Gabriel Cruz, asesinado por Ana Julia Quezada, la pareja del padre.

Registrado
8 Dic 2016
Mensajes
10.586
Calificaciones
81.829
Ya pero no creo que tengan cosas gordas en ese sentido y de ser así secuestrar a un niño es algo tan chungo que solo lo hacen los muy bestias, pero ojala fuera dinero en principio no tendría interés en el niño....seria lo " menos" malo a mi lo que me pone enferma son los depravados....y que no aparezca, soy una cansina pero preferiría un hijo muerto a un hijo desaparecido mas de un mes creo que es el dolor mas atroz del mundo , tambien hablo de cualquier ser querido
Es que hay que ser un ñordo podrido para hacer eso de coger a un niñito. Los primos no somos capaces de entenderlo porque es asqueroso para nuestro constructo personal.
Vemos asesinatos y hablamos de ellos. Y yo por ejemplo si sería capaz de matar. También he tenido una que porque no me cascaron la cabeza.
He tenido que ver asesinos, y me dio especial asquetamen uno (ETA) y era cooperador.
Un asesino también se ganó mi respeto porque me contó su impulso y me contó su metepatez y gran cagada.9
Lo que nadie entiende es arrebatar la inocencia. Ese bicho se tiene que morir todos los días. Y que n tenga descanso de perder algo para siempre.
Ojalá Lestat mordiendo como gran puñeta a lo de que si la PPR
 
Registrado
8 Dic 2016
Mensajes
10.586
Calificaciones
81.829
image1.jpeg


Yo soy Juanjo

Pensaba, como hago siempre que me pongo ante el desafiante folio en blanco virtual en el ordenador, qué escribir que, en realidad, me haga sentir bien con esta oportunidad que me ofrecen los medios donde colaboro. Próximo el ocho de marzo, quizás sobre las reivindicaciones más hembristas que feministas; viviendo ya la Cuaresma, quizás alguno de aquellos artículos de buenismo o –haciendo uso del término de don Eusebio León– de malajismo cofrade. Me acordé de Tabarnia, y su befa al independentismo. Pensé también en la afrenta de un Gobierno –el español– al castellano; al propio idioma de un país que, con tanto ahogamiento –inmersión le dicen, para dejarlo como si fuese una inocente aguadilla– en favor de otros que, en lugar de crear cultura, fomentan la ignorancia y el odio.

Pensé tanto, tanto pensé que, por una vez, y habida cuenta de tanta madeja desmadejada que volver a religar, nada me salía en mi particular versar.

Sin embargo, en este jaleo en el que de forma estúpida nos confinamos como sociedad, me detuve en una imagen que casi de largo mi vista pasaba; un guardia civil –que entonces este que les escribe desconocía que lo era– metido hasta las narices en aguas fecales –y esto es literal–, mascarilla en rostro y un casco que su nombre adivinaba: «Juanjo». Sin más.

Casi seguro que hubiese pasado la página si no llega a ser por el comentario que lo titulaba: «Juanjo, gracias». ¿Gracias? Solo leí ese final y, por inercia curiosidad, alcé mi mirada al inicio del texto y –por qué entonces no me sorprendería– del pequeño Gabriel hablaba. Es uno de esos niños que, por fortuna, dentro de la grandísima desgracia –paradoja tristísima–, su desaparición no ha caído en saco roto. Al menos nos queda ese hálito, ese suspiro contenido, ese clavo ardiendo que es la mediática publicidad.

Gabriel es uno de esos niños nuestros. Sí, nuestros; como el suyo o los míos, al que le han quitado el derecho a dormir cada noche, y van seis ya, con un beso de sus padres. A jugar con sus amigos, a reír con sus compañeros del colegio, a hacer feliz a sus abuelos, a enfadar con sus travesuras. Gabriel es uno de esos niños nuestros, sí. Aunque nos coja lejos. Aunque no sepamos cómo es su voz, ni si, a pesar de haber visto en apenas unos días mil veces sus ojos, son de tal o cual color. Aunque no sepamos de él más que lo brillante de su sonrisa y el dolor que causa a sus padres su amor, Gabriel es uno de esos niños nuestros, sin ser de nosotros nada más que consternación.

Recapacitaba en él mientras oía discutir a mis hijos, que tantísimas veces me sacan de quicio. Los escuchaba pelearse por unos cromos, por unas estampitas de futbolistas que, con sus propios argumentos, para mí sin fundamento, se reclamaban. Les iba a llamar la atención, pero me di cuenta de mi suerte. Ahí estaban. Debatiéndose. Crispándome los nervios, y a su madre la santa paciencia que solo ella tiene. ¡Dios mío, qué gran suerte! ¿Qué será sufrir lo que aquel matrimonio que a su pequeño reñir no puede? ¿Qué será no besarle, no escucharle, no verle? No, no quiero saber qué es ese puñal de la duda, que con su hoja de sierra desgarra de muerte.

Valiente mal parido. Valiente hijo de mala madre, aunque esta no tenga culpa, y siendo amable por no decirle hijo de p*ta, será el que ha sido capaz de robarle a un niño la vida.

La vida, sí. Porque capturar la libertad es, en sí mismo, matarla. Y a pesar de mi experiencia, aquella donde le dan palos a la esperanza, quiero creer. Quiero creer no, ¡creo!, que Gabriel está esperando en algún sitio que lo encuentren. Porque no tener fe es como dejar morir a la esperanza apaleada. Porque no tener fe es como dejar a Gabriel en la estacada.

Yo soy Juanjo, sin duda. Sin el menor atisbo de vacilación. Sin caber en mí incertidumbre alguna. Yo soy aquel hombre cubierto de mierda hasta la cara. Porque si por mi fuera, si alguna posibilidad tuviera de poder hacer algo más que escribir y describir el resentimiento de la impotencia, que son estas inútiles palabras, insisto: yo soy Juanjo. Por saber cómo ríe, cómo habla, cómo, de nuevo, Gabriel, a su familia abraza.

Mientras, en tanto el tiempo pasa, seguiré dando a Dios gracias por poder acostar a mis hijos, cada noche, en sus camas. Por oírlos decirme papá, y despertarlos con un beso cada mañana.

Desde aquí me hago eco por aquel y otros tantos Juanjos que se enfangan, ante la desesperación, hasta donde hacen falta. Sí, Juanjo, gracias.

Juan Antonio Carrasco Lobo


https://www.sevillainfo.es/noticias-de-opinion/yo-soy-juanjo/
Por favor no me digáis, esta persona. Que este señor será feliz y satisfecho por volver a su casa. Pero es que es para ponerle un altar. Joder que hay personas así en el mundo y son quienes hacen que merezca la pena el planeta.
 
Registrado
4 Mar 2018
Mensajes
113
Calificaciones
636
image1.jpeg


Yo soy Juanjo

Pensaba, como hago siempre que me pongo ante el desafiante folio en blanco virtual en el ordenador, qué escribir que, en realidad, me haga sentir bien con esta oportunidad que me ofrecen los medios donde colaboro. Próximo el ocho de marzo, quizás sobre las reivindicaciones más hembristas que feministas; viviendo ya la Cuaresma, quizás alguno de aquellos artículos de buenismo o –haciendo uso del término de don Eusebio León– de malajismo cofrade. Me acordé de Tabarnia, y su befa al independentismo. Pensé también en la afrenta de un Gobierno –el español– al castellano; al propio idioma de un país que, con tanto ahogamiento –inmersión le dicen, para dejarlo como si fuese una inocente aguadilla– en favor de otros que, en lugar de crear cultura, fomentan la ignorancia y el odio.

Pensé tanto, tanto pensé que, por una vez, y habida cuenta de tanta madeja desmadejada que volver a religar, nada me salía en mi particular versar.

Sin embargo, en este jaleo en el que de forma estúpida nos confinamos como sociedad, me detuve en una imagen que casi de largo mi vista pasaba; un guardia civil –que entonces este que les escribe desconocía que lo era– metido hasta las narices en aguas fecales –y esto es literal–, mascarilla en rostro y un casco que su nombre adivinaba: «Juanjo». Sin más.

Casi seguro que hubiese pasado la página si no llega a ser por el comentario que lo titulaba: «Juanjo, gracias». ¿Gracias? Solo leí ese final y, por inercia curiosidad, alcé mi mirada al inicio del texto y –por qué entonces no me sorprendería– del pequeño Gabriel hablaba. Es uno de esos niños que, por fortuna, dentro de la grandísima desgracia –paradoja tristísima–, su desaparición no ha caído en saco roto. Al menos nos queda ese hálito, ese suspiro contenido, ese clavo ardiendo que es la mediática publicidad.

Gabriel es uno de esos niños nuestros. Sí, nuestros; como el suyo o los míos, al que le han quitado el derecho a dormir cada noche, y van seis ya, con un beso de sus padres. A jugar con sus amigos, a reír con sus compañeros del colegio, a hacer feliz a sus abuelos, a enfadar con sus travesuras. Gabriel es uno de esos niños nuestros, sí. Aunque nos coja lejos. Aunque no sepamos cómo es su voz, ni si, a pesar de haber visto en apenas unos días mil veces sus ojos, son de tal o cual color. Aunque no sepamos de él más que lo brillante de su sonrisa y el dolor que causa a sus padres su amor, Gabriel es uno de esos niños nuestros, sin ser de nosotros nada más que consternación.

Recapacitaba en él mientras oía discutir a mis hijos, que tantísimas veces me sacan de quicio. Los escuchaba pelearse por unos cromos, por unas estampitas de futbolistas que, con sus propios argumentos, para mí sin fundamento, se reclamaban. Les iba a llamar la atención, pero me di cuenta de mi suerte. Ahí estaban. Debatiéndose. Crispándome los nervios, y a su madre la santa paciencia que solo ella tiene. ¡Dios mío, qué gran suerte! ¿Qué será sufrir lo que aquel matrimonio que a su pequeño reñir no puede? ¿Qué será no besarle, no escucharle, no verle? No, no quiero saber qué es ese puñal de la duda, que con su hoja de sierra desgarra de muerte.

Valiente mal parido. Valiente hijo de mala madre, aunque esta no tenga culpa, y siendo amable por no decirle hijo de p*ta, será el que ha sido capaz de robarle a un niño la vida.

La vida, sí. Porque capturar la libertad es, en sí mismo, matarla. Y a pesar de mi experiencia, aquella donde le dan palos a la esperanza, quiero creer. Quiero creer no, ¡creo!, que Gabriel está esperando en algún sitio que lo encuentren. Porque no tener fe es como dejar morir a la esperanza apaleada. Porque no tener fe es como dejar a Gabriel en la estacada.

Yo soy Juanjo, sin duda. Sin el menor atisbo de vacilación. Sin caber en mí incertidumbre alguna. Yo soy aquel hombre cubierto de mierda hasta la cara. Porque si por mi fuera, si alguna posibilidad tuviera de poder hacer algo más que escribir y describir el resentimiento de la impotencia, que son estas inútiles palabras, insisto: yo soy Juanjo. Por saber cómo ríe, cómo habla, cómo, de nuevo, Gabriel, a su familia abraza.

Mientras, en tanto el tiempo pasa, seguiré dando a Dios gracias por poder acostar a mis hijos, cada noche, en sus camas. Por oírlos decirme papá, y despertarlos con un beso cada mañana.

Desde aquí me hago eco por aquel y otros tantos Juanjos que se enfangan, ante la desesperación, hasta donde hacen falta. Sí, Juanjo, gracias.

Juan Antonio Carrasco Lobo


https://www.sevillainfo.es/noticias-de-opinion/yo-soy-juanjo/

Me dan una pereza tremenda los artículos donde se ensalza, convierte en héroe o endiosa a alguien por algo que se supone que es su trabajo... ugh. Y es que lo he visto mucho estos días. Puedo entender que le parezcan admirables las tareas que realizan todos ellos, porque sí, son dignas de valorar, pero es su deber, no es que Juanjo en particular sea un héroe por meterse en aguas fecales. Encima empieza el texto dando caña, pero todo con tono poético, diciendo que el ocho de marzo son sobre todo reivindicaciones "hembristas"... Se ve que no valora del mismo modo el trabajo de tantas mujeres como el de Juanjo. Esas que trabajan en su casa, que se encargan de cuidar a sus hijos, que se pasan el día en una oficina o que limpian los culos de ancianos, esas no son Juanjo.
 
Registrado
25 Abr 2017
Mensajes
2.475
Calificaciones
11.127
No, si es q en la otra q pusiste decia q se acordonó inmediatamente la zona. Si acordonas es porq nadie puede tocar nada y si ya se han abalanzado sobre la camiseta, tampoco tiene sentido.
No recuerdo haber puesto otra noticia hoy, debe haber sido otra persona, pero vaya que si, en un lado son unas cañas y en el otro un terraplen, mañana sera un charco :D
 

SuperCotilla

Cotilla y Moderadora
Miembro del Staff
Moderadora
Registrado
1 Sep 2004
Mensajes
44.714
Calificaciones
222.156
Según foreros de otros foros la policía tiene pruebas suficientes de que el acosador estuvo dentro del perímetro de su pueblo en todo momento, que la pulsera es como un móvil y si no hay mucha cobertura no da señal. Que no se la quitó, sino que sucedió esto comprobado por sus radares. Lo que confirma que este tarado queda excluido, como ya demostraría el hecho de que la propia GC le haya descartado por completo. El caso es que dicen que a pesar de su salud mental y los acosos a la madre, es conocido en el pueblo por ser buena persona, que tiene el trastorno bipolar, eso explicaría que la madre le exculpe en público. La gente de su pueblo le apoya a él y a su familia.

A mi no me hagas mucho caso pero me da que la madre tuvo su rollete con el, el tío se quedo colado por ella y le monto guardia tipo acoso por mucho tiempo. Parece que a ella le da su vergüenza admitirlo.
 
Registrado
6 Mar 2018
Mensajes
494
Calificaciones
1.659
Ubicación
Madrid
¿Pero una persona ajena, cómo lo hace? ¿Elige un pueblo pequeño al azar y se planta con su coche en una carretera a ver si pasa algún niño? Ese día no era festivo,no era lectivo.

Volviendo a mi teoria inicial, hay mafias que se dedican al tráfico de órganos, son gente especializada, que en muchos casos vienen de cuerpos de seguridad de paises del este venidos a menos con guerras y crisis economica.
Son grupos organizados, que no escogen lugares al azar, previamente estudian el terreno, las principales vias de escape, analizan los pros y los contras y al igual que sucede con las bandas que asaltan viviendas, estudian a la víctima.
Como bien dices, era día no lectivo, es decir, ese dia no había colegio pero si trabajaba la gente, con lo cual, en el pueblo habria menos gente y la poca que hubiera estaría echandose la siesta, menos los niños que todos sabemos que odian la siesta y prefieren salir a jugar.
 
Registrado
10 Dic 2017
Mensajes
598
Calificaciones
3.386
De extraña no tiene nada. Es lo único palpable que tienen de su hijo desde que desapareció y lo normal es que se les encoja el corazón hablando de esa camiseta.
Unos segundos antes de que se quedara sin habla, me pareció que miraba a cámara más de la cuenta
Yo al runner no lo descarto porque tiene tela lo de la pulsera, pero me descoloca lo de la camiseta.
Y un familiar del detenido podría haber dejado allí la camiseta, voluntario en la búsqueda pero sin registrarse?
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
150
Calificaciones
582
Estoy agota 1400 pag todos los dias,no doy a basto
Mi teoria..hora de la siesta,el padre trabajando,la abuela pegando su cab
ezada mientras ve la novela,el crio comiendo deprisa para continuar jugando cn sus primos..
En la otra casa la misma situacion excepto el del invernadero,vivia alli no?
pasa de siesta y pongamos q va a poner en orden el garaje y de paso ver furtivamente a la chica de bar..
llega el niño les sorprende y en un forcejeo para q no lo cuente a su padre..pues eso.
 
Registrado
6 Mar 2018
Mensajes
494
Calificaciones
1.659
Ubicación
Madrid
Si mi teoría es cierta, creo que el muchacho esta vivo, lo tienen retenido hasta que se enfrie todo el revuelo que se ha originado con los medios de comunicación. Cualquier movimiento por parte de sus captores sería muy arriesgado en estos momentos.

Insisto en que se debería investigar a todos los que participaron en la búsqueda del niño, tanto voluntarios como resto de personal, pues el que dejó la camiseta de Gabriel en las cañas esta relacionado con su desaparición.
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
150
Calificaciones
582
Se codicia lo q se ve..
No pienso q vaya x el niño
O el la deseaba mucho
O ella x celos de los ex se deja querer
 
Registrado
5 May 2011
Mensajes
34.397
Calificaciones
158.768
A mi no me hagas mucho caso pero me da que la madre tuvo su rollete con el, el tío se quedo colado por ella y le monto guardia tipo acoso por mucho tiempo. Parece que a ella le da su vergüenza admitirlo.
Si eso fuera asi, que en principio de verdad que no lo creo, comprenderia que a la madre le diera corte reconocerlo.
Has visto la foto del tio?
Chubaka tiene menos pelo