CASO ISABEL CARRASCO, ASESINADA EN LEÓN (1 Viewer)

Registrado
9 Ago 2016
Mensajes
1.493
Calificaciones
10.177
3 años de la muerte de la líder leonesa del pp
Miedo y asco en la Diputación. ¿Y si el asesinato de Isabel Carrasco sí fue político?
'Muerte en León' desvela una posible trama política del crimen, pero nadie quiere investigarla. Hablamos con el director de una de las mejores series españolas en años

Isabel Carrasco en una foto promocional de 'Muerte en León'
Carlos Prieto
Tags
Tiempo de lectura5 min
12.05.2017 – 05:00 H.
Si una idea quedó fijada tras el asesinato de Isabel Carrasco, del que hoy se cumplen tres años, es que no se trató de un crimen político. Lo dijo un día después del magnicidio Jorge Fernández Díaz, entonces ministro del Interior: "El caso está bastante esclarecido". Lo ratificó la prensa: "Isabel Carrasco, el crimen no político de una mujer política". Y lo zanjaron los tribunales: la presidenta de la Diputación y del PP de León fue asesinada a tiros por Montserrat González con la ayuda de su hija, Triana Martínez, extrabajadora de la Diputación. ¿Los motivos? Una mezcla de odio y venganza por el acoso laboral -y puede que sexual- al que Carrasco sometió a Martínez.

He aquí un caso de locura y relaciones maternofiliales enfermizas. Móvil político 100% descartado, según la versión oficial. ¿Seguro?

Aunque es innegable que la pedrada mental de Montserrat y Triana fue un factor clave de la tragedia (es tremendo escuchar a la madre desde la cárcel asegurando que volvería a matar a Isabel Carrasco "como hay Dios"), decir que el asesinato no fue político recuerda a un dicho popular: cuando el dedo señala a la Luna, el tonto mira al dedo. Pero el director británico Justin Webster (Aldershot, 1963) no tiene un pelo de tonto: decidió rodar una serie de no ficción sobre el magnicidio llevado por la "intuición de que tenía que haber algo más" detrás de la historia de un ama de casa que pierde la cabeza y asesina a un político a sangre fría. Y no se equivocó: el resultado de su investigación de un año y medio es una serie de cuatro horas llamada 'Muerte en León'. Estrenada hace unos meses en Movistar sin hacer demasiado ruido, el boca a boca la ha ido poniendo en su sitio: se trata de una serie española sensacional, digna de HBO, que juega en la misma liga que recientes y aclamadas series de no ficción como 'Making a murderer', 'The Jinx' o 'O.J. 'Made in America'.

"El de Isabel Carrasco sí fue un crimen político, en el sentido amplio y original de la palabra: 'polis' (ciudad). En la 'polis' se despachaban los asuntos de la ciudad y de los ciudadanos, de la convivencia al manejo del poder. La política como algo que va más allá de las ideologías", razona el director.

Corrupción es una palabra demasiado limitada para describirlo. Yo hablaría de abuso de poder

Si el crimen de Isabel Carrasco es mucho más que un asunto personal, 'Muerte en León' es mucho más que una historia sobre un asesinato. Es la gran serie sobre la corrupción política en España que todos estábamos esperando. O la descripción de un microcosmos saturado de corrupción -la Diputación de León- como espejo de un país contaminado por las comunidades de intereses (turbios). Aunque las imágenes más impactantes de 'Muerte en León' son las del juicio -solo por los planos de los rostros de Montserrat y Triana mientras hablan los testigos ya merecería la pena ver la serie- Webster pone el foco también en el contexto político que hizo posible el crimen.

Por explicarlo sin eufemismos: en la Diputación de León de Isabel Carrasco estaba (casi) todo el mundo de mierda hasta el cuello. Una cadena de favores de arriba abajo -de los grandes contratos de la provincia a los exámenes amañados para entrar a trabajar en la Diputación (trapicheo esencial para entender el caso). O el que se mueva no sale en la foto en versión thriller de terror sobre el día a día de una oficina (la Diputación de León). Triana Martínez trepó a lomos de la corrupción hasta que cayó en desgracia y fue vetada de la cadena de favores. La cosa se zanjó a tiros. Más político imposible.


Imagen promocional de la serie

"Corrupción es una palabra demasiado limitada para describirlo. Yo hablaría más bien de abuso de poder, y no solo por parte de los poderosos: abuso de poder como forma de vida aceptada por la mayoría", explica Webster. El director inglés ha estado esta semana en Madrid hablando con uno de los abogados defensores del proceso porque sigue trabajando en la serie: 'Muerte en León' ha convertido un caso cerrado -la justicia ha ratificado la sentencia tres veces; hasta el Supremo- en un caso abierto, o al menos en un caso cerrado en falso...

"O es una negligencia o es una ocultación", dice el director sobre la negativa de la justicia a investigar los indicios desvelados por la serieMientras daba los últimos retoques al filme, Webster descubrió una serie de misteriosas llamadas al móvil de Triana Martínez (incluido el día del asesinato) que no habían sido ni investigadas ni incluidas en el sumario judicial. Resulta que la persona que hablaba todos los días con Triana era un asesor del Presidente de Castilla y León. Estábamos como mínimo ante una negligencia en la investigación; como mínimo...

"O es una negligencia o es directamente una ocultación. Yo no sé si este asesor ha tenido algo que ver con el crimen, lo que sí sé es que no se ha investigado. Es inexplicable", afirma Webster, que mantiene en secreto la identidad del asesor. Y ahora viene la noticia: la justicia guarda un silencio sepulcral sobre las revelaciones de 'Muerte en León'. "Los abogados de Isabel Carrasco quisieron mover este asunto, pero desistieron porque decían sentirse muy solos", zanja el director. ¿Tendrá algo que ver esta ´negligencia' con las duras luchas de poder de las camarillas provinciales del PP que refleja la serie? Algo huele a podrido en las 'polis' españolas.

http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-05-12/muerte-en-leon-isabel-carrasco-asesinato_1381176/
 
Última edición:

Registrado
7 Mar 2012
Mensajes
4.768
Calificaciones
11.414
Hoy en susana Grisso ya conectaron con iLeon en directo.

BLOGS
'MUERTE EN LEÓN' LLEGA A HBO
El tercer hombre: el asesinato de Isabel Carrasco da otro giro inquietante
La cadena relanza la serie de no ficción que puso en duda la investigación del crimen de la lideresa del PP leonés. El director ultima un documental que confirma que hay gato encerrado

Isabel Carrasco en una imagen del nuevo tráiler de 'Muerte en León'
CARLOS PRIETO
TAGS
TIEMPO DE LECTURA8 min
30/12/2018 05:00 - ACTUALIZADO: 30/12/2018 23:00

El día que su madre asesinó a Isabel Carrasco, Triana Martínez habló por teléfono tres minutos con el 'Tercer Hombre' (llamémoslo así). Eran las 12:13 horas. Cinco horas y dos minutos después, Montserrat González tiroteó a Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación y del Partido Popular de León. Era el 12 de mayo de 2014. Ese día, Triana habló por teléfono con tres personas: con su madre, con la policía localRaquel Gago y con el 'Tercer Hombre'. El día anterior al crimen, Triana habló dos veces con el 'Tercer Hombre'. ¿Duración de las llamadas? 88 minutos.

Montserrat, Triana y Raquel fueron condenadas a largas penas de cárcel por el asesinato de Isabel Carrasco.

El teléfono de Triana, vinculada al PP local, fue investigado por la policía, pero en el sumario no aparecieron sus conversaciones con el 'Tercer Hombre'. Nadie mencionó en el juicio al 'Tercer Hombre'. El innombrable. ¿Por qué? Quizá porque no tenía nada que ver con el caso: a lo mejor era solo el frutero de Triana, o un vendedor de enciclopedias. Lo que nadie podía esperar es que el 'Tercer Hombre' fuera, ¡ay!, unasesor del presidente de la Junta de Castilla y León con despacho en sede oficial, como reveló 'Muerte en León' (2017), sensacional serie de no ficción sobre la muerte de Isabel Carrasco que HBO relanzará el próximo 1 de enero.

Tontos no son
En HBO tontos no son: el nuevo tráiler de la serie pone el foco en la posibilidad de que el caso se cerrara en falso al no investigar las llamadas del 'Tercer Hombre', lo cual tiene su mérito: hablamos de un asesinato aparentemente resuelto en tiempo récord, cuya principal acusada ha asegurado que no se arrepiente de nada y que volvería a apretar el gatillo. La versión oficial, en definitiva, señala que el crimen tuvo mucho que ver con la enajenación mental de una madre y una hija (empleada de la Diputación de León caída en desgracia) que odiaban a Isabel Carrasco (lo que es cierto) y poco que ver con las ramificaciones políticas del caso (lo que, vista la serie, es dudoso).

El 'Tercer Hombre' —cuyo nombre no aparece en la serie— es Luis Estébanez, amigo personal del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y fontanero de su máxima confianza desde tiempos inmemoriales. Contactado por los creadores de 'Muerte en León', Estébanez alegó que hablaba a menudo con Triana porque le ayudaba a buscar trabajo, pero negó tener una relación cercana. Al director de la serie —Justin Webster, británico afincado en Barcelona— le sonaron raras sus explicaciones. "Triana conservaba una copia de seguridad del móvil del asesor presidencial en su portátil, luego parece que su relación era bastante estrecha", cuenta Webster a este periódico.

El abogado de la familia de Isabel Carrasco se quedó totalmente en 'shock' con el descubrimiento de la serie… pero no tiró del hilo porque se vio muy solo frente a un muro

A instancias del jefe superior de Policía de Castilla y León, dosinspectores de la comisaría de Burgos llegaron a León tras el asesinato para liderar la investigación. En el juicio testificaron que las llamadas telefónicas de las sospechosas fueron investigadas. Los autores de la serie preguntaron al fiscal jefe de León por las llamadas del 'Tercer Hombre'. "Desde luego en el sumario no aparecen, supongo que la policía no las consideró relevantes", señaló el fiscal, justo antes de caer en contradicción: tras asegurar que las llamadas serían relevantes si se hubieran producido el día del asesinato (lo que, según él, no era el caso), Webster le recordó que Triana y el 'Tercer Hombre' SÍ hablaron ese día; entonces, el fiscal balbuceó, reculó y volvió a quitar hierro al asunto con explicaciones variopintas... que a Webster le suenan a excusas: "Los argumentos que se han utilizado para desviar la atención son muy burdos, pero oye, hasta ahora han funcionado".

El olvido o la falta de interés en las llamadas de Triana al 'Tercer Hombre' contrastan con el celo con el que se investigaron las llamadas de Raquel Gago, policía local condenada a 14 años por complicidad. Gago hablaba habitualmente por teléfono con su amante secreto, F. M., citado a declarar e interrogado por la jueza de instrucción y por la policía en relación al asesinato de Isabel Carrasco. Estébanez, por contra, sostiene que a él nunca le llamó la policía para preguntarle por el caso. Unos tanto y otros tan poco.




Imagen promocional de la serie



¿Por qué no se investigaron las llamadas de teléfono del 'Tercer Hombre'? La serie apuntaba dos posibilidades: negligencia u ocultamiento. Carlos Castresana, exfiscal Anticorrupción, lo razonaba así en una de las últimas escenas de 'Muerte en León': "Esta persona tiene que ser investigada… Ha podido no verse y ha podido verse y ocultarse. Estas son las dos hipótesis y las dos son graves. ¿Cómo es posible que alguien que trabaja en la Presidencia de Castilla y León haya estado hablando todos los días con la asesina y nadie se haya preocupado en averiguar quién es ese señor, de qué hablaban entre ellos, incluso el mismo día del crimen, y qué relación podían tener? Ese dato el jurado tenía que saberlo".

"El abogado de la familia de Isabel Carrasco se quedó totalmente en 'shock' con el descubrimiento de la serie… pero no tiró del hilo porque se vio muy solo frente a un muro", afirma Webster.

Pues bien, por si todo esto les parece poco, ahora vienen las (inquietantes) novedades...

Control de daños
'Muerte en León' tiene más vidas que un gato... quizá porque hay gato encerrado en el caso Isabel Carrasco. Webster ultima ahora un documental sobre el crimen con vistas a estrenarlo en cines y plataformas la próxima primavera. Basado en la serie, pero con material y revelaciones inéditas (entrevista con la jueza instructora del caso incluida), el documental echará más leña al fuego. "Hemos logrado un final más contundente y definitivo. La serie acababa con un interrogante: ¿negligencia policial u ocultación de pruebas? La película responderá a esa pregunta", asegura el director.

El nuevo final del documental está conectado al submundo de intereses y odios típicos del caso

Webster no concreta las nuevas revelaciones del filme (próximamente en sus cines), pero da pistas de por dónde no van los tiros: "La posibilidad de que haya sido un error es muy pequeña, y más en un caso así, con todo el país, las autoridades y la policía pendientes, es inverosímil que se olvidaran de investigar a la persona que habló por teléfono con Triana justo antes del asesinato".

Dato: entre el 1 de enero y el 12 de mayo de 2014, Triana y el 'Tercer Hombre' hablaron por teléfono 247 veces, cifra que limita la posibilidad de una negligencia del tipo: se nos pasó ese número o no lo investigamos porque solo hablaron en dos ocasiones.

Puede que el 'Tercer Hombre' no supiera nada del asesinato, puede que hablara con Triana del tiempo, del PP o de los unicornios, puede que Triana no necesitara mucha ayuda para calentarse la cabeza... Puede. Puede. Puede... La inexistente investigación oficial al 'Tercer Hombre' multiplica los PUEDES hasta la paranoia conspiratoria y más allá. ¿Medidas tomadas por las autoridades tras las revelaciones de 'Muerte en León'? Ninguna. Caso cerrado. Circulen.





Y si no hubo negligencia: ¿Estamos ante un caso de control de daños (políticos) durante la investigación? ¿Qué papel jugaron los dos célebres policías de Burgos a la hora de acotar el caso? ¿En qué situación nos colocaría que el homicidio político más relevante de los últimos años en España se pueda haber saldado con una ocultación de pruebas al más alto nivel? Pues quizá nos situaría en mitad de un lodazal. "El nuevo final del documental está conectado al submundo de intereses y odios típico del caso", cuenta Webster.

En efecto, 'Muerte en León' va mucho más allá del homicidio de Isabel Carrasco para describir un microcosmos —la Diputación de León— de corrupción, mal rollo y lucha soterrada entre facciones del PP. Hablamos del trasfondo del asesinato. O cuando Triana perdió la cabeza al quedarse fuera de la cadena de favores que dominaba la Diputación. Sin plaza fija. De tener el futuro resuelto y ser el ojito derecho de Isabel Carrasco, al ostracismo y el acoso laboral, y de ahí al odio, quién sabe si alimentado por su entorno. La relación entre Carrasco y el partido estaba marcada por el temor reverencial, aún hoy es difícil encontrar a alguien que hable bien de ella en privado, la frase "todos en el partido odiaban a Isabel Carrasco" se repite constantemente cuando uno habla con periodistas de la zona.

Todo ello en un contexto de endogamia de provincias un tanto chocante: Pablo Martínez, marido de Montserrat y padre de Triana, era el jefe de la Comisaría de Astorga en mayo de 2014. Juan Martínez Majo, que meses después del asesinato de Isabel Carrasco ocuparía su puesto al frente de la Diputación de León, era el asesor fiscal de Triana Martínez... Todo eran chismes y habladurías, pero nadie sabía nada de nada. Pueblo pequeño: infierno grande.

"Me gusta esta forma de trabajar, con calma, no sacar conclusiones precipitadas con el cadáver aún caliente, porque con el tiempo las cosas acaban cayendo por su propio peso", zanja Webster.
 

Registrado
10 Abr 2018
Mensajes
221
Calificaciones
1.922
Holaa!!
Acabo de terminar hoy la serie!! Y ciertamente la culpabilidad de madre e hija me queda clara. Pero ¿ que opinais de Raquel?.
No se por que pero creo que la chica es inocente. ¿Cual es vuestra opinión?
 

Registrado
4 Ago 2018
Mensajes
1.918
Calificaciones
14.946
PAra mí Raquel no es inocente del todo
pero sí solamente encubridora a posteriori
No ha tenido mucha suerte con la condena que además cada vez que protestaba, aumentaba
 
Registrado
10 Abr 2018
Mensajes
221
Calificaciones
1.922
PAra mí Raquel no es inocente del todo
pero sí solamente encubridora a posteriori
No ha tenido mucha suerte con la condena que además cada vez que protestaba, aumentaba
Estoy de acuerdo contigo! Pero me asalta una duda! Por que en el momento que no vio todo el lio que se montó, se deshizo del bolso, porque espera a toda la ostia de la garrafa del agua del día siguiente! Es la única duda que me queda del caso
 
Registrado
4 Ago 2018
Mensajes
1.918
Calificaciones
14.946
yo lo interpreto como que se lo estuvo pensando
y al final se le ocurrió que una posible salida airosa era esa
aun sin en el arma del crimen las culpables iban a ser identificadas y éstas dirían lo que hicieron con el arma, o podían decirlo; asi que decidio una forma final de no poder ser acusada de obstrubccion a la justicia, que le salió rana
 
Registrado
10 Abr 2018
Mensajes
221
Calificaciones
1.922
yo lo interpreto como que se lo estuvo pensando
y al final se le ocurrió que una posible salida airosa era esa
aun sin en el arma del crimen las culpables iban a ser identificadas y éstas dirían lo que hicieron con el arma, o podían decirlo; asi que decidio una forma final de no poder ser acusada de obstrubccion a la justicia, que le salió rana
Si!! Puede ser que se viera acorralada y saliera por ahí.
La serie esta bastante bien creo que da un buen punto de vista y es bastante imparcial.
 
Registrado
13 Sep 2014
Mensajes
465
Calificaciones
3.413
yo he estado hoy viendo la serie y me han llamado varias cosas la atención: Como miente el policía que siguió a la madre cuando dice que la llamada al 112 no la ha hecho él y que el de la grabación no es él. No sé al final en que quedó la investigación que se le iba a abrir por mentir como testigo. Luego los policías de Burgos, también mintiendo que no habían estado en casa de Raquel, eso me ha hecho sospechar de toda su declaración. Y por último lo que comentaba un compi, Raquel cada vez que ha apelado le han subido la pena, no sé ahora dónde estará, si estará en prisión o con libertad condicional.
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.834
Ubicación
España
División, corrupción y dimisiones en bloque: a Pablo Casado se le incendia el PP de Castilla y León


El partido vive sus peores horas con el cuestionamiento de su dirección regional y provincial y en medio de varios escándalos

En la misma semana una alcaldesa planta cara al presidente provincial de Valladolid mientras la ya expresidenta de las Cortes dimitía

Silvia Clemente anunciaba su baja y arremetía contra el candidato a la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, que ha sido respaldado públicamente por Casado

Laura Cornejo
23/02/2019 - 21:54h

La presidenta de las Cortes Castilla y León deja su cargo decepcionada con el PP EFE

La foto que precipitó la renuncia de la presidenta de las Cortes de Castilla y León: se reunió con Ciudadanos para ser su candidata
El PP de Castilla y León ha cerrado una de las peores semanas de su historia reciente, no solo por la corrupción que sacude a los diferentes gobiernos de Juan Vicente Herrera y que ahora el Tribunal Constitucional ha ordenado investigar en la comisión parlamentaria que el PP ha tratado de boicotear, sino también porque el partido se encuentra en una espiral de dimisiones y enfrentamientos internos que amenazan su propia continuidad en el Gobierno tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo.

La primera en salir a la luz pública a denunciar irregularidades fue Susana Súarez, la acaldesa de Zaratán (Valladolid) y el único municipio del Alfoz donde gobierna el PP. Aludió a un "zombi", a una "enfermedad", a algo que emitía sonidos pero que estaba "muerto". El culpable, decía, es el presidente provincial, Jesús Julio Carnero, que, según Suárez, usa a las Juntas Locales –formadas por personas ajenas a los municipios– para justificar la elección de candidatos. Suárez, en definitiva, estaba denunciando "el pucherazo” que según su tesis se estaba produciendo en las pre primarias.

Lo de Suárez era mucho más que un caso aislado. Semanas antes, un grupo de alcaldables mantuvieron una reunión secreta para forjar el levantamiento contra el presidente Carnero. Suárez, quien se ha visto cercada incluso por los concejales de su grupo, dio el primer paso. Detrás de ella irán más. Según ha podido saber eldiario.es, este lunes al menos cinco concejales de un gran municipio saldrán del partido hartos del ninguneo de la dirección provincial y de los dedazos.

Pero si la alcaldesa de Zaratán ha sacudido los cimientos de la provincial, lo que hizo temblar a la cúpula popular con un terremoto en la dirección regional llegó este jueves. Contra todo pronóstico, con un preaviso de media hora al presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, segunda autoridad de la región y uno de los pesos pesados del PP autonómico, convocó una rueda de prensa sin preguntas. Fue un aviso urgente en el que solo se anunciaba que hablaría de un "tema de actualidad".

Un comunicado sin precedentes


Clemente leyó un comunicado que tampoco tiene precedentes en el PP en Castilla y León y en el que anunció su dimisión. A cuatro días del aniversario del Estatuto de la Comunidad, la misma mañana en la que su institución, Las Cortes de Castilla y León, trataban de fijar el calendario para la investigación parlamentaria de los numerosos casos de corrupción que salpican al PP, Clemente arremetía contra su partido, contra su presidente, y contra quienes habían "alentado campañas de difamación" en su contra.

La relación de Clemente, deteriorada desde 2017 cuando apoyó la campaña del alcalde de Salamanca Alfonso Fernández Mañueco para presidir el PP, mientras Herrera apostaba por el alcalde de León, Antonio Silván, había entrado en diciembre en punto muerto.

Eldiario.es publicó una investigación sobre el pago de obras de más de un millón de euros sin justificar en una vivienda de sus suegros y la pelea judicial que mantuvo su marido para arrebatársela a sus padres. Clemente, que ya no estaba en sus mejores horas con Fernández Mañueco, recurrió a él en busca de un escudo. No hubo respuesta. Nadie del partido la respaldó y las informaciones siguieron saliendo.

A partir de ese momento, Clemente intentó asegurarse un puesto en las listas. Mientras algunos confiaban en que sus movimientos en Segovia, de donde es oriunda, estaban encaminados a ser cabeza de lista, sus planes eran otros. Eldiario.es publicó el mismo día en que anunciaba su dimisión una foto en la que aparece con dos cargos orgánicos de Ciudadanos.

"Solo fue un café"
La reunión se produjo a unos kilómetros de las Cortes de Castilla y León, en un bar del barrio obrero de Delicias. Quien les hizo la foto también pudo escuchar parte de la conversación y ver los documentos que había encima de la mesa: avales y primarias. Clemente no atendió a la pregunta de este diario, Ciudadanos sí, pero intentando esquivar el asunto: el interpelado empezó diciendo que "solo fue un café" y no una reunión porque las reuniones se hacían "en despachos y con documentación".

Cuando se le explicó que había documentación dijo que se vieron para abordar "la ley de Función Pública" y que se había tratado, ahora sí, de una reunión de "trabajo parlamentario". Cuando se le planteó si negaban categóricamente el fichaje de Clemente por Ciudadanos, la respuesta fue dejar todo en el aire. Ni negó ni afirmó.

La información supuso un terremoto en el PP de Castilla y León. A la mañana siguiente, según fuentes del partido, todos daban por hecho el fichaje de Clemente por Ciudadanos. En el partido de Rivera ardían los chats de la militancia y de los cargos orgánicos.

Ese mismo día en las Cortes se celebraba un acto para oficializar los nombramientos del Consejo de Cuentas y del Consultivo. No acudió ni un parlamentario de Ciudadanos. El presidente Herrera compareció ante la prensa para restar importancia a una foto que golpeado la línea de flotación del partido y del socio que les ha permitido gobernar esta última legislatura.

Casado apoya a Mañueco
"El pasado martes el señor Fuentes (número 1 de Ciudadanos) y yo fuimos los últimos en salir de las Cortes tras el Pleno y nos encontramos al salir. Me podían haber hecho una foto", dijo, al tiempo que bromeaba sobre un posible fichaje de uno u otro por sus partidos.

Mientras tanto, Pablo Casado hacía una bucólica visita a Las Navas del Marqués (Ávila) con el presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco. Con unas vacas pastando de fondo, Casado salía en defensa de Fernández Mañueco, de quien Clemente había dicho, entre otras cosas, que "carece de liderazgo y de proyecto". Afirmó que no conocía los planes de Clemente de abandonar el partido, pero que estaba convencido de que "no quiere hacer daño al PP".

Fuentes del PP entretanto dan por hecha la existencia de dosieres sobre todo el equipo de Gobierno que podrían ver la luz y dinamitar lo que queda de la última legislatura de Herrera y de Fernández Mañueco, el llamado a ser su sucesor.

23/02/2019 - 21:54h
https://www.eldiario.es/politica/hundimiento-PP-Castilla-Leon-corrupcion_0_871063060.html
 
P

pilou12

Guest
'CASO CERRADO'
El agujero negro del asesinato de Isabel Carrasco se queda sin sellar
La serie 'Muerte en León' —que desveló un 'fallo' en la investigación de la muerte de la líder regional del PP— llega a los cines (y a HBO) en una nueva versión con testimonios inéditos sobre el crimen





Isabel Carrasco, en una imagen de 'Muerte en León'.



CARLOS PRIETO
TAGS
CINE

01/03/2019


'Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León y del PP regional, fue tiroteada por la calle el 12 de mayo de 2014. Meses después, el documentalista británico Justin Webster aterrizó en León para rodar una serie de no ficción sobre el asesinato: ‘Muerte en León’. Ni en sus fantasías más entusiastas se podía imaginar Webster lo que pasaría después:

1) ‘Muerte en León’ tuvo un gran impacto a la chita callando: se estrenó de tapadillo en Movistar, pero el boca a boca la convirtió en fenómeno de culto y ahora se puede ver en HBO.

2) Un 'cliffhanger' es una herramienta narrativa para generar suspense, intriga y enganche al final de un capítulo. O cuando el espectador se queda colgado de un precipicio… hasta el siguiente capítulo. Pues bien, al final del rodaje de 'Muerte en León', sus creadores descubrieron un 'cliffhanger' descomunal que alteraba la versión oficial del caso.





Cartel del filme.



Tres mujeres habían sido condenadas por el crimen de Isabel Carrasco: Montserrat González, Triana Martínez (madre e hija) y la policía local Raquel Gago. Pero ‘Muerte en León’ descubrió un agujero negro en la investigación del supuesto 'caso cerrado': pese a que las llamadas telefónicas de las tres condenadas fueron clave para resolver el asesinato, la policía ‘olvidó’ incluir en el sumario que Triana Martínez —vinculada al PP local— hablaba a diario (incluso el día del asesinato) con Luis Estébanez, asesor del presidente de la Junta de Castilla León y fontanero mayor con despacho en sede oficial. Nada se sabía oficialmente sobre la estrecha relación entre Luis Estébanez y Triana Martínez —el día anterior al asesinato hablaron durante 88 minutos; Triana conservaba una copia de seguridad del móvil del fontanero presidencial en su portátil; entre el 1 de enero y el 12 de mayo de 2014, Triana y Estébanez hablaron por teléfono 247 veces— hasta que llegó ‘Muerte en León’. La serie se cerraba lanzando una pregunta: ¿negligencia u ocultación?

3) Debido a este 'cliffhanger' —y ante el estruendoso silencio oficial sobre las revelaciones de la serie—, Webster se vio ‘obligado’ a rodar una nueva versión para intentar aclarar lo que las autoridades preferían enterrar.






Fracasa mejor

El resultado se llama ‘Muerte en León. Caso cerrado’, y se estrena la semana que viene en algunos cines de Madrid y Barcelona (y en HBO el próximo 22 de marzo). Se trata de una síntesis de la serie (de 253 minutos pasamos a 80) que incluye nuevas pinceladas sobre el asesinato de Isabel Carrasco. La película se cierra con un testimonio clave: el de la jueza que instruyó el caso, incapaz de responder a la pregunta del millón: ¿por qué las llamadas entre Triana y Estébanez no se incluyeron en el sumario? La jueza no lo sabe; lo que sí sabe es que no fue cosa suya. “Lo que no está en el sumario... yo no tengo constancia”, asegura la jueza, que remite a Webster a hacer esa pregunta a la policía... que dará al director la callada por respuesta. Los unos por los otros, la casa sin barrer... y el agujero negro sin sellar.

La peripecia leonesa ha dejado a Webster con una sensación extraña que explica citando a Beckett: “Lo intentaste. Fracasaste. No importa. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”. “El ‘fracasa mejor’ de Beckett resume mis sensaciones ahora mismo. La idea del segundo intento era lograr una respuesta más clara, un final más definitivo, pero quizá lo que hace el nuevo filme es abrir nuevos interrogantes”, cuenta Webster a este periódico.

Una de las hipótesis que maneja Webster podría resumirse así: al margen de lo que supiera Luis Estébanez sobre las paranoias e intenciones de Triana Martínez, e incluso aunque no supiera nada de nada, podríamos estar ante un "amaño” de pruebas, una ocultación para limitar el alcance político del juicio por el asesinato de Isabel Carrasco. Como si se hubiera querido cercar y cerrar el caso cuanto antes. Control de daños. Porque, más allá del asesinato en sí, quizá los trapos sucios del PP local eran demasiado sucios como para lavarlos en un juicio delante de toda España. Ya lo arreglaremos en privado si eso.

El contexto
La serie explica el contexto que hizo posible que una ama de casa pierde el norte y acribille a un líder político en plena calle

El punto fuerte de ‘Muerte en León’ era que el relato canónico del caso le parecía incompleto. La versión oficial dice: dos locas mataron a Isabel Carrasco por resentimiento/porque una de ellas había sido fulminada de la Diputación de León por la lideresa. No es que este relato fuera falso; era bastante cierto, de hecho, pero solo explicaba en parte lo ocurrido, venía a decir la serie. ‘Muerte en León’ se centraba en la descripción de un microcosmos —la Diputación de León— atravesado de arriba abajo por las cadenas de favores y la corrupción. O el contexto que hizo posible que un ama de casa perdiera el norte y acribillara a una líder política en plena calle. Todo ello en un clima de temor reverencial: casi todos en el Partido Popular parecían temer y odiar a Isabel Carrasco. En privado. Quizás no era el clima más saludable para dos mujeres -Triana y Montserrat- que no necesitaban que nadie les calentara la cabeza: ya estaban suficientementedesquiciadas e inflamadas contra Carrasco.

El abogado de la familia de Isabel Carrasco hizo las siguientes preguntas a Triana Martínez durante el juicio: “¿Quién le daba dinero para pagar la hipoteca? ¿Era a cambio de algo? ¿Alguien la indujo a cometer el asesinato? ¿Quién es su pareja? ¿Es enemigo político o personal de Isabel Carrasco? ¿Todos los que le dijeron que la iban a ayudar eran enemigos personales de Isabel Carrasco?”. En el nuevo filme, el abogado se reafirma y sube la apuesta: “Muchas de esas preguntas volvería a hacerlas hoy. Creo que hubo un planificador... Yo a la madre la creo capaz de apretar un gatillo y hasta 20 [gatillos], pero no la veo capaz de planificar cómo apretarlo, no sé si me explico. ¿Que ella compró el arma [del crimen]? No me lo creo, aunque me lo cuenten cien veces… Ese es el misterio”.

Creo que hubo un planificador. Yo a la madre la creo capaz de apretar un gatillo y hasta 20 [gatillos], pero no la veo capaz de planificar cómo apretarlo

Llegados a este punto, es inevitable resucitar las últimas palabras de Triana Martínez durante el juicio. Lo que entonces sonó a errático alegato de defensa ahora se puede interpretar como inquietantemensaje a terceros:

—Tiene usted derecho a decir la última palabra antes de que concluya el juicio. ¿Quiere usted hablar?

—Sí. Quiero decir que me da mucha pena haber escuchado a muchos de los testigos... que han venido a decir mentiras, que no se acordaban de sucesos que pasaron, [que decían que] casi no me conocían o que no eran amigos, otros también han desaparecido, no han querido venir, están ausentes… Bueno, eso.

Bueno, eso: circulen, aquí no hay nada que ver.


https://www.elconfidencial.com/cultura/2019-03-01/isabel-carrasco-muerte-en-leon-hbo-cine_1854782/
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.834
Ubicación
España
Muerte en León: de asesinas, bichos y fracasos
Publicado por Bárbara Ayuso


Tres disparos, tres certezas: no me arrepiento, lo volvería a hacer, no estoy loca. Han pasado mil setecientos setenta y cinco días desde que Montserrat González asesinó a Isabel Carrasco, presidenta de la diputación y del PP de León. Si volviera a ese 12 de mayo de 2014, le descerrajaría un tiro por la espalda, dos más cuando cayera al suelo. Otra vez. Lo dijo en el juicio, se lo dijo a los policías que la detuvieron y lo repite desde la cárcel: lo volvería a hacer. «Como hay Dios», enfatiza.

El caso se parece bastante al recuerdo colectivo que se guarda de él: dos mujeres se confabularon para matar a una política todopoderosa en la provincia. La madre quiso quitar de en medio a la mujer que se las hacía pasar canutas a su hija, Triana Martínez, que también participó en el crimen. Todo eso es cierto, así lo esclareció el juicio. El relato era truculento, pero de aristas romas: no había interés político, eran dos desquiciadas con un arma de fuego.

Ese día el periodista británico Justin Webster (Aldershot, 1963) estaba mirando donde mirábamos todos: a un crimen delirante. Pero vio lo que nadie vio. Que algo no encajaba: «Venganza personal», decían los titulares. «Una mujer de cincuenta y seis años que mata a otra de cincuenta y nueve, en una ciudad pacífica, provincial. Todos son miembros del Partido Popular. Quizás porque lo miré con ojos de extranjero, sentí que tenía que haber mucho más detrás para conducir a un hecho tan extraordinario», cuenta.

Esa frágil intuición —que había una historia que contar pero no era la que se estaba contando— fue el germen de Muerte en León, la serie documental que estrenó en 2016 Movistar+ sin demasiadas alharacas. Quizás no fuera su intención, pero se convirtió casi instantáneamente en una serie de culto. Si a alguien le disgustó no se hizo oír demasiado. Fascinaron sus cuatro capítulos, un chute constante de asombro adictivo. Sobre todo, porque nos estampó de bruces contra nuestra propia ilusión: sabíamos quiénes eran las asesinas, pero no teníamos ni idea de lo que realmente había detrás del asesinato de Isabel Carrasco.

El documental (gélido, riguroso) desvelaba detalles (morbosos, surrealistas, insólitos) que los gacetilleros habían pasado por alto. Desde la enfermiza relación maternofilial a los policías de Burgos, el chanante abogado de la defensa o la enigmática policía Raquel Gago, y especialmente la figura de una política que hizo del Palacio Los Guzmanes un House of Cards castellano de outfits imposibles. Indagando en ese ecosistema de corruptelas y paranoias, la muerta se convirtió en una villana caciquil y fascinante y las vivas en un enigma irresoluble. Las cuatro horas de metraje llenaron a rebosar las lagunas —informativas— del caso, al tiempo que dirigían el índice hacia verdaderos secarrales. Y, además, arrojaron una sombra sobre la luminosa sentencia que parecía dejar todo atado: ¿hubo alguien más involucrado en el asesinato de Isabel Carrasco? ¿Se ocultaron pruebas deliberadamente?

A esa pregunta trata de responder la segunda parte, que estrenará pronto HBO. Porque ya sabemos que, a veces, los misterios no se resuelven cuando el asesino confiesa, ni cuando está entre rejas. Esta es una de ellas.


Isabel Carrasco en un fotograma del documental.
***

P: ¿Fue el asesinato de Isabel Carrasco un crimen político?

Justin Webster: Sí, en un sentido amplio del término.

El director nos recibe horas antes de que la segunda parte, Muerte en León: caso cerrado, se estrene en cines. Que hoy la prensa se dé tortas para hablar con él sobre los vericuetos del documental da la medida de cuánto han cambiado las cosas en los tres años que han transcurrido desde la primera entrega. Por entonces, cuando se lanzó a rodar una serie de no ficción sobre el asesinato de Isabel Carrasco, (casi) todo eran puertas cerradas. Ni siquiera los periodistas que habían cubierto el caso sabían si podían ser demasiado colaborativos. «Me enteré de que había medios de comunicación, medios importantes, que no podían indagar demasiado sobre el asesinato. A muchos les habían parado los pies en la investigación, pero con nosotros no pudieron porque somos independientes en el sentido de que yo no trabajaba para un medio que me pudiera decir que no podía escribir esto o filmar lo otro», explica.

De hecho, cuando se cae en la tentación de afirmar eso de que Muerte en León es nuestro Making a Murderer ibérico, el aterrizaje del True Crime en España, Webster se recoloca en la silla. Tiene mucho que matizar al respecto. Eso que llamamos auge de los documentales que revisitan crímenes o sucesos pasados para él no es tal. Ni es un auge, ni es tan mayoritario ni tan (aparentemente sencillo) de replicar: «El que comenzó este subgénero en 2005, The Staircase, pudo hacerse porque su director había logrado un Óscar el año anterior, y eso le hizo ganar la confianza de la BBC para que la produjese. Pero las creadoras de Making a Murderer pasaron diez años trabajando solas, hasta que en el último año Netflix les dio su apoyo. Después vinieron The Jinx, Wild Wild Country y Serial, que ha tenido una influencia tremenda en la cinematografía también. Pero si lo miras bien, no hay tantos en el mundo. Y la razón es muy sencilla: es muy difícil que las televisiones te digan que sí. Tú llegas con un proyecto que básicamente dice que vas a estar dos años filmando un caso que no sabes cómo va a acabar, no estás seguro de si tendrás acceso a sus protagonistas y además no puedes dar un plazo de entrega». Los que ponen el dinero quieren respuestas sólidas, pero los proyectos acostumbran a presentarse como una maraña de preguntas. De hecho, una de los hallazgos más valiosos de su investigación apareció ante ellos sin que lo estuvieran buscando.

Webster cree que tuvo suerte entonces, aunque junto al productor y guionista Enric Bach arriesgó mucho. Confiesa que lo más trabajoso fue desentrañar y hacer comprensible el «ecosistema» político y social de la ciudad, el impacto que tuvo un asesinato a cuyo escenario los leoneses se refieren ahora como «el puente del bicho» o «el puente de Triana», indistintamente. Hoy la serie resucita en la plataforma HBO, que ha apoyado la segunda entrega que trata, en palabras de su director de «llenar el vacío que me dejó el final de la primera».

En ella, recordemos, se desvela que ciertas llamadas telefónicas de Triana Martínez jamás se investigaron. No se incorporaron al sumario judicial, y las partes no tuvieron acceso a ellas. En ningún modo es una omisión menor: Muerte en León destapó que durante los cuatro meses anteriores al asesinato en el puente, Triana habló todos los días (salvo uno) con un misterioso número de teléfono. La víspera del crimen, la llamada se prolongó más de una hora. El mismo día en el que su madre tiroteó Carrasco, Triana solo llamó a tres números: su madre, Raquel —ambas condenadas— y ese tercer teléfono. Un hecho tan insólito ante el que el exfiscal anticorrupción Carlos Castresana decía que solo existían dos posibilidades: «Ha podido no verse o ha podido verse y ocultarse. Y ambas son graves». Preguntada al respecto por el equipo de Webster, la policía aseguró que habían investigado las comunicaciones de Triana (igual que las del resto de acusadas) y que si el número misterioso aparecía en los registros, se habrían puesto en contacto con él, pero no había aportado información relevante.

Pero era mentira. Muerte en León descubrió que el número pertenecía a un asesor y amigo personal del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Ningún policía ni abogado había intentado jamás localizar a este asesor, cuyo nombre sale a la luz en esta segunda parte: Luis Estébanez. Webster habla con él, que responde con evasivas increíblemente vagas: «A todas las preguntas que yo le planteaba, su solución era que dos y dos sumaban cinco, no eran en absoluto convincentes», apunta. En el nuevo material podemos ver cómo Estébanez pretexta que esas intensas comunicaciones con Triana se debían a que ella le solicitaba trabajo, y él no podía ayudarla. Durante doscientas cuarenta y siete llamadas. «Además de frustrado, porque no era capaz de explicarme nada, me sentí fuera de lugar hablando con él. Porque en todo momento pensaba que no debía ser yo quien estuviera tomándole testimonio por teléfono a ese hombre, verificando si está mintiendo o no, o si esas llamadas tenían algo que ver con el asesinato o no. Tenía que haber sido la policía», dice Webster.

Pero no lo hizo. Y no sabemos lo lejos que estuvo de hacerlo hasta que Muerte en León: caso cerrado, descubre por qué no solo no se investigaron esas llamadas, sino ninguna otra de Triana Martínez. Es más: la policía ni siquiera tuvo en su poder el historial telefónico. El porqué es una tan chapuza épica que no revelaremos aquí, pero que descarta con contundencia uno de los dos escenarios apuntados por Castresana.

P: Hubo una ocultación de pruebas deliberada en el asesinato de Isabel Carrasco?

J. W.: Eso es lo que sostenemos en el informe. Las pruebas demuestran que fue deliberada.


Justin Webster. Imagen: HBO.
El director y su equipo recopilaron todas las evidencias en un informe que entregaron a la Jefatura de Policía de León. ¿Qué ocurrió con él? «Contestaron un mes más tarde diciendo que no iban a hacer comentarios. Fue muy descarado».

Webster intentó ir más allá. En esta segunda parte lleva todos estos datos ante la jueza que instruyó el caso de asesinato, a la que se pregunta por esas doscientas cuarenta y siete llamadas y por todas las demás. La respuesta solo puede resumirse como un balbuceo mayúsculo. Aunque Webster renuncia a especular sobre el por qué de esta ocultación, algo se le escapa: «Tanto ella como el fiscal decidieron que esto era un caso cerrado, y convenía liquidarlo rápidamente».

Él sostiene que, sobre todo al principio de la investigación, se actuó con urgencia y se forzaron ciertos extremos para que encajaran en la teoría de un crimen no político, aunque fuera a martillazos. «Creo que se forzó esa hipótesis por motivos buenos y malos. Los buenos era no dejar que esto se convirtiera en un circo, no airear conclusiones precipitadas, porque era una situación potencialmente explosiva. Recuerdo que en los primeros momentos del crimen incluso hubo gente culpando a Podemos y a los escraches, aunque duró tres minutos». Pero también los hubo malos: «Se renunció a investigar la trama política, esta se desechó muy rápidamente. Hubo incluso un titular de El País que lo tildó de “crimen no político”. Es curioso. Desde luego que podía darse el caso de que efectivamente no lo fuera, pero la decisión de encajarlo ahí fue demasiado rápida». Aun así, Webster no plantea una enmienda a la totalidad del juicio: «No creo que fuera un desastre absoluto. Creo que hay puntos en los que sí lo fue, porque no se pueden amañar pruebas. Empiezas con eso y acabas como Villarejo», sentencia.

Otros cabos sueltos

Al margen del asunto de la llamadas, el documental proporciona también un repaso al resto de cabos sueltos del caso. Pero no a todos, hay una criba. «Muchas tramas, en esta segunda parte, se eliminaron, no porque no fueran importantes, sino porque al final quedaron como algo insustancial, como el presunto acoso sexual de Isabel a Triana. Es muy llamativo, pero no muy fiable», explica Webster.

El papel de Raquel Gago en el asesinato permanece como gran incógnita, también para él. La única de las condenadas de las que Webster tiene la certeza que ha visto los cuatro episodios de Muerte en León. «Montserrat y Triana creo que están a otras cosas», aclara. La expolicía incluso utilizó la información revelada en la serie en su recurso al Supremo, con nulo éxito. El director opina que la defensa de la expolicía en el juicio fue mejorable y fracasó a la hora de demostrar el papel que ella desempeñó ese 12 de mayo. «La explicación racional, para el juez del tribunal y también para mí, es que fue engañada por Triana, pero su abogado no defendió esa teoría, no hizo ese relato. Quedó la sensación de que no lo estaba contando todo. En cualquier caso, creo que debía haberse aplicado con ella el in dubio pro reo». Webster habla de una llamada —a las 17:36— que podría ser clave para probar su inocencia, pero fue un indicio no explorado en procedimiento. Aun así, no es lo más chocante: «Hay un agravio comparativo entre Raquel y Triana, es evidente. La investigación de las llamadas de Raquel sí produce pruebas que son parte de su condena, que se usaron el juicio. Se revela, por ejemplo, la relación secreta que tenía con Fernando, pero nadie investigó quién era el amante o novio de Triana, teóricamente también vinculado al PP».

P: ¿Podía ser Luis Estébanez ese novio al que tampoco se investigó?

J. W.: Él dice que no. Triana también dice que no. En otras cosas hay contradicciones en sus testimonios, pero en esto no. Yo no puedo especular, aunque desconfíe.

Webster no sabe, con certeza, si hubo alguien más involucrado en el asesinato de Isabel Carrasco. Desconoce los detalles de la relación que mantenían Triana y el asesor de Herrera. Ella no le ha confesado quién era su pareja, quién le pagaba la hipoteca o si su madre tuvo ayuda para comprar la pistola con la que mató a Isabel Carrasco. «No está en su interés inculpar ni a Estébanez ni a nadie más», aclara. Pero sí está convencido de que en el espacio intermedio entre lo que dice Triana y lo que calla dormitan buena parte de las respuestas.

Concretamente, en las últimas palabras que ella pronunció en el juicio, un alegato atropellado:

«Quiero decir que me da mucha pena haber escuchado a muchos de los testigos… que han venido a decir mentiras, que no se acordaban de sucesos que pasaron, que han dicho que casi no me conocían o que no eran amigos, otros también han desaparecido, no han querido venir, están ausentes… Bueno, eso», concluyó.

Para el director resulta evidente que esas palabras tenían unos destinatarios claros: los enemigos políticos de Carrasco. «Ella sentía, igual que su madre, que estaban haciendo algo bien. Algo bueno. Se refirieron a pubs concretos donde se especuló sobre la necesidad de quitar de en medio a Isabel Carrasco. ¿Eso es signo de locura o de algo más?», se pregunta. «Yo creo que esto es el meollo del asunto: lo que Triana sentía hacia su entorno y cuál era, en realidad, esa relación con su entorno. Pudo fabricarla en su cabeza o pudo ser real, pero no lo sabemos», dice.

Webster tiene una frase de Samuel Beckett preparada para ofrecerla como resumen de sus sensaciones ante la nueva entrega del documental: «Lo intentaste. Fracasaste. No importa. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor», recita. Cree que los ochenta y ocho minutos de Muerte en León: caso cerrado son la crónica de un fracaso. «Lo es porque acaba con un interrogante, aunque resuelva otros que también son importantes». Se nota que no trata de mantener el suspense, sino que se admite derrotado por él: «El título es irónico, porque el caso no está cerrado en absoluto, pero nos hemos encontrado con un muro y una nula intención de investigar por parte de las autoridades». De momento, él entrecierra la puerta y deja en el aire si volverá a intentarlo, como decía Beckett en Rumbo a peor. Culmina el proyecto tal y como lo empezó: sin una conclusión clara
https://www.jotdown.es/2019/03/muerte-en-leon-de-asesinas-bichos-y-fracasos/
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.834
Ubicación
España
"La gran duda en el asesinato de Isabel Carrasco es por qué no se investigaron ciertas llamadas deliberadamente"

Creación cultural

La serie Muerte en León vuelve en forma de película documental extendiendo la investigación sobre el asesinato de Isabel Carrasco y las incógnitas que siguen sin resolver

Ni la policía ni la jueza instructora tuvieron en cuenta las repetidas llamadas de Triana Martínez a Luis Estébanez, asesor del presidente de la Junta y León

"Uno de los grandes misterios es cómo una mujer como Monserrat González, un ama de casa de 58 años, pudo convertirse en una asesina con la frialdad de un sicario", se pregunta Webster

José Antonio Luna
12/03/2019 - 21:23h

Justin Webster, periodista y director de 'Muerte en León'

"En el asesinato de Isabel Carrasco hubo más que tres mujeres locas por una venganza"
Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León, fue asesinada el 12 de mayo de 2014 en plena calle. El crimen se efectuó en una pasarela que la política atravesaba cada vez que se dirigía desde su domicilio a la sede del PP. Ese día, sin embargo, no llegó a cruzarla entera. Montserrat González encañonó su espalda y disparó en dos ocasiones. Una vez desplomada en el suelo, la remató con un tiro en la nuca. Parecía una asesina a sueldo profesional, pero en realidad se trataba de un ama de casa de 58 años. Fue detenida junto a su hija Triana Martínez, ambas militantes del mismo grupo político que lideraba la víctima y condenadas a más de 20 años de cárcel.

El crimen de Isabel Carrasco fue un plan ejecutado con frialdad del que todavía hoy quedan dudas por resolver. El caso está cerrado, pero ni se sabe con exactitud la procedencia del arma homicida ni las razones de para la implicación de Raquel Gago, policía local y amiga íntima de Triana. Ocultó que se había encontrado con las asesinas justo antes de que llevaran a cabo su plan, y solo lo admitió cuando, según su versión, acabó encontrando por sorpresa el revólver escondido bajo el asiendo del copiloto en su propio coche. Finalmente, fue condenada a 14 años de cárcel por el Tribunal Supremo.

Los medios explicaron los hechos bajo la etiqueta de "venganza personal" por el supuesto acoso laboral de Carrasco a Triana, pero había mucho más. Entre otras cosas, el contexto político: una división dentro del propio PP de León (que traspasaba la región) entre simpatizantes y detractores de Isabel Carrasco, que llegó a hacerse con el control de gran parte de la comunidad.

Bajo esta premisa empezó a trabajar el periodista y director británico Justin Webster, que estrenó una serie de no ficción sobre el caso en Movistar +. Esta terminaba con una revelación: en el sumario no había ni rastro de Luis Estébanez, asesor del presidente de la Junta de Castilla y León con el que Triana mantuvo hasta 247 conversaciones en los meses previos al asesinato, incluidas llamadas durante el mismo día de los hechos.
Muerte en León: caso cerrado, película documental que se proyectará en cines de la propia localidad y se estrenará en HBO el próximo 22 de marzo, recupera parte de lo reflejado en la serie y añade entrevistas como la de la jueza instructora del caso para intentar comprender por qué se produjo la aparente ocultación de pruebas. Un final algo más redondo de una historia que no deja de suscitar nuevas preguntas.

Cinco años después del asesinato todavía quedan muchas lagunas por aclarar. ¿Qué responde esta película que no hace la serie?

Intenta tener un final más definitivo. Teníamos la insatisfacción haber acabado la serie con una pregunta y ahora toda la historia se cuenta de otra forma con muchos detalles rescatados de los brutos que no entraron y que este momento tiene un gran significado porque queríamos dar una respuesta más clara. En parte he fracasado, porque hemos llegado hasta donde podíamos llegar y, aunque la pregunta está contestada, seguimos con muchas más.

Ni la policía ni la jueza instructora han tenido en cuenta vuestra revelación: que no había registro de las llamadas salientes de Triana. ¿No genera algo de impotencia el resultado?

No investigamos las llamadas de Triana con este fin, sino para hacer un retrato más profundo de quién es ella y llegar a personas que nos han hablado fuera de cámara y no salen en la película. Este esfuerzo de analizar las llamadas era solo por eso, pero las últimas semanas de la investigación vimos que aparecía Luis Estébanez y empezamos a profundizar. Con la serie llegamos hasta donde pudimos llegar, pero necesitaba una respuesta más clara y racional a todo esto.

También escuchamos la voz de Luis Estébanez, que en el último capítulo de la serie no se incluye. ¿Qué cambió para que se pudiera incluir esa llamada?

Creo que es la necesidad de mostrar la realidad de esas llamadas y de incluir sus respuestas. No le acusamos de nada porque no lo sabemos, pero él es el ejemplo de la 'no-investigación'. Esperaba obtener una explicación más racional, pero llegando al final, a la juez instructora y luego a la policía, vi que no íbamos a conseguir más.

¿Y cuál es la mayor duda que tiene con respecto al caso?

La gran duda es por qué estas llamadas no fueron investigadas de forma deliberada.

¿Ha recibido presiones o amenazas?

No, nosotros somos completamente independientes y es difícil hacer esto. Creo que había ciertas presiones a otros, pero no a nosotros. Lo único que esperaba, quizá por mi experiencia de trabajar más en otros países que en España, es que con el final de la serie habría otros medios o periodistas interesados en coger el hilo para seguir preguntando. Pero, salvo excepciones, hubo un silencio genérico. Nadie preguntó a la policía, me pareció sorprendente.

¿Qué fue lo que más le chocó durante las llamadas telefónicas con las asesinas?

Uno de los grandes misterios es cómo una mujer como Monserrat González, un ama de casa de 58 años, podía convertirse en una asesina con la frialdad de un sicario. Ella se reafirmaba, y en nuestra conversación con ella en la cárcel ella se mostraba muy convencida de la maldad extrema de Isabel Carrasco y de que todo el mundo estaba de acuerdo con ella. Ella en el juicio no fue diagnosticada por los forenses de locura, con lo cual esto apuntaría a un ambiente propicio para esto.


Justin Webster y Enric Bach, los periodistas autores del documental, durante su investigación. Fotograma de 'Muerte en León' (Movistar+).



De hecho, en un momento del documental se palpa que el clima de animadversión en León contra Carrasco pudo haber colaborado a que esto ocurriera. ¿Es solo odio o algo más?

Poco después del asesinato aparecieron comentarios de que seguramente había sido la extrema izquierda matando a una pepera, pero el odio que conduce a un asesinato así es extraordinario y la venganza personal no es explicación suficiente, ya que si no habría asesinatos en todas las ciudades españolas constantemente. Hubo algo más, y ese algo más y cómo conecta con las asesinas es parte del misterio.

¿Cree que en el proceso judicial se ha tenido en cuenta como es debido la relación de Triana con ciertos grupos del PP contrarios a Isabel Carrasco?

Salió muy poco en el juicio, ya que no fueron llamados a testificar. La sensación es que la investigación fue de alguna forma acotada. Habían indicios para investigarlo, sobre todo con un testimonio de Monserrat en el que aseguraba que esto no habría sucedido si Rajoy hubiera decidido cambiar a la presidenta. Esto es una locura, obviamente, pero como se cuenta en la película también habían movimientos dentro del partido contra Isabel Carrasco.

El odio a Isabel Carrasco tenía dos partes. La primera es producto de su carácter, de su forma agresiva y cruel, y es la forma de odio más comprensiva a pesar de que no justifica nada. La segunda es por sus virtudes, porque era muy lista, trabajadora y sabía moverse en la política como nadie.

Tampoco queda clara la implicación de Raquel Gago, la tercera condenada. En un primer momento quedó en libertad con cargos, luego fue acusada y finalmente su condena pasó de 12 años de cárcel a 14 tras pasar por el Supremo. ¿Con qué realidad nos quedamos?

Creo que el momento más clave de la duda sobre ella fue cuando el juez la condenó cinco años por encubrimiento porque le parecía que las pruebas no eran claras. Sin embargo, el jurado no pudo creer que ella hubiera tomado té con Triana por la tarde y luego estuviera en este sitio por casualidad, básicamente es esto. Hay muchas dudas sobre si ella sabía o no, pero Raquel nunca ha dicho que fue engañada por Triana, y esta me parece la parte más débil de su defensa.


Montserrat González y Triana Martínez en el juicio EFE



Después de asistir a irregularidades y a dudosas resoluciones, ¿qué confianza nos queda en la justicia?

No creo que esto sea una crítica a toda la justicia, sino una contribución para la mejora. En este caso se pone el foco en la 'no-investigación' de ciertas cosas, y es importante que la gente sepa que esto pasa. No necesariamente tiene que perderse la confianza en la justicia, sino que quizá debemos ser más vigilantes o conscientes de estas posibilidades. No es para perder la fe, es para involucrarnos más y que funcione mejor.

¿Habrá otro capítulo de Muerte en León?

Ha sido un esfuerzo importante llegar a este final más definitivo y hemos topado con varias puertas cerradas, así que por el momento no creo que podamos progresar más. En el futuro quizá habrá que valorar si se puede tener la visibilidad suficiente para poder seguir, pero por el momento es difícil.
https://www.eldiario.es/cultura/cin...investigaron-deliberadamente_0_877013007.html
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)