El príncipe Henrik en una cacería