Chat de exmilitares que hablaban de un golpe de Estado y fusilamientos. ¿Golpe militar?


Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
50.463
Calificaciones
79.758
Ubicación
227

Margarita Robles, cuestionada por la aparición de un nuevo chat de militares en activo​

Público destapaba la existencia de un chat de militares integrado por oficiales y suboficiales de la IX Promoción de Artillería donde se leían mensajes de apoyo a los altos mandos que apoyaban un golpe de Estado

Por
Alba González.

23 de diciembre de 2020 20:00

Robles cuestionada nuevo chat militares en activo

"Confío que en este chat no haya ningún traidor hdlgp que denuncie a sus compañeros en el peor estilo chequista", podía leerse en la conversación compuesta por miembros en activo entre otros ataques a miembros del Gobierno.

"En cambio, un Pablo Iglesias se permite el lujo de atacar a la Monarquía, alegrarse de que le peguen una paliza a un policia, un Bildu que nunca ha pedido perdon y esta en el parlamento, un Jefe Mosso de Escuadra restituido y Jefes de la Guardia Civil cesados, un Predidente [sic] de Gobierno mintiendo con cifras de muertos, etc, etc.... Y se atreven a atacar a un grupo de chat cuando no saben que es el sentimiento de muchos ante esta agresion y un mundo al reves a medida de los malvados? Señores, ......eso fue siempre el Comunismo!!!".

Ante esta revelación, se ha comenzado a señalar la gestión de Margarita Robles al frente del Ministerio de Defensa quien, en alusión a la anterior conversación de antiguos altos cargos retirados que apoyaba un golpe de Estado, se limitó a responder que el episodio “hace referencia a unos hechos del pasado que no representan al Ejército actual”.

Tal como apuntaba LUH, la ausencia de diálogo por parte de la Ministra de Defensa ha fomentado las críticas entre las asociaciones de militares, llegándola a tildar de “autoritaria”. Una peligrosa alianza con la derecha y la ultraderecha que ha provocado los aplausos de sus bancadas y suscita los desencuentros a la interna de su propia formación.
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
50.463
Calificaciones
79.758
Ubicación
227

Defensa calla ante el chat en el que militares en activo apoyan tesis golpistas​

El ministerio que dirige Margarita Robles opta por la discreción tras desvelar Público las conversaciones en las que un grupo de oficiales de artillería comenta que las opiniones del general retirado que hablaba de fusilar a "26 millones de hijos de p*ta" son "el sentimiento de muchos" en el Ejército.​



MADRID

23/12/2020 22:36 ACTUALIZADO: 24/12/2020 09:29
EDUARDO BAYONA

@e_bayona
El Ministerio de Defensa ha optado por el silencio tras conocerse a través de una exclusiva de Público la existencia de un chat en el que militares en activo lanzan consignas de ultraderecha y llegan a comentar que las opiniones del general retirado que hablaba de fusilar a "26 millones de hijos de p*ta" son "el sentimiento de muchos" en el Ejército.

"Y se atreven a atacar a un grupo de chat cuando no saben que es el sentimiento de muchos ante esta agresión y un mundo al revés a medida de los malvados?" comenta uno de esos oficiales, en referencia a la denuncia presentada por Defensa ante la Fiscalía para investigar otro chat en el que el general retirado del Ejército del Aire Francisco Beca Casanova sostenía que "creo que me quedo corto fusilando a 26 millones de españoles" y defendía posicionamientos golpistas.

Los dos chats tienen, al margen de coincidir en la red de mensajería instantánea WhatsApp y de que sus participantes sean funcionarios militares, varios paralelismos como el contenido y el tono de los mensajes, estar integrados por un número amplio de personas y coincidir estas en haber formado parte de la misma promoción de oficiales o suboficiales del Ejército: la IX de Artillería ahora y la XIX del Aire antes.

Defensa "no va a hacer ningún comentario"​

Aunque también hay algunas diferencias entre las que destaca cómo los de Aviación ya se encuentran retirados mientras los de Artillería, que iniciaron sus cursos en 1982, un año después del fallido golpe de Estado del 23-F y el mismo en el que el PSOE de Felipe González arrasó en las urnas, se hallan activos, en la reserva o próximos a pasar a ella.

Defensa optó por llevar a los aviadores ante la Fiscalía al considerar que su chat puede considerarse público por contar con más de medio centenar de participantes, extremo que está analizando el Ministerio Público, en una decisión que adoptó sin posicionamientos previos.

En el caso de los artilleros, un portavoz del ministerio que dirige Margarita Robles señaló que el departamento "no va a hacer ningún comentario" sobre el chat y declinó confirmar si va a abrir o no algún tipo de investigación o expediente sobre los hechos, que en este nuevo caso afectan a oficiales en activo y, por lo tanto, sujetos a la obligación de neutralidad política que las normas castrenses imponen a los militares en activo.



"Hemos venido a defender los valores democráticos"​

Las manifestaciones de los oficiales artilleros han encontrado el rechazo de algunas organizaciones de militares, caso de la asociación de militares y reservistas Red45+, cuyo presidente, Marcos García, señala que "no todos los miembros de las Fuerzas Armadas pensamos así. Somos muchos los militares que creemos en un Ejército democrático, progresista y, ante todo, fieles a la Constitución y defensores de los derechos humanos".

García admite que "este sentir antidemocrático" y ese "ambiente ultra" que se expone en los chats existe "dentro de una parte las Fuerzas Armadas", aunque considera que, sin tratarse de grupos aislados, sí son minoritarios.

"Esta minoría hace mucho ruido, y este ruido hay que silenciarlo, es nuestro deber con las y los ciudadanos, porque hemos venido al Ejército para defender los valores democráticos y para que la democracia sea respetada", añade el presidente de Red45+, organización que tiene previsto solicitar al Ministerio de Defensa que los participantes en esos grupos "pierdan sus privilegios y condecoraciones" estén en activo, en reserva o en cualquier otra situación administrativa.

Marco Antonio Gómez, presidente de ATME (Asociación de Tropa y Marinería Española), rechaza valorar el contenido de los chats, y lo hace con un discurso que resulta esclarecedor. "Somos militares en activo, apolíticos, y no entramos en polémicas de carácter político. La ley no lo permite", señala. "Nosotros nos dedicamos a dar un servicio al ciudadano, y eso lo tendrá que valorar el Ministerio o la Justicia", añade.



Caparra
hace 7 minutos
24 de diciembre de 2020, 09:51
¡Qué poco ha influido la presunta denuncia a la Fiscalía del documento, no chat, dirigido al Rey, en el que se instaba a dar un golpe de Estado y se invocaba el fusilamiento de 26 millones de hijos de p*ta!
Más documentos de apoyo al primero, más chat de apoyo a todos los pronunciamientos anteriores, se han seguido produciendo y la Sra. Ministra calla, luego, ¿otorga?, y viene a tranquilizarnos con que son grupos reducidos que no definen al Ejército español. En otros países, hace tiempo que estos militares estarían en la calle y sin privilegios en activo y reservas, y posiblemente sujetos a la responsabilidad penal que se pudiera derivar de sus actuaciones golpistas.
Y, al menos, se estarían investigando si estos pronunciamientos respondían a influencias políticas de algún partido con proyectos políticos reñidos con la democracia y el acatamiento constitucional. Quien sabe, a lo mejor los hay… y se les considera legales porque se autodenominan “constitucionalistas” o “patriotas del Movimiento”.
Miedo nos da su discreción y silencio, Sra. Robles… Policía política, militares políticos, justicia política, patrioterismo político, intérpretes de la Constitución con dependencia política… No sé, no sé, si esto terminará bien (para los que nos consideramos Soberanía Nacional, me refiero)



  • J
    jl
    hace 1 hora
    24 de diciembre de 2020, 08:57
    El problema no es que el Ministerio de Defensa no haga comentarios, el problema es que no actúe. Siempre explican la misma historia, el compromiso democrático de las FF.AA. pero todos sabemos que son un reducto importante de elementos de la extrema derecha. Los resultados de las elecciones donde Vox obtiene la muchos de sus votos lo demuestran. El problema es que no saben como "meterle mano" al problema; ni saben, ni quieren ni probablemente pueden. Es lo mismo que cuando hablan de la independencia del poder judicial. Está todo podrido y ningun gobierno tiene la capacidad de quitar la podredumbre.


    • A
      antoacos
      hace 1 hora
      24 de diciembre de 2020, 08:51
      Seguro que el rey no dirá nada esta noche sobre esta intolerable realidad en el ejército. El ejército fue un elemento esencial en la operación de lavado de cara del franquismo para que este pudiera prolongarse, adaptándose a la nuevas circunstancias tras la muerte del dictador. Por supuesto que Juan Carlos Borbón no trajo la democracia a España. Solo se dedicó a jugar el papel necesario para garantizar la permanencia del franquismo maquillado, que además lo había entronizado. Y bien que se aprovecho de ello. Y Felipe Borbón se mantendrá en esta línea porque tonto no es. Así que hay que seguir con este ejército, este poder judicial, este poder de la burguesía y sus corifeos académicos que consideran "imprudente" subir el salario mínimo... Mientras tanto las colas de personas esperando por una ración de comida siguen creciendo
      .
 
Registrado
6 Abr 2013
Mensajes
4.653
Calificaciones
19.300
las conversaciones en las que un grupo de oficiales de artillería comenta que las opiniones del general retirado que hablaba de fusilar a "26 millones de hijos de p*ta" son "el sentimiento de muchos" en el Ejército.

Vaya, hombre, ya no son sólo jubiletas, no? O sí? Ohhhh, espera, que están en activo, que "es el sentimiento de muchos" dicen.
Venga, a ver cuál es el argumento de muchos ahora, porque antes el único que tenían era que NO estaban en activo. Cuál es la excusa ahora?
 

Registrado
13 Jun 2009
Mensajes
2.555
Calificaciones
11.781
El discurso de S.M, “queda en agua de borrajas”

Créame, Majestad, hacer lo contrario no es bueno, ni hace bien a la salud del pueblo español: todo vuestro discurso navideño “ha quedado en agua de borrajas o de cerrajas”, según quiera, pero España necesitaba de un arbitraje y no de un discurso melifluo donde el “ciudadano” republicano de la progresía ha puesto su descarada pluma.

Nos han enseñado a ser tan políticamente correctos, que nos hinchamos de mentir.
Como resultado de ello ahora lo normal, en toda manifestación pública, es ser educadamente hipócritas, y así nos va…
El título de este artículo tiene que ver con una reflexión mañanera que me ha llevado a la triste conclusión de que estamos participando en un juego… en un juego de hipócritas. ¿Por qué lo digo?
Pues porque se produce un toma-y-daca bastante dañino que intentaré explicar.

Las intervención pública de S.M ha sido tan políticamente correcta, tan formal, bonita e insípida, que nos ha acostumbrado a aburrirnos, o en el mejor de los casos, a intentar con lupa «leer entre líneas» para ver si dicen algo sabroso en medio de tanta jerga previsible entre la que sobresale habernos llamado ciudadanos un montón de veces y no haber nombrado la palabra España, españoles, Nación…, y un largo etcétera.

Pues bien, nos hemos acostumbrado a que todo sea así, de modo que cuando alguien se atreve a ser sincero, y decir realmente lo que piensa, entonces…
…salta la liebre, y somos ¡¡nosotros mismos!! los que nos escandalizamos, y movemos ficha en este juego aportando nuestra propia dosis de hipocresía.
Imagínate, por un momento, la situación siguiente: el político de turno o la persona pública, que siempre dice «lo correcto«, «lo previsible» o lo que «conviene reconocer en antena«, se atreve por primera vez con valentía a decir la verdad, lo que realmente piensa, a riesgo de que moleste a ciertas personas.
Entonces… qué pena, el contenido nos suena sospechosamente raro, a nosotros que ya estamos domesticados en el lenguaje plano.
Nos resulta demasiado honesto, así que escribimos decenas de artículos y diatribas en contra de esa persona tan irresponsable.

De ese modo ponemos nuestro granito de arena para alimentar el escándalo que hará, de nuevo, que ese político se lo piense mejor la próxima vez, y vuelva al rebaño para seguir jugando al discursillo engañoso e insípido («para qué me voy a buscar más líos«, dirá con razón).
O dicho de otro modo, es injusto que reclamemos tener políticos honestos, si nos escandalizamos cuando lo son. Esta contradicción obedece, desde mi punto de vista, a cierto resabio que arrastramos de nuestra educación, que avala el doble discurso intra-extramuros.
Ya nuestros padres nos decían que fuéramos prudentes, y no tan ingenuos de decir lo que pensábamos.
Tendríamos que ser más coherentes a la hora de juzgar lo que declara públicamente un político, un directivo o una persona conocida o S.M. Algo más de empatía nos vendría bien, y no seguir aplicando ese filtro hipócrita.
Por cierto, me he estado quejando de lo que aburren estos discursos prefabricados, pero lo peor no es eso.

Qué lástima que no podamos medir, con datos e indicadores, los costes que acarrea en todos los órdenes tanto discurso preparado y poco sentido. De todos modos, intentaré identificar algunos costes de tal actitud, en un ejercicio viciado por el sociólogo que habita en mí.
Los costes de ser hipócritamente correctos son, en principio, de tres tipos: 1) Por lentitud o retraso, 2) por especulaciones de pasillo, 3) por imagen.
Una partida importante sería la de «costes por lentitud o retraso«, pues necesitamos mucho más tiempo del razonable para enterarnos de lo que realmente se quería, o se pretendía, detrás de unas bonitas palabras.
Otra partida elevada sería la de «costes por especulaciones de pasillo«, dado que la falta de transparencia es el mejor caldo de cultivo para que la gente conspire y consuma recursos en debates estériles.
Por último, los «costes de imagen« (Posturas, vestuario, publicidad, cámaras, etc.) derivados de la necesidad de aparentar cosas y convencer de algo que no se dice claro, ni se aprecia por el contenido.

Hay muchos ejemplos de este «juego de hipócritas».
Desde la Reina cuando se atreve (o no…) a revelar al gran público sus ideas progresistas y estalla el escándalo, al político que reta a la maquinaria partidaria para hacer valer su voz propia, o al directivo de una gran empresa que no se esconde, y confiesa con honestidad (aunque no nos guste) qué piensa hacer en la gestión de las personas, con despidos incluidos.
No quiero que en esta sociedad terminemos hablando como los futbolistas de primera división, que nunca se mojan y practican el lenguaje más neutral e insípido que he escuchado en mi vida.
Los futbolistas, como los políticos y los altos directivos, tienen mucho que perder; unos, dinero, y otros, poder y responsabilidad de hombre de Estado. Pero más S.M: la corona, la paz y la Unidad de España. Pero actúan así porque saben que la gente, en el fondo, está muy poco preparada para escuchar un discurso sincero, por mucho que digamos que sí.

Quién no ha escuchado o dicho en alguna ocasión una frase del tipo: “Estaba esperanzado en conseguirlo pero al final todo ha quedado en agua de borrajas”. Estas expresiones suelen utilizarse para referirse a aquello que finalmente no ha salido como uno esperaba y a un desenlace que ha resultado ser decepcionante como vuestro discurso.
Se dice que su significado se debe a lo insípida que resulta la infusión de la planta de la borraja, la cual se utilizaba desde la antigüedad como remedio para hacer sudar (sudorífica). También se tenía la vieja creencia (y superstición) de que si una mujer pisaba una hoja de borraja quedaría embarazada.
Pero en realidad, por muchas veces y tiempo que llevemos escuchando la frase “quedar en aguas de borrajas“, ésta no es del todo correcta y con los años ha variado de como realmente se decía en sus orígenes: “Quedar en agua de cerrajas”.

Desde este foro declaro que intentaré estar en guardia para no participar en ese juego, y que cada vez conozco a más personas que creen en un modo más libre de decir las cosas.
La solución a este dilema invita a recuperar la inocencia.
La inocencia por definición no es hipócrita, ni calculadora, ni cínica. Es un sentimiento fresco y espontáneo que haría muy bien para practicar un lenguaje más directo y sincero.

Créame, Majestad, hacer lo contrario no es bueno, ni hace bien a la salud del pueblo español: todo vuestro discurso navideño “ha quedado en agua de borrajas o de cerrajas”, según quiera, pero España necesitaba de un arbitraje y no de un discurso melifluo donde el “ciudadano” republicano de la progresía ha puesto su descarada pluma.

Enrique Area Sacristán.
Teniente Coronel de Infantería.
Doctor por la Universidad de Salamanca

 
Última edición:
Registrado
13 Jun 2009
Mensajes
2.555
Calificaciones
11.781
25/12/2020

El discurso de S.M, “queda en agua de borrajas”​


Nos han enseñado a ser tan políticamente correctos, que nos hinchamos de mentir.

Como resultado de ello ahora lo normal, en toda manifestación pública, es ser educadamente hipócritas, y así nos va…

El título de este artículo tiene que ver con una reflexión mañanera que me ha llevado a la triste conclusión de que estamos participando en un juego… en un juego de hipócritas. ¿Por qué lo digo?

Pues porque se produce un toma-y-daca bastante dañino que intentaré explicar.

La intervención pública de S.M ha sido tan políticamente correcta, tan formal, bonita e insípida, que nos ha acostumbrado a aburrirnos, o en el mejor de los casos, a intentar con lupa «leer entre líneas» para ver si dicen algo sabroso en medio de tanta jerga previsible entre la que sobresale habernos llamado ciudadanos un montón de veces y no haber nombrado la palabra España, españoles, Nación…, y un largo etcétera.

Pues bien, nos hemos acostumbrado a que todo sea así, de modo que cuando alguien se atreve a ser sincero, y decir realmente lo que piensa, entonces…

…salta la liebre, y somos ¡¡nosotros mismos!! los que nos escandalizamos, y movemos ficha en este juego aportando nuestra propia dosis de hipocresía.


Imagínate, por un momento, la situación siguiente: el político de turno o la persona pública, que siempre dice «lo correcto«, «lo previsible» o lo que «conviene reconocer en antena«, se atreve por primera vez con valentía a decir la verdad, lo que realmente piensa, a riesgo de que moleste a ciertas personas.

Entonces… qué pena, el contenido nos suena sospechosamente raro, a nosotros que ya estamos domesticados en el lenguaje plano.

Nos resulta demasiado honesto, así que escribimos decenas de artículos y diatribas en contra de esa persona tan irresponsable.

De ese modo ponemos nuestro granito de arena para alimentar el escándalo que hará, de nuevo, que ese político se lo piense mejor la próxima vez, y vuelva al rebaño para seguir jugando al discursillo engañoso e insípido («para qué me voy a buscar más líos«, dirá con razón).

O dicho de otro modo, es injusto que reclamemos tener políticos honestos, si nos escandalizamos cuando lo son. Esta contradicción obedece, desde mi punto de vista, a cierto resabio que arrastramos de nuestra educación, que avala el doble discurso intra-extramuros.

Ya nuestros padres nos decían que fuéramos prudentes, y no tan ingenuos de decir lo que pensábamos.

Tendríamos que ser más coherentes a la hora de juzgar lo que declara públicamente un político, un directivo o una persona conocida o S.M. Algo más de empatía nos vendría bien, y no seguir aplicando ese filtro hipócrita.

Por cierto, me he estado quejando de lo que aburren estos discursos prefabricados, pero lo peor no es eso.

Qué lástima que no podamos medir, con datos e indicadores, los costes que acarrea en todos los órdenes tanto discurso preparado y poco sentido. De todos modos, intentaré identificar algunos costes de tal actitud, en un ejercicio viciado por el sociólogo que habita en mí.

Los costes de ser hipócritamente correctos son, en principio, de tres tipos: 1) Por lentitud o retraso, 2) por especulaciones de pasillo, 3) por imagen.

  1. Una partida importante sería la de «costes por lentitud o retraso«, pues necesitamos mucho más tiempo del razonable para enterarnos de lo que realmente se quería, o se pretendía, detrás de unas bonitas palabras.
  2. Otra partida elevada sería la de «costes por especulaciones de pasillo«, dado que la falta de transparencia es el mejor caldo de cultivo para que la gente conspire y consuma recursos en debates estériles.
  3. Por último, los «costes de imagen« (Posturas, vestuario, publicidad, cámaras, etc.) derivados de la necesidad de aparentar cosas y convencer de algo que no se dice claro, ni se aprecia por el contenido.
Hay muchos ejemplos de este «juego de hipócritas».

Desde la Reina cuando se atreve (o no…) a revelar al gran público sus ideas progresistas y estalla el escándalo, al político que reta a la maquinaria partidaria para hacer valer su voz propia, o al directivo de una gran empresa que no se esconde, y confiesa con honestidad (aunque no nos guste) qué piensa hacer en la gestión de las personas, con despidos incluidos.

No quiero que en esta sociedad terminemos hablando como los futbolistas de primera división, que nunca se mojan y practican el lenguaje más neutral e insípido que he escuchado en mi vida.

Los futbolistas, como los políticos y los altos directivos, tienen mucho que perder; unos, dinero, y otros, poder y responsabilidad de hombre de Estado. Pero más S.M: la corona, la paz y la Unidad de España. Pero actúan así porque saben que la gente, en el fondo, está muy poco preparada para escuchar un discurso sincero, por mucho que digamos que sí.

Quién no ha escuchado o dicho en alguna ocasión una frase del tipo: “Estaba esperanzado en conseguirlo pero al final todo ha quedado en agua de borrajas”. Estas expresiones suelen utilizarse para referirse a aquello que finalmente no ha salido como uno esperaba y a un desenlace que ha resultado ser decepcionante como vuestro discurso.

Se dice que su significado se debe a lo insípida que resulta la infusión de la planta de la borraja, la cual se utilizaba desde la antigüedad como remedio para hacer sudar (sudorífica). También se tenía la vieja creencia (y superstición) de que si una mujer pisaba una hoja de borraja quedaría embarazada.

Pero en realidad, por muchas veces y tiempo que llevemos escuchando la frase “quedar en aguas de borrajas“, ésta no es del todo correcta y con los años ha variado de como realmente se decía en sus orígenes: “Quedar en agua de cerrajas”.

Desde este foro declaro que intentaré estar en guardia para no participar en ese juego, y que cada vez conozco a más personas que creen en un modo más libre de decir las cosas.

La solución a este dilema invita a recuperar la inocencia.

La inocencia por definición no es hipócrita, ni calculadora, ni cínica. Es un sentimiento fresco y espontáneo que haría muy bien para practicar un lenguaje más directo y sincero.

Créame, Majestad, hacer lo contrario no es bueno, ni hace bien a la salud del pueblo español: todo vuestro discurso navideño “ha quedado en agua de borrajas o de cerrajas”, según quiera, pero España necesitaba de un arbitraje y no de un discurso melifluo donde el “ciudadano” republicano de la progresía ha puesto su descarada pluma.

Enrique Area Sacristán.
Teniente Coronel de Infantería.
Doctor por la Universidad de Salamanca

 

Registrado
6 Abr 2013
Mensajes
4.653
Calificaciones
19.300
Y, por cierto, ahora que han salido los que están en activo, los que nos tienen que defender porque les pagamos el sueldo, qué hacemos? Qué tenemos que esperar de ellos? Van a ir en contra de ciudadanos que libremente han votado a quien les ha dado la gana? Tienen que tener a sus amiguitos en el poder para estar contentos? Son solo los fachas los que les pagan el sueldo?

Estos tampoco tienen armas?
 
Registrado
6 Oct 2020
Mensajes
1.303
Calificaciones
4.513
Y, por cierto, ahora que han salido los que están en activo, los que nos tienen que defender porque les pagamos el sueldo, qué hacemos? Qué tenemos que esperar de ellos? Van a ir en contra de ciudadanos que libremente han votado a quien les ha dado la gana? Tienen que tener a sus amiguitos en el poder para estar contentos? Son solo los fachas los que les pagan el sueldo?

Estos tampoco tienen armas?
Es un chat P R I V A D O
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
50.463
Calificaciones
79.758
Ubicación
227

La indignidad democrática (y militar) de los ruidos de sable virtuales

  • "Manuel Azaña quiso remodelar el Ejército, modernizarlo y, sobre todo, convertirlo en un elemento para la defensa exterior. Contó con muchas reticencias"

  • "No es una camarilla de nostálgicos, sino un conjunto de mandos que no abandonó aquella mentalidad militar de querer tener una mayor preocupación por el control de la política interior que la defensa de sus fronteras"

  • "Es el momento de que se demuestre que el Ejército actual no es aquel que miraba hacia el interior, sino que es moderno"

IdeasOpinión
Firma invitada El jueves, 24 de diciembre de 2020
ruidos de sable Felipe VI presidiendo el acto del centenario de la Legión. / Efe
1
Compartir
Francisco J. Leira-Castiñeira. Doctor en historia. Investigador del Grupo Histagra-Universidade de Santiago. Visiting Fellow en el Center War Studies-University College Dublin. Autor de Soldados de Franco. Reclutamiento forzoso, experiencia de guerra y desmovilización militar (Siglo XXI España, 2020)

Es lamentable que, a punto de comenzar la década de los años veinte del segundo milenio, vuelvan a oírse los ruidos de sables. A pesar de la obvia desazón que puede producir un comentario sobre la necesidad de acabar veintiséis millones de personas, es más preocupante el hecho de que fuera proferido y aplaudido en un chat en el que participan exclusivamente antiguos altos miembros del Ejército y que sus autores contactasen con el jefe del Estado para instigarlo a dar un golpe de timón a la realidad política actual. Evoca un fantasma de los peores episodios de nuestra historia y muestran la falta de contención de una parte del Ejército al papel que se le ha otorgado en democracia, cuando su modernización y democratización se daban por supuestas. Su función no es la de árbitro político, que es la que han pretendido ejercer a lo largo de la contemporaneidad. Espero, que muchos de los miembros de esta institución se sientan hoy avergonzados y mal representados.

Ese fantasma se remonta al siglo XIX, cuando se fraguó dentro del Ejército una mentalidad intervencionista en asuntos de política interna, contraria a su verdadero cometido: la defensa del exterior. Con la llegada del siglo XX, la pérdida de las colonias de Ultramar y los continuos “desastres” en el norte de África, el pensamiento militar fue escorándose hacia el conservadurismo, especialmente, entre los que estaban destinados en los lugares mencionados. Lejos quedaban las victorias militares, glorias pasadas y añoradas por muchos, que volvieron sus ojos a la política interna y trataron de promulgar importantes cambios en su seno. Las asonadas buscaban cambiar el rumbo gubernativo, curiosamente, con el fin de volver a los tiempos del “glorioso Imperio español”, en vez de estar supeditas al poder legislativo.

Ideológicamente, se basaban en el pensamiento de Menéndez Pelayo, el cual se sustentaba en una noción historicista de la nación española. Esta teoría cuajó dentro de una parte de la intelectualidad, el Ejército, la política y la sociedad. Una nueva derrota, la de Annual, y su consiguiente protesta social, obligaron al rey Alfonso XIII a buscar una solución en el general Miguel Primo de Rivera.

Tras el paso por el poder del jefe general de la Comandancia de Cataluña, llegó la Segunda República. Manuel Azaña quiso remodelar el Ejército, modernizarlo y, sobre todo, convertirlo en un elemento para la defensa exterior. Contó con muchas reticencias, las primeras, que el poder militar estaba en manos de un sector muy concreto y sumamente reacio a los cambios. El ideal de la grandeza de España quedó subsumido en el interés personalista del poder y del intento de control político de un sector del ejército, hacia dentro de las fronteras y no hacia fuera, que era su cometido.

La mirada hacia la política interior de muchos generales continuó a pesar de las infructuosas y mejorables reformas de Azaña. La intentona golpista de Sanjurjo de 1932 es una buena muestra de ello. Fue un levantamiento militar de generales sin tropa, puesto que muchos estaban retirados y aún no se daba la situación ambiental idónea para que triunfase. Los partidos políticos de la derecha aún creían en el juego democrático.

Pero llegó el 36. En las elecciones, no sin controversias, se dio por ganador al Frente Popular. Desde ese momento, incluso antes, varios políticos de la derecha hicieron un llamamiento para que participase el Ejército en la política interna. Aquellos generales, que, dicho sea de paso, no se preocupaban por la defensa de las fronteras de la Patria que tanto abanderaban, por el contrario, decidieron dar un golpe de Estado. Alentado por partidos políticos, apoyado por una parte de la ciudadanía, una parte del Ejército hizo lo que llevaban tiempo esperando.

Comenzó una Guerra Civil y, tras la victoria de los sublevados, se impuso una dictadura de cuarenta años. Después de la muerte del general Franco, se inició un periodo de transición a una democracia que todos quisieron hacer pasar por perfecta, y que posiblemente por las circunstancias social y políticas no se pudiera hacer mejor, pero el resultado, el sistema actual, necesita reformas. Con Narcís Serra como Ministro de Defensa del gabinete socialista de Felipe González, se llevaron a cabo unas importantes reformas que culminaron con la profesionalización del Ejército y su reconocimiento en el exterior.

Reformulaciones que tenían que ver con la introducción de España en la OTAN. Independientemente de los aspectos negativos y positivos de este tratado, sirvió para que hubiese un cambio en la preparación, y por consiguiente, en la mentalidad de sus miembros. Por fin, el estamento castrense miró hacia fuera de sus fronteras, para su fin: protegerlas. A pesar del pacifismo que podemos abanderar muchos de nosotros, nadie puede negar la profesionalidad, la modernización y su adaptación al sistema democrático de las Fuerzas Armadas.

Por eso, es intolerable volver a escuchar los ruidos de sables, ahora virtuales, que manchan no a una institución, sino a todo el país. Unas palabras y acciones que avergüenzan, o deberían, no solo a sus compañeros sino toda la ciudadanía. Ponen en duda la transición y modernización de las Fuerzas Armadas y, por extensión, todo aquel periodo que nos presentaron como de cambio.

Quien conozca las Fuerzas Armadas sabe de la importancia social, militar y política de un general, así como de las relaciones que mantienen con estamentos del Gobierno e incluso con la Jefatura del Estado. Siendo así, es obvia la relación de los generales del famoso grupo de WhatsApp con los actuales jefes y oficiales, a los que han formado. De ahí la gravedad y, por qué no decirlo, el miedo que provoca su aseveración de que habría que fusilar a veintiséis millones de españoles, y quiero recalcar esto último, españoles. ¿Por qué veintiséis millones? Porque vuelve, o quizá para ellos nunca se ha ido, al ruedo sociopolítico el discurso de la España contra la anti-España que tanto se repitió desde la Restauración borbónica del siglo XIX y que defendió el franquismo.

No es una camarilla de nostálgicos, sino un conjunto de mandos que no abandonó aquella mentalidad militar de querer tener una mayor preocupación por el control de la política interior que la defensa de sus fronteras y que, además, prefiere envolverse en banderas que proteger a los ciudadanos de ese país que tanto desean defender. Para ellos, España es algo muy concreto, y lo más revelador, es suyo. Como en el franquismo y en los peores sistemas políticos del periodo de entreguerras, para estos militares (y quienes los defienden o alientan), esos veintiséis millones de ciudadanos no son iguales al resto y por eso deben ser eliminados. La gravedad de las palabras habla por sí solas.


Lo que desean estos altos mandos del Ejército ya retirados, ocurrió en el pasado, y el resultado fue la muerte de una ingente cantidad de personas en la retaguardia y en los campos de batalla, al igual que se jactaban en su chat. Esto sucedió a pesar de que solo un reducido grupo de militares y políticos lo desease, como se ha demostrado en Soldados a la fuerza (2013) de James Matthews, o Soldados de Franco (2020) de quien suscribe. Durante aquella Guerra Civil, unos pocos obligaron a toda la ciudadanía a posicionarse y los convirtió en verdugos de la otra mitad. Es indecente que se pretenda repetir la historia. Por eso, no debemos permitir ningún tipo de acción u opinión antidemocrática, y menos de individuos que sirvieron al Estado y tuvieron tanta responsabilidad social, política y militar


Del mismo modo, no se puede consentir que algunos partidos políticos con representación parlamentaria alienten o defiendan este tipo de acciones. Es una actitud anticonstitucional y antidemocrática. Algunos políticos invitan a las Fuerzas Armadas (FFAA) a ser partícipes del debate político, ahora, cuando ya los “ruidos de sables” no eran más que el eco de un pasado reciente. El actual Gobierno no solo lo contemplan como ilegítimo, sino, además, como usurpador de su poder. Mismo argumento que emplearon desde las elecciones de febrero de 1936 hasta el golpe de Estado, los que perdieron las elecciones y se escondieron bajo la espada de militares que decidieron iniciar el “episodio nacional” más triste de la historia de España. De uno y otro bando partieron hombres que, con diferentes ideas, percepciones del mundo, estratos sociales, nivel alfabetización, los mandaron a matar a esa otra mitad. Quien sabe cómo hubiesen fanfarroneado el general Mola y compañía si tuvieran WhatsApp.


No se trata de una cuestión privada, ni debemos banalizarla. La libertad de expresión solo puede emerger en los límites de la democracia, y estos son muy claros y amplios. No los llamemos nostálgicos, no blanqueemos la situación, ya que estuvieron en activo hasta hace poco y mantienen una influencia nada desdeñable. Una parlamentaria escribió en su twitter que “Hoy más que nunca, es hora de recordarle al ejército que la nación, no es lo mismo que el Estado. Y ellos juraron lo primero”. No afirmo, faltaría más, que ella pidiese que se perpetrara un golpe de Estado y mucho menos que esté a favor de lo dicho en ese chat, pero sí, que es una muestra de la ignorancia sobre lo que representa las FFAA.

Sus miembros juraron la constitución y en ella están al servicio del poder ejecutivo, y este último lo está del Parlamento, es decir, de todos los ciudadanos del Estado. Por eso, se puede afirmar que las Fuerzas Armadas cumplen con el pacto constitucional y es una institución democrática. Su función está delimitada y no es, ni por asomo, participar del debate político y social. Por eso, quiero dejar claro, que las opiniones del chat no empañan la excelente labor de muchos de sus compañeros, aunque sí pueden generar recelo sobre cuánto pudo calar este discurso en las actuales Fuerzas Armadas.


Finalmente, involucrar al jefe del Estado pone en duda el papel asignado por la Constitución a la institución monárquica. La gravedad reside en que la carta fue firmada usando el empleo militar, y como individuos que sirven al Estado, ese tipo de acciones son incompatibles con la democracia (y la constitución). En mi opinión, el director de Comunicación de la Casa de Su Majestad el Rey debería indicarle al monarca que es conveniente salir a dar explicaciones, pues es en su nombre en el que se jactan de querer perpetrar semejante matanza. Porque no podemos obviar, que a pesar de la excelente labor que cumplieron en los últimos años, existe una losa muy pesada sobre el Ejército, debido al papel que cumplió en la historia reciente de España. Es el momento de que se demuestre que el Ejército actual no es aquel que miraba hacia el interior, sino que es moderno. Lo mismo ha de dejar claro la Jefatura del Estado, de lo contrario, esta última dejaría de cumplir el pacto constitucional y sería el momento de abrir nuevos debates.


Lo peor de esta noticia no es comprobar que no se ha erradicado una mentalidad propia de los años treinta del siglo pasado, antidemocrática y anticonstitucional, sino observar que muchos están de acuerdo con ella y la fomentan, algunos desde su asiento en el Congreso. Soy optimista y sigo creyendo en que estos generales han manchado la reputación de unas Fuerzas Armadas modernas. Me gustaría que sus miembros estuvieran de acuerdo conmigo en esta aseveración y piensen “ellos no me representan”. Yo seguiré creyendo en su buen hacer.


Sin embargo, me queda un halo de pesadumbre, y creo que, en la transición a la democracia y en sus cuarenta años de historia, en algo se ha fallado, quizás en lo más crucial: en crear una verdadera cultura social y democrática, para que este tipo de comportamientos no sean jaleados, sino que sean vistos como algo repulsivo. No dejemos para más adelante esta asignatura, puede que sea demasiado tarde.

 
Registrado
10 Nov 2020
Mensajes
88
Calificaciones
271
Y, por cierto, ahora que han salido los que están en activo, los que nos tienen que defender porque les pagamos el sueldo, qué hacemos? Qué tenemos que esperar de ellos? Van a ir en contra de ciudadanos que libremente han votado a quien les ha dado la gana? Tienen que tener a sus amiguitos en el poder para estar contentos? Son solo los fachas los que les pagan el sueldo?

Estos tampoco tienen armas?
Mi cuñado está en la Marina y su pensamiento es así , y según dice él hay muuuuchos así , más de los que creemos, y están en activo claro
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
50.463
Calificaciones
79.758
Ubicación
227
Mi cuñado está en la Marina y su pensamiento es así , y según dice él hay muuuuchos así , más de los que creemos, y están en activo claro

Preocupante, perturbador, angustioso y aterrador que desde el Gobierno, principalmente la ministra Margarita Robles, alias la cantinerita, no ha actuado con firmeza y rotundidad ante éstas salidas de pata de banco.

¿Y donde está el Jefe del Estado capitán de los tres ejércitos? Ni una palabra de tranquilidad ni sosiego a los españoles ante chats, misivas personales a él y al presidente del Parlamento europeo con contenido desasosegante para los españoles

Silencio sepulcral. ¿Connivencia o cobardía?
 
Última edición:
Registrado
11 Abr 2018
Mensajes
1.087
Calificaciones
5.800
Mi cuñado está en la Marina y su pensamiento es así , y según dice él hay muuuuchos así , más de los que creemos, y están en activo claro

Mi cuñado es charcutero y se saca un moco mientras corta la carne y dice que hay muuuuuchos así, pero lo más grave es que me dijo un día que también lo hacen los pescaderos y fruteros.

Qué fuerte tía, boicot a los charcuteros!!!!

Venga hasta luego mariCarmen
 
Registrado
24 Oct 2020
Mensajes
2.152
Calificaciones
2.829
Mi cuñado está en la Marina y su pensamiento es así , y según dice él hay muuuuchos así , más de los que creemos, y están en activo claro
Pues le dices a tu cuñado que el pueblo español vota en urnas al margen de lo que piensen los cuñados militares o civiles, y que los funcionarios públicos están al servicio de lo público les guste el gobierno electo en urnas o no les guste, nadie les ha preguntado ni falta que hace.