Cuadernos de Historia (1 Viewer)

Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Una investigación desmonta el mito de que Fernando El Católico murió por una sobredosis de afrodisíacos
Jaime Elipe (del Grupo de Investigación «Blancas») y la médico Beatriz Villagrasa Blasco (Hospital Clínico Lozano Blesa) firman un trabajo que vinculan las causas de la muerte del Rey con problemas cardiácos que venían de atrás


Doña Isabel la Católica dictando su testamento, oleo de Eduardo Rosales


Doña Isabel la Católica dictando su testamento, oleo de Eduardo Rosales - Museo del Prado



César Cervera
César Cervera
15/06/2020



La muerte de los reyes es un terreno abierto para la fábula y para que sus enemigos venguen con palabras y leyendas lo que no pudieron hacer con hechos. Más mito que realidad, se ha dicho que Felipe «el Hermoso» falleció por un corte de digestión, que Carlos V murió por la picadura de un mosquito –sí es posible que contrajera el paludismo de esta forma–, que Felipe II claudicó por un ataque de piojos y que Felipe IIIfalleció por el exceso de calor de un brasero cuando se encontraba febril. Todas estas historias son verdades a medias, en el mejor de los casos, cuando no completas mentiras.

Las circunstancias en las que murió Fernando «el Católico», el último Rey de la dinastía Trastámara, están igual de mitificadas. Se considera, según la tradición, que el rey aragonés murió a consecuencia de sus intentos desesperado por tener un heredero con su segunda esposa, Germana de Foix, lo que le llevó a abusar de un producto afrodisíaco llamado cantárida con propiedades muy nocivas para el corazón. Una idea falsa que Jaime Elipe (del Grupo de Investigación «Blancas») y la médico Beatriz Villagrasa Blasco (Hospital Clínico Lozano Blesa) se han encargado de desmontar en un trabajo titulado «El fin de un mito: causas clínicas de la muerte de Fernando el Católico» ( publicado en el número 24 de STVDIVM: Revista de Humanidades).


El ocaso del Rey
Tras la muerte de Isabel «la Católica» probablemente por un cáncer de útero, el Rey quedó en una situación muy delicada en la corte castellana. Su matrimonio con su prima segunda Isabel había permitido unificar muchas cuestiones, como la política exterior o la creación de una única hacienda real, pero había mantenido las instituciones de cada reino separadas. Así, aunque el testamento de la Reina nombraba a Fernando de Trastámara regente de Castilla hasta que Carlos –el futuro emperador del Sacro Imperio Germánico– alcanzara la mayoría de edad, la falta de apoyos entre la nobleza local y la llegada de Felipe «el Hermoso» a España obligó al monarca a retirarse a Aragón. Precisamente la decisión de Isabel buscaba evitar que un rey extranjero se hiciera con la corona y que Juana «la Loca», que había mostrado los primeros síntomas de demencia durante la enfermedad de su madre, fuera usada como una marioneta por su esposo.



Los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla.


Los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla.



A la espera de recuperar la regencia, Fernando neutralizó el apoyo francés a su yerno Felipe por el Tratado de Blois y se casó con Germana de Foix, sobrina del Rey Luis XII. Sin embargo, Felipe I reinó pocos meses puesto que falleció en un suceso que sigue envuelto en el misterio. Entre el pueblo no tardó en prender la sospecha de que Fernando había envenenado a su yerno. De una forma u otra, cuando el aragonés regresó a Castilla, encerró a su hija –quien durante el cortejo fúnebre de su marido evidenció que su salud mental se había resentido aún más frente a aquella escalada de muertes– en Tordesillas y asumió la regencia hasta 1507.

Felipe I reinó pocos meses al fallecer en un suceso que sigue envuelto en el misterio

Pese a todo el afecto que guardaba a Isabel «la Católica», retratado en la frase «su muerte es para mí el mayor trabajo que en esta vida me podría venir…», lo cierto es que el monarca no esperó mucho tiempo antes de volver casarse. Un año después del fallecimiento de la Reina, el 19 de octubre de 1505, Fernando II de Aragón, de 53 años, se casó con Germana de Foix de 18 años de edad. En los pactos con el Rey de Francia, tío de la esposa, este cedió a su sobrina los derechos dinásticos del Reino de Nápoles y concedió a Fernando y a los descendientes de la pareja el título simbólico de Rey de Jerusalén. A cambio, el Rey Católico se comprometió a nombrar heredero al posible hijo del matrimonio. Es decir, todos los puntos quedaban a expensas de que el veterano rey fuera capaz de engendrar un hijo con la francesa.


El Rey necesita un hijo
En su momento, el matrimonio levantó las iras de los nobles de Castilla y de la dinastía de los Habsburgo, enemiga tradicional de la Monarquía francesa, ya que lo interpretaron como una maniobra de Fernando el Católico para impedir que el hijo de Felipe «el Hermoso», Carlos de Gante, heredase la Corona de Aragón. Y así era, pero todo pasaba porque el matrimonio tuviera hijos.

Precisamente con ese propósito, Fernando recurrió a la cantárida (también conocido como mosca española), un escarabajo verde brillante que una vez muerto, seco y reducido a polvo, se empleaba desde la antigüedad como sustancia vasodilatadora, cuyos efectos son muy parecidos a los que produce la «viagra».

Según Jerónimo Zurita, cronista del Reino de Aragón, el Rey sufrió una grave enfermedad ocasionada por un «feo potaje que la Reina le hizo dar para más habilitarle, que pudiese tener hijos. Esta enfermedad se fue agravando cada día, confirmándose en hidropesía con muchos desmayos, y mal de corazón: de donde creyeron algunos que le fueron dadas yerbas». A los 63 años de edad, Fernando falleció en Madrigalejo (Cáceres), el 23 de enero de 1516, cuando iba a asistir al capítulo de las órdenes de Calatrava y Alcántara en el Monasterio de Guadalupe. Algunos cronistas apuntaron que la noche anterior a su muerte había ingerido una dosis muy elevada del «feo potaje».

Si bien sus contemporáneos no tenían dudas de que un cóctel de afrodisíacos, en especial por la cantárida, era el culpable del progresivo empeoramiento en la salud del anciano Rey, para Jaime Elipe y Beatriz Villagrasa Blasco este tipo de intoxicación, que puede dar lugar a dificultad respiratoria y a la aparición de edemas, debería haberse hecho patente de «una forma mucho más precoz en el tiempo». Por medio de un estudio interdisciplinar de los textos de Pedro Mártir de Anglería, el único que recogió datos de forma continuada en los últimos días de Fernando, resulta evidente que el deterioro en la salud del Rey fue un proceso que venía de mucho más atrás.

«Habiendo repasado en líneas generales los efectos de este tóxico al que difícilmente podríamos calificar de “afrodisíaco”, se puede constatar que la cantaridina no pudo influir de ninguna manera en la muerte del Rey Católico. La literatura científica sobre este tema recoge que los efectos tóxicos de esta sustancia se manifiestan entre las 2 y 10 horas tras la ingesta. En el caso de Fernando II, Pedro Mártir de Anglería dejó escrito que cuando tuvo ese cuadro de vómitos había sido porque le habían administrado la mezcla afrodisíaca y que “nunca más volvió a sentirse en salud”. No obstante, pasaron unos ocho meses, entre marzo y noviembre hasta que el humanista apuntó el siguiente síntoma relevante en la evolución: la disnea, y más de un año y medio hasta que aparecieron los edemas», apuntan estos investigadores.


La mala alimentación y el corazón
El cuadro clínico que permite trazar las cartas de Mártir de Anglería plantean un deterioro progresivo en la salud del Rey a lo largo de tres años, en los cuales los síntomas fueron empeorando y no aparecen vinculados al uso de más o menos afrodisiacos. La disnea (el «asma») y los edemas «hidropesía» suponen los principales síntomas guía de la enfermedad que consumió a Fernando, los cuales pudieron tener, según Jaime Elipe y Beatriz Villagrasa Blasco, tres posibles orígenes una vez está descartada la acción de los afrodisíacos: cardíaco, renal y hepático.



Retrto de Germaine de Foix


Retrato de Germaine de Foix



La muerte de Fernando no estuvo relacionado con un exceso de consumo de afrodisíacos, sino con una enfermedad probablemente cardíaca que mostró sus primeros síntomas tres años antes de aquella noche


«Teniendo en cuenta el orden de aparición de los dichos síntomas, el fallo cardíaco parece ser la opción más plausible como causante del deterioro físico absoluto en el que pasó sus últimos años de vida el Rey Católico», señalan estos investigadores en su artículo «El fin de un mito: causas clínicas de la muerte de Fernando el Católico».


Jaime Elipe y Beatriz Villagrasa Blasco apuntan que los edemas suelen ser un signo característico de la insuficiencia cardíaca derecha, con lo cual, «se podría establecer que primero comenzó el deterioro de la función de las cámaras izquierdas del corazón (disnea) y al aumentar la presión de la circulación pulmonar se produjo una sobrecarga del ventrículo derecho con la consiguiente insuficiencia cardíaca derecha convirtiéndose así en una insuficiencia cardíaca global».

Traducido en román paladino, significa que la muerte de Fernando no estuvo relacionado con un exceso de consumo de afrodisíacos o algo que le pudiera matar en pocas horas o meses, sino con una enfermedad probablemente cardíaca que mostró sus primeros síntomas tres años antes de aquella noche. El abanico de causas de esa insuficiencia cardíaca es muy variada, entre ellas la cardiopatía isquémica, valvulopatías, cardiomiopatías, anemias, hipertiroidismo, sepsis, etc… y su origen pudo estar relacionado, por ejemplo, con la alimentación rica en colesterol de Fernando el Católico.




Firma de Fernando II de Aragón


Firma de Fernando II de Aragón




«A falta de estudios al respecto, ha de considerarse la típica [alimentación] de las clases privilegiadas, es decir, muy rica en carne. Esto incrementaría sus posibilidades de sufrir problemas de carácter cardiovascular, como hipertensión o hipercolesterolemia», recoge el texto publicado en 2018.



Un heredero habría cambiado la historia
Los esfuerzos del Rey por engendrar un heredero varón parecieron llegar a puerto en 1509. El niño, llamado Juan, falleció a las pocas horas de nacer, evitando que el Reino de Aragón se desvinculara dinásticamente de Castilla. Por el contrario, el Rey no tuvo más hijos y dejó todas sus posesiones a su hija Juana, Reina de Castilla, que al encontrarse inhabilitada para reinar cedió la Corona de Aragón, incluidos sus reinos italianos y una parte de Navarra, a Carlos de Gante, futuro Carlos V de Alemania. Hasta su llegada a España, Fernando nombraba a su hijo natural Alonso de Aragón regente de los reinos aragoneses y al Cardenal Cisneros, regente de Castilla.

El niño, llamado Juan, falleció a las pocas horas de nacer, evitando que el Reino de Aragón se desvinculara dinásticamente de Castilla.

Una de las pocas instrucciones que Fernando «el Católico» dirigió a su nieto Carlos fue para que se encargase de que Germana de Foixviviera holgadamente, «pues no le queda, después de Dios, otro remedio sino sólo vos...». Y el futuro emperador alemán se lo tomó al pie de la letra puesto que mantuvo una relación amorosa con la francesa. Carlos de Gante, con 17 años, quedó prendido desde el primer día de su abuelastra, de 29 años, una mujer discreta y afectuosa que aún no padecía los problemas de obesidad que tendría en su vejez.

Según el historiador Fernández Álvarez, la pareja tuvo una hija, Isabel, y aunque nunca fue reconocida oficialmente por Carlos, Germana de Foix se refiere a ella en su testamento como la «infanta Isabel» y a su padre como «el Emperador». La niña residió y fue educada en la Corte de Castilla. No obstante, Germana se casó dos veces más: la primera de ellas con Johann de Brandenburgo, del séquito personal de Carlos V, y la segunda con Fernando de Aragón, duque de Calabria.


 

Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Así son los orígenes históricos de la Casa de Alba, la familia más poderosa de Castilla
Su incondicional apoyo al Rey Juan II en su disputa contra la nobleza consiguió para la familia el Condado de Alba de Tormes (Salamanca). Con el segundo conde, el ambicioso García Álvarez de Toledo, el título se elevó a ducado en 1472


Anverso de la medalla en bronce con la efigie y coraza del Gran Alba portando el Toisón de Oro


Anverso de la medalla en bronce con la efigie y coraza del Gran Alba portando el Toisón de Oro



César Cervera
César CerveraSEGUIR
17/06/2020



La historia de la familia Alba fue vertebrada durante trescientos años por los Álvarez de Toledo, que, aunque no obtuvo la consideración de casa nobiliaria hasta el siglo XIV, ya destacaba por su furor guerrero y su fidelidad a Castilla desde los años de la Reconquista.

Como la mayor parte de la nobleza castellana, el ascenso de los Álvarez de Toledo se produjo tras la muerte de Pedro «el Cruel» en 1369. Este controvertido rey castellano es recordado por sus esfuerzos para someter a una nobleza que consideraba anárquica. Su sucesor, Enrique II de Trastámara, impulsó el ascenso de nuevas familias nobiliarias que sirvieran para consolidar su poder. Ese fue el caso de Fernán Álvarez de Toledo, un adepto a Enrique II que falleció luchando bajo su bandera en un asedio a Lisboa.

Cuando la familia ya se encontraba bien situada en la corte castellana, los hijos de Fernán Álvarez de Toledo, Gutierre, obispo de Palencia, y García, señor de Oropesa y Valdecorneja, dieron una nueva muestra del compromiso familiar con el reino al apoyar a Juan II en sus luchas contra los infantes de Aragón. En un tiempo donde la disposición de la nobleza a ayudar al Rey dependía de las recompensas que pudieran obtener, los Álvarez de Toledo no escatimaron nunca en lealtad, ni regatearon en esfuerzos y recursos a la corona. En 1429, el obispo Gutierre recibió los ricos dominios de Alba de Tormes (Salamanca) como recompensa.

En un tiempo donde la disposición de la nobleza a ayudar al Rey dependía de las recompensas que pudieran obtener, los Álvarez de Toledo no escatimaron nunca en lealtad


Pero, el verdadero auge político de la Casa Alba llegó en la década de 1430. En este periodo de confusión absoluta y luchas entre nobles, la casa castellana apoyó a don Álvaro de Luna, el privado del Rey Juan II, que combatió contra el ingobernable poder de la nobleza. Y aunque el privado del Rey fue llevado finalmente a la horca, Juan II nunca olvidó quién le había ayudado en su momento más crítico. Gutierre fue trasladado a la influyente diócesis de Sevilla y acabó siendo Arzobispo de Toledo. Por su parte, el otro hermano, Fernando, se constituyó en el primer Conde de Alba de Tormes.


El ambicioso conde que quería ser duque
Con el segundo Conde de Alba, García Álvarez de Toledo, lo que vino fue el esplendor económico, el poder y el título de ducado. El segundo conde de Alba fue un personaje extremadamente ambicioso que se aprovechó de las muchas debilidades de Enrique «el Impotente» para hacer y deshacer a su gusto. Sin justicia ni ley, la nobleza castellana levantó ejércitos privados para defenderse de los ataques de otros nobles y de las agresiones del propio monarca. En esta situación de anarquía, nadie se movió con mayor soltura que García de Toledo. Las posesiones de Alba de Tormes, que recorrían ambas vertientes de la Sierra de Gredos y el Norte de Extremadura, se extendieron hasta casi las puertas de Salamanca. Y si no tomó esta ciudad, ataque militar mediante, fue por el celo de sus habitantes.







Ante el gran poder adquirido por el II Conde de Alba, la nobleza castellana, celosa, instó al Rey en 1472 a que le arrebatara las tierras del sur de la Sierra de Gredos. No en vano, la decisión de Enrique «el Impotente» fue ecuánime, posiblemente así evitó una guerra civil, y pidió a García Álvarez de Toledo que renunciara a esas tierras a cambio del rango de duque y de los derechos sobre Coria (en Cáceres).

El I Duque de Alba falleció en 1488, no sin antes sacudirse parcialmente de su fama de hombre codicioso y solo interesado en agrandar su fortuna. García Álvarez de Toledo fue uno de los principales aliados de los Reyes Católicos en la Guerra de Sucesión castellana y prestó su talento militar en la batalla de Toro en 1476. Esta victoria sobre los «juanistas» permitió a los Reyes Católicos asegurar definitivamente el trono de Castilla y la unión dinástica con Aragón.

Fadrique –segundo Duque de Alba– también apoyó sin la menor quiebra a los Reyes Católicos y fue uno de los amigos más cercanos de Fernando «el Católico». Sus habilidades como general, sobre todo en lo que hoy podría llamarse contrainsurgencia, superaron incluso a las de su padre. El noble castellano participó del asedio a Granada y en 1514 se alzó como el conquistador de Navarra para el Rey Fernando. Cuando la mayoría de nobles se unieron a Felipe «el Hermoso» en su lucha por el trono, Fadrique fue de los pocos que se mantuvo fiel al monarca aragonés, y fue quien años después «cerró sus ojos muertos». No obstante, su fidelidad política jugó en contra de ampliar el patrimonio familiar y Fadrique solo pudo añadir el Ducado de Huéscar, cerca de Granada.


El Gran Duque de Alba: temido y respetado
Con la llegada de Carlos I de España, Fadrique le presentó el respaldo de su familia, inicialmente en la Guerra de los Comuneros, y cedió el testigo de la casa a su nieto, el conocido como Gran Duque de Alba. Fernando Álvarez de Toledo, cuyo nombre era un homenaje a Fernando «el Católico», se convirtió en el III Duque de Alba a causa de la prematura muerte de su padre durante una campaña en África en 1510. Desde su juventud estuvo siempre al servicio de los monarcas españoles, bien de Carlos I en principio o bien de Felipe II después, tanto como soldado, cortesano, diplomático o gobernante. Así, su fama de general trascendió las fronteras españolas y le situó como el más prestigioso militar del siglo XVI.

Con todo, su participación en la Guerra de Flandes (1568–1648) es el gran episodio histórico por el que es recordado el noble castellano. El Gran Duque de Alba reprimió con violencia la rebelión de los líderes calvinistas encabezados por Guillermo de Orange, y la propaganda holandesa le presentó como un señor de la guerra brutal, implacable y severo al extremo. Una fama de sanguinario que todavía hoy sigue viva en muchos países de Europa.



Arribo del Duque de Alba a Róterdam en 1567, por Eugène Isabey, 1844.


Arribo del Duque de Alba a Róterdam en 1567, por Eugène Isabey, 1844.



Pese a que la tradición histórica de «Grandeza de España» ya existía desde tiempos de la la monarquía visigoda, no fue hasta el reinado de Carlos I de España cuando comenzó a regularse y se estableció como la conocemos en la actualidad. En 1520, para reconocer a los que le habían apoyado en la Guerra de las Comunidades de Castilla, el Emperador Carlos V otorgó a una veintena de casas nobiliarias la categoría de «Grandeza de España», entre ellas la Casa de Álvarez de Toledo, en la figura del Gran Duque de Alba.

No en vano, la Casa de Alba y su «Grandeza de España»correspondió a la familia de los Álvarez de Toledo durante trescientos años hasta que a la muerte sin descendencia de María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, el linaje pasó a los Fitz-James Stuart, en la persona de Carlos Miguel Fitz-James Stuart y Silva, sobrino-bisnieto del XII duque Alba de Tormes. La Casa de Berwick (Fitz-James Stuart) es una rama ilegítima de la Casa de Estuardo del Reino de Escocia.

 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Juan Martín Díaz 'El Empecinado': un labriego cabreado en búsqueda y captura
Héroe de la Guerra de la Independencia, fue defenestrado por Fernando VII y consiguió cambiar el sentido de su apodo otorgándole mayor nobleza



Foto: Retrato de Juan Martín Díaz.




20/06/2020


Como dijo William Gladstone, ′′ Los hombres suelen estar muy predispuestos a confundir la fuerza de sus sentimientos con la fuerza de su argumento."

Es probable que uno de los poemas más increíbles de la historia fuera aquel que escribió Sir Percy Bysshe Shelley a cuatro manos con Horace Smith, 'Ozymandias'. En él, se habla del binomio ego y humildad y de cómo ambos deberían ser elementos compensados ante la grandeza de la incógnita que nos rodea, porque a la postre, venimos del polvo estelar y nos convertimos en cenizas en suspensión, una humillación para quienes un día anduvimos erguidos. De eso va este extraordinario poema romántico que escribió el esposo de Mary Shelley, la famosa autora de la novela gótica de ficción titulada Frankenstein.


¿Por qué esta reflexión previa?
En España, durante el gran fiasco del subido Napoleón Bonaparte, emperador efímero de un tránsito de patas cortas para su sobrevalorada fama; un grupo de hombres y mujeres decididos a todo, plantaron cara a aquel tarambana con alzas, idolatrado hasta la saciedad por nuestros hoy vecinos y amigos del otro lado de los Pirineos. Así como en 'Ozymandias' se habla de la grandeza de una colosal estatua troceada y tendida en las arenas del desierto (Ramsés II) aquí hablaremos hoy de como un arrogante emperador que lo tuvo todo a su favor, mordió piedra en nuestro país.

Un guerrillero llamado El Empecinado iba a causar heridas muy profundas entre las tropas francesas


Aquellos grupos de combatientes partisanos parecían la Gran Ola de Kanagawa, monstruosa, arrolladora, sin compasión e inmisericorde. Los franceses habían cometido atrocidades sin cuento y abusos sobre la población civil que ya son historia y es mejor no removerlos. Un guerrillerollamado El Empecinado se había convertido en una extraña alineación planetaria que iba a causar a la postre heridas muy profundas entre las tropas francesas y mucha pupita a la famosa "grandeur" gala.




Napoleón Bonaparte.


Napoleón Bonaparte.



Encontrar con éxito el buen equilibrio entre la lógica y las emociones, no es cuestión baladí. Este hombre enjuto y ensimismado era la síntesis de ambas. Las mejores decisiones tienden a ser siempre una mezcla equilibrada, aunque es obvio que siempre está el principio de incertidumbre por ahí rondando. Todos necesitamos un poco de suerte encontrando ese equilibrio, pero como decía Picasso, que la inspiración te coja trabajando.
El caso de los españoles es culturalmente muy distinto del de los germanos o escandinavos, pueblos aglutinados y sin fisuras en los referentes asociados a la identidad nacional. Hasta los propios griegos, pueblo mediterráneo donde los haya, han mostrado durante la refundación de la Grecia Moderna una vez enajenada del yugo turco, una unidad encomiable reflejada en sus fraternales danzas que casi los hermanan de una forma mística en el llamado Hassapikos antiguo o más moderno Sirtaki.

Aquí, como somos la hostia y ya lo he mencionado en alguna ocasión, estamos las 24 horas a la greña, pero eso sí, que no nos vengan a tocar los bajos desde afuera porque los integrantes de este orfeón de grillos que somos, nos cabreamos y dejamos de vapulear a nuestros hermanos por un rato, para todos juntos y en unión en santa comunión arrearles unos saludables mandobles al invasor. Y eso, exactamente, es lo que pasó tras la alevosa invasión napoleónica. Cuando los echamos del predio patrio a los transpirenaicos…volvimos a las andadas. Qué país…
Bueno, el caso es que al Bonaparte le entró un ataque súbito de amor por las naranjas (no me refiero a la Suite de Prokofiev, no, pues solo eran tres las piezas) y pensó que todo el campo era orégano, pero no reparó en que en esta península somos más variados que una macedonia de gourmet y que cuando nos entra un ataque de mala leche, lo bordamos.


Un labriego con pundonor
El caso, es que mientras todo un ejército que venía de arrasar Europa, pensaba que en estos pagos iban a disfrutar de una relajada jornada dominical; en un pueblo de Valladolid, Castrillo del Duero, un labriego con pundonor y un poquito de mala hostia, un tal Juan Martín Díaz, harto de tirar de arado y sin una formación militar digna de tal nombre y por ende de táctica aplicada, se había echado al monte con dos colegas (Juan García y Blas Peroles) en la primavera de 1808, con la idea de arrearles una mano a los dragones del emperador. Así tal cual. El idealismo y la inocencia de la juventud es lo que suman, un cóctel explosivo.

Todo empezó de una manera casual cuando en Fuentecen, el pueblo donde vivía apaciblemente con la parienta, apareció una patrulla de dragones y se llevó todo el vino del pueblo (hoy dentro de la denominación de origen Ribera del Duero) así, por la cara.

Comenzaron a cortar las comunicaciones y en consecuencia la logística del ejército francés en su principal ruta de abastecimiento Irún- Madrid


El que más tarde se convertiría en héroe de la nación, 'El Empecinado', inició sus actividades (se les podría llamar estragos más bien), echándole el guante a un enlace de postas del ejército francés así como quien no quiere la cosa, para abrir boca. Luego, con sus compinches de travesuras, parte de la familia, y una partida de una treintena de voluntarios muy encendidos por lo ocurrido a los madrileños el Dos de Mayo, comenzaron a cortar las comunicaciones y en consecuencia la logística del ejército francés en su principal ruta de abastecimiento Irún- Madrid.

En su época, mientras luchaba contra aquellos pobres desgraciados del otro lado de las grandes montañas, se le llegó a asociar en paridad con figuras míticas de la historia patria tales como El Cid o Don Pelayo. Tenía el mastuerzo entonces, la edad de 32 años y se escribía de él y no de otras cosas, en los periódicos que en precarias condiciones, en sótanos o buhardillas, en cabañas aisladas y en situaciones de riesgo casi temerario, loaban su figura como si del salvavidas de la nación fuera. Lo era, pero había más españoles dando “caña” también. Y por ahí, estaban los restos del ejército regular intentando ordenarse y hasta los ingleses que se suelen apuntar a cualquier cosa que implique desestabilizar a quien asome la cabeza para amenazar su hegemonía- por otro ya perdida para bien de la humanidad.

Gregorio García de La Cuesta, a la sazón, un general de la vieja escuela, pensó que a los bien entrenados franceses se les podía ganar en campo abierto y así, de esta guisa, comenzó a reunir a las partidas que merodeaban por los alrededores para captar masa crítica y darles un meneo a los franceses; más no pudo ser. La catástrofe fue antológica y en la pequeña villa de Cabezón de Pisuerga, tal que un 12 de julio de 1808, las mal entrenadas e improvisadas tropas peninsulares fueron batidas sin discusión. ¿Resultado? Algunos miles de muertos y prisioneros y una enseñanza dentro del infortunio; había que cambiar de registro.

El que comprendió rápidamente que teclas había que tocar fue El Empecinado; él y su partida se volatilizaron literalmente para convertirse en una auténtica pesadilla para los restos. Correos, armas, víveres, munición, condumio, pagas para las tropas de José Bonaparte (intentó conciliar con los españolespero era el hermano de un “pieza”) eran requisadas sin contemplaciones y desarmados sus adversarios se les reenviaba a sus filas de origen- a los que sobrevivían claro-.

Hacia 1809 la figura del mito se agranda y más de 100.000 kilómetros cuadrados aproximadamente del territorio nacional estaban bajo un control muy precario pero sostenido. Se podría decir que para transportar unos sacos de patatas, los franceses necesitaban un regimiento, hombre arriba hombre abajo.

El camuflaje fue clave del rotundo éxito que hizo que el ejército francés pasara de una guerra de conquista a una guerra defensiva


Y hablando de sacos de patatas, la arpillera era parte de la indumentaria de camuflaje de los partisanos de El Empecinado. Ora la impregnaban de barro, ora de hierbas de matorral, ora de cabecera para un buen dormir. Esas técnicas de camuflaje en adición al conocimiento de una precaria pero eficaz lectura de la topografía que a cada partida de guerrilleros correspondía, y los enlaces con los mejores caballos a mano, fueron la clave del rotundo éxito que hizo que el ejército francés pasara de una guerra de conquista a una guerra defensiva. Empate a uno. A partir de ahí, vendría la remontada.

La partida del Empecinado se convierte en la Ira de Dios y los franceses acantonados en Pedraza, Sepúlveda, Aranda de Duero y al otro lado de la sierra de Madrid en dirección norte no daban abasto con la que les estaba cayendo. Poco más tarde, hacia 1.811 ya comandaba un “ejército” de cerca de seis mil hombres pero él, siempre era fiel a su método.

Napoleón pone precio a su cabeza y promete ascensos fulgurantes a sus generales. El guerrillero, es perseguido por tierra, mar y aire infructuosamente. Tiene el apoyo sin dilación de la población civil. Durante cerca de tres años la persecución se agrava, pero este elemento de la naturaleza acorralado varias veces (llegó a enterrarse en el intramuros de un pequeño cementerio próximo a Patones- Madrid), sobreviviendo a la mayor caza del hombre conocida hasta entonces. Mientras, desde la improvisada oquedad de una solitaria haya a la vera de un río o disfrazado de aparcero bebiendo vino de un pellejo en cualquier sórdida taberna, sus enlaces multiplicaban la grandeza de su figura; hasta tal punto, que el corso, ordena abandonar la persecución desesperado ante la presencia de este demonio encarnado y la arriesgada dispersión de sus tropas.


La toma de Guadalajara
Cuando en 1812 toma Guadalajara, la euforia colectiva se desata. Pérez Galdós cita en sus Episodios Nacionales la siguiente referencia, lamentablemente hoy amalgamada en una clase muy selecta -salvo en el primer enunciado-… “Tres tipos ofrece el caudillaje en España, el guerrillero, el contrabandista y el ladrón de caminos. El aspecto es el mismo, solo el sentido moral establece la diferencia.

Pero cuando acaba la guerra y se restaura el absolutismo, este hombre, ya mariscal de campo, se las prometía felices y en un permanente baño de multitudes; y va el rey ahumado, el rey felón en su triste laberinto y lo destierra a Valladolid.

Como apuntaba al principio, la guerra de la Independencia hizo que los españoles dejáramos de tocarnos los cojo… unidos por un rato en una causa común. Pero la guerra se acabó y retornamos otra vez a la “movida”. La jaula de grillos volvía a ponerse a funcionar a pleno rendimiento.

Fernando VII lo sentenció a la horca no sin antes ningunearle, pues el Empecinado había pedido para él y los suyos un honorable fusilamiento


Lamentablemente para El Empecinado y para poner en valor sus credenciales ciudadano político evolucionado (si vemos con carácter retroactivo la oferta ideológica del momento), se sumó al levantamiento de Rafael del Riego en defensa de la Constitución de Cádiz.

La entrada de los Cien Mil Hijos de San Luis, otra vez una horda de franceses aderezada de rancios retrógrados españoles que no querían evolución alguna, acabaría con el trienio liberal que a duras penas digería el perillán coronado. Ello, acabaría con el ilusionante proyecto progresista devolviendo el poder absoluto al impresentable de Fernando VII.




Cien mil hijos de San Luis.


Cien mil hijos de San Luis.



Por las mismas, tuvo que huir a uña de caballo a Portugal, hasta que cándida e inocentemente creyó en el indulto de este desgraciado que nos tocó padecer al pueblo español. En Olmos de Peñafiel les esperaba una emboscada. Este Grande de España sin raíces aristocráticas pero con valores a años luz de muchos de los que ostentaban ese título (muchas veces comprado en el mercadillo de la corrupción), sería conducido con sus incondicionales a Roa. Una primavera temprana de 1825, el innombrable lo sentencia a la horca no sin antes ningunearle, pues este hombre de una pieza, ejemplar donde los haya; había pedido para él y los suyos, un honorable fusilamiento. Ese mismo año en medio de una atroz canícula veraniega, llegado el mes de agosto, sería ahorcado uno de los mayores talentos militares de este país por uno de los mayores tarados que ha dado esta tierra de contrastes.

Los que amamos a este país tan turbulento sabemos que no estás muerto porque todavía hoy nos repugna pronunciar el nombre de tu asesino


Juan Martín Díaz “El Empecinado”, los que amamos a este país tan turbulento y cainita, sabemos que no estás muerto porque todavía hoy nos repugna pronunciar el mero nombre de tu asesino. Quizás ese exorcismo en apariencia ineficaz, une tu enorme figura a la del más denostado rey de este país, y mientras tú vives resucitado, él muere en nuestra historia en una agonía permanente.

P.D. En el artículo anterior dedicado a Don Diego López de Haro, colé un gazapo en el que los números romanos se me pusieron rebeldes y llamé aFernando IV, Fernando VI. Obviamente por contexto me refería al rey castellano. Pido al respetable mis más sentidas disculpas.


 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Así conquistó el Imperio español lo que hoy es Estados Unidos: la epopeya de Juan de Oñate
Juan de Oñate puso la primera piedra para el avance español sobre Texas, Nuevo México, Arizona, California y otras regiones estadounidenses



Detalle del cuadro conquista del Colorado, óleo de Augusto Ferrer-Dalmau


Detalle del cuadro conquista del Colorado, óleo de Augusto Ferrer-Dalmau



César Cervera
César Cervera 17/06/2020



La furia iconoclasta que ha seguido al movimiento Black Lives Matter contra las estatuas de personajes históricos tachados de racistas ha afectado a las representaciones de gente tan variopinta como Winston Churchill o el Rey belga Leopoldo II, poco acostumbrados a este tipo de controversias.

Los conquistadores españoles, empezando por Colón, tampoco se han librado en esta ocasión, entre otras cosas porque ellos nunca lo hacen. Juan de Oñate, que ya en 2007 protagonizo una polémica en torno a una estatua suya en El Paso (Texas), vuelve a estar en el epicentro de las acusaciones de genocida por parte de indigenistas radicales después de que un monumento suyo en Albuquerque, la principal ciudad de Nuevo México, se viera este lunes pintarrajeado y dañado.

Un hombre nacido en México
La conquista de México por Cortés precedió a una interminable lista de incursiones al interior de Norteamérica, entre ellas la que sirvió a Francisco Vázquez de Coronado para descubrir el Cañón del Colorado; sin embargo, pasaron muchas décadas hasta que se establecieran puestos de avanzada en un territorio denominado la «Gran Chichimeca» por los aztecas y otros pueblos sedentarios, que se veían a sí mismos como civilizados en comparación con la vida allí.

Bastante tenían los escasos castellanos con haber fundado asentamientos por toda Sudamérica, Centroamérica y México como para extenderse también al otro lado del Río Grande. Sin embargo, aquella frontera autoimpuesta se derrumbó en el siglo XVII. Juan de Oñate, un español nacido en México, asumió la tarea de establecer por primera vez asentamientos permanentes en lo que hoy es el sur de los Estados Unidos. Firme, temerario e incluso cruel, Oñate, el jinete, fundó en 1598 la ciudad de San Gabriel, hoy Nuevo México, en una tierra áspera que agradó a pocos de los colonos que le acompañaban.

La existencia de San Gabriel sería efímera, a causa de su pobreza y de la brutalidad de los indios pueblo. Aparte de los archiconocidos apaches y comanches, en el momento en el que Oñate se internó en el territorio que hoy ocupa Nuevo México la población nativa más importante era el grupo conocido como pueblo. La mayor parte de estas tribus se sintieron intimidadas por los caballeros de brillante armadura y accedieron a colaborar con los forasteros.

Un trampa mortal en Acoma
El afán de exploración internó a los españoles en las tierras de estas tribus. Confiado en lo fácil que estaba resultando someterlas, Oñate aceptó la invitación para subir a la que llamaban la aldea de las nubes a finales de octubre de 1598. Acoma o Hákuque (hoy al oeste de Alburquerque) estaba edificada por los indios queres en medio de una llanura rodeada de inmensos precipicios. Para alcanzar el asentamiento, que presumían inconquistable los indios, Oñate subió por una estrecha senda en las que un tropiezo suponía caer más de cien metros. La altura era un riesgo, pero más lo era que Oñate se acompañara de solo una decena de soldados, entre una hilera interminable de ojos indios inquietos, por mucho que Vázquez de Coronado hubiera sido recibido con gran hospitalidad medio siglo antes.

Tal vez porque olfateó el peligro, Oñate rehusó bajar a una cámara oscura en la sala del consejo de la aldea cuando así se lo pidió uno de los indios, Ninguno de los indios insistió en que bajara. Oñate se marchó de Acoma satisfecho de haber sometido a otra tribu a la autoridad real. Mientras se alejaba de la impresionante aldea en su caballo, valoraba la sencillez de su nueva conquista, sin ser consciente de que el mayor botín del día había sido conservar la vida. Los partidarios de un jefe indio llamado Zutucapán habían colocado una trampa para matar en esa sala a Oñate. Muerto su caudillo —creían con cierta candidez— que el resto de barbudos desandaría el camino por el que había venido. Coronado y Oñate se maravillaron con la aldea de las nubes.


Los siguientes españoles en poner pie allí arriba más bien sintieron terror. El 4 de diciembre de ese mismo año, Juan Zaldívar, sobrino de Oñate, se detuvo en Acoma para requisar harina cuando regresaba de explorar las llanuras del este. También él aceptó la invitación para subir a lo alto del valle. Mientras 14 de sus hombres se quedaban abajo vigilando los caballos, 16 españoles se dispersaron por las calles Acoma. De repente, el grito de guerra del jefe de la tribu activó contra los españoles una lluvia de flechas, cuchilladas, pedradas, golpes y todo lo que pudieron lanzarles los indios, niños, mujeres y ancianos incluidos.

Zaldívar y la mayor parte de sus hombres fueron masacrados en el ataque sorpresa. No así cinco soldados que se buscaron entre sí por las calles abriéndose paso a golpe de pólvora y de furia. Ya sin munición, los cinco usaron los mosquetes a modo de mazas para defenderse en un pequeño círculo formado al calor irregular de un sol de invierno.

Una resistencia que el transcurso de las horas haría insostenible. La superioridad numérica del enemigo, la gravedad de las heridas de algunos y la falta de un sendero por el que escapar a pie decantaron la opción más arriesgada. Con esa lógica tan aplastante y particular de los soldados de su época, los cinco determinaron que en la aldea de las nubes solo cabía volar, a lo que saltaron al vacío desde una altura de más de 40 metros.

Un salto de fe
Lo más insólito es que solo uno de los cinco perdió la vida en el salto, probablemente porque cayeron en una duna de arena. Los jinetes que permanecían abajo con los caballos acudieron espantados al observar la dantesca escena. Junto a sus compañeros, se hicieron fuertes en los riscos, donde permanecieron hasta que los heridos pudieran recuperarse. Su salida con vida de Acoma permitió avisar a Oñate y a las misiones de franciscanos aisladas de que estaba en curso un levantamiento de los indios pueblo.


Lo más insólito es que solo uno de los cinco perdió la vida en el salto, probablemente porque cayeron en una duna de arena.


Juan de Oñate respondió a la emboscada india con determinación, a pesar de que sus recursos humanos y militares eran casi irrisorios. El sargento mayor Vicente Zaldívar, hermano del fallecido, acudió con 60 hombres a asediar el inexpugnable asentamiento nativo, que estaba defendido por una fuerza de 500 indios entre queres y sus aliados navajos. En Europa una fortaleza de esa naturaleza, incluso cuando se trataba de defensas naturales, hubiera exigido un ejército al menos tan numeroso como el enemigo si no se quería entrar en un interminable cerco. No obstante, ni Acoma era un castillo europeo ni los indios pueblo iban a defenderse como normandos.



Monumento conmemorativo del paso de Juan de Oñate en el Río Norte


Monumento conmemorativo del paso de Juan de Oñate en el Río Norte



Los nativos hicieron acopio de alimentos y sus guerreros esperaron, como si se tratara de gárgolas en la montaña, a los europeos pintados de la cabeza a los pies de negro en lo alto de la aldea. Mientras los escasos hombres con armas de fuego realizaban un ataque de distracción en el norte, el 22 de enero de 1599 Zaldívar ordenó a doce españoles que escalaran la parte más afilada del talud en el norte para colocar en un saliente rocoso de la plataforma un pequeño cañón. El impacto de sus proyectiles destrozó las casas de adobe y madera como si fueran de cartón.

Desde esta posición los españoles pudieron improvisar un puente portátil con madera subida con cuerdas, a pesar de la constante lluvia de flechas y piedras. El grupo de asalto logró cruzar la pasarela hasta una zona que daba a las casas queres, y allí conquistaron calle a calle frente a un enemigo que les superaba diez a uno.

El incesante sonido de los tambores de guerra indios cesó de repente. Sin embargo, aún quedaba el grueso de Acoma por caer, lo que no sucedió hasta que el pequeño cañón fue tumbando, como bolos, las casas de los indios desde primera línea. Dos terceras partes de la aldea desaparecieron, hasta que cundió el pánico y fue el fin de su mundo.


Triste final de la Ciudad
El 24 de enero, muchos guerreros comenzaron a arrojarse al vacío al verse sin escapatoria. La medicina mágica de aquellos hombres blancos los hacía invencibles, estimaron, de modo que los ancianos de la tribu pidieron la rendición. Dado que la mayoría de los responsables del asesinato de su hermano habían perecido en el combate, Vicente Zaldívar no castigó con la muerte a ninguno de los queres rebeldes.

Las penas fueron igual de salvajes. Se condenó a todos los hombres y mujeres mayores de doce años a 20 años de servicio personal, una suerte de esclavitud, además de que a los guerreros se les cortó públicamente un pie. Los niños fueron entregados a los frailes para su educación, mientras que 60 niñas alimentaron los conventos de monjas de Ciudad de México, de manera que nunca más vieron a sus familias.

La rápida victoria, que costó dos muertos a los españoles, a pesar de la terrorífica desproporción de fuerzas, sirvió para pacificar al resto de tribus. En los siguientes años, ya sin Oñate, cesado con el cambio de reinado en España, se consolidó la presencia europea en Nuevo México y se trasladó la colonia a Santa Fe. San Gabriel murió para siempre, mientras Juan de Oñate se dedicó el resto de su vida a que la Corona le rehabilitara de las condenas por dureza excesiva con sus hombres y crueldad con los indios. Murió, ya anciano, en 1630, cuando ejercía el cargo de inspector de las Reales Minas.

 

Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
80 ANIVERSARIO DE LA BATALLA DE FRANCIA
La hora en que el mundo tembló: la invasión nazi de Francia y el gran error alemán
El 14 de junio de 1940 el ejército nazi entró en una París desierta y acongojada



Foto: Hitler tras la toma alemana de París en 1940 posa con la Torre Eiffel a sus espaldas


Hitler tras la toma alemana de París en 1940 posa con la Torre Eiffel a sus espaldas



AUTOR
JORDI COROMINAS I JULIÁN
Contacta al autor
TAGS
SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
PRIMERA GUERRA MUNDIAL
HITLER
SIGLO XX
WINSTON CHURCHILL
INGLATERRA
REINO UNIDO

23/06/2020



El 14 de junio de 1940 el ejército nazi entró en una París desierta y acongojada, con decenas de miles de sus ciudadanos perdidos en las carreteras de Francia en uno de los más tristes éxodos de la Historia del siglo XX. Era el trauma, la derrota y el fin de una esperanza cimentada en el sueño de la Tercera República, surgida de las cenizas del Imperio vencido tras el conflicto franco-prusiano de 1870-71, del que nuestro país vecino se resarció con el triunfo de 1918, vengativo e inapelable en la mesa de negociaciones. Todo empieza el 28 de junio de 1919. Para el mariscal Foch, uno de los grandes héroes de la recién terminada Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles era un armisticio para los siguientes veinte años debido a su extrema dureza. Se equivocó por pocos días.

Ese toma y daca franco-germánico ha configurado la suerte del Viejo Mundo. Durante el periodo de entreguerras se establecieron las bases para repetir la eterna conflagración. Desde París se respiraba una cruel inseguridad, mientras en Berlín el maltrato sufrido en las cláusulas del Diktat empapaba la vida cotidiana, despedazada con la hiperinflación y el continuo tembleque hasta 1924 de la República de Weimar, más sólida tras el Plan Dawes, con sus créditos estadounidenses y el progresivo reconocimiento internacional hasta su ingreso en la Sociedad de las Naciones en 1926.
Entonces empezó una época de concordia entre ambos gigantes, simbolizada por la entente y la apuesta europeísta del dúo Briand-Stresemann, truncada en 1929 con la muerte del segundo y el estallido de la crisis económica mundial tras el crack otoñal de la bolsa neoyorquina.


Si quieres paz, prepárate para la guerra
Cuando acaece una tragedia los errores causantes de la misma se aprecian tras su eclosión. Para un idealista la Tercera República tiene algo de paraíso de meritocracia y progreso con su laicismo, educación obligatoria, gobiernos de quita y pon sin testas carismáticas y una habilidad bastante poco pulida a la hora de ocultar sus contradicciones, desde el caso Dreyfus hasta los escándalos de corrupción emulados generación tras generación, como si la clase política no supiera aprender de sus propios errores, un clásico imperecedero.

Durante los años veinte Francia optó por el pacifismo como axioma, algo muy criticado por varias escuelas de historiadores. Se ensalzaron los monumentos en los caídos, se aplaudieron los testimonios de la trinchera como muestras del horror y la educación aspiró a crear una sociedad contraria a las armas mientras se fortalecían las fronteras con Alemania con la, a priori, inexpugnable línea Maginot. La prueba más fehaciente del miedo al enemigo se materializó en 1923 con la ocupación de la cuenca del Ruhr para cobrarse con materias primas lo impagado monetariamente.




Soldados franceses en el Ruhr en 1923


Soldados franceses en el Ruhr en 1923



Alemania permanecía en una temerosa expectativa, desvanecida cuando el paro desenfrenado y el corte del grifo de dólares americanos relanzó el populismo, capó los formulismos democráticos y avivó la llama del revanchismo, culminado con el ascenso al poder de Adolf Hitler en enero de 1933. A partir de ese momento la partida tomó otro viraje. Francia se tiñó de odio entre semejantes y esterilidad para librarse del contexto y sus circunstancias. El país padecía un problema demográfico de primera magnitud y sus líderes cayeron en la retórica de enfrentamiento civil. Desde la mirada lejana los triunfos de la jornada de cuarenta horas y las dos semanas de vacaciones son un paso adelante para toda la Humanidad, pero las medidas del Frente Popular francés llegaban justo cuando los nazis decretaban el servicio militar obligatorio. Unos empuñaban libros y otros acero desde un crecimiento desacomplejado y un optimismo hacia el mañana bien untado por la propaganda del pensamiento único e indiscutible.

Las medidas francesas llegaban justo cuando los nazis decretaban el servicio militar obligatorio: unos empuñaban libros y otros acero


Los síntomas de la derrota invadían el cielo. Francia se escudaba en el miraje de su ejército, el mejor del planeta sobre al papel pese a la astracanada de teorizar sobre la excelencia del caballo para cualquier batalla en 1935, cuando sus oponentes pensaban en tanques y en acciones veloces para desballestar a sus rivales.

En 1936 Hitler reocupó Renania. En 1938 violó una de las cláusulas de Versalles al anexionar Austria al Reich. La penúltima puntilla fue el pacto de Múnich, con las democracias occidentales, sin contar a nuestra abandonada República, se bajaron los pantalones por puro pavor ante los dos dictadores fascistas. Esta cesión sin contrapartida era otra palada hacia una tumba futura, confirmada el primero de septiembre de 1939, cuando la Wehrmacht, tranquila por el reciente pacto germano-soviético del 23 de agosto del mismo año, se lanzó a por Polonia, sorprendiendo a propios y extraños con su Blitzkrieg, guerra relámpago de insultante modernidad.


La guerra de broma
Francia e Inglaterra debieron aprovechar los meses de calma en el frente occidental, y sin embargo sólo se atrevieron a realizar tímidas incursiones en los dominios de Hitler, retirándose como si sólo quisieran sacar pecho con un yo estoy aquí más bien patético. Este ridículo sólo afianzaba la ambición del Führer, desatado y con su mente obcecada por el anhelo de atacar cuanto antes mejor para forzar al frágil Reino Unido del Premier Neville Chamberlain, inmerso en una doble agonía política y vital, a una negociación para cerrar las hostilidades. Planificó más de veinte fechas para la gran ofensiva, todas ellas vacilantes para su alto mando, y al final el Plan Amarillo, 'Fall Gelb', se orquestó para el 10 de mayo de 1940, conservándose en secreto sus directrices hasta pocas horas antes del gran envite.

El Benelux se derritió en un santiamén y la armada francesa cometió el error de acudir en ayuda de los belgas


El mes anterior la alianza franco-británica, estigmatizada en su fuero interno por su apego defensivo, quiso purgar su apocamiento plantando cara en Narvik, Noruega, con el fin de cortar ese punto crucial para el suministro de las minas de hierro. Los tres duelos, decantados en su conjunto a favor de la esvástica, no amilanaron el optimismo hitleriano, y cuando el 10 de mayo explotó el infierno en la tierra su impacto fue inesperado por veloz. El Benelux se derritió en un santiamén y la armada francesa cometió el error de acudir en ayuda de los belgas al imaginar que sus fronteras, como en la Primera Guerra Mundial, serían trascendentales para la suerte de la Batalla de Francia.





'El gran delirio: Hitler, drogas, III Reich' - (Crítica)


'El gran delirio: Hitler, drogas, III Reich' - (Crítica)




Esta, como todas las de la Segunda Guerra Mundial, queda en la memoria como una retahíla de tópicos. En 'El gran Delirio' (Crítica), Ohler Norman atribuye parte de la fulgurante ofensiva de la Wehrmacht al contraste entre los efectos del Pervitin nazi y el vino galo. Puede ser. Sin embargo, las carencias de los soldados capitaneados por el arrogante general Gamelin eran estructurales y anquilosados al usar, como bien esgrimió William L. Shirer en su monumental 'Auge y caída del Tercer Reich' (Booket), tácticas de la Gran Guerra en una situación inédita, con los alemanes encaramados en la celeridad de sus tanques, el uso de la aviación y unos métodos insuperables a la vanguardia del arte bélico, más mordientes si cabe por la inferioridad técnica y estratégica del adversario.

El 15 de mayo, día de la capitulación holandesa, sólo un batallón francés separaba a la Wehrmacht de tomar París. La leyenda nos dibuja, sin errar, a Rommel desatado, pletórico con su división fantasma de panzers, cortando comunicaciones, dificultando el suministro aliado y maravillando a Hitler por su osadía, no tanto al gobierno francés de Paul Reynaud, una casa de los líos sin rumbo con el plus de mentir cuando mascó el desastre y no supo ni pudo reaccionar para evitarlo.

El gran error alemán y la caída francesa
Reynaud, un hombre digno, no era como el nuevo primer ministro británico, Winston Churchill, a quien le llegó su mejor hora cuando el mundo se hundía. Sus arengas a sus homólogos al otro lado del Canal de poco o nada sirvieron, no así el único episodio redentor de toda la debacle, narrado con prepotencia y demasiado patriotismo por Christoper Nolan en 'Dunkerque', filme notable con sobredosis de refinamiento en vez de explicar con didactismo, nadie se lo critica, esas jornadas de incertidumbre en el puerto donde los nazis y la Luftwaffe de Hermann Göring dilapidaron una oportunidad de oro para finiquitar todas las posibilidades de resurrección Aliadas.




'Dunkerque'
'

Dunkerque'



El reembarque heroico depositó en el último bastión de la democracia europea a casi todo el contingente británico y a decenas de miles de combatientes franceses, y no por ello debemos rememorarlos como mediocres en su cometido. Se batieron en medio de un caos agravado por las rencillas internas, la desbandada de la ciudadanía, con muchos funcionarios republicanos uniéndose a la millonaria estampida, y el drama intestino en el gobierno, a la fuga hacia Tours para dejar París como ciudad abierta para, a continuación, recalar en Burdeos, donde se consumó la traición perpetrada por los partidarios del Armisticio. El mariscal Philippe Pétain, emblema de 1918, asumió el cargo de primer ministro, y si su nombre evocaba un pasado glorioso ahora convertía su apellido en santo y seña de la bandera blanca desde su senilidad y odio a todos los significados positivos del republicanismo.

El 16 de junio, con Churchill empeñado en una unión nacional franco-británica, todos los fantasmas aparecieron en la sala. La paz no sería plácida. Algunos senadores y parlamentarios escaparon al norte de África para continuar la resistencia. Otros, como De Gaulle, escritor de su propia epopeya, fueron a Londres, mientras las cancillerías negociaban una serie de puntos innegociables, pues Hitler quería devolver la moneda de Versalles, y para ello hizo trasladar el vagón donde se firmó el Armisticio de noviembre de 1918 al mismo lugar donde se escenificó lo que consideraba no una derrota militar, sino una puñalada por la espalda.


El 16 de junio, con Churchill empeñado en una unión nacional franco-británica, todos los fantasmas aparecieron en la sala


Antes de ese 22 de junio de 1940, auténtica apoteosis de la Alemania Nazi, Pétain y los suyos vislumbraron un porvenir aún más negro si el tratado concedía a Italia, en guerra contra Francia y el Reino Unido desde el 10 de junio con absoluto oportunismo, injustas ventajas. Habría un gobierno francés en una zona libre, mientras la zona ocupada hasta el cese de los combates formaría parte íntegra del Reich, con París como víctima propiciatoria para contentar a Goebbels y su ansía de fulminar el domino cultural francés en Europa, no sin antes servir para esa foto corrosiva de Hitler en el Trocadero, con la torre Eiffel al fondo. Las fábricas debían permanecer intactas. Pétain recibió la medalla de Vichy, colaboracionista y ufana al mutar Libertad, Igualdad y Fraternidad por Trabajo, Familia y Patria. Sólo quedaba el Imperio Británico. El 3 de julio de 1940 la armada de Su Majestad arremetió contra la flota francesa atracada en el puerto argelino de Mers el-Kebir. De Gaulle se enfureció. Churchill, quien lo consideraba su gran cruz, se justificó porque esos acorazados pertenecían al Eje. La última letra de la partitura estaba por escribir.

 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
La indestructible Reina Habsburgo que casi hereda España en vez de los Borbones
Sin imperio, sin aliados fiables ni buenos consejeros, María Teresa reformó por completo el Ejército austriaco y se enfrentó a las grandes potencias de su entorno en una lucha que cambió Europa



María Teresa sosteniendo una máscara (1744), por Martin van Meytens.


María Teresa sosteniendo una máscara (1744), por Martin van Meytens.



César Cervera
César CerveraSEGUIRActualizado:23/06/2020



Lo mejor que se puede decir de María Teresa como Monarca es que todas las instituciones que creó y todas las decisiones que tomó tuvieron un largo recorrido en el tiempo, algunas hasta la desaparición del Imperio austrohúngaro. Lo cual no es moco de pavo... A este mujer de hierro, pero de costumbres sencillas, la subestimaron demasiadas veces los reyes de su época y demasiadas veces sus enemigos perdieron la apuesta frente a su astudia y su carácter irrompible.

El padre de María Teresa, Carlos VI, el famoso archiduque de aspiró a la Corona española, fue educado para reinar en la Península ibérica y durante años conservó muchas de las costumbres hispánicas en un homenaje al que pudo ser su destino. No obstante, de su experiencia en la Guerra de Sucesión también volvió a Viena con un mal juicio sobre las razones por las que no acabó sentado en el trono. Convencido de que había perdido en los despachos lo que había ganado en los campos de batalla, el Emperador descuidó el mantenimiento de su ejército y apostó por resolver la mayoría de sus problemas por la vía diplomática, lo que, en ese siglo tan complejo, a veces suponía recorrer el camino más largo y enrevesado.


La maldición de su padre
Irónicamente el Rey que avivó la Guerra de Sucesión en Españatendría la suya propia en Austria debido a la falta de descendencia masculina. De los cuatro hijos que Carlos tuvo con su esposa Isabel Cristina de Brunswick-Wolfenbüttel, solo le sobrevivieron dos hijas. La condición de mujer de María Teresa impedía que en el futuro ostentara la dignidad imperial y obligó a buscar una solución para que, al menos como arquiduquesa, mantuviera el cetro en las posesiones propiamente Habsburgo.

La parte final del reinado de Carlos estuvo ocupada en intentar asegurarse vía diplomática el reconocimiento de su hija como heredera de los territorios Habsburgo y en lograr el nombramiento como «Rey de los romanos» (título que se daba al aspirante a emperador del Sacro Imperio Germánico) del marido de esta, Francisco Esteban de Lorena, lo que era una forma intermedia de que al menos la corona imperial quedara en casa. Los gasto en sobornos y concesiones que debió desembolsar Carlos para obtener este compromiso fue en detrimento de la inversión en sus fuerzas militares.



María Teresa, con sus hermanas María Ana y María Amalia junto a sus padres, por Martin van Meytens.


María Teresa, con sus hermanas María Ana y María Amalia junto a sus padres, por Martin van Meytens.



Una vez muerto Carlos, sin un ejército (apenas contaba con 30.000 hombres) en condiciones para presionar al resto de potencias, pocos de los países que se habían comprometido a apoyar la Pragmática Sanción secundaron a María Teresa. Como hienas, viejos rivales, nuevas potencias y olvidadizos aliados se lanzaron a obtener un trozo del pastel que, así creían, permanecía sin vigilancia en la ventana. La inexperta María Teresa, de 23 años, renunció a seguir los consejos de los hombres de su fallecido padre, que le reclamaban que cediera lo máximo para salvar aunque fuera una parte, y se lanzó a una guerra simultánea contra varias potencias con una hacienda prácticamente en la bancarrota.

Como relata el historiador Richard Bassett en el libro «Por Dios y por el káiser» (Desperta Ferro, 2018), durante esa crisis que a punto estuvo de destruir el imperio Habsburgo «María Teresa iba a revelarse como la monarca más brillante del siglo XVIII. Pese a su conservadurismo personal, fue una innovadora y modernizadora sin prejuicios que dejó su marca en todas las áreas de sus reinos. después de su reinado, no habría una sola institución económica, administrativa, de salud pública, legal, educativa o militar en Austria, o incluso en Europa Central, que no tuviera sus raíces de algún modo en su enérgico afán reformista».


Una lucha por la supervivencia Habsburgo
El primer obstáculo al que debió enfrentarse la pareja de monarcas fue al desafío de Carlos Alberto de Baviera, primo de María Teresa y su vecino más cercano, que se postuló para ser elegido Emperador del Sacro Imperio germánico con el apoyo de Francia y el de los electores de Colonia y el Palatinado.

El título imperial seguía siendo en pleno siglo XVIII de carácter electivo, pero la poderosa familia Habsburgo había conseguido desde hace varios siglos monopolizar una dignidad que era más simbólica que efectiva. En realidad, las distintas partes del territorio germano actuaban de forma autónoma como, de hecho, demostró el dirigente bávaro al postularse como Emperador de espaldas a María Teresa.


El mismo día que Carlos Alberto de Baviera fue elegido Emperador del Sacro Imperio, los reforzados ejércitos de María Teresa ocuparon la capital bávara e incendiaron su palacio

Sin imperio, sin aliados fiables ni buenos consejeros, María Teresabuscó ayuda en una parte de las posesiones Habsburgo hasta entonces descuidada que, en los siguientes siglos, jugaría un papel fundamental en la configuración del renovado imperio. Gracias a su fortaleza y tenacidad, la dirigente se ganó la estima de la nobleza húngara y, con ello, logró ser coronada Rey de Hungría (la Constitución de este territorio no reconocía Reinas) durante una impresionante ceremonia en la que María Teresa ascendió a lomos de un caballo, ataviada el manto de San Esteban y con la corona de la cruz torcida, hasta el Monte Real de Presburgo a jurar que defendería este reino de sus enemigos. Hungría le dio así a María Teresa no solo prestigio y una corona, sino el apoyo de su célebre caballería frente a las numerosas guerras que tenía por librar.

La venganza de María Teresa no se hizo de esperar. El mismo día que Carlos Alberto de Baviera fue elegido Emperador del Sacro Imperio, los reforzados ejércitos de María Teresa ocuparon la capital bávara e incendiaron el palacio del Monarca. El mensaje era claro: tardara lo que tardara, ya fuera Praga, la dignidad imperial o los territorios italianos que España había ocupado aprovechando el caos, María Teresa pretendía reclamar sí o sí todas sus herencias.

Federico II de Prusia, que ha pasado a la historia por su brillantez militar a pesar de sus numerosas derrotas, cayó también en el error de pensar que el imperio Habsburgo podía ser despedazado ahora que lo reinaba una mujer. El prusiano solía reírse de Francisco Esteban por entregarse a la caza, «feliz de dejar sus reinos, como si fuera una taberna, en manos de su esposa». Solo a finales de su reinado, cuando era evidente que María Teresa era un hueso duro de roer, al que se le podía vencer muchas veces en batalla pero jamás en una guerra, el prusiano admitió que guerrear contra ella era como «morir mil veces al día».









Una vez ganado algo de terreno, la Reina reformó prácticamente todas los aspectos de las armas austriacas hasta lograr que fuera la propia existencia de Prusia, Baviera y el resto de sus enemigos la que acabara puesta en duda. La llamada Guerra de Sucesión austriaca, que según algunos autores costó más de cinco millones de vidas por todo el globo, demostró que la Reina no era ninguna «víctima pasiva», sino una «Mater Castrorum» que había convertido un ejército manirroto en un duro competidor.

María Teresa, que era una excelente jinete como demostró en Hungría, supervisó en persona cada modificación en las tácticas y uniformes de su ejército. «En cuanto a lo de que la caballería dispare desde la silla, no lo tomo muy en serio», comentó en uno de sus muchas anotaciones. La minuciosidad de la Monarca se materializó en la creación de instituciones para mejorar la formación de los oficiales. Siguiendo el ejemplo del Collegium Theresianum, pensado para que los nobles se formaran como administradores y funcionarios civiles, creó en 1751 la Academia Militar pensada más como campo de adiestramiento que como una escuela de élite al estilo británico o francés.


El mundo a sus pies
La meritocracia jugaba un papel importante en el ascenso militar que estableció María Teresa. Además, como reconocimiento al gran número de realidades que formaban su imperio exigió en esta academia que todos los oficiales hablaran con fluidez como mínimo cuatro idiomas: alemán, checo, francés e italiano.

Otra importante contribución de la Reina para reformar su ejército fue en lo referido a la asistencia sanitaria, de completa anarquía hasta entonces. Un grupo de médicos ilustrados, entre ellos su facultativo personal, Gerard van Swieten, reconstruyó por completo no solo el sistema médico militar, sino también la Facultad de Medicina de la Universidad de Viena, lo que dio origen a una reputación mundial durante siglos.



María Teresa en 1762, por Jean-Étienne Liotard.


María Teresa en 1762, por Jean-Étienne Liotard.



Pero más allá de cuestiones militares y brillantes movimientos diplomáticos (sustituyó a su tradicional aliado, Inglaterra, por su más acérrimo rival, Francia), María Teresa supo rodearse degrandes ministros y asesores ilustrados que la ayudaron a modernizar el derecho penal, abolir la tortura, derogar la servidumbre feudal de los campesinos, impulsar la industria, el comercio y a iniciar una profunda reforma educativa. Que fuera capaz de sacar adelante todas estas mejoras, a la vez que sostenía una guerra por la propia existencia de su imperio, la elevan a una de las mejores monarcas de todos los tiempos.

Frente al cinismo de Federico y otros ilustrado que veían la política como un juego de espejos, María Teresa mostró a lo largo de su reinado que era una persona de palabra, con principios fuertemente católicos a la que le gustaba presumir de que «si quieres impedir que intente hacer el bien, antes tendrás que matarme». «Por mi parte, no me gusta nada que me suene a ironía. Nadie mejora jamás con ella [...] creo que es incompatible con el amor hacia los demás», aseguraba en una indirecta muy directa hacia su hijo José II, antítesis de su madre y un gran admirador de las malas artes de Federico II.

Para asegurarse de que las siguientes generaciones de la dinastía no tuvieran problemas de descendencia como su antecesor, María Teresa y Francisco Esteban, el cual finalmente obtuvo la dignidad imperial tras la renuncia bávara, concibieron dieciséis hijos pues, según los palabras de ella: «Una nunca tiene bastante. En este asunto soy insaciable». En todo trató la Reina de alcanzar la perfección.


 

Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Los 10 mejores libros de historia recién publicados: pestes, mitos, romanos...
La Historia universal está llena de pandemias. También de grandes personajes y otros mafiosos. De guerras y enfrentamientos. También podría ser un resumen de este 2020


Foto: La peste en Londres de 1665, en el lienzo 'Le chevalier Roze déblayant la Tourette au plus fort de la peste', de Michel Serre (1658-1733).


La peste en Londres de 1665, en el lienzo 'Le chevalier Roze déblayant la Tourette au plus fort de la peste', de Michel Serre (1658-1733).



AUTOR
PAULA CORROTO
Contacta al autor
25/06/2020



La Historia universal está llena de pandemias como el cólera que asoló Londres en 1854 o la gran peste negra, que también arrasó esta ciudad entre 1665 y 1666. La Historia está repleta de grandes personajes y otros ignominiosos que han cambiado el rumbo, como los emperadores romanos y todas las mafias que se movieron entre ánforas y cortinajes. Ha ocurrido en todas las cortes, también en la española, a lo largo de los siglos.

La Historia también está llena de luchadores, como las feministas que ya empezaron en el siglo XVIII, con la Ilustración, a plantearse que las cosas debían mejorar bastante. La Historia se nutre de guerras y enfrentamientos, unos verbales y dialécticos y otros que acaban directamente en una cámara de gas. La Historia, como todos sabemos, no es igual cuando la miramos y debatimos desde el presente, y siempre surgen confusiones de términos y contradicciones. La Historia como un pasado que siempre está vivo (de ahí su grandeza y su lastre). Aquí traemos algunos títulos publicados en estos meses de 2020 sobre estos temas.



1. 'El mapa fantasma' - Steven Johnson

'El mapa fantasma'.


'El mapa fantasma'.


En 1854 se desató una epidemia decólera en Londres. La ciudad, cada vez más industrial y con notorios problemas de higiene, sufrió la enfermedad y la muerte. No era tan raro entonces en las ciudades, que no tenían sistemas de alcantarillado ni de limpieza como ahora. Y las viviendas tampoco estaban preparadas (eso sin contar el hacinamiento). En fin, un universo perfecto para virus y bacterias. El libro cuenta cómo se expandió la enfermedad y cómo el anestesista doctor John Snow y el clérigo Henry Whitehead la derrotaron mediante una combinación de conocimiento local, investigación científica y elaboración de mapas. Es decir, el rastreo, que es más o menos el sistema que (exceptuando las vacunas) seguimos usando hoy.

COMPRAR AQUÍ


2. 'La historia olvidada del liberalismo: desde la antigua Roma hasta el siglo XXI' - Helena Rosenblatt



'La historia olvidada del liberalismo'


'La historia olvidada del liberalismo'

Helena Rosenblatt es profesora de Historia en la Universidad de Nueva York y ha escrito este libro en el que desgrana la historia del liberalismo y el concepto en sí, que ha dado muchas vueltas y se ha colocado en distintos lugares. La historiadora defiende que el liberalismo no es la ultradefensa de los valores individuales tan propulsada por EEUU, sino que esta idea llegó después de la II Guerra Mundial. El liberalismo también es la creencia en un gran Gobierno democrático. Sin embargo, la confusión todavía continúa.

COMPRAR AQUÍ



3. 'Vestigios' - Santiago Muñoz Machado


'Vestigios'.


'Vestigios'.

En pleno debate sobre el significado de las estatuas y otros símbolos, es interesarse acercarse a este libro del actual director de la Real Academia Española en el que analiza el simbolismo político de las reliquias de mártires, santos, reyes y personajes célebres, las reacciones históricas contra el coleccionismo y la continuidad de algunos cultos civiles hasta la actualidad. En total, son 11 ensayos que indagan sobre las relaciones entre los individuos y el poder, en escenarios de opresión, de pobreza y de libertad. Un recorrido por nuestras creencias, valores, símbolos, los comportamientos de la sociedad y las instituciones.

COMPRAR AQUÍ


4. 'Los Benjamin: una familia alemana' - Uwe Karsten Heye


'Los Benjamin'.


'Los Benjamin'.

Esta es la historia de una familia alemana -que tampoco fue una familia cualquiera- pero también es la Historia del siglo XX en Europa. Walter, Georg y Dora son los tres hermanos Benjamin, pertenecientes a una familia judía burguesa, intelectuales —uno era escritor, el otro médico y la otra socióloga— y apasionados a los que les tocó lo peor del siglo XX: el nacionalsocialismo. Como se sabe Walter acabó suicidándose. Pero la familia continuó y Hilde, la mujer de Georg, acabó como ministra de Justicia en la RDA persiguiendo a nazis mientras que su hijo Michael se ocupó de la memoria familiar, que es la memoria de un país dividido durante casi todo el siglo pasado.

COMPRAR AQUÍ


5. 'Los europeos' - Orlando Figes


'Los europeos'.


'Los europeos'.

De Europa también trata este libro del historiador Figes. En concreto, de cómo se produjo la primera unión de los europeos, que llegó a través de las artes, la humanidades y el ferrocarril en el siglo XIX. Gracias a estas comunicaciones, a principios del siglo XX todo el mundo leía los mismos libros, se escuchaba la misma música… Casi como ahora (con la excepción del cine, que no se había inventado). Y hubo los primeros artistas superfamosos en toda Europa, como Dickens, Flaubert, Victor Hugo, Dostoievski, Chopin, Brahms o Delacroix. Y de ahí venimos, aunque luego se estropeara con las guerras.

COMPRAR AQUÍ


6. 'Galdós. Una biografía' - Yolanda Arencibia


'Galdós. Una biogafría'.


'Galdós. Una biogafría'.

El centenario de la muerte deBenito Pérez Galdós continúa con esta ambiciosa biografía escrita por la profesora Yolanda Arencibia, ganadora del Premio Comillas de Biografías. Este libro hace un recorrido por su vida y obra, pero a la vez es una Historia de España, ya que contextualiza al escritor en su época a finales del XIX y principios del XX. Un hombre que abrazó el republicanismo moderado durante la Restauración y que luego evolucionó hacia posiciones más radicales e impulsó discursos feministas y socialistas, tal y como sucedía con el país, lo que le valió la crítica acerada de los reaccionarios, que están en todas las épocas de la Humanidad. Galdós fue un representante de la España más liberal y progresista, y eso no gustó a todos.

COMPRAR AQUÍ


7. 'Feminismos europeos' - Karen Offen


'Feminismos europeos'.


'Feminismos europeos'.

Se reedita ahora esta obra de esta historiadora de la Universidad de Stanford que aborda la lucha de las mujeres y de los hombres en Europa para acabar con el pensamiento masculino estructural dominante que impedía a las mujeres votar, entre otras cosas. Así, parte desde la Ilustración hasta nuestra era —en total, unos 250 años de Historia— para comentar cómo los feminismos históricos tienen mucho más que ofrecernos que meras paradojas lógicas y contradicciones, que tienen mucho más que ver con la política sexual que con la filosofía.

COMPRAR AQUÍ


8. 'Rubicón' - Tom Holland


'Rubicón'.
'

Rubicón'.

No hay año sin un gran libro sobre el Imperio romano. En este caso, se trata de una reedición de Ático que no debe pasar desapercibida, puesto que Holland es uno de los mejores conocedores del mundo clásico. Y aquí cuenta la historia que más pasión sigue despertando hoy: cómo se enfrentaron personajes de la talla de César, Pompeyo, Craso, Cicerón. Cómo conspiraron y acabaron cargándose la República para traer el Imperio, con instituciones mucho más mermadas ante el poder del emperador. En este libro se observa cómo los movimientos mafiosos no son de antes de ayer, y cómo se organizaban fiestas (con más intereses que otra cosa). Los sablazos de la política ya estaban todos aquí

COMPRAR AQUÍ


9. 'Calomarde'- Sergio del Molino


'Calomarde'.


'Calomarde'.

Francisco Tadeo Calomarde no es hoy un personaje demasiado conocido, pero fue uno de los que movieron la política en la sombra en la época de Fernando VII. Era el hacedor de las cloacas del Estadode entonces. Y fue ministro, claro. De Gracia y Justicia, como se decía en el XIX. Fue un hijo de labradores que medró en la Corte gracias, en parte, a casarse con la hija del médico de Godoy, que era el valido de Carlos IV. Hay ascensores que siempre han funcionado, así que, a partir de ahí, como la espuma. También jugó bien sus cartas. Cuando cayeron Godoy y Carlos IV se separó de su mujer y se arrimó a los más absolutistas y reaccionarios, que fueron los que acabaron ganando frente a liberales y afrancesados. Fernando VII reinó y él se había colocado en el lado correcto. Más, en este libro de Sergio del Molino.

COMPRAR AQUÍ


10. 'Lenin. Una biografía' - Victor Sebestyen


Cuando se cumplen 150 años del nacimiento de Vladimir Ilich Ulianov 'Lenin', Victor Sebestyen publica esta biografía que se basa en fuentes primarias inéditas para recrear la vida del revolucionario. Pero este libro es algo más, ya que ahonda en otras cuestiones mucho más humanas de este personaje, Como que tenía explosivos ataques de ira, que era un enamorado de la naturaleza y que mantuvo una relación a tres con su mujer, Nadezhda Krúpskaya, y otra camarada bolchevique, Inessa Armand. Este libro se convierte en un retrato de la Revolución rusa y lo que pasó después con la Unión Soviética, pero a la vez es una enorme inmersión en los aspectos humanos de su líder.

COMPRAR AQUÍ


 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
La peste emocional y la pandemia fascista
La reedición del ensayo de Wilhelm Reich sobre los movimientos totalitarios recupera la figura de un pensador maldito para los biempensantes



JUAN LUIS CEBRIÁN
27 JUN 2020



Discurso de Hitler en el congreso del partido nazi de 1936 en Núremberg. rn


Discurso de Hitler en el congreso del partido nazi de 1936 en Núremberg. GETTY IMAGES


Contrariamente a lo que el análisis tradicional sugiere, “fascismo no es sino la expresión políticamente organizada de la estructura del carácter del hombre medio, una estructura que no está ligada ni a determinadas razas o naciones ni a determinados partidos, sino que es general e internacional”. Este es el resumen, en sus propias palabras, de la tesis que Wilhelm Reich expuso en su Psicología de masas del fascismo, un libro fundamental para entender la naturaleza del movimiento nazi que no ahorra críticas a la deriva, a su juicio igualmente fascista, del comunismo soviético. La reedición de la obra, casi un siglo después de que fuera escrita y 40 años más tarde de su primera traducción al castellano, sirve para recuperar la memoria de un pensador maldito para todos los biempensantes pero que fue reivindicada, una década después de su muerte, por los jóvenes protagonistas de Mayo del 68.

En conversaciones con profesionales nacidos en los años setenta he comprobado que la huella de Reich, muy profunda en la generación que entonces ocupó las universidades de media Europa reclamando un cambio sustancial del orden establecido, es hoy casi inexistente para quienes ocupan los principales centros de poder y decisión. Gran parte de ellos desconocen sus teorías sobre la economía sexual, el orgón como principio energético, y la influencia de la inhibición y la represión genital en la conformación de la sociedad autoritaria. El tiempo no ha pasado en balde, claro está, y cuando se explica semejante tesis no son frecuentes las airadas reacciones que en su tiempo suscitaron, pero abundan las sonrisas irónicas y aun los comentarios sarcásticos sobre quien es tildado nuevamente de científico loco, sin atender al significado último de su pensamiento al margen los errores y extravagancias en que acabó incurriendo.



La peste emocional y la pandemia fascista


Nacido en el Imperio Austrohúngaro en el seno de una familia judía, Wilhelm Reich fue discípulo temprano de Sigmund Freud, de quien se distanció al tiempo de hacerlo también de la práctica del psicoanálisis clásico. Primero socialdemócrata decepcionado, más tarde comunista expulsado del partido, se exilió en los países nórdicos antes de recalar en Estados Unidos, donde murió en la cárcel condenado por desacato a la autoridad después de que la Administración Federal de Medicamentos se incautara de sus activos, quemara sus libros y apuntes científicos y le acusara de fraude sanitario como si de un vulgar curandero se tratara. En dicha operación el Gobierno americano se incautó además de cientos de ejemplares de una máquina de su invención, el orgonon o acumulador de orgones, y prohibió su venta.

Reich consideraba que “la energía específicamente biológica es el orgón, unidad de medida de la energía cósmica vital”. En el libro explica que la represión sexual es la base de la familia patriarcal, mitificada por la Iglesia y las religiones en general, pero también por otras ideologías políticas que sustentan al Estado. En su opinión, “las inhibiciones y el debilitamiento de la sexualidad”, singularmente en el caso de niños y jóvenes, “constituyen los presupuestos más importantes para la existencia de la familia autoritaria”, núcleo esencial en el que se apoya el poder de los Estados. La angustia religiosa y el sentimiento de culpabilidad que se genera entre quienes traspasan los límites de la decencia convencional no hacen sino potenciar los sentimientos y las emociones del mundo familiar. Estas permean las masas, no solo en el caso de la pequeña burguesía, sino también en el de la clase obrera.

La expansión de esa especie de peste emocional es utilizada por el caudillo de turno en busca del apoyo popular a su figura, deificada y admirada sin racionalidad alguna. En ese sentido, no es la superestructura política ni el poder dictatorial lo que adoctrina a las masas sobre las características del fascismo, sino que las masas mismas son responsables iniciales del movimiento que luego terminará por organizarse como partido político. La falta de libertad sexual es la causa y origen de la ausencia de libertad en general, asumida interiormente por los individuos debido al carácter estructural del autoritarismo que el Estado representa. Eso explica entre otras cosas que muchos integrantes de la clase obrera se sumaran a las filas del nacionalsocialismo. Menciona el ejemplo de “la sumisión de la mujer, aunque sea comunista, a la ropa decente de los domingos” que, junto con otras aparentes menudencias que se convierten en crónicas, tiene en ella una influencia reaccionaria mayor que la de los panfletos y proclamas de la revolución. Por todo ello la lucha contra la represión sexual debe ser “parte del combate total de los explotados contra los explotadores”,

Wilhelm Reich escribió más de una treintena de libros, algunos de gran éxito como La lucha sexual de los jóvenes o La función del orgasmo, del que publicó dos versiones complementarias con una diferencia de 20 años entre ambas. Fueron enormemente populares entre la juventud en los años sesenta del pasado siglo, cuando una auténtica revolución sexual se produjo en Occidente, animada además por el descubrimiento y distribución en masa de la píldora anticonceptiva, cuya reputación subió de tono gracias a las encíclicas papales que la condenaron. El libertarismo que Reich preconizaba reivindicó el derecho al placer y alimentó el movimiento feminista, que convirtió el sujetador en un símbolo de la opresión sexual. Como reclamo de una vida en armonía con la naturaleza, que alejara al hombre del animal sádico y mecanicista en que se había convertido desde su reprimida infancia, propuso también una democracia del trabajo que no se derivara de ideologías políticas o proposiciones demagógicas. “La democracia del trabajo natural”, escribe, “no es un programa político; es una función redescubierta biosociológica, natural y básica de la sociedad”. Son frecuentes también sus ataques a politicastros y demagogos, en expresiones que mucho recuerdan algunos de los comentarios de esta hora.

La edición actual se basa en la traducción del original al inglés y en la que hizo del alemán al castellano Roberto Bein en 1980, y ha sido validada por el Wilhelm Reich Infant Trust. En la portada luce el símbolo del orgón, que resume la unión del cuerpo (soma) y la psique. Hoy día se vende como abalorio y seña de identidad de la ciencia de la energía vital. En Internet he encontrado además anuncios de acumuladores de orgones que se comercializan por encima de los 5.000 dólares. Junto a institutos y fundaciones científicas que cuidan su legado, abundan chamarileros y mercaderes que lo rentabilizan. Él creía que el siglo XX podía marcar el comienzo de una era social libre de política. Los hechos demuestran cuán errado estaba y hasta qué punto la peste emocional origen de los fascismos emponzoña hoy día el ejercicio de la democracia.






Psicología de masas del fascismo
Wilhelm Reich
Traducción de Alfredo Bein
Enclave de Libros, 2020

502 páginas. 25 euros
ENCUÉNTRALO EN TU LIBRERÍA MÁS CERCANA

 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Los 10 mejores libros de historia de Roma antigua y la caída del Imperio romano
No hay mito, leyenda y realidad más apasionantes que las que trenzaron los antiguos romanos



Foto: La caída del Imperio romano (Thomas Cole, 1836)


La caída del Imperio romano (Thomas Cole, 1836)



AUTOR
DANIEL ARJONA
Contacta al autor
@elarjonauta
29/06/2020



"Los hunos se abalanzaron sobre los alanos, los alanos sobre los godos y los taifalos, los godos y los taifalos sobre los romanos. Y esto aún no ha terminado". Así se lamentaba el obispo Ambrosio de Milán, posteriormente santo y padre de la Iglesia, en el año 387 d.C., tras la desastrosa derrota del ejército romano en Adrianópolis en la que el propio emperador Valente cayó muerto en combate a manos de los godos tervingios comandados por Fritigerno. No había terminado, no, el Imperio aún lograría resistir un siglo pese a las constantes invasiones bárbaras que en el 410 llegarían a saquear la propia Roma pero su suerte estaba echada. Un milenio de historiacontemplaba estos penúltimos compases desde la mítica fundación de la monarquía en el 753 a.C., el nacimiento de la República en el 510 a.C. y la forja del Imperio por Augusto en los primeros años de la era cristiana. Una historia tan compleja como apasionante que nunca ha dejado de tener una fiel legión de lectores.

La bibliografía de la Antigua Roma es inabarcable. A continuación seleccionamos una combinación de los mejores clásicos y los más recientes estudios que han cambiado nuestra visión de más de mil años de historia, desde la República a la polémica caída del Imperio que tantas discusiones enconadas ha suscitado entre todos aquellos historiadores que le han prestado atención.


1. 'Historia de Roma'- Indro Montanelli


'Historia de Roma'


'Historia de Roma'


Casi siete décadas han transcurrido desde su publicación original en italiano en 1952 y este libro de Indro Montanelli conserva toda su frescura y su oportunidad como mejor introducción a la Historia toda de la Roma Antigua. Montanelli no fue historiador sino periodista, un plumilla legendario que ponía en práctica todo su conocimiento y talento —y también las trampas del oficio— para "instruir deleitando". Su libro está desactualizado en numerosos aspectos pero también se devora solo y es altamente recomendable como la mejor literatura de evasión veraniega. Si usted es de los que no se fijaba en cómo se les veía el reloj a los legionarios de los 'peplum' de Hollywood al alzar el brazo al grito de 'Ave, César', empiece por aquí que se lo va a pasar pipa. Y continúe después con el resto.


COMPRAR EN PAPEL

COMPRAR EN EBOOK



2. 'SPQR'. Una historia de la Antigua Roma' - Mary Beard



'SPQR'


'SPQR'

No hace falta presentar a Mary Beard, ¿verdad? La profesora del mundo clásico de Cambridge es una fuerza de la naturaleza, una historiadora avasalladora, una presencia intelectual de primer orden en los medios de comunicación de su país, una feminista sin condiciones y, en fin, la autora de alguno de los mejores libros sobre Roma que puedan leer. 'SPQR' es tal vez su obra más célebre, no es muy extensa y es un librazo. Cómo escribió en El Confidencial González Férriz, "Si temen el aburrimiento en este verano que parece el fin de una civilización, piensen en su obra, escrita o audiovisual, como un entretenimiento instructivo. Quizá no les quitará el calor, pero descubrirán lo que pensaban sobre el estatus, el s*x*, la comida, el poder, la higiene o, si me lo permiten, cagar, nuestros viejos desconocidos, los romanos".

COMPRAR EN PAPEL

COMPRAR EN EBOOK


3. 'Rubicón: auge y caída de la República romana' - Tom Holland


'Rubicón'


'Rubicón'

El espídico británico Tom Hollandes el divulgador de Historia más peliculero —en el buen sentido— y divertido de la actualidad, todo un 'experto' en transformaciones que se ocupó en el pasado de cruces de caminos fundamentales como las guerras médicas, la crisis del año mil, la irrupción del cristianismo o, como en este libro, del advenimiento de César, la disolución de la República romana y los primeros redobles del Imperio. Atención al arranque: "10 de enero del año 705 desde la fundación de Roma, el 49 antes del nacimiento de Cristo. Hacía mucho rato que el sol se había puesto tras los Apeninos. Los soldados de la decimotercera legión aguardaban en la oscuridad, en perfecta formación y en orden de marcha. Aunque la noche era fría, estaban acostumbrados a los sufrimientos. Durante ocho años habían seguido al gobernador de la Galia de una sangrienta campaña a otra, a través de la nieve y del abrasador verano, hasta los mismísimos confines de la Tierra. Ahora, tras regresar de las tierras salvajes del norte, estaban dispuestos a cruzar una frontera muy diferente. Frente a ellos fluía un pequeño arroyo".

COMPRAR EN PAPEL


4. 'César: la biografía definitiva' - Adrian Goldsworthy


'César'


'César'

¿Otro historiador británico? No será el último y este es bueno. Muy bueno. Explica Adrian Goldsworthyque "la historia de julio César posee un intenso dramatismo que ha fascinado a generación tras generación: atrajo la atención de Shakespeare y Bernard Shaw, entre otros muchos novelistas y guionistas. César fue uno de los generales más capaces de todos los tiempos y dejó relatos de sus propias campañas cuya calidad literaria raramente —tal vez nunca— ha sido superada. Al mismo tiempo fue un político y hombre de Estado que, más adelante, asumió el cargo supremo de la República romana y se convirtió en un monarca de facto, aunque nunca llegó a adoptar el apelativo de rey. César no fue un dirigente cruel y mostró clemencia ante sus enemigos derrotados. Sin embargo, acabó muriendo apuñalado como resultado de una conspiración liderada por dos hombres que habían sido indultados por él y en la que también participaron algunos de sus propios partidarios".

COMPRAR EN PAPEL

LEER EBOOK GRATIS


5. 'La revolución romana' - Ronald Syme


'La revolución romana'


'La revolución romana'

Atentos. No solo es que este libro de Ronald Syme revolucionara la historiografía en torno al primer emperador de Roma sino que además su edición española, descatalogada hace ya muchos años, vuelve a reeditarse esta mismísima semana. Publicado originalmente en 1939, 'La revolución romana' es ya un clásico de referencia en el que la imponente figura de Augusto se aborda desde las radicales transformaciones políticas y sociales que tuvieron lugar bajo su naciente Imperio y cuyo resumen es el abrupto traspaso del poder del puñado de familias aristócratas que lo habían detentado hasta entonces a manos de los nuevos héroes militares. De lectura indispensable.

COMPRAR EN PAPEL

COMPRAR EN EBOOK


6. 'Vida de los doce césares' - Suetonio


'Vida de los doce césares'


'Vida de los doce césares'

Suetonio quizás no sea el más grande historiador de la Roma Antigua pero sí el que tuvo mayor influencia en la cultura de los siglos venideros, de Shakespeare aRobert Graves. También es el más entretenido. Su famosísima 'Vida de los Doce Césares', concluida alrededor del año 121 a.C. es un desparrame de chismes morbosos y anécdotas estrafalarias acerca de los once primeros emperadores de Roma, de Augusto a Domiciano, a los que añadió en primer lugar a Julio César. Y la edición que aquí recomendamos es, por supuesto, la de Gredos, la mejor Biblioteca en español de las grandes obras grecolatinas.

COMPRAR EN EBOOK


7. 'Los emperadores de Roma' - David Potter


'Los emperadores de Roma'


'Los emperadores de Roma'

"Uno reveló ser un matricida, otro se dedicó a luchar como gladiador. Dos ejercieron de filósofos e incluso hay uno al que la iglesia ortodoxa tiene por santo y rinde veneración. Tan diversas personalidades comparten una circunstancia: la de ser emperadores romanos. Es ta versión 'actualizada' de la obra clásica de Suetonio a manos del estadounidense David Potter, autor también es una estupenda biografía de Constantino, persigue las andanzas, con ritmo y encomiable capacidad de síntesis hasta el último de los emperadores, un pobre chaval llamado Rómulo Augústulo depuesto en el 476 d.C. por Odoacro, el jefe de la tribu germánica de los hérulos.

COMPRAR EN PAPEL


8. 'Historia de la decadencia y caída del Imperio romano' - Edward Gibbon


'Decadencia y caída del Imperio Romano'


'Decadencia y caída del Imperio Romano'

Una tarde de octubre de 1764, un joven viajero llamado Edward Gibbon "se sentó meditabundo entre las ruinas del Capitolio" y, abrumado por la curiosidad, la imaginación y la nostalgia, tomó la decisión de escribir la historia de la 'Decadencia y caída del Imperio romano', una ardua empresa que le llevaría décadas y acabaría dando a la imprenta no solo una obra histórica de incontestable magnitud sino también una de las mejores prosas inglesas de todos los tiempos. ¿El culpable? ¡El cristianismo, claro! No en vano el propio Gibbon había vivido una traumática conversión juvenil al catolicismo para repudiarlo más tarde y regresar a su anglicismo natal. Una conclusión que hoy nadie se toma muy en serio pero que no es impedimento para disfrutar de esta maravilla. Mejor leer sus cuatro libros en inglés, claro, pero, de no ser posible, la traducción recomendable es la más reciente en dos tomos de José Sánchez de León en Atalanta, más actual que la decimonónica de Turner pero también polémica al cercenar parte de las sabrosas notas al pie del británico. En fin, una está solo en papel y la otra, inencontrable ya en el formato habitual, solo en digital. Elijan.

COMPRAR EDICIÓN DE ATALANTA EN PAPEL

COMPRAR EDICIÓN DE TURNER EN EBOOK


9. 'Emperadores y bárbaros'. Peter Heather


'Emperadores y bárbaros'


'Emperadores y bárbaros'

No podemos recomendarles como nos gustaría la espléndida 'La caída del Imperio romano', de Peter Heather porque desgraciadamente su descatalogada edición española apenas puede adquirirse en librería de viejo a precio de oro pero esta segunda parte de su trilogía sobre los últimos días imperiales es también excelente —como la tercera, 'La restauración de Roma'—. Heather es tan provocador como ameno, salta del detalle a la gran historia sin fundidos en negro y no puede resistirse a hacer un buen chiste de vez en cuando. El resultado no puede ser mejor.

COMPRAR EN PAPEL

COMPRAR EN DIGITAL


10. 'Constantinopla, 1453. El último gran asedio' - Roger Crowley


No, Roma no cayó en el siglo V de nuestra era sino en 1453 cuando los sorprendentemente poderosos cañones de Mehmed II logran abrir una brecha en los ciclópeos mundos de la que fuera capital oriental del Imperio que había resistido un asedio detrás de otroa lo largo de mil años. Esta serie puede discutirse pero es literalmente cierta. Y el mejor libro sobre aquel último gran asedio que cambió el mundo para siempre es esta emocionante y bien documentada narración de Roger Crowley.

COMPRAR EN PAPEL


 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Así luchaban los temidos jinetes mongoles, el imperio que doblegó a China y al mundo árabe
Al contrario de la idea extendida, los mongoles no avanzaban sin ton ni son, sino planeando al detalle cada campaña e investigando previamente las características de su enemigo. La guerra psicológica era su especialidad


César Cervera
César Cervera
SEGUIR
03/07/2020



¡La mayor felicidad en la vida humana es vencer a los enemigos y perseguirlos! ¡Cabalgar sus caballos y quitarles todo lo que poseen! ¡Hacer que vean, bañados en lágrimas, los rostros de los seres que les fueron queridos y estrechar los brazos a sus mujeres e hijas!», afirmó en cierta ocasión Genghis Khan, el Hijo del Cielo, el caudillo mongol que declaró la guerra a las ciudades, lugares habitadas, según él, por seres humanos débiles y mediocres.

A pesar de la obsesión por ver en el choque entre Occidente y Oriente el gran motor de la historia, la realidad es que otras fuerzas centrífugas llevan los mismos siglos colisionando con misma y hasta superior intensidad. El norte contra el sur y, sobre todo, la periferia contra el centro. En definitiva, el mundo nómada contra las ciudades. En la mejor tradición de las hordas de jinetes venidas del centro de Asia, Genghis Khan protagonizó en el siglo XII una gran incursión contra China, el mundo árabe y Europa oriental, que hizo temblar el planeta y dejó en segundo plano eventos que, como las cruzadas, se estudian hoy al detalle.

Más inteligencia que brutalidad
Los jinetes que el Hijo del Cielo condujo a la batalla eran completamente distintos a los habitantes de las ciudades. Nunca se hartaban de la guerra o anhelaban asentarse en un lugar fijo. Si bien lo normal era que estas tribus se desangraran en guerras locales, Genghis Khan logró unificar a los pueblos mongoles y canalizar su furia para conquistar el mundo conocido. Su ejército llegó a estar formado por más de medio millón de hombres y contaba con un cuerpo de oficiales, con amplia experiencia, extraído casi en exclusiva de los mongoles-koko.




Retrato idealizado de Genghis Khan


Retrato idealizado de Genghis Khan



Ya que el cielo me ha destinado a reinar sobre todos los pueblos, ordeno que del tuman [una unidad social y militar compuesta por unos 10.000 hombres], de las divisiones de mil hombres y de las centurias, se elijan cien mil hombres para mi guardia personal. Esos hombres, que siempre estarán cerca de mí, tienen que ser altos, fuertes y hábiles, y deberán ser hijos de jefes, dignatarios o guerreros libres», dispuso Gengis Kan como método para formar una guardia de élite y, a la vez, asegurarse la fidelidad de los distintos caudillos, temerosos de que si no obedecían sus hijos podían sufrir las consecuencias. El Khan creó así una nobleza fiel a su persona y una infinita cantera de oficiales y funcionarios para su enorme imperio.

Al contrario de la idea extendida, los mongoles no avanzaban sin ton ni son, sino planeando al detalle cada campaña e investigando previamente las características de su enemigo. Su red de informantes y sus mensajeros, «las flechas», a los que estaba terminantemente prohibido retrasar, marcaban la diferencia en sus guerras. Mientras sus enemigos, al menos en los primeros cincuenta años de su rápida expansión, apenas sabían algo concreto de las hordas mongolas, los generales mongoles conocían las debilidades y puntos fuertes de sus presas, sus enemigos y sus aliados, sus desavenencias internas… Eso explica, en parte, cómo pudieron destruir sin apenas dificultad reinos que, como Hungría, habían soportado todo tipo de incursiones sin romperse nunca.


La guerra relámpago en la Edad Media
Los mongoles aplicaban a conciencia una estrategia de terror. Atacaban distintas partes del país enemigo y buscaban sacar provecho a la debilidad de la mayoría de estados medievales. Los mongoles, acostumbrados a moverse a gran velocidad por estepas eternas, podían atacar sin descanso, desde puntos muy distantes y pareciendo que eran más de los que eran en verdad.

Un comerciante que logró huir de Buchara, ciudad musulmana arrasada en 1219, relató el horror que arrastraba la horda con una sencillez heladora: «Vinieron, incendiaron, asesinaron, saquearon y se fueron». De ciudades que contaban con más de un millón de personas no quedó «perro ni gato con vida», pues únicamente artistas, artesanos y mujeres jóvenes se salvaban de la muerte a cambio de una vida de esclavitud. Los mongoles acostumbraban a asolar por completo las ciudades enemigas, transformarlas en desiertos ricas provincias y no dudaba para ello en matar a todo ser viviente que no les fuera de utilidad.

El gran número de caballos que acompañaba a cada jinete, entre tres y cuatro, hacía que tuvieran siempre refresco a tiempo y, a nivel visual, les hacía aparentar más efectivos de los que realmente eran. El hecho de que ellos y sus caballos, de una raza de pequeño tamaño, eran de naturaleza enjuta pero fibrosa hacía que pudieran sobrevivir largos periodos comiendo pocas provisiones. La leche de sus propias yeguasles permitía alimentarse en el curso de los combates y, en situaciones de necesidad extrema, los mongoles podían beber la sangre de sus caballos sin que éstos murieran. El guerrero mongol estaba demasiado acostumbrado a la vida nómada como para percibir las privaciones de la guerra.

«Vinieron, incendiaron, asesinaron, saquearon y se fueron»


El arma principal de los mongoles era, sin duda, el arco compuesto, superior en efectividad a los arcos occidentales de la época. Cada guerrero llevaba consigo dos arcos, uno para distancias largas y otro para distancias cortas, y varias decenas de flechas con distintos tipos de punta. Su pericia disparando a galope, valiéndose de los estribos que las tribus nómadas manejaban con maestría, les permitía que ni siquiera montados perdieran efectividad sus arcos. Como arma secundaria, usaban una lanza de 3,5 metros y solían ir armados también con sables, hachas de mano y mazas, aunque evitaban en lo posible el combate cuerpo a cuerpo.


Comparativa entre la extensión del Imperio mongol en el siglo XIII y la localización actual


Comparativa entre la extensión del Imperio mongol en el siglo XIII y la localización actual



A unas habilidades innatas en el manejo del arco a caballo, Gengis Khan añadió entre sus filas una disciplina que acostumbró a estos guerreros a realizar maniobras cerradas y a buscar siempre los flancos enemigos hasta introducirse como una cuña en el centro. Las emboscadas, las huidas fingidas y todo tipo de maniobras de engaño desesperaban a los ejércitos más convencionales, cuya infantería y caballería pesada no estaban preparados para aquel grado de velocidad. El Hijo del Cielo recorrió en cuatro años más de veinte mil kilómetros y se enfrentó prácticamente en todas sus batallas a tropas que le superaban en número.


Un imperio militarizado
La pericia como jinetes en campo abierto no le iba a la zaga de la capacidad destructiva de los mongoles en los asedios, donde contaban con máquinas de guerra procedentes de China, Persia y el mundo árabe. Precisamente de sus tropiezos contra la China de la dinastía Song aprendieron la importancia de dominar todos los aspectos del combate. Entre las primeras lecciones que recibían los oficiales mongoles estaba el uso de escaleras de asalto y de sacos de arena, así como la confección y empleo de gigantescos escudos para acercarse a las fortalezas. Cada tribu estaba encargada de fabricar el material de asedio, que era guardado en arsenales especiales bajo protección y solo era distribuido cuando empezaba la campaña.

El imperio de Gengis Kan, que inició una edad de oro a nivel cultural para China y abrió el comercio en Asia de punta a punta, se cimentó en importantes reformas y mezcló la brutalidad militar de las tribus nómadas con la cultura milenaria de los territorios conquistados. Como narra Michael Prawdin en su clásico libro «Gengis Kan y sus sucesores: Apogeo y decadencia del Imperio mongol», el Hijo del Cielo organizó a nivel legal, a través de la Yassa, una sociedad tribal totalmente militarizada y regida por un estricto código de conducta, donde el robo de ganado se pagaba con la muerte y la guerra lo dictaba todo. Los mismos que conducían a los guerreros en campaña se encargaban de dirigir e impartir luego justicia en su tribu.

Cualquier hombre desde los 15 a los 60 años estaba obligado a servir en la lucha


Cualquier hombre desde los 15 a los 60 años estaba obligado a servir en la lucha, mientras las mujeres gozaron de derechos inéditos en el resto de Asia para gestionar el patrimonio familiar y contribuir, a su modo, a las futuras campañas. La esposa debía cuidar de que las botas, las calzas y el material de guerra estuviera listo para que su marido pudiera cabalgar en cualquier momento. Asegurar las provisiones en invierno era algo fundamental. Con leche de vaca, que hervida y guardada en bolsas de piel de cordero nunca enranciaba, fabricaban grandes cantidades de manteca y de otros productos resistentes al paso de las estaciones.

VIDEO:





 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Morbus gothorum: el misterioso mal que condenó a los reyes visigodos de Hispania a la destrucción
Durante dos siglos, los asesinatos fueron habituales en la monarquía visigótica; tanto, que Gregorio de Tours acuñó un término para referirse a ellas



Manuel P. Villatoro

Manuel P. Villatoro
30/06/2020

Líbrenos quien nos tenga que librar de extender la Leyenda Negra que tanto mal ha hecho a nuestro país; pero consiga también que no caigamos en aquello del tropiezo doble con el mismo pedrusco. Sin llegar a replicar la falacia que un escocido Amadeo de Saboya musitó antes de marcharse por la puerta de atrás («Si fueran extranjeros los enemigos de España... pero son todos españoles»), sí es palpable que, en no pocas ocasiones a lo largo de la historia, hemos sido maestros en el innoble arte de las guerrillas internas. Valga como ejemplo el término «Morbus gothorum», acuñado para referirse a los recurrentes asesinatos que, durante la era visigótica, se sucedieron en la corte para deponer monarcas que habían logrado el trono por elección de sus nobles (una tradición de los pueblos germánicos).



Alarico I


Alarico I




Vayan por delante los datos, capaces siempre de alumbrar las tinieblas. De entre los 33 y 35 reyes visigodos (en efecto, todavía existe discrepancia entre los autores sobre cuáles deben incluirse en la famosa lista desaparecida ya de las escuelas), once de ellos fueron asesinados, uno envenenado y tres derrocados y obligados a abandonar el trono por las bravas. La peor de las etapas se sucedió entre principios y mediados del siglo VI, en el alumbramiento del Reino de Toledo. Fue en ese período cuando hasta cinco monarcas dejaron este mundo por culpa de un complot urdido contra su persona. A saber: Gasaleico, Amalarico, Teudis, Teudiselo y Agila I.

Fue también en esos años, allá por el 548, cuando el obispo Gregorio de Tours acuñó el concepto «Morbus Gothorum» (el mal de los godos) y dijo aquello de que «los godos habían adquirido la perversa costumbre de asesinar por la espalda a los reyes que no les complacían, sustituyéndolos por otros de su agrado». Aunque tan real como esto, y en descargo de los antepasados que pisaron nuestras tierras, es también que autores como el hispanista Roger Collins han equiparado este concepto a una suerte de broma macabra del religioso y han insistido en que los asesinatos no se extendieron más allá del siglo VII. Según explica el inglés en «La conquista árabe, 710-797», entre los años 642 y 710 las sucesiones fueron tranquilas y sin derramamiento de sangre.


Turbios inicios
En defensa de nuestra Hispania habría que decir también que los visigodos no adquirieron estas costumbres en la Península, sino que ya las traían consigo desde el centro Europa. La historia de este pueblo, una suerte de rama de los godos, nació a finales del siglo IV, aunque entró por la puerta grande en los libros en el 410, cuando Alarico Iestremeció al viejo continente al conquistar y saquear Roma. Basta con leer la carta enviada por el sacerdote y monje Jerónimo dos años después para entender cómo afectó este suceso a los intelectuales del momento:


«Oh Dios, los paganos se han hecho con tu herencia; han profanado tu sagrado templo […] La antigua ciudad que durante muchos cientos de años gobernó el mundo se desmorona».


Desde allí, los visigodos se establecieron en el sur de la Galia (a la postre, en Tolosa) tras negociar su marcha con el ya renqueante Imperio romano. A través de esta región accedieron al norte de Hispania poco a poco, sin prisa pero sin pausa, a costa de los pueblos afincados en la Península. Aunque no fue Alarico el guía de sus súbditos durante esta nueva aventura, pues falleció por causas naturales el mismo 410, sino Ataúlfo, su primo y cuñado. Y fue él también quien tuvo el triste honor de iniciar la tradición del «Morbus gothorum» cuando, cinco años después, fue asesinado por un sirviente a golpe de puñaladas mientras se hallaba en sus caballerizas de Barcelona. La razón se desconoce, pero se baraja un complot urdido por una facción enemiga o, incluso, por la misma Ciudad Eterna.



Sigerico


Sigerico


Su muerte supuso el estallido del «mal godo». No ya por el asesinato en sí, sino porque el siguiente en la lista de monarcas, Sigerico, acabó a sangre fría con la vida de los seis hijos de Ataúlfo para garantizarse su ascenso al trono. Por si fuera poco, mancilló el honor de la esposa de su predecesor, Gala Placidia, también hermana del emperador de Roma, Honorio. El nuevo líder, contrario al Imperio, no tuvo piedad con la viuda y la obligó a caminar más de 15 kilómetros delante de su jamelgo con varias esclavas más. Otras fuentes son partidarias de que, además, la violó.

Dice el refrán que, quien a hierro mata, a hierro muere, y eso fue lo que le ocurrió a Sigerico. Siguiente protagonista de la turbia lista del «Morbus gothorum», reinó solo durante siete días, tras los cuales fue asesinado por los partidarios de Ataúlfo. Tal y como confirma el Catedrático en Historia Antigua Luis Agustín García Moreno en un dossier sobre este personaje elaborado para la Real Academia de la Historia, es más que probable que los instigadores del regicidio fuesen generales locales vinculados de una u otra forma a Honorio. El siguiente noble en hacerse con el trono, Walia, rompió la tradición de los asesinatos, aunque no se han logrado esclarecer todavía las causas de su fallecimiento...


Más asesinatos
Después del largo reinado de Teodorico, muerto en la batalla de los Campos Cataláunicos en el 451 mientras se enfrentaba a los temibles hunos, el «Morbus gothorum» volvió a golpear a este pueblo mientras estaba a los mandos de Turismundo. A pesar de que fue uno de los primeros arquitectos de la expansión del reino visigodo, sus recelos y su separación del decadente Imperio romano provocaron que el general Falvio Aecio, encargado de la defensa de la Ciudad Eterna, llegara a un acuerdo con sus hermanos para asesinarle. Tras haber perseguido a Atila y haber puesto en jaque la ciudad de Arlens, falleció asfixiado en el año 453 por sus propios familiares después de haberse sentado con ellos en una larga cena.



Batalla de los Campos Catalaúnicos


Batalla de los Campos Catalaúnicos



El siguiente en llegar hasta la poltrona fue Teodrico II, hermano del fallecido y uno de sus asesinos. Algo habitual durante el período del «Morbus gothorum». El flamante monarca pagó su deuda con Roma sirviendo con sus ejércitos al Imperio en las Galias y en Hispania. Al menos sobre el papel, ya que, en realidad, la expedición que encabezó hacia la Península con su gigantesco ejército en el 456 fue orquestada bajo sus propios intereses en el territorio. La jugada le salió más que bien, pues, a pesar de las fricciones iniciales con varios gobernantes de la «urbs», se estableció por estos lares con el beneplácito de sus superiores. Sin embargo, su fulgurante ascenso se vio truncado cuando uno de sus hermanos, Eurico, le asesinó en el año 466.

La llegada de Eurico supuso un paréntesis en el «Morbus gothorum». Ni puñales, ni venenos. Este monarca falleció de manera natural en el 484 tras haber tenido el honor de vislumbrar la destrucción del Imperio romano. Aunque con él comenzaron unas nuevas tensiones hasta entonces enterradas bajo otros tantos problemas y conjuras: las diferencias religiosas entre la mayor parte de sus súbditos (católicos) y la clase alta y regente (que profesaban el arrianismo).

El relevo se lo tomó su vástago, Alarico II, quien se dejó la vida enfrentándose a los francos en el 507. Su fallecimiento fue también determinante, pues con él se marcharon la mayoría de las posesiones que los visigodos mantenían en el sur de Francia. A partir de entonces, por tanto, este pueblo quedó limitado a nuestra Península Ibérica, lo que supuso la fundación del futuro Reino de Toledo.


Tiempos sangrientos
Gesaleico, obligado a retirarse con su pueblo hasta Hispania ante el avance enemigo, fue el siguiente en ascender al trono. No murió en una conjura, pero sí de forma cruel mientras abandonaba una batalla en el 511.

Fue su sucesor, el ostrogodo Amalarico, quien inauguró el período más cruento del «Morbus gothorum». Según explica Fernando Mora en su concienzudo análisis «Morbus Gothorum, ambición y poder en el reino visigodo», dejó este mundo en Barcelona, mientras huía de los francos con parte del tesoro real. El puñal que le quitó la vida en el 531 fue el de un agente de sus enemigos con el beneplácito de parte de sus oficiales y de uno de sus principales generales: Teudis.

Como cabía esperar, fue Teudis el que asió el trono tras ser elegido por los altos oficiales del ejército. Para ser sinceros, no se le puede negar su buen hacer como monarca. Más bien lo contrario, pues consiguió detener el avance de los francos por el norte, cortó las alas a la poderosa aristocracia hispanorromana afincada en el sur y contuvo la invasión de Hispania protagonizada por el emperador bizantino Justiniano. Por si fuera poco, inició una centralización del reino alrededor de Toledo que, a la postre, marcó un hito en la historia de España. Por desgracia para él, una nueva conspiración, urdida presuntamente por facciones contrarias y protagonizada por un hombre que fingió estar loco, acabó con su vida en el 548. Fue la enésima víctima del «Morbo gothorum».



Agila I


Agila I



Teudiselo le cogió el testigo, aunque no supo replicar su bien hacer como líder. De hecho, cronistas como Isidoro de Sevilla recuerdan que el nuevo rey mancilló el honor de las esposas de muchos personajes poderosos al obligarlas a prostituirse de forma pública con un doble objetivo: humillarlas y ganar dinero para su tesoro particular. Aunque existen una infinidad de interpretaciones sobre este hecho, la realidad es que este tipo de comportamientos hicieron que se orquestara una conjura contra él por parte de la nobleza local. El asesinato se llevó a cabo, al parecer, mientras se celebraba una cena en su palacio andaluz. También se baraja la posibilidad de que participara en el mismo el que fue, poco después, su sucesor: Agila.


Agila I ascendió al trono en el año 549 tras ser votado por sus principales generales. El que se convertiría en la última víctima de la etapa más sangrienta del «Morbus gothorum» se vio obligado a hacer frente desde el principio a revueltas internas en el seno de la nobleza goda. Algo que, para su contrariedad, supo aprovechar a la perfección Bizancio. Su principal enemigo fue Atangildo, a quien Justiniano ayudó de forma esporádica con la intención de debilitar el reino de Toledo y poder extenderse a lo largo y ancho de la Península. El monarca resistió, sí, aunque no tardó en caer víctima de una daga. «Los nobles godos que apoyaban a Agila optaron por asesinarle en su cuartel general de Mérida en marzo del 555, reconociendo como rey a Atanagildo y uniendo sus fuerzas en la común lucha contra los imperiales», añade García Moreno.



Batalla del Río Guadalete


Batalla del Río Guadalete



Con su muerte se puso punto y seguido al tiempo más prolífico en lo que a regicidios visigodos se refiere. Sin embargo, los asesinatos continuaron años después. Así, a principios del siglo XVII fue asesinado Liuva II en una traición organizada por Witerico. Este, a su vez, fue el último monarca visigodo en fallecer víctima del «Morbus gothorum» (al menos, de forma oficial). Su asesinato se produjo en el 610, cuando su propia facción nobiliaria le quitó la vida durante un banquete celebrado en su honor.

Aunque existen otras tantas defunciones turbias entre los visigodos, estas son las que, en la actualidad, podemos demostrar en base a los textos de la época. Todas ellas, parte de un curioso y peligroso juego de tronos que terminó en el 711 cuando, durante la batalla del Río Guadalete, los invasores musulmanes provocaron la caída definitiva de Don Rodrigo. El resto, como se suele decir, es historia.

VIDEO:

 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
«Felipe V fue capaz de reinar a pesar de que por momentos se creía una rana o que estaba muerto»
César Cervera, periodista de ABC, analiza en su nuevo libro el lado más personal de los monarcas de esta dinastía


Felipe V, proclamado rey de España

Felipe V, proclamado rey de España




Manuel P. Villatoro
Manuel P. Villatoro
08/07/2020




El 1 de noviembre de 1700 supuso el punto final para la dinastía Habsburgo en España cuando, a las puertas de la navidad, el hechizado Carlos II exhaló su último aliento antes de abandonar este mundo sin haber engendrado heredero. Las palabras que dedicó a los presentes antes de abrazar a la Parca resumieron una vida entera llena de achaques, dolencias y enfermedades: «Me duele todo». Testamento mediante, el sucesor elegido fue Felipe V, nieto del todopoderoso Rey Sol (Luis XIV de Francia) y el encargado de inaugurar en nuestro país el reinado de los Borbones; linaje que, de los Pirineos para abajo, unió el territorio y, doscientos años después, tuvo que hacer frente a una pandemia tan letal como el Coronavirus: la mal llamada Gripe Española.





Hasta aquí, la versión que nos han repetido en las aulas. Cierta, nadie lo niega; pero también incompleta al no asomarse a la trastienda de la corte y olvidarse, en definitiva, del lado más personal de los monarcas.



Por eso, «Los Borbones y sus locuras» (La Esfera), el tercer ensayo del periodista de ABC César Cervera, supone una revolución en el mundo de la divulgación histórica. Porque, sin dejar escapar los grandes hitos que rodearon a los monarcas que reinaron en España desde la muerte del enfermizo Carlos II hasta la proclamación de la Segunda República, consigue mostrar también al lector su lado más desconocido y personal. Desde los males mentales que atormentaron a Felipe V, hasta el amor por el baile de Fernando VI o los secretos de alcoba de Carlos III.


Enfermos, pero eficientes
Al igual que la historia de los Borbones en España, Cervera arranca su narración con Felipe V; un joven de 16 años que supo acometer la famosa guerra de sucesión y logró vertebrar las diferentes regiones del país a pesar de sufrir unas dolencias (entonces llamadas «vapores melancólicos») que habrían acabado con la vida política de cualquier dirigente de la época.

«Tenía fama de ser muy impulsivo y hasta agresivo, pero eso solo era una pequeña parte de los síntomas derivados de un síndrome bipolar que le llevaba a alternar períodos de depresión con otros de euforia. Aquello le hizo desarrollar gran dependencia hacia sus esposas», afirma el autor a ABC. No separarse jamás de ellas hizo que los cortesanos extendieran la leyenda de que estaba obsesionado con las relaciones de alcoba. «No fue así. Adoraba a su primera mujer, María Luisa de Saboya, y durmió con ella hasta el final por cariño a pesar de que estaba muy enferma».

Luis I, el siguiente inquilino del trono, tampoco tuvo una tarea sencilla. Además de verse obligado a superar su timidez natural, se enfrentó a una reina extravagante famosa por recibir a algún que otro dignatario a golpe de eructos, por recorrer los jardines de palacio ligera de ropa y por comer hasta vomitar. «El comportamiento de Luisa Isabel era el resultado de una educación muy descuidada en Francia y de graves carencias afectivas. Todo ello se tradujo en una serie de locuras que sonrojaron a Luis I y a sus padres. Al final, la encerraron durante algún tiempo en el Alcázar, hasta que juró que cambiaría su actitud», desvela Cervera.



Cervera, junto a su segunda obra


Cervera, junto a su segunda obra



Aunque Luis no padeció los temibles «vapores melancólicos», a su hermanastro y futuro sucesor, Carlos III, le angustiaron durante toda su vida. «Se obsesionó con cazar y hacer deporte para evitar las enfermedades y no desarrollar adicciones. La realidad es que ni siquiera eran actividades que le gustaran», sentencia el periodista de ABC. No le costó, en todo caso, pues era metódico tanto en el ejercicio del gobierno como en su vida personal.

«Era disciplinado en todas las facetas de su vida, incluidas las que estaban relacionadas con engendrar hijos. Mantuvo una amplia correspondencia con sus padres explicándoles al detalle su vida sexual y pidiéndoles consejo sobre cómo proceder a cada momento. No hay que olvidar que los descendientes del Rey eran un asunto de Estado», completa. Aunque Cervera afirma que no fue tan ilustrado como la Historia nos ha hecho creer, sí confirma que fue uno de los mejores reyes de España gracias a su extensa experiencia. «Había reinado ya 25 años en Italia, conocía el oficio».


Leyenda Negra
Otra de las ideas centrales de la obra es que la dinastía ha portado su propia leyenda negra y ha lastrado a monarcas como un Carlos IVque, a pesar de impulsar expediciones científicas y ser fundamental para la cultura española, quedó manchado por culpa de la invasión francesa. «Se tuvo que enfrentar a una época de revoluciones que hizo temblar tronos que llevaban en pie siglos. Esas circunstancias acabaron con su imagen».

Algo similar sucedió con Fernando VII, aunque, en palabras del autor, con razón: «Más allá de las capas de mentiras vertidas por el carlismo y por los liberales, lo cierto es que se trata de un personaje bastante controvertido, un monarca que se pasó la Guerra de Independencia plácidamente en Francia enviando cartas a Napoleón felicitándole por sus victorias y delatando a los agentes que intentaban sacarle de su supuesta prisión».



Alfonso XII


Alfonso XII



Los siguientes monarcas en la línea sucesoria, por el contrario, demostraron «gran sensibilidad ante el sufrimiento ajeno». Desde Isabel II hasta su hijo, que sonó como candidato al Premio Nóbel de la Paz. «Se ha olvidado que Alfonso XIII ideó un gabinete diplomático para gestionar la libertad de centenares de presos durante la Gran Guerra y para enviar alimentos y material humanitario por toda Europa», completa Cervera. Durante el Coronavirus de la época, la Gripe Española, se preocupó también de los más desfavorecidos.

«Se mostraron paternalistas, como esperaba entonces que fueran los reyes, y con mayor sensibilidad por la gente que otras dinastías, aunque lo más llamativo de los Borbones es que fueron capaces de cambios políticos que no pudieron soportar algunas monarquías en teoría más inquebrantables. Su historia es la de España», finaliza.

 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
48.911
Calificaciones
87.109
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
Así promovió España los matrimonios mixtos con indígenas 500 años antes de que fuera legal en EE.UU.
En 1503, la Reina Isabel reclamó al gobernador Nicolás Ovando, hombre fundamental en los primeros años de presencia europea en América, que fomentara los matrimonios mixtos, «que son legítimos y recomendables porque los indios son vasallos libres de la Corona española»







César Cervera
César Cervera
SEGUIR
09/07/2020



Los españoles que cruzaron el charco en el siglo XVI, el de la gran expansión por América, apenas supusieron un grano de arena en un mastodóntico continente de más de 40 millones de kilómetros cuadrados. Si los europeos consiguieron someter a imperios que, como los incas o los aztecas, tenían a su disposición a millones de súbditos, miles de ellos guerreros de élite, y fundar centenares de ciudades fue, simple y llanamente, gracias a la colaboración con los pueblos indígenas y a través del posterior mestizaje impulsado por la Corona.

Nueva España, germen de lo que hoy es México, conservaba en tiempos de la independencia al menos un 50% de la población indígena, y un 20%, mestiza. Cifra que, paradójicamente, no ha dejado de disminuir desde que se marcharon los malvados conquistadores. Solo el 23% de los mexicanos se considera indígena o descendiente de indígenas, según una encuesta interracial realizada en 2015 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de México.

Amancebarse
El mestizaje entre conquistadores e indígenas surgió desde los primeros años de la llegada de los europeos. Acostumbrados a un trato especial con el «otro» tras siglos de coexistencia entre cristianos, musulmanes y judíos, los aventureros españoles no mostraron ningún reparo racial a la hora de emparentarse con mujeres indígenas, en muchos casos coaccionadas para que accedieran a estas relaciones.

Según Cristóbal Colón, la destrucción del fuerte Navidad, fundado en su primer viaje, se debió al hábito de los castellanos de amancebarse con hasta «cuatro mugeres» y de apropiarse de las nativas a placer. Muchos capitanes desposaban a las hijas de caciques locales con el objetivo de heredar tierras y mano de obra.



Pintura de Dióscoro Puebla sobre la llegada de Colón, (Exposición Nacional (1862), Medalla de Primera clase)


Pintura de Dióscoro Puebla sobre la llegada de Colón, (Exposición Nacional (1862), Medalla de Primera clase)



Sin embargo, también fueron muchas las mujeres que se enamoraron sinceramente de aquellos hombres tan distintos a todo lo conocido en su mundo. Con el paso de los años, las relaciones mixtas fluyeron con total normalidad. Tecuichpo Ixcaxochitzin, una de las hijas del Emperador azteca Moctezuma, fue bautizada y llamada Isabel de Moctezuma por los españoles. Hasta tres veces se enlazó con españoles, teniendo con ellos en total seis hijos legítimos de ambos sexos y una más que no reconoció, Leonor Cortés Moctezuma, que engendró con el propio Hernán Cortés.

El conquistador de México tuvo, además, a su primogénito y queridísimo hijo Martín Cortés con la Malinche, Malintzin, quien fue intérprete del conquistador. El conquistador movió cielo y tierra para que Martín fuera declarado hijo legítimo por Bula papal de Clemente VII en 1528 y siempre veló por sus derechos.

El conquistador de México tuvo a su primogénito y queridísimo hijo Martín Cortés con Malintzin con la Malinche, Malintzin, quien fue intérprete del conquistador


En Perú, el soltero empedernido que fue Francisco Pizarro decidió en Cajamarca casarse con la hermanastra del Emperador Atahualpa, Inés Huaylas Yupanqui, y sentar ejemplo entre sus hombres. El nuevo Perú sería mestizo o no sería. Inés Huaylas Yupanqui, bautizada con este nombre en honor a una hermana de Pizarro, fue entregada como esposa al viejo conquistador cuando Atahualpa se encontraba preso de los españoles.


El Inca Garcilaso
El de Trujillo se casó por el rito inca y, en diciembre de 1534, tuvieron a su primera hija, Francisca Pizarro Yupanqui. A finales del año siguiente, Inés tuvo otro hijo, Gonzalo, que murió muy joven, en 1544. Ambos serían reconocidos posteriormente como hijos legítimos por el Emperador Carlos.

Los testimonios de los cronistas respaldan que Pizarro trató a su primera esposa india con total cordialidad y que la relación parecía consolidada, tanto por razones afectivas como político. A decir María del Carmen Martín Rubio en su biografía de Pizarro «El hombre desconocido», la ayuda militar de la madre de Inés, Contarhucho, salvó a Lima cuando un levantamiento inca amenazó con echar al traste todo lo conquistado por Pizarro en 1536.



Retrato del Inca Garcilaso de la Vega


Retrato del Inca Garcilaso de la Vega



Por razones desconocidas el matrimonio terminó por separarse y, poco después, se casaron con nuevas parejas: Francisco con otra Princesa inca, Angelina Yupanqui, también hermana de Atahualpa; e Inés con un apuesto conquistador llamado Francisco de Ampuero, esta vez por el rito religioso cristiano.

Otro caso de flagrante mestizaje fue el protagonizado por el Inca Garcilaso de la Vega. Nacido en Cuzco, Gómez Suárez de Figueroa recibió este nombre por decisión de sus padres, una pareja formada por un conquistador extremeño, Sebastián Garcilaso de la Vega, y una princesa del extinto Imperio inca, Isabel Chimpu Ocllo. El cargo de corregidor del padre, no obstante, impidió que se casaran para no perjudicar a su carrera política.

El Inca sentó plaza como soldado, viajó a España y se pasó el resto de su vida escribiendo, con gran brillantez, sobre los mundos de su padre y los de su madre. Su obra literaria es también prueba del gran mestizaje entre continentes.

En la Corte española, donde la belleza de la india encendió los mayores elogios entre los cronistas, Ojeda la presentó como su esposa de pleno derecho


Uno de los primeros conquistadores destacados en tomar a una indígena como esposa fue Alonso de Ojeda, famoso por dar nombre a Venezuela y ya presente en el segundo viaje de Cristóbal Colón a América. El explorador conquense halló a una indígena llamada Guaricha, a la que puso el nombre de Isabel, en las orillas del lago Maracaibo durante un viaje de exploración en la primavera de 1499. Su plan original era incorporar a la joven al servicio de su casa, pero finalmente la persistencia de ella, que se manifestó enamorada de su señor, le impulsó a casarse y a tener tres hijos con ella.

En la Corte española, donde la belleza de la india encendió los mayores elogios entre los cronistas, Ojeda la presentó como su esposa de pleno derecho. Durante sus últimos cinco años de vida, Ojeda vivió encerrado en el convento de los franciscanos en Santo Domingo y se negó a verse más con su mujer. El amor de Isabel fue tan grande a pesar de la actitud de su marido que, según las crónicas, fue hallada muerta sobre la tumba de Ojeda pocos días después del fallecimiento de este.


Leyes para promover los matrimonios
Según el historiador británico Hugh Thomas, se estima que ya a principios del siglo XVI la mitad de los colonos castellanos de La Española estaban casados de alguna manera con mujeres indígenas. El problema es que, aún en esas fechas, existía grandes vacíos legales sobre la situación de los indígenas y el tipo de matrimonio que autorizaba la Corona. Fray Bartolomé de las Casas criticaba que el grado de amancebamiento era tal que los colonos se referían a sus parejas con el término «criadas», de ahí que el Rey Fernando el Católico, gobernador de Castilla, aprobara en 1514 una real cédula que validó cualquier matrimonio entre varones castellanos y mujeres indígenas.

La ley dio verdadero estatus legal a algo que, igualmente, llevaba años fomentando la Corona como un método para facilitar la tarea evangelizadora. Ya en 1503, la Reina Isabel reclamó al gobernador Nicolás Ovando, hombre fundamental en los primeros años de presencia europea en América, que fomentara los matrimonios mixtos, «que son legítimos y recomendables porque los indios son vasallos libres de la Corona española».

Hay que recordar que en EE.UU. los matrimonios interraciales no fueron declarados completamente legales en todos sus estados hasta 1967, cuando la Corte Suprema consideró inconstitucionales las leyes «anti-miscegénicas» que aún sobrevivían en algunos lugares del país.

 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)