Gazapos estrepitosos en cine y tv (1 Viewer)

Registrado
29 Dic 2009
Mensajes
8.737
Calificaciones
53.214
Abro este hilo para gazapos estrepitosos: en ambientación, vestuario, contexto histórico etc, de series de TV y películas.

Para abrir el melón, el último capítulo de "Mentes Criminales Sin Fronteras", supuestamente ambientado en Pamplona.

ANÁLISIS
¿Qué porquería está comiendo ese toro?
Delirio de documentación sobre España en el capítulo de 'Mentes Criminales: Sin fronteras' que se desarrolla en Pamplona
68

CARMEN MORÁN
6 ENE 2017 - 20:09 CET

Fotograma de 'Mentes criminales' en San Fermín en Pamplona.


La serie americana Mentes criminales: sin fronteras se emitió este jueves en Cuatro con un capítulo que lleva al equipo de policías comandado por el jefe Garrett hasta Pamplona, en pleno San Fermín. Tratan de desentrañar la desaparición de algunos turistas americanos que siguieron los pasos de Hemingway y perdieron las orejas, sin que se sepa el paradero del resto de los cadáveres. Las orejas han sido halladas en la calle y en una iglesia y todo conduce rápido a un asesino en serie que algo tiene que ver con las corridas de toros, la religión, esas cosillas que un americano mencionaría de España.

Para ser una serie de crímenes y sangre, resultó lo más divertido de las Navidades. Para empezar, el equipo de investigadores llega a una Pamplona en fiestas cuajadita de banderas españolas, no hay un balcón donde no haya una. Perplejidad absoluta. Bastaría teclear en Google San Fermín y hacerse un barrido por las últimas noticias. Pero esto no fue lo mejor, no.


Las conversaciones entre los agentes que van desenredando la madeja de los crímenes rayan el delirio. “¿Un viajero vasco le cortó a don Quijote una oreja, verdad?”, pregunta uno de ellos para ver si tirando de ese hilo avanzan las pesquisas. Y el jefe responde en un alarde de sabiduría que deja pasmado a todo el equipo: “Fue herido tras la batalla con los molinos de viento de la Mancha”. Como los colegas no acaban de cerrar la boca ante tanta sabiduría el jefe se ve obligado a justificarse: “He visto la película…” Desde luego el libro no lo ha leído. Hasta donde se sabe el tal don Quijote conservaba sus pabellones auditivos en perfecto estado. Lo mismo a Van Gogh le llaman el Manco de Lepanto en un capítulo por venir… Pero esto no fue lo mejor, qué va.

En el episodio se menciona que “España es un país católico, un estilo de vida”. Cuando la grabación muestra a un extranjero meando en una plaza, una actriz que interpreta a una española que colabora con los agentes suelta: ”Qué guiri más tonto, ¿cómo se le ocurre orinar en una iglesia? Hay que ser muy osado para hacer algo así”. Hombre, osado quizá, pero guarro, seguro. Eso pasa en todos los cascos viejos de España cada fin de semana, por desgracia. Con iglesias y sin ellas.

Y aquí va lo mejor. Que no son las reflexiones sobre terrorismo o nacionalismo, ni esas calles sin asfaltar de Pamplona que más parecen de Maputo. Lo más hilarante ocurre cuando los polis se preguntan qué hará el asesino con los cadáveres, dado que solo deja como reclamo las orejas mutiladas. La siguiente escena lo desvela: un tipo atormentado está dándole a la manivela de una máquina trituradora, embadurnado de sangre y casquería. Cuando tiene el cubo repleto se va para el cercado donde guarda a los toros bravos y silbándoles como si fueran perros les ofrece el suculento botín. “¡Las víctimas se las da de comer a los toros!”, se percata una sagaz agente a punto de cerrar el caso. Anda que… Malo está no documentarse sobre lo que ocurre en España, pero un toro es herbívoro en Pamplona y en Minnesota. Olé.

http://cultura.elpais.com/cultura/2017/01/06/television/1483721250_765173.html

Según ‘Mentes criminales: sin fronteras’ en España los toros bravos comen cadáveres humanos
  • La cadena Cuatro emitió un capítulo de la serie ambientado en los Sanfermines y documentado de manera cuestionable

'Mentes criminales: sin fronteras' en Pamplona (Mentes Criminales)
REDACCIÓN

07/01/2017 18:15 | Actualizado a 07/01/2017 19:29
La serie Mentes Criminales tiene un ‘spin-off’, indicado en el título con la frase “sin fronteras”, en el que el equipo de policías capitaneado por el jefe Garrett viaja a escala internacional para resolver crímenes que se hayan cometido en contra de ciudadanos estadounidenses. Si los guionistas quisieran, la serie podría no acabarse nunca.

Inevitablemente, los investigadores tenían que acabar pasando por España. El capítulo, titulado Toro Bravo, pudo verse recientemente en la cadena Cuatro y no pudo tener más éxito, aunque no precisamente por su calidad, al menos en lo que concierne a la documentación sobre el país. De hecho, si hubiesen querido hacer una parodia no les hubiera salido mejor, pero iba en serio.



Los protagonistas llegan a Pamplona en plena celebración de las fiestas de San Fermín. Vienen siguiendo la pista de unos americanos que fueron agredidos por un asesino en serie que corta las orejas de sus víctimas y hace desaparecer sus cadáveres. La ciudad está decorada hasta el ‘horror vacui’ con banderas de España (típico en esa celebración) y la religión es clave tanto en la trama como en la cotidianidad de los ciudadanos: “un estilo de vida”. Toros y curas, ya se sabe.

Hay muchas perlas en el capítulo, pero la más grande y la que hizo poner el grito en el cielo a los telespectadores –que prendieron fuego a las redes sociales- fue la de la alimentación de los toros bravos.




Los policías resuelven el misterio cuando se dan cuenta de que (atención SPOILER, lo sentimos) de que el asesino le da de comer los cadáveres a los toros bravos. Sí, a esos animales herbívoros.

El episodio se rodó en Los Ángeles con decorados que fácilmente podrían haber salido del almacén catalogado como “latino”, porque lo mismo podrían haber servido para rodar una escena de un pueblo mexicano. Muchos usuarios recordaron el capítulo de la serie de McGyver y los vascos, poniéndolos a la misma altura. Pero ni se grabaron en la misma fecha ni todo el mundo tiene el mismo carisma (adquirido por solera) que McGyver.


 

Registrado
29 Dic 2009
Mensajes
8.737
Calificaciones
53.214
Los peores gazapos de la historia del cine
El 02/11/2011
0 Comentario
La suma de los presupuestos de Titanic, Matrix Reloaded y El retorno del rey suman, aproximadamente, 500 millones de dólares. La cifra da escalofríos y apunta a un mundo (el de las grandes producciones de Hollywood) controlado al milímetro. Tristemente (o quizás, afortunadamente), no importa cuanto dinero se invierta en la producción de una película: los errores (pocos, pero sonados) se terminarán colando en el metraje final. A veces, algún miembro del equipo técnico se cuela en un plano o un objeto o personaje que no aparecía en un plano aparece súbitamente en el siguiente. El sentido común, nos dice que estos errores fortuitos deberían ser borrados del montaje final mediante técnicas de post-producción. Sin embargo, casi por arte de magia, permanecen ahí para nuestro absoluto deleite. Y es que… ¿qué sería el cine sin los gazapos? La web Moviefone ha reunido algunos de los más sonados de la historia del cine y os los presentamos aquí para vuestro disfrute. ¿Cuál es vuestro favorito?

Spider-man. Es bien sabido por todo el mundo que las películas no se ruedan en orden cronológico. Para que las cosas mantengan una cierta lógica, hay personas que, en el set de rodaje, se dedican exclusivamente a preocuparse de mantener la “continuidad” de la acción. Pero hay veces que estos profesionales se pegan patinazos de aúpa. Por ejemplo, en la primera entrega de la saga de Spider-man, vemos como un extra es lanzado contra una ventana que queda hecha trizas. Lo sorprendente es que, en el siguiente plano, la ventana reaparece intacta, sin rastro de un “reparador de cristales” o del hábil Spidey reconstruyéndola a toda velocidad.

Piratas del Caribe. Puestos a elucubrar, nos imaginamos al tipo que editó esta escena totalmente ebrio, alcoholizado por las botellas de ron del capitán Jack Sparrow. Esta es la única explicación razonable para que al buen montador se le pasara por alto la presencia en el plano de un tipo con camiseta blanca, sombrero de cowboy y gafas de sol, que atraviesa el fondo del plano mientras el buen capitán se marca un discurso. También damos por sentado que si Sparrow se cruzara con un personaje de esta guisa, el pobre capitán creería estar alucinado y regresaría presto a su botella de ron.

La guerra de las galaxias. La “fuerza” es poderosa y se materializa incluso después de que Darth Vader te aniquile. En esta (mítica) escena del Episodio IV de la saga (película antes conocida como La guerra de las galaxias), vemos como el villano más grande de la historia le rompe la crisma a un líder rebelde y luego lo lanza contra la pared de la nave espacial. Sin embargo, para amortiguar la caída, el actor levanta las manos justo antes del impacto. ¡Pero si estás muerto! Milagros de la “fuerza”.


El retorno del rey. En el universo de El señor de los anillos, sólo Peter Jackson puede hacerle sombra al padre/creador: J.R.R. Tolkien. La cuestión es que los grandes maestros también pueden equivocarse. En esta escena de El retorno del rey, tercer y último episodio de la trilogía, vemos a Gandalf saliendo al balcón de las Minas Tirith. Después de un pequeño corte de montaje, volvemos al mismo balcón, pero esta vez el escenario ha cambiado: los edificios que rodean al personaje se han transformado notoriamente. ¿Se ha convertido Gandalf en “el arquitecto” de Matrix?



Pulp Fiction. El Jules de Pulp Fiction (interpretado por un icónico Samuel L. Jackson) atraviesa un auténtico despertar espiritual cuando un tipo vacía su cargador sobre él y ninguna bala le roza. Todos lo recordamos, es uno de los momentos míticos, de culto, del cine de los noventa. Pues bien, ¿os imagináis cómo hubiera reaccionado el bueno de Jules si hubiera advertido que los agujeros de las balas estaban ahí antes de ser disparadas? Seguramente, hubiese necesitado unas cuantas sesiones de terapia psicológica.


Matrix Reloaded. Esta película costó tanto dinero que lo mínimo que podrían haber hecho los hermanos Wachowski hubiese sido insertar la cara del Agente Smith en todos los clones a los que se enfrenta Neo en la escena de lucha “cuerpo a cuerpo” más descomunal de la historia. En su lugar, lo que tenemos es una colección de tipos que se parecen a Hugo Weaving, pero que claramente no lo son.


En busca del arca perdida. Por desgracia (o no), las películas de la saga de Indiana Jones no son fieles a la Historia (todavía deseamos, secretamente, que los caballeros de “la última cruzada” existieran realmente). Dando eso por sentado, hay error que claman al cielo. En una de las míticas escenas “de viaje” de En busca del arca perdida (escenas en las que el vuelo de una avión se transparentaba sobre un mapa en el que se indicaba su trayectoria), el mapa indica la posición de “Tailandia”. El problema es que dicho país fue llamado Siam hasta 1939, tres años después del año en que transcurre la primera película de la saga de Indy.


Harry Potter y la piedra filosofal. Uno de los gazapos más garrafales de la lista. Una cosa es que, de un plano al siguiente, percibamos el movimiento inesperado e inexplicable de un objeto, un extra o un técnico; pero de ahí a que uno de los protagonistas se teletransporte sin que nadie se inmute hay más de un paso. Y eso es justamente lo que ocurre en esta entrega de las aventuras de Harry Potter. En una escena ambientada en el comedor de Hogwarts, la tropa de chavales conversa distendidamente mientras comen. Es entonces cuando, súbitamente, Harry pasa de estar a un lado de la mesa para pasar al otro. Lo dicho, nadie dice ni pío. Inexplicable.



Gladiator. Como ya demostró el ejemplo previo de la película de Indiana Jones, las películas históricas son una fuente incesante de gazapos. ¡Ah, la Antigua Roma! Una de las grandes ciudades de la historia. ¡Y el Coliseo! Ese lugar en el que miles de romanos se reunían para ver a los gladiadores luchar contra enromes carros motorizados. ¡Eeeiii, alto ahí! ¿Cómo que motorizados? Pues sí, a pesar de todos los Oscar de la película, a Ridley Scott tuvo un despiste de altura cuando permitió que, en una de las escenas del filme, se viera el motor que empujaba uno de los viejos carros.
 
Registrado
29 Dic 2009
Mensajes
8.737
Calificaciones
53.214
En busca del arca perdida. No es saña. Os juramos que no tenemos nada personal contra Indy. De hecho, es probablemente nuestro héroe favorito de la gran pantalla. Pero no podemos dejar pasar este nuevo gazapo: en otra escena de En busca del arca perdida, nuestro héroe se halla sumergido en una laguna. Dos segundos más tarde, sobre el cuerpo metálico de un aeroplano, Indy emerge completamente seco. Parece imposible, a no ser que Indy tuviera una versión de bolsillo de la máquina de Willy Wonka que secaba al instante.
 
Registrado
29 Dic 2009
Mensajes
8.737
Calificaciones
53.214
Los cinco gazapos más sonados del cine
  • A pesar de ser producciones millonarias cuidadas al detalle, muchas películas famosas han quedado marcadas por tener errores.

Julia Roberts tuvo el poder de convertir un cruasán en una tortita en cuestión de segundos. (YouTube - Otras Fuentes)
REDACCIÓN
Actualizado a 20-03-2016 09:49

Son producciones millonarias, han roto récords de taquilla, han ganado premios Oscar e incluso han llegado a ser clásicos. Y a pesar de todo, siguen teniendo fallos. Muchas películas celebres han quedado marcadas por sus gazapos, unos errores de bulto que dejan a guionistas, actores y directores a la altura del betún. Los más sonados son los fallos de racord, aquellos que rompen la continuidad de una escena ya sea por detalles del escenario, el vestuario, la posición de los actores o su interpretación.

Os hacemos un repaso de los mejores gazapos del cine:

MAGIA EN EL DESAYUNO DE ‘PRETTY WOMAN’

Una de las escenas de la exitosa película ‘Pretty Woman’ tiene uno de los fallos de continuidad más graves visto jamás en el cine. En menos de un minuto de escena se cometen tantos errores, que ha servido de ejemplo en las universidades de cómo no hacer cine. Julia Roberts se convierte en la maga de los desayunos al morder un cruasán primero, que unos segundos después aparece entero. Por si fuera poco, el cruasán se convierte en tortita que, tras morder dos veces, vuelve a regenerarse por arte de magia. Richard Gere también protagoniza algún gazapo como cuando abre su periódico dos veces, una al inicio y otra a mitad de escena.



CUÁDRIGAS TRUCADAS EN LA ANTIGUA ROMA EN ‘GLADIATOR’

Las películas históricas suelen ser las que tienen mayor número de gazapos. A pesar de sus cinco Oscar, ‘Gladiator’ no es una excepción. La aclamada película de Ridley Scott tiene varios errores, como los cambios de mano con la espada de un corte a otro o la aparición de un ayudante de cámara en tejanos. Pero quizá, el gazapo más conocido es el del tuning de cuadrigas. Una de ellas tiene una bombona de gas que le permite saltar por los aires, como así ocurre finalmente, un componente del vehículo no disponible en la época en la que está ambientada la película. Todo ejemplo de anacronismo.



LOS AGUJEROS DE LA PARED, ANTES DEL TIROTEO EN ‘PULP FICTION’

Quentin Tarantino se ha tomado miles de licencias de tipo histórico en sus películas: Desde matar a Hitler en un cine hasta disponer de unas modernas gafas de sol en el salvaje oeste de ‘Djando: desencadenado’. Pero es ‘Pulp Fiction’ la película con un error del que Tarantino no puede decir que fue a propósito. Tras recitar el inventado pasaje de la biblia ‘Ezequiel 25:17’, aparece un hombre que empieza a disparar a Vince y Jules aunque no atina a ninguno de los dos, llenando la pared de agujeros de bala. Sin embargo, estos agujeros ya estaban antes de dicho tiroteo, aunque Jules se gira para verlos, considerando que se acaban de producir, una situación que le hace ver la luz acerca el milagro que acaba de ocurrir.



LA SORPRESA MÁS ESPERADA DE ‘CON LA MUERTE EN LOS TALONES’

A Alfred Hitchcock se le atribuye una de las citas más celebres del muno del cine. “Nunca se te ocurra hacer una película ni con animales, ni con niños, ni con Charles Laughton”. Además de atizar al actor que interpretó a Enrique VIII, el director de cine refrendó una máxima que vivió en sus propias carnes. En ‘Con la muerte en los talones’, una de las escena principales ha quedado marcada por la actuación de un extra que, casualmente, era un niño. El pequeño, durante un momento, se tapa los oídos, adelantándose al tiroteo que se iba a producir instantes después.


TROPAS DE ASALTO DEMASIADO ALTAS EN ‘STAR WARS’

Antes de darnos cuenta de su torpeza disparando, e incluso de su poco aguante ante la resistencia, las tropas de asalto tuvieron un traspié al inicio de la saga original de ‘Star Wars’, en ‘Una nueva esperanza’. Durante la escena en la que las tropas entran en la habitación en la que se esconden C-3PO y R2-D2, uno de ellos se da un golpe en la cabeza con una puerta. No sabemos si el problema fue que la puerta no se abrió del todo, que el actor tenía poca visibilidad por culpa del casco o que eligieron un Stormtrooper demasiado alto.

 

Registrado
21 Nov 2012
Mensajes
8.547
Calificaciones
71.478
Ubicación
Buenos Aires-Argentina
Los problemas de continuidad son, hasta cierto punto disculpables.

Hasta podría pasar lo de las banderas españolas en lugar de la ikurriña, porque ya se sabe cuán informados están la mayoría en Yanquilandia sobre lo que pasa fuera de sus fronteras.
Pero el caso de los toros herbívoros es imperdonable!!!!!!!!!
No se trata de un pequeño error que pasó inadvertido o de un desconocimiento sobre otro país.
Se trata justamente del nudo del argumento y se trata de algo que también( supongo) sucede en EEUU: los toros son herbívoros
El escritor, una bestia en dos patas.
Pero ese guión con semejante barrabasada tuvo que ser conocido por muchas otras personas : director, actores, camarógrafos, sonidistas y los otros chiquicientos especialistas. Cómo no hubo ni una sola persona que advirtiera ese error mayúsculo???????
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)

Similar threads