El Congreso, con apoyo de Podemos y En Comú, rechaza citar al Rey para hablar de contratos con Arabia Saudí

Registrado
25 Feb 2017
Mensajes
1.586
Calificaciones
8.276
De acuerdo, pero hablo de honestidad política en el sentido de que cada cual sea fiel a sus reivindicaciones una vez llegado al poder, cosa que no suele suceder, a eso me refiero.

El gran escollo sigue ahí, pues a salvarlo, hay muchas maneras, pero hay que ponrles ganas y correr riesgos, Nada es inamovible, nada, pero sentados sobre laureles todo es un mundo adverso.

Dices "que la gente empiece a cuestionarse si realmente necesitamos una monarquía...". Bien, Pero todo ese interrogatorio depende de como se encarrile. Si nos ceñimos solo a la cuestión financiera, mal vamos. En primer lugar porque hacer un examen comparativo con otros gobiernos nunca podría ser totalmente creible por razones obvias. Aquí la última palabra depende de las más altas instancias tanto de Hacienda como de la casa del rey. Complicadísimo y lo que no creo llegase a la completa transparencia, además de que la más absoluta inviolabilidad los desvirtuaría todo para llegar a un real conocimiento, como estamos viendo. Porque claro está, no es solo lo que está adjudicado, escrito, está tambien lo asignado por relaciones públicas. ¡Ah! Que eso no está asignado oficialmente. Entonces vemos con claridad que la transparencia financiera no puede existir.

Yo creo que no es solo el por qué necesitamos. por decirlo de alguna manera, si no lo que somos, Derechos Humanos por donde se quiera, pero aquí se vulnera cantidad de ellos, sin absolutamente nada que justifique esa vulneración más que la antigua prerrogativa "por la gracia de Dios", inadmisible prerrogativa comenzando por el programado futuro del que va a nacer.

En el transcurso de la Historia las monarquías han jugado un papel importante para la formación del Estado moderno. El tiempo ha pasado, la mediación divina tan mantenida ha desaparecido, llegados aquí tanto el carácter vitalicio y hereditario como la inviolabilidad impiden la mínima equiparación con otros órganos constitucionales por lo que el desfase se hace cada vez mayor más escandaloso y ostensible.

Esta es una Monarquía parlamentaria, la intervención de tal Parlamento en la cuestión monárquica consiste en el reconocimiento de la inhabilitación del rey para el ejercicio de su cargo, la provisión de la Regencia en su caso y la misma provisión de la persona que ejerza la tutoría del rey. Esos son los poderes monárquicos del Parlamento.

Este Jefe del Estado representa una institución pretendidamente social. Bien. ¿Cuales los resultados ?
¿Atiende a las pensiones?
¿Evita desahucios provenientes de situaciones injustas?
¿Tienen todos los niños acceso a la escuela pública?
¿Sitúa en su justo medio el salario mínimo interprofesional?
¿Proporciona trabajo de tal modo que nadie se vea en la necesidad de acudir a otros paises para poder subsistir?
¿Está en las mismas condiciones impositivas el ciudadano de a pie que la iglesia Católica?
¿Impide la privatización de hospitales y similares esa privatización que da lugar e larguísimas listas de espera entre los cotizamos a la SS?

No sigo por no hacerlo pesado.

Pero menciono estas cosas, que no es el todo, porque la equiparación de sueldos y emolumentos me parece pobre a la hora de mencionar la verdadera profanación de nuestros derechos humanos.

En el transcurso de la Historia las monarquías han jugado un papel importante para la formación del Estado moderno. El tiempo ha pasado, la mediación divina tan mantenida ha desaparecido, llegados aquí tanto el carácter vitalicio y hereditario como la inviolabilidad impiden la mínima equiparación con otros órganos constitucionales por lo que el desfase se hace cada vez mayor más escandaloso y ostensible.

En este párrafo, en mi humilde opinión, resume usted muy gráficamente la importancia de la Institución y en él, a su vez, implícitamente, está la explicación de su decadencia.

Por ello, precisamente, considero que para que perdure, es imprescindible que se pueda constatar de manera real y efectiva su importancia en referencia a todos los ámbitos de la vida de los habitantes de los países que disponen de esta forma de Estado y no como, en demasiadas ocasiones pasa, que los medios de comunicación solo nos enseñan la parte frívola de esta Institución, los modelitos y nuevos retoques, sobre todo de las reinas y princesas, en vez de mostrar, si es que así lo hacen, puesto que esa es su obligación, que verdaderamente trabajan para sus países, tratando de mejorar la vida de sus habitantes, porque son auténticos servidores.
En consecuencia, para su supervivencia es imprescindible la transparencia en su actuación. Lo demás, son chismes de portería.

A pesar de lo dicho, a la vista del devenir, tanto de España como de otros países, yo no tengo ninguna confianza en la honradez y honorabilidad del representante del Estado, al margen de que sea Republica o Monarquia. Desgraciadamente, la gran mayoría no van a servir, sino que a lo que van es a servirse.
 
Última edición:

Registrado
25 Feb 2017
Mensajes
1.586
Calificaciones
8.276
La monarquía tenía sentido cuando los reyes gobernaban.
Una monarquía representativa como ahora, que solo sirve para rellenar páginas en Hola y para que ellos vivan como reyes con nuestros impuestos, no tiene ningún valor.
Los monárquicos solo argumentan que sale más barata que la república. Eso, sin tener ni idea de cuanto nos cuesta ésta en total.

En mi opinión, habría de hacerse un estudio serio, realista y constatable de los gastos que comportan cada una de las dos formas de Estado y con esos datos, ya tendríamos base suficiente para poder decidir, sin olvidar que los presidentes de Republicas también viven a todo trapo.
Con respecto a que estos últimos son removibles de sus cargos, no se puede obviar que también se les sigue manteniendo aunque ya no ejerzan.
 
Registrado
12 Sep 2007
Mensajes
9.955
Calificaciones
18.783
En el transcurso de la Historia las monarquías han jugado un papel importante para la formación del Estado moderno. El tiempo ha pasado, la mediación divina tan mantenida ha desaparecido, llegados aquí tanto el carácter vitalicio y hereditario como la inviolabilidad impiden la mínima equiparación con otros órganos constitucionales por lo que el desfase se hace cada vez mayor más escandaloso y ostensible.

En este párrafo, en mi humilde opinión, resume usted muy gráficamente la importancia de la Institución y en él, a su vez, implícitamente, está la explicación de su decadencia.

Por ello, precisamente, considero que para que perdure, es imprescindible que se pueda constatar de manera real y efectiva su importancia en referencia a todos los ámbitos de la vida de los habitantes de los países que disponen de esta forma de Estado y no como, en demasiadas ocasiones pasa, que los medios de comunicación solo nos enseñan la parte frívola de esta Institución, los modelitos y nuevos retoques, sobre todo de las reinas y princesas, en vez de mostrar, si es que así lo hacen, puesto que esa es su obligación, que verdaderamente trabajan para sus países, tratando de mejorar la vida de sus habitantes, porque son auténticos servidores.
En consecuencia, para su supervivencia es imprescindible la transparencia en su actuación. Lo demás, son chismes de portería.
Si mal no he entendido estamos de acuerdo en la realidad monárquica actual. Sin embargo yo no creo en la rehabilitación monárquica porque las formas de pensar han ido cambiando, y espero que la racionalidad se vaya imponiendo.

¿Que causa y motivo hay hoy en día para aguantar una monarquía como suprema Jefatura del Estado?¿Qué lo justifica? ¿Como se ensambla el derecho de herencia con la dignidad de resto de las personas?

En la película inglesa, "La locura del rey Jorge", inglesa y sin rombomborrios, se ve claramente la finalidad monárquica en frase dicha por el mismo rey, frase final con la que corrobora el verdadero sentido y fin de la cuestión monárquica: aparentar felicidad y cuidar la buena apariencia. No sé si son del todo palabras textuales, pero si que significa ésto.
Siglo dieciocho. ¿Como se justifica a estas alturas semejante fantasmagoría?
 
Registrado
12 Sep 2007
Mensajes
9.955
Calificaciones
18.783
En mi opinión, habría de hacerse un estudio serio, realista y constatable de los gastos que comportan cada una de las dos formas de Estado y con esos datos, ya tendríamos base suficiente para poder decidir, sin olvidar que los presidentes de Republicas también viven a todo trapo.
Con respecto a que estos últimos son removibles de sus cargos, no se puede obviar que también se les sigue manteniendo aunque ya no ejerzan.

Lamentablemente siempre se va a parar a lo mismo, el gasto. Gasto que nos pueden camuflar o engordar, depende de quien lleve las riendas, pero que no es el punto principal de la cuestión a mi modo de ver.

Antes del gasto está la honestidad de la persona, y ¿quien puede ponerla en duda con la inviolabilidad como espada dispuesta a blandirse?

Tambien la inamovibilidad, escandaloso.

Los principios no son válidos, se mire por donde se mire. Y con unos principios de cartón piedra no hay edificio que se mantenga.
 

Registrado
9 Jul 2012
Mensajes
11.135
Calificaciones
59.216
De acuerdo pero con matices. Por supuesto que tiene que ser aceptada por izquierda y derecha, pero en España hay muy malas referencias de las anteriores y eso tiene un peso muy importante. La última que hubo, nada menos que nos condujo a la Guerra Civil.
Sea cual sea la forma del Estado, lo verdaderamente importante es que esté al servicio de los españoles y sirva de unión y no de discordia y enfrentamiento.
Por otra parte, en lo referente a su coste, tengo la certeza de que una República no es más barata, puesto que hay que seguir manteniendo a los anteriores presidentes que haya habido. En conclusión, esa consideración no puede ser la que determine un régimen u otro. Y que conste que no soy, en absoluto, monarquica.
No tiene porque ser así,a los ex presidentes no se tendrían que seguir manteniendo, puesto que ya no ejercen ese trabajo.los ciudadanos tenemos también nuestra responsabilidad de no dejarles hacer todo lo que quieran,ni que legislen en beneficio propio con leyes impropias de un Estado de Derecho.Que lo nuestro no es solo tragar con todo y luego quejarnos.Los delitos de corrupción,sea quien sea el corrupto y el corruptor, se debe tipificar como un delito de extrema gravedad,aparte de inhabilitarles para ejercer la política y recuperar lo robado.En cuanto a la segunda república...hay que analizar con mayor seriedad todo lo que rodeaba a España en esos tiempos,el clero con su poder, alzado furibundo para no perder sus innumerables privilegios,los generales leales a la monarquía que estaban con ganas de sublevarse,las empresas que estaban haciendo fortuna, al amparo de una monarquía inmóvil e inamovible.Por la otra parte,por si lo anterior no fuera preocupante...te´nían falta de experiencia democrática,más teoría que experiencia,el pueblo analfabeto sin saber organizarse dentro de un orden. Nada que ver con los tiempos que vivimos hoy día,la gente tiene mayor información,sigue escaseando una mayor reflexión de análisis, eso si.Pero ya no es tan fácil llevarnos al huerto.Para no extenderme más no menciono el auge que había en Italia con el fascismo y Alemania ya en manos de Hitler queriendo gobernar el mundo entero.