Doña Sofía en Atenas asiste a la presentación de libro sobre su madre: "El diario de la reina Federika". Febrero 3, 2020 (1 Viewer)

Registrado
10 May 2015
Mensajes
616
Calificaciones
2.745
Lo que no saben es que Zetyzzia también fué a la presentación de un libro sobre su madre Palomicha, pero en mercadona.
 

P

pilou12

Guest
LOS DIARIOS DE FEDERICA
Federica de Grecia, la "bruja alemana" a la que Franco quería lejos y que logró grandes cosas
La abuela materna del rey Felipe era tan admirada como denostada en su país, que alcanzó su máximo esplendor en las décadas de los 50 y 60, gracias en parte a sus iniciativas



Foto: La reina Sofía y su madre. (Getty)


La reina Sofía y su madre. (Getty)


El pasado día 4, la reina doña Sofía, siempre fiel a su grupo familiar más íntimo al que la unen estrechísimos lazos de afecto, presidía en Atenas, en compañía de sus hermanos, la princesa Irene y el rey Constantino, la presentación de tres gruesos volúmenes que recogen los diarios de varias de las damas de compañía de la que fue su madre, la reina Federica de Grecia. Un acto jubiloso para los hermanos, que siempre gozan de estar juntos -más aún si eso es en su país-, y para quienes sus padres, los reyes Pablo y Federica, continúan siendo figuras muy respetadas y reverenciadas.

Un acto que generó un enorme interés, tanto entre el público general como entre la prensa griega, a pesar de los cientos de octavillas que miembros del partido comunista local esparcieron a la entrada al recinto. Todo ello en un momento en los que menudean en el país las biografías y los trabajos sobre la dinastía griega y sus personajes, que ahora vienen a engrosarse con estos diarios en los que las damas de Federica recogen, con la mayor precisión, la vida oficial de la más notable de todas las reinas helenas, desde su llegada al país para su matrimonio en 1937 hasta los últimos días de la monarquía en 1967, bajo el reinado de su hijo Constantino II. La vida de una corte pequeña y con pocos recursos que, sin embargo, alcanzó su mayor esplendor en los años 50 y 60 bajo la égida de Federica, la reina con mayúsculas, cuya vida continúa estando sujeta a la mayor controversia: amada, respetada, admirada, denostada, u odiada, no dejó impasible a nadie, despertando, dicen algunos, incluso los temores del mismísimo general Franco, que prefirió mantenerla alejada de España.



La reina Sofía y su hermana Irene, en la presentación de los diarios. (EFE)


La reina Sofía y su hermana Irene, en la presentación de los diarios. (EFE)



Como toda figura de notable carácter a quien le tocó vivir años muy convulsos, Federica de Grecia no cuenta todavía con una biografía que le haga justicia, sacándola de las subjetividades políticas y de ciertos clichés al uso, y de ahí el enorme interés que ha causado en ciertos círculos la publicación de estos diarios, que algunos han tomado por los de la propia reina, que va acompañada de la edición de un libro de fotografías de la soberana a lo largo de toda su vida en el país, de la mano de Costas M. Stamatopoulos, quien goza de la confianza de la familia real helena y que en alguna ocasión ha sido recibido en el palacio de la Zarzuela.

Y es que son muchos los que ansían saber más sobre la vida y la naturaleza humana de esta reina poliédrica nacida en Alemania e hija de la mejor sangre de Europa, cuya llegada a Grecia, en 1937 para casarse con el culto y refinado príncipe Pablo, ya estuvo envuelta en la polémica por la negativa rotunda de la familia real griega de hacer sonar el día de su boda el himno del partido nazi, el Horst Wessel, contraviniendo la enérgica voluntad del canciller alemán Adolf Hitler. Pero la pequeña, activa y seductora Freddy, como se la conocía en familia, no tardó en desplegar su fuerte y apasionada naturaleza que le ganó la admiración de sus pares de la realeza europea, y le permitió encarar con fortaleza un exilio envuelto en precariedades -primero en Egipto y luego en Sudáfrica-, sostener a los suyos durante los años inciertos de la Segunda Guerra Mundial, y entregar todas sus energías, de forma errada o no, a su país de adopción tras la definitiva restauración de la monarquía en 1947.




Pablo y Federica de Grecia, en 1963. (Getty)


Pablo y Federica de Grecia, en 1963. (Getty)


Ya reina de Grecia ese mismo año, hizo frente junto a su esposo a la amenaza de la poderosa guerrilla comunista que ocupaba los campos, marchó en solitario a la línea de fuego en la ciudad de Konista para levantar el ánimo de la población, mientras los comunistas la llamaban “bruja alemana”. Durante aquellos años de miseria consiguió que el Plan Marshall llegase a Grecia, mientras ella y los suyos recorrían las islas y las tierras del interior del país a lomos de burros y de caballos, en tiempos en los que Grecia era una isla de resistencia en medio del bloque soviético que dominaba los países del Este de Europa. Atractiva, inteligente, dinámica y en momentos, sin duda, dominante, terca, e imperiosa por estar muy segura de sí misma, Federica tenía un notable savoir faire con los hombres, pero siempre estuvo profundamente enamorada de su marido, el templado rey Pablo, y hasta supo plantar cara al embajador soviético durante una visita oficial a los Estados Unidos en 1953.

Su organización del histórico crucero Agamennon, que reunió en las islas griegas a todas las familias reales en los años 50 tras la gran guerra, abrió Grecia al gran turismo internacional, poniendo en valor sus bellezas, se encaró con miembros de su familia como el príncipe Pedro, y a pesar de su sencilla vida familiar en el pequeño palacio de Tatoi, quiso y supo dotar a la corte de Atenas de la pompa que consideró necesaria para dirigir hacia Grecia los ojos del mundo a través de la prensa. Además de que todavía resuenan los ecos de la 'boda de Atenas', la de don Juan Carlos y doña Sofía en 1962, que, fuertemente criticada por algunos sectores por el alto nivel de gasto que implicó, contribuyó a relanzar la imagen de un país que comenzó a ponerse de moda y fortaleció a nivel internacional el frágil perfil del que todavía no era príncipe de España.



Federica de Grecia, junto al rey Juan Carlos y la infanta Elena, en 1965 en Madrid. (Getty)


Federica de Grecia, junto al rey Juan Carlos y la infanta Elena, en 1965 en Madrid. (Getty)



Federica de Grecia se quebró en la primavera de 1964 con la muerte del rey Pablo, y tres años después le cupo transitar el dolor que supuso la caída del trono de su hijo, de la que ella fue considerada culpable por muchos sectores(la monarquía no sería oficialmente abolida hasta 1973). Las críticas fueron tan duras como resistente era su carácter, pues años atrás ya había sido hostigada en las calles de Londres. Quedó sin país y sin casa, consideró establecerse en España, recaló en Londres, y finalmente sacó de dentro la mujer de conocimiento interesada por la física de altas energías y, como adelantada a su época, también por la mística y por la espiritualidad, afincándose finalmente en Madrás, en la India, desde donde siguió las enseñanzas espirituales del profesor Mahadevan y de un maestro del linaje de los Kanchi.

Su muerte en Madrid, tras una operación de los párpados en la que le falló el corazón, en los días previos al golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, dejó desolados a sus hijos, para quienes siempre fue referente y guía. Ella dijo de sí misma que había reído y llorado, amado y perdido, y pasado por momentos de desesperación. Pero cabe preguntarse qué pensaría una mujer tan apasionada, y sin duda alguna tan imbuida de su rango, de la situación actual de la monarquía en España y de la figura un tanto opacada de su nieto don Felipe que, no hay duda, ha heredado el estoicismo y la templanza de su amado esposo el rey Pablo. Algo de lo que ella se sentiría claramente orgullosa.



La reina Federica de Grecia en 1969. (Getty)


La reina Federica de Grecia en 1969. (Getty)



 
Registrado
26 Jun 2017
Mensajes
7.406
Calificaciones
16.268
A lo mejor es justamente eso lo que pretenden, que sea tan caro que la gente no lo compre y no lo lea.
Mucho viaje hace la reina Saliente Sofia a Grecia, sera una excusa lo de el libro para llevar a Grecia todo lo que tiene en su residencia de Inglaterra.........
Viaja con valija diplomática? sabéis si Doña Sofia o JC cuando viajan a otro país tienen que declarar lo que sacan de España???
 
Registrado
18 Ene 2019
Mensajes
6.306
Calificaciones
44.328
Mucho viaje hace la reina Saliente Sofia a Grecia, sera una excusa lo de el libro para llevar a Grecia todo lo que tiene en su residencia de Inglaterra.........
Viaja con valija diplomática? sabéis si Doña Sofia o JC cuando viajan a otro país tienen que declarar lo que sacan de España???

Real Decreto 1123/2008, de 4 de julio, sobre pasaportes diplomáticos. Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación «BOE» núm. 165, de 9 de julio de 2008 Referencia: BOE-A-2008-11576 TEXTO CONSOLIDADO Última modificación: sin modificaciones

Artículo 3. Supuestos en que procede la expedición. 1. Las personas relacionadas a continuación serán consideradas titulares directos del derecho a poseer pasaporte diplomático: a) Su Majestad el Rey, la Familia Real, el Jefe de la Casa de Su Majestad el Rey, el Jefe del Cuarto Militar y el Secretario general de la Casa de Su Majestad el Rey

 

Registrado
26 Jun 2017
Mensajes
7.406
Calificaciones
16.268
Real Decreto 1123/2008, de 4 de julio, sobre pasaportes diplomáticos. Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación «BOE» núm. 165, de 9 de julio de 2008 Referencia: BOE-A-2008-11576 TEXTO CONSOLIDADO Última modificación: sin modificaciones

Artículo 3. Supuestos en que procede la expedición. 1. Las personas relacionadas a continuación serán consideradas titulares directos del derecho a poseer pasaporte diplomático: a) Su Majestad el Rey, la Familia Real, el Jefe de la Casa de Su Majestad el Rey, el Jefe del Cuarto Militar y el Secretario general de la Casa de Su Majestad el Rey

Todo son privilegios para "esta casta" y como el dinero no es de nadie el que está el primero.........
 
P

pilou12

Guest
FAMILIA REAL GRIEGA
La reaparición de Constantino de Grecia en una emotiva reunión familiar (y virtual)
Las apariciones del patriarca del clan griego son contadas y por causas muy señaladas. Y una videollamada con toda su familia ha sido la excusa perfecta para volver a dejarse ver


Foto: Constantino de Grecia, en una imagen de archivo. (Getty)


Constantino de Grecia, en una imagen de archivo. (Getty)


AUTOR
A. RODRÍGUEZ
Contacta al autor
05/05/2020



Desde hace unos años, la salud de Constantino de Grecia, hermano de la reina Sofía, es bastante delicada. Por eso, es rara la ocasión en la que se deja ver en público y, normalmente, lo hace por motivos muy especiales. Así, su última aparición tuvo lugar a principios de febrero, con motivo de la presentación de la biografía de su madre, la reina Federica. Pero ahora, gracias a una videollamada familiar, hemos podido ver de nuevo al antiguo rey. Aunque es solo una imagen, al menos nos permite saber que tiene buen aspecto y se encuentra bien, dentro de sus limitaciones.

El coronavirus ha hecho que casi la totalidad de planes que teníamos los europeos para esta primavera se hayan ido al traste. Y para la familia real griega ha pasado exactamente lo mismo. Y si no pudieron celebrar la Pascua ortodoxa, a la que la propia reina Sofía suele asistir, ahora tampoco han podido juntarse físicamente para celebrar el primer día de mayo. Pero la tecnología sí ha permitido que Constantino y Ana María hayan podido reunirse de forma virtual con sus cinco hijos -Alexia, Pablo, Nicolás, Teodora y Felipe- y con sus nietos.



La familia real griega, reunida a través de videollamada. (Instagram: @pavlosgreece)


La familia real griega, reunida a través de videollamada. (Instagram: @pavlosgreece)




Ha sido a través de una videollamada que el propio Pablo -quien, por cierto, está prácticamente irreconocible con barba- ha querido compartir en sus redes sociales. Así, podemos ver al príncipe junto a Marie-Chantal y sus cinco hijos, a Alexia y Carlos Morales también junto a sus cuatro hijos, a Nicolás y su mujer, Tatiana Blatnik, además de Teodora y Felipe, que aparecen solos en la imagen. Por supuesto, junto a Constantino, su mujer, Ana María de Grecia, muy atenta y con gafas, un complemento que habitualmente no luce en público.

Aunque Grecia también está comenzando su particular desescalada, aún queda mucho para que la familia pueda reunirse de nuevo. Una condición que para ellos es especialmente fastidiosa, puesto que estaba previsto que este mayo se celebrara la boda de Teodora, que ha tenido que ser pospuestahasta que la situación de pandemia permite este tipo festejos. Al menos, la familia griega de la reina Sofía tiene el consuelo de la tecnología para poder verse y tener su particular reunión familiar, aunque sea en la distancia y de forma virtual.



Constantino y Ana María, junto a sus hijos, Teodora y Nicolás, la reina Sofía e Irene de Grecia, en junio de 2019. (Instagram)


Constantino y Ana María, junto a sus hijos, Teodora y Nicolás, la reina Sofía e Irene de Grecia, en junio de 2019. (Instagram)


 

Registrado
9 Ago 2014
Mensajes
1.328
Calificaciones
5.311
Diarios de la madre se la reina Sofía, que tendrán muy buena información.


Descubiertos los diarios de Federica de Grecia, madre de la reina Sofía


Han aparecido en los Archivos estatales de Atenas 35 cuadernos manuscritos por las damas de compañía de Federica de Grecia, la madre de la reina Sofía. Las anotaciones abarcan casi 30 años cruciales de la Historia de Grecia y de su familia real. Y -según nos cuenta el descubridor de estos documentos- revelan una imagen insólita (y mejor) de la reina. Por Fátima Uribarri
La vida de la reina Federica, la madre de la reina Sofía (Ver galería)

Costas Stamatopoulos estaba investigando en los Archivos Generales estatales en Atenas cuando se topó con 35 cuadernos manuscritos. Eran los diarios de la reina Federica de Grecia, la madre de nuestra reina Sofía, pero no estaban escritos por ella, sino por sus damas de compañía. Las anotaciones cubren 29 años: desde 1938, el año de su boda con Pablo de Grecia, hasta 1967, cuando la familia real griega tuvo que exiliarse.

Las notas de estos cuadernos hablan de tiempos especialmente convulsos para los reyes de Grecia y su familia. En esos años, Grecia padeció la Segunda Guerra Mundial, la restauración monárquica, una guerra civil, un golpe de Estado militar… Y fueron para Federica de Grecia años cruciales en lo personal: tuvo a sus tres hijos, fue reina, enviudó, se convirtió en reina madre y se exilió.

La vida de la reina Federica, la madre de la reina Sofía, en imágenes 11

Las notas de las damas de compañía de la reina recogen sus audiencias con políticos, reuniones de patronatos, actos benéficos, pruebas con modistos… Editados ocupan tres volúmenes, con un total de 1420 páginas y 199 fotografías, e incluyen cartas, bosquejos de discursos y otros documentos. Foto: Libro ‘Monarquía en la Grecia Moderna’, Costas M. Stamatopoulos (Kapon Editions)
Se comprende la emoción del historiador Stamatopoulos (especialista en Bizancio y en la monarquía griega) cuando encontró tantas páginas anotadas por testigos de primera fila y con detalles de la esfera íntima de la vida de una reina europea.

Las damas de compañía registraron casi todo de la vida de Federica de Grecia: visitas al médico, actividades deportivas, audiencias, viajes, citas con políticos, reuniones de patronatos, actos de recaudación de fondos, pruebas con los modistos…

A los griegos no les gustó que su príncipe se casara con una nieta del káiser y que, además, había militado en las juventudes nazis
«Es la primera vez que sale a la luz un panorama completo de la vida de la reina Federica de una manera que también revela gran parte de su vida privada y su personalidad», nos explica Costas Stamatopoulos ahora que, tres años después de su descubrimiento, la editorial ateniense Kapon publica los diarios en una edición voluminosa: son tres tomos con un total de 1420 páginas y 199 fotografías.

Esta publicación aclarará muchas cosas, cree Costas Stamatopoulos. En su opinión, la imagen que ha quedado de Federica está distorsionada por sus enemigos. De ella ha trascendido la idea de que era una mujer de carácter, con fuertes convicciones anticomunistas y que chocó con algunos políticos, como el primer ministro Constantinos Karamanlís.

Descubiertos los diarios de la Reina Federica, la madre de la reina Sofía 4

Federica, una mujer de carácter. Foto: Museo Histórico Nacional.
Federica Luisa Thyra Victoria Margarita Sofía Olga Cecilia Isabel Cristina de Hannover -Freddie, para su familia- tenía sangre real por los cuatro costados. Por parte de su padre -el duque de Brunswick- era una princesa alemana de los Hannover, dinastía que reinó en Gran Bretaña durante casi dos siglos. Por parte de madre era nieta del último káiser, Guillermo II, y tataranieta de la reina Victoria de Gran Bretaña. Además (igual que su marido, del que era primo), era descendiente de los reyes de Dinamarca.

Su sangre alemana le resultó inoportuna en algún encuentro político. Lo contó ella en su libro Memorias (La Esfera de los Libros). «Durante la boda de la princesa Isabel, Churchill me dijo con tono acusador: ‘ No era abuelo suyo el káiser?’. Le contesté: ‘Desde luego el káiser era abuelo mío, pero también la reina Victoria era mi tatarabuela. Si en Inglaterra hubiese habido ley sálica, hoy sería mi padre el rey de Gran Bretaña’».

Descubiertos los diarios de la Reina Federica, la madre de la reina Sofía 3

La boda de Pablo y Federica reunió en Atenas a las familias de la realeza europea. Un año después estallaba la Segunda Guerra Mundial. Foto: Museo Histórico nacional
Al casarse con Pablo de Grecia, miembro de la familia Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, designada por las grandes potencias para reinar a los helenos en 1862, Federica tuvo que cambiar de religión, de idioma y de país. Se casaron el 9 de enero de 1938 en la catedral ortodoxa de Atenas: ella tenía 21 años; él, 37.

No a los popes
Hitler calentaba los cañones de la guerra y Federica, que se había criado en Austria en un entorno aterrado por el avance bolchevique, había sido militante de las Juventudes Hitlerianas. A los griegos no les gustó que su diádoco (‘príncipe heredero’) se casara con una nieta del káiser, que para más inri había simpatizado con el nazismo: Federica tuvo que trabajar mucho su ‘helenización’, aunque se mantuvo firme cuando los popes de la Iglesia ortodoxa le pidieron que cambiara su nombre por otro más griego.

Los caros fastos, bailes y banquetes que disfrutaron los asistentes a la boda del príncipe heredero molestaron en Grecia. Los recién casados debían darse a conocer: se instalaron en una villa de Psychico, entonces un barrio de Atenas, y comenzaron a recorrer el país. En noviembre nació Sofía y dos años después, Constantino, un nuevo heredero.

Estamos en 1940, con Hitler comiéndose Europa y Mussolini alargando el brazo hacia Grecia. La amenaza se consuma. Las fuerzas del eje ocupan Grecia en 1941. La familia real huye a Creta en un hidroavión británico. Pero Creta sufre constantes bombardeos. El rey Jorge II y el príncipe heredero, Pablo, se instalan en Londres. Federica y sus hijos parten primero a Egipto y luego a Sudáfrica. El primer ministro Jan Smuts les hace un hueco en su residencia -donde, en 1942, nace la princesa Irene- y se convierte en una especie de padrino protector para Federica.

En 1944 Grecia es liberada, pero hay una fuerte oposición a que regrese la monarquía. En 1946 se convoca un referéndum: los monárquicos ganan. Jorge II regresa a un país devastado y roto en donde, además, estalla una guerra civil.

En 1947 muere Jorge II, y Pablo y Federica se convierten en reyes. Federica se enrola en misiones benéficas: encarga clínicas móviles y funda los paidopoleis, albergues para huérfanos. Y tiene lugar el episodio de Konitsa. La guerrilla comunista acosa a este pueblecito, hay que animar a la población para que resista. Como el rey está enfermo, Federica decide ir ella misma. Su entrada -se dijo que montada en un mulo- supuso un buen efecto publicitario para ella. «Fue uno de los grandes acontecimientos de mi vida», contó en su libro Memorias.

De gira mundial
La guerra termina en 1949. Grecia está destrozada. Apenas queda nada en pie. En los años cincuenta, los reyes griegos viajan mucho: buscan apoyo internacional. Visitan Turquía, eterno enemigo de Grecia; se entrevistan en Belgrado con el mariscal Tito; en Estados Unidos, Federica ocupa la portada de la revista Time: el reportaje del interior cuenta, entre otras cosas, su viaje a Hollywood y el encuentro con Marylin Monroe.

Descubiertos los diarios de la Reina Federica, la madre de la reina Sofía 2

Pablo y Federica viajaban mucho dentro y fuera del país. Aquí, en Mani (Grecia) en 1960. Foto: Libro ‘Monarquía en la Grecia Moderna’, costas M. Stamatopoulos (Kapon Editions)
Francia, Alemania, Suiza, Etiopía… los viajes son constantes dentro y fuera de Grecia. Es interesante saber qué anotaban en aquellos días las damas de compañía de la reina: «13 de diciembre de 1954: Como cada año, el día de cumpleaños de su Majestad el Rey se ofreció un baile en el palacio de Tatoi». A la oposición, las fiestas y viajes, tanto dispendio… les indigna. Creen, además, que Federica se entromete y mangonea al rey Pablo. El crucero Agamenón, organizado por Federica para que intimaran los jóvenes royals del momento, fue muy criticado. La boda de su hija Sofía con el príncipe español Juan Carlos, celebrada en Atenas en 1962, añadió gasolina al fuego: la celebración fue cara y se criticó la cuantía de la dote de Sofía, para lo que hubo que aprobar una ley. «Esa boda para Federica era una forma de relanzar Grecia al mundo», dice Ricardo Mateos, historiador, experto en realeza europea. Pero tanto gasto molestó y el sentimiento antimonárquico se fue extendiendo. En 1964 murió el rey Pablo; subió al trono Constantino II y, de nuevo, se propagó la idea de que Federica mandaba demasiado, esta vez como reina madre.

Descubiertos los diarios de la Reina Federica, la madre de la reina Sofía 1

Crucero Agamenon organizado en 1954 por la reina Federica de Grecia
Los diarios publicados ahora se detienen en 1967, el año del Golpe de los Coroneles y de la salida de los reyes griegos. Federica se fue a Roma. En 1974 -con la democracia restaurada- se celebró un referéndum para decidir entre monarquía y república. Ganó la república.

Federica se marchó con su hija Irene a vivir a Madrás (India). Pasaba temporadas en España con su hija la reina Sofía. En febrero de 1981 se operó de los párpados en una clínica madrileña. Falleció tras la operación. Fue un tremendo shock para Sofía, que estaba esquiando en Baqueira Beret.

Hubo que realizar arduas gestiones para que el Gobierno griego permitiera a la familia real viajar a Grecia y enterrarla junto a su marido, el rey Pablo. Casi 40 años después de su muerte aparecen los diarios que ahora se publican. ¿Estaban escondidos? «Permanecieron ‘enterrados’ junto con el resto del material de los Archivos Reales hasta 2011, cuando se abrieron para la investigación histórica», nos cuenta Costas Stamatopoulos. Está convencido de que estos diarios lavarán la imagen de la reina Federica.

PARA SABER MÁS
  • Diarios de la reina Federica de Grecia, 1938-1967. Editados por Costas M. Stamatopoulos. Kapon Editions (en griego).
  • Memorias. La madre de la reina Sofía, de S. A. R. la reina Federica de Grecia. La Esfera de los Libros.
 
Registrado
20 Nov 2004
Mensajes
7.201
Calificaciones
17.723
Ubicación
España
De poco ha de servir un lavado de imagen casi 40 después de su fallecimiento, con la monarquía griega abolida hace 53 años y la española (en la que se enroló su hija) pendiendo de un hilo a medio romper.
 
Registrado
1 Ago 2012
Mensajes
1.392
Calificaciones
5.435
"Eran los diarios de la reina Federica de Grecia, la madre de nuestra reina Sofía, pero no estaban escritos por ella, sino por sus damas de compañía."

Tan vaga es esta peña que hasta les escribían los diarios, habrase visto!
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)