Casado promete acabar con la Ley de Memoria Histórica (1 Viewer)

Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
8.712
Calificaciones
26.763
Casado promete lo que no hizo Rajoy: acabar con la Ley de Memoria Histórica
El presidente del PP anuncia la creación de la Fundación Libertad y Concordia que presidirá Adolfo Suárez Illana.
Libertad Digital
2018-09-02
27


El presidente del PP, Pablo Casado junto a Adolfo Suárez Illana. | EFE
El líder del PP, Pablo Casado, ha abierto el curso político con la idea de acabar con la Ley de Memoria Histórica y sustituirla por una "ley de concordia" que reivindique la Transición y eche por tierra la interpretación "sectaria" de la historia que hacen, en su opinión, la izquierda y los nacionalistas.

Casado ha iniciado oficialmente el curso en la provincia por la que es diputado, con un acto frente a la muralla de Ávila que ha querido dedicar, casi en su totalidad, a defender la Transición y la vigencia de la Constitución.

Con la promesa de que "concordia" será la palabra que guíe sus pasos en esta nueva etapa política, Casado ha anunciado, además de esta propuesta de reforma, el nombre de la nueva fundación del Partido Popular y de la persona que la va a dirigir: se llamará Fundación Concordia y Libertad y tendrá como presidente a Adolfo Suárez Illana.


Y cuando finaliza este verano en el que el Gobierno ha puesto en marcha la maquinaria legal para sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos, Casado ha acusado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de hacer lo mismo que hizo, en su momento, José Luis Rodríguez Zapatero, al promover la "crispación" en torno a la historia de España para contentar a Podemos y los separatistas.

Acompañado del secretario general del partido, Teodoro García Egea, y de los presidentes de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y del partido en esa comunidad, Alfonso Fernández Mañueco, Casado ha anunciado su intención de presentar una "ley de concordia" que sustituya a la de memoria histórica.

Con esa norma, ha dicho, pretende "derogar" la "reescritura sectaria de la historia" que se está haciendo actualmente, aunque fuentes "populares" han asegurado que no se trata tanto de una derogación de la Ley de memoria histórica como de su "sustitución", en su mayor parte, por esta nueva norma.

Ha advertido de que no piensa consentir que "se muerda el anzuelo de debatir sobre qué pasado hay que desenterrar" y por eso defiende esta ley que pretende "reivindicar la Transición" e impedir que se sigan arrojando "palabras de rencor sobre la sociedad española".

Pablo Casado ha insistido en defender la ejemplaridad de la Transición y ha lamentado que se esté hablando "otra vez de la Guerra Civil", una "ridícula coartada de la izquierda radical para justificar su sectarismo y disimular su incompetencia".

Y para "guerra civil" la que existe, ha dicho, dentro del socialismo en este momento, y que enfrenta a los "radicales" representados por Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero con los "constitucionalistas" y defensores de la Transición que no están de acuerdo con el camino elegido por el presidente del Gobierno y líder del PSOE. "Los socialistas prefirieron echarse en manos otra vez del radicalismo y secesionismo para volcar el sistema a su favor", ha añadido el líder del PP, para quien es "muy grave" que el PSOE "haya aceptado que su camino hacia el gobierno ya no pase por las urnas".

Pero, además, ha advertido de que lo que quiere el populismo y el secesionismo es que el PSOE "renuncie a su historia democrática" y "que se olvide su participación en la Transición" para que parezca que ese proceso histórico fue una "imposición" de una "derecha grotesca" sobre todos los demás.

Frente a quienes quieren imponer esa visión de la historia, la "verdadera" habla de la "voluntad de concordia, integración, constitucionalismo y Estado de Derecho", ha dicho Casado, quien ha anunciado después la creación de la nueva fundación del partido, Libertad y Concordia.

Una institución que presidirá Adolfo Suárez Illana, a quien Casado ha cedido después la palabra. El hijo de Adolfo Suárez ha subido al estrado para reivindicar la Transición de la que su padre fue protagonista y ha prometido que la fundación servirá para contrastar ideas y promover proyectos siempre con respeto a ese legado.

Todo en un acto en el que Pablo Casado se ha dirigido a los independentistas catalanes para recordarles que el PP seguirá defendiendo la Constitución, un "camino" para quienes la defienden y una "muralla" como ésta de Ávila para quienes no la respetan.

Y a quienes quieren producir un "desfalco de soberanía contra el pueblo español" les ha dicho: "Que pierdan toda esperanza. El acuerdo de todos los españoles solo se cambiará con el acuerdo de todos los españoles".

El líder de los populares cierra hoy una intensa gira de verano que comenzó tras su victoria en las primarias del partido y con la que quería recorrer todas las comunidades, aunque le han faltado algunas que visitará en las próximas semanas. Mañana presidirá el primer comité de dirección del nuevo curso político
 

Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
8.712
Calificaciones
26.763
Casado pide cambiar la Ley de Memoria Histórica y crea la Fundación Concordia y Libertad, con Suárez Illana al frente
POLÍTICA
    • EFE
    • Ávila
    • Compartir en Facebook
    • Compartir en Twitter
    • Enviar por email
  • 2 SEP. 2018 18:07

De izqda. a dcha., Alfonso Fernández Mañueco, presidente del PP de Castilla y León; Adolfo Suárez Illana, Pablo Casado y Carlos García, presidente del PP de Ávila. Raúl SanchidriánEFE
100comentariosVer comentarios

Pablo Casado reivindica el legado de Mariano Rajoy y se apoya en Núñez Feijóo para revitalizar el PP

El 'efecto Casado' reaviva a un PP cansado de ser antiguo

El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado hoy la creación de la nueva fundación del partido, que se llamará Concordia y Libertad y que presidirá Adolfo Suárez Illana.

En la apertura del curso político en Ávila, Casado ha hecho este anuncio para después romper el protocolo y no cerrar este acto sino darle la palabra al que será responsable de la fundación, Suárez Illana, hijo del ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez.

Casado ha dedicado buena parte de su discurso a reivindicar la Transición, criticar las lecturas "sectarias" de la historia y advertir de que su partido seguirá defendiendo la vigencia de la Constitución frente a las pretensiones de los separatistas y los populistas.

Y ha señalado que "concordia" será una palabra clave de esta nueva etapa política y por eso estará incluida en el nombre de la nueva fundación.

Suárez Illana, por su parte, ha subido al estrado para reivindicar la Transición de la que su padre fue protagonista, y ha prometido que la fundación servirá para contrastar ideas y promover proyectos siempre con respeto a ese legado.

La fundación Concordia y Libertad, ha explicado el PP, acogerá a los "mejores expertos" españoles y europeos para debatir sobre los nuevos retos, económicos, sociales y políticos a los que se enfrenta España, generar así "las mejores ideas" y conformar una agenda "ambiciosa, reformista, transformadora, pero sensata y responsable".

La Memoria Histórica, "sectaria"
Asimismo, Casado ha anunciado también que el PP presentará una "ley de concordia" con la que quiere derogar la "lectura sectaria de la historia", que en su opinión hace la normativa actual de la Memoria Histórica, y ha defendido "no consentir que se muerda el anzuelo de desenterrar el pasado".

Para Casado, la Ley de Memoria Histórica es "irresponsable e innecesaria" y por eso ha propuesto esta ley "de concordia" que "reivindique la Transición y derogue de facto la sectaria relectura de la historia".

La propuesta de reforma legal que, según fuentes de la dirección nacional del PP, sustituiría en buena parte a la de Memoria Histórica, busca "reivindicar la Transición" y al mismo tiempo, que "se derogue de facto la reescritura sectaria de la historia, que arroja palabras de rencor sobre la sociedad española".

El líder del PP, que ha defendido la ejemplaridad de la Transición y ha considerado "irresponsable e innecesaria" la Ley de Memoria Histórica, ha lamentado que se esté hablando "otra vez de la Guerra Civil", una "ridícula coartada de la izquierda radical para justificar su sectarismo y disimular su incompetencia".

Ha insistido que con la Transición los españoles "derrotaron definitivamente el enfrentamiento civil" y hubo "grandeza moral, sentido de la historia, reconciliación y concordia", algo que a muchos, ahora, "les sigue faltando".

Concordia será, según ha asegurado Casado, la "palabra clave" de esta nueva etapa política, en la que su partido seguirá revindicando la vigencia de la Constitución frente a quienes buscan la división y la fractura
 

Registrado
7 Jul 2018
Mensajes
328
Calificaciones
1.406
Lo que intenta es que no destruyan la transición los partidarios del guerra civilismo. Pedro Sánchez e Iglesias son gentuza de la peor clase.
Y dale con lo de la transición...
Lo primero: en la transición hubo chapuzas. Como el "café para todos", o que nunca se pidiera perdón por los crímenes del franquismo.
Quitar nombres de calles y pueblos dedicados al "caudillo" es cargarse la transición?
Madre mía, vivimos en el siglo XXI, en una democracia. Y todavía hay gente que se preocupa por un dictador muerto hace más de 40 años...
 

Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
8.712
Calificaciones
26.763
Deconstruyendo a Pablo Casado
Año clave para recuperar los valores de la formación desde la derecha y por la catarata de elecciones que hay en ciernes y para las que el PP, a día de hoy, no tiene candidatos ni claros ni competitivos

Pablo Casado inaugura el curso político en Ávila. (EFE)
NACHO CARDERO
TAGS
TIEMPO DE LECTURA5 min
03/09/2018 05:00
“El Supremo la va a archivar 'ipso facto' [en referencia a la causa del máster de Casado, al que la instructora de plaza de Castilla, Carmen Rodríguez-Medel, atribuye dos delitos por cohecho impropio y prevaricación administrativa]. No va a ningún lado. Lo más probable es que ni siquiera se admita a trámite”, vaticina un alto cargo del Gobierno socialista. “Y entonces”, añade, “lo que ahora es percibido como una debilidad de Casado, de la que tiene que dar explicaciones, se nos puede volver en contra. Dirá que ha sido una artimaña, una conspiración para tratar de acabar con él. Y la opinión pública comprará”.

En un contexto político tan vaporoso como el actual, donde el Ejecutivo gobierna a golpe de contradicciones y las encuestas no son demoscopia sino una montaña rusa, cualquier escenario es posible.

Los últimos avatares han mostrado a un Pablo Casado tan voluntarioso como desenfocado, igual que un personaje de Woody Allen

Pablo Casado inauguró ayer el curso político frente a las murallas de Ávila, en lo que va a suponer el año más decisivo para el Partido Popular desde la refundación de Aznar. Lo será en esa odisea emprendida por el nuevo presidente para recuperar los valores de la formación desde la derecha y lo será también por la catarata de elecciones que hay en ciernes y para las que el PP, a día de hoy, no tiene candidatos ni claros ni competitivos.


Sirva Madrid de ejemplo, la ‘plaza’ electoral por antonomasia. No encuentran sustituto para Ángel Garrido, que no es del gusto de la dirección, y tampoco dan con un candidato idóneo para el ayuntamiento. Ni la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría quiere presentarse ni Casado quiere que se presente, así que el nombre que más suena en Génova es el del actual portavoz, José Luis Martínez-Almeida. Pocas tropas para tan magna batalla.



Ver imagen en Twitter


Pablo Casado Blanco

✔@pablocasado_


En la Transición ni hubo ocultación, ni sometimiento, ni miedo. Hubo grandeza moral, sentido de la historia, reconciliación y concordia. Propondremos una Ley de Concordia que reivindique la Transición y derogue de facto la sectaria relectura de la historia.

13:52 - 2 sept. 2018 · Ávila, Spain
Información y privacidad de Twitter Ads




Los avatares de los últimos meses han mostrado a un Pablo Casadotan voluntarioso como desenfocado, igual que un personaje de Woody Allen. Sin facciones distinguibles, ha caído sin querer en las celadas que le tienden los medios de comunicación, entrando al trapo de los muy variados y en ocasiones fútiles asuntos que le ponen sobre la mesa y que, como queda demostrado, no le convienen ni a él ni al partido. Se volvió a ver ayer con el raca-raca de la memoria histórica y la comisión de la Verdad durante su discurso en Ávila.

Una veta que sus rivales políticos, véanse PSOE y Ciudadanos, abonan sin disimulo. Ora Pedro Sánchez lo ningunea como oponente, ora Inés Arrimadas lo acusa de aceptar “el marco del independentismo” a cuenta de los lazos.

Esta aparente debilidad tiene mucho que ver con la forma en la que llegó a lo más alto de Génova 13 y el ambiente enrarecido que se respira en la formación tras el 21 de julio. Casado arrasó en la segunda vuelta de las primarias con un 57% de los votos frente al 42% de la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, es decir, 15 puntos de diferencia.

Se han dado múltiples argumentos para explicar la contundencia de la victoria, desde su campaña hasta el discurso desgranado en los minutos previos a la votación, pero lo cierto es que la suerte estaba echada de antemano. No fue una votación en positivo para auparle a la presidencia del PP. Fue una votación en negativo para acabar con Soraya
 
D

Deleted member 25832

Guest
Que prometa que no legaliza la prostit*ción y le voto...Bueno no que no me fío... Para eso votaría a vox, nada de marcas blancas.
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.834
Ubicación
España
Los retos de Memoria Histórica en Andalucía en 2019: abrir fosas y cerrar el paso a la extrema derecha


El nuevo ciclo político previsto para Andalucía mantiene en la incertidumbre a las víctimas el franquismo: ¿seguirá la Junta aportando presupuesto o asumirá el "cero euros" que aplicó en España el Gobierno de Mariano Rajoy?

Está por ver si el presunto nuevo Gobierno de PP y Ciudadanos asume el dogma de Vox: "Derogación inmediata de la Ley de Memoria Histórica"

Andalucía encabeza las cifras de la represión franquista a nivel nacional y también la búsqueda de desaparecidos forzados por el terror golpista

Juan Miguel Baquero
04/01/2019 - 21:31h

Memoria. | JUAN MIGUEL BAQUERO

MAPA | Andalucía sigue siendo la región que busca más fosas del franquismo
HEMEROTECA

Andalucía ya tiene ley de Memoria Histórica: "un día grande" para las víctimas del franquismo


El principal reto del año 2019 para la Memoria Histórica en Andalucía es navegar a contracorriente. Más aún de lo normal en el país de la desmemoria. El presunto futuro Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos necesita los votos de Vox para formar mayoría. En la investidura y para gobernar. Y está por ver si naranjas y azules asumen otra de las líneas rojas de la extrema derecha: la “derogación inmediata de la Ley de Memoria Histórica”.

En materia memorialista queda en el aire la médula espinal: la búsqueda de los desaparecidos forzados. Abrir fosas comunes y cunetas para que los familiares de víctimas del terror fascista puedan cerrar el duelo. El deber de memoria del Estado, como obliga Naciones Unidas, en manos de un puñado de diputados. ¿Seguirá la Junta de Andalucía al frente de estas políticas públicas?

Por ahora ninguno de los actores se ha pronunciado al respecto. Es un asunto en la sombra. No como otra bandera de la formación ultra, la batalla contra las leyes de igualdad que estalla amenazando el pacto a tres bandas, según los postulantes.

Las víctimas del franquismo y las asociaciones memorialistas dan por hecho que la el Gobierno andaluz pasará de colaborar a obstaculizar. O al menos a asumir el dogma de los "cero euros" que el expresidente Mariano Rajoy aplicó para España. Pero tienen claro, también, que nada va a frenar el deseo de verdad, justicia y reparación. "Vamos a seguir", repiten, "el miedo ya ha pasado".

La Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía fue aprobada sin ningún voto en contra: PSOE, Podemos e IU votaron a favor mientras PP y Ciudadanos se abstenían. La bisagra de la cita electoral del 2D dibuja un arco parlamentario en el que no tendrá continuidad el consenso de la pasada legislatura. La agenda política de la región marcará si gana el dogma anti Memoria Histórica de la ultraderecha patria.


Trabajo arqueológico en la fosa de Puerto Real (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUERO

Abrir fosas y cunetas
Las víctimas andaluzas del terrorismo franquista van a seguir buscando a sus desaparecidos forzados. La exhumación de las fosas comunes es la base de la reivindicación memorialista. El derecho a cerrar el duelo de las familias casa con el deber de Memoria de cada país. La cuestión es si van a seguir contando con el apoyo de la Junta de Andalucía.

La última legislatura ha sido la más productiva en este sentido. En números redondos han sido unas 500 víctimas exhumadas en 35 intervenciones. Y la previsión multiplicaba los recursos destinados a estas políticas públicas para los siguientes ejercicios. Ante la incertidumbre, ya hay diputaciones y ayuntamientos que activan presupuesto para intervenciones arqueológicas. O el Estado, que pondrá en marcha su propio plan nacional de exhumaciones.

¿Seguirá siendo Andalucía la región que más fosas busca? ¿Caerán en saco roto las 27 nuevas intervenciones aprobadas por la Junta en otros tantos pueblos andaluces? ¿Habrá presupuesto? Están a la espera familias de Grazalema y Rota (Cádiz); Carcabuey, La Carlota, Peñarroya-Pueblonuevo, Rute, Villanueva de Córdoba, La Victoria y San Sebastián de los Ballesteros (Córdoba); Alfacar, Galera y Salobreña (Granada); Santiago de Calatrava y Jaén (Jaén); Antequera, El Burgo, Montejaque, Pizarra y Guacín (Málaga); y en Cañada Rosal, Carmona, Lebrija, Mairena del Alcor, Osuna, Real de la Jara, El Viso del Alcor y Gines (Sevilla).

La región más azotada por el franquismo
Andalucía es la región de España más azotada por la represión franquista. El Mapa de Fosas autonómico señala 708 tumbas ilegales donde fueron arrojadas al menos 45.566 asesinados por los golpistas encabezados en suelo andaluz por el militar Gonzalo Quiepo de Llano.

Las víctimas del franquismo no van a frenar. El reto es seguir abriendo fosas y recuperando desaparecidos y cerrar el paso a la doctrina revisionista de la extrema derecha. Las familias van a seguir luchando por su derecho a enterrar de forma digna a sus muertos.

Y recordar, aprender, como garantía de no repetición del pasado más trágico. Como han venido haciendo hasta ahora, tirando del carro de una labor de la que dan fe periodística los anuarios 'Las huellas en la tierra' y 'Que fuera mi tierra', publicados en coordinación con la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía.

De otra parte está el muro de los nostálgicos del régimen franquista que buscan la "derogación" desde el espíritu negacionista. Acabar con la Memoria Histórica como una suerte de triunfo contra la "dictadura ideológica" de la izquierda. ¿Usarán el propio marco legal andaluz para atacar "desde dentro"?


Víctimas del franquismo se reunieron con el grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas de la ONU. |JUAN MIGUEL BAQUERO

La ley andaluza de Memoria
Porque, ¿y si la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía sirve para paralizar las exhumaciones? Andalucía tiene la potestad de abrir fosas y cunetas porque asume el deber del Estado. Todo correcto, según organismos internacionales como la ONU.

Queda descrito en el artículo 8 de la ley, sobre 'Localización, exhumación e identificación de las víctimas'. Que dice, en su punto tercero, que estas "actividades" deber "ser autorizadas por la Consejería competente en materia de memoria democrática".

¿Y si el departamento al que corresponda prohíbe buscar nuevas fosas? O no autoriza, dilatando los procesos. ¿Y si ni siquiera existe una consejería que asuma la actual política pública memorialista?

O, más allá, ¿y si aplica el régimen sancionador que establece la ley andaluza? Están consideradas como 'infracciones muy graves' la "realización de excavaciones sin la autorización prevista" o la "remoción de terreno" donde hay "certeza de la existencia de restos humanos de víctimas desaparecidas".

Y esto conlleva las sanciones más altas: multa entre 10.001 a 150.000 euros. Sería dar la vuelta al marco legal. Usar una protección como amenaza. Todo está por ver.

Acabar con la Memoria Histórica
Pero el aliado preferente de PP y Ciudadanos quiere más. El programa electoral de VOX exige fulminar de la ley. Acabar con la Memoria Histórica. Una reivindicación que está en el top ten de la 'reconquista' que promulga la ultraderecha.

"Ningún parlamento está legitimado para definir nuestro pasado, y menos excluyendo a los españoles que difieren de sus definiciones", continúa la propuesta. Y remata VOX con un clásico, la falsa equidistancia: "No puede utilizarse el pasado para dividirnos, al contrario, hay que homenajear conjuntamente a todos los que, desde perspectivas históricas diferentes, lucharon por España".


Los números dos de PP y VOX, Teodoro García Egea y Javier Ortega Smith.

Si los ultras no piden hoy la entrega de esa cabeza ideológica en bandeja de plata, lo hará mañana. PP y Ciudadanos, si acaban dando forma a un flamante Ejecutivo andaluz, tendrán en su mano el cumplimiento, o no, de un marco legal que coloca a Andalucía a la vanguardia del país en el cumplimiento de los derechos más elementales para las víctimas del franquismo.

En el aire está que el Gobierno andaluz siga colaborando a la hora de abrir fosas y cunetas. Y, partiendo de esa médula espinal, la dotación presupuestaria para el I Plan Andaluz de Memoria Democrática que prevé doblar el dinero destinado a estas labores arqueológicas.

Los últimos presupuestos para intervenir tumbas ilegales con víctimas del terror franquista fueron 238.000 euros en 2017 y 413.000 un año después. Para el periodo 2019-2022 estaba previsto sumar más de 5 millones de euros. Una actuación sin precedentes.

El proyecto diseña las líneas a seguir por la Junta de Andalucía con apuestas como la investigación o el reconocimiento a las víctimas de la represión franquista con una mirada especial "sobre las mujeres". O la declaración de nuevos Lugares de la Memoria, entre otras propuestas y la activación de nuevas subvenciones, siempre con la colaboración entre las diferentes administraciones públicas, universidades andaluzas y asociaciones de derechos humanos.

La aplicación efectiva del programa viene asociada a su vez con el reciente Consejo de la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía que también prevé construir una suerte de 'Comisión de la Verdad'.

Todo está en el aire, por ahora. A merced del espíritu de la abstención de PP y Ciudadanos. O en manos de la "derogación" de la extrema derecha. Con la colaboración anunciada de algunos ayuntamientos y diputaciones que asumirán el posible vacío del nuevo Gobierno andaluz. Y con una única cosa clara: las víctimas del franquismo no van a parar. El miedo quedó diluido entre generaciones y solo hay un camino: verdad, justicia y reparación.
https://www.eldiario.es/andalucia/Memoria-Historica-Andalucia-extrema-derecha_0_853215040.html
 
Registrado
31 Mar 2016
Mensajes
4.593
Calificaciones
12.563
Ya me veo a los fachas del PP yéndose a VOX,mejor que Casado vuelva a Hardbar.

Líderes del PP avisan a Pablo Casado: "Si hacemos lo que hace Vox, votarán a Vox"
POLÍTICA
    • Compartir en Facebook
    • Compartir en Twitter
    • Enviar por email
  • 6 ENE. 2019 01:40

El presidente del PP, Pablo Casado, al frente del Comité Ejecutivo Nacional ANTONIO HEREDIA
369comentariosVer comentarios
Pablo Casado se acerca al discurso de Vox para neutralizarlo

Pablo Casado: "El 25% de las víctimas de violencia doméstica no son mujeres"

El acercamiento del PP a Vox para intentar neutralizar su ascenso ha abierto la espita de las discrepancias en el seno del partido. Una serie de líderes moderados quiere intensificar el "debate interno" para que el PP no se convierta en un partido "sólo conservador". Barones, diputados y dirigentes del Comité Ejecutivo Nacionalestán intentando que Pablo Casado no se escore demasiado a la derecha en su intento de recuperar a los votantes fugados a Vox, según las fuentes consultadas por este diario.

No se trata de un choque de trenes, sino de una confrontación (privada) de ideas entre quienes creen que "no hay que perder el centro" y quienes opinan que la prioridad es taponar el éxodo de votantes. Los primeros luchan por que la dirección "reconsidere algunas de las nuevas posturas" antes de la convención nacional de los populares, que se celebrará los días 18, 19 y 20 de enero en Madrid, para que el PP no acabe "mimetizándose con el discurso duro pero atractivo" de los populistas.

"Las cosas, en política, suelen ir por inercia, y parece que ahora Vox marca la agenda. Eso hay que combartirlo, porque, si no, acabaremos diciendo cosas que no pensamos. Si hacemos lo de Vox, nuestros votantes votarán a Vox", explica un destacado popular. "Ya estamos librando el debate interno. No va a ser sencillo, porque la tension entre liberales y conservadores va a estar presente en cada discusión, sobre todo si Vox marca la agenda en los temas fundamentales", añade una dirigente nacional. Se refiere a que, desde la llegada de Pablo Casado a la Presidencia del PP, en julio de 2018, el partido ha endurecido su discurso contra la inmigración, en la defensa de la unidad de España, sobre la situación de Gibraltar, las competencias de las Comunidades o la lucha contra la violencia de género. Todos, temas nucleares del discurso de Vox.

Al menos tres de los dirigentes consultados coinciden en que Casado tendría que «resaltar más las diferencias» entre el PP y Vox. Casado no contrapone tanto como les gustaría la capacidad de gestión de los populares frente a la bisoñez y la extravagancia de algunas de las medidas de Santiago Abascal. Como ejemplo ponen que Vox demandó suprimir Canal Sur, cosa que no se puede hacer porque se necesita una reforma del Estatuto andaluz y, por tanto, los votos del PSOE o Adelante Andalucía. También les extraña que Casado no ataque a Abascal por haber basado su carrera en las autonomías, que ahora aboga por prohibir.

Entre quienes han marcado perfil propio ante la estrategia de Casado respecto de Vox descuellan varios dirigentes conocidos. La veterana diputada Celia Villaloboses una de las que más claramente se han posicionado contra el acercamiento a los extremistas. El portavoz del PP en el Parlamento Vasco, Borja Sémper, ha asegurado esta semana que "ningún acuerdo vale la pena" con exigencias como la de derogar la ley de violencia de género. "El PP debe buscar el entendimiento con otras formaciones con las que comparte esos principios y debe tener claro que debe alejarse de ese partido populista. Somos diferentes", ha enfatizado.

Los barones también albergan recelos. El presidente la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha criticado el plan de Casado sobre los inmigrantes menores no acompañados. Y el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, desdeñó la propuesta de Casado para reforzar las competencias estatales en educación: "No seré yo quien predique en mi organización política la recentralización", dijo.

Tampoco comulga con la recentralización Feijóo, al que todas las fuentes consultadas colocan como el único contrapeso real de Casado, aunque no ejerza como tal. El presidente de la Xunta se remite a sus palabras sobre Vox del mes pasado. En una visita a Madrid, sostuvo que no cree "que el PP tenga que cambiar de discurso" y recordó que "Vox no tiene cabida en Galicia porque el PP ya ha dado la lucha contra el nacionalismo". Subrayó además que la formación de Abascal quiere eliminar el Estado de las Autonomías igual que Podemos y el independentismo, colocando así a Vox en un marco radical. "Feijóo está en esta clave y es uno de los que puede conseguir que moderemos en algunos temas", aseguran fuentes conocedoras de las conversaciones, en privado, que se han producido en contra del acercamiento a Vox.

Mientras, los vicesecretarios Javier Maroto y Andrea Levy ejercen la crítica clara a los de Abascal en sus intervenciones mediáticas, aunque "están alineados con el presidente y tienen una postura muy posibilista respecto de Vox", señalan en Génova. De hecho, Maroto es uno de los negociadores del pacto andaluz con Ciudadanos, al que aspira sumar los 12 diputados de derecha extrema.

Tampoco ha sentado bien en algunos círculos populares la tendencia "conservadora" de los nuevos fichajes de Casado. Es el caso de Isabel Benjumea, cuya llegada propuso el nuevo director de Gabinete del presidente del PP, Javier Fernández-Lasquetty. Ambos fueron muy críticos con Mariano Rajoy, y sus palabras aún escuecen entre los más cercanos al ex presidente. "Se dedicaron a criticar mucho y ademas el suyo es un giro hacia el conservadurismo puro", se queja un destacado marianista. "Parece que ahora todo lo que se mueve en el PP tiene hilo con Aznar, Faes y el conservadurismo, y no es así", se lamenta otra dirigente.

En el equipo de Casado hacen un análisis distinto. Creen que, precisamente, lo que ha demostrado el ascenso de Vox es que había una enorme cantidad de votantes descontentos porque «no se reconocían» en el PP de Mariano Rajoy. En Génova creen que acentuando los perfiles liberal y conservador (ideologías que son obviamente distintas, pero en el PP no se consideran incompatibles), Casado liderará el bloque con Ciudadanos y Vox y, desde el poder, logrará "reunificar el centroderecha".

Hay que recordar que el 45% de los votos de Vox en Andalucía fueron electores que en 2015 apostaron por el PP. Por eso Casado quiere cargar la mano en las propuestas en las que Abascal le hace más daño, para que los votantes perdidos vean "que la papeleta del PP es recuperable y, sobre todo, más útil" que la de la formación nacional-populista, según fuentes cercanas. "El objetivo es que los primeros 100 días de gobierno de Juanma Moreno en Andalucía sirvan de referencia al liderazgo del PP dentro del bloque de centroderecha, e ir cogiendo distancias" con Vox, apunta otra dirigente nacional.

Génova defiende el "reposicionamiento"
La dirección de Génova es consciente de que se ha abierto un debate interno sobre el rumbo de la política del PP a raíz de la irrupción de Vox en Andalucía. Pero las fuentes consultadas por este diario aseguran que la estrategia es "muy clara" y que lo que está haciendo y diciendo el PP ahora no es más que una vuelta a las "esencias" que se abandonaron con Mariano Rajoy. "Esto es lo que somos; siempre hemos sido así", enfatizan. "Nuestra manera de diferenciarnos [de Vox] es hacer lo que siempre hemos hecho", insisten. Es decir, "un reposicionamiento del partido hacia los valores y las ideas clásicas, las que llevaron a aglutinar todo el voto a la derecha del PSOE". En el entorno de Pablo Casado creen que en cuanto Juanma Moreno llegue a la Presidencia de la Junta de Andalucía el relato cambiará, y será el PP el que marque la agenda desde el Boletín Oficial andaluz, y no Vox.
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)