Crónica Negra. Asesinos, atravesando siglos.

Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
Enriqueta Martí, la ‘Vampira de Barcelona’ que elaboraba pócimas con sangre de niños
Esta asesina en serie sembró el pánico en la Ciudad Condal a principios del siglo XX
La historia de la curandera y alcahueta está plagada de mitos y leyendas
LAVANGUARDIA_G_978949970-k6LH-U463290365930cXC-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

REPRODUCCION DE IMAGENES FOTOGRAFICAS DEL ARCHIVO PERSONAL DE PACO VILLAR. IMAGEN PARA ILUSTRAR EL COLECCIONABLE BARCELONA CIUDAD DE VANGUARDIA. LA LINTERNA: SEMANARIO DE SUCESOS (ARCHIVO PACO VILLAR)
MÓNICA G. ÁLVAREZ
05/07/2019 06:30
Actualizado a 05/07/2019 07:27

“Un guardia municipal ha encontrado esta mañana a la niña desaparecida. Estaba secuestrada por una mujer de cuarenta años, llamada Enriqueta Martí, en una casa de la calle de Poniente. Cuando el público ha conocido la noticia, se ha agolpado frente al domicilio de la Enriqueta, y para evitar un asalto, han tenido que acudir las fuerzas del orden público. Ampliaré detalles”. Así describían los diarios de la época, a principios del siglo XX, la detención de la denominada ‘Vampira de Barcelona’.

Una historia plagada de luces y sombras, de mitos y leyendas, que según algunos expertos, fue construida por la mismísima prensa para convertir a la Ciudad Condal en el “parque temático” del crimen con Enriqueta como cabeza de turco.

LAVANGUARDIA_G_978949964-k6LH--656x437@LaVanguardia-Web.jpg

REPRODUCCION DE IMAGENES FOTOGRAFICAS DEL ARCHIVO PERSONAL DE PACO VILLAR. IMAGEN PARA ILUSTRAR EL COLECCIONABLE BARCELONA CIUDAD DE VANGUARDIA. LA LINTERNA: SEMANARIO DE SUCESOS. (ARCHIVO PACO VILLAR)
A principios de 1900, el término ‘vampiras’ hacía referencia a aquellas mujeres que raptaban a niños para extraerles sangre, grasa, huesos, e incluso cabellos con el fin de realizar toda clase de ungüentos y pócimas mágicas para curar las dolencias de miembros adinerados de la sociedad. Uno de los casos más aterradores a manos de una ‘vampira’ fue el de Enriqueta Martí, en Barcelona.

De hecho, en la historia negra de España sigue resonando su nombre como una de las peores asesinas, pese a que como veremos, podría haber sido todo producto de un bulo que nada tenía que ver con la realidad.

Las dos ‘Enriquetas’

Enriqueta Martí Ripollés nació en Sant Feliú de Llobregat en febrero de 1868 para, con los años, mudarse a la capital catalana. Trabajó como niñera, sirvienta, prost*t*ta, curandera, lavandera y modista. Tenía antecedentes por corrupción de menores: en 1909 la detuvieron por tener un prostíbulo donde niños de 5 a 16 años ejercían la prostit*ción en la calle de Minerva. El proceso no llegó a más porque alguien muy poderoso intercedió en este asunto y Enriqueta Martí salió en libertad.

La doble vida que ejercía estaba dividida en dos ‘Enriquetas’: la mendiga y la pudiente. Por las mañanas solía visitar parroquias, conventos y centros de acogida para pedir una ayuda; mientras que por las tardes, paseaba por la ciudad exhibiendo costosos vestidos, sombreros y pelucas.

img_mgonzaleza_20190704-202854_imagenes_lv_terceros_joan_pujalo-k6LH--656x714@LaVanguardia-Web.jpg

Joan Pujaló, marido de Enriqueta Martí (Archivo)
Durante ese tiempo contrajo matrimonio con el pintor Joan Pujaló con quien compartió diez años de su vida. Tuvieron un hijo que falleció a los diez meses por desnutrición. Y aquello, según el escritor Jordi Corominas, “la perturbó totalmente”. Esa circunstancia fue lo que provocó en Enriqueta la necesidad de secuestrar a una niña de cinco años llamada Teresa Guitart. Corría el año 1912. Aquel 10 de febrero, los vecinos de Barcelona no hablaban de otra cosa. ¿Dónde estaba la pequeña Teresita? Solo fueron unos segundos. Ana, su madre, se paró a charlar con una vecina a la puerta de la casa. Le soltó la mano creyendo que subiría al domicilio, pero cuando arribó la “nena”, como así la denominaban, no estaba.

Enriqueta había convencido a la pequeña para que se fuese con ella. Según las declaraciones de la niña, le dijo: “Ven, bonita, ven, que tengo dulces para ti”. Cuando Teresita trató de huir, la alcahueta le cubrió la cabeza con un pañuelo negro y se la llevó.

img_mgonzaleza_20190704-203112_imagenes_lv_terceros_teresita2-k6LH--656x368@LaVanguardia-Web.png

Teresita Guitart, raptada por Enriqueta Martí (YouTube)
La prensa no hablaba de otra cosa. Hasta tal punto que el gobernador civil tuvo aclarar que los rumores que se estaban “extendiendo por Barcelona acerca de la desaparición, durante los últimos meses, de niños y niñas de corta edad que, según las habladurías populacheras, habrían sido secuestrados” eran falsos. Él decía que no, pero los datos eran otros.

Durante varios días las autoridades intentaron dar con el paradero de Teresita. Pero finalmente fue una vecina, Claudina Elías, quien descubrió dónde habían escondido a la menor. Al asomarse a la ventana vio un niño y una niña. Uno de ellos con la cabeza rapada. Inquieta, decidió hablarlo con otro vecino que, a su vez, alarmó a la policía municipal.

img_mgonzaleza_20190704-203159_imagenes_lv_terceros_vecinos-k6LH--656x448@LaVanguardia-Web.jpg

Los vecinos que avisaron a la policía del rapto de dos niños por Enriqueta Martí (Archivo)
Una brigada arribó a la calle de Ponent nº 29 entresuelo 1ª con la disculpa de inspeccionar el domicilio por un problema con “gallinas”. Cuando entraron se encontraron con dos niñas pequeñas. Se trataba de Angelita y Teresita. La primera declaró ser la hija de Enriqueta y que vio cómo su madre “cogía a Pepito, lo ponía sobre la mesa del comedor y lo mataba con un cuchillo. Yo me fui a mi cama y me hice la dormida”.

Además del testimonio de las pequeñas, el registro de la casa de la ‘Vampira de Barcelona’ reveló multitud de secretos. Un salón con muebles carísimos –sofás, cortinas, lámparas…- en contraste con las habitaciones sucias y descuidadas que lo rodeaban. Armarios con trajes de gala para un niño y una niña, pelucas, vestidos de confección para Enriqueta…. Y un montón de cartas.

img_mgonzaleza_20190704-203717_imagenes_lv_terceros_angelita-k6LH--656x370@LaVanguardia-Web.png

Angelita, niña secuestrada por Enriqueta Martí (YouTube)
Las misivas utilizaban un lenguaje en clave, repletas de contraseñas, iniciales y firmas irreconocibles. Una especie de lista con nombres relevantes de la sociedad catalana. Los agentes también dieron con una segunda prueba en la cocina: un saco con un traje de niño y un cuchillo con sangre. En otra estancia, una bolsa con ropa vieja y sucia, y multitud de huesos de niños. Los expertos identificaron rótulas, costillas y clavículas de treinta menores distintos que habrían sufrido quemaduras para extraer la grasa de sus cuerpos.

En esta inspección también se toparon con centenares de tarros con sangre y grasa humana a modo de pócimas mágicas, además de una libreta con una especie de recetas para curar toda clase de enfermedades. “Confecciono remedios utilizando determinadas partes del cuerpo humano”, explicó Enriqueta ante las abrumadoras pruebas que la señalaban. Eso sí, lanzó una advertencia: “Como sé que me subirán al patíbulo, quiero que conmigo suban los demás culpables”.

img_mgonzaleza_20190704-203340_imagenes_lv_terceros_casa-k6LH--656x365@LaVanguardia-Web.png

La casa de Enriqueta Martí (YouTube)
Enriqueta se refería a las iniciales y domicilios de su clientela. Los rumores de la época hablaban de políticos, escritores, médicos, abogados, y toda clase de personalidades.

El registro de la calle Ponent no fue el único, también estuvieron en su piso de la calle de Picalqués donde dieron “con los huesos fue encontrado un calcetín de niño que debió de pertenecer a un hijo de familia muy humilde, porque está zurcido y añadido desde su mitad con hilo de otro color”. En la que tenía la calle de Tallers descubrieron más huesos y dos cabelleras rubias de niñas. Y en una casa en la calle de los Jocs Florals de Sants localizaron: el cráneo de un niño de tres años, y más huesos de otros tres pequeños de entre tres y ocho años. En total: una docena de víctimas.

img_mgonzaleza_20190704-203548_imagenes_lv_terceros_listado-k6LH--656x368@LaVanguardia-Web.png

Lista con el nombre de los clientes de Enriqueta Martí (YouTube)
Tras su detención, la noticia de sus actos cubrieron portadas de los periódicos. “Esos huesos hablan de crímenes bárbaros, y esos emplastos y esas curas, de supercherías medioevales”, decían. Mientras esperaba a ser juzgada, Enriqueta fue encarcelada en la prisión Reina Amalia del Raval. La opinión pública exigía que fuese condenada a muerte, a la pena de garrote vil. Casi año y medio después y aún sin juzgar, con algún intento de suicido de por medio, finalmente Enriqueta murió a causa de una larga enfermedad. Posiblemente cáncer de útero.

Otras fuentes apuntan a que murió de las heridas causadas por una paliza, que incluso la habrían envenenado antes de ser asesinada…

img_mgonzaleza_20190704-203648_imagenes_lv_terceros_detencion-k6LH--656x365@LaVanguardia-Web.png

La detención de Enriqueta Martí, la 'Vampira de Barcelona' (Archivo)
Mientras que para Millán Astray, jefe superior de policía a cargo de su caso, Enriqueta fue “una neurótica que se creía curandera, un caso de bruja antigua que hubiera sido quemada viva en la hoguera”; para escritores como Jordi Corominas, en realidad Martí “no era una asesina sino más bien paradigma de una Barcelona pobre y desesperada que era la que no acostumbraba a salir en los medios”.

Aunque lo cierto es que su verdad, la de Enriqueta Martí, jamás salió a la luz. Tampoco los nombres de aquella lista. Y el mito y sus sombras siguen perviviendo.


https://www.lavanguardia.com/suceso...crimenes-ninos-pocimas-las-caras-del-mal.html
 

Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
Un destierro, un sicario, un crimen y una venganza entre mercheros
ABC reconstruye el asesinato de una limpiadora en Toledo ordenado por parientes de quien fue la mano derecha del Lute


Seguir Cruz Morcillo@cruzmorcillo
Madrid Actualizado:07/07/2019 09:23h
Seguidores de «El Lute» en el siglo XXI

A Mercedes y a su hijo Daniel no les dio tiempo ni a ver la cara del asesino. La mujer, de 41 años, y el niño, de once, acababan de salir de su casa en la urbanización Monteviejo III de Las Ventas de Retamosa (Toledo), un tranquilo pueblo de poco más de 3.000 habitantes. Cuando habían circulado unos 200 metros, a la altura de una rotonda, un individuo se acercó a la ventanilla del conductor y descerrrajó ocho disparos a la mujer sin mediar palabra. Uno le impactó en la cabeza y otro en el pecho. A Daniel le entró una bala por la pierna. Eran las 8.45 de la mañana del 4 de mayo de 2018. Mercedes y su hijo menor se dirigían al colegio como cada mañana. Ella murió en el acto mientras el autor de los disparos huía.

ABC ha reconstruido un año después un crimen que parece sacado de otra época, un móvil anclado en el odio, con un destierro de por medio e históricas familias mercheras (quinquis) implicadas: los hijos de Raimundo Medrano, el que fuera la mano derecha de Eleuterio Sánchez, «el Lute», considerado el enemigo público número dos durante el franquismo. Justicia del ojo por ojo y diente por diente, esa que no es justicia y se cobra vidas inocentes como la de Mercedes Martín Ayuso, que tuvo la mala fortuna de escuchar lo que no debía y de que la acusaran de falacias. La investigación de la Guardia Civilresultó brillante y rapidísima, cuajada además de colaboradores anónimos y certeros.

La mañana del crimen el asesino escapó en un Seat León gris. Daniel Bautista, el niño, pese a la conmoción de ver morir a su madre y quedar herido, se fijó en el coche y dio la marca y modelo a los agentes que llegaron al lugar. De la investigación se hizo cargo el Grupo de Personas de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo. Las primeras hipótesis que se barajaron en esas primeras horas fueron un ajuste de cuentas e incluso un crimen machista. El ex de Mercedes, padre del niño, y el que era su pareja actual, de origen marroquí, fueron llamados a declarar.

Los agentes recurrieron a la investigación puerta a puerta al tiempo que revisaban cámaras de seguridad de la zona. Un vecino dio la primera clave. El día anterior se había fijado en un Seat León merodeando por la urbanización. Tanto le había llamado la atención que incluso entró en su casa dispuesto a hacer una foto del vehículo y del individuo. Cuando salió había desaparecido. El primer número de la matrícula era un cero. «Supimos así que el supuesto autor había estado vigilando a la víctima para conocer sus rutinas», señala uno de los investigadores del caso.

A lo largo de la mañana reciben otra información valiosísima. Media hora después del crimen habían quemado un vehículo en la localidad madrileña de Torrejón de la Calzada que coincidía con la marca y modelo señalado. Una pareja de agentes se dirige al lugar y se encuentra con el tercer testigo privilegiado. Había visto cómo prendían fuego al coche en un descampado y cómo quien lo hizo huyó en otro turismo del que aportó la matrícula. Se fijó tanto porque el tipo salió de allí «haciendo ruedas» y casi le atropella.

La Guardia Civil envió una requisitoria sobre ese segundo coche especificando que estaba implicado en un homicidio. Eran las doce de la mañana, tres horas después del crimen. A las 16.30 horas, el asesino sufre un accidente en la A3 sentido Valencia, a la altura del kilómetro 264, en el término municipal de Fuenterrobles. El individuo, había recorrido unos 300 kilómetros, se quedó dormido y chocó contra un camión. Abandonó el coche y otro conductor lo recogió. Los agentes de la Guardia Civil de Valencia descubren que es el vehículo buscado por sus compañeros de Toledo. El conductor que lo había auxiliado, cuarto testigo colaborador, llama también al Instituto Armado porque el individuo le infunde desconfianza y cuenta que lo ha dejado en la estación de autobuses de Utiel (Valencia). Otra patrulla lo encuentra en ese apeadero; lleva un bolso de viaje en el que guarda el arma del crimen: una pistola Zastava de origen ruso, de 7,65 mm, la misma que ocho horas antes había acabado con la vida de Mercedes.

Fue identificado como Raúl Romero Aparicio, de 39 años, un malagueño afincado en Barcelona, que había salido poco antes de prisión por un atraco. Acumulaba un largo historial de delitos contra el patrimonio, pero ninguno de sangre y se negó a declarar. En su bolsa de viaje además de la pistola llevaba un teléfono móvil y una tarjeta prepago. Desde ese terminal solo se había hecho una llamada, justo después del asesinato. «Lo lógico era pensar que se trataba de un sicario, pero también que se hubiera equivocado de persona porque Mercedes no tenía ni dinero ni antecedentes ni nada raro en su vida», explican fuentes de la investigación.

A las 48 horas, Balística confirmó que los casquillos correspondían a la pistola hallada, pero el silencio del asesino a sueldo (reconocido por el testigo al que casi atropelló) no ayudaba a cerrar el círculo. Los agentes averiguaron que Mercedes había trabajado como limpiadora en casa de una familia de mercheros de Las Ventas de Retamosa y que el móvil del supuesto sicario había sido activado junto a otro número una semana antes en una tienda de teléfonos regentada por un paquistaní en Badalona (Barcelona), muy cerca de la casa de Romero.

La familia de la víctima detalló que Mercedes había estado empleada en la casa de Luis del Castillo, alias «el Vaca», un conocido merchero del pueblo y que él y su mujer la habían amenazado. El Vaca y su esposa, María del Carmen Medrano, habían sido desterrados de Las Ventas de Retamosa por los patriarcas mercheros y ellos culpaban a Mercedes de ese destierro. El origen era, según ellos, que la limpiadora había hablado de más sobre las relaciones extramatrimoniales que tenía la pareja. En el caso de María del Carmen eso era más que una afrenta para los clanes.

El matrimonio acusó a la asistenta de haber hablado de más, y la culpaban de su destierro
Del Castillo y Medrano, alejados a la fuerza por orden de los patriarcas, vivían muy cerca del sicario en Barcelona, dedicados a timos como el «tocomocho» y la «estampita». El paquistaní de la tienda de Badalona reconoció al Vaca como el individuo que una semana antes del crimen había comprado dos móviles y dos tarjetas prepago. La Guardia Civil detuvo un mes después al matrimonio. Pero aún faltaban colaboradores.

El sicario, también merchero, viajó desde Barcelona el día antes de ejecutar a Martín, sin conocer la zona ni a la víctima. Fue el cuñado del Vaca, hermano de su mujer, quien le proporcionó los dos coches robados con los que se movió. Emilio Medrano, que vive a caballo entre Guadalajara y Toledo, también fue arrestado como cooperador necesario. Los agentes llevaron a cabo una quinta detención: la de la mujer del esbirro. Gracias a las intervenciones telefónicas averiguaron que el matrimonio desterrado había pagado el abogado del asesino a sueldo, cuando este ingresó en prisión y enviado dinero a su esposa a cambio de su silencio.

Romero, el sicario, y el Vaca siguen en prisión, como autor material e intelectual, respectivamente. El resto, cooperadores, están a la espera de juicio. Los Medrano, hijos de uno de los delincuentes quinquis más famosos de los años sesenta que fue condenado a muerte aunque se le conmutó la pena, y el Vaca aplicaron primero la ley del talión y luego la del silencio, esas ancestrales que comparten gitanos y mercheros. Mercedes Martín no pertenecía a ninguno de esos grupos, se ganaba la vida limpiando casas. Un año después, aún no se sabe cuánto pagó la familia merchera por el crimen para lavar su honor y su destierro.

criminsalistica-guardia-civil-kOqG--540x285@abc.JPG

Agentes de la Guardia Civil trabajan con el coche de la víctima - Ana Pérez Herrera
Protagonistas de un crimen de otra época
Mercedes Martín Ayuso, la víctima de este suceso, tenía 41 años cuando fue asesinada a tiros en su automóvil. Limpiaba en la casa de quienes ordenaron su muerte. La acusaban de provocar su destierro por los patriarcas.

Daniel Bautista Martín, hijo de la víctima, resultó herido. Estaba en el vehículo con su madre y salvó la vida de milagro. Tenía once años.

Raúl Romero Aparicio, de 39 años, es el sicario que ejecutó la venganza. Nacido en Málaga y afincado en Barcelona. Tiene antecedentes por delitos contra el patrimonio. Acababa de salir de la cárcel por atraco. Merchero.

Luis del Castillo, el Vaca, autor intelectual del asesinato. Contrató al sicario y compró los teléfonos y tarjetas hallados. Merchero desterrado.

María del Carmen Medrano Villa. Esposa de «el Vaca» e hija del histórico quinqui Raimundo Medrano, que era la mano derecha del «Lute». Cooperadora del crimen.

Emilio Medrano Villa. Cuñado de «el Vaca», hijo de Raimundo Medrano. Proporcionó al sicario los dos coches robados usados en el asesinato.

Raimundo Medrano. Considerado enemigo público número dos en el franquismo, compañero de Eleuterio Sánchez,«el Lute». Condenado a muerte, se le conmutó la pena. Asesinado en 2015 por su mujer en Calatayud.

María del Carmen Villa. Esposa de Medrano y madre de dos de los implicados en el crimen. Confesó que había matado a su marido. Está en busca y captura

Original con vídeo al inicio:
https://www.abc.es/espana/abci-dest...nza-entre-mercheros-201907070258_noticia.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
El Vaticano abrirá las tumbas de dos princesas para buscar a Emanuela Orlandi
  • EFE
    Roma
Miércoles, 10 julio 2019 - 14:24


15627598973913.jpg

Fotografía de un póster en el que se pide información sobre Emanuela Orlandi.EFE
Las tumbas de dos princesas alemanas que se encuentran en un cementerio dentro de las murallas del Vaticano serán abiertas este jueves para comprobar si esconden los restos de Emanuela Orlandi, la hija de un empleado vaticano desaparecida en 1983.

La fiscalía vaticana dispuso la apertura de las dos tumbas después de la petición de la familia Orlandi, que no se ha rendido nunca en la búsqueda de la joven, cuya desaparición es uno de los grandes misterios del país.

La abogada de la familia Orlandi, Laura Sgrò, explicó que el verano pasado recibieron una carta anónima con una fotode la tumba con la frase "Busque donde indica el ángel" y pidieron a la Secretaría de Estado vaticana que autorizase su apertura.

Serán abiertas la llamada 'Tumba del Ángel', en la que está enterrada la princesa Sofía von Hohenlohe, fallecida en 1836 y la adyacente, en la que está sepultada la princesa Carlotta Federica de Mecklenburgo, que murió en 1840.

Las tumbas se encuentran en el Cementerio Teutónico, dentro de los muros vaticanos, donde una vez estuvo el llamado Circo de Nerón, lugar de martirio de muchos de los primeros cristianos, y posteriormente pasó a ser propiedad de una fundación alemana.

El encargado de la toma de muestras para el posterior examen de ADN, el profesor de medicina legal en la Universidad de Tor Vergata Giovanni Arcudi, explicó a la página de información del Vaticano que se examinarán los restos óseos "para su clasificación y datación y para todos los demás diagnósticos que se puedan hacer en antropología forense, para establecer la edad, el s*x*, la estatura, etc".

Después de este primer examen, se podría "excluir la hipótesis de que los restos óseos pertenezcan a personas diferentes a las dos que fueron enterradas allí", agregó.

Pero en el caso de que se encuentren otros restos humanos, añadió, "el tiempo de la operación se alargaría y podría ser útil la identificación odontológica, el estado de los dientes, a partir del cual se puede rastrear hasta la edad".

Posteriormente se realizará el examen de ADN "para llegar a certezas y excluir de forma definitiva y categórica que en las dos tumbas haya algún resto atribuible a la pobre Emanuela".

"Para la prueba del ADN pueden ser necesarios 20 días, 30 días, e incluso pueden ser 60 días porque a veces hay que repetir la prueba", destacó el médico forense.

DESAPARECIDA EN 1983
Los trabajos se realizarán en presencia de los abogados de las partes y los familiares de Orlandi y de las personas enterradas en estas tumbas, y agentes de la Gendarmería vaticana.

El caso Orlandi, la chica de 15 años que desapareció el 22 de junio de 1983 cuando salía de la escuela de música de San Apolinar, en el centro de Roma, sin que desde entonces haya habido noticias sobre su paradero, ha estado siempre rodeado de misterio por las varias teorías de la implicación desde hombres de la Curia vaticana, a la Banda de la Magliana (la mafia de Roma) o del atentado a Juan Pablo II a manos del turco Ali Agca.

La familia lleva años intentando encontrar pistas de lo que ocurrió y ya en 2012 pidió una investigación cuando se encontraron restos óseos sin identificar al lado de la tumba en la basílica de San Apolinar de Enrico De Pedis, jefe de la "Banda de la Magliana", la mafia de Roma durante los años 70 y 80.

También recientemente el hallazgo de unos huesos en el sótano de la nunciatura (embajada) de la Santa Sede en Roma hizo que se volviese a hablar del caso, pero finalmente se determinó que los huesos eran anteriores a 1964, según la Fiscalía de Roma.

https://www.elmundo.es/internacional/2019/07/10/5d25d4d821efa001488b4573.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
¿Atentado? Los enigmas sin resolver del trágico incendio de Zaragoza donde murieron 80 personas
Cuarenta años después de que el fuego acabar con la vida de 78 personas en este edificio, siguen las incógnitas a su alrededor. ¿Fue el fuego provocado?, ¿era un ataque que pretendía acabar con la Transición?
incendio-hotel-corona-kEPG--620x349@abc.jpg

@abc_historia
Madrod
Actualizado:12/07/2019 09:46h

Fue el tercer incendio más catastrófico de nuestro país. Ocurrió el 12 de julio de 1979 en el hotel Corona de Aragón, y hubo que lamentar nada menos que 78 víctimas mortales y 113 heridos. El titular con el que el ABC explicaba en su portada el triste suceso lo dice todo: «Espantosa tragedia en Zaragoza». Como en el edificio se alojaban multitud de militares, se barajó la posibilidad de que fuera un atentado que buscara frenar laTransición. No obstante, a día de hoy se desconoce quién fue el culpable y cuáles eran sus motivos. Es un enigma que, 40 años después, sigue sin resolverse.

La catástrofe convulsionó a un país que, como bien destacó ABC, luchaba todavía por abrirse paso en la nueva democracia. «España entera se halla conmocionada por el espantoso incendio que destruyó por completo el hotel Corona de Aragón, de Zaragoza. El fuego prendió en todo el edificio en muy pocos minutos, causando decenas y decenas de víctimas por asfixia», señalaba este diario. No fue la única forma de morir. Y es que, los inquilinos llegaron a «saltar al vacío desde sus habitaciones» y a fallecer a decenas por culpa de la intoxicación.

Fue, en definitiva, un suceso horrendo en el que, incluso, se vio afectada la familia Franco. «Se da la circunstancia de que en el hotel se alojaba buen número de militares con sus familias, que iban a asistir a los actos castrenses, así como la Señora de Meirás y los duques de Franco, que habían acudido a Zaragoza para acompañar a Cristóbal Martínez Bordiú en el acto de fin de curso de la Academia General Militar», desvelaba este diario. La presencia de la viuda del Generalísimo, así como de sus hijos, terminó de desconcertar a los investigadores.

Corría el 12 de julio de 1979. El Hotel Corona de Aragón, de cinco estrellas y 247 habitaciones, estaba prácticamente lleno. Muchos de sus huéspedes habían pernoctado allí para asistir a la entrega de despachos de la Academia General Militar. Entre ellos, Carmen Polo, la viuda de Franco, y los marqueses de Villaverde con sus hijos. Un nieto del dictador iba a recibir su despacho de teniente.

Sobre las 8.15 horas de ese día se declaró un incendio en la churrera de la cafetería del hotel. Los bomberos apenas tardaron minuto y medio en llegar al lugar, pero las llamas y el humo se extendieron planta por planta a una velocidad inédita hasta alcanzar la azotea. En diez minutos estaba ardiendo todo el edificio.

zaragoza1-kEPG--510x349@abc.jpg

La mayoría de las víctimas, algunas refugiadas bajo las camas o en las duchas de sus habitaciones, murieron asfixiadas. Otras llegaron a arrojarse al vacío. Algunos huéspedes pudieron salvarse rescatados por los bomberos o por sus propios medios, como un hombre que se descolgó por la fachada después de enlazar varias sábanas. Solo hay que ver las imágenes de la tragedia, todavía en blanco y negro, para hacerse una idea de su magnitud.

¿Accidente o atentado?
Ramón J. Campo, periodista del Heraldo, ha dedicado mucho tiempo a investigar el incendio y lo tiene claro. Para él, fue un atentado con el que alguien quiso frenar la transición. Así lo afirma también en un documental, «Los años de humo», dirigido por Germán Roda y producido por Estación Cinema en colaboración con Aragón TV.

Un documental que, a partir de mañana, estará disponible en la plataforma Filmin y en el que testigos directos del incendio también ofrecen su opinión sobre las causas de la tragedia.

Tanto Radio Zaragoza como el Heraldo recibieron llamadas ese día en las que grupos terroristas como ETA y el Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico (FRAP) lo reivindicaban.

resizer.php

Sin embargo, en su boletín interno «Zutabe» difundido el pasado mes de noviembre, ETA asumía 774 asesinatos y 2.606 atentados, pero rechazaba la autoría de «falsos atentados» como el incendio del Corona.

Ramón J. Campo no descarta que fuera obra de la ultraderecha o que estuviera de alguna forma relacionado con el golpe de estado del 23F, el que año y medio después se produjo y que llevaba tiempo fraguándose.

Lo que sí parece claro es que un fuego fortuito en la churrera no pudo causar un incendio de semejante virulencia y dimensiones. Solo el uso de un acelerante como el napalm pudo extenderlo a esa velocidad a las nueve plantas del edificio.

El Gobierno de entonces, presidido por Adolfo Suárez, dijo públicamente dos días después que el incendio había sido fortuito, pero el general Alfonso Armada relató al periodista del Heraldo que los propios militares hospedados le contaron ese mismo día que había un reguero de acelerantes que extendieron el fuego.

Pero la versión oficial que se quiso mantener ya la dejó meridianamente clara el entonces gobernador civil: un incendio accidental de la churrera. «Y no nos vamos a mover de aquí».

Casi once años después, el Consejo de Estado, tras examinar los informes realizados en su día por los expertos, concluyó que el incendio fue un atentado terrorista. De este modo, las víctimas pudieron ser indemnizadas.

El periplo judicial
Campo no llega a entender cómo la Audiencia Nacional «se lavó las manos» y siempre consideró que no había indicios suficientes para tratar el caso como atentado terrorista.

El incendio fue investigado por los tribunales de Zaragoza como una causa civil, que concluyó que no había responsabilidad de la empresa, y penal. En esta última, el juez determinó que era homicidio y envió el caso a la Audiencia Nacional por considerar que se trataba de un atentado.

Pero la Audiencia entendió que no había pruebas salvo las llamadas que lo reivindicaban y archivó el sumario, como hizo también la Audiencia Provincial de Zaragoza al no poder identificar la autoría.

incendio-imagen-epoca-kEPG--510x349@abc.jpg

Los periódicos se hicieron eco de la noticia - ABC
Las familias de las víctimas no cejaron en su empeño y en 1988 la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo falló que un elemento externo causó el incendio. No paró ahí la pelea y en 1992 la AVT elevó al Tribunal Constitucional un recurso para que se reabriera el sumario.

Mientras, desde el lado de la administración central las víctimas fueron reconocidas -«no fue fácil encontrar el resquicio» para ello, dice en el documental el que fuera ministro del Interior Jaime Mayor Oreja- e indemnizadas como víctimas del terrorismo, pero siguen sin saber quién provocó el incendio.

Su insistencia y la de sus abogados obligó a la Audiencia Nacional a reabrir en 2013 el caso. El juez Fernando Andreu pidió en esa ocasión a la Policía un informe acerca de si ETA pudo estar detrás de esa tragedia. Pero acabó archivándolo.

La víctima desconocida
¿Y si el autor fuera la víctima desconocida que nadie reclama? El cuerpo de este hombre fue enterrado en el cementerio de Montjuic en la creencia de que se trataba del cadáver de un empresario barcelonés, José Domingo Pujadas, que se encontraba en el hotel el día del fuego.

hotel-kEPG--510x349@abc.jpg

Pero días después se publicó un edicto de un juzgado y una foto de una persona fallecida en el incendio por si alguien podía identificarla. Los familiares de Pujadas afirmaron que ése era sin duda alguna el empresario, por lo que el cadáver que había sido enterrado en su lugar acabó en una fosa común.

Hasta el momento, como señala Ramón J. Campo, nadie se ha puesto manos a la obra para identificarlo. ¿Podría despejar alguno de los interrogantes?

https://www.abc.es/historia/abci-at...urieron-80-personas-201907120946_noticia.html
 

Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
Charles Manson y Sharon Tate: el crimen que cerró los sesenta
Cuatro miembros de «la familia» de Charles Manson irrumpieron en la casa donde se encontraba la actriz el 9 de agosto y le asestaron 16 puñaladas. Después pintaron con sangre la palabra «cerdo»
charles-manson-ki2B--620x349@abc.jpg

Seguir Javier Ansorena@jansorena
Corresponsal en Nueva York
Actualizado:20/07/2019 01:08h

Aquella noche, la del 9 de agosto de 1969, se acabaron de forma abrupta los años sesenta, escribió Joan Didion. Fue el cierre a una década alocada y lisérgica, que hizo despertar a muchos del sueño con un crimen espantoso, que conmovió al mundo.

Sus principales protagonistas fueron Charles Manson, por parte de los perpetradores, y Sharon Tate, entre las víctimas. Él fue el líder de una secta profética que ordenó a varios de sus seguidores –conocidos como «la familia»– un asesinato múltiple, el de Tate –una conocida actriz y mujer del director Roman Polanski– y de sus acompañantes. Era una venganza contra un productor musical, Terry Merchel, que se negó a grabarle un disco a Manson. El escenario del crimen había sido la casa de Merchel, y no está claro si el objetivo de Manson era el productor musical y se encontró a Tate, que había alquilado la casa, y a su compañía por error, o si el criminal era consciente de que Merchel ya no estaba allí.

De lo que no hay duda es de que instruyó a cuatro seguidores para que fueran «a la casa donde vivía Melchor» y acabaran con todo aquel que se encontrara allí «de la forma más horripilante», según contó años después en un libro Vincent Bugliosi, el que fue fiscal del caso. Los miembros de «la familia» eran Tex Watson y tres de las chicas jóvenes y atractivas de las que se rodeaba Manson: Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian. En la casa estaban Wojciech Frykowski, un incipiente guionista; Abigail Folger, su novia y heredera de una fortuna de la industria del café; el estilista Jay Sebring y Tate, de 26 años y embarazada de ocho meses y medio.

El trabajo del demonio

Antes de entrar en la casa, Watson asesinó a un joven infortunado que había ido a visitar al encargado de mantenimiento de la casa y pasaba por allí. Era pasada la medianoche. Entraron en la casa y se encontraron con Frykowski, que dormitaba. Watson lo despertó de una patada en la cabeza y con un mensaje aterrador: «Soy el demonio y he venido a hacer el trabajo del demonio». Los atacantes encontraron después a Tate y a Sebring, los ataron del cuello con una cuerda. Sebring trató de oponerse ante el tratamiento que daban a una embarazada y le pegaron un tiro. Tanto Frykowski como Folger trataron de escapar y murieron en el intento. Watson disparó al guionista y lo apuñaló con sarna. Folger pudo zafarse en un momento de Krenwinkel, pero esta la alcanzó y la acuchilló. Él recibió 51 puñaladas; ella, 28.

En medio del horror, Tate pidió clemencia, rogó que le dejaran con vida para que pudiera dar a luz y se ofreció como rehén. Pero corrió la misma suerte: la apuñalaron 16 veces. Los asesinos pintaron la palabra «pig» («cerdo») en la puerta de la casa con la sangre de las víctimas.

La única que no participó de forma directa en los asesinatos fue Kasabian, que se quedó fuera de la casa, y al ver los primeros asesinatos mintió al resto del grupo diciendo que había escuchado que llegaba gente. Al día, siguiente, otro grupo de «la familia» asesinó a otras dos personas. A los dos días, Manson instruyó a Kasabian para que participara en otro crimen, el asesinato de un actor libanés. Kasabian lo frustró y huyó a su casa, a la otra punta del país, en Nuevo Hampshire. Meses después se convirtió en la principal cooperadora de las autoridades, a cambio de inmunidad. De su testimonio llegó gran parte de lo que se sabe sobre el asesinato y sobre la formación de «la familia».

Lenguaje apocalíptico
A finales de los años sesenta, Manson se había pegado media vida en prisión, condenado por violaciones, proxenetismo, fraude y otros delitos. Pero en la California pasada y subversiva de la época, su apariencia de gurú y su lenguaje apocalíptico caló entre un grupo de seguidores, la mayoría de ellas mujeres jóvenes de clase media, atraídas por la cultura «hippy». Formaron una comuna, que llegó a tener un centenar de miembros, en las inmediaciones del valle de Topanga, al norte de Los Ángeles.

La deriva violenta de Manson llegó con una profecía sobre un enfrentamiento entre blancos y negros en EE.UU., azuzada con la obsesión que sintió por los Beatles y su «Álbum Blanco», el disco que publicaron a finales de 1968. Manson creyó que era un mensaje dedicado a él y a «la familia» sobre la llegada del «Helter Skelter», el caos masivo.

Las profecías de Manson se mezclaron con la frustración de no poder desarrollar una carrera musical, como había previsto después de un encuentro casual con Dennis Wilson, uno de los fundadores de los Beach Boys, con el que trabó amistad (a cambio de compartir con él las chicas de «la familia»). El resultado fue la ola de violencia que desató y acabó con la detención de Manson y otros miembros de «la familia» en diciembre de 1969.

Manson fue condenado a pena de muerte, conmutada a cadena perpetua. Falleció en 2016 en la cárcel estatal de California, convertido en símbolo de violencia y locura.

https://www.abc.es/cultura/abci-cha...rimen-cerro-sesenta-201907200108_noticia.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
CRÍMENES DE VERANO
Tras las huellas de Charles Manson: 50 años de un verano de s*x*, música pop y orgías de sangre

La unción de Charles Manson como anticristo hippy comenzó durante el Verano del Amor de San Francisco en 1967. Una paradoja conveniente si aceptamos que los atroces crímenes de agosto del 69 en el 10.050 de Cielo Drive, Beverly Hills, contribuyeron a clausurar para siempre cierta utopía floral y pueril en la que se guareció un monstruo para crear una comunidad monstruosa junto a los fuegos campamentales del Spahn Ranch, un antiguo decorado de Westerns cuyo alquiler era pagado con los favores sexuales que las discípulas de Manson dispensaban a su octogenario propietario.

Durante el Verano del Amor, ya estaba consagrada como himno generacional la canción de Scott McKenzie con la que John Phillips, de The Mamas & The Papas, había predicado ante 200.000 personas durante el festival de Monterey: «If you're going to San Francisco / Be sure to wear some flowers in your hair...». Con o sin flores prendidas del pelo, el que sí fue a San Francisco en el 67 fue Charles Manson, recién cumplida una condena de seis años en la cárcel de McNeil, donde un atracador de bancos le enseñó a rasguear la guitarra y alimentó con ello la fantasía de Manson de convertirse en un gigantesco ídolo del pop. Lo cierto es que lo conseguiría, pero por otros medios.

En San Francisco, Manson pronto se vio abocado a vagabundear por las calles. Hasta que lo rescató Mary Brunner, una estudiante originaria de Wisconsin, bibliotecaria en la universidad de Berkeley, que lo invitó a vivir en su casa. Brunner fue la primera víctima de la capacidad casi mefistofélica de Manson de subyugar a las mujeres -en mayor medida incluso que a los hombres, que también-, de alienarles la voluntad hasta transformarlas en esclavas dispuestas a cumplir sus órdenes sexuales u homicidas. Fue el embrión de La Familia, que muy pronto se multiplicó. Antes de darse cuenta, Mary Brunner tuvo metidas en casa a otras 18 mujeres que también practicaban el culto de la adoración a Manson.


15643258146930.jpg

Charles Manson.
Antes de estabilizarse en el rancho, la comuna de Manson utilizó un autobús escolar para viajar por toda la costa Oeste, desde el Estado de Washington hasta México. En California, propiciado por la atmósfera beat de la época, Manson fue protagonista de rumores acerca de la existencia de un gurú orgiástico y pagano por el que peregrinaban muchachas más o menos erráticas y necesitadas de una fuerza tutelar. Esta verdad revelada, que aún no había expuesto su reverso criminal, alcanzó a Dennis Wilson, batería y miembro fundador de los Beach Boys, una vez que recogió en su coche a dos chicas pertenecientes a la Familia Manson que hacían autostop. Las jóvenes hablaban con reverencia de un hombre al que apodaban el mago, un personaje crístico al que Wilson quiso conocer.

Famoso y sensual, Dennis Wilson se integró enseguida en la ley del amor libre de Manson y congenió tanto con éste que invitó a la comuna entera a instalarse en la mansión que se había comprado con el dinero obtenido con los éxitos musicales. El batería los expulsaría a todos antes de que las orgías se volvieran de sangre. Pero estuvo marcado durante muchos años por esta relación demasiado íntima con la secta asesina.

La desviación hacia una violencia tan escatológica fue paulatina. Manson comenzó a predicar visiones delirantes acerca de la inminencia de una gran guerra racial en la que señalaba como enemigos mortales a las Panteras Negras. Siempre trató de inculpar a este grupo en sus crímenes, los anteriores al que lo hizo mundialmente famoso, dibujando con sangre en las paredes símbolos de las Panteras o expresiones, como «Political Pig», que éstas usaban.

Al mismo tiempo, se obsesionó con los Beatles, sobre todo con la idea de que la letra de canciones como Helter Skeltercontenían un augurio apocalíptico. Después del asesinato por 60 puñaladas del matrimonio LaBianca en Los Feliz (California), cometido al día siguiente del de Sharon Tate y sus amigos, Helter Skelter aparecería escrito con sangre en la nevera. Por último, Manson, fracasado ya como aspirante a músico, desarrolló un resentimiento contra esa industria, la del show business. Y, en particular, contra Terry Melcher, un exitoso productor musical, hijo de Doris Day, que rechazó a Manson como músico y le recomendó que desistiera.

Este hecho, por un fatalismo casual, condenó a muerte a Sharon Tate y sus amigos. Porque la casa del 10.050 de Cielo Drive era la que había ocupado Terry Melcher antes de que la alquilaran Sharon Tate y Roman Polanski. En la espantosa noche del asesinato colectivo, el objetivo era la casa en sí por tratarse de la de Melcher y, por añadidura, cualquiera que estuviera dentro. Manson no estuvo presente en Cielo Drive junto a sus heraldos de la muerte. Pero Sharon Tate lo vio días antes, cuando Manson acudió a la casa buscando a Melcher y un fotógrafo, Shahrukh Hatani, tuvo que plantarle cara por la actitud, cargada de brutalidad, que asustó a la actriz embarazada de nueve meses. Sería enterrada en el cementerio Holly Cross de Culver City con su hijo no nacido en los brazos.

Sharon Tate, nacida en el 43, fue hija de un coronel del ejército americano, lo cual la condenó a una vida errante, entre un destino militar y otro, sin poder cuajar amistades duraderas. Destacó pronto en algunos concursos de belleza e hizo pruebas de cámara, sin éxito, para directores como Peckinpah y producciones como Sonrisas y lágrimas.

Sharon Tate pidió que la secuestraran hasta que naciera el bebé y luego la mataran. No fue escuchada. Le propinaron 16 puñaladas

La gran oportunidad le llegó cuando fue incluida, junto a Deborah Kerr y David Niven, en la expedición de rodaje a Londres de Eye Of The Devil. El Swinging London, en cuyas fiestas y clubes se sumergió, le cambió la vida. Para empezar, porque allí conoció a Roman Polanski, quien le ofreció un papel en El baile de los vampiros y con quien empezó una relación que acabaría en matrimonio. En Londres, Sharon Tate también tuvo algunos ingenuos escarceos con la wicca, un culto relacionado con la brujería que le permitió aportar ideas para la película de Polanski La semilla del diablo y que, una vez cometido su asesinato, tuvo la culpa de que se dispararan falsos rumores acerca de que el baño de sangre había ocurrido porque a los muertos se les fue de las manos un rito satánico convocado por Tate y en el transcurso del cual el bebé le fue extraído del vientre. Todo mentira.

El día de su muerte, 9 de agosto de 1969, Sharon Tate cenó en el restaurante El Coyote con algunos amigos que le hacían compañía porque Roman Polanski estaba de viaje en Londres. Estaban Jay Sebring, un estilista de estrellas, ex de Sharon. Wojciech Frykowski, escritor polaco, proveedor de drogas para las fiestas de Hollywood, amigo íntimo de Roman. Y Abigail Folger, una heredera cafetera que estaba en relaciones con Frykowski. Hacia las 22:30, todo el grupo decidió continuar la velada en la casa de Cielo Drive.

El primero en morir, sin embargo, no fue ninguno de ellos. Sino un joven de 18 años llamado Steven Parent, recién graduado en la Arroyo High School, que salía con su coche de visitar a William Garretson, el guardés de la finca que vivía en una casa contigua y que fue el primer sospechoso para la policía. Steven murió por una cuestión de segundos.

Se topó mientras salía con el grupo de asalto, compuesto por Susan Atkins, Tex Watson, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian. Steven suplicó por su vida, petición inútil que se repetiría varias veces a lo largo de los siguientes minutos, y fue ultimado a tiros por Watson.

15643263107167.jpg

Leslie Van Houten, Patricia Krenwinkel y Susan Atkins, las tres mujeres sentenciadas a muerte por los asesinatos.CORDON PRESS
Dentro de la casa, el primero en morir fue Jay Sebring. Trató de arrebatar un arma y recibió por ello decenas de cuchilladas. Ataron el cadáver a Sharon Tate, pasando la soga a ambos por el cuello y tendiéndola de una viga. Susan Atkins vagó por la casa y, al verla, Abigail Folger, que leía tendida en una cama, la saludó porque creyó que se trataba de otra amiga de Sharon Tate recién incorporada a la velada. Cosida a puñaladas, Abigail intentó huir y pudo llegar a la piscina, donde cayó muerta. También lo intentó Frykowski, que dormitaba en un sillón y tuvo un despertar horrible. Rajado de arriba abajo, salió al exterior, donde se encontró con Linda Kasabian, que permaneció fuera en tareas de vigilancia. Resignado, exhausto, Frykowski se dejó caer y murió. Sólo quedaba Sharon.

Cuando Susan Atkins se le encaró, Sharon imploró por su hijo. Pidió que la mantuvieran secuestrada unos días, hasta que él naciera, y que la mataran después. No fue escuchada. Susan Atkins le propinó 16 puñaladas y después escribió en una pared la palabra Pig con su sangre: «Cerdo».

A la mañana siguiente, ese barrio residencial, habitado por los ricos y famosos de Hollywood, fue despertado por los chillidos desgarradores de Winifred Chapman, el ama de llaves de los Polanski. Los asesinos serían capturados en las semanas siguientes y llevados a un juicio que atrajo la atención mundial y estableció, con los interrogatorios, el relato de los crímenes. Pero nada volvió a ser igual en Hollywood, donde fue inoculado el veneno del miedo. No quedó una flor prendida del pelo..
https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/07/29/5d3d8af5fdddfffc818b4600.html
 

Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
David Berkowitz: el vanidoso adorador de Satán que aterrorizó Nueva York en el verano del gran apagón
  • DAVID GISTAU
Miércoles, 31 julio 2019 - 02:08
"Soy el hijo de Sam, adoro la caza", dejaba escrito en el escenario de sus crímenes. Satanista y vanidoso, aterrorizó Nueva York a finales de los 70 con sus tiroteos, en los que mató a seis personas
David Berkowitz y las noches calientes del 77 (Vídeo: MIGUEL SOTO)

El de 1977 fue un verano de mierda en Nueva York. Ya de por sí sumida en uno de sus periodos de decadencia, la ciudad se quedó a oscuras por culpa del gran apagón del 13 de julio y se entregó a un frenesí de saqueos con el que ardieron los barrios. De las muchas tensiones soterradas que hicieron catarsis esa noche, la principal tal vez fuera un miedo que todo lo envenenaba durante esos días: el miedo al Hijo de Sam, el miedo al Asesino del calibre .44, en el cual basó Spike Lee su película El verano de Sam (1999). A ese Nueva York le frotabas un fósforo y todo explotaba.

El Hijo de Sam resultó ser David Berkowitz, quien todavía cumple varias cadenas perpetuas consecutivas y, en la cárcel, al leer una Biblia prestada, vivió tal epifanía que terminó asistiendo a los reclusos como capellán. «¿Por qué -se pregunta Berkowitz- no se me apareció Cristo antes de cometer esos asesinatos?». Pues, entre otras cosas, porque a un hombre que por experiencias vitales y por perfil psicológico encaja a la perfección en el arquetipo del cazador solitario -como el Midnight Rambler de los Stones, inspirado en el Estrangulador de Boston-, se le cruzó primero la Biblia equivocada, nada menos que la Biblia Negra de Anton LaVey, escritura sobre la cual fue erigida la iglesia satánica de San Francisco.

Berkowitz frecuentó a satanistas en Nueva York y experimentó una primera epifanía, ésta macabra, hasta el punto de sentirse tan conectado con el averno como para que un demonio de 6.000 años de edad poseyera el perro de su vecino sólo para comunicarse con él y le ordenara cometer los crímenes. Esta conexión satánica es importante porque la policía reabrió el caso -y aún no lo ha cerrado- después de que Berkowitz asegurara en una segunda confesión que él sólo perpetró algunos de los asesinatos, imputables en realidad, no a un predador estepario de manual, sino a una secta inspirada por Charles Manson de la que él formaba parte. Ello explicaría las incongruencias de los testigos al describir al tirador, lo cual hizo que la policía tardara mucho en dar la alarma de serial killer que anda suelto.

Sólo el calibre .44 de la munición, utilizada por otra parte por la mafia en sus ejecuciones a cañón tocante, ofrecía un patrón unitario. De ser cierta esta teoría de la autoría colectiva, Berkowitz habría asumido toda la culpa por pura vanidaduna vez que fue bautizado como el Hijo de Sam por Jimmy Breslin, otro de los padres oficiales del Nuevo Periodismo, y se hizo tan consciente de su propio papel estelar en la vida cotidiana de una ciudad acongojada como para empezar a dejar notas narcisistas y desafiantes en los escenarios del crimen: «Soy el hijo de Sam. Adoro la caza».

15644982237090.jpg

Carta que envió al columnista Jimmy Breslin, firmada como 'Son of Sam'
Durante aquel verano del 77, y a partir del anterior del 76, Nueva York se mantuvo tan fascinada por el Hijo de Sam que se da la circunstancia de que una de sus últimas parejas atacadas por Berkowitz, la compuesta por Judy Placido y Salvatore Lupo, que acababa de salir de la discoteca Elephas de Queens, recibió los disparos mientras comentaba las últimas noticias aparecidas sobre el caso. Ambos sobrevivieron. En esto, no fueron una excepción. Berkowitz no fue infalible, dejó atrás más heridos que muertos -ocho y seis- incluso cuando perfeccionó la técnica, suponiendo que todo lo hiciera él solo.

Hijo adoptado, traumatizado en la adolescencia por la muerte de su madre adoptiva, la única felicidad que Berkowitz conoció durante esos primeros años fue la que le concedió el béisbol. Su primer asidero de huida fue el Ejército, donde sirvió cuatro años, con destino en el paralelo 38 de Corea, antes de buscar un nuevo sentido de pertenencia en los altares invertidos. Después de adquirir el revólver, un Charter Arms Bulldog, comenzó a vagar por las noches en un Ford Galaxie como olisqueando en la brisa el rastro de sus víctimas, siempre muy jóvenes: la mayor tenía 26 años.

Con alguna excepción, solía atacar a deshora a parejas que estaban metidas en un coche. Los primeros en sufrirlo -29 de julio del 76- fueron Jody Valenti y Donna Lauria, cuyo padre, alertado por los disparos, trató en vano de taponar el agujero en el cuello por el que se desangraba. A Carl Denaro y Rosemary Keenan los tiroteó de madrugada cuando prolongaban la noche juntos a bordo de un Volkswagen. A Donna DeMasi y Joanne Lomino, cuando charlaban sentadas en un soportal. A Virginia Voskerichian la mató en el acto de un disparo en la cabeza mientras caminaba sola por la calle. Ahí fue, en abril del 77, cuando la policía se decidió por fin a crear un grupo de búsqueda, la Operación Omega, comandado por el inspector Timothy Dowd, y a anunciar a la ciudad, como colgando un cartel de Wanted, la presencia en sus calles de un predador que hizo que nadie, durante ese verano del 77, volviera a besarse tranquilo en el interior de un coche.

El error de David Berkowitz, el que llevó a la captura del Hijo de Sam, fue dejar mal aparcado su Ford durante un ataque. La multa fue el hilo del cual tirar.
https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/07/31/5d4058ddfdddffc40b8b4621.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
CRÍMENES DE VERANO
Serie
Andrew Cunanan: el terror de la comunidad gay que liquidó a Gianni Versace
  • DAVID GISTAU
Jueves, 1 agosto 2019 - 02:15
Habitual de los círculos sexuales de baja estofa tras conocer la vida de rico, acabó suicidándose tras verse acorralado por el FBI y dejando un rastro de desconcierto por el asesinato del modisto
Andrew Cunanan: el pistolero que salpicó de sangre las escaleras de Gianni Versace Vídeo: Miguel Soto
La Casa Casuarina, en el 1115 de Ocean Drive (Miami Beach), es una villa colonial incrustada entre los colores vivos y los edificios como pasteles del art déco. Parece el Xanadú de Ciudadano Kane sólo que sin voluntad de aislamiento, pues fue levantada en medio del fragor playero y en la avenida, repleta de neones, en la que todos se dejan ver. En la actualidad es un hotel que, a cierta suntuosidad interior como de Tiberio en Capri, agrega un aliciente morboso. Fue la casa de Gianni Versace. Fue la casa, de hecho, en cuya escalinata de entrada, mientras introducía la llave en la cerradura de la cancela, Versace fue tiroteado dos veces en la cabeza el 15 de julio de 1997. Vestía polo y bermudas y regresaba, como tantas otras mañanas, de desayunar y leer la prensa en el News Café, un restaurante donde palpita la vida de South Beach. Versace ya estaba muerto cuando su pareja, Antonio D'Amico, llegó hasta él y lo abrazó roto por el llanto. Cuando visité Miami por primera vez, aún era frecuente ver ramos de flores en la escalinata.

La primera hipótesis policial sugirió la ejecución mafiosa. Gianni Versace había nacido en Reggio Calabria, en una atmósfera social penetrada por la 'Ndrangheta, y a raíz de su asesinato se propagó el rumor de que estaba en deuda con la 'ndrine de los De Stefano, hegemónica en su ciudad de origen, donde su padre tenía la sastrería. Todavía hoy, los herederos del imperio Versace dedican tiempo y esfuerzo a desvincular a su fundador de la mafia calabresa, cuya conexión nunca fue probada. La herencia de Versace, por otra parte, desmintió por sí sola el retrato de un hombre que estaría desbordado por las deudas contraídas con la 'Ndrangheta si hubiera cedido sus empresas a la ingeniería fiscal del blanqueo.

El asesinato, que no carece de algunos enigmas menores jamás resueltos, tuvo relación con un hecho ajeno a sofisticadas teorías del crimen organizado internacional: bastantes misterios tiene ya la historia criminal italiana a este respecto como para encima incluir a Versace, cuya muerte fue la última causada, ya al final de su escapada, por Andrew Cunanan. Una semana después de matar a Versace, Cunanan se suicidaría en una casa flotante cuando estaba cercado por la policía y el FBI. Terminaría así una de esas cazas del hombrepoliciales tan características de la mitología cinematográfica americana, en este caso desatada contra un asesino en serie que golpeó en el interior de la comunidad gay y dejó cinco cadáveres en lugares tan distantes los unos de los otros como Minneapolis y Miami Beach.

Cunanan, nacido cerca de San Diego, fue un joven guapo y brillante cuya definición sexual acarreó conflictos irresolubles con su familia. A raíz de la ruptura, se convirtió en un buscavidas que siempre trató de vivir de gays mayores que él y ricos. Entró, de esta forma, usando el nombre de Andrew Da Silva, en las agendas colindantes con la prostit*ción, siempre en ámbitos de la alta sociedad. Entonces podía verse a Cunanan acompañando a los eventos culturales de San Diego al millonario Norman Blachford, quien probablemente se salvó de ser una de las víctimas del arrebato sanguinario posterior.

La locura de Cunanan arrancó con un viaje a Minneapolis, donde primero mató a martillazos a Jeffrey Trail, una antigua pareja además de ex marine. Al arquitecto David Matchen, con quien también había tenido relaciones, lo mantuvo secuestrado dos días y después le pegó tres tiros. El cadáver apareció flotando en el lago Minnesota. A partir de ese instante, Cunanan comenzó a aparecer en las pantallas de los televisores como remedando un cartel de Wanted. La caza había comenzado.

Su tercer muerto se lo cobró en Chicago durante el cuarto día de escapada. Mató a Lee Migling, un viejo cliente de prostit*ción, por lo que cabía deducir que Cunanan estaba desahogando algún tipo de rencor por cosas que pudieran haberle obligado a hacer. A Migling lo cosió a puñaladas y lo dejó envuelto, casi momificado, en cinta adhesiva. El cuarto muerto, en Nueva York, fue el primero que no tenía nada que ver con su pasado sentimental: William Reese, un vigilante del cementerio de Finn's Point. Lo hizo sólo para robarle la camioneta Chevrolet roja con la que ya tenía decidido ir a Miami.

Los días que pasó allí, antes de matar a Versace y de suicidarse, son los que albergan dudas. Pese a ser el hombre más buscado del país, Cunanan hizo una vida abierta, se alojó en el Normandy, frecuentó círculos sexuales de baja estofa y hasta hay quien asegura que saludó al propio Versace en una fiesta pocos días antes del crimen. No se aclaró si se conocían de antes y también la elección de Versace tuvo que ver con un plan de venganza pasional o si lo mató porque era famoso y la conmoción le permitiría consagrarse como ídolo del reverso tenebroso.
https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/08/01/5d419150fdddff12438b4633.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
Carlos Monzón: el boxeador 14 veces campeón del mundo que tiró a su ex por la ventana
  • DAVID GISTAU
Sábado, 3 agosto 2019 - 02:09
¿Qué lleva a una estrella a estrangular a su esposa, tirar su cuerpo por el balcón y lanzarse detrás para simular un accidente? "En el ring lo comprendo todo. Es fuera donde se me complica", dijo el boxeador argentino más grande de todos los tiempos
Carlos Monzón: el boxeador 14 veces campeón del mundo que tiró a su ex por la ventana Vídeo: Miguel Soto
Durante el verano austral de 1988, una fotografía tomada en Mar del Plata, una ciudad vacacional en la costa de la provincia de Buenos Aires, conmocionó a la Argentina. En la imagen aparecía, muerta, una mujer rubia, tumbada boca abajo, vestida tan sólo con unas bragas, y con la pierna izquierda dislocada en una torsión imposible, como de muñeca rota. La mujer era Alicia Muñiz, uruguaya, antigua modelo, 32 años. Acababa de arrojarla desde un balcón el catorce veces campeón mundial del peso medio Carlos Monzón, la ex pareja con la que aún tenía acercamientos difíciles. La autopsia indicaría que no fue la caída lo que mató a Alicia Muñiz, que Monzón la tiró ya muerta porque antes la había estrangulado. Mientras el hijo de ambos, Maximiliano, de seis años, dormía en la misma habitación. Monzón se tiró detrás porque pensó que así haría más sólida la teoría de que se accidentaron juntos.

Cuando se enteró de lo sucedido, Susana Giménez dijo que Alicia Muñiz murió de la muerte que le estaba destinada. Se la traspasó al comprender a tiempo que era inevitable en el camino de perdición de Carlos Monzón cuando decidió justificar una de sus frases de boxeador en activo: «En el ring lo comprendo todo. Es fuera donde se me complica». Todavía hoy, Susana Giménez es una gran dama de la televisión argentina que conduce su programa de invitados. En los años 70, cuando era una de las actrices más famosas de su tiempo, completó como esposa de Monzón una pareja ideal para aparecer en la Costa Azul que enloquecía a la prensa. Monzón, con su bravura en el ring y la fuerza de sus rasgos aindiados, representó el arquetipo del macho, hasta el punto de que un rumor asegura que Úrsula Andress pidió que se lo llevaran cuando pasó por Buenos Aires contratada para dar brillo a la inauguración de una discoteca. Venía de la factoría de Tito Lectoure en el Luna Park y, después de su primera victoria por el título mundial al noquear a Nino Benvenuti en el Palacio de los Deportes de Roma (1970), se convirtió en el gran ídolo deportivo de los argentinos, recibido, al regresar de sus victorias, con multitudes que ni el fútbol convocaba. Además, muy pronto, sobre todo en Francia, lo adoptó el demi-monde, que quiso convertirlo en actor. La amistad más profunda que cultivó en ese ámbito fue la de Alain Delon. El actor no sólo organizó como promotor uno de los combates míticos contra Mantequilla Nápoles, para el cual levantó una carpa de circo en Puteaux, a las afueras de París: Cortázar estuvo e hizo aparecer la velada en un relato. Además, Delon fue de los pocos amigos europeos que no olvidaron a Monzón después del asesinato y viajó hasta la remota provincia de Santa Fe para visitarlo en el penal de Las Flores, donde se sentó a comer con los presos.

Cuando Monzón se retiró, Susana Giménez dijo que por fin dejaría de pasarlo mal al verlo encajar golpes. Tiempo después lo dejó, huyendo de algunos episodios de maltrato y de una obsesión celosa de Monzón que la vida de actriz famosa y de mujer libre de Giménez no contribuía a apaciguar. A ella siempre le quedó la duda de si no se salvó en ese instante de ser el cadáver con la pierna quebrada. A su siguiente pareja, Alicia Muñiz, Monzón la conoció muy joven durante un almuerzo en la Costanera de Buenos Aires, en uno de los restaurantes cercanos al Río de la Plata. Ya estaban separados cuando Alicia Muñiz viajó al veraneo de Mar del Plata con el propósito de recoger a su hijo. Pero, esa noche, salieron juntos. Acudieron a una fiesta organizada por el locutor Sergio Velasco Ferrero. Junto al actor Adrián Martel, en cuya casa estaban invitados, prolongaron la noche en el club Peñarol. Nadie vio venir lo que sucedió después. La discusión que, entre las cinco y las seis de la madrugada, desató la furia de Monzón pudo haber sido por el reproche de no cumplir las obligaciones económicas con el hijo. La teoría del accidente de Monzón quedó desmontada cuando apareció un testigo, Rafael Báez, alias El cartonero, un buscavidas de la calle -un ciruja, en argot argentino- que lo vio todo, incluso cómo el boxeador la arrojó al vacío «como si fuera una bolsa de papas». La policía notó luego a Monzón, con el cadáver presente, extrañamente tranquilo, conforme con lo sucedido.

El juicio de Monzón provocó un gran choque cultural. La prensa quiso proteger el prestigio del campeón, que recibió el apoyo de otros ídolos como Maradona. Al mismo tiempo, la sociedad se acostumbró a usar la palabra feminicidio y tomó conciencia del problema del maltrato, hasta el punto de que se crearon unidades policiales específicas.

Monzón murió en enero de 1995 mientras conducía un Renault 19 a velocidad excesiva hacia la cárcel después de un permiso. También perdió la vida su amigo Jerónimo Mottura. Se salvó la tercera persona a bordo, una mujer llamada también Alicia, Alicia Fessia. En la fotografía de su cadáver, tendido entre hierbajos, Monzón aparece quebrado y en ropa interior. Fue llorado como ídolo.

https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/08/03/5d442cecfdddff874f8b4586.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
LAS CARAS DEL MAL
‘Stupid Martin’, de joven heredero millonario a peligroso asesino en masa

Martin Bryant mató a 35 personas en la peor masacre registrada en Tasmania
Obsesionado con la por**grafía, la zoofilia y la violencia, le diagnosticaron esquizofrenia y síndrome de Asperger
“Todo el mundo me recordará por lo que haré”, dijo poco antes del tiroteo

img_mgonzaleza_20190227-173451_imagenes_lv_terceros_bryant3-kX2G-U46739977932q3G-992x558@LaVanguardia-Web.jpeg

Martin Bryant, de joven heredero millonario a peligroso asesino en masa (AP)
MÓNICA G. ÁLVAREZ
01/03/2019 06:30
Actualizado a 09/04/2019 16:27

La infancia marca nuestro destino de por vida. Los acontecimientos felices pueden catapultarnos hacia el camino, digamos, correcto; pero los malos llegan a crearnos toda clase de frustraciones e inseguridades. Si a esto le añadimos bullying, malos tratos y algún tipo de anomalía física o psicológica, el cóctel es explosivo. Sin embargo, si los educadores y padres de Martin Bryant hubiesen puesto remedio a sus ataques de violencia y rabia, quizá la masacrede Port Arthur no se hubiese producido. ¿O sí?

Este joven heredero millonario, tildado por muchos como ‘Stupid Martin’, se convirtió en uno de los asesinos en masa más peligrosos de Tasmania (Australia). Sus actos costaron la vida de treinta y cinco personas y dejó heridas a otras veintitrés.

img_mgonzaleza_20190227-171638_imagenes_lv_terceros_bryant_de_nino-kX2G--656x361@LaVanguardia-Web.jpg

Martin Bryant, de niño (YouTube)
Una ‘estupidez’ cruel

Ya desde su infancia Martin John Bryant fue un niño que destacaba por no encajar dentro de lo que consideramos “normalidad”.Podemos definirlo como poco común. Había nacido el 7 de mayo de 1967 en Lennah Valley, Tasmania, y su madre supo que su hijo era “diferente”.

La preocupación era constante y ésta aumentó cuando le diagnosticaron retraso mental. Poseía un cociente intelectual de sesenta y seis, cuando la media está entre noventa y ciento diez. Para que nos hagamos una idea, menos del dos por ciento de la población mundial tiene una puntación tan baja.

img_mgonzaleza_20190227-171727_imagenes_lv_terceros_martin_bryant_con_su_padre_maurice_y_su_hermanita_lindy-kX2G--656x370@LaVanguardia-Web.png

Martin Bryant, con su padre Maurice y su hermana Lindy (YouTube)
Sus padres, Carleen y Maurice, tuvieron que prestarle una mayor atención. Para ello, su progenitor pidió la jubilación anticipada y así poder hacerse cargo del pequeño y cuidarlo. Aquella época fue muy dura para la familia, que, viendo cómo sufría su hijo, tuvo que soportar las burlas de sus compañeros de colegio.

Le apodaron Stupid Martin , lo que no le benefició en absoluto. Todo lo contrario. Provocó en él una rabia contenida. Era un niño diferente y las clases especiales a las que tenía que acudir para mejorar se lo recordaban a cada instante. Uno de sus profesores aludía que era un joven “totalmente aislado en su propio mundo”. La soledad se había convertido en su aliada y prefería estar solo a mantener relaciones sociales con el resto.

Con los años, su desapego social fue creciendo hasta generar situaciones problemáticas y violentas. No sentía ningún tipo de empatía por nadie. Ni siquiera el día en que su padre presuntamente se suicidó ahogándose en un dique propiedad de la familia. Cuando le pidieron que ayudase a encontrar el cuerpo, él no se conmovió, sino que dio evidentes muestras de disfrute y alegría.

Aquel extraño comportamiento se encauzó hacia una vertiente sádica que desembocó en la tortura de animales, sobre todo gatos. Durante una excursión de buceo incluso atacó a uno de sus compañeros clavándole una lanza en la cabeza. Nadie quería estar a su lado. Era un niño agresivo con un comportamiento violento. Rompía sus propios juguetes, apedreaba a sus vecinos, quemaba árboles, destrozaba los botes que estaban amarrados a la orilla, etc.

img_mgonzaleza_20190227-171852_imagenes_lv_terceros_bryant4-kX2G--656x742@LaVanguardia-Web.jpg

Martin Bryant con un animal en brazos (YouTube)
El rico heredero
Alguien tenía que ponerle freno, así que en 1977 la dirección de la escuela decidió expulsarlo definitivamente. Lo trasladaron a una unidad de educación especial en la New Town High School. Sin embargo, su conducta empeoró tanto en lo académico como en lo psicológico.

Según los informes psiquiátricos, el deterioro se debía a la esquizofrenia que padecía. Así que lo único que podía hacer era dedicarse a leer o escribir, trabajar en jardinería o ver la televisión. Formó parte de una empresa de jardinería y mantenimiento, pero el trabajo no le duró mucho. Finalmente le concedieron una pensión de invalidez.

Entonces se enamoró. Ella se llamaba Helen Harvey y era una excéntrica heredera de mediana edad que le ofreció trabajo como encargado de mantenimiento. El vínculo entre ambos traspasó lo profesional e iniciaron una relación.

Aunque Helen le colmaba de regalos y caprichos, la realidad era que ella despilfarraba cantidades ingentes de dinero cuando en numerosas ocasiones no tenían ni para llenar la nevera. Además, Martin siguió siendo igual de errático, distante y violento. Merodeaba por las propiedades colindantes a altas horas de la madrugada y llegó a amenazar con un rifle a un vecino. Allí comenzó su obsesión por las armas de fuego y también por algunas mujeres. Agredió sexualmente a una joven universitaria y, cuando ella subió al autobús, él la siguió en un taxi.

img_mgonzaleza_20190227-172422_imagenes_lv_terceros_mansion_news_corp_australia-kX2G--656x493@LaVanguardia-Web.jpeg

Mansión que Martin Bryant heredó de Helen Harvey tras su muerte (News Corp Australia)

La muerte de Helen en un accidente de tráfico dio un vuelco a su vida. Lo convirtió en el único heredero de una mansión y en torno a un millón de dólares. Los investigadores señalan que fue él quien provocó dicho incidente, pero nunca se encontraron pruebas suficientes.

Se obsesionó con la por**grafía, la zoofilia y las películas de violencia extrema. Ahora que tenía dinero en la cuenta corriente sólo le importaba el s*x*. Contrataba prost*tutas continuamente, pero ninguna quería regresar. Describían el entorno en el que vivía como “espeluznante”.

Grabando su ‘actuación’
En los días previos a la masacre, Martin compró una bolsa de deporte y acudió a una tienda de armas donde ni siquiera le pidieron la licencia. Allí se agenció el rifle semiautomático Colt AR15 con el que cometió los crímenes. Visitó varias veces el lugar de los hechos, Port Arthur, para trazar el plan. Al contrario de lo que en un primer momento se pensó debido a su discapacidad intelectual, Martin lo tenía todo planeado y calculado.

De hecho, cuando la policía le preguntó por qué decidió matar de aquella manera, su respuesta fue: “Sólo sentía que cada vez más gente estaba en contra de mí. Cuando trataba de ser amable con ellos, se alejaban”.

img_mgonzaleza_20190227-172909_imagenes_lv_terceros_martin_subiendo_al_coche_antes_de_disparar-kX2G--656x356@LaVanguardia-Web.png

Martin Bryant subiéndose a su coche poco antes del tiroteo (Sunday Night)

Había llegado el momento de vengarse de aquellos que se burlaban de él, aquellos que lo habían traumatizado. “Todo el mundo me recordará por lo que haré”, dijo a un vecino minutos antes de cometer los asesinatos.

Era la una de la tarde del 28 de abril de 1996 en el centro turístico de Port Arthur. Alrededor de quinientas personas paseaban por el lugar visitando las numerosas tiendas y restaurantes. Parecía un domingo tranquilo hasta que Martin Bryant entró en el café Broad Arrow. Era la hora de la comida y había tanto barullo que el asesino logró pasar completamente desapercibido. Se sentó en la terraza y, cuando acabó su almuerzo, se dirigió hacia la parte trasera de la cafetería.

img_mgonzaleza_20190227-172831_imagenes_lv_getty_cafe_tiroteado-kX2G--656x436@LaVanguardia-Web.png

Café Broad Arrow en Port Arthur, tiroteado por Martin Bryant (Getty)
Colocó una cámara de vídeo sobre una mesa y empezó a grabar su “actuación”. Abrió la bolsa, saco el rifle y empezó a disparar. El primero en caer fue un hombre asiático que murió al instante; después mató a su esposa, a la que apuntó en la cabeza. Continuó recorriendo el local eligiendo los objetivos y ametrallándolos sin titubear. En pocos segundos había matado a veinte personas y herido a otra decena.

Salió del establecimiento y se dirigió al aparcamiento, donde siguió disparando. Cada paso era una muerte más. Decidió robar un vehículo para huir, pero en su camino se interpuso una madre con sus dos hijos pequeños, a los que también acribilló a balazos. Ninguno de los tres sobrevivió.

img_mgonzaleza_20190227-173204_imagenes_lv_terceros_victimas_de_la_masacre_de_port_arthur_familia_mikac-kX2G--656x724@LaVanguardia-Web.png

La madre y los niños de la familia Mikac asesinados por Martin Bryant (news limited)

Logró escapar al volante de un BMW tras asesinar a sus cuatro ocupantes y se encaminó hacia la casa de huéspedes Marina Cottage. Sus dueños, David y Sally Martin, habían comprado la propiedad adelantándose al padre de Bryant, y éste les culpaba de la muerte de su progenitor. Parece ser que ése había sido el motivo por el que se había suicidado.

De camino a la casa, se topó con otro coche, hirió al conductor y mató al acompañante. No fue el único vehículo que sufrió la furia de Martin. Cuando llegó a la casa de huéspedes, esposé a David y Sally a una barandilla, vertió gasolina sobre el coche y le prendió fuego.

Apto para el juicio
Las autoridades se personaron en Porth Arthur minutos después de la masacre y varias llamadas de auxilio les alertaron de que el pistolero había escapado dejando una estela de muerte a su paso. Acordonaron la zona para evitar daños mayores y descartaron el envío de un equipo de asalto. La situación podría poner en riesgo la vida de los rehenes.

Durante las seis horas siguientes, un centenar de agentes rodearon la casa. Enviaron un negociador, el sargento Terry McCarthy, que habló con Bryant por teléfono. Su única exigencia era que le dieran un “paseo” en un helicóptero del ejército.
A las 8.25 horas de la mañana, Martin prendió fuego al edificio y se entregó. Corría con la ropa en llamas. Cuando las autoridades lograron sofocar el fuego, encontraron los cadáveres de los dueños de la casa y de uno de los conductores que había secuestrado durante su huida.

Puesto a disposición judicial, en un primer momento Bryant se declaró inocente de todos los cargos, pero su abogado le persuadió para que admitiera los hechos. Durante el proceso exhibió una risa maniática que desesperó a los testigos. Los cuatro exámenes psicológicos que le hicieron señalan que sufría esquizofrenia y el síndrome de Asperger, lo que lo inducía a perpetrar “acciones inapropiadas”. Pero, le declararon legalmente sano y apto para ser juzgado.

img_mgonzaleza_20190227-173727_imagenes_lv_terceros_r133678_448293-kX2G--656x555@LaVanguardia-Web.jpg

Martin Bryant, el asesino en masa de Port Arthur (YouTube)
A mediados de noviembre de 2006 el tribunal le condenó a treinta y cinco cadenas perpetuas sin posibilidad de libertad condicional. Ya en prisión, intentó suicidarse seis veces, así que lo trasladaron a un centro de salud mental administrado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Tasmania. Su aspecto actualmente nada tiene que ver con el chico rubio, atractivo y bien parecido. Ahora sufre de obesidad y su rostro ha cambiado por completo.

Mientras tanto, su familia no ha dejado de sufrir. La persecución a la que los medios de comunicación les sometieron, llevó a la madre de Martin a querer quitarse la vida. Y es que pese a que Carleen confesó en una entrevista que hubiese preferido que su hijo muriese durante el tiroteo; en verdad, sigue creyendo que Martin es inocente. Pese a las pruebas, para ella no hay “evidencia” alguna que señale al muchacho como el verdadero responsable de la matanza.

img_mgonzaleza_20190227-173806_imagenes_lv_terceros_bryant_esta_tras_las_rejas_en_la_prision_de_risdon_hobart_gary_ramage-kX2G--656x493@LaVanguardia-Web.png

Martin Bryant, en la actualidad, tras las rejas de la prisión de Risdon Hobart (Gary Ramage)

Reportaje original:
https://www.lavanguardia.com/suceso...smania-crimen-asperger-las-caras-del-mal.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
El atentado de rue de Rosiers, la matanza impune
Viernes, 9 agosto 2019 - 01:35
Se desvanecen las últimas esperanzas de llevar ante la Justicia francesa a los autores del atentado que tuvo lugar en 1982 en el barrio judío de París

15652748993993.jpg

Momentos después del atentado en el restaurante de Jo Goldenberg.GETTY IMAGES
Medio centenar de clientes comía en el restaurante de Jo Goldenberg a las 13:15 del 9 de agosto de 1982, en el número 7 de la rue de Rosiers. Un comando de tres a cinco hombres enmascarados tiró una granada. Dos terroristas entraron en el local y dispararon a discreción. Luego huyeron a pie abriéndose paso a tiro limpio por la calle que era y es la arteria comercial del barrio judío de París.

Tres minutos duró el ataque terrorista. Hubo seis muertos y 22 heridos. Han pasado 37 años y se desvanecen las últimas esperanzas de llevar a juicio a los culpables. Francia, primero no quiso. Y cuando lo ha intentado, era demasiado tarde.

El pasado 28 de mayo un teletipo de France-Presse informaba de que el Tribunal de Casación de Jordania rechazaba el recurso contra la negativa a conceder la extradición de Nizar Tawfiq Mussa Hamada, uno de los presuntos autores identificados por los testigos 93 y 107 en... 2011.

Aunque el atentado no fue revindicado, la autoría estuvo clara desde el principio. Los casquillos recogidos en el lugar eran de 9 milímetros calibre corto tipo makarov disparados por un arma de fabricación polaca, la WZ 63. Era la 'firma' del grupo Fatah-Consejo Revolucionario, una fracción de la OLP que consideraba "derrotista" a su líder histórico, Yasir Arafat. El grupo disidente lo lideraba Abu Nidal y gravitaba en la órbita de Hafez Asad, dictador de Siria y padre del actual tirano, Bashar.

Dos días después del atentado, 'The New York Times' informaba que el ministro francés de Interior, Gaston Deferre, relacionaba el atentado con dos acciones previas del grupo palestino disidente: el ataque contra la principal sinagoga de Viena el año anterior en el que murieron dos personas y el tiroteo al embajador de Israel ante el Reino Unido, Shlomo Argov, el 3 de junio de aquel 1982. En las tres ocasiones, la munición fue la misma.

Sin embargo, varios testigos no prestaron nunca declaración ante la Justicia. La investigación policial fue encargada por el presidente de la República, François Mitterrand, a la célula antiterrorista del Elíseo y se perdió entre pistas falsas y montajes policiales groseros.

En 2018, Yves Bonnet que dirigió la DST, los servicios de información del ministerio de Interior, confirmó lo que era un secreto a voces: un acuerdo no escrito fue sellado el mismo 1982. Abu Nidal se comprometía a no volver a atentar en Francia a cambio de que sus hombres no fueran perseguidos por la justicia francesa.

El pacto lo fraguó el mítico general Philippe Rondot, al que la revista Jeune Afrique llamaba Rondot de Arabia por sus conocimientos de Oriente Próximo reflejados en varios manuales de referencia. Una brillante hoja de servicios a la que añadía un doctorado en Sociología además de hablar ruso, alemán y árabe. Llegó al mando supremo del espionaje francés en el 97. Rondot, ya fallecido, fue el hombre que capturó a Carlos, el terrorista venezolano, autor de varios atentados de los años 70 y huésped de las cárceles francesas desde 1994.

Un año antes, el jeque Hasan Turabi, líder islámico y hombre fuerte de Sudán, para congraciarse con Francia, le habría dado a escoger entre Abu Nidal y Carlos. Rondot no dudó. El venezolano había matado a dos miembros de la DST, al que perteneció Rondot. Por esas dos muertes -y la del delator que le denunció- Carlos fue condenado a perpetuidad.

Y así pasaron más de 30 años del atentado de la rue de Rosiers. Hasta que el juez Marc Trévidic emitió cuatro órdenes de detención internacional en 2015. La justicia jordana rechazó la mencionada de Nizar Hamada y la de Souhair Mohamed Hassan Jalid al Abassi, alias Amjad Atta, presunto cerebro.

El jefe del comando sería Mahmoud Abed Adra, alias Hicham Harb, residente en Ramala, hoy la capital de la Autoridad Palestina. Un limbo jurídico al que no se puede reclamar una extradición por no ser un Estado. El cuarto perseguido es Walid Abu Zayed, residente en Noruega y el único al que, según el semanario L'Express, aún hay alguna esperanza de echarle el lazo. Podría perder su nacionalidad noruega al haber facilitado una identidad falsa para obtenerla...

Jo Goldenberg murió hace años. Su restaurante cerró y fue sustituido por una tienda de ropa. El negocio dio paso a una tienda de bricolaje, Make It, de la cadena Leroy Merlin. A tono del proceso de invasión hipster del barrio. Una placa sobre la fachada de teselas recuerda los nombres de los seis fallecidos.

Abu Nidal fue encontrado muerto, acribillado a balazos, en su casa de Bagdad en 2002. Los iraquíes consideraron su muerte un suicidio. Se le atribuyen 900 muertos. Entre ellos, los seis de la rue de Rosiers del 9 de agosto de 1982.

Una pareja se besa en la esquina de la rue de Rosiers con la calle que durante cuatro siglos se llamó 'de los judíos' y ahora lleva por nombre Ferdinand Duval, prefecto. Hace calor en este verano parisino y la espera para cenar en el vecino L'As du Fallafel es de media hora. Es un local barato pero tiene aire acondicionado, una rareza en este París achicharrado. La panadería Murciano bajó hace horas la persiana.
https://www.elmundo.es/internacional/2019/08/09/5d4c2dedfc6c83af1d8b45a1.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.671
Ubicación
España
Palabra de ladrón

publicado por Álvaro Corazón Rural

oie_Ku2SLM8ZmMuZ.jpg

El Dioni en el aniversario del robo del furgón. Foto: Cordon Press

Leo que El Mundo entrevista al Dioni en el treinta aniversario de su golpe. Como muchos recordarán, trabajaba en una empresa de seguridad que recogía o repartía en un furgón blindado sacas con la recaudación de comercios, nóminas de empresa y dinerales varios de bancos. El Dioni, fingiendo un ataque de ciática, en un momento en que sus compañeros se bajaron del vehículo, aceleró y se largó con alrededor de trescientos millones de pesetas, casi dos millones de euros. Al cabo de unos meses lo encontraron en Brasil, donde fue detenido.

En la entrevista, de titular «Soy el menos hijo de p*ta de todos los que han robado en España», anunciaba la salida de un libro de memorias que recopilaba todos sus recuerdos de aquella, la gran peripecia de su vida. Es curioso porque yo ya tenía un libro de esas características. Se titulaba Palabra de ladrón (Colección Documentos, Prensa Siete) y apareció en 1994. A partir de conversaciones en Alcalá Meco con los periodistas de El PeriódicoJordi Gordon y Mariano Sánchez Soler, se había reconstruido toda la historia.

La verdad es que después de su paso por el mundo de la canción ligera y el cine por** el personaje ha quedado sobreexplotado, pero en los noventa ese libro estaba bastante bien. Había una historia de serie negra bastante cañí, pero con buenos tics literarios. No en vano, la obra venía recomendada nada menos que por el escritor y maestro del género Juan Madrid, que edulcoraba el suceso tal y como hace su protagonista actualmente: «En este país de ladrones nunca cayeron mal los ladrones que roban a otros ladrones sin matar a nadie ni hacer más daño que el que se hacen a ellos mismos».

¿Por qué cometió la apropiación indebida? Según contó en Palabra de ladrón, porque llevaba años en la empresa sin ver una hora extra y, a la hora de la verdad, después de tanto esfuerzo, le habían relegado a los furgones donde cobraba casi la mitad que como escolta; puestos que se habían cubierto con empleados que tenían enchufe. Como venganza, maquinó su plan.

Lo cierto es que si al leer lo mira uno en perspectiva, antes de tener el encuentro con su jefe en el que se planteó esta discusión, había tenido un incidente en una discoteca en el que le habían abierto la cabeza con un vaso y había terminado en comisaría porque le acusaron de sacar su arma en la pelea. En esas memorias se deja claro que le tendieron una trampa por una historieta pasada y bla, bla, bla… Pero por ese motivo, porque no podía ir de escolta de Miguel Durán, entonces director general de la ONCE, con la cabeza vendada por una trifulca, le apartaron de su puesto. Aunque él dice que fue cosa suya, que lo pidió. El lector, como en Elige tu propia aventura, puede hacer sus cábalas.

En el primer perfil que le dedicó El País justo después del suceso, el 4 de agosto de 1989, decía: «En 1980 ingresó como vigilante en Candi, pese a que la mayoría de sus vecinos pensaba que no duraría mucho en este trabajo debido a su afición a la vida nocturna (…) Cuentan en su barrio que Rodríguez había pedido presupuesto a un amigo manitas para que le fabricara una cama giratoria y un juego de luces adecuadas para un dormitorio de atmósfera excitante». En estas cuatro líneas está toda la esencia del personaje.

El motivo oficial, publicado en estas páginas, por el que decidió «hacerse un blindado» fue por los derechos laborales. De hecho, como alegó su abogado en el juicio, tuvo el detalle de no llevarse del furgón una de las sacas, que correspondía a la nómina de los trabajadores de una empresa. Siempre quiso dejar claro que no robó a trabajadores, dejando esas bolsas de dinero en el furgón, y se apropió del dinero del banco, como dice en esta última entrevista, con la intención de «meterle una preferente al banco antes de que ellos me la metieran a mí».

Sonar, suena bien, pero mejor pasemos a escenas irrepetibles. Cuando dio el golpe, se refugió en un piso de Vallecas. Ahí, rápidamente, presa de la angustia por la precipitación y falta de planificación con la que había realizado el robo, se arrepintió. Pensó que si huía al extranjero tal vez no volvería nunca a su barrio. Una verdadera lástima, porque la descripción que hace de aquel ambiente y años de juventud es única, es un mosaico imposible:

En el cuarto piso vivía Paco Valladares, en el portal de al lado, el Bombero Torero; y en casa de doña María, en régimen de pensión, vivían varios jugadores del Real Madrid. Fui muy amigo del actor Rafael Arcos, al que conseguía preservativos. Estudié hasta los catorce años en el colegio del Pilar, Santa Ana y San Rafael. Incluso formé parte de una tuna llamada Crisol de Arte, que dirigía el futurólogo Marqués de Araciel. Con todas aquellas imágenes en mi cabeza no pude evitar una sonrisa amarga.

Para que se le subiera un poco la moral en esos momentos críticos, pidió a sus amigos que le consiguiesen casetes de «Pink Floyd, Julio Iglesias, Police…» pero quien llegó al apartamento fue un tal Celso. La persona que consiguió su traslado a Brasil. Era un ladrón de guante blanco que solo entraba en chalés de lujo. Se ganó la confianza del Dioni mostrándole un reloj Omega Constelation robado en el domicilio de Pozuelo de Rafael Gordillo, jugador del Real Madrid.

Antes de iniciar su periplo, se dedicó a arrugar los billetes del botín. Estuvo dos días sentándose encima de ellos, pisándolos, haciendo papiroflexia. Cuando los turistas se lanzaron a las carreteras el 15 de agosto, salió él también en dirección a Portugal. Tuvo dos opciones en su huida a Sudamérica, la que le ofrecía un matrimonio de acompañarles a Chile y la de Celso, que le propuso Brasil.

Rechazó el país andino «por la dictadura de Pinochet» y se dirigió a Río de Janeiro atraído, entre otros motivos más prosaicos, por la corrupción policial. Le dijeron que allí podría comprar un cadáver humano calcinado para que la policía, previo pago, diera parte de su fallecimiento en accidente de tráfico. Simular su propia muerte.

La frontera con el país vecino la pasó con su propio DNI, aunque estaba en todos los telediarios, sonando casetes de Julio Iglesias y Los Panchos en el reproductor del coche. En la capital portuguesa, mientras falsificaba el pasaporte para cruzar el Atlántico, tuvo tiempo de inspirarse viendo a Roberto Carlos en directo en la plaza de toros de Lisboa y se las arregló para pasar la noche en compañía de prost*tutas dos veces. No hubo una tercera porque, desgraciadamente, antes de hacer un menage à trois, el sueño de su vida, el Chivas le pasó mala factura y las dos mujeres tuvieron que meterle en la bañera. Se bebía la vida de un trago, como se dice.

Con una resaca cósmica, atravesar el control de pasaportes era la parte más complicada. El relato de estas escenas sí que pertenece al pasado, hoy día nunca se haría, o no se debería hacer en esos términos, pero es otro de los momentos álgidos de una historia que llegados a este punto, el centenar de páginas, uno seguía leyendo enganchado más por lo inverosímil que por la crudeza:

Estaba un poquito pasado de copas, maquillado, con la peluca rubia de pelo largo, la mariconera cargada de billetes, un radiocasete estereofónico bajo el brazo y una ligera cojera causada por la ciática. Aparentaba cualquier cosa menos una persona normal; más bien parecía un gay, y yo me dispuse a interpretar mi papel (…) me armé de valor y, echándole un poco de humor al asunto, avancé con mi cojera y mi peluca rubia. Con un «hola» afeminado en los labios —que algunas veces usaba en broma con mis compañeros de Candi—, saludé al policía que sellaba los pasaportes. Este más que ninguno pensó que yo era un afeminado extremo, de los que rozan la locura. Con cara de pocos amigos y, quizá satisfecho de que un tipo semejante abandonara su país, metió un golpetazo sonoro al pasaporte y me dejó pasar.

lcp.jpg

Foto: Cordon Press.
En el avión las azafatas se rieron de él cuando, durmiendo la mona, se le cayó la peluca. Al llegar, no recordaba cuáles eran sus maletas y, en la cinta transportadora, esperó a que todo el mundo recogiera las suyas a ver si eran las que quedaban. El viejo truco. Con el nuevo pasaporte no hubo problemas en entrar en Río de Janeiro. Respirando sus calles, gritó libertad:

«¡Esto es como La Manga, pero a lo bestia!» —exclamé.

En este segundo tercio del libro la trama detectivesca se difumina. Pasamos al relato de unos hechos muy difíciles de entender ni por la época ni por lo cañí. Después de haberle salido el plan de afanar trescientos millones de pesetas, un poco menos de lo que el FC Barcelona había pagado por Maradona en 1982, con su rostro en el telediario y en todos los periódicos y revistas de España, cuando la lógica más elemental conduciría a cualquiera a guardar cierta discreción, digamos que se le fue un poco el pinzón.

Alquiló un apartamento de lujo, según se publicó en este volumen, con vistas al mar y piscina. Iba en helicóptero, cuando no en avioneta. Realizó viajes en barco a las islas cercanas. Se hizo asiduo del restaurante al que iba a cenar su ídolo Julio Iglesias, se permitió el lujo de que una orquesta italiana tocase para él «Oh sole mío» en uno de los restaurantes más caros de la ciudad. Las amistades que hizo en los locales que visitaba le recomendaban «desparramar» cocaína por las sábanas de la cama para que cuando se acostase con alguien, al sudar, su cuerpo transpirase la droga y se pusiera en estado de «macaco nervioso». Para los trayectos cortos, alquilaba limusinas. Elegía el color del vehículo para que hiciera juego con el de la piel de la brasileña que le acompañaba «en cada momento». Porque, adornado o no, lo que queda claro en este texto es que en lo que gastó con más fruición fue en prost*tutas:

Sus culos parecían hechos de mármol de Carraca y sus pezones eran duros como castañas pilongas. Cada vez que me miraba una de ellas, los ojos se me ponían como el coche fantástico (…) Frecuentábamos Help y Barbarella. Era asombroso la gran cantidad de mujeres jóvenes y preciosas que había allí y la facilidad para llevárselas a la cama. A los pocos días, mi generosidad se hizo tan famosa que ellas esperaban impacientes su turno.

El pináculo del éxtasis de esta lectura se alcanza en las primeras cuatro palabras del capítulo diez. Podrían pasar fácilmente a los anales de la literatura universal. Pasaba uno la página suavemente, recorría con su vista la carilla en blanco y, al comenzar a leer el nuevo episodio en página impar, este se iniciaba así: «No todo era juerga».

Solo por ese instante merecía la pena experimentar esta lectura, aunque a partir de ahí fuese cuesta abajo. Contaba su visita a un cirujano para, según el plan, cambiarse la cara e iniciar una nueva vida con una identidad distinta tras, más o menos como se había anunciado antes, fingir su propia muerte. El problema es que un relato de esas características necesitaba, ya pasada la mitad del libro, un giro inesperado. Sin embargo aquí ya se habían acabado las sorpresas. Es más, lo que ocurría después era totalmente predecible. Un día cualquiera pasó lo que tenía que pasar y así lo narró:

Cuando abrí despreocupadamente la puerta, me quedé atónito. A la altura de mi nariz, seis o siete hombres, unos de rodillas y otros de pie, me encañonaban con sus revólveres y pistolones.

Efectivamente, era la policía. Lo que pasa es que esta tenía cierto interés en que confesase dónde ocultaba el botín. Se lo llevaron a una playa y simularon ejecutarle. Llorando, entre orines y sus deposiciones del susto, se lo llevaron a un local, donde le aplicaron descargas eléctricas en los testículos. No confesó. O eso dijo aquí. Lo mismo sí lo contó y esos ciento cuarenta millones de pesetas que todavía faltan y nadie saben dónde están quizá son la jubilación de un coronel Nascimento de turno. Nunca lo sabremos, o no por ahora.

Aquí es donde se acaba el pacto con el lector que puede ofrecer Palabra de ladrón estirando el chicle al máximo y siempre y cuando sea de los que no buscan prestigio con lo que leen. Lo que sigue es su diario de la estancia en la prisión brasileña, periodo que no estuvo exento tampoco de hazañas sexuales irreproducibles, mucha ansiedad y un instante de alivio, cuando le cuelan en la cárcel un walkman con su cinta de Julio Iglesias.

Extraditado a España, un violador de menores le robó el aludido reloj cuyo legítimo propietario era el futbolista del Real Madrid. En Alcalá Meco estuvo con Carlos Goyanes, dice que iba a misa con Celso Barreiros, detenido en la Operación Nécora, y andaban también por ahí varios miembros del GRAPO, ETA y Terra Lliure, con los que tuvo que mediar, confiesa, para que dejasen jugar al baloncesto con ellos a Ricardo Saenz de Ynestrillas:

No seáis piojosos —me atreví a decirles a los boicoteadores—. Lo mismo que se hacen selecciones de fútbol de diversos países, bien podéis hacer una selección de diversas siglas, o de distintas bandas armadas.

Esa es la traca final. Como es sabido, en el juicio fue condenado a tres años por apropiación indebida, lo que celebró como un éxito. La prensa, que alguna hubo que comparó su apropiación con los pelotazos que se pegan en los consejos de administración —habría tenido más éxito hoy la analogía— tampoco le consideró lo que se diría un Robin Hood, «subalterno resentido» (Interviu), «robamelones venido a más» (El Independiente), «cantimpalos con peluca» (Diario 16)… No obstante, ninguno de estos epítetos fueron óbice para que volviera a despreciar el peligro y tomase la decisión de presentarse a las elecciones municipales de El Molar (Comunidad de Madrid) que tenía tres mil trescientos habitantes en aquel momento. Obtuvo diez votos y, con ese crédito, se cerró la primera etapa de sus correrías.

https://www.jotdown.es/2019/08/palabra-de-ladron/