Gente tóxica (1 Viewer)

Registrado
25 Nov 2012
Mensajes
269
Calificaciones
1.729
Abro este hilo para comentar experiencias vividas con personas q se han cruzado en nuestras vidas alguna vez, en forma de pareja,amistades o incluso familiares cercanos,y que nos la han amargado o complicado,incluso hasta el punto de habernos anulado ,y de cómo una vez han desaparecido de ellas nuestra salud emocional se ha recuperado.
Todos hemos sido o somos toxicos en algún momento,pero me refiero a las personas que lo son en cualquier caso.
 

Registrado
10 Sep 2016
Mensajes
9.816
Calificaciones
23.643
Ubicación
Barcelona Spain
@Mencita , te agradezco que abras este hilo . Pues yo , he pasaso una mala experiencia personal . No la contaré con muchos detalles , solo dire que me he sentido traicionado , por personas que me apreciaba , pero estas , me han demostrado que no me apreciaban tanto . Como yo suponía .
 
Registrado
25 Nov 2012
Mensajes
269
Calificaciones
1.729
Existen varios tipos de comportamientos tóxicos, pero los más comunes para mi son : Los hirientes, agresivos, que no se alegran de nada bueno que nos pase, ofensivos, aunque siempre por nuestro bien está claro.

O bien todo lo contrario:
Son pasivos, necesitan de nuestra ayuda constantemente, intentan mostrar lástima, soledad y que están desvalidos. Aunque éstos últimos parecen más inocentes que los anteriores, no hay que bajar la guardia, la toxicidad es la misma.

Recuerdo que hace años salí con un chico que parecia buena persona, pero era un poco pavo, de pocas palabras y movimientos lentos. No duramos mucho, pero cada vez que me despedia de él, aunque hubiera pasado un buen rato, me sentia triste, pero no porque se fuera, no sabia el motivo.... Si me hubiera pasado en estos tiempos, habria sabido que probablemente era un vampiro energetico.
 
Última edición:
Registrado
28 Sep 2016
Mensajes
2.087
Calificaciones
8.278
Yo comparto horario laboral con una persona tóxica.
Está constantemente haciendo comentarios negativos que contaminan el ambiente, despotricando del trabajo, que hace fatal, e intentando obtener información de compañeros para Dios sabe que uso posterior...
Ha estado 8 meses de baja y hemos conseguido un ambiente normalizado, estupendo diría para lo que teníamos antes.
Ahora ha vuelto, la baja no ha mejorado nada de su toxicidad, pero a ratos se le ve sorprendido y mirando con recelo los buenos gestos que se dan entre compañeros.
Ya nadie le da cancha a sus actitudes y comentarios.
Estamos por hacer una colecta para adelantar la fecha de su prejubilación.
 

Registrado
22 Feb 2012
Mensajes
10.315
Calificaciones
48.641
Ubicación
Miss Casiraghi
¿Y si la persona tóxica soy yo?
Situaciones complicadas nos pueden llevar a actuar como personas tóxicas, pero darnos cuenta es el primer paso para cambiarlo.
SILVIA C. CARPALLO | 17 OCTUBRE, 2016 | 08:16 H


Las personas tóxicas no son siempre los otros...

Foto: Getty

Etiquetas: Bienestar · Psicología
58
Todos hemos oído alguna vez hablar de personas y relaciones tóxicas. Hemos ojeado algún artículo o algún libro para identificar claramente algunos perfiles de personas tóxicas que estaban en nuestra vida y hemos tomado nota de lo que debemos hacer, para que no nos agoten nuestra energía positiva, por así decirlo. Claro, que en ese planteamiento hay un fallo, puesto que resulta extraño que todos tengamos una persona tóxica a nuestro alrededor y nosotros no seamos nunca una persona tóxica para nadie.

Porque, ¿qué pasa si la persona tóxica soy yo? Según la psicóloga Silvia Olmedo , autora de Detox Emocional “hay ciertas conductas y señales de las personas que te rodean que pueden hacerte sospechar que puedes ser una persona toxica para ellos. Señales como que eviten tu compañía o no quieran discutir contigo. Otra señal de sospecha es cuando no te dicen lo que piensan o en todo te dan la razón porque te tienen miedo. Por otra parte, si somos personas inseguras, con una autoestima baja o controladoras, la probabilidad de que creemos relaciones tóxicas es muy alta”.

¿Qué es una persona tóxica?

Si has escuchado el término, pero no tienes claro lo que implica, Silvia Olmedo aclara que “una persona tóxica es aquella que nos hace daño”, teniendo en cuenta que “hay grados diferentes de toxicidad, hay personas que son molestas, otras tóxicas y otras pueden llegar a ser casi letales, emocionalmente hablando”. Por otra parte, estaría el concepto no de persona tóxica, sino de relación tóxica, como por ejemplo es el caso de “las parejas celosas, los padres controladores o los amigos envidiosos”. De hecho, personas que no han tenido nunca una naturaleza dañina, pueden acabar cayendo en uno de estos perfiles, en ambientes que son tóxicos de por sí. “Estamos hablando sobre todo de ambientes laborales con mucha presión o con expectativas irreales sobre los trabajadores. La empresa presiona a sus empleados, creando dinámicas enfermizas de trabajo, impregnándose el ambiente de miedo y de rumores, que impiden desarrollar al empleado su trabajo de una manera correcta y acaban impactando en éste y en su vida personal”, insiste Olmedo.

Por su parte, el también psicólogo Miguel Ángel Rizaldos aporta que, en general, cuando una persona se vuelve tóxica se debe a que “son personas fundamentalmente poco empáticas, que proyectan sus carencias. Creen que poniendo el foco negativo fuera, en el otro, superan sus miserias y problemas”, algo en lo que no es tan difícil caer en un momento bajo.

Sincerarse para cambiar

Reconocer los errores y la parte oscura que todos tenemos no es tarea fácil, pero hacerlo es el primer paso para cambiar y conseguir una mejor versión de nosotros mismos. Sin embargo, Rizaldos reconoce que “resulta muy complicado que una persona con estas características sea consciente y reconozca que es tóxico. Tendría que ocurrir una experiencia muy significativa en su vida, para que sea un punto de inflexión que provoque ese reconocimiento”. Lo que sí que puntualiza es que es más común que “cualquiera de nosotros, en determinadas ocasiones, nos comportemos de manera tóxica, influidos o no por otras personas. En este caso, es posible que seamos capaces de identificar esos comportamientos tóxicos”.

Sobre esta misma idea, Silvia Olmedo apunta a su vez que “la falta de seguridad, el miedo al cambio y a la incertidumbre o una baja autoestima nos pueden conducir a hacer cosas que nos dañen a nosotros mismos y la gente que nos rodea”. Así, nos podemos ver sumidos en una espiral en la que, sin ser del todo conscientes “busquemos controlar a las personas que tenemos a nuestro alrededor, tratemos siempre de imponer nuestra voluntad o necesitemos ser el centro de atención, probablemente porque hay algo en nosotros que nos está causando daño”. La solución de la experta es clara: “Cambia el chip, céntrate en ti, no te compares, cuídate, alimenta tu vida emocional y espiritual de experiencias positivas. Si eres una persona que amas lo que eres, es difícil que seas una persona tóxica, al contrario serás una persona nutritiva para la gente que te rodea”.

Una solución para cada perfil tóxico

Aunque la idea está clara, es cierto que para darse cuenta de cuál es la dinámica tóxica en la que estamos cayendo y qué pasos concretos debemos dar para cambiarlas, a veces viene bien verse reflejado en perfiles concretos. Así, Miguel Ángel Rizarlos explica cómo actuar ante los más comunes.

1. Envidioso: Se trata de esa persona que desea aquello que los demás tienen o consiguen e intentará boicotearlos para ello. “Antes de combatir la envidia hay que reconocer qué es lo que la provoca. Para ello, describe de qué manera negativa ha afectado y afecta a tu vida la envidia, expresando los sentimientos que te despierta. Lo siguiente es tratar de empatizar con la persona que envidias, intentado centrarte en lo que tienes y no en lo que te falta”.

2. Dictador: Suelen ser personas que desempeñan un cargo de autoridad. Frecuentemente son muy inseguras y por ello necesitan echar responsabilidades de sus carencias a sus subordinados para así poder sentir más control y poder, aunque nunca se sienten satisfechos. Por ello “para cambiar este modo de comportarse, habría que trabajar sobre la falta de seguridad de base. Es decir, cambiar el bucle negativo de pensamientos sobre ti, ya que igual que funciona el bucle negativo, lo hace el positivo. Así, pensando de manera positiva te sentirás más seguro trabajando con tus subordinados”.

3. Manipulador emocional: Se trata del lobo con piel de cordero, al que le confías todos tus secretos, sin saber que serán su arma contra ti cuando se sienta atacado. Además será capaz de dejar la pelota en tu tejado, haciéndote sentir culpable.Este tipo de comportamiento es común que se haya aprendido después de no haber tenido un desarrollo emocional saludable. Por ello, convendría trabajar el reconocimiento, expresión, y regulación de las emociones, en un desarrollo continuo y permanente, cuyo objetivo último es aumentar el bienestar personal y social”.

4. Negativo: Son los que lo ven todo desde el prisma pesimista, estando continuamente instalados en la queja. “Pensar de manera optimista será el punto de arranque de un comportamiento positivo. Es cierto que pensar de un modo positivo, por sí solo, no nos solucionará la vida, pero nos ayuda a movilizarnos y actuar, pensando que podemos intervenir positivamente en lo que nos pase. Todo esto inicialmente nos causa rechazo, porque nos cuesta esfuerzo y deseamos soluciones sin trabajo, pero en la vida la distancia entre el querer y el poder se acorta con el entrenamiento, con el esfuerzo”.

5. Psicópata: Lo que define a este perfil es la falta total de empatía. Por ello, no sienten remordimientos cuando hacen daño a los demás, y no les importa destruirlos para alcanzar sus objetivos. Siendo así, “el cambio en este tipo de personas es muy difícil, por no decir imposible, a lo único que se puede aspirar es que reconduzcan sus impulsos faltos de toda empatía y emoción hacia comportamientos que produzcan el menor daño posible. Estas personas reconocen que hacen el mal y están satisfechas con ello”.
 
Registrado
20 Ago 2017
Mensajes
3
Calificaciones
9
Saludos
Me he registrado aquí para contar mi experiencia con una persona tóxica. No ha logrado hacerme daño, aunque el grupo en el que estábamos se rompió.
He leído mucho sobre como lidiar con gente de este tipo, pero yo no he hecho ninguna de esas cosas. Me he librado de otra manera.
Para empezar describiré el grupo, y lo que pasó para que se rompiera.
Éramos cuatro parejas por aquel entonces, un primo de mi marido y su novio, una prima también de mi marido y su novio, un chico que estaba sólo y que encontró pareja más tarde, una chica y su marido, que fue la que se peleó con la prima de mi marido y nosotros.
Esto pasó hará unos cinco años, cuando la prima de mi marido empezó a preparar su boda.

Con todo lo que conlleva preparar una boda y lo que ocupa a nivel de pensamiento, esta prima aún ocupaba parte de sus pensamientos en todo lo que le había hecho esta chica. Recuerdo que ella se casó en verano, y que el otoño anterior quedábamos mucho, y sábado tras sábado surgía la misma retahila en la conversación: que si me hizo no sé qué, que si me hizo no sé cuanto... algunas cosas se remontan a quince o veinte años antes, pues ellas dos se conocieron en el instituto, y según cuenta esta prima desde entonces le ha estado haciendo "putadas". Decía que las otras amigas le preguntaban que por qué la aguantaba, y que ella respondía que era su amiga. Las otras putadas recientes era intentar malmeter entre ella y su futuro marido, y que por lo visto intentaba, "seducirle", digamos. Esta chica debe tener algún trauma o complejo que la impulsa a necesitar ser el centro de atención de los hombres del grupo. Y a veces, en cierta medida, lo consigue.

Por el momento la cosa quedó ahí, y nosotros, que debimos haber sospechado algo, no sospechamos nada.

Llegó la boda, esta pareja fue y todo normal. La primavera siguiente, mi marido logró un cambio de empresa muy esperado y quiso celebrarlo quedando con todos a comer en un restaurante. Cuando se lo comentamos a esta prima, antes que al resto, dijo que si iba la otra chica ella no iba. El caso es que el día antes de la comida estábamos con el resto del grupo en casa de la chica tóxica, y a la novia del primo se le ocurre invitar a esta pareja a la comida. Ella no sabía nada y es muy amiga de la chica tóxica, por lo tanto quería que fuera. Cuando la prima se enteró montó en cólera, llamó a la novia del primo y le echó la bronca por teléfono diciéndole que se había cargado la comida. La otra chica se sintió muy mal y creo que pidió perdón, pero el daño ya estaba hecho.
Por supuesto, la comida se suspendió y ese sábado quedamos con ella en su casa, donde por fin explicó que no quería saber nada más de esta chica, que le habían escrito un whatsapp diciéndoles que no aparecieran por su casa hasta que no se aclarase la situación al que la otra pareja no respondió.
Recuerdo que aquella noche, cuando ella dijo que a las reuniones que fuera esta pareja ellos no irían, el chico soltero dijo que su casa estaba abierta a todos y todas. Yo, que aún vivía con mi madre, no lo entendí.
Tiempo después mi marido y yo nos fuimos por fin a vivir juntos y entonces, cuando tuve mi casa aunque fuera entre comillas pues era de alquiler, entendí lo que este chico quiso decir. cuando tienes tu casa, sois tú y tu pareja y sois libres de invitar a quienes os dé la gana Pero cuando alguien hace lo que esta prima ya no eres libre, pues además se enfadaba porque nos relacionáramos con ella.
Lo que nos molestó a los demás fue que nos metiera en medio, que no dijera las cosas antes y que pretendiera que no nos relacionáramos con ella. Y creo que en su lucha contra la chica tóxica, perdió.
¿Por qué? Porque ya no era libre de ir a donde quisiera sin molestarse por la presencia de ella, porque la sacaba en cualquier conversación si había motivo y si no se lo inventaba. Porque a esta gente, como se les derrota es siendo felices.
Parece la típica frasecita de autoayuda moña y cursi que se ve de vez en cuando por ahí, pero en algunas ocasiones es cierta. Y otra cosa que se me viene a la mente es lo que nos decían nuestros padres cuando teníamos problemas en el colegio con algún compañero que se metía con nosotros: ignóralo que ya se cansará. En aquellos años eso era inconcebible, pero hoy es una de las maneras de lidiar con esta gente. Porque si creen que no han podido hacer daño como querían los jodidos son ellos.
Una de las veces que lo hablé con mi marido me dijo que su prima debía cambiar de actitud, que se había peleado con todas sus amigas. Es cierto que la otra chica es tóxica, pero también es cierto que no se puede tener la actitud que tiene la prima.
El primer fallo que tuvo fue no atajar la situación al principio de la relación, cuando le hizo la primera putada. Debió haber hablado con ella claramente entonces, y haber cortado la relación, antes de meterla en el grupo incluso.
El segundo fallo fue, y creo que sigue siendo, recordar cosas del pasado. No merece la pena seguir enfadados por cosas de hace más de diez años.
El tercer fallo fue meternos a los demás. Si te peleas con una persona no puedes pretender que los demás también lo hagan. Cada uno es libre de relacionarse con quien quiera y nadie es quien para decirle a nadie con quien tiene que estar y con quien no.
Lo que yo hubiera hecho, y de hecho hago, es pasar página. Con eso no me refiero a "te perdono y eres mi amigo/a otra vez", sino a que ya no siento nada por esa persona, esté o no esté. Otra cosa que pasó, después de romperse el grupo, es que hubo un concierto de una banda que nos gusta a todos, y esta pareja iba a ir. El sábado antes, nos dio una buena tabarra a la novia del chico solo y a mí diciendo que los íbamos a meter en el grupo, que les íbamos a hablar...
Esta chica y yo no sabíamos como decirle que no, que simplemente íbamos a saludar por educación y nada más, pero ella insistía, y le dijimos que simplemente estuvieran a un lado y los ignorasen.
Ella insistió que no podía hacer eso, que no podía estar en la misma habitación que esas personas. A mí esto me parece un fallo, porque cuando coincides en un lugar público ya no disfrutas como si no estuvieran.
Al final esa pareja no fue al concierto, y esta prima lo pudo disfrutar. Pero todos pensamos lo mismo: hubiera visto el concierto amargada porque ellos estaban y no lo hubiera disfrutado en absoluto.
Supongo que habrá gente que diga lo mismo, que no puede estar en el mismo sitio que esas personas, pero es que esa es la manera de vencerles: no me importa lo más mínimo si estás o no.
Esto es lo que pienso, que aunque no sea cierto hacer que parezca que no nos afecta, y esas personas estarán fastidiadas porque no han conseguido sus objetivos.
 

Registrado
20 Ago 2017
Mensajes
3
Calificaciones
9
Saludos
Me he registrado aquí para contar mi experiencia con una persona tóxica. No ha logrado hacerme daño, aunque el grupo en el que estábamos se rompió.
He leído mucho sobre como lidiar con gente de este tipo, pero yo no he hecho ninguna de esas cosas. Me he librado de otra manera.
Para empezar describiré el grupo, y lo que pasó para que se rompiera.
Éramos cuatro parejas por aquel entonces, un primo de mi marido y su novio, una prima también de mi marido y su novio, un chico que estaba sólo y que encontró pareja más tarde, una chica y su marido, que fue la que se peleó con la prima de mi marido y nosotros.
Esto pasó hará unos cinco años, cuando la prima de mi marido empezó a preparar su boda.

Con todo lo que conlleva preparar una boda y lo que ocupa a nivel de pensamiento, esta prima aún ocupaba parte de sus pensamientos en todo lo que le había hecho esta chica. Recuerdo que ella se casó en verano, y que el otoño anterior quedábamos mucho, y sábado tras sábado surgía la misma retahila en la conversación: que si me hizo no sé qué, que si me hizo no sé cuanto... algunas cosas se remontan a quince o veinte años antes, pues ellas dos se conocieron en el instituto, y según cuenta esta prima desde entonces le ha estado haciendo "putadas". Decía que las otras amigas le preguntaban que por qué la aguantaba, y que ella respondía que era su amiga. Las otras putadas recientes era intentar malmeter entre ella y su futuro marido, y que por lo visto intentaba, "seducirle", digamos. Esta chica debe tener algún trauma o complejo que la impulsa a necesitar ser el centro de atención de los hombres del grupo. Y a veces, en cierta medida, lo consigue.

Por el momento la cosa quedó ahí, y nosotros, que debimos haber sospechado algo, no sospechamos nada.

Llegó la boda, esta pareja fue y todo normal. La primavera siguiente, mi marido logró un cambio de empresa muy esperado y quiso celebrarlo quedando con todos a comer en un restaurante. Cuando se lo comentamos a esta prima, antes que al resto, dijo que si iba la otra chica ella no iba. El caso es que el día antes de la comida estábamos con el resto del grupo en casa de la chica tóxica, y a la novia del primo se le ocurre invitar a esta pareja a la comida. Ella no sabía nada y es muy amiga de la chica tóxica, por lo tanto quería que fuera. Cuando la prima se enteró montó en cólera, llamó a la novia del primo y le echó la bronca por teléfono diciéndole que se había cargado la comida. La otra chica se sintió muy mal y creo que pidió perdón, pero el daño ya estaba hecho.
Por supuesto, la comida se suspendió y ese sábado quedamos con ella en su casa, donde por fin explicó que no quería saber nada más de esta chica, que le habían escrito un whatsapp diciéndoles que no aparecieran por su casa hasta que no se aclarase la situación al que la otra pareja no respondió.
Recuerdo que aquella noche, cuando ella dijo que a las reuniones que fuera esta pareja ellos no irían, el chico soltero dijo que su casa estaba abierta a todos y todas. Yo, que aún vivía con mi madre, no lo entendí.
Tiempo después mi marido y yo nos fuimos por fin a vivir juntos y entonces, cuando tuve mi casa aunque fuera entre comillas pues era de alquiler, entendí lo que este chico quiso decir. cuando tienes tu casa, sois tú y tu pareja y sois libres de invitar a quienes os dé la gana Pero cuando alguien hace lo que esta prima ya no eres libre, pues además se enfadaba porque nos relacionáramos con ella.
Lo que nos molestó a los demás fue que nos metiera en medio, que no dijera las cosas antes y que pretendiera que no nos relacionáramos con ella. Y creo que en su lucha contra la chica tóxica, perdió.
¿Por qué? Porque ya no era libre de ir a donde quisiera sin molestarse por la presencia de ella, porque la sacaba en cualquier conversación si había motivo y si no se lo inventaba. Porque a esta gente, como se les derrota es siendo felices.
Parece la típica frasecita de autoayuda moña y cursi que se ve de vez en cuando por ahí, pero en algunas ocasiones es cierta. Y otra cosa que se me viene a la mente es lo que nos decían nuestros padres cuando teníamos problemas en el colegio con algún compañero que se metía con nosotros: ignóralo que ya se cansará. En aquellos años eso era inconcebible, pero hoy es una de las maneras de lidiar con esta gente. Porque si creen que no han podido hacer daño como querían los jodidos son ellos.
Una de las veces que lo hablé con mi marido me dijo que su prima debía cambiar de actitud, que se había peleado con todas sus amigas. Es cierto que la otra chica es tóxica, pero también es cierto que no se puede tener la actitud que tiene la prima.
El primer fallo que tuvo fue no atajar la situación al principio de la relación, cuando le hizo la primera putada. Debió haber hablado con ella claramente entonces, y haber cortado la relación, antes de meterla en el grupo incluso.
El segundo fallo fue, y creo que sigue siendo, recordar cosas del pasado. No merece la pena seguir enfadados por cosas de hace más de diez años.
El tercer fallo fue meternos a los demás. Si te peleas con una persona no puedes pretender que los demás también lo hagan. Cada uno es libre de relacionarse con quien quiera y nadie es quien para decirle a nadie con quien tiene que estar y con quien no.
Lo que yo hubiera hecho, y de hecho hago, es pasar página. Con eso no me refiero a "te perdono y eres mi amigo/a otra vez", sino a que ya no siento nada por esa persona, esté o no esté. Otra cosa que pasó, después de romperse el grupo, es que hubo un concierto de una banda que nos gusta a todos, y esta pareja iba a ir. El sábado antes, nos dio una buena tabarra a la novia del chico solo y a mí diciendo que los íbamos a meter en el grupo, que les íbamos a hablar...
Esta chica y yo no sabíamos como decirle que no, que simplemente íbamos a saludar por educación y nada más, pero ella insistía, y le dijimos que simplemente estuvieran a un lado y los ignorasen.
Ella insistió que no podía hacer eso, que no podía estar en la misma habitación que esas personas. A mí esto me parece un fallo, porque cuando coincides en un lugar público ya no disfrutas como si no estuvieran.
Al final esa pareja no fue al concierto, y esta prima lo pudo disfrutar. Pero todos pensamos lo mismo: hubiera visto el concierto amargada porque ellos estaban y no lo hubiera disfrutado en absoluto.
Supongo que habrá gente que diga lo mismo, que no puede estar en el mismo sitio que esas personas, pero es que esa es la manera de vencerles: no me importa lo más mínimo si estás o no.
Esto es lo que pienso, que aunque no sea cierto hacer que parezca que no nos afecta, y esas personas estarán fastidiadas porque no han conseguido sus objetivos.
A todo esto añadir que a día de hoy mi marido y yo seguimos relacionándonos con la chica tóxica, que simplemente le hablamos si nos habla y pasamos de ella si pasa de nosotros. Seguimos con nuestras vidas, que es a lo que me refiero con pasar página, que es lo que creo que debería hacer esta prima, dejar atrás todo eso y seguir como si nada tanto si esa chica está cerca como si no.
Es más, yo estuve diez años sin hablarle a una amiga por cosas mucho menos graves que las que se quejaba esta prima, y a veces nos veíamos por la calle, ella acompañada de otra de las personas de aquel grupo y yo sola, y esa persona se paraba a hablar conmigo, mi amiga se esperaba a un lado y luego cada una seguía su camino. Y en ningún momento le dije a ninguna persona del grupo que dejara de hablarle. Entonces teníamos veinte años, y a veces pienso que esta prima es un poco inmadura con eso de obsesionarse por cosas que hace mucho tiempo que pasaron y por la presencia de esta persona. Si pasas de alguien así eres más fuerte y puedes estar en cualquier sitio. Se vive mejor porque ya no te afecta.
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
38.848
Calificaciones
229.960
Totalmente de acuerdo, lo ves a diario, incluso en "Foros", lo mejor es alejarse de la mala gente y las malas energías, IGNORAR, y hacer una limpieza de aura, son típicos vampiros energéticos con muchas carencias a nivel emocional y de autoestima, muy triste, en en fondo...
 
Registrado
20 Ago 2017
Mensajes
3
Calificaciones
9
Muy interesante, y cierto, lo que aquí se expone. Hay gente tóxica en cualquier parte. Yo a [email protected] que más temo, es a los [email protected] Son peligrosos, te anulan e intentan llevarte por donde quieren, he conocido gente así, mejor salir corriendo....
Totalmente de acuerdo, lo ves a diario, incluso en "Foros", lo mejor es alejarse de la mala gente y las malas energías, IGNORAR, y hacer una limpieza de aura, son típicos vampiros energéticos con muchas carencias a nivel emocional y de autoestima, muy triste, en en fondo...
A ver, Campanillarevoltosa, por supuesto que cuanto más lejos mejor, lo que intento decir es que eso no se puede hacer en todas las situaciones,no se puede hacer cuando metes a alguien en medio. No se puede hacer por ejemplo en el trabajo, en grupos de estudio y cosas así, porque cuando te pones en el plan: "si viene tal yo no vengo", se crea mal rollo. Y sólo te manipulan si les sigues el juego, si, como en el caso de esta prima, dejas que te afecte lo que te digan, si luego discutes con tu pareja porque te ha dicho tal o cual cosa. "Por aquí me entra y por aquí me sale", como se suele decir, es una buena táctica contra esta gente. Como he dicho antes, aunque sea mentira, que parezca que pasas de eso. Porque si entras al trapo creas el mal rollo que es lo que ellos/as quieren.

No iba por ahí, pepivilla, no hablaba de los vampiros energéticos, pero te diré que te quitan las energías sólo cuando les sigues el juego, cuando, como esta prima, te pones a pensar todo el tiempo en ellos, en que si te hicieron, en que si son malas personas, en que si los demás les hacen caso... Si te ven disfrutando, si se enteran por otras personas de que no los nombras si quiera, has ganado. Esta chica tóxica sabía perfectamente que esta prima hablaba de ella cada dos por tres, y eso le daba poder en cierto modo. Poder porque somos nosotros mismos los que nos dejamos vencer.
Obviamente, no les vamos a invitar a nuestra casa, pero dentro de un grupo hay que hacer como que no están cuando vamos a casa de otro de los miembros, porque nadie manda en casa ajena, y, al igual que cuando vamos por la calle o estamos en cualquier local público con más gente a la que no hablamos, que simplemente está ahí, esta gente, haga lo que haga simplemente está ahí y pasamos de ellos. Aunque parezca raro no se crea ningún mal rollo, es más, cuando esta gente nos ve tan tranquilos y felices empiezan a poner malas caras y ellos solos se alejan.
 
Registrado
14 Jul 2013
Mensajes
1.736
Calificaciones
6.548
Yo por mi experiencia con tóxicos, diría que hay que tener mucho cuidado con la gente que dice, vamos a hacer, yo te ayudare, si necesitas algo... pero en el momento de la verdad, cuando lo requieres misteriosamente tienen otras cosas, o están mal, la enfermedad es muuuuyyyy recurrente en personas que te suelen dejar tirado, ya que saben que en eso no les puedes decir nada. Esta gente te hace creer que son amigos del alma, que lo tienes cuando lo necesitas, te crean adicción y es peligroso.
Hace poco me paso con una amiga con la que quedaba cada fin de semana, siempre hacíamos planes juntas, al cambiarme de piso, unos meses antes: ya empaquetaremos, te puedo dejar mi sofá si no encuentras nada... cuando llego el momento, ya no había sofá, entonces ya me ayudaba a buscar habitación (cambio de discurso) por supuesto no lo hizo, el piso lo encontré yo sola, el fin de semana de mover cajas y traslado se hizo la loca completamente !!! yo puedo hacerlo sola, puedo contratar una empresa es obvio pero ella se había ofrecido... hacíamos cosas juntas siempre el fin de semana y ese no envió ni un puñetero wats app, eso si, el domingo tarde, me dice si vamos a la playa ? le dije que me parecía extraterrestre lo que me estaba diciendo. me había sentido sola y no aparece, he estado mal (tema ex) pero para ir a la playa estás bien??? a mi me parece una impresentable de mucho cuidado.
Por eso es muy importante fijarse en los actos no las palabras para detectar a este tipo de gente.
 
Registrado
1 May 2009
Mensajes
35.679
Calificaciones
137.507
Ubicación
Buscando a mi madero por todas las comisarías
Se les reconoce porque en cuanto te conocen te ponen en un pedestal sin que tú pidas nada, hagas nada, digas nada. El día que captas de qué va el tema y te alejas o les cortas el rollo empiezan los problemas.
 
Registrado
28 Ene 2018
Mensajes
5.559
Calificaciones
27.571
Yo estoy teniendo problemas con una persona tóxica que lleva en mi vida unos añitos. Me bastaron seis meses a su alrededor para darme cuenta de que era un bicho y poner distancia ¿pero sabéis qué es lo fuerte? Que cuanto más te alejas tú más parece que quieren acercarse, como una goma elástica. Al final esa distancia la he puesto cambiándome de ciudad, he tenido unos dos años de paz con esta persona (me veo obligada a saber de ella pq tenemos amigos comunes) pero acabo de enterarme de una jugarreta que me ha hecho, y voy a tener una conversación muy seria con ella porque se ha pasado cuatro pueblos y esto no lo pienso permitir. ¿Pero sabéis qué es lo que me da rabia? Que aunque haya sido ella la tóxica y la malmetedora, estoy escribiéndole la parrafada en WhatsApp con un nudo en el estómago, porque sé cuál va a ser su reacción, y es ponerse a la defensiva, acusarme de atacarle y de un montón de cosas, es especialista en escurrir el bulto y darle la vuelta a la tortilla, y yo no tengo ganas de drama y toxicidad en este preciso momento, pero lo que ha hecho es grave y no se puede ir de rositas. ¿Por qué tengo yo encima que sentirme mal cuando es la otra persona la que ha actuado mal?
 
Registrado
22 Dic 2006
Mensajes
8.627
Calificaciones
42.411
Yo estoy teniendo problemas con una persona tóxica que lleva en mi vida unos añitos. Me bastaron seis meses a su alrededor para darme cuenta de que era un bicho y poner distancia ¿pero sabéis qué es lo fuerte? Que cuanto más te alejas tú más parece que quieren acercarse, como una goma elástica. Al final esa distancia la he puesto cambiándome de ciudad, he tenido unos dos años de paz con esta persona (me veo obligada a saber de ella pq tenemos amigos comunes) pero acabo de enterarme de una jugarreta que me ha hecho, y voy a tener una conversación muy seria con ella porque se ha pasado cuatro pueblos y esto no lo pienso permitir. ¿Pero sabéis qué es lo que me da rabia? Que aunque haya sido ella la tóxica y la malmetedora, estoy escribiéndole la parrafada en WhatsApp con un nudo en el estómago, porque sé cuál va a ser su reacción, y es ponerse a la defensiva, acusarme de atacarle y de un montón de cosas, es especialista en escurrir el bulto y darle la vuelta a la tortilla, y yo no tengo ganas de drama y toxicidad en este preciso momento, pero lo que ha hecho es grave y no se puede ir de rositas. ¿Por qué tengo yo encima que sentirme mal cuando es la otra persona la que ha actuado mal?
Pasa de ella.
Ignorarla.
Si tus amistades te conocen pronto sabrán q todo es mentira.
Acaban solas.
 
Registrado
28 Ene 2018
Mensajes
5.559
Calificaciones
27.571
Pasa de ella.
Ignorarla.
Si tus amistades te conocen pronto sabrán q todo es mentira.
Acaban solas.
La cuestión es que casi todo el mundo ya la tiene calada, algunos siguen con la venda en los ojos, mayormente gente a la que ella idolatra y a los que nunca se atreverá a putear, pero esto no se puede quedar así, porque la putada que me ha hecho me puede traer problemas a nivel profesional e incluso personal, y por ahí sí que no paso.
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)