Felipe VI logra una valoración récord de 7,2 tras sus mensajes sobre Cataluña (1 Viewer)

¿Que valoración le das a Felipe VI en el desempeño de su trabajo?


  • Total voters
    57

Registrado
23 Ago 2008
Mensajes
14.545
Calificaciones
43.462

El Rey, durante su discurso en el teatro Campoamor Efe


TRIBUNA

A la sombra del Rey
Javier Gómez de Liaño @Javiergmezliano 6 noviembre, 2017 02:38
“La Monarquía parlamentaria es el medio de combinar la inercia de un ídolo de madera con la credibilidad de un ídolo de carne y hueso” (George Bernard Shaw).

Sobre el calendario de España han pasado 39 años desde que nuestra Constitución (CE), aprobada por las Cortes en sesiones plenarias del Congreso de los Diputados y del Senado celebradas el 31 de octubre de 1978 y ratificada por el pueblo español en referéndum de 6 de diciembre de 1978, proclamó a la Monarquía parlamentaria como forma política del Estado (artículo 1.3 CE) y a don Juan Carlos I de Borbón Rey de España (artículo 57.1 CE), o sea, un híbrido de rey con atribuciones de presidente de república.

Desde la perspectiva del tiempo, es evidente que la tarea de don Juan Carlos fue muy meritoria. No se trataba de dar la vuelta a la tortilla, sino de que hubiera tortilla para todos y a gusto de casi todos, lo cual no era cosa fácil. Cuarenta años de somnolencia política desentrenan a cualquier sociedad, por madura que sea, y a los españoles que tenían hambre y sed de libertad hubo que convencerles de que no gritaran más de lo preciso durante el tiempo necesario que el cambio político requería.

Un ligero vistazo a la historia puede servirnos para resaltar las características constitucionales de nuestra actual monarquía parlamentaria. Las constituciones de 1845 y 1876, bajo las cuales reinaron, y en cierto modo gobernaron, Isabel II, Alfonso XII y Alfonso XIII no tienen nada que ver con la actual de 1978. Según aquellas, el rey tenía, entre otras muchas, la prerrogativa de nombrar y separar libremente los ministros, así como la de convocar, suspender y disolver las Cortes, sin que entre ambas potestades hubiera relación de causalidad, pues los Gobiernos no tenían necesariamente que estar respaldados por mayorías parlamentarias.

No estamos en un sistema oligárquico o de caciques, aunque no faltan quienes quisieran serlos

Una y otra no fueron constituciones democráticas –en realidad, ni pretendían serlo– y retenían en el titular de la Corona la raíz del poder, limitado únicamente y de manera imprecisa por la Constitución. Cualesquiera que fuesen las prácticas parlamentarias tímidamente construidas durante la larga vida de la constitución de 1876, vigente por lo menos hasta 1923, y cualquiera que fuese el uso que de sus poderes hicieran, lo cierto es que constitucionalmente esos reyes podían hacer todo lo que hicieron.Los tiempos y las cosas han cambiado. La nuestra no es una corte de los milagros, ni estamos en un sistema oligárquico o de caciques, aunque no faltan quienes quisieran serlo. No. La nuestra es una sociedad abierta y España es un Estado social y democrático de Derecho cuya Constitución proclama que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan todos los poderes del Estado (artículo 1.3. CE).

Con mano maestra lo escribió Francisco Tomás y Valiente, presidente Tribunal Constitucional: “en una monarquía parlamentaria, el del Rey no es un poder inútil, no sólo porque a él le corresponda “el mando supremo de las Fuerzas Armadas” (artículo 62. h. CE), que ya sabemos lo que dio de sí en una situación excepcional, sino porque normalmente y como jefe del Estado, “arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones” (artículo 56.1. CE)”.

Al margen de la opinión que cada cual tenga sobre la institución, pues las hay para todos los gustos en cuanto al grado de aceptación o rechazo, tengo para mí que el sentimiento actual de los españoles no es la disyuntiva república o monarquía, sino la democracia, y aunque es verdad que la primera es más racional que la segunda, también lo es que no siempre la política se guía por la razón. En los términos república o monarquía no se encuentra la solución de los problemas, sino en sus gobernantes, y hoy en España los monárquicos lo son porque monarquía se identifica con la idea básica de libertad.

Esto y no otra cosa es lo que las últimas encuestas nos dicen de la figura del rey Felipe VI. Sin ir más lejos, ahí está la que ayer, según el sondeo de SocioMétrica realizado entre el 27 de octubre y el 3 de noviembre, publicaba EL ESPAÑOL, que acredita que don Felipe ha disparado su popularidad a niveles que la monarquía no veía desde hace más de 20 años. A tenor de los datos ofrecidos, en plena crisis catalana, los españoles dan al Rey una nota de 7,2 puntos sobre diez, que contrasta con el 3,7 que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) daba en 2014, cuando la abdicación de don Juan Carlos I y la proclamación de don Felipe VI.

El ascenso galopante de la popularidad del Rey es consecuencia de su discurso sobre la crisis catalana

No creo que nadie dude de que ese ascenso galopante de su popularidad –aprobada en todos los grupos de edad y s*x*– responde al discurso televisado que el pasado 3 de octubre y de forma tan solemne como firme, el rey Felipe VI dirigió a todos los españoles “ante la situación de extrema gravedad derivada de la quiebra del orden constitucional perpetrado por la Generalitat y el Parlamento catalán”. Con su mensaje en el que reprochó a las autoridades catalanas haber vulnerado la Constitución, “demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado (…) fracturado y enfrentado a la sociedad catalana”, y en el que reclamó a los poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones y la vigencia del Estado de Derecho”, S.M. don Felipe VI, Jefe del Estado (artículo 56.1. CE), cumplió escrupulosamente el mandato constitucional de defender la unidad de España y lo hizo sin sobrepasar los términos señalados por la propia Constitución.

En la seguridad de que el director de EL ESPAÑOL no me demandará, hoy me quedo con una frase que copio de la carta que escribió el pasado 8 de octubre y que llevaba por titulo El contragolpe del Rey: “(...) Nunca he sido felipista –tampoco en modo borbónico- pero siempre hay que descubrirse ante el coraje con causa. La transfiguración de Felipe VI en la sombra de su padre durante el 23-F fue como un chute de adrenalina colectivo. Los policías y guardias civiles se sintieron por fin respaldados. Los jueces y fiscales entendieron todo lo que está en sus manos (…) Pero, sobre todo, los ciudadanos de a pie se pusieron manos a la obra (...) Lo que en los días anteriores había sido un movimiento tímido, se trasformó el miércoles en el germen de un motín y el jueves en una declaración de guerra económica en toda regla contra Puigdemont (…)”.

En su memorable mensaje del 3-O, el Rey también se refirió al Derecho y a la Justicia, lo cual no me extrañó, pues me consta su preocupación por ambas nociones. Tan es así que en cuanto la ocasión se le presenta pide especial atención para el buen funcionamiento de los tribunales y clama por una tutela judicial efectiva y ágil. De él son estas palabras pronunciadas el 18 de julio de 2016 en el acto de entrega de despachos a la 66ª promoción de la Carrera Judicial: “La independencia de la Justicia es esencia del Estado de Derecho y hemos de proclamarla, preservarla y respetarla tanto en su vertiente institucional, como en su vertiente individual. Bajo el principio de separación de poderes que consagra nuestra Constitución, la independencia del Poder Judicial como institución es imprescindible para el adecuado funcionamiento de nuestro Estado y de nuestra democracia”.

Con reflexiones como éstas y al margen de las discrepancias respecto a la ficción jurídica de la invocatio regi, si de acuerdo con el artículo 117.1. CE la justicia se administra en nombre del Rey por jueces y magistrados independientes, sin duda que los buenos jueces españoles justifican que don Felipe VI se sienta orgulloso de estar tan dignamente representado.

Lo mejor del Rey de España es que sabe que debe estar al servicio del pueblo

Un rey debe saber que su poder es el instrumento de los fines de su pueblo. Ya lo dijo Raimundo Lulio, lo mismo que apuntó que el desacuerdo entre el príncipe y los ciudadanos, difícilmente alcanza a ser remediado. En España, según síntomas ciertos, lo que se quiere es un rey para todos y una monarquía en la que se pueda opinar, pensar, votar y contribuir al buen gobierno. Un rey, como Felipe VI, que cultiva la sencillez y se expresa correctamente y encima lo hace en varios idiomas, no ignora que la monarquía no puede basarse sólo en el encanto personal y menos en el boato, ni se hace en los museos de figuras de cera que no sirven más que para, llegado el caso, haya que derretirlas a fuego rápido con el consiguiente calentón de cabeza. Lo mejor del Rey de España es que, siguiendo el consejo de sus verdaderos leales, sabe que debe estar al servicio del pueblo. Si el Rey goza de la confianza de los españoles es porque los ciudadanos encuentran en su persona los caminos que habrán de llevarles a lo que buscan, algo que responde a cuando un rey tiene vocación de serlo y conciencia de cómo y de qué manera debe serlo.

Don Felipe VI sigue siendo joven, aunque va camino de ese estado de vida –el próximo 30 de enero cumplirá 50 años– que a decir del sereno Goethe le convertirá en el Rey honrado, prudente y cabal. Estoy convencido de que las únicas arrugas que le preocupan al Rey de España son las del alma.

***Javier Gómez de Liaño es abogado, juez en excedencia y consejero de EL ESPAÑOL

https://www.elespanol.com/opinion/tribunas/20171106/260093989_12.html


Mare mia mare mia c'omo debe de estar el patio entre bambalinas cuando están sacando toda el jabón inimaginable para convencernos que lo que nos conviene es una monarquía. Y este juez en excedencia ¿ vive ahora de artículos como el de arriba ? ¿ no tuvo problemas y tuvo que dimitir o lo dimitieron ?
 
Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.148
Calificaciones
117.004
Mare mia mare mia c'omo debe de estar el patio entre bambalinas cuando están sacando toda el jabón inimaginable para convencernos que lo que nos conviene es una monarquía. Y este juez en excedencia ¿ vive ahora de artículos como el de arriba ? ¿ no tuvo problemas y tuvo que dimitir o lo dimitieron ?
Presuntamente estos árticulos se escriben previo pago. No salen gratis.
 

Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.148
Calificaciones
117.004
Felipe VI se harta de los continuos desplantes y desafíos de Pablo Iglesias a la monarquía

Felipe VI y Pablo Iglesias.
Si es cierta la frase que dice que el paso del tiempo hace que personas y cosas terminen colocándose en su sitio, hay un caso que sería la prueba más palpable de la veracidad de esa afirmación. Me refiero al aparentemente cordial primer encuentro del Rey Felipe con el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, en el que el político obsequió al monarca con una temporada de la exitosa serie televisiva Juego de Tronos. Un gesto que pretendía ser amable pero que a nadie se le escapó que encerraba en el fondo una carga de profundidad dirigida con toda intención, mala por supuesto, del líder radical al representante máximo de la institución monárquica. Con el regalo, que se podía considerar envenenado al tratar la serie de las crueles y encarnizadas luchas dinásticas por el poder en el Trono de Hierro y sus siete reinos, se mandaba el poco sutil mensaje al monarca de que eso es lo que pasa usualmente en cualquier monarquía real o imaginada. Con su habitual savoir faire, Don Felipe dio las gracias a Iglesias al mismo tiempo que manifestó no ser seguidor de la serie ni haber visto alguno de sus capítulos.

A ese episodio, le siguieron los encuentros del Rey y del numero uno de Podemos en el Palacio de la Zarzuela, dentro de las consultas previas a la formación de Gobierno tras las elecciones. Una cita preceptiva con los líderes de todas las formaciones políticas a la que Pablo Iglesias tuvo la ocurrencia de acudir en mangas de camisa, sin chaqueta ni corbata. Un gesto que, aunque no se quiera reconocer, es una falta de respeto al Jefe del Estado al obviar una formalidad en la vestimenta que todo el mundo conoce de sobra. Pero a pesar de ese detalle, bastante insolente por parte de Iglesias, el hizo unas declaraciones que pretendían ser elogiosas hacia el Rey Felipe en las que valoraba su preparación y su profundo conocimiento de la situación política española. Añadía, sin embargo, el dirigente podemita una coletilla con la que lanzaba su ingenioso dardo envenenado hacia el monarca poniéndole la pega de que no había pasado por las urnas para llegar a su cargo e incluso le animaba a hacerlo.

Todo era puro paripé por parte de Iglesias que quizá pensó que no le convenía aún entrar a fondo y a degüello contra el Jefe del Estado cuando se definía por aquel entonces afín a la socialdemocracia y le hacía ojitos a Pedro Sánchez, que estuvo a punto de caer en sus redes y entregarse al político radical con armas y bagajes. Ya éramos muchos los que desconfiábamos de la sinceridad de Pablo Iglesias después de verlo erigirse como líder de la oposición antes de pasar por las urnas e intentar montar un debate paralelo en un local de Madrid para paliar su ausencia del debate del Estado de la Nación que se celebraba en el Congreso de los Diputados.

Tenemos que agradecer, en cualquier caso, a la grave crisis de Cataluña el que haya servido para desenmascarar al líder de Podemos respecto a su posición frente a la monarquía. Al fin, Pablo Iglesias se ha desprendido de su careta y se pronuncia abiertamente en contra del sistema monárquico. En su particular Juego de Tronos, el número uno de Podemos quizá quiera ser el genuino representante de la dinastía reinante que logra llegar al poder por encima de todos sus adversarios.

https://okdiario.com/espana/2017/11...tes-desafios-pablo-iglesias-monarquia-1499476
 

Registrado
23 Ago 2008
Mensajes
14.545
Calificaciones
43.462
Felipe VI se harta de los continuos desplantes y desafíos de Pablo Iglesias a la monarquía

Felipe VI y Pablo Iglesias.
Si es cierta la frase que dice que el paso del tiempo hace que personas y cosas terminen colocándose en su sitio, hay un caso que sería la prueba más palpable de la veracidad de esa afirmación. Me refiero al aparentemente cordial primer encuentro del Rey Felipe con el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, en el que el político obsequió al monarca con una temporada de la exitosa serie televisiva Juego de Tronos. Un gesto que pretendía ser amable pero que a nadie se le escapó que encerraba en el fondo una carga de profundidad dirigida con toda intención, mala por supuesto, del líder radical al representante máximo de la institución monárquica. Con el regalo, que se podía considerar envenenado al tratar la serie de las crueles y encarnizadas luchas dinásticas por el poder en el Trono de Hierro y sus siete reinos, se mandaba el poco sutil mensaje al monarca de que eso es lo que pasa usualmente en cualquier monarquía real o imaginada. Con su habitual savoir faire, Don Felipe dio las gracias a Iglesias al mismo tiempo que manifestó no ser seguidor de la serie ni haber visto alguno de sus capítulos.

A ese episodio, le siguieron los encuentros del Rey y del numero uno de Podemos en el Palacio de la Zarzuela, dentro de las consultas previas a la formación de Gobierno tras las elecciones. Una cita preceptiva con los líderes de todas las formaciones políticas a la que Pablo Iglesias tuvo la ocurrencia de acudir en mangas de camisa, sin chaqueta ni corbata. Un gesto que, aunque no se quiera reconocer, es una falta de respeto al Jefe del Estado al obviar una formalidad en la vestimenta que todo el mundo conoce de sobra. Pero a pesar de ese detalle, bastante insolente por parte de Iglesias, el hizo unas declaraciones que pretendían ser elogiosas hacia el Rey Felipe en las que valoraba su preparación y su profundo conocimiento de la situación política española. Añadía, sin embargo, el dirigente podemita una coletilla con la que lanzaba su ingenioso dardo envenenado hacia el monarca poniéndole la pega de que no había pasado por las urnas para llegar a su cargo e incluso le animaba a hacerlo.

Todo era puro paripé por parte de Iglesias que quizá pensó que no le convenía aún entrar a fondo y a degüello contra el Jefe del Estado cuando se definía por aquel entonces afín a la socialdemocracia y le hacía ojitos a Pedro Sánchez, que estuvo a punto de caer en sus redes y entregarse al político radical con armas y bagajes. Ya éramos muchos los que desconfiábamos de la sinceridad de Pablo Iglesias después de verlo erigirse como líder de la oposición antes de pasar por las urnas e intentar montar un debate paralelo en un local de Madrid para paliar su ausencia del debate del Estado de la Nación que se celebraba en el Congreso de los Diputados.

Tenemos que agradecer, en cualquier caso, a la grave crisis de Cataluña el que haya servido para desenmascarar al líder de Podemos respecto a su posición frente a la monarquía. Al fin, Pablo Iglesias se ha desprendido de su careta y se pronuncia abiertamente en contra del sistema monárquico. En su particular Juego de Tronos, el número uno de Podemos quizá quiera ser el genuino representante de la dinastía reinante que logra llegar al poder por encima de todos sus adversarios.

https://okdiario.com/espana/2017/11...tes-desafios-pablo-iglesias-monarquia-1499476[/QUOTe


Me pregunto ¿cuanto cobrara esta por soltar sus babas?
 
Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.148
Calificaciones
117.004
Esta periodista siempre se ha dedicado a las prensa del colorín real, ahora se ha pasado a la política para defender lo indefendible.
Un pésimo artículo.
Están muy necesitados de apoyos y echan mano de sus incondicionales, que también, supongo, cobrarán por escribir en prensa artículos de ánimo.
 
Registrado
23 Jun 2015
Mensajes
5.407
Calificaciones
29.657
Aquí el prepa utilizando el traductor google para responder a estas autoridades extranjeras que le han escrito cartas de apoyo:coffee: Seguro le habría pedido ayuda a la políglota Monarkka, especialmente útil con su inglés aristocrático, pero la pobre apenas para por casa con eso de acudir por él a tanto premio y tanta conferencia:rolleyes:
 
Registrado
26 Ago 2013
Mensajes
24.212
Calificaciones
137.111
Felipe VI se harta de los continuos desplantes y desafíos de Pablo Iglesias a la monarquía

Felipe VI y Pablo Iglesias.
Si es cierta la frase que dice que el paso del tiempo hace que personas y cosas terminen colocándose en su sitio, hay un caso que sería la prueba más palpable de la veracidad de esa afirmación. Me refiero al aparentemente cordial primer encuentro del Rey Felipe con el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, en el que el político obsequió al monarca con una temporada de la exitosa serie televisiva Juego de Tronos. Un gesto que pretendía ser amable pero que a nadie se le escapó que encerraba en el fondo una carga de profundidad dirigida con toda intención, mala por supuesto, del líder radical al representante máximo de la institución monárquica. Con el regalo, que se podía considerar envenenado al tratar la serie de las crueles y encarnizadas luchas dinásticas por el poder en el Trono de Hierro y sus siete reinos, se mandaba el poco sutil mensaje al monarca de que eso es lo que pasa usualmente en cualquier monarquía real o imaginada. Con su habitual savoir faire, Don Felipe dio las gracias a Iglesias al mismo tiempo que manifestó no ser seguidor de la serie ni haber visto alguno de sus capítulos.

A ese episodio, le siguieron los encuentros del Rey y del numero uno de Podemos en el Palacio de la Zarzuela, dentro de las consultas previas a la formación de Gobierno tras las elecciones. Una cita preceptiva con los líderes de todas las formaciones políticas a la que Pablo Iglesias tuvo la ocurrencia de acudir en mangas de camisa, sin chaqueta ni corbata. Un gesto que, aunque no se quiera reconocer, es una falta de respeto al Jefe del Estado al obviar una formalidad en la vestimenta que todo el mundo conoce de sobra. Pero a pesar de ese detalle, bastante insolente por parte de Iglesias, el hizo unas declaraciones que pretendían ser elogiosas hacia el Rey Felipe en las que valoraba su preparación y su profundo conocimiento de la situación política española. Añadía, sin embargo, el dirigente podemita una coletilla con la que lanzaba su ingenioso dardo envenenado hacia el monarca poniéndole la pega de que no había pasado por las urnas para llegar a su cargo e incluso le animaba a hacerlo.

Todo era puro paripé por parte de Iglesias que quizá pensó que no le convenía aún entrar a fondo y a degüello contra el Jefe del Estado cuando se definía por aquel entonces afín a la socialdemocracia y le hacía ojitos a Pedro Sánchez, que estuvo a punto de caer en sus redes y entregarse al político radical con armas y bagajes. Ya éramos muchos los que desconfiábamos de la sinceridad de Pablo Iglesias después de verlo erigirse como líder de la oposición antes de pasar por las urnas e intentar montar un debate paralelo en un local de Madrid para paliar su ausencia del debate del Estado de la Nación que se celebraba en el Congreso de los Diputados.

Tenemos que agradecer, en cualquier caso, a la grave crisis de Cataluña el que haya servido para desenmascarar al líder de Podemos respecto a su posición frente a la monarquía. Al fin, Pablo Iglesias se ha desprendido de su careta y se pronuncia abiertamente en contra del sistema monárquico. En su particular Juego de Tronos, el número uno de Podemos quizá quiera ser el genuino representante de la dinastía reinante que logra llegar al poder por encima de todos sus adversarios.


https://okdiario.com/espana/2017/11...tes-desafios-pablo-iglesias-monarquia-1499476
Felipe VI se harta de los continuos desplantes y desafíos de Pablo Iglesias a la monarquía

¿Ah, sí? ¿Y cómo lo sabe la lista periodista?
 
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.726
Calificaciones
73.934
Esta periodista siempre se ha dedicado a las prensa del colorín real, ahora se ha pasado a la política para defender lo indefendible.
Un pésimo artículo.
Están muy necesitados de apoyos y echan mano de sus incondicionales, que también, supongo, cobrarán por escribir en prensa artículos de ánimo.
Hay que darse prisa y lavar todo...
En 3 años la popularidad del Limitado no ha cambiado a mejor. No logro formar gobierno, no se presenta con agilidad en momentos que se le necesita, sus discursos son casi siempre una repetición del discurso anterior, ni la parienta los quiere leer...
Luego están los desplantes de la parienta en actos importantes para el País y gobierno... lo que demuestra que allí algo falla, que España no tiene un Jefe a su altura...o el problema es que España siempre está nivelada por abajo...
 
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.726
Calificaciones
73.934
Aquí el prepa utilizando el traductor google para responder a estas autoridades extranjeras que le han escrito cartas de apoyo:coffee: Seguro le habría pedido ayuda a la políglota Monarkka, especialmente útil con su inglés aristocrático, pero la pobre apenas para por casa con eso de acudir por él a tanto premio y tanta conferencia:rolleyes:
Y la mesa sigue de pena....
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)