Besos fuera de guión que se convirtieron en momentos inolvidables del cine

Registrado
8 May 2017
Mensajes
25.079
Calificaciones
67.751
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
Besos fuera de guión que se convirtieron en momentos inolvidables del cine
Los momentos más románticos en la pantalla no siempre son planeados. Los actores pueden sorprender a sus compañeros de rodaje así como al propio director al momento de escuchar la palabra "acción"
19 de Julio de 2020




Besos fuera de guión que se convirtieron en momentos inolvidables del cine

Casi siempre, los momentos románticos en el cine están detallado en el guión y muy bien orquestados. Otras veces, sin embargo, aparece un impulso inesperado y los actores toman el asunto en sus propias manos. No importa cuánto se planee la realización de la película, a veces los momentos memorables son los que no habían sido planeados, ya sea como resultado de la improvisación de sus protagonistas o de una orden del director en el momento. Los besos no son una excepción, y algunas de los más memorables de la pantalla no estaban en los guiones originales de las películas. Por ejemplo, la actriz Emily Blunt decidió besar a su coprotagonista de “Edge of Tomorrow”, Tom Cruise, sin pensarlo y sorprendiendo a su colega, mientras que Mark Hamill improvisó besar la frente de Carrie Fisher en “Star Wars: The Last Jedi” y se convirtió en un gesto que muy significativo para el actor ya que a los pocos meses su compañera fallecía.

Bill Murray y Scarlett Johansson en “Lost in Translation”



El beso final entre Bill Murray y Scarlett Johansson en "Perdidos en Tokio"

“Lost in Translation” sigue al viejo actor de Hollywood Bob Harris (Bill Murray) y a la joven Charlotte (Scarlett Johansson) mientras desarrollan una amistad en Tokio. Al final de la película, Bob se despide de Charlotte y le susurra algo al oído que nunca fue revelado en una escena conmovedora que incluye un beso. Johansson no tenía idea de que su compañero la iba a besar, porque no estaba en el guión. En el momento, Murray decidió incluir el beso, y Sofia Coppola inmediatamente amó ese momento entre sus protagonistas. De hecho, la reacción de Scarlett al beso sin guión hizo que el final fuera aún mejor. “Recuerdo que a veces Bill soltaba disparates a Scarlett, y era divertido obtener su reacción. Fue un tierno adiós donde ambos sabían que se habían tocado de alguna manera”, dijo la directora sobre la conmovedora escena al ser consultada por The Daily Beast.

Amy Adams y Jennifer Lawrence en “American Hustle”


El beso de Amy Adams y Jennifer Lawrence en “American Hustle”

Durante una escena de “American Hustle”, Rosalyn Rosenfeld (Jennifer Lawrence) se enfrenta a la amante de su marido, Sydney (Amy Adams). De repente, Rosalyn besa impulsivamente a Sydney antes de irse y reír maniacamente. A Adams se le ocurrió la idea del beso y se lo dijo al director, pero la actuación de Lawrence fue toda una sorpresa. En entrevistas de prensa, el director David O. Russell reveló que a las dos actrices se les ocurrió la idea. “El beso fue algo que se lanzó, y no sabía cómo iba a suceder, y Jennifer ayudó a terminar la lógica de cómo sucedería”, dijo a Vanity Fair. “Se me ocurrió la idea, pero ella la ejecutó de una manera orgánica con su personaje”, contó Adams durante la promoción de la película. “No solo se sintió como un momento en el que las dos se besarían en la pantalla, sino que se sintió emocional. ¿Y la risa que Lawrence da después? Eso fue genial”.

Tom Cruise y Kelly McGillis en “Top Gun”


El beso de Tom Cruise y Kelly McGillis en “Top Gun”

Cuando Charlie (Kelly McGillis) le explica a Maverick (Tom Cruise) que no quiere que nadie se entere de sus sentimientos por él en la taquillera “Top Gun”, interrumpe la conversación con un beso apasionado. Es un momento dulce que define su relación, pero no fue parte del guión original. De hecho, se suponía que la conversación entre Charlie y Maverick continuaba sin ningún tipo de acercamiento entre los actores. Sin embargo, Tom Cruise olvidó sus líneas. En lugar de comenzar de nuevo la escena, decidió besar a Kelly McGillis. Al director Tony Scott realmente le gustó la dirección que tomó la escena, que terminó dejándola en la película.

Chris Pratt y Bryce Dallas Howard en “Jurassic World”



El beso de Chris Pratt y Bryce Dallas Howard en “Jurassic World”

A lo largo de “Jurassic World” de 2015, la tensión romántica aumenta entre Claire Dearing (Howard) y Owen Grady (Pratt). Esa tensión culmina en un beso entre los dos después de que Claire salva a Owen de un dinosaurio volador, pero ese momento no estaba en el guión ni había sido solicitado por el director. De acuerdo con la protagonista de la película, el beso no fue pensado. “No estaba escrito. fue espontáneo”, contó Bryce Dallas Howard a la revista Out. El director Colin Trevorrow habría expresado su deseo de un momento así entre sus protagonistas, pero no mucho más que eso. El último día de filmación, Trevorrow llevó a Pratt a un lado y sugirió que sorprendiera a Howard con un beso en pleno rodaje. “La idea era que Chris la sorprendiera frente a 200 personas ... y esa es la toma que está en la película”, dijo el realizador.

Emily Blunt y Tom Cruise en “Edge of Tomorrow”


Emily Blunt besó a Tom Cruise en “Edge of Tomorrow”

En “Edge of Tomorrow”, el mayor William Cage (Tom Cruise) está atrapado en un ciclo de tiempo que lo envía de regreso al día anterior a su muerte una y otra vez. Mientras trata de escapar del ciclo del tiempo y al mismo tiempo salvar a la humanidad de los extraterrestres, Cage busca la ayuda de la luchadora de las Fuerzas Especiales Rita Vrataski (Emily Blunt). Aunque los guionistas originalmente querían un momento romántico entre la pareja, no pudieron encontrar un momento en el que un beso se sintiera apropiado. Afortunadamente, Emily Blunt tomó el asunto en sus propias manos y plantó un beso en Tom Cruise durante una escena. Aunque sorprendió a todos, Cruise incluido, todos acordaron que el beso funcionó y quedó en la película.

“Cuando tratamos de escribir algún tipo de momento romántico entre ellos, siempre se sintió falso”, dijo Christopher McQuarrie, uno de los guionistas de la película, a Film School Rejects. “Siempre se sintió como si no estuvieran enfocados en lo que era realmente importante. Cuando estábamos filmando esa escena al final de la película, nos dimos por vencidos con el beso. Ya ni siquiera estábamos tratando de encontrarle un lugar”, continuó. “Y justo cuando Emily le estaba diciendo adiós a Tom, ella lo besó en el momento. Y no estaba en el guión. Ni siquiera se discutió ese día. Luego, ella dijo: ‘Simplemente se sintió bien. Se sintió bien y lo hice'”.

Mark Hamill y Carrie Fisher en “
Star Wars: The Last Jedi”


Mark Hamill y su último beso a Carrie Fisher en “Star Wars: The Last Jedi”


Uno de los momentos más emotivos de “Star Wars: The Last Jedi” lanzada en los cines en 2017 ocurre cuando Luke Skywalker (Hamill) se reúne con su hermana, Leia (Fisher). Al final de la escena, Luke le da a Leia un beso en la frente, un momento que Hamill improvisó durante la filmación. Según Hamill, el beso fue un gesto genuino que le llegó en el momento. Fue espontáneo y realmente trascendental para mí, porque Luke se estaba despidiendo de su hermana para siempre”, dijo el actor a Entertainment Tonight. Es un intercambio con peso extra considerando el fallecimiento de Fisher meses después de que terminó el rodaje. El actor confesó que ya no puede ver esta escena desde entonces por la carga emotiva.

Woody Harrel y Elizabeth Banks en “Los juegos del hambre”


El beso de Elizabeth Banks y Woody Harrelson en “Los juegos del hambre”

Al final de la última película “Los juegos del hambre: Sinsajo - Parte 2”, Effie Trinket (Elizabeth Banks) y Haymitch Abernathy (Woody Harrelson) comparten un dulce beso. El beso no se incluyó en el guión y en realidad fue en parte el resultado de los sentimientos genuinos de Harrelson hacia Banks. Harrelson admitió después de que terminó la filmación que estaba enamorado de su compañera y que pudo haber usado su personaje como una excusa para besarla. Admitió que Banks no tenía idea y que aprovechó la oportunidad para hacer realidad sus sueños de la vida real. QPersonalmente siempre quise besarla”, dijo Harrelson en una entrevista con Associated Press. “No sé si fue lo correcto de hacer”.Afortunadamente, el beso también funcionó bien en la película y Banks no se molestó con su compañero ya que lo tomó como un halago.

Helena Bonham Carter y Julian Sands en " Room With a View”


El beso de Helena Bonham Carter y Julian Sands en " Room With a View”

Mucho antes de que Helena Bonham Carter interpretara a la princesa Margaret en la serie de Netflix “The Crown”, interpretó a Lucy Honeychurch en “Room With a View” (”Un romance indiscreto”), un filme británico de 1985, dirigido por James Ivory, conocidos por títulos como “Lo que queda del día” o “Esperando a Mr. Bridge”. Mientras Lucy conversa con su enamoroda George (Julian Sands) en la película, los dos comparten un beso apasionado. Con solo 18 años, Carter no tenía mucha experiencia en ese tipo de escenas íntimas. Se sorprendió cuando el equipo de producción le sugirió la secuencia romántica, pero decidió hacerlo pese a todo. El beso en la versión final de la película fue completamente improvisado y un poco incómodo, según las propias palabras de Carter.

Un beso que casi ahoga a Tobey Maguire en “Spider-Man”


Un beso que casi ahoga a Tobey Maguire en “Spider-Man”

En Spider-Man de Sam Raimi, los fanáticos tuvieron la oportunidad de ver una escena que aún resiste el paso del tiempo: cuando Mary Jane (Kirsten Dunst) y Spider-Man (Tobey Maguire) se besan bajo la lluvia. Maguire sabía de la escena del beso. No fue una gran experiencia para él, pero a los espectadores les encantó. Al parecer el actor casi se ahoga filmando esa escena. El propio Raimi recordó que la estrella que estaba boca abajo casi se “ahoga” ya que el agua caía y se metía en sus fosas nasales. “Tuvo que fingir que el momento del beso fue agradable y dulce para él, cuando en realidad estaba casi ahogado”.

 

Registrado
30 Dic 2017
Mensajes
14.620
Calificaciones
68.755
Gracias, Coti 🙂 A mí me gustan estas escenas entre Cary Grant e Ingrid Bergman, en "Encadenados". Tienen una historia curiosa los besos de esta película 🙂



Encadenados', el beso más largo




Un fotograma de 'Encadenados'./

Un fotograma de 'Encadenados'.BESOS DE PELÍCULA


El Código Hays imponía que los labios unidos no podían durar más de cinco segundos, pero Hitchcock se las apañó para separar sus bocas en esos intervalos, mientras sus caras permanecían unidas


Boquerini .



BOQUERINI .Sábado, 26 enero 2019, 08:06


Si Alfred Hitchock tiene una película sutilmente perversa, esa es 'Encadenados' ('Notorius', 1946). Entre otras maldades, contiene el considerado durante muchos años como el beso más largo de la historia del cine.


En el fondo 'Encadenados' es la típica historia de un triángulo, enmascarado con una historia de espionaje de nazis escondidos en Brasil. Protagonizada por Cary Grant, Ingrid Bergman, Claude Rains, Leopoldine Konstantin y Louis Calhern parte de un guion del mítico Ben Hecht a partir de un argumento del propio Alfred Hitchcock. El propio Hitchcock recordaba en su famoso libro de conversaciones con François Truffaut ('El cine según Hitchcock') como llegó a un perverso argumento en el que una espía se ve obligada a casarse con su enemigo y a convivir con él durante meses por patriotismo: «Leí una novela corta en el que una chica se enamoraba de un muchacho de la buena sociedad neoyorquina. Ella tenía un problema de conciencia porque en el pasado había hecho alguna cosa y suponía que si el muchacho o su madre se enterasen, su gran amor sucumbiría». Hitchcock contaba a Truffaut cómo «durante la guerra el servicio de espionaje del gobierno había ido a ver a un empresario teatral para encontrar a una joven actriz que actuara como un agente secreto y que aceptara acostarse con un espía para conseguir ciertas informaciones. El encargo se lo habían ofrecido a ella, que había aceptado y lo había hecho».


La trama de 'Encadenados' presenta a T. R. Devlin (Cary Grant), como el responsable de infiltrar a Alicia Huberman (Ingrid Bergman) en una organización que opera en Río de Janeiro, encabezada por Alex Sebastian (Claude Raims), a quien Alicia debe seducir. Cuando este le propone matrimonio, Devlin, confuso ante los sentimientos que le provoca Alicia, que sí está enamorada de él, acepta que se case. Sebastian, con el beneplácito de todos los miembros de la organización, excepto de su madre (Leopoldine Konstantin), que se muestra reacia ante el comportamiento de su nuera. Alicia descubre en la bodega de la casa, que su marido oculta varias botellas de champán llenas de uranio. Cuando Sebastian y su madre descubren la traición y evitando que se entere el resto de la organización, deciden irla envenenando poco a poco. Devon que sospecha algo, decide acudir a la mansión de Sebastián y ante el estado en que encuentra a Alicia, decide sacarla de allí cueste lo que cueste.

Según Hitchcock, «la historia de 'Encadenados' es el viejo conflicto entre el amor y el deber. El trabajo de Cary Grant consiste empujar a Ingrid Bergman al lecho de Claude Raims. Es una situación completamente irónica y Cary Grant está amargado a lo largo de toda la historia. Claude Raims está simpático porque ha sido víctima de su confianza, y también porque está enamorado de Ingrid Bergman de manera más profunda que Cary Grant. He aquí, por consiguiente, una serie de elementos psicológicos trasladados a una historia de espionaje».



Reconstrucción de un beso


El famoso beso llega al final de la película, cuando Gary Grant acude a la casa de Ingrid Bergman para rescatarla de su marido Claude Raims, que la está envenenando. Grant la saca, aturdida, del lecho de su habitación en el primer piso del edificio, y baja con ella las escaleras, dándole el larguísimo, hasta el salón donde está Rains con la plana mayor de los espías y, sin separar los labios, la saca a la calle, durante casi tres interminables minutos.



El famoso Código Hays de censura impuesto por los estudios de Hollywood, imponía que los besos en la boca con los labios unidos no podían durar más de cinco segundos. Para sortear la censura, Hitchcock, voyeur consumado, hizo que Cary Grant e Ingrid Bergman no separasen los rostros en ningún momento, aunque el contacto de los labios se interrumpe cada cinco segundos.

En la misma película, hay otra escena llena de sensualidad, en la terraza de un apartamento con vistas a la playa de Copacabana en la que la pareja andaba hacia la puerta del apartamento besuqueándose en picos que nunca superaban los tres segundos mientras mantenían una conversación de apariencia intrascendente siempre y cuando el espectador no rastreara paralelismos y dobles sentidos:


-«Tengo un pollo asado en la nevera».

–«Piensa que luego habrá que fregar».

–«Comemos con los dedos».




Ingrid Bergman recordaría años después que «era un beso que, por así decirlo, se abría y se cerraba, pero los censores no podían cortar la escena porque en ningún momento nos besábamos más de tres segundos. Hacíamos otras cosas, eso sí. Nos mordisqueábamos la oreja y nos dábamos un beso en la mejilla, de modo que parecía interminable».


Con todo, la escena final del descenso por la escalera se considera el beso más largo de la historia del cine y sigue siendo tan perturbador que en muchas emisiones televisivas de la película, ha sido suprimido o cercenado. En los últimos años algunos telefilmes han intentado epatar y superar a Hitchcock en la duración de un beso, ya sin Código Hays que lo impida, pero lo conseguido en cuanto a la unión de unos labios no alcanza la suela de los talones de Hitchcock en cuanto a argumento y planificación.