El Ministerio de Defensa despide efectivos mientras gasta cientos de millones de dinero público en subcontratas

Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
51.389
Calificaciones
80.640
Ubicación
227

El Ministerio de Defensa despide efectivos mientras gasta cientos de millones de euros de dinero público en subcontratas​

Entre el 1 de enero de 2018 y el 30 de septiembre de 2019, el departamento que dirige Margarita Robles gastó 23,4 millones de euros sólo en vigilantes de seguridad subcontratados a empresas, según informes a los que ha tenido acceso LUH.

Por
Javier Lezaola.

2 de marzo de 2021 22:30

El Ministerio de Defensa despide efectivos mientras gasta cientos de millones de euros de dinero público en subcontratas

Detalle de una de las resoluciones del Ministerio de Defensa a las que ha tenido acceso LUH

El Ministerio de Defensa del Gobierno español gasta cientos de millones de euros de dinero público –decenas de millones de euros cada año– en empresas subcontratadas de mantenimiento –de vehículos, de instalaciones y edificios o de jardines– o de catering –es decir servicio de suministro de comidas y bebidas–, según consta en una resolución oficial del departamento que dirige Margarita Robles, fechada en abril de 2019 y a la que LUH ha tenido acceso en exclusiva. Y Defensa lo hace mientras despide efectivos que podrían llevar a cabo ese tipo de trabajos y que en muchas ocasiones, tras ser despedidos de las Fuerzas Armadas al cumplir 45 años, encuentran trabajo en esas mismas empresas subcontratadas por Defensa, según ha denunciado en declaraciones a este diario Cristina Valdearcos, miembro de amred45+ (Asociación de Reservistas de Especial Disponibilidad 45+).


“Es indignante que desde Defensa se subcontraten servicios y empresas, gastándose mucho dinero público, para realizar trabajos que pueden realizar nuestros soldados, esos soldados a los que a los 45 años les finalizan el compromiso con una pensión no contributiva de 642 euros que posteriormente les limita a la hora de pedir ayudas”, ha añadido Valdearcos.


Según consta en la resolución –emitida por la Dirección General de Asuntos Económicos de la Secretaría de Estado de Defensa del Ministerio de Defensa–, entre los años 2010 y 2018 el Ministerio de Defensa gastó un total de 654,1 millones de euros en mantenimiento de vehículos, 91,6 millones en mantenimiento de instalaciones y edificios, 27,5 millones en mantenimiento de jardines y 343,9 millones en catering. El informe advierte de que sólo son “fiables” los datos de los cuatro últimos años –es decir de 2015 a 2018–, pues los datos de los años anteriores resultan de la unificación de sistemas informáticos, bases de datos y órganos de contratación algunos de los cuales ya están extintos, por lo que es “imposible” acceder a ellos. En cualquier caso, llaman la atención cifras como los 112,9 millones de euros gastados en 2018 en mantenimiento de vehículos o los 24,0 millones de euros gastados también en 2018 en catering.

“¿Por qué Defensa está despidiendo a cocineros mientras está subcontratando servicios de catering?”, se preguntan desde amred45+. Y es sólo un ejemplo más, pues entre los despedidos “los hay de todas las ramas: mecánicos, electricistas, fontaneros, de parques y jardines, chapistas, electrónicos, de telecomunicaciones…”.

Especialmente llamativa, tratándose precisamente del Ejército, es la subcontratación de vigilantes de seguridad. Y es que, según otras dos resoluciones a las que este diario también ha tenido acceso, el Ministerio de Defensa gastó en vigilantes de seguridad subcontratados a empresas 9,1 millones de euros en 2014; 7,6 millones en 2015; 6,6 millones en 2016; 16,9 millones en 2017, y 23,4 millones entre el 1 de enero de 2018 y el 30 de septiembre de 2019. Según el segundo informe, vigilantes de seguridad de empresas subcontratadas por Defensa prestan sus servicios en un total de 186 instalaciones militares, aunque el departamento que dirige Margarita Robles, que a fecha de hoy sigue llevando a cabo todas estas subcontratas, no especifica cuántas de esas instalaciones cuentan con personal de tropa.


Porque sencillamente hay que abrir negocios a amiguetes y la cantinerita accede, no quiere problemas con los militares.