Grande Marlaska purga cúpula de la Guardia Civil (1 Viewer)

Registrado
24 Nov 2017
Mensajes
5.416
Calificaciones
22.965
Di que sí, Dios nos guarde de defender una causa justa. No fue una muerte, fue un ASESINATO INJUSTIFICADO llevado a cabo por un policia psicópata, que parece que abundan en USA
Brutalidad policial en Minneapolis. Aquí tenemos problemas mucho peores. Y Vox de racista nada. Hay diputados negros de Vox. No veo ningün negro con Echeminga o Pablenin.
 



Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
8.165
Calificaciones
25.787
El secretario de la Delegación del Gobierno dice a la juez que alertó a Franco el 2-M del riesgo de contagio por Covid
Franco se defiende atacando a Ayuso: "La salud pública es competencia de la Comunidad y no fui alertado"
José Manuel Franco
El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. (Europa Press)

Teresa Gómez
11/06/2020 06:50

El secretario general de la Delegación del Gobierno, Fernando Talavera, y mano derecha del delegado socialista, ha confesado ante la juez del 8-M, Carmen Rodríguez-Medel, que informó personalmente a José Manuel Franco de la comunicación remitida el 2 de marzo por el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales en el que se aconsejaba a los trabajadores del organismo mantener la distancia de seguridad para evitar contagios, según confirman a OKDIARIO fuentes judiciales.

José Manuel Franco ya conocía la gravedad de la crisis sanitaria y aún así permitió la celebración del 8-M que concentró a más de 120.000 personas sólo en la Comunidad de Madrid. Talavera ha declarado este miércoles en calidad de testigo en los juzgados de Plaza de Castilla. El secretario general de la delegación ha asegurado que conocía el informe porque «estaba disponible en la Intranet» –sistema de comunicación interno del organismo público–.

El Jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Delegación del Gobierno, que declarará este jueves en calidad de testigo, fue el encargado de elaborar este informe. Según explican los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil en el segundo atestado aportado a la causa, el documento recogía el protocolo «con recomendaciones concretas relacionadas con el COVID-19«. Fue revisado por la directora de Sanidad del organismo el 28 de febrero y se distribuyó de manera masiva tres días después.

Comunicación a Franco

El delegado socialista, imputado por un presunto delito de prevaricación, ha asegurado a la juez que no se encontraba entre en la lista de receptores y, por tanto, no pudo verlo. Además, ha añadido que no ha tenido acceso al sistema de mensajería interno hasta el 4 de marzo.

Pero esto no es excusa para la magistrada. Fuentes consultadas por OKDIARIO manifiestan que Talavera ha explicado a la instructora que informó a José Manuel Franco de esta comunicación porque «es parte de su trabajo: ‘despachar’ todos los días los temas relevantes con el delegado». El secretario –explican– no recuerda si reparó durante mucho tiempo en el mismo, pero de los que sí está totalmente convencido es de que informó a su superior.

Las mismas fuentes aclaran que esta confesión «rompe la línea de defensa» seguida por la Abogacía del Estado que defiende a Franco. «Esta declaración revela que el delegado conocía la magnitud de la situación y, pese a ello, permitió que se concentraran multitudes de personas suponiendo un grave riesgo para la salud», explican.

«No me considero responsable»

El delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, que ha acudido a declarar este miércoles en calidad de imputado, se ha escudado en que «no había ningún elemento, en aquel momento, que le llevase a prohibir el ejercicio de un derecho fundamental», en referencia a la manifestación feminista del 8-M.

Además, en sede judicial señaló que «no tenía informes ni notificación que advirtiera parar las concentraciones». Un extremo que su mano derecha ha desmentido.

No cede a las presiones

La juez Rodríguez-Medel no ha cedido a la presión de la Fiscalía de Dolores Delgado y de la Abogacía del Estado, que solicitó el archivo del caso, y rechazó acceder a sus peticiones de dar cerrojazo a la causa contra el delegado del Gobierno en Madrid.

Negó la indefensión del delegado que esgrimió la Abogacía y explicó cómo ha puesto a su disposición las novedades de la instrucción. En la resolución de 17 páginas, a la que tuvo acceso OKDIARIO, la magistrada constató las «dificultades» con las que se han encontrado los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil al frente de la investigación y afirmó que «había reticencias».
 
Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
8.165
Calificaciones
25.787
Madrid envió 2 mails a Franco la noche antes del 8-M alertando del «riesgo extraordinario para la salud»
8-M
Manifestación del pasado 8-M en Cibeles (Foto: Comisión 8M vía Twitter)


Carlos Cuesta
12/06/2020 06:48

Dos correos electrónicos remitidos por la Dirección General de Salud de la Comunidad de Madrid el sábado 7 de marzo a las 20:46 y a las 20:47 de la noche comunicaron personalmente al delegado del Gobierno, José Manuel Franco, la adopción de medidas restrictivas para intentar lograr la “contención de la transmisión del COVID-19”. Los mails trasladaron la petición a Franco de que extremara el control de medidas dirigidas a evitar los contagios en los centros de mayores y en las concentraciones de sanitarios porque se adoptaban precisamente por “la existencia de un riesgo inminente y extraordinario para la salud”.

El delegado del Gobierno en Madrid se ha defendido de su imputación en el proceso por haber permitido las manifestaciones feministas del 8-M en plena ola de contagios asegurando que no tuvo ninguna advertencia de la Comunidad.

Pero lo cierto es que sí tuvo comunicaciones alertando del “riesgo inminente y extraordinario para la salud” por culpa del coronavirus. En concreto tuvo dos correos electrónicos enviados justo la noche previa incluyendo medidas adoptadas por la Comunidad que se justificaban, precisamente, para intentar contener “la transmisión del COVID-19”. Las medidas en cuestión eran adoptadas por la Comunidad de Madrid en las áreas que eran, hasta la entrada en vigor del Real Decreto del Estado de Alarma del 14 de marzo, competencia regional. El control de las manifestaciones era competencia central. Pero el Gobierno decidió mantener las concentraciones feministas radicales.

Los mails fueron enviados por la Dirección General de Salud Pública de Madrid al “Excmo. Sr. Delegado del Gobierno del Gobierno en la Comunidad de Madrid”. Se emitieron a las 20:46 y a las 20:47 de la noche. Y en ellos se comunicaban las resoluciones aprobadas por el Gobierno regional de Madrid el “6 de marzo de 2020, de la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, por la que se adoptan medidas en materia de salud pública en relación con la actividad de los centros de mayores, en las tipologías de hogares y clubes y servicios de convivencia familiar y social” y por las que “que se adoptan medidas en materia de salud pública en relación con las actividades formativas de los centros sanitarios”.

Los dos mails incluían una petición: “Se pone en su conocimiento la misma para que, en el supuesto incumplimiento de su contenido, vele por su exacta aplicación».
PUBLICIDAD

Madrid envió 2 mails a Franco la noche antes del 8-M alertando del «riesgo extraordinario para la salud»

Las dos resoluciones comunicadas incluían una explicación idéntica: que “las autoridades sanitarias competentes” adoptaban estas medidas acogiéndose al derecho a hacerlo por apreciar “indicios racionales que permitan suponer la existencia de peligro para la salud de la población
debido a la situación sanitaria concreta” y con el objetivo “de controlar las enfermedades transmisibles” por medio de “las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato,
así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible”.

La fundamentación jurídica añadía un apoyo más: la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, que permite este tipo de reformas, precisamente “en caso de que exista o se sospeche razonablemente la existencia de un riesgo inminente y extraordinario para la salud”.

Madrid envió 2 mails a Franco la noche antes del 8-M alertando del «riesgo extraordinario para la salud»

En base a esas normas regionales trasladadas a la Delegación del Gobierno, el día 6 de marzo el Ejecutivo regional adoptó “la medida de suspensión del ejercicio de actividades de los centros de mayores en las tipologías de hogares y clubes y servicios de convivencia familiar y social, dirigidos
al sector de atención tercera edad, ubicados en el territorio de la Comunidad de Madrid por un plazo de un mes, sin perjuicio de las prórrogas que se acuerden de forma sucesiva”. Y adoptó, igualmente, la medida basada en la “suspensión por un plazo de un mes, sin perjuicio de las prórrogas que se acuerden de forma sucesiva, de las prácticas que se realizan en cualquier centro sanitario ubicado en el territorio de la Comunidad de Madrid, por los alumnos de los grados en ciencias de la salud u otras titulaciones y ciclos formativos, incluidas las prácticas de los ciclos formativos de formación profesional”.

La advertencia implícita en esos mensajes, por lo visto, no fue suficiente para que el Gobierno decidiera frenar las concentraciones en las calles con motivo del 8-M y las manifestaciones feministas radicales.

El delegado del Gobierno en Madrid afirma ahora que no fue alertado. Lo dice pese a que el Centro de Alertas depende del Ministerio de Sanidad y el 23 de febrero registró una escalada de las alertas registradas por posible caso de coronavirus desde casi cero al día a más de 700. Y lo hace pese a que recibió mensajes con las medidas autonómicas encaminadas a evitar los contagios la noche previa al 8-M.

 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)