cerrar otros 15 días.

«Esperábamos que arrancase la primera semana de agosto, pero no arrancó y esta semana sigue sin arrancar. Está siendo muy duro y muy triste», se lamenta Macías, que aguarda la licencia del Ayuntamiento para poder instalar una terraza y paliar de alguna manera las pérdidas.

Y es que, como comenta Petra, una portera que se afana en limpiar los cristales de su edificio, «la Gran Vía ya no es lo que era».

Comercios vallados a cal y canto, musicales clausurados, bares desiertos y casi todos los hoteles cerrados. No se ve a ni un solo turista en la calle más turística de Madrid.

Agosto es un mes tradicionalmente flojo por el éxodo masivo de madrileños, pero con la llegada de extranjeros se lograban salvar los muebles. Antes de la pandemia del coronavirus, la ciudad vivía un momento de eclosión turística y el año pasado recibió 10 millones de visitantes.

Este verano las cifras se han desplomado por completo. Si en el mes de julio de 2019, 1.117.908 de turistas se alojaron en los hoteles madrileños, este año sólo han venido 209.179, lo que representa un 81% menos.

El bar Chicote, cerrado.

El bar Chicote, cerrado. ÁNGEL NAVARRETE

De hecho, la mayoría de los hoteles de la zona ni se han estrenado. El hotel Palace, en la cercana plaza de Neptuno, reabrió el pasado jueves, y tan sólo han aguantado el tirón el Room Mate Macarena, de la cadena de Kike Sarasola, y el Riu de la Plaza de España, con una ocupación del 35%, bastante por encima de la media que ronda el 16%.

«Nosotros dependemos del turismo y no ves a ningún extranjero. Tampoco hay gente de negocios ni de oficinas, porque muchos siguen teletrabajando. Te pasas la tarde entera y no entra nadie. Las clientas mayores de toda la vida tampoco se atreven a venir», relata Carmen Paúl, dependienta de la perfumería Rosi, que lleva más de 50 años aposentada en la arteria más famosa de la capital.

Muchos bares emblemáticos como el Mercado de la Reina, el Museo del Jamón o Chicote están cerrados e incluso cadenas como el Vips de Gran Vía tampoco han abierto sus puertas.

En líneas generales, sólo sobreviven las franquicias de comida rápida como Five Guys, Kentucky Fried Chicken, McDonald's y Tommy Mel's, todas extranjeras.

«La Gran Vía está muerta. En agosto siempre se ha vendido menos, pero este año no han llegado los turistas mexicanos ni los argentinos, que antes venían muchísimo», declara Darling, dependienta en Oink, una tienda de bocadillos de jamón ibérico conocida entre los turistas.

Por la avenida sí que circulan muchos paseantes, aprovechando las aceras anchas que colocó en su día la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, pero muy pocos van cargados con las bolsas de las compras.

«Un amigo mío dice que la calle se ha convertido en la Gran Vía de Galapagar. La gente viene a pasear, pero nadie gasta. De cada tres locales, hay uno cerrado. Sólo sobrevive el que tiene algo de músculo financiero y está dispuesto a perder su tiempo», asevera el quiosquero Gustavo Pérez.

Las tiendas y los quioscos se han tenido que ir reciclando, ya que el producto estrella de este verano es la mascarilla. Donde antes lucían tazas con la imagen de la gitana o imanes con la paella ahora hay mascarillas con todo tipo de diseños. Los souvenirs han dado paso a los complementos. Todo se ha vuelto más práctico en estos tiempos de coronavirus.

«Nosotros somos un termómetro de la sociedad. Vemos lo que la gente demanda y lo vendemos. Ahora me piden gomas y pinzas para el pelo, agua y mascarillas», manifiesta Pérez.

Tan sólo ingresa el 20% de lo que ganaba antes y por eso pide ayudas para los autónomos con el fin de poder subsistir.

«Me parece muy bien el escudo social, pero también hay que mantener los negocios de las pymes y de los autónomos. Nos tienen que echar una mano o, por lo menos, que suspendan el canon que tenemos que pagar, que son 3.000 euros al año. Esto es la zona cero de la pandemia. Si nos mantenemos abiertos es por un compromiso con el ciudadano», mantiene.

Si los quioscos languidecen, el pequeño comercio agoniza. Ya pasaba por momentos complicados, pero el coronavirus le ha dado la puntilla. Las pocas tiendas antiguas que quedaban en la zona están cerradas. Ni siquiera Loewe ha abierto sus puertas este agosto.

La Gran Vía, vacía.

La Gran Vía, vacía. A. NAVARRETE

Tan sólo resisten las grandes cadenas de moda como H&M, Primark, Zara y el resto de marcas de Amancio Ortega, que son las que dan algo de animación a la calle. En las puertas, los guardias jurados vigilan las entradas y que los clientes se echen el gel, pero el control de aforo no es necesario, porque hay muy poca gente. Ni rastro de las colas de antaño a las puertas del Primark.

«Las tiendas están muertas. Mi mujer trabaja en Zara y dice que no se vende nada», argumenta Emilio, otro quiosquero.

Se muestra pesimista con la situación y aboga por salir a flote sea como sea: «Mientras a los turistas les recomiendan que no vengan a España, no podemos hacer nada. Hay que seguir como sea, no nos podemos quedar parados en casa. Y si te toca morirte, pues te ha tocado», asegura.

Por no vender, no se venden ni los helados. Alan Justo atiende en la famosa heladería Palazzo desde hace 14 años. Nunca había vivido un momento semejante.

«Hemos caído en picado. Estamos haciendo las cajas que hacemos en invierno. Llevamos diez minutos hablando y no ha entrado nadie. Esto era impensable en cualquier otro verano», se queja mientras remueve los helados.

Los que mejor están sobreviviendo al tsunami de la Covid-19 son los pequeños puestos de botellas de agua y chucherías. «A mí me va bien. Tampoco es para llorar tanto como llora la gente. Hay que adaptarse a las circunstancias. Han abusado mucho del turismo, pues ahora que se jodan», critica un vendedor situado en la Plaza de Callao. «¡Pero no me pongas el nombre que luego hay mucha envidia!», añade.

Los musicales, otro buque insignia de la Gran Vía, también permanecen cerrados a cal y canto. Ni el Rey León ni Ghost ni Anastasia han abierto el telón este verano ni lo harán en septiembre. De hecho, muchos ya se plantean esperar a la temporada navideña.

La crisis se produce justo cuando Madrid se estaba convirtiendo en la capital mundial de los musicales en español y el sector facturaba 110 millones de euros al año.

Los únicos que respiran algo aliviados con esta situación son los vecinos, que han visto cómo desaparecían del mapa los turistas de botellón y borrachera, que inundaban los pisos turísticos de los alrededores de Gran Vía.

Por eso, piden al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que aproveche esta grave crisis para repensar el modelo de ciudad y atraer de nuevo a todos los madrileños, que se tuvieron que ir del centro por el elevado precio de los alquileres.

«La situación es muy triste, pero creemos que es un buen momento para pensar en una ciudad que sea vivida por los vecinos y no por ese turismo basura, que iba dejando patinetes por el medio de la calle y no se podía ni pasar. El centro ha sido invadido por viviendas turísticas ilegales, que no pagan impuestos y que han expulsado a los madrileños de la ciudad», sostiene Esteban Benito, portavoz de la Asociación de Vecinos de Chueca.

En medio de este panorama, hasta los heavies de la Gran Vía se encuentran de capa caída. «Está muy matada. A la huida habitual de agosto, se ha juntado con que no hay guiris. Es una sopa aguada. La gente hace lo que puede y no quiere caer en la ineptitud de los gobernantes», asevera Emilio, con su característico acento cheli.

Pese al ambiente pesimista, los gemelos Emilio y José Alcázar siguen siendo fieles a su cita con el número 25 de la Gran Vía, donde se encontraba la mítica y desaparecida tienda de discos Madrid Rock. Siempre intentan poner su «bandera de ánimo y de cultura» para estimular a la población, pero lamentan el deterioro de esta emblemática calle.

«Madrid siempre ha sido un hervidero cultural, pero la Gran Vía se la han ido cargando poco a poco. Ahora es un basurero comercial de cuarta categoría. El ambiente es extraño. Todos cubiertos con las mascarillas.

Esto parece un Madrid zombi», concluye Emilio.

 
B

Borsalino

Guest
Herida mortal al flamenco en Madrid: cierra Café de Chinitas

Tras la clausura de Villa Rosa y Casa Patas, la capital pierde otro espacio histórico

1598796306929.png
El legendario tablao Café de Chinitas se suma a la lista de «caídos» durante la pandemia

Nacho Serrano - MADRID Actualizado:30/08/2020 00:29h

Hacia 1857, un artista llamado Gabriel López «el Chinitas» dio nombre a uno de los locales de ocio más exclusivos de Málaga, abierto por el empresario Antonio María Álvarez, quien llegó a ser gobernador de la ciudad. Más de un siglo después, la familia Verdasco disfrutaba de la música de un artista ambulante en una terraza que tenían en la plaza de Oriente, cuando decidió transformar uno de los negocios que tenían en la cercana calle de Torija en un tablao que rindiese homenaje a aquel mítico local de Málaga: el Café de Chinitas de Madrid.

Hoy, después de décadas acogiendo en su escenario a la flor y nata del flamenco –José Mercé, Enrique Morente, Carmen Linares, El Lebrijano, Dolores Amaya, Antonio Canales, Rafael Amargo y un interminable etcétera–, y convertido en innegable patrimonio cultural de la capital, confirma oficial y públicamente su cierre definitivo. «Tristemente, así es», confirma a ABCsu dueña Mari Carmen Mira. «Evidentemente la pandemia ha tenido mucho que ver, pero el gran problema que tenemos es el contrato».

Su acuerdo con la propietaria, hija de Pitita Ridruejo, terminó en diciembre y no ha habido forma de renovarlo, menos aún con una crisis turística de dimensiones inéditas. «Ella quiere convertir el local en otra cosa», explica Mira. «Pero como tenemos buena relación, en diciembre conseguí que nos diera seis meses más, con la esperanza de que luego se ampliase más. Pero en marzo ya sabemos lo que pasó. Se cerró todo y la imposibilidad de tener un negocio nos ha llevado a la ruina total. Y mientras tanto, la propietaria sigue con la misma idea, negociando con diferentes señores que pondrían otro negocio», explica.

Esperando un milagro
A Mira le tiembla la voz cuando recuerda que Chinitas lleva cerrado «más de seis meses», y su entonación se torna aún más frágil cuando reconoce que ya ha asumido que devolverlo a la vida sería «un milagro». Y es que de nada parecen haber servido los anuncios de ayudas a los tablaos hechos por las diferentes administraciones, «menos aún cuando te quedas sin local», lamenta Mira. «Llevamos meses buscando otros locales, desde el verano del año pasado, pero claro, nos ha sido imposible encontrar nada porque o bien no tienen licencia, o no tienen espacio suficiente, o la ubicación está en el quinto pino. Es muy triste, porque esto es como cuando te quedas embarazada, tienes un hijo, y después de años y años de cuidarlo y de preocuparte de que todo le vaya bien, velando mañana, tarde y noche… este golpe es muy fuerte», expresa la propietaria.

Los Reyes, Bil Clinton o Simeón de Bulgaria han disfrutado en el tablao
En Chinitas han disfrutado del mejor flamenco «desde los Reyes de España, Simeón de Bulgaria, Bill Clinton, actores de Hollywood a todos los gitanos del mundo», dice Mira, que asegura estar «pasándolo muy mal» porque ya ha «asumido que no hay alternativas» por culpa de la incertidumbre generada por la pandemia, pero también que guarda «incontables recuerdos que se quedarán en el corazón».

En la capital se decía que igual que se podía comer el mejor pulpo a la gallega de toda España, también se podía escuchar el mejor flamenco del país. Pero después del cierre de Casa Patas y de Café Chinitas, es evidente que hay que encontrar una solución para la catastrófica situación de los tablaos, o como dice Mira, «Madrid perderá su categoría flamenca».

 
B

Borsalino

Guest
Vuelven los conciertos «A Villa Voz» en los rincones más singulares de la Comunidad de Madrid
Cultura presenta hoy una nueva edición de este ciclo gratuito que auna turismo y música

1598955718581.png
Actuación del Coro de la Comunidad de Madrid, durante la pasada edición - ORCAM

Adrián Delgado
MADRID Actualizado:01/09/2020 00:55h

Poder escuchar las canciones sefarditas de Paul Ben-Haim –entre otras piezas singulares– a los pies, por ejemplo, de la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves de Manzanares El Real es viajar por las voces a otra dimensión. Esa que sólo es capaz de crear la música cuando pone a trabajar la maquinaria de los sentidos, rompiendo los límites del «aquí» y el «ahora». Armonía, melodía y ritmo que logran desdibujar, en menos de una hora, la rutina y el tedio respirando aire puro y, de paso, conociendo el rico patrimonio de la región. Esa es la oferta de los conciertos «A Villa Voz», que regresan este septiembre a los rincones más bellos de la Comunidad de Madrid con una nueva edición, que tiene por protagonista una cuidada selección del repertorio fundamental de la música coral española.

El histórico municipio será la primera de las once villas que tendrán el privilegio de acoger estas actuaciones únicas del Coro de la Comunidad de Madrid. Será cada sábado, entre el 5 de septiembre y el 14 de noviembre, bajo la dirección del maestro Jordi Casas Bayer y la virtuosa pianista titular de la orquesta regional Karina Azizova. Un ciclo que, según explican desde la consejería que dirige Marta Rivera de la Cruz, aúna cuatro importantes vertientes de la cultura: música, patrimonio monumental, gastronomía y turismo.

Citas únicas que pasarán, cada fin de semana, por lugares como la plaza del Castillo de Buitrago del Lozoya o la de la Villa en Rascafría; o por interiores de monumentos emblemáticos, como el Palacio de Goyeneche en Nuevo Baztán. De acceso gratuito hasta completar aforo, la segunda edición de estos conciertos permitirá disfrutar con seguridad de la música. «Se han tomado medidas de prevención por el Covid-19, se respetará la debida distancia de seguridad con aforos reducidos», explican desde la consejería de Cultura que presentará hoy el programa completo.

En él figuran reconocidas piezas españolas –o de inspiración española– con algunas de las composiciones más célebres de la zarzuela, la música sefardí o romances lorquianos cantados. Sonará Enrique Granados –«El pelele» (piano solo)–; Francisco Asenjo Barbieri y su «Barberillo de Lavapiés» –«Dicen en El Pardo»–; Ruperto Chapí y su «Coro de doctores» de «El Rey que rabió»; el maestro Federico Chueca con el «Coro de niñeras» de «Agua, azucarillos y aguardiente»; o Pablo Sorozábal, con ese icónico «¡Viva Madrid, que sí, que sí...!» de la «Ensalada madrileña» de la zarzuela «Don Manolito». El broche lo pondrá, en cada concierto, el casticismo más puro que hizo inmortal el mexicano Agustín Lara con su chotis «Madrid».

Chinchón, Patones de Arriba, Villarejo de Salvanés, Navalcarnero, Colmenar de Oreja, Torrelaguna y San Martín de Valdeiglesias, además de las villas antes mencionadas, se convertirán también en los privilegiados escenarios para este repertorio. Cada actuación, en una única parte, tendrá una duración aproximada de 55 minutos, sin pausas.

Investigación sonora
La celebración de esta segunda edición está ligada a la realización paralela de una investigación sonora que forma parte de un proyecto que pretende documentar la vida, la actividad y los conciertos que se hayan dado en cada una de las once villas. «Un paisajista sonoro perteneciente a la Asociación de Música Electroacústica y Arte Sonoro de España documentará el ciclo», explican los responsables de esta iniciativa gestionada por la Fundación Orquesta y Coro de Madrid (ORCAM). Esta agrupación coral, reconocida como una de las mejores y «más dinámicas» de España, remonta sus orígenes a 1984.

 
B

Borsalino

Guest
El Teatro de Títeres de El Retiro vuelve en septiembre con cuatro compañías madrileñas

Las funciones arrancan los días 5 y 6 con «Pazzzzzz», a la que le seguirán «Frankenstein», «Un paseo por el mar» y «El desván de las ilusiones mágicas»

Nacho Serrano
Actualizado: 05/09/2020 00:08h


El Teatro de Títeres de El Retiro vuelve en septiembre con las producciones de cuatro compañías madrileñas y siguiendo todas las medidas sanitarias preceptivas para disfrutar de los espectáculos con la máxima seguridad.

Los días 5 y 6 abrirá la temporada «Pazzzzzz», de La mar de marionetas y Teatro de Carmen, unidas para este proyecto con el nombre de Cocreatio. Y en las semanas siguientes se podrán ver otros tres títulos: «Frankenstein», de Vidas de alambre; «Un paseo por el mar», de Los Gorriones; y «El desván de las ilusiones mágicas», de Producciones Cachivache.

El apoyo a los artistas de la ciudad es importante para el Teatro de Títeres de El Retiro, dependiente del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento, y gestionado a través de Madrid Destino.

Ese respaldo a la cultura necesita también del cariño del público para poder salir adelante y sus responsables están convencidos de lograrlo con esta nueva programación.

Todas las funciones comenzarán a las 18:30 horas, con aforo limitado, y siguiendo las medidas diseñadas por las autoridades sanitarias, como el uso obligatorio de mascarilla (a excepción de los menores de 6 años) y el lavado de manos con gel hidroalcohólico al entrar al teatro.

Una vez iniciada la función, no se podrá acceder al espacio del teatro.

El acceso se realizará mediante la descarga previa de una entrada gratuita en la web https://teatrotiteresretiro.es/.

Cada lunes estarán disponibles en la web las entradas correspondientes a ese fin de semana.

El primer fin de semana de septiembre, los días 5 y 6, abrirá la programación «Pazzzzzz», de la compañía Cocreatio, un proyecto artístico de La mar de Marionetas y Teatro de Carmen.

Marta Bautista, directora de La mar de marionetas, está muy ligada a la historia del títere en Madrid y en especial al Teatro de Títeres de El Retiro, ya que fue su directora durante más de 20 años.

«Pazzzzzz» se estrenó el año pasado y estaba prevista su representación en junio de 2020.

Cuenta la historia de la Niña del Hilo que teje sus mundos oníricos para hallar la Paz. Sueña con Mens, un niño con un enorme ovillo-lío sobre su cabeza del que quiere librarse. Para ello, emprende un viaje sideral buscando respuestas a sus problemas. Solo con paciencia y amor conseguirá desentramar los nudos de su pensamiento. La Niña del Hilo seguirá soñando cada noche para poder imaginar otros mundos posibles de día y crear Mundos en Paz.

1599303717292.png
La obra «Pazzzzzz» - ABC

Los días 12 y 13 de septiembre llegará al escenario del teatro «Frankenstein», de Vidas de Alambre, una de las compañías más jóvenes de Madrid.

Muy querida entre los usuarios del Parque de El Retiro por las funciones a la gorra de su Cabaret Ovejuno, que han ofrecido durante años en sus paseos y luego han representado en centros culturales y festivales.

Presentan una curiosa versión de Frankenstein.

El doctor lleva un tiempo metido en su laboratorio.

Su nuevo experimento no ha salido como él esperaba. ¿Qué pasará cuando este ser salga al mundo? ¿Cómo reaccionarán todos ante esta criatura tan diferente? ¿Alguien será capaz de ver en su interior?

Nuestro protagonista es impulsivo, curioso, y posee un gran corazón; cuanto más se esfuerza en encajar, más parece estropearlo todo. Solo una mirada inocente podrá ver más allá de su torpeza y su aspecto monstruoso.

Esta versión del clásico de Mary Shelley reflexiona acerca de cómo los prejuicios y el miedo a lo diferente pueden cegarnos ante los esfuerzos de quien trata de acercarse a nosotros.

La compañía Los Gorriones, con «Un paseo por el mar», llegan el 19 y 20 de septiembre. La historia comienza cuando Marina descubre que su papá, el Pirata Pilululero, está atrapado en el océano por un montón de basura que le ha enviado Tufina Asquerosina, la nueva reina de los mares. Marina tendrá que dar un apasionante «paseo por el mar» con una misión muy importante: limpiar el agua de tanta basura para poder liberar a su padre y vencer así a la malvada Tufina Asquerosina.

En esta aventura se encontrará con algunas dificultades que tendrá que resolver con la ayuda de los niños.

Es una historia llena de emociones, divertida y educativa, que defiende la conservación del medio ambiente.

El último espectáculo de septiembre, los días 26 y 27, es «El desván de las ilusiones mágicas», de Producciones Cachivache, una de las compañías más veteranas de Madrid capital.

En esta historia, Nina, la protagonista, sube al desván. Aquí reencontrará un montón de amigos olvidados: Maletín, Momo, Bestia, Doña Tecla, Felicia, Hugo y Rodolfo que, a su manera, le irán dando consejos, hasta el Hada, verdadera alma del cuartito donde se encuentran todas las ilusiones perdidas y que quizás la niña descubra sin darse cuenta, jugando, como en la vida misma.

Este espectáculo cuenta con el especial aliciente de poder ver los títeres construidos por Paco García del Águila,uno de los más geniales artistas titiriteros que ha dado la capital y que el año pasado fue homenajeado en FIT Madriz.