EL MARIDO DE ARANTXA PIDE EL DIVORCIO Y LA CUSTODIA DE LOS DOS HIJOS (1 Viewer)

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
11.541
Calificaciones
88.994
El Mundo Orbyt.

17/02/2018

EL MARIDO DE ARANTXA PIDE EL DIVORCIO Y LA CUSTODIA DE LOS DOS HIJOS
Josep Santacana alega que la tenista no está en condiciones psicológicas óptimas para atender a los menores. Ya vive con su nueva novia y se ha llevado hasta los trofeos. POR MARÍA EUGENIA YAGÜE

Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
LAS PEORES PREVISIONES DE LA FAMILIA de Arantxa Sánchez Vicario (47) se han cumplido. Josep Santacana, el marido de la tenista, ha pedido el divorcio y ha abandonado el ático de Miami donde el matrimonio vivía con sus dos hijos, Arantxa y Leo, de 9 y 7 años respectivamente, para instalarse en otro apartamento con una nueva pareja, con la que tendría una relación desde hace meses.

Según fuentes familiares, Santacana se ha llevado absolutamente todos los bienes de su esposa, incluso los trofeos ganados por la mejor deportista española de la historia, y la ha dejado en la ruina más absoluta. Arantxa estaría viviendo ahora del sueldo que gana como directora deportiva del centro educativo Metropolitan School de la ciudad americana –unos 3.000 euros al mes– y de las colaboraciones con canales latinos de televisión, en los que la deportista comenta los partidos de la Copa Davis y otros eventos relacionados con el tenis. Santacana reclama en un juzgado de Miami la custodia de sus dos hijos. Al parecer, alega que la madre de los pequeños no está en las condiciones psicológicas óptimas para atenderles.

El marido de la tenista, que gestiona todo el patrimonio de su esposa, se habría hecho con el control del total de su fortuna, que ascendería a varios millones de euros, invertidos por sociedades de la tenista en distintos países fuera de España. Al mismo tiempo, Arantxa tiene pendiente una deuda fiscal en España de 1,7 millones de euros por impago de impuestos entre 1989 y 1993. Y el Banco de Luxemburgo, donde tenía una cuenta, les reclamaba este mismo mes de enero 7,5 millones de euros, de los cuales 2,5 millones corresponden a intereses, a causa de un aval no satisfecho con el que habrían pagado otras deudas. Este diario ha tratado de hablar con Arantxa Sánchez Vicario sin obtener respuesta.

Al fin, a la vista de esta situación y después de 11 años junto a Josep Santacana, la tenista podría reconocer que las sospechas y acusaciones de sus padres y hermanos –Emilio, Arantxa y Javier– advirtiéndole de la dudosa moralidad de su marido eran fundadas. El matrimonio de la tenista y el que se hacía llamar empresario dinamitó las relaciones de Arantxa con su familia. Una situación que aceleró la muerte de su padre, Emilio Sánchez, y dio lugar a una publicidad en prensa y en tribunales que hizo sufrir a todos ellos de forma insoportable. “Arantxa estaba ciega y abducida por este sujeto. Lo veíamos todos menos ella. Encima, todo esto la ha cogido de sorpresa y la convierte en una persona desprotegida y vulnerable, sin contacto con la familia”, declara una fuente consultada.

La tenista siempre estuvo muy protegida por sus padres, quizá demasiado, como reconoció Marisa Vicario Rubio después de que su hija denunciara en el libro, ¡Vamos! Memoria de una lucha, una vida y una mujer, editado por La Esfera de los Libros en 2012, que en su casa no sólo habían anulado su personalidad y su libertad sino que sus padres se habían apropiado de la fortuna que había ganado en su carrera. “La vida de un deportista de élite es durísima y requiere una disciplina total. Era la única forma de que llegara donde llegó”, se justificaba Marisa, al mismo tiempo que toda la familia negaba que ninguno de ellos hubiera malversado la fortuna de Arantxa o se hubieran aprovechado de ella “para vivir a todo lujo”, como les acusaba la hija.

UN FLECHAZO EN IBIZA

Arantxa y Santacana se conocieron en 2007 en Ibiza, durante una fiesta organizada por José Guindulain, un conocido subastero de Barcelona con el que colaboraba Santacana, hasta entonces socio de un gimnasio y considerado un guaperas simpático que conducía coches de alta gama, presumía de yate y gustaba a las chicas. Una de sus acompañantes fue una prima de la televisiva Yola Berrocal.

Nuria Jiménez, su novia durante cinco años, explicó a la revista Vanity Fair que, en el tiempo que estuvieron juntos, no le había visto trabajar nunca y que, debido a las deudas que arrastraba siempre, perdieron el piso que habían comprado en 2004. Y añadía que el apartamento actual de ella, estaba embargado por haber sido avalista de las deudas de su antiguo novio y que por su culpa los bancos no le daban tarjetas de crédito. “No me extraña que los padres de Arantxa desconfiaran de él. Estoy convencida de que empezó con ella por su dinero”.

A la vista de lo ocurrido años después, las sospechas de esta antigua novia tienen sentido. En julio 2009, ahogado por sus impagos, el subastero José Guindulain se quitaba la vida en su domicilio de Sarrià en Barcelona, pegándose un tiro en la cabeza. Josep Santacana se quedaba sin trabajo. Cuando se conocieron, la tenista disfrutaba de su libertad después de un breve matrimonio de sólo un año y seis días con el periodista deportivo Joan Vehils.

El flechazo fue instantáneo y no volvieron a separarse. Cuando Arantxa anunció a sus padres que se casaba con Santacana, ya estaba embarazada. Aceptaron la boda sin ningún entusiasmo, aunque desconfiaban del novio, ya con reputación de poco entusiasta por el trabajo. Encargaron entonces a la agencia de detectives Método 3 que indagaran sobre su dudosa vida profesional. La carísima investigación, valorada en 100.000 euros, confirmó sus sospechas. Santacana no tenía trabajo ni bienes, sólo deudas, algo que, al parecer, ya le había confesado a su prometida.

DE LAS DEUDAS A LOS MILLONES

Muy dolida por la investigación de sus padres y perdidamente enamorada, Arantxa saldó las deudas de su novio y le nombró administrador de sus bienes, gestionados hasta entonces por su progenitor, Emilio Sánchez. Esa fue su respuesta a la exigencia de sus padres cuando pidieron que su futuro yerno firmara unas capitulaciones matrimoniales en las que renunciaba a los derechos y fortuna de su esposa y a informarse sobre inversiones realizadas por ella anteriormente. Santacana se negó rotundamente a aceptar esa renuncia y Arantxa le apoyó sin reservas, ofendida por las dudas de sus padres. En el momento de su boda en septiembre de 2008, la tenista tenía un patrimonio valorado en 30 millones de euros que su marido manejaría desde entonces.

Emilio Sánchez hizo de padrino de su hija en la ceremonia del Castillo de Peralada; los hermanos y el padre de la novia también estaban allí, pero todos sabían que la relación familiar nunca sería la misma. A partir de entonces, la influencia y la gestión de Josep Santacana sobre la fortuna de su mujer coincidió con una serie de demandas fiscales y una sucesión imparable de reveses económicos del matrimonio. Se vieron obligados a vender su casa de Formentera, el chalet que tenían en Barcelona, y el yate con el que navegaban en Baleares.

En 2010, Arantxa demandó ante la Audiencia de Barcelona a su padre y a su ex abogado, a los que acusaba de apropiación indebida y administración desleal por un total de 14 millones de euros. En 2011, interpuso otra demanda para recuperar algunas de sus propiedades, como el piso en el que vivían sus padres en la Avenida Diagonal de Barcelona a los que pretendía desalojar, y una casa en la Costa Brava. Años después retiró esas exigencias y dejó que sus padres siguieran ocupando la vivienda durante tres años más.

En febrero de 2016, Emilio Sánchez, el patriarca, fallecía víctima de un cáncer y en un estado avanzado de alzheimer. Arantxa se presentó en el tanatorio de Las Corts con su marido donde Javier Sánchez Vicario recibió a Santacana llamándole indeseable, seguido de un forcejeo entre ellos. Arantxa abandonó el velatorio. Marisa, su madre, sufrió un desmayo y tuvo que ser atendida por una ambulancia. El epílogo de esta historia todavía puede deparar mucha más tristeza.
 

D

Deleted Flor Ida

Guest
Qué pena...tan grande Arantxa en lo deportivo, siempre fui fan suya. Toda una vida de esfuerzo para terminar perdiendo su fortuna, su familia y ahora también su marido, aunque esto último probablemente sea lo mejor que le ha podido pasar, aunque le duela.
 


Registrado
11 Ago 2016
Mensajes
14.990
Calificaciones
100.971
Ubicación
Lo diré cuando me encuentre
uf, me da pena, mucha pena. Lo tiene realmente mal. Creo que el pillo del marido lo ha dejado todo bien atado para pedirse ahora el divorcio. Y lo peor, que seguro tiene as en la manga para apartarla de sus hijos. Al decir que no está capacitada psicológicamente, algo sacará para desacreditarla. Muy triste, y mira que la avisaron, pero cuando dicen que el amor es ciego, llega a ser ciego, sordo y lelo.
 
Registrado
11 May 2017
Mensajes
896
Calificaciones
2.907
Cantado.
Desde que escribió su libro, poniendo verde a su familia, y vi la foto del marido al cual describía como su refugio de paz y apoyo incondicional, me di cuenta que el hombre era más listo que ella. Mucho, mucho más.
 
Registrado
22 Ago 2013
Mensajes
1.284
Calificaciones
5.990
Lo doloroso que debió ser para los padres.
Doloroso también para Arantxa saber que semejante maromo no se hubiera fijado en ella sin todos sus millones.
Han tenido un matrimonio bastante largo para lo que auguraban.

P.D.- que feo es ,no le había visto bien.
 
Registrado
26 Ene 2018
Mensajes
2.513
Calificaciones
13.808
Me da pena ella porque la han engañado y por lo que se le viene encima; pero más aún sus padres. Es muy duro que tu propia hija te demande y te acuse de no haberla querido.

Espero que se reconciele con su familia; que les pida perdón y que encuentre apoyo, que contrate un buen abogado y que luche por sus hijos. Él quiere la custodia para que le paguen las correspondientes ( y sustanciosas) manutenciones para así vivir a costa de sus hijos y su ex. Si fuera una pobretona no se habría casado con ella, pero menos se quedaría con los hijos. A su historial me remito para creerlo así.
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)