El western, héroes y villanos en la frontera.

Tema en 'Cine, Series de Televisión, Novelas' iniciado por Serendi, 13 Feb 2019.

  1. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    No estará en los Óscar, pero denle una oportunidad a The Sisters Brothers

    Publicado por Emilio de Gorgot
    [​IMG]
    The Sisters Brothers (2018). Imagen: Annapurna Pictures / Why Not Productions / Michael De Luca Productions / Page 114 / Mobra Films Productions / KNM / Top Drawer Entertainment / France 2 Cinema / France 3 Cinéma / UGC Images / Apache Films / Les Films Du Fleuve.
    Las nominaciones de los premios Óscar 2019 ya son públicas y, como era de esperar dado el nivel de histeria de los organizadores ante la pérdida de espectadores durante la gala del año pasado, la lista de agraciados es de una irregularidad pasmosa. Ya tendremos tiempo de hablar de la escabechina de nominaciones con más detalle, pero la Academia estadounidense está en una delicada encrucijada entre el gusto del espectador palomitero, el consabido subtexto sociopolítico de la temporada otoño-invierno y el verdadero reconocimiento a la calidad. Baste mencionar la categoría de «película más popular», una ocurrencia que ha quedado abortada (de momento), pero que, mejor que ninguna otra cosa, ilustra el estado mental de quienes dirigen el cotarro oscarcircense.

    No estoy queriendo decir que The Sisters Brothers debiera haber sido una de las siete nominadas a mejor película. Ha habido películas mejores esta temporada. Sí pienso que lo merecía más que Black Panther o Bohemian Rhapsody, pero ha habido unos cuantos títulos de los que podría decir lo mismo y que han sido dados de lado porque, ¡oh!, no han sido «populares». Más sorprendente es que The Sisters Brothers no haya sido nominada a la mejor fotografía conteniendo el despliegue de iluminación que contiene; según parece, los académicos pensaron que la fotografía de A Star is Born lo merecía más porque tiene más colorines o porque sale Lady Gaga, quién sabe. Pero bueno, da igual: The Sisters Brothers no ha sido la mejor película del 2018, pero merece una mención especial porque hay mucha gente que no la ha visto y disfrutaría si la viese, sobre todo los fans de los hermanos Coen y del wéstern en general. Y porque el tiempo la colocará en su lugar entre lo más apreciable del 2018.

    No, no es una película de los hermanos Coen, pero si la hubiese visto sin saber nada sobre ella y me hubiesen dicho que era obra suya, hubiese podido llegar a creérmelo. Entiendan que decir esto es solo una manera sencilla de resumir el estilo de la película y que no pretendo desmerecer la novela que le sirvió de base ni el más que probado talento del director y guionista francés Jacques Audiard, que es él, y no los Coen, el verdadero autor del largometraje. Tampoco pretendo decir que Audiard haya imitado de manera consciente a los dos cineastas estadounidenses. Seguramente no haría esta comparación si los Coen no hubiesen estrenado también en 2018 su propia antología wéstern, The Ballad of Buster Scruggs. Ya saben, esa que contiene seis minihistorias. Una de las seis, titulada «The Gal Who Got Rattled», es muy parecida en tono y ritmo narrativo a The Sisters Brothers, que es la película «no de los Coen» más Coen que recuerdo haber visto en mucho tiempo. Es un paralelismo imperfecto, pero también la mejor manera de presentársela a quien no la haya visto.

    [​IMG]

    He de decir que The Ballad of Buster Scruggs me gustó, cómo no, pero me parece una obra menor en la filmografía de los Coen. Muestra parte de lo mejor de su pulso narrativo y de su instinto visual, además de diálogos realmente fantásticos brillantemente ejecutados por actores y actrices muy inspirados. Yo hubiese preferido un largometraje convencional y no una colección de cortos que, salvo un par, no tienen mucho argumento y en general contienen más estilo que sustancia. El estilo, eso sí, es exquisito; los Coen han sabido elaborar una especie de celebración de su propio folclore audiovisual y The Ballad of Buster Scruggs es un gran divertimento. Pero son los dos hermanos imitándose a sí mismos, más que contando historias bien desarrolladas. No es Fargo, Sangre fácil o No es país para viejos. Tampoco es que esperase otra cosa porque las historias cortas son eso: historias cortas. He escrito bastante sobre cortometrajes y es un género que me gusta; los Coen, como ha quedado claro, los hacen mejor que casi todo el resto del planeta, pero yo los prefiero en largometraje, contando historias y no sketches. En fin, no estamos aquí para extendernos con los Coen, de quienes seguiré viendo cada cosa que estrenen con la misma ilusión infantil de siempre.

    Hablemos de The Sisters Brothers. ¿Qué es? Pues es un wéstern a fuego lento, repleto de un humor sarcástico basado en los extravagantes caracteres de los personajes protagonistas, aunque hay que entrecerrar los ojos para captar los ribetes de comedia. Apuesta por el realismo en la ambientación y en otros elementos típicos del género como los tiroteos, que están entre los más verosímiles que he visto en pantalla, al menos si hacemos caso a lo que se describe en textos de cronistas de la época del salvaje Oeste. Miren que es raro que un tiroteo no parezca un artificio peliculero, pues bien: el director Jacques Audiard evita ese problema con enormes arrebatos de inspiración visual. Por otra parte, la acción bascula entre lo terrenal y lo fantasioso, que está presente en pequeñas dosis de realismo mágico. La narración es cínica y existencialista casi todo el tiempo y, al mismo tiempo, extrañamente moralista. Cuenta una historia de violencia y avaricia, pero, como muchos buenos wésterns, sirve como vehículo para explorar el interior de los personajes y su viaje hacia una nueva comprensión de la vida. La película, por cierto, es multinacional. Una coproducción franco-estadounidense, escrita y dirigida por franceses, basada en una novela canadiense, y que cuenta con intérpretes estadounidenses y británicos. Ah, y ha sido rodada en España, aunque no esperen ustedes que se limite a un típico festival de desiertos almerienses, porque las localizaciones son variadas y a veces sorprendentes. Sí, hay escenas filmadas en Almería, pero también en Aragón y Navarra.

    [​IMG]

    Cuenta la historia de dos hermanos, Eli Sisters (John C. Reilly) y Charlie Sisters (Joaquin Phoenix), que trabajan como pistoleros encargados de dar caza a un individuo llamado Warm (Riz Ahmed, el protagonista de The Night Of), para lo que se valen de la ayuda de un cazador de recompensas llamado Morris (Jake Gyllenhaal). Esta persecución de tres contra uno da un vuelco cuando Gylenhaal empieza a trabar amistad con Riz Ahmed y decide que quizá le conviene no cumplir su misión, mientras los hermanos Sisters continúan obcecados con la captura. Hasta aquí, como verán, un planteamiento típico de wéstern, sostenido por un cuarteto protagonista de alto nivel al que hay que unir nombres como Rutger Hauer o Allison Tolman (la policía de la serie Fargo, otra remota conexión con el universo Coen, aunque aquí por desgracia hace un papel pequeño).

    Los cuatro hombres recorren el salvaje Oeste para cumplir cada cual con su objetivo particular, pero en realidad el camino sirve para que vayamos descubriendo quién es cada uno de ellos y por qué lleva la vida que lleva. Los hermanos Sisters están traumatizados por una infancia de mierda; son como uña y carne, pero también están condenados a una existencia turbulenta. El hermano mayor ha de bregar con el carácter temerario y violento del pequeño, un Joaquin Phoenix en estado de gracia que prácticamente se transforma en su personaje ante nuestros ojos hasta hacernos olvidar que es el actor al que hemos visto tantas veces (tampoco hubiese pasado nada si lo hubiesen nominado a un Óscar). Sin desvelar las vicisitudes que aguardan a los dos hermanos, puedo decir que The Sisters Brothers es una reflexión sobre lo absurdo que puede llegar a ser un estilo de vida basado en el cumplimiento de metas cortoplacistas como la inmediata satisfacción de deseos, la persecución de fantasías o la eterna búsqueda de compensación por las cargas de nuestro pasado. Esas metas a corto plazo quedan dislocadas porque el destino reserva sus propias sorpresas a cada personaje, amén de las estupideces que cometen por propia voluntad. Este mensaje, resumido en que una vida simple podría ser la ambición más inteligente, recuerda una vez más al universo de los Coen, en especial al de la película Fargo. Curiosamente, reflexiones de este calado son las que eché de menos en The Ballad of Buster Scruggs.

    [​IMG]

    El elaborado trasfondo existencial de The Sisters Brothers viene empaquetado en un formato impecable. Ya desde las primeras secuencias nos queda claro que Jacques Audiard es capaz de salirse de lo trillado, con un tiroteo inicial a oscuras que nos anuncia que, al menos en lo visual, no estamos ante una película cualquiera. Por descontado, la lentitud de la historia horrorizará a quien espere un festival de acción o un desenlace catártico al estilo Tarantino. De hecho, ha habido un sector de espectadores que no la entendido, como sucedió con películas de terror como Hereditary o Annihilation: muchos espectadores esperaban otra cosa (terror palomitero al estilo Blumhouse) y quedaron decepcionados en vez de haber intentado apreciarlas por lo que eran.

    Así que cabe advertir que The Sisters Brothers no es un wéstern trepidante ni una comedia de pistoleros al uso. Es una combinación entre comedia negra y drama, con interludios de acción que emanan del argumento y que no son los objetivos del mismo. La trama es un análisis de las relaciones entre varios hombres y, en ese sentido, es una película de temática masculina; como las de Jeff Nichols, para entendernos. La diferencia es que, mientras Nichols reflexiona sobre la dificultad que tenemos los varones para movernos con soltura en el ámbito emocional (en Shotgun Blues y Take Shelter, sobre todo), The Sisters Brothers da por hecho que existe esa dificultad, pero no la convierte en el centro del análisis ni en el motor del drama. Por ejemplo: los dos hermanos Sisters tienen una manera pueril de relacionarse entre ellos, obviando todo aquel gesto convencional de cariño que no encaje en su particular concepto de hombría. Sin embargo, el amor que sienten el uno por el otro y la fidelidad que se profesan nunca son puestos en duda y el espectador los percibe con claridad. Mientras en las películas de Nichols el bloqueo emocional masculino conduce a situaciones tóxicas que se convierten en el centro de la trama, en The Sisters Brothers ese bloqueo es como una parte más del paisaje, no el motor de la historia.

    La ausencia de protagonistas femeninas no es casual. Puesto que buena parte del argumento descansa en el retrato —pintado con sarcasmo, pero también con simpatía— de una visión masculina y primitiva del mundo, la preponderancia de un personaje femenino hubiese introducido mecanismos que probablemente hubiesen alterado la historia. Por una parte es una lástima, porque los pocos personajes femeninos que intervienen de manera visible en la acción, por más que aparezcan de manera muy breve, son descritos con muchísima agudeza y sus reacciones se salen del estereotipo. El personaje de Allison Tolman —increíble actriz capaz de brillar con breves minutos de pantalla, pero sin forzar lo más mínimo— podría haber dado muchísimo más de sí (ya entenderán lo que digo cuando vean la secuencia del paño en el prostíbulo), pero una mayor presencia hubiese distorsionado las relaciones entre el cuarteto masculino principal. No se puede tener todo.

    Esto, por descontado, no significa que una espectadora no pueda disfrutar de esta película, ¡para nada! Significa solamente que es una película acerca de la masculinidad, además de sobre la avaricia, la violencia y otros males diversos. Cuando hablo de una «visión masculina del mundo» me refiero a la visión del mundo que tienen los propios personajes, no a la visión con la que la película ha sido escrita o rodada. Como decía más arriba, esto no es un festival de acción destinada a elevar los niveles de testosterona. Tampoco es exactamente una película contemplativa, pero tiene bastantes momentos de reposo y su intención es más reflexiva que de entretenimiento fácil. Puede llegar a ser muy divertida si se capta su sutil sentido del humor, pero no es un humor hecho para cualquiera (no puedo evitar mencionar de nuevo a los Coen y la comicidad subrepticia y oscura de títulos como Un tipo serio).

    Por lo demás, salvo los mencionados instantes que rozan el realismo mágico, los cánones del wéstern son escrupulosamente respetados y las pocas novedades que Audiard introduce en el estilo visual o narrativo son hallazgos inspirados que, lejos de desentonar como ocurrencias, enriquecen el conjunto. Hay gente que la ha visto y la ha odiado, pero también ha habido quien ha odiado Hereditary o Annihilation. Si le aburren a usted las películas lentas con metáforas y moralejas sutiles, bueno, ahí tiene el Universo Marvel, que permite reservar las neuronas para la masticación de palomitas (eh, no lo critico, todo tiene su momento). The Sisters Brothers ofrece otro tipo de universo en el que sumergirse y que mucha gente, por desgracia, no ha llegado a visitar.
    [​IMG]
    https://www.jotdown.es/2019/02/no-ganara-oscar-pero-denle-una-oportunidad-a-the-sisters-brothers/
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1

  2. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    La diligencia / John Ford, 1939 / EE.UU. / 99 min.
    Personajes muy variopintos emprenden un largo, duro y peligroso viaje en diligencia. Entre ellos, un fuera de la ley en busca de venganza, una prostituta a la que han echado del pueblo, un jugador, un médico, la mujer embarazada de un militar, un sheriff. Las relaciones entre ellos serán difíciles y tensas. Además, durante el viaje, tendrán que afrontar el ataque de una partida de indios apaches.
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  3. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    El jinete pálido / Clint Eastwood, 1985 / EE.UU. / 113 min.
    Un grupo de colonos buscadores de oro se establece en un lugar de California, pero sufren el acoso de los hombres de Lahood, el propietario del resto de las explotaciones mineras. Pero un día al poblado llega un misterioso y frío predicador (Clint Eastwood) que se pone de parte de los colonos, y comienza a enfrentarse al temido cacique local.




     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  4. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    El hombre que mató a Liberty Valance / John Ford / 1962 / 119 min.
    Ransom Stoddard (James Stewart), un anciano senador del Congreso de los Estados Unidos, explica a un periodista por qué ha viajado con su mujer (Vera Miles) para asistir al funeral de su viejo amigo Tom Doniphon (John Wayne). La historia empieza muchos años antes, cuando Ransom era un joven abogado del este que se dirigía en diligencia a Shinbone, un pequeño pueblo del Oeste, para ejercer la abogacía e imponer la ley. Poco antes de llegar, fue atracado y golpeado brutalmente por el temido pistolero Liberty Valance (Lee Marvin)


     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  5. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    Sin perdón / Clint Eastwood, 1992 / EE. UU. / 126 min.
    William Munny (Clint Eastwood) es un pistolero retirado, viudo y padre de familia, que tiene dificultades económicas para sacar adelante a su hijos. Su única salida es hacer un último trabajo. En compañía de un viejo colega (Morgan Freeman) y de un joven inexperto (Jaimz Woolvett), Munny tendrá que matar a dos hombres que cortaron la cara a una prostituta.



     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  6. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    Hasta que llegó su hora / Sergio Leone, 1958 / Italia / 165 min.

    Brett McBain, un granjero viudo de origen irlandés, vive con sus hijos en una zona pobre y desértica del Oeste americano. Ha preparado una fiesta de bienvenida para Jill, su futura esposa, que viene desde Nueva Orleáns. Pero cuando Jill llega se encuentra con que una banda de pistoleros los ha asesinado a todos


     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  7. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    El tesoro de Sierra Madre (John Huston, 1948) / EE.UU. / 126 min.

    Año 1925. Fred C. Dobbs (Humphrey Bogart) decide ir a Tampico en busca de oro para salir de la miseria. Emprende el viaje con otros dos vagabundos (Walter Huston y Tim Holt), pero la codicia y la envidia que surge entre ellos les creará más problemas que cualquier dificultad del camino.


     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  8. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    Solo ante el peligro (Fred Zinnemann, 1952) / EE.UU. / 80 min.

    Will Kane (Gary Cooper), el sheriff del pequeño pueblo de Hadleyville, acaba de contraer matrimonio con Amy (Grace Kelly). Los recién casados proyectan trasladarse a la ciudad y abrir un pequeño negocio; pero, de repente, empieza a correr por el pueblo la noticia de que Frank Miller (Ian MacDonald), un criminal que Kane había atrapado y llevado ante la justicia, ha salido de la cárcel y llegará al pueblo en el tren del mediodía para vengarse. El tiempo va pasando lentamente, pero nadie en el pueblo está dispuesto a ayudar al sheriff.



     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  9. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    Grupo Salvaje / Sam Peckinpah, 1969)

    Un grupo de veteranos atracadores de bancos que viven al margen de la ley y que actúan en la frontera entre los Estados Unidos y México, se ven acorralados a la vez por unos cazadores de recompensas y por el ejército mexicano.





     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  10. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España




     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  11. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    Pasión de los fuertes / John Ford, 1946 / EE.UU. / 967 min.

    A Wyatt Earp (Henry Fonda), antiguo sheriff de Dodge City, le ofrecen el puesto de comisario de la ciudad de Tombstone, pero lo rechaza porque le interesa más el negocio ganadero al que se dedica con sus hermanos. Sin embargo, cuando uno de ellos muere asesinado, acepta el puesto vacante y nombra ayudantes a sus hermanos. Contará también con la amistad y la colaboración de un jugador y pistolero llamado Doc Holliday (Victor Mature)

     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  12. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    [​IMG]

    Mando Siniestro / Raoul Walsh, 1940 / EE.UU. / 94 min.

    Bob Seton (John Wayne) es un cowboy de Texas que llega a un pueblo de Kansas llamado Lawrence, en los oscuros días anteriores al estallido de la Guerra Civil Americana.

     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  13. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    SE BUSCA grupo multimedia
    Publicado por Fernando Iwasaki
    [​IMG]
    El hombre que mató a Liberty Valance (1962). Imagen: Paramount Pictures.
    Este artículo es un avance de nuestra revista trimestral #JD26 Especial Mensajes dedicada al periodismo.

    En los wésterns del cine clásico, los periodistas eran tan o más esenciales que los indios, los pistoleros o los sheriffs, porque aquel mundo salvaje que terminó construyendo una de las sociedades civiles más libres del mundo se cobró a cambio la sangre de muchos hombres que defendieron los derechos de los indios, que denunciaron los atropellos de los poderosos, que vertebraron un país enorme gracias al telégrafo y que lideraron campañas tozudas contra empresas omnímodas como los ferrocarriles. Así, en los poblados de los viejos wésterns siempre había un banco, un saloon, una oficina del sheriff con su par de celdas y un periódico donde el director era al mismo tiempo reportero, tipógrafo, impresor y becario, como aquel Dutton Peabody, director del Shinbone Star en The Man Who Shot Liberty Valance(1962), quien dejó caer una frase memorable que podía haber sido firmada por Valle-Inclán y que ya contenía todo el rollo de la postverdad: «Estamos en el Oeste, señor. Y cuando la leyenda sustituye a la realidad, publicamos la leyenda».

    El primer wéstern de la historia del cine fue Cimarron (1931), donde aparte del título original en español me gustaría destacar que apareció el primer mártir del periodismo del salvaje oeste: el heroico director del Osage Wigwam, caído en combate. Por otro lado, en Dodge City (1939) otro editor —Joe Clemens— también murió a manos de los villanos a quienes atacaba desde sus valerosas columnas del Dodge City Star, pero en Fort Worth (1951) un pistolero rehabilitado fundó un periódico y no tuvo más remedio que volver a empuñar las armas para acabar con los forajidos que asesinaron a su mentor y amenazaban a su familia. El periodismo forma parte de la épica del Far West americano porque su narrativa ya envolvía pescado antes de convertirse en materia cinematográfica, como lo corrobora la biografía de William «Bat» Masterson (1853-1921), cazador de búfalos, ayudante del mítico sheriffWyatt Earp, cronista de boxeo y columnista del New York Morning Telegraph. Por eso en Unforgiven(1992) uno de los personajes medulares resultó ser aquel periodista que primero fue biógrafo del pistolero Bob el Inglés (Richard Harris), luego cronista a la fuerza del sheriff Little Bill (Gene Hackman) y que más bien acabó fascinado con William Munny (Clint Eastwood).

    Durante poco más de un siglo los periódicos del mundo en general y los españoles en particular mantuvieron las esencias de aquel periodismo chúcaro y corajudo, basados en líneas editoriales insobornables y en empresas dispuestas a hundirse con el pabellón de sus ideas ondeando en lo más alto. Pienso en aquella mítica redacción madrileña de La Correspondencia, donde según Cansinos Assens los redactores practicaban esgrima hasta la madrugada para poder batirse con garantías contra diputados, militares, colegas e incluso contra los lectores rebotados. Pues bien, aquel periodismo heredero de los wésterns clásicos ha desaparecido por culpa de las fusiones y las concentraciones que han configurado los modernos grupos de comunicación que quieren ser chicha y limonada al mismo tiempo. Es decir, ateos y devotos, exquisitos y populacheros o progresistas y conservadores, porque para vender periódicos y a la vez tener máxima audiencia en radio y televisión ya no hay que ser un león en la cama sino más bien un camaleón.

    En las viejas revistas anteriores a las fusiones y subcontrataciones, la redacción era una suerte de heroica diligencia, un fuerte atacado por los apaches o el saloon de un pueblo donde los pianistas tecleaban sus reportajes mientras esquivaban las balas y los articulistas eran pistoleros que disparaban parapetados en sus columnas. Ese tipo de redacción ha desaparecido del todo porque ahora dependemos del rating y de la publicidad y así los modernos grupos multimedia quieren tener como clientes al sheriff y a los cuatreros, a los indios y a la caballería, al reverendo del pueblo y a las bailarinas de cancán. Si antaño un redactor podía batirse a duelo con un lector, hogaño un simple tuit puede cargarse a la redacción entera.

    En los wésterns antiguos cada periódico tenía una causa y moría defendiéndola con las botas puestas. Sin embargo, en nuestros días cada vez es más difícil calibrar la importancia de una cabecera dentro de un gran holding de comunicación, pues lo que es bienhechor para una radio puede ser malísimo para un canal de televisión y lo que es buenísimo para la edición digital puede ser un petardo para la edición en papel. ¿Por qué todos los medios se nutren hoy de los confidenciales? Porque allí se han atrincherado los pistoleros de toda la vida y esos portales son los que funcionan igual que en el viejo Far West.

    Algún día no muy lejano, alguien romperá la baraja mediática y se echará al monte con su periódico de papel. Y yo creo que es mejor caer carabina en mano defendiendo tus ideas, que descubrir en medio de la balacera que la caballería no llegará porque le han hecho un ERE o que los indios son tus patrocinadores y tienes que envainarte sus flechas porque tienen el logo del grupo.

    https://www.jotdown.es/2019/03/se-busca-grupo-multimedia/
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  14. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    La atroz muerte de los verdaderos hermanos Dalton a manos de la ley: «La banda ha sido aniquilada»
    A pesar de lo que nos han contado los dibujos animados, los bandidos eran tres y comenzaron su vida al servicio de la ley y el orden en pleno siglo XIX
    [​IMG]

    [​IMG]Manuel P. Villatoro@ABC_Historia
    Actualizado:19/03/2019 01:47h
    0La verdad tras los burdeles y las «pervertidas» prostitutas del lejano Oeste

    La pequeña pantalla puede llegar a ser una maldición gigantesca. Lejos me encuentro de querer dar un tirón de orejas al dibujante belga Maurice de Bévère por reinterpretar la historia de los hermanos Dalton e insertarlos en los famosos dibujos animados protagonizados por Lucky Luke. Para nada. Lo que no se puede negar, sin embargo, es que los bandidos bonachones que todos conocemos por su torpeza distan bastante de Bob, Grat y Emmett, los personajes históricos que formaron, hace siglo y medio, el núcleo principal de una de las bandas más conocidas del « Far West». Los Dalton reales, al menos desde el punto de vista de los diarios de la época y de los libros de historia, eran más bien unos letales forajidos a la altura de Jesse James y sus secuaces. Unos criminales que se hicieron tristemente famosos por sus continuos ataques a trenes cargados hasta los topes de oro y billetes.

    Con todo, lo cierto es que en la actualidad es una tarea ardua conocer la verdadera historia de los Dalton. El relato más fidedigno son las memorias de Emmett, el único de los hermanos que logró evitar la muerte a manos de la justicia. Una fuente sin duda sesgada. Por otro lado, los diarios del siglo XIX también nos permiten averiguar cómo veían los ciudadanos del Lejano Oeste las actuaciones de estos forajidos y entender el pavor que causaban en los pueblos que pisaban. Bastan como ejemplo las palabras que publicó el «Galveston Daily News» el 6 de octubre de 1892, apenas una jornada después de que el grupo fuese atrapado y tiroteado en Coffeyville (Kansas) mientras intentaba llevar a cabo uno de los mayores robos del «Far West»: «La banda de los Dalton ha sido aniquilada, borrada de la faz de la Tierra». Hoy, por tanto, toca separar la leyenda blanca del pasado y cambiar un bello (aunque erróneo) recuerdo infantil.

    Entre la ley y la villanía
    La historia de estos hermanos no comenzó con muertes y robos. Ni mucho menos. En su caso no se cumplió el popular «de tal palo, tal astilla». Lewis Dalton, el padre, perdía las horas regentando un «Saloon» de sol a sol cuando conoció a su futura esposa, Adeline Younger. Si él ya era, de por sí, trabajador, a su mujer le sucedía otro tanto. De hecho, en un intento de ganar dinero se trasladaron en varias ocasiones hasta donde hubiera trabajo. Así pasaron (entre otras regiones) por Kansas o por las cercanías del territorio indio. Todo ello, con el objetivo de ofrecer un futuro a los -nada menos- que trece hijos que sobrevivieron a la dura infancia americana. Así lo confirma, entre otros, el divulgador histórico Gregorio Doval en su conocida obra « Breve historia del Salvaje Oeste», donde señala también que antes habían tenido que enterrar a dos de sus mozos. Aquellos eran años duros debido a la resaca de la Guerra Civil y a la profunda crisis económica que atravesaba la joven nación todavía a medio forjar.

    Jesse James. En todo caso, su fin comenzó allá por 1892 con un plan tan exagerado como absurdo orquestado por Bob. El más desquiciado de los hermanos se propuso conseguir un hueco en las portadas de los medios de la época con un robo doble en el mismo pueblo que les había visto crecer: Coffeyville (Kansas). Su idea era dividirse en dos grupos. El primero (formado por Grat, Bill Powers y Dick Broadwell) debía atracar las dependencias del C. M. London Bank. El segundo (en el que se incluían el propio Bob y Emmett) haría lo propio en el First National Bank. Una locura anunciada para la mayor parte de los integrantes del grupo. Pero un delirio febril que ninguno de ellos se atrevió a criticar por miedo a su vio lento líder.

    Las campanas tocaban al muerto, a los futuros muertos más bien, cuando la banda de los Dalton llegó al pueblo. «Entre las 9:30 y las 10:00 de la mañana del miércoles, los atracadores, al parecer disfrazados y armados hasta los dientes, entraron sobre sus caballos», explicaba uno de los diarios de aquellos años. El grupo dejó sus caballos en una calle apartada y, al abrigo del supuesto desconocimiento de las autoridades, se dividieron y dirigieron sus pasos hacia sus respectivos objetivos. La mayoría estaban disfrazados con barbas postizas. Pensaron que con eso valdría. Sin embargo, para entonces ya eran famosos y, según la versión oficialísima de esta historia, fueron reconocidos por los ciudadanos, quienes no tardaron en armarse y llamar a las autoridades.

    [​IMG]
    Los cuerpos de los bandidos fallecidos tras el asalto - ABC
    Los primeros en llegar a su destino fueron Grat, Bill y Dick. Los bandidos accedieron con celeridad al C. M. London Bank, desenfundaron sus armas y ordenaron a los presentes que les entregasen todo aquello de valor que tuvieran. Para el premio gordo hablaron con uno de los empleados, al que le exigieron abrir la caja fuerte a punta de Winchester.

    La casualidad, no obstante, se puso en su contra. Y es que, la cerradura era de apertura retardada y hacían falta entre 3 y 10 minutos (atendiendo a la fuente a la que se acuda) para que dejara libre sus riquezas. No podían esperar tanto. Y más cuando escucharon silbabar las balas desde el exterior. Estaban atrapados y solo podían salir por piernas antes de ser tiroteados. A Bob y Emmett les sucedió otro tanto. Lograron hacerse con parte del botín, pero se asustaron cuando oyeron los disparos y decidieron poner pies en polvorosa antes de acabar en un ataúd de pino.

    [​IMG]
    Los Dalton se hicieron famosos gracias a las historietas y la pequeña pantalla - ABC
    Así comenzó la desgracia. Tras salir de las sedes bancarias se dieron cuenta de que poco podían hacer ante la marabunta que se agolpaba en el exterior (dirigida, por cierto, por los agentes de la ley). «Cuando los atracadores salieron de ambos bancos, comenzó un fuerte tiroteo. Tres ciudadanos y el marshal Charles Connelly resultaron muertos», explica Doval. Poco más se puede decir. Todos los miembros del grupo murieron salvo Emmett quien, herido, fue recluido en uno de los negocios locales para, poco después, ser juzgado y encarcelado.

    Así narró el tiroteo el «Galveston Daily News»: «La banda de los Dalton ha sido exterminada, borrada de la faz de la Tierra. Hoy fueron abatidos, pero no hasta que cuatro ciudadanos de este pueblo entregaron sus vidas. Seis de los pandilleros llegaron a la ciudad esta mañana y robaron dos bancos. La redada fue conocida por los oficiales de la ley, y cuando los bandidos intentaron escapar fueron atacados por los hombres del marshall. En la batalla que siguió, cuatro de los asaltantes fueron abatidos, y otro herido de muerte. El último [Emmett] escapó, pero está siendo perseguido acaloradamente». Así acabó la leyenda de los Dalton. Unos forajidos que, años después, se ganaron el cariño de los telespectadores gracias a un caricaturista y a la ayuda de una serie de dibujos animados.
    https://www.abc.es/historia/abci-at...nda-sido-aniquilada-201903190147_noticia.html
     
    • Gracias Gracias x 1
  15. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    50.473
    Me Gusta recibidos:
    66.119
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    La grandeza derruida del héroe Gary Cooper
    Entre «Juan Nadie» y «Solo ante el peligro», Gary Cooper supo cambiar para llevar en sus carnes las cicatrices del derrumbe moral de EE. UU.
    [​IMG]

    Seguir Juan Manuel de Prada
    Actualizado:11/04/2019 01:30h

    Gary Cooper encarnó, mejor que ningún otro actor del cine clásico, todas las virtudes antiguas que hacen la vida más enaltecedora y habitable. Y, a medida que los estragos de la edad iban marchitando su juvenil belleza (pero nunca su apostura), supo desnudarse pudorosamente ante las cámaras, brindándonos algunas de sus interpretaciones más memorables, en las que ya no asoma el héroe de una pieza de antaño, sino el hombre lacerado de dudas, el hombre magullado y mohíno, con el alma cosida de cicatrices, que libra en su conciencia la sempiterna batalla entre el bien y el mal. Ninguno de los actores de su generación consiguió completar una metamorfosis tan pasmosa: entre el cándido Mr. Deeds de Capra y el atribulado comisario Will Kane de Zinnemann, entre el despistado erudito de «Bola de fuego» y el asesino arrepentido de « El hombre del Oeste», Gary Cooper no se limitó a «evolucionar», al hilo de las arrugas y los achaques; en su mirada penitente, en sus andares un poco desgarbados o maltrechos, descubrimos esa grandeza derruida de los héroes que han bajado del pedestal para iniciar un vía crucis personal sembrado de abrojos y penitencias, hasta alcanzar finalmente la redención. Porque la enfermedad se ensañó muy crudamente con Gary Cooper, asestándole toda suerte de mordiscos y dentelladas (hernias y úlceras y, ya por fin, un cáncer que acabó con su resistencia); pero encontró en esa difícil senda la luz capaz de alumbrar las postrimerías más tenebrosas.

    Era bello como un dios pagano, esbelto como un chopo, parsimonioso y atolondrado, con un fondo de timidez aleteando en la mirada y una elegancia que nunca era premeditada, como de héroe a la fuerza o amante remolón. Tenía unos inimitables andares de cigüeña, con un levísimo esguince en la cadera que los años irían acentuando y una sonrisa de mandíbula apretada y hoyuelos pícaros que iluminaba su rostro y esmaltaba de jovialidad sus ojos zarcos. A veces también sonreía al bies, esquinada y socarronamente, dejando escapar la hilaridad por una sola comisura, como si el pudor le impidiera asomar la exacta arquitectura de sus dientes. Y era a la vez rudo y caballeresco, aristocrático y viril, con algo de tenorio muy trasegado y algo de doncel bisoño, una mezcla que daba fuerza a todas sus interpretaciones. Los detractores de Gary Cooper suelen negar sus dotes actorales, tildándolo de aturullado y patoso, sin entender que esas torpezas fingidas forman parte de su estilo intransferible. En alguna película llegó, incluso, a declarar su amor a la actriz de turno con la vista clavada en los zapatos, que parecían estar pisando una colilla inexistente; pero luego, en la sala de montaje, se descubría que esa declaración de amor, en apariencia sosainas, estaba penetrada de un secreto desvalimiento, de una pudorosa timidez, que la hacían irrepetible.

    Dignidad invicta
    A los fanáticos de Gary Cooper nos cuesta elegir entre el héroe esforzado e ingenuo que nos emocionó hasta las lágrimas en « Juan Nadie» y el héroe hastiado y crepuscular que, hacia el final de « Solo ante el peligro», se arranca del chaleco su estrella de hojalata y la arroja al barro. Entre la sociedad que retrata Capra, donde el pueblo aún puede alzarse sobre las asechanzas del dinero, y la sociedad que retrata Zinnemann, convertida en masa amorfa y fácilmente manipulable, rehén de la histeria y el miedo, media el derrumbe moral de los Estados Unidos, que quisieron ser una nueva Grecia para acabar siendo una repetida Persia. Pero los personajes encarnados por Gary Cooper fueron durante tres décadas un emblema de dignidad invicta, un espejo de virtudes en el que todos los estadounidenses querían reflejarse. Los cinéfilos de pata negra y pezuña roja (o sea, todos menos yo) siempre han reprochado a Cooper su comparecencia ante el Comité de Actividades Antiamericanas, donde proclamó su repudio del comunismo; olvidan, en cambio, que, instado a denunciar a sus compañeros rojelios, se negó a hacerlo. También olvidan que, cuatro años más tarde, en pleno rodaje de «Solo ante el peligro», cuando su guionista Carl Foremanfue estigmatizado por su adscripción el partido comunista, Cooper se declaró públicamente su amigo, ganándose la animadversión de los sectores conservadores de Hollywood. ¡Qué vamos a hacer, los católicos somos así! Porque Gary Cooper acabó, por supuesto, convirtiéndose a la fe católica, como tarde o temprano terminan haciendo las personas inteligentes que se reconocen pecadoras. Y Cooper, al menos en lo que se refiere a lances de alcoba, había pecado una barbaridad.



    Murió seis días antes de hacerse sexagenario. Todavía hoy, casi sesenta años después, seguimos recordando su estampa en la secuencia de «Solo ante el peligro» que precede al tiroteo final, la desolación de un hombre abandonado de todos que camina parsimoniosamente hacia la muerte, hacia la leyenda, hacia una región de luz donde anida la inmortalidad.

    https://www.abc.es/cultura/cultural...a-heroe-gary-cooper-201904110130_noticia.html
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.