Azul y Rosa,Jaime Peñafiel.Sábado,5 de Noviembre de 2016. (1 Viewer)

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
12.953
Calificaciones
99.064
El Mundo Orbyt.

MI SEMANA AZUL & ROSA

JAIME PEÑAFIEL

05/11/2016

CHSSS...
SOFÍA, LETIZIA Y LA POLÍTICA
UNA GRAN PROFESIONAL
LAS CENIZAS DE MIS MUERTOS
NO QUERÍA SALIR DE CASA


Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
La jura de Rajoy como presidente tuvo muchos motivos de atención: era la primera vez que se hacía con Felipe VI. La anterior, ante Juan Carlos. Segundo, juró, que no prometió, ante un crucifijo, con la mano izquierda sobre la Biblia del siglo XVIII de Carlos IV y la derecha en la Constitución Española. Tercero, hubo una ausencia destacada: la de Letizia. Cierto es que al único que le corresponde estar presente es a don Felipe, como Jefe del Estado. No me cansaré nunca de repetir que la Jefatura del Estado no es bicéfala. Ni en España ni en ningún lugar del mundo. Pero estamos muy mal acostumbrados. En las juras de los presidentes de Gobierno con don Juan Carlos, lo habitual era la presencia de doña Sofía, que tampoco se perdía la de los ministros. Letizia también estuvo ausente ayer en esa ceremonia.

Cierto es que la consorte emérita, a diferencia de la consorte sucesora, es una mujer a la que la política le apasionaba. Se lo reconoció a la compañera Pilar Urbano en el libro sobre su vida, cuando, hablando de su madre Federica, cuenta: “Decían que le gustaban las intrigas, que manejaba los hilos por detrás... no era cierto [que lo era]. Tenía un carácter fuerte, muy vivaz ... pero no mangoneaba a su hijo, no estaba detrás del rey constantemente [estaba delante y siempre ninguneó a su esposo, el rey Pablo, un santo varón, digo yo]. ¿Que era muy política? ¡Pues igual que yo! A mí me encanta la política”.

Podría poner algunos ejemplos. Uno de ellos, cuando la Marcha Verde de Hassan contra España. Se pensó que sería bueno que don Juan Carlos viajara a El Aaiún, en el Sáhara. “Nos reunimos aquí, en el salón, mi marido, Mondéjar, Armada, Cortina que era ministro de Asuntos Exteriores y yo. Y lo vimos muy positivo aunque éste decía: no puede ir allí, es una locura. A mí me parecía natural, lógico, estupendo que fuese. Un general debe estar con sus tropas, le dije. Y le pedí que me lo ofreciera como regalo de cumpleaños”. A pesar del desamor, el rey emérito siempre le reconoció que era una gran profesional. La profesionalidad que le falta a Letizia. Dicen que Rajoy no le cae bien. Mejor Pedro Sánchez, que estudió, como ella, en el Ramiro de Maeztu. Ignoro si coincidieron. Lo suyo, más que la socialdemocracia, es la izquierda de Pablo Iglesias. Al parecer, la simpatía es mutua. Como éste le reconoció a Jordi Évole en la primera entrevista que le hizo: “Si hay alguien que comunica mejor que yo, es Letizia”. El líder de Podemos también reveló que, a través de un periodista, le había llegado el deseo de Letizia por conocerle. A lo peor, sí. A lo mejor es él quien lo desea.

Esta mi semana, el Vaticano, es decir, el Papa Francisco, ha dado algunas normas sobre el tratamiento a seguir con las cenizas de nuestros muertos. La más importante, la obligación de depositarlas en un lugar sagrado y no conservarlas en el domicilio.

No hace mucho, fui invitado a una cena en casa de un querido, queridísimo amigo, como era Alberto Schommer, recientemente fallecido. Mi sorpresa, desagradable ella, fue encontrarme, en el salón donde tomábamos el aperitivo y en una vitrina, una urna con las cenizas de Mercedes, su amantísima esposa fallecida semanas antes. Puesto que me hallaba rodeado de vivos, intenté no pensar en mi amiga muerta. Pero, durante toda la cena, fui incapaz de superar el asombro, la sorpresa, de encontrarme allí con sus cenizas, entre tanta vasija, copas y huacos de las culturas aborígenes y precolombinas compradas en nuestros viajes reales a Perú y Colombia. ¡Cuánto daño han hecho las cenizas mortuorias en el arte helénico, romano y otras culturas! Cierto es que estas urnas se han empleado en muchas civilizaciones que practicaban los ritos funerarios de la cremación y las cenizas. Los romanos, por ejemplo, las colocaban en una hornacina. Entre las numerosas ofertas de urnas en internet, he leído una redactada en estos términos: “Ofrecemos urnas especiales en plata, aluminio, bronce y bañadas en oro, que gracias a su diseño y acabado pueden colocarse en un estante del lugar preferido de su hogar. Observen en detalle nuestro catálogo”. Y lo mejor: “Cómprenlo hoy. No esperen a mañana”.

Pensando en las cenizas de mi amiga, recordaba las palabras de Augusto Comte: “Los muertos gobernarán siempre a los vivos”. En este caso va a ser que sí. Como lo fue el propietario de un piso que un ejecutivo conocido mío se compró en el madrileño paseo de la Castellana. Cuando estaba recorriendo la vivienda, vio que, sobre una repisa, había una urna. “¿Esto qué es?”, preguntó. “Son las cenizas de mi madre, que no una sino mil veces me hizo prometer que nunca saldría de su casa. Usted haga con ellas lo que quiera, pero yo no puedo llevármelas. Sería traicionar su memoria”. Cuando firmó el contrato de compra, lo primero que hizo mi amigo fue subir a la sierra de Guadarrama y esparcir aquellas cenizas. Cierto es que podía haberlas arrojado en el estanque del Retiro o en el lago de la Casa de Campo. Se han encontrado cientos. Pero es muy sentimental e hizo lo que creyó que tenía que hacer.

Me gustaría saber qué considera el Vaticano un lugar sagrado para las cenizas que, con todo respeto, acaban convirtiéndose casi siempre en un problema familiar.

No es de recibo que permita u obligue a su hija mayor a cubrirse ridículamente la cara para que no la reconozcan. No se trata de una estrella sino de una niña muy importante en el futuro de la Institución. (...) Querida amiga, cuando se ha estado veinte años con un hombre, algo más que el silencio tiene que quedar. Si no, es que no ha habido nada. Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad. (...) Tiene marido, que es un decir, tres hijos y ocho nietos, pero su cumpleaños lo ha pasado con sus hermanos. ¡Triste la vida suya! (...) Querida Soraya, me gustó la dignidad con la que Ana Pastor saludó a Felipe VI en la jura de Rajoy y de los ministros. ¿Por qué no acabamos de una puñetera vez con las reverencias? (...) Cada vez son más los horteras famosos que tienen el ‘¡Hola!’ como su revista de cabecera a golpe de talonario. Para bien de ellos y para mal de la publicación. (...) Tras firmar su carta de libertad, llega la hora de rentabilizar la condena, firmando millonarias exclusivas. (...) “Je m’en fous”, dice la rebelde duquesita. A la opinión pública, tú también ‘fous’. (...) Aunque no le agrade, cada vez se parece más a la casta. Lleva más pulseras que la emérita. (...) El plagio en la alta costura debería estar penado como en la literatura, aunque a quien se copie esté muerto.

 

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
12.953
Calificaciones
99.064
El Mundo Orbyt.

SUBE BAJA

05/11/2016

FRANCISCO NICOLÁS
PEPA GONZÁLEZ
DAVID BISBAL Y CHENOA
ARTURO PÉREZ-REVERTE


Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
El querido compañero Esteban Urreiztieta le señala como autor de una superestafa con un dosier “firmado” por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, implicando a dos grandes superficies como Carrefour y Mercadona. Y todavía sin ingresar en la cárcel o en un psiquiátrico.

Malagueña criada en Granada y emigrante en Inglaterra, en cuya capital londinense se ha convertido en la firma infantil de moda Pepa & Co. para la realeza británica, vistiendo a los hijos de los duques de Cambridge, Carlota y Jorge, así como a las de los reyes de Holanda.

Los dos cantantes lograron paralizar a media España, acaparando toda la atención mediática del concierto de Operación Triunfo en el Palau Sant Jordi, con ese beso a medio camino entre la boca y la mejilla, después de 15 años, tras la letra de Escondidos: “mientras que hacemos el amor tú y yo”.

Querido compañero y amigo, que ha regresado por sus fueros de gran novelista español, el mejor, con una nueva obra, Falcó, no sobre el marqués de Griñón sino sobre un espía que intentó liberar a José Antonio Primo de Rivera. Ignoro si cuenta que Franco deseaba su muerte y fue fusilado.

 
Registrado
10 Ago 2015
Mensajes
3.431
Calificaciones
28.123
El Mundo Orbyt.

MI SEMANA AZUL & ROSA

JAIME PEÑAFIEL

05/11/2016

CHSSS...
SOFÍA, LETIZIA Y LA POLÍTICA
UNA GRAN PROFESIONAL
LAS CENIZAS DE MIS MUERTOS
NO QUERÍA SALIR DE CASA


Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
La jura de Rajoy como presidente tuvo muchos motivos de atención: era la primera vez que se hacía con Felipe VI. La anterior, ante Juan Carlos. Segundo, juró, que no prometió, ante un crucifijo, con la mano izquierda sobre la Biblia del siglo XVIII de Carlos IV y la derecha en la Constitución Española. Tercero, hubo una ausencia destacada: la de Letizia. Cierto es que al único que le corresponde estar presente es a don Felipe, como Jefe del Estado. No me cansaré nunca de repetir que la Jefatura del Estado no es bicéfala. Ni en España ni en ningún lugar del mundo. Pero estamos muy mal acostumbrados. En las juras de los presidentes de Gobierno con don Juan Carlos, lo habitual era la presencia de doña Sofía, que tampoco se perdía la de los ministros. Letizia también estuvo ausente ayer en esa ceremonia.

Cierto es que la consorte emérita, a diferencia de la consorte sucesora, es una mujer a la que la política le apasionaba. Se lo reconoció a la compañera Pilar Urbano en el libro sobre su vida, cuando, hablando de su madre Federica, cuenta: “Decían que le gustaban las intrigas, que manejaba los hilos por detrás... no era cierto [que lo era]. Tenía un carácter fuerte, muy vivaz ... pero no mangoneaba a su hijo, no estaba detrás del rey constantemente [estaba delante y siempre ninguneó a su esposo, el rey Pablo, un santo varón, digo yo]. ¿Que era muy política? ¡Pues igual que yo! A mí me encanta la política”.

Podría poner algunos ejemplos. Uno de ellos, cuando la Marcha Verde de Hassan contra España. Se pensó que sería bueno que don Juan Carlos viajara a El Aaiún, en el Sáhara. “Nos reunimos aquí, en el salón, mi marido, Mondéjar, Armada, Cortina que era ministro de Asuntos Exteriores y yo. Y lo vimos muy positivo aunque éste decía: no puede ir allí, es una locura. A mí me parecía natural, lógico, estupendo que fuese. Un general debe estar con sus tropas, le dije. Y le pedí que me lo ofreciera como regalo de cumpleaños”. A pesar del desamor, el rey emérito siempre le reconoció que era una gran profesional. La profesionalidad que le falta a Letizia. Dicen que Rajoy no le cae bien. Mejor Pedro Sánchez, que estudió, como ella, en el Ramiro de Maeztu. Ignoro si coincidieron. Lo suyo, más que la socialdemocracia, es la izquierda de Pablo Iglesias. Al parecer, la simpatía es mutua. Como éste le reconoció a Jordi Évole en la primera entrevista que le hizo: “Si hay alguien que comunica mejor que yo, es Letizia”. El líder de Podemos también reveló que, a través de un periodista, le había llegado el deseo de Letizia por conocerle. A lo peor, sí. A lo mejor es él quien lo desea.

Esta mi semana, el Vaticano, es decir, el Papa Francisco, ha dado algunas normas sobre el tratamiento a seguir con las cenizas de nuestros muertos. La más importante, la obligación de depositarlas en un lugar sagrado y no conservarlas en el domicilio.

No hace mucho, fui invitado a una cena en casa de un querido, queridísimo amigo, como era Alberto Schommer, recientemente fallecido. Mi sorpresa, desagradable ella, fue encontrarme, en el salón donde tomábamos el aperitivo y en una vitrina, una urna con las cenizas de Mercedes, su amantísima esposa fallecida semanas antes. Puesto que me hallaba rodeado de vivos, intenté no pensar en mi amiga muerta. Pero, durante toda la cena, fui incapaz de superar el asombro, la sorpresa, de encontrarme allí con sus cenizas, entre tanta vasija, copas y huacos de las culturas aborígenes y precolombinas compradas en nuestros viajes reales a Perú y Colombia. ¡Cuánto daño han hecho las cenizas mortuorias en el arte helénico, romano y otras culturas! Cierto es que estas urnas se han empleado en muchas civilizaciones que practicaban los ritos funerarios de la cremación y las cenizas. Los romanos, por ejemplo, las colocaban en una hornacina. Entre las numerosas ofertas de urnas en internet, he leído una redactada en estos términos: “Ofrecemos urnas especiales en plata, aluminio, bronce y bañadas en oro, que gracias a su diseño y acabado pueden colocarse en un estante del lugar preferido de su hogar. Observen en detalle nuestro catálogo”. Y lo mejor: “Cómprenlo hoy. No esperen a mañana”.

Pensando en las cenizas de mi amiga, recordaba las palabras de Augusto Comte: “Los muertos gobernarán siempre a los vivos”. En este caso va a ser que sí. Como lo fue el propietario de un piso que un ejecutivo conocido mío se compró en el madrileño paseo de la Castellana. Cuando estaba recorriendo la vivienda, vio que, sobre una repisa, había una urna. “¿Esto qué es?”, preguntó. “Son las cenizas de mi madre, que no una sino mil veces me hizo prometer que nunca saldría de su casa. Usted haga con ellas lo que quiera, pero yo no puedo llevármelas. Sería traicionar su memoria”. Cuando firmó el contrato de compra, lo primero que hizo mi amigo fue subir a la sierra de Guadarrama y esparcir aquellas cenizas. Cierto es que podía haberlas arrojado en el estanque del Retiro o en el lago de la Casa de Campo. Se han encontrado cientos. Pero es muy sentimental e hizo lo que creyó que tenía que hacer.

Me gustaría saber qué considera el Vaticano un lugar sagrado para las cenizas que, con todo respeto, acaban convirtiéndose casi siempre en un problema familiar.

No es de recibo que permita u obligue a su hija mayor a cubrirse ridículamente la cara para que no la reconozcan. No se trata de una estrella sino de una niña muy importante en el futuro de la Institución. (...) Querida amiga, cuando se ha estado veinte años con un hombre, algo más que el silencio tiene que quedar. Si no, es que no ha habido nada. Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad. (...) Tiene marido, que es un decir, tres hijos y ocho nietos, pero su cumpleaños lo ha pasado con sus hermanos. ¡Triste la vida suya! (...) Querida Soraya, me gustó la dignidad con la que Ana Pastor saludó a Felipe VI en la jura de Rajoy y de los ministros. ¿Por qué no acabamos de una puñetera vez con las reverencias? (...) Cada vez son más los horteras famosos que tienen el ‘¡Hola!’ como su revista de cabecera a golpe de talonario. Para bien de ellos y para mal de la publicación. (...) Tras firmar su carta de libertad, llega la hora de rentabilizar la condena, firmando millonarias exclusivas. (...) “Je m’en fous”, dice la rebelde duquesita. A la opinión pública, tú también ‘fous’. (...) Aunque no le agrade, cada vez se parece más a la casta. Lleva más pulseras que la emérita. (...) El plagio en la alta costura debería estar penado como en la literatura, aunque a quien se copie esté muerto.

Gracias por traerlo. Pensé que le daría más leña por lo de las gorras. Para mí es escandaloso, más que la ausencia en las juras/promesas de Rajoy y ministros. En relación a las reverencias, lo que debería terminar es la propia institución, ¿es lógico que, en pleno siglo XXI, alguien herede unas prebendas por el simple hecho de haber nacido en una familia X? Lo del cumpleaños de la emérita, no me extraña nada, cría cuervos.... Y lo del plagio de la ropa, también se merecía un comentario más largo.
 


Registrado
24 Ago 2012
Mensajes
2.493
Calificaciones
48.527
Gracias,@AMBERS .

A veeer la porra:

1. La Compiyogui del Javimissu/Merde/Cacas/Shit ( :poop: en Braille )
2. Ni flowers.
3. MariSofi.
4. Sor-Aya .(jolinessssssss,lo que me ha costaooooooooo....)
5. Cualquier piojoso canichoni. ( con La Compiyogui a la cabeza del pelotón)
6. Ortega-Cano.
7. Niputaidea.( cargué el parcial del "Gothaysusmuertos", me se nota?)
8. El Coletas ( es el hijo que siempre quiso tener,está cristalino como las cuentas de CasaRelax)
9. Felipe Viruelas.
 
Registrado
11 Dic 2012
Mensajes
19.506
Calificaciones
100.165
No es de recibo que permita u obligue a su hija mayor a cubrirse ridículamente la cara para que no la reconozcan. No se trata de una estrella sino de una niña muy importante en el futuro de la Institución. (...) Querida amiga, cuando se ha estado veinte años con un hombre, algo más que el silencio tiene que quedar. Si no, es que no ha habido nada. Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad. (...) Tiene marido, que es un decir, tres hijos y ocho nietos, pero su cumpleaños lo ha pasado con sus hermanos. ¡Triste la vida suya! (...) Querida Soraya, me gustó la dignidad con la que Ana Pastor saludó a Felipe VI en la jura de Rajoy y de los ministros. ¿Por qué no acabamos de una puñetera vez con las reverencias? (...) Cada vez son más los horteras famosos que tienen el ‘¡Hola!’ como su revista de cabecera a golpe de talonario. Para bien de ellos y para mal de la publicación. (...) Tras firmar su carta de libertad, llega la hora de rentabilizar la condena, firmando millonarias exclusivas. (...) “Je m’en fous”, dice la rebelde duquesita. A la opinión pública, tú también ‘fous’. (...) Aunque no le agrade, cada vez se parece más a la casta. Lleva más pulseras que la emérita. (...) El plagio en la alta costura debería estar penado como en la literatura, aunque a quien se copie esté muerto.
1. Kkizia de todas las liendres
2. ¿Mar Flores? O ¿Agatha Ruiz?
3. Doña Sofía
4. Soraya
5. Paquirrin y el resto de casposos
6. La Pantoja
7. ¿La Montoro? O la que es la nueva duquesa de Medinacelli (no recuerdo el nombre)
8. Él coletas
9. Varela y sus varelazos
 
Registrado
24 Ago 2012
Mensajes
2.493
Calificaciones
48.527
1. Kkizia de todas las liendres
2. ¿Mar Flores? O ¿Agatha Ruiz?
3. Doña Sofía
4. Soraya
5. Paquirrin y el resto de casposos
6. La Pantoja
7. ¿La Montoro? O la que es la nueva duquesa de Medinacelli (no recuerdo el nombre)
8. Él coletas
9. Varela y sus varelazos
No veo yo a Ugeña soltando pijadas en fransuá.Las soltará en español ,en todo caso.Pero nah,tiene dos dedos de frente,pero muy buenos modales.
Victoria Hohenlohe se llama la otra prenda.Pero esa no iba a estar con su madre en Alemania hasta que le acabasen de salir los dientes??:meh:
 
Registrado
23 Dic 2007
Mensajes
7.138
Calificaciones
25.406
El Mundo Orbyt.

MI SEMANA AZUL & ROSA

JAIME PEÑAFIEL

05/11/2016

CHSSS...
SOFÍA, LETIZIA Y LA POLÍTICA
UNA GRAN PROFESIONAL
LAS CENIZAS DE MIS MUERTOS
NO QUERÍA SALIR DE CASA


Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
La jura de Rajoy como presidente tuvo muchos motivos de atención: era la primera vez que se hacía con Felipe VI. La anterior, ante Juan Carlos. Segundo, juró, que no prometió, ante un crucifijo, con la mano izquierda sobre la Biblia del siglo XVIII de Carlos IV y la derecha en la Constitución Española. Tercero, hubo una ausencia destacada: la de Letizia. Cierto es que al único que le corresponde estar presente es a don Felipe, como Jefe del Estado. No me cansaré nunca de repetir que la Jefatura del Estado no es bicéfala. Ni en España ni en ningún lugar del mundo. Pero estamos muy mal acostumbrados. En las juras de los presidentes de Gobierno con don Juan Carlos, lo habitual era la presencia de doña Sofía, que tampoco se perdía la de los ministros. Letizia también estuvo ausente ayer en esa ceremonia.

Cierto es que la consorte emérita, a diferencia de la consorte sucesora, es una mujer a la que la política le apasionaba. Se lo reconoció a la compañera Pilar Urbano en el libro sobre su vida, cuando, hablando de su madre Federica, cuenta: “Decían que le gustaban las intrigas, que manejaba los hilos por detrás... no era cierto [que lo era]. Tenía un carácter fuerte, muy vivaz ... pero no mangoneaba a su hijo, no estaba detrás del rey constantemente [estaba delante y siempre ninguneó a su esposo, el rey Pablo, un santo varón, digo yo]. ¿Que era muy política? ¡Pues igual que yo! A mí me encanta la política”.

Podría poner algunos ejemplos. Uno de ellos, cuando la Marcha Verde de Hassan contra España. Se pensó que sería bueno que don Juan Carlos viajara a El Aaiún, en el Sáhara. “Nos reunimos aquí, en el salón, mi marido, Mondéjar, Armada, Cortina que era ministro de Asuntos Exteriores y yo. Y lo vimos muy positivo aunque éste decía: no puede ir allí, es una locura. A mí me parecía natural, lógico, estupendo que fuese. Un general debe estar con sus tropas, le dije. Y le pedí que me lo ofreciera como regalo de cumpleaños”. A pesar del desamor, el rey emérito siempre le reconoció que era una gran profesional. La profesionalidad que le falta a Letizia. Dicen que Rajoy no le cae bien. Mejor Pedro Sánchez, que estudió, como ella, en el Ramiro de Maeztu. Ignoro si coincidieron. Lo suyo, más que la socialdemocracia, es la izquierda de Pablo Iglesias. Al parecer, la simpatía es mutua. Como éste le reconoció a Jordi Évole en la primera entrevista que le hizo: “Si hay alguien que comunica mejor que yo, es Letizia”. El líder de Podemos también reveló que, a través de un periodista, le había llegado el deseo de Letizia por conocerle. A lo peor, sí. A lo mejor es él quien lo desea.

Esta mi semana, el Vaticano, es decir, el Papa Francisco, ha dado algunas normas sobre el tratamiento a seguir con las cenizas de nuestros muertos. La más importante, la obligación de depositarlas en un lugar sagrado y no conservarlas en el domicilio.

No hace mucho, fui invitado a una cena en casa de un querido, queridísimo amigo, como era Alberto Schommer, recientemente fallecido. Mi sorpresa, desagradable ella, fue encontrarme, en el salón donde tomábamos el aperitivo y en una vitrina, una urna con las cenizas de Mercedes, su amantísima esposa fallecida semanas antes. Puesto que me hallaba rodeado de vivos, intenté no pensar en mi amiga muerta. Pero, durante toda la cena, fui incapaz de superar el asombro, la sorpresa, de encontrarme allí con sus cenizas, entre tanta vasija, copas y huacos de las culturas aborígenes y precolombinas compradas en nuestros viajes reales a Perú y Colombia. ¡Cuánto daño han hecho las cenizas mortuorias en el arte helénico, romano y otras culturas! Cierto es que estas urnas se han empleado en muchas civilizaciones que practicaban los ritos funerarios de la cremación y las cenizas. Los romanos, por ejemplo, las colocaban en una hornacina. Entre las numerosas ofertas de urnas en internet, he leído una redactada en estos términos: “Ofrecemos urnas especiales en plata, aluminio, bronce y bañadas en oro, que gracias a su diseño y acabado pueden colocarse en un estante del lugar preferido de su hogar. Observen en detalle nuestro catálogo”. Y lo mejor: “Cómprenlo hoy. No esperen a mañana”.

Pensando en las cenizas de mi amiga, recordaba las palabras de Augusto Comte: “Los muertos gobernarán siempre a los vivos”. En este caso va a ser que sí. Como lo fue el propietario de un piso que un ejecutivo conocido mío se compró en el madrileño paseo de la Castellana. Cuando estaba recorriendo la vivienda, vio que, sobre una repisa, había una urna. “¿Esto qué es?”, preguntó. “Son las cenizas de mi madre, que no una sino mil veces me hizo prometer que nunca saldría de su casa. Usted haga con ellas lo que quiera, pero yo no puedo llevármelas. Sería traicionar su memoria”. Cuando firmó el contrato de compra, lo primero que hizo mi amigo fue subir a la sierra de Guadarrama y esparcir aquellas cenizas. Cierto es que podía haberlas arrojado en el estanque del Retiro o en el lago de la Casa de Campo. Se han encontrado cientos. Pero es muy sentimental e hizo lo que creyó que tenía que hacer.

Me gustaría saber qué considera el Vaticano un lugar sagrado para las cenizas que, con todo respeto, acaban convirtiéndose casi siempre en un problema familiar.

No es de recibo que permita u obligue a su hija mayor a cubrirse ridículamente la cara para que no la reconozcan. No se trata de una estrella sino de una niña muy importante en el futuro de la Institución. (...) Querida amiga, cuando se ha estado veinte años con un hombre, algo más que el silencio tiene que quedar. Si no, es que no ha habido nada. Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad. (...) Tiene marido, que es un decir, tres hijos y ocho nietos, pero su cumpleaños lo ha pasado con sus hermanos. ¡Triste la vida suya! (...) Querida Soraya, me gustó la dignidad con la que Ana Pastor saludó a Felipe VI en la jura de Rajoy y de los ministros. ¿Por qué no acabamos de una puñetera vez con las reverencias? (...) Cada vez son más los horteras famosos que tienen el ‘¡Hola!’ como su revista de cabecera a golpe de talonario. Para bien de ellos y para mal de la publicación. (...) Tras firmar su carta de libertad, llega la hora de rentabilizar la condena, firmando millonarias exclusivas. (...) “Je m’en fous”, dice la rebelde duquesita. A la opinión pública, tú también ‘fous’. (...) Aunque no le agrade, cada vez se parece más a la casta. Lleva más pulseras que la emérita. (...) El plagio en la alta costura debería estar penado como en la literatura, aunque a quien se copie esté muerto.

Por ahí por ahí me han "contao" que don Peña a veces suele pasearse por aquí a ver si hemos "adivinao" las adivinanZas :D

Lolasoooo! :)
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)