El príncipe Alexander y la princesa Katerine celebraron la Navidad ortodoxa en la ciudad de Nueva York