El príncipe Andrew cumple 60 años. Febrero 19, 2020

P

pilou12

Guest
¿CUMPLEAÑOS FELIZ?
El cumpleaños del príncipe Andrés, a debate: los organismos que se niegan a celebrarlo
Como se hace con los otros miembros de la Casa Real, está previsto que se celebre el cumpleaños de Andrés con diferentes honores. Pero hay quienes rechazan seguir el protocolo




Foto: El príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (EFE)


El príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (EFE)



AUTOR
A. RODRÍGUEZ
Contacta al autor
07/02/2020


El próximo 19 de febrero, el príncipe Andrés cumple 60 años. Una cifra redonda y especial que, en circunstancias normales, se celebraría en Buckingham por todo lo alto. Pero claro, la situación del hijo de la reina Isabelno es, hoy por hoy, normal. Con su nombre muy salpicado por el caso Epstein, señalado por el FBI por no haber colaborado aún con la investigación y retirado de sus deberes reales, no es un cumpleaños como el que podría celebrar cualquier otro miembro de la Casa Real británica. Como primera consecuencia, el gran evento público que se estaba preparando para este mes para festejar el cumpleaños se ha cancelado y solo se hará una cena privada y familiar.


Pero hay más. Es costumbre que los cumpleaños de los Windsor se celebren en Reino Unido con diferentes honores. En el caso de la reina, el Duque de Edimburgo y el príncipe Carlos, los honores llegan en forma de 21 salvas, toque de campanas en la Abadía de Westminster e izados de la Union Jacken diferentes edificios públicos de todo el país. La duquesa de Cornualles, los duques de Cambridge y los otros tres hijos de Isabel II -incluido Andrés- no reciben salvas en su honor, pero sí el toque de campanas y el izado de banderas. Las celebraciones se reducen en el caso de Sophie de Wessex, que solo ve las banderas enarboladas en su honor, y de los hijos el príncipe Guillermo y Kate Middleton, que solo tienen el toque de campanas. Y el hecho de que al duque de York también le correspondan estos honores, es lo que ha generado el debate en Reino Unido.




El príncipe Andrés, en su última aparición pública. (EFE)



El príncipe Andrés, en su última aparición pública. (EFE)



El Ministerio de Gobierno Local británico envió hace unos días un correo electrónico a los diferentes consejos y organismos que habitualmente izan la bandera para recordarles que la enarbolen el próximo 19 de febrero, con motivos de su cumpleaños. Pero hay algunos que ya han anunciado que no harán caso a esta solicitud. De momento, uno de los que se han negado ha sido el alcalde de Liverpool, Joe Anderson: "Andrés ya no es un miembro importante de la realeza. Por su comportamiento, no nos parece apropiado para nosotros celebrar su cumpleaños".


Pero hay otros que sí están de acuerdo con seguir estos protocolos reales, independientemente de quien sea el cumpleañero. Por lo que, finalmente, se ha decicido que sea cada organismo o ayuntamiento el que decida si sube la bandera en honor del príncipe Andrés o no. Habrá que esperar al 19 de febrero para ver cuántos edificios lucen la Union Jack y cuantos muestran su rechazo al hijo de Isabel II.



El príncipe Andrés y la reina Isabel, en una imagen de archivo. (EFE)



El príncipe Andrés y la reina Isabel, en una imagen de archivo. (EFE)


 

Registrado
18 Ene 2018
Mensajes
9.323
Calificaciones
49.347
Andrés debería aceptar cumpleaños discreto y bajar la cabeza para no empañar la boda de su hija.
Pero no es lo que acepte o no Andrés, es, como dice el artículo, lo que decidan dentro de sus facultades los distintos organismos o instituciones: "Pero hay otros que sí están de acuerdo con seguir estos protocolos reales, independientemente de quien sea el cumpleañero. Por lo que, finalmente, se ha decidido que sea cada organismo o ayuntamiento el que decida si sube la bandera en honor del príncipe Andrés o no. Habrá que esperar al 19 de febrero para ver cuántos edificios lucen la Union Jack y cuantos muestran su rechazo al hijo de Isabel II".
De todas maneras, del cumpleaños de Andrés a la boda de su hija habrán pasado tres meses, ya no tendrá importancia dónde se izó la bandera o no por él...
 

Registrado
23 Oct 2019
Mensajes
2.476
Calificaciones
12.679
Hoy Andrew cumple 60 años.
Lo hace en medio de escándalos, alejado de las funciones oficiales por su propia madre, con su nombre a bajo 0 en las encuestas.
Su ex esposa sigue a su lado y con las hijas ya cada una en su propio mundo.
 

P

pilou12

Guest
El príncipe Andrés, a los 60: de 'sex symbol' a 'sex trouble'
El ojito derecho de la reina Isabel cumple este miércoles 60 años. Pero la jornada, que debería estar cargada de celebraciones, dista mucho de cómo estaba planeada hace unos meses



Foto: El príncipe Andrés, en una imagen reciente. (EFE)


El príncipe Andrés, en una imagen reciente. (EFE)


AUTOR
A. RODRÍGUEZ
Contacta al autor
TAGS
PRÍNCIPE ANDRÉS
ISABEL II

19/02/2020


60 años. Una cifra redonda que debería celebrarse por todo lo alto, pero que, por lo que parece, va a pasar sin pena ni gloria. Y es que el príncipe Andrés, que cumple este miércoles seis décadas de vida, no está para muchas celebraciones, al menos públicas. Y tampoco su madre, la reina Isabel II, a pesar de que lo ha apoyado desde los comienzos del escándalo Epstein, hace ya años, y sigue haciéndolo tras su dimisión, el pasado noviembre. Pero, claro, hacerlo en la intimidad o en actos estrictamentes familares es una cosa. Y hacerlo públicamente, cuando el nombre del duque de York está en entredicho, otra muy distinta.

Por eso, va a ser un cumpleaños muy diferente del que se había planeado hace unos meses. La cifra no es para menos y se había previsto un gran evento con asistencia de representantes de las diferentes organizaciones que el príncipe Andrés patrocinaba. Pero desde la entrevista que ofreció en la BBC para intentar limpiar su nombre, su imagen ha caído en picado. Así que no hay fiesta de cumpleaños. Primero, porque Buckingham no considera apropiado organizar una fiesta dadas las circunstancias. Pero también porque el número de organizaciones que tenían vínculos con él se ha reducido tanto como su popularidad.



El príncipe Andrés junto a la reina Isabel, en una imagen de archivo. (Reuters)


El príncipe Andrés junto a la reina Isabel, en una imagen de archivo. (Reuters)



Pero no es la única celebración que va a cancelarse. Es costumbre que diferentes organismos, ayuntamientos e instituciones celebren el cumpleaños de los miembros de la familia real con el izado de la Union Jack, además del toque de campanas en honor del cumpleañero que suena en la abadía de Westminster. Pero ya ha habido algunos de ellos que han adelantado que no piensan seguir el protocolo, ya que no les parece adecuado teniendo en cuenta la situación del príncipe. Así que se ha dejado a elección de cada uno de estos organismos que hagan o no el izado de la bandera.

Sin duda, unos honores muy diferentes a los que hubieran tenido lugar hace unos años, cuando el príncipe Andrés gozaba del favor de los británicos. Era uno de los miembros más populares de la familia real y contaba con todos los privilegios propios de Buckingham, pero sin la responsabilidad que sí tiene su hermano, el príncipe Carlos, por ser el heredero de la Corona. Con su participación en 1982 en la guerra de las Malvinas a bordo del portaaviones HMS Invincible se apuntó unos cuantos tantos, no solo de cara a la opinión pública, sino también de cara a sus padres.

Era un cotizado y envidiado soltero cuando se prometió con Sarah Ferguson, que no tardó en conquistar al pueblo con su espontaneidad. Parecían la pareja perfecta, protagonistas de una boda de cuento de hadas, hasta que, años después, empezaron los problemas que terminaron con la ruptura del matrimonio, pero no con la amistad de la pareja, que ha seguido compartiendo momentos familiares e incluso vacaciones, dando pie a insistentes rumores sobre una posible reconciliación que sería muy bien acogida por la opinión pública.



Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (Getty)


Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (Getty)



Pero las malas decisiones y, sobre todo, las cuestionables compañías con las que se ha dejado ver a lo largo de su vida han hecho que la imagen que se tenía del príncipe Andrés sea radicalmente opuesta. Y es que, además de su relación con Jeffrey Epstein, también su amistad con Peter Nygard, un empresario acusado de abusos sexuales y pedofilia, ha hecho que el duque de York vuelva a estar en el punto de mira de los medios de comunicación, que ya lo señalaban también hace unas semanas, cuando el FBI afirmaba que no había colaborado con la investigación del caso Epstein, como prometió en esa comentada y polémica entrevista que supuso un antes y un después en su vida.

Ahora bien, lo que no ha cambiado es la relación que Andrés tiene con su madre. Desde su nacimiento, Andrés ha sido el ojito derecho de Isabel II. Nació cuando ella ya era reina y sus largos viajes para presentarse a los países de la Commonwealth habían acabado, con lo cual tuvo más tiempo para dedicarle a él y a su hermano pequeño, el príncipe Eduardo. Pero también su nacimiento se veía como el fortalecimiento de su matrimonio con Felipe de Edimburgo, que en ese momento no pasaba por sus mejores momentos. Eso sí, por mucho favoritismo que tenga hacia su hijo, la Corona va primero, y ni siquiera cumplir 60 años va a provocar que la reina Isabel dé un solo paso en falso.



La reina Isabel y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (Reuters)


La reina Isabel y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (Reuters)


 
P

pilou12

Guest
FELIZ CUMPLEAÑOS? EL PRÍNCIPE ANDRÉS CUMPLE LOS 60 AÑOS MÁS TRISTES DE UN ROYAL

El tercer hijo de la reina Isabel II no tendrá en su aniversario banderas, ni un ascenso militar y apenas invitados









POR JAVI SÁNCHEZ
19 DE FEBRERO DE 2020



Campana y se acabó. El tañido del metal en la Abadía de Westminster será la única celebración más o menos sonada del 60º cumpleaños del príncipe Andrés, despojado de todas las pompas esperables en un hijo de la reina. Ni las banderas británicas enhiestas; ni el ascenso militar previsto –al que Andrés renunció "hasta la reincorporación al servicio público"–; ni siquiera los invitados previstos a una fiesta de cumpleaños con etiqueta de cóctel, pero a la que se le ha quedado un dress code de tristeza.

Son las consecuencias de la ignominia. De la sospecha de que Andrés se benefició del círculo de explotación sexual adolescente elaborado por su amigo, el pederasta convicto Jeffrey Epstein. Y, sobre todo, de la desastrosa entrevista pública en la que, más que defenderse, se mostró como un aristócrata torpe y aún más divorciado de la realidad que de Sarah Ferguson. La retirada como miembro en activo de la Familia Real –los royals que actúan en nombre de la reina y que cobran por ello– y el perfil bajísimo, rozando el ostracismo, que se le ha impuesto al duque de York, han convertido su cumpleaños en un acto deslucido.

Hace ya unos días que el propio Andrés anunció que había pedido voluntariamente que se retrasase el ascenso militar que se le confiere automáticamente a los miembros de la realeza. Al príncipe, orgulloso servidor de la Marina Real Británica hasta principios de siglo, le habría tocado a los 60 años convertirse en almirante. Pero, hasta que se calmen las turbias aguas, si lo hacen, le tocará conformarse con el vicealmirantazgo que obtuvo a los 55 años.

En cuanto a las banderas, cada institución elegirá si ondear a todo trapo la Union Jack en honor del príncipe. Una libertad que supone un cambio a una tradición casi inamovible –hay un calendario de días en los que ondear la bandera obligatoriamente, y el 19 de febrero estaba en ese calendario–, y que indica la precaria situación pública en la que se mueve ahora Andrés de Inglaterra. Por último, la prensa británica filtraba que la fiesta privada de cumpleaños, para las que se habían emitido invitaciones detallando la etiqueta y la celebración, no ha conseguido reunir a los invitados esperados.

Al RSVP sólo ha contestado sin dudas su familia cercana, sus hijas y las parejas de éstas, incluyendo a su yerno actual -Jack Brooksbank, marido de Eugenia de York- y su inminente yerno, Edoardo Mapelli Mozzi, el prometido de Beatriz. Fuera de la sangre, nadie quiere celebrar hoy la figura de Andrés. Y los días para rehabilitar su imagen corren en su contra: de ello depende la ya mancillada boda de su hija Beatriz de York.

 
Registrado
9 Sep 2010
Mensajes
24.704
Calificaciones
187.340

Sarah le es leal hasta la muerte. Se merece que Andrew se vuelva casar con ella. Son tal para cual.

Hace años que estaba esperando su 60 cumpleaños para felicitarlo por escrito pero visto el escándalo no se lo merece y además ha cerrado su oficina....veremos a ver dónde hay que escribir para felicitar a Bea cuando se case...a Buckingham directamente y listo....Bea responderá de puño y letra como cuando su compromiso y con foto incluida.