Azul y Rosa,Jaime Peñafiel.Sábado,26 de Noviembre de 2016. (1 Viewer)

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
11.546
Calificaciones
89.038
El Mundo Orbyt.

MI SEMANA AZUL & ROSA

JAIME PEÑAFIEL

26/11/2016

LETIZIA, SONRÍE POR FAVOR
LA REINA DE LA ALTA COSTURA
AGRAVIO COMPARATIVO


Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
Difícilmente los españoles olvidarán el triste espectáculo protagonizado por la inefable Letizia, durante la solemne ceremonia de la apertura de las Cortes Generales, el pasado 17. Nadie entendió el gesto distante, frío, antipático y de desprecio no sólo a los diputados sino a la audiencia televisiva, sin molestarse en ofrecer un mínimo de simpatía, de amabilidad, que tiene obligación. Ese día dañó aún más su imagen, ya de por sí polémica.

No hay duda de que en Letizia existe, efectivamente, una dualidad en su persona. Por un lado, una sonrisa forzada que convierte su rostro, siempre tan tenso, en algo más cálido pero gélido cuando, repentinamente, desaparece. Como si recordara que no debe dejar de entrever su compleja personalidad. Muchos piensan que es consecuencia del mal humor del que siempre hace gala.

Felipe, su esposo, no debía permitirle que se comportara así públicamente. Ello me recuerda al primer ministro británico Harold Macmillan cuando decidió abordar el problema de la sonrisa real y empaque, a menudo excesivamente majestuoso, que Isabel II adoptaba en público. Así que confió a un miembro de la Familia: “¿No sería posible solicitar a la reina que se mantuviese menos distante, menos solemne y que sonriera de vez en cuando?” La televisión obliga a perder un poco de gravedad.

No olviden que estamos hablando de la reina más reina del mundo. No de una consorte como Letizia. A veces, pienso que no sabe quién es.

Para ello, debería recordar las palabras de su suegra, Doña Sofía, cuando dijo: “Yo soy reina porque me he casado con el rey... si yo no fuese la mujer del rey, la esposa del rey, no tendría esta dimensión, no tendría este estatus. Porque yo sólo soy consorte. Ese es mi estatus: consorte del rey. Yo, Sofía, ¿por mí sola? Por mí sola, sólo soy princesa de Grecia y punto”. Como tú, Letizia, que sólo serías periodista de informativos.

La Casa ha decidido que tú aparezcas “cuando se considere conveniente”. No vale ya eso de “no voy porque no me apetece”. Tú no puedes permitirte ser egoísta. Tú no estás para hacer lo que quieras sino lo que necesiten de ti. La Zarzuela programa cada día y cada hora de tu vida en función de los intereses del país. Te guste o no. Es la servidumbre y la carga del cargo.

Carolina Herrera, nacida venezolana pero ciudadana del mundo en el que viene reinando como una de las grandes diseñadoras, ha presentado su libro, 25 años de vida profesional. Para ella, el icono de elegancia de verdad es la reina Isabel II de Inglaterra, que lleva toda su vida siendo fiel a una determinada forma de vestir que “corresponde con el papel que le ha tocado desempeñar al frente de la corona”. “Por eso cuida su vestuario como un asunto de Estado más”, Luis Ventoso dixit. Nada que ver con la consorte española quien, como escribe Beatriz Miranda, es un catálogo, a veces vulgar, de modelos.

Estos días y con motivo de los actos de sus 90 años y 64 en el trono, se han expuesto en sus palacios, entre ellos Buckingham y Windsor, 150 vestidos y sombreros bajo el nombre de La moda de un reinado: 90 años de estilo.

Carolina Herrera podría haber diseñado esta ropa. Pero ha sido en su gran mayoría de Norman Hartell, modisto de la reina hasta que falleció, en 1979. Diseñó, incluso, los trajes de novia y el de la coronación, ambos expuestos en Buckingham. Antes de fallecer, la soberana le nombró Sir Norman.

Desde entonces, la estilista de Isabel II es Angela Kelly, divorciada de 61 años, que no sólo se ocupa de vestir a Su Graciosa Majestad sino que se ha forjado una relación de complicidad y confianza. Cuida de tal manera todos los detalles, que hasta emplea un ventilador para comprobar cómo trajes en organza, seda o gasa se comportan en el cuerpo de la reina ante la más ligera brisa. En 2007, Su Majestad le otorgó la Real Orden Victoriana.

Angela Kelly fue la responsable de la creación de las dos versiones idénticas del vestido de cóctel de encaje y cristales de color durazno que lució la reina con motivo de la inauguración de los Juegos Olímpicos, en una escena junto a James Bond, encarnado por el actor Daniel Craig. No sólo le recibió en el palacio de Buckingham sino que le acompañó hasta el helicóptero para poner rumbo al estado olímpico, sobre el que se lanzarían. La toma, of course, finalizó con una doble de la reina, vestida con el otro traje idéntico y que se lanza en paracaídas sobre el estadio. La reina se mostró más accesible que nunca y disfrutó mucho, haciendo gala de un gran sentido del humor.

Lo que no ha conseguido Felipe VI ni el protocolo de La Zarzuela, lo ha hecho la revista Vanity Fair, logrando que Pablo Iglesias se vista con un esmoquin, no de alquiler, como hizo en los Goya, sino a medida. Con ello, demuestra, una vez más, el desprecio y la falta de respeto hacia el Rey. La Zarzuela debería exigir, nunca es tarde, que para las audiencias un comportamiento similar en el vestir. Aunque dicen que las comparaciones son odiosas, en este caso son más que obligadas.

 

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
11.546
Calificaciones
89.038
El Mundo Orbyt.

26/11/2016

CHSSS...

Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
“El muerto al hoyo y el vivo a Loewe”, exclamó con tristeza un personaje al ver la ausencia de tantos y tantos en el funeral de tan ilustre diplomático. ¡Con la cantidad de favores que les había hecho! (...) Como Pilar Urbano, me gustó la comparecencia de Felipe ante las Cortes Generales, sin etiquetas ni uniforme de capitán general, sino en traje de calle, más próximo, como lejana Letizia con su actitud. (...) Es el padre de Pablete y vive en una casa contigua a los canónigos de Zamora pero protesta porque las campanas de la catedral no le dejan dormir. (...) Por qué comparamos siempre, estimado señor Lapuente, a la monarquía española con la de Suecia, Noruega y Dinamarca, tan serias ellas, y no con las repúblicas alemana, francesa e italiana, igualmente importantes pero más democráticas. (...) Querida, la primera dama electa norteamericana será todo lo que tú dices menos una discreta ex modelo cuyo desnudo conoce todo el mundo. (...) El reciente fallecimiento de Leonard Cohen ha recordado un pasaje de su vida por el que han pasado algunos famosos españoles, a quienes sus mánagers no sólo les traicionaron sino que, además, les robaron. Al cantante canadiense 4.600.000 euros. A la ‘princesa del pueblo’ y a otros, ni se sabe.
 
Registrado
31 May 2014
Mensajes
224
Calificaciones
2.771
El Mundo Orbyt.

MI SEMANA AZUL & ROSA

JAIME PEÑAFIEL

26/11/2016

LETIZIA, SONRÍE POR FAVOR
LA REINA DE LA ALTA COSTURA
AGRAVIO COMPARATIVO


Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
Difícilmente los españoles olvidarán el triste espectáculo protagonizado por la inefable Letizia, durante la solemne ceremonia de la apertura de las Cortes Generales, el pasado 17. Nadie entendió el gesto distante, frío, antipático y de desprecio no sólo a los diputados sino a la audiencia televisiva, sin molestarse en ofrecer un mínimo de simpatía, de amabilidad, que tiene obligación. Ese día dañó aún más su imagen, ya de por sí polémica.

No hay duda de que en Letizia existe, efectivamente, una dualidad en su persona. Por un lado, una sonrisa forzada que convierte su rostro, siempre tan tenso, en algo más cálido pero gélido cuando, repentinamente, desaparece. Como si recordara que no debe dejar de entrever su compleja personalidad. Muchos piensan que es consecuencia del mal humor del que siempre hace gala.

Felipe, su esposo, no debía permitirle que se comportara así públicamente. Ello me recuerda al primer ministro británico Harold Macmillan cuando decidió abordar el problema de la sonrisa real y empaque, a menudo excesivamente majestuoso, que Isabel II adoptaba en público. Así que confió a un miembro de la Familia: “¿No sería posible solicitar a la reina que se mantuviese menos distante, menos solemne y que sonriera de vez en cuando?” La televisión obliga a perder un poco de gravedad.

No olviden que estamos hablando de la reina más reina del mundo. No de una consorte como Letizia. A veces, pienso que no sabe quién es.

Para ello, debería recordar las palabras de su suegra, Doña Sofía, cuando dijo: “Yo soy reina porque me he casado con el rey... si yo no fuese la mujer del rey, la esposa del rey, no tendría esta dimensión, no tendría este estatus. Porque yo sólo soy consorte. Ese es mi estatus: consorte del rey. Yo, Sofía, ¿por mí sola? Por mí sola, sólo soy princesa de Grecia y punto”. Como tú, Letizia, que sólo serías periodista de informativos.

La Casa ha decidido que tú aparezcas “cuando se considere conveniente”. No vale ya eso de “no voy porque no me apetece”. Tú no puedes permitirte ser egoísta. Tú no estás para hacer lo que quieras sino lo que necesiten de ti. La Zarzuela programa cada día y cada hora de tu vida en función de los intereses del país. Te guste o no. Es la servidumbre y la carga del cargo.

Carolina Herrera, nacida venezolana pero ciudadana del mundo en el que viene reinando como una de las grandes diseñadoras, ha presentado su libro, 25 años de vida profesional. Para ella, el icono de elegancia de verdad es la reina Isabel II de Inglaterra, que lleva toda su vida siendo fiel a una determinada forma de vestir que “corresponde con el papel que le ha tocado desempeñar al frente de la corona”. “Por eso cuida su vestuario como un asunto de Estado más”, Luis Ventoso dixit. Nada que ver con la consorte española quien, como escribe Beatriz Miranda, es un catálogo, a veces vulgar, de modelos.

Estos días y con motivo de los actos de sus 90 años y 64 en el trono, se han expuesto en sus palacios, entre ellos Buckingham y Windsor, 150 vestidos y sombreros bajo el nombre de La moda de un reinado: 90 años de estilo.

Carolina Herrera podría haber diseñado esta ropa. Pero ha sido en su gran mayoría de Norman Hartell, modisto de la reina hasta que falleció, en 1979. Diseñó, incluso, los trajes de novia y el de la coronación, ambos expuestos en Buckingham. Antes de fallecer, la soberana le nombró Sir Norman.

Desde entonces, la estilista de Isabel II es Angela Kelly, divorciada de 61 años, que no sólo se ocupa de vestir a Su Graciosa Majestad sino que se ha forjado una relación de complicidad y confianza. Cuida de tal manera todos los detalles, que hasta emplea un ventilador para comprobar cómo trajes en organza, seda o gasa se comportan en el cuerpo de la reina ante la más ligera brisa. En 2007, Su Majestad le otorgó la Real Orden Victoriana.

Angela Kelly fue la responsable de la creación de las dos versiones idénticas del vestido de cóctel de encaje y cristales de color durazno que lució la reina con motivo de la inauguración de los Juegos Olímpicos, en una escena junto a James Bond, encarnado por el actor Daniel Craig. No sólo le recibió en el palacio de Buckingham sino que le acompañó hasta el helicóptero para poner rumbo al estado olímpico, sobre el que se lanzarían. La toma, of course, finalizó con una doble de la reina, vestida con el otro traje idéntico y que se lanza en paracaídas sobre el estadio. La reina se mostró más accesible que nunca y disfrutó mucho, haciendo gala de un gran sentido del humor.

Lo que no ha conseguido Felipe VI ni el protocolo de La Zarzuela, lo ha hecho la revista Vanity Fair, logrando que Pablo Iglesias se vista con un esmoquin, no de alquiler, como hizo en los Goya, sino a medida. Con ello, demuestra, una vez más, el desprecio y la falta de respeto hacia el Rey. La Zarzuela debería exigir, nunca es tarde, que para las audiencias un comportamiento similar en el vestir. Aunque dicen que las comparaciones son odiosas, en este caso son más que obligadas.

Buen repaso, sí señor (y)
 

Registrado
11 Ene 2016
Mensajes
27.685
Calificaciones
178.152
Cuando presentaba el TD ,hacia de reportera con el prestige o estaba en informe semanal (colocada con un novio"diplomático que tenia"que se conveconvertiría en segundo marido) no ponía estas caras..bien que intentaba ser educada,agradable y respetuosa.
Saber hacerlo sabe,otra es ponerle ganas o hacer lo contrario para fastidiar..
Si a eso se une esos vaivenes emocionales..hoy voy de stalertte todo al aire,mañana de bruja malísima y pasado de ursulina bondadosa.. .
No se si pensar que es muy muy lizta y tiene muy mala baba..todo lo hace a propósito.. además disfruta haciendo el mal papel.
O que realmente esta desquiciacita del todo y la medicación le sienta muy mal a veces o no se la toma.
 

Registrado
10 Ago 2015
Mensajes
2.651
Calificaciones
21.375
Gracias por traerlo. Por una vez estoy de acuerdo en todo lo que dice, aunque, como siempre, tiene una tendencia a elogiar a Sofía como si ésta nunca hubiera roto un plato. Aunque sí es cierto que en público siempre cumple con su papel. Respecto a Pablo Iglesias, le da mucha estopa, pero creo que tiene razón en cuanto al protocolo: o para todos o para nadie, eso incluye a la conzuerte. Un poco más de lo mismo.
 
Registrado
23 Nov 2013
Mensajes
9.941
Calificaciones
70.689
Cuando presentaba el TD ,hacia de reportera con el prestige o estaba en informe semanal (colocada con un novio"diplomático que tenia"que se conveconvertiría en segundo marido) no ponía estas caras..bien que intentaba ser educada,agradable y respetuosa.
Saber hacerlo sabe,otra es ponerle ganas o hacer lo contrario para fastidiar..
Si a eso se une esos vaivenes emocionales..hoy voy de stalertte todo al aire,mañana de bruja malísima y pasado de ursulina bondadosa.. .
No se si pensar que es muy muy lizta y tiene muy mala baba..todo lo hace a propósito.. además disfruta haciendo el mal papel.
O que realmente esta desquiciacita del todo y la medicación le sienta muy mal a veces o no se la toma.
Ella es la Reina (con mayuscula), la number one, hace lo que quiere, si hoy quiere poner cara de bruja la pone, sino quiere asistir al trabajo no va.
¿quien por encima de ella?, nadie.
Otra cosa era cuando tuvo que hacer el paripe.
 
Registrado
10 Oct 2006
Mensajes
18.412
Calificaciones
86.545
Ubicación
Marbella (Malaga)
Cuando presentaba el TD ,hacia de reportera con el prestige o estaba en informe semanal (colocada con un novio"diplomático que tenia"que se conveconvertiría en segundo marido) no ponía estas caras..bien que intentaba ser educada,agradable y respetuosa.
Saber hacerlo sabe,otra es ponerle ganas o hacer lo contrario para fastidiar..
Si a eso se une esos vaivenes emocionales..hoy voy de stalertte todo al aire,mañana de bruja malísima y pasado de ursulina bondadosa.. .
No se si pensar que es muy muy lizta y tiene muy mala baba..todo lo hace a propósito.. además disfruta haciendo el mal papel.
O que realmente esta desquiciacita del todo y la medicación le sienta muy mal a veces o no se la toma.

A veces pienso que la cosa pinta tan mal en Zarzuela, me refiero a valoraciòn de la Monarquia de Felipe VI, perspectivas de su duración, problema gordo con la heredera Leonor, que la Lety quiere tirar por la calle de en medio y a ver si consigue un divorcio ventajoso mientras su maridito sea Rey y no después.
Es la única explicación a su comportamiento autodestructivo en cuanto a consorte real.
 
Registrado
8 Oct 2006
Mensajes
2.406
Calificaciones
9
Un show fue Letizia en las cortes. Senora, alegre esa cara - es Usted la Reina de Espana presenciando las Cortes Generales, no Victoria Beckham en frente de los paparazzi!
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)