Ataque fiscal de ERC a Madrid

Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
50.554
Calificaciones
79.862
Ubicación
227

Tangana fiscal​

  • El debate se reduce a dos posiciones, o infierno fiscal o paraíso fiscal, y el mundo se divide en dos clases de personas: los que vienen a quitarnos nuestro dinero y los que no
Antón Losada
@antonlosada

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE/Javier Lopez/Archivo
29 de noviembre de 2020 21:29h
46

Este Gobierno y sus socios han adquirido el mal hábito de plantear los debates correctos, pero abrirlos de la peor manera posible. Con el asunto de la armonización fiscal les ha vuelto a suceder. Fuese por las urgencias de anotarse tantos en campaña de ERC, fuese por la indeterminación del Ejecutivo, han lanzado tan mal el debate que el partido que recomendó oficialmente la armonización fiscal cuando estaba en el Gobierno y Mariano Rajoy lo presidía, el Partido Popular, ha podido presentarse fácilmente como el gran guardián de los bolsillos de, al menos, los madrileños.


Plantear una reforma fiscal contra alguien suele acabar donde ya estamos, en una discusión donde los números y la razón únicamente sirven si alimentan mensajes incendiarios contra el enemigo. El debate se reduce a dos posiciones, o infierno fiscal o paraíso fiscal, y el mundo se divide en dos clases de personas: los que vienen a quitarnos nuestro dinero y los que no. La política fiscal funciona como el fútbol que jugaba Maradona, lleno de matices, regates y sutileza; la brocha gorda solo conduce a la tangana.

Si alguien quiere plantear el debate sobre la armonización fiscal apelando a la razón y no a la bilis debería empezar por ordenar un poco la discusión, porque llevamos toda la semana mezclando a capricho cuestiones diferentes y comparando indicadores que valoran cosas diversas como si midieran lo mismo.

Lo primero sería examinar si existen evidencias que amparen la necesidad de una armonización fiscal. La respuesta es sí. Estudios como los presentados por los profesores López Laborda y Rodrigo Sauco (2017) o Agrawal, Foremmy y Martínez Toledano (2020) han acreditado cómo las diferencias fiscales benefician de manera predominante a la Comunidad de Madrid generando una intensa concentración de rentas altas, las cuales se aprovechan de la facilidad de cambiar de domicilio para capturar los beneficios fiscales mientras continúan su vida habitual en su comunidad de origen. Pagan impuestos en Madrid, pero parece probable que consuman los servicios y recursos públicos en su pueblo, generando un desequilibrio relevante.

Luego convendría examinar las causas que generan esa movilidad y la naturaleza de sus efectos. Existe bastante consenso en torno a que las causas residen en la diferente capacidad de las autonomías para bajar sus impuestos o tramos cedidos. Una posibilidad que siempre pueden aprovechar mejor las comunidades más ricas frente a las regiones más pobres, apremiadas por mantener sus ingresos. Sin ser el único, es el caso de Madrid, cuya capacidad recaudatoria un 45% superior a la media le da un margen superior para bajar impuestos sin perder recaudación. Una ventaja que puede maximizar una comunidad que además alberga a la capital de Estado, con el plus de beneficios e inversión pública que implica; más la garantía de poder ejecutar recortes continuos en su gasto sabiendo que, si sucede algo como una pandemia o una crisis económica, la red de seguridad del Estado se extenderá antes, más rápido y en mayor volumen en la capital.

Sobre la naturaleza de sus efectos existe mayor discusión. Puede elegir entre quienes defienden las virtudes de la competencia fiscal y aquello que Charles Tiebout denominó "votar con los pies" o quienes argumentamos que dicha competencia nunca será tal mientras uno o varios jugadores siempre tengan ases y reyes y los demás solo puedan aspirar a figuras menores; por lo tanto, debe regularse y limitarse.

Llegados a este punto cabe discutir las soluciones disponibles. Todas pasarían por fijar unas reglas mínimas que impidan la competencia desleal o con ventaja. Solo un cínico puede hablar en serio de competencia fiscal cuando existen diferencias de cerca de treinta puntos en términos de esfuerzo fiscal entre las diferentes autonomías. España, también en esto, es país donde el mayor esfuerzo fiscal siempre lo acaban haciendo los menos ricos.

El indicador que manejar para buscar unas reglas de armonización justas debe constituirlo el esfuerzo fiscal y las reglas deben buscar la convergencia entre los esfuerzos de los diferentes territorios. Hablar de armonización fiscal en términos de presión fiscal solo puede conducir a idénticas injusticias amplificadas. Un ejemplo sencillo: igual que no nos supone el mismo esfuerzo pagar un 21% de IVA por un ordenador a usted, a mí o a Amancio Ortega, no exige el mismo esfuerzo pagar Sucesiones a quien hereda el piso de sus padres viviendo de un sueldo medio que quien lo hereda siendo el consejero delegado de Telefónica.

Finalmente, no conviene mezclar estas cuestiones con la discusión en torno al impuesto de patrimonio o al impuesto de sucesiones. La monumental obra de Tomas Piketty El Capital en el Siglo XXI aportó abrumadora evidencia empírica sobre cómo la progresiva supresión de aquellos impuestos que gravaban la riqueza, especialmente las herencias, operan como causa motora del aumento de la desigualdad. Si usted se sitúa entre quienes creen que necesitamos reducir la desigualdad por el bien de la democracia, entonces querrá más impuestos que graven la riqueza; no estos viejos artefactos llamados Sucesiones y Patrimonio, llenos de trampas y absurdos, sino tributos modernos y bien construidos. Si piensa que la desigualdad no es su problema, entonces su problema será, efectivamente, que desaparezcan cuanto antes todos los impuestos que gravan la riqueza. Usted elige.

 

Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
10.214
Calificaciones
30.942
Otegui ya está pidiendo un referendum. Si opinamos los españoles, creo que hay mayoría queriendo quitarse de encima al Pais Vasco. Nos ibamos a ahorrar un pastizal y no se a quien iban a chantajear
 
Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
10.214
Calificaciones
30.942

Madrid exige por carta a María Jesús Montero "respeto a la Constitución" en los impuestos​

Advierte de que si avanza en este camino presentarán un requerimiento de competencia y, en última instancia, un conflicto de competencia ante el Tribunal Constitucional
Lasquetty: “Si no hay reapertura completa hasta diciembre, se perderán en Madrid un millón de empleos

Lasquetty: “Si no hay reapertura completa hasta diciembre, se perderán en Madrid un millón de empleos"
ALEJANDRA OLCESE
PERFIL
EMAILTWITTER

PUBLICADO 02/12/2020 10:34ACTUALIZADO02/12/2020 12:09
El consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha remitido este miércoles una carta a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la que le pide que respete la Constitución y no avance en las negociaciones con Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) para homogeneizar los impuestos en todo el territorio nacional y subir de facto los tributos en Madrid.
MÁS INFO
"Le exijo respeto a la Constitución, a las leyes vigentes, y a la autonomía financiera de la Comunidad Autónoma de Madrid. Respeto, en última instancia, a los ciudadanos de Madrid. De no ser así, nos opondremos por todas las vías políticas y jurídicas a nuestro alcance, a sabiendas de que la medida propuesta es injusta, ilegal, inconstitucional y perjudica no sólo a los madrileños sino al conjunto de la Nación española", pide el consejero en la misiva, fechada el 30 de noviembre y a la que ha tenido acceso Vozpópuli.
Lasquetty advierte a la ministra de que si avanza por este camino, la Comunidad presentará un requerimiento de incompetencia y, en última instancia, planteará un conflicto de competencia ante el Tribunal Constitucional.
No podemos admitir que los impuestos que vayan a pagar los madrileños se decidan en otro lugar que no sea la Asamblea de Madrid"
"El anuncio de crear una 'comisión bilateral Gobierno-ERC' para adoptar decisiones sobre los impuestos de la Comunidad de Madrid no sólo es un desprecio flagrante hacia los madrileños, sino que no tiene precedentes ni, desde luego, cabida en el orden constitucional (...) No podemos admitir que los impuestos que vayan a pagar los madrileños se decidan en otro lugar que no sea la Asamblea de Madrid", señalan.

Vulnera las leyes​

Lasquetty argumenta que la intención de armonizar los impuestos de Patrimonio y de Sucesiones y Donaciones va en contra de la Ley Orgánica 8/1980 de Financiación de Comunidades Autónomas, y de la Ley 22/2009, por la que se regula el Sistema de Financiación Autonómica y se determina la cesión a éstas de las facultades normativas en esos tributos. "Constituye un directo y notorio ataque a la Constitución Española", apunta.
"Lo que ustedes han declarado públicamente constituiría una inaceptable e inconstitucional abolición de la capacidad normativa de la Comunidad de Madrid para desarrollar la política fiscal que considera más conveniente y beneficiosa para los intereses de los madrileños, conforme a las disposiciones legales presentadas ante la Asamblea de Madrid y aprobadas por esta", defiende.
Considera, además, que no existe ningún tipo de competencia desleal ni 'dumping fiscal', como argumenta la Ministra, dado que "las reglas del juego son iguales para todos" y todas las comunidades de régimen común tienen "la misma capacidad normativa para regular los impuestos cedidos, pudiendo así subirlos o bajarlos en función de sus legítimos intereses y necesidades mediante el uso de sus competencias".
 

Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
10.214
Calificaciones
30.942

Por qué "armonizar" impuestos en Madrid reduciría los recursos de las demás CCAA​

La "armonización" reduciría su PIB un 2%, mermando su capacidad de generar recursos para la financiación de las demás comunidades.​

Diego Sánchez de la Cruz Seguir a diegodelacruz
2020-12-04
0
[IMG alt="La armonización reduciría su PIB un 2%, mermando su capacidad de generar recursos para la financiación de las demás comunidades.
"]https://s.libertaddigital.com/images/trans.png[/IMG]

Isabel Díaz Ayuso en un acto por la Constitución | EFE
El gobierno de Pedro Sánchez prepara su asalto definitivo al "modelo madrileño" y, fracasados sus ataques a la estrategia sanitaria de Isabel Díaz Ayuso, se dirige ahora contra el sistema tributario de la región, caracterizado desde hace años por imponer una fiscalidad más atractiva que el resto de territorios nacionales.
Pero seria un error asumir que la estrategia de Moncloa solo perjudicaría a Madrid. Y es que la pretensión del gobierno de España de forzar a Díaz Ayuso a subir los impuestos puede tener un efecto indirecto muy nocivo para los intereses del resto de autonomías. Así, los perdedores no son solamente los madrileños, sino todos los españoles, incluidos los de aquellas comunidades en que los partidos nacionalistas creen que este tipo de ofensiva puede generarles algún tipo de ventaja económica.
La clave para entender las consecuencias reales que puede desatar una intervención de este tipo radica en el empobrecimiento que sufriría Madrid en caso de ser obligado a subir los impuestos. Recientemente, la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) presentó un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) en el que estima el coste de una "armonización fiscal" volcada en recuperar el Impuesto sobre el Patrimonio y acabar con la bonificación del 99% en el Impuesto de Sucesiones.


Durante la presentación del estudio, CEIM e IEE comentaron que el golpe al PIB madrileño podría alcanzar el 2% del PIB. Por lo tanto, por 1 euro recaudado a través de la "armonización fiscal", la producción económica de la Comunidad de Madrid caería 5 euros. El saldo total sería claramente deficitario y generaría un aumento testimonial de los recursos públicos a cambio de golpear severamente al sector privado de la región.
Ese empobrecimiento minaría la capacidad de la economía madrileña de "tirar del carro" y aportar riqueza a otras regiones. Pero el golpe también se trasladaría al terreno fiscal, puesto que un descenso del PIB también iría de la mano de una menor capacidad de aportación al Fondo de Garantía de Servicios Públicos. Según los datos del Ministerio de Hacienda, Madrid ha aportado 31.700 millones a este Fondo durante los diez últimos años. De cada 10 euros inyectados a otras comunidades, siete vienen de Madrid. En el caso de Cataluña, la segunda región que más recursos ha inyectado en dicho Fondo, la aportación acumulada es de apenas 11.200 millones.
Es importante recalcar, además, que solo el 22% de los impuestos que recauda Madrid terminan finalmente en las arcas regionales. En cifras absolutas, hablamos de unos ingresos de 84.000 millones que, no obstante, se ven aminorados hasta los 19.000 millones una vez se aplican transferencias, mecanismos del sistema de financiación autonómica, etc.
Así, un Madrid más rico es también un Madrid que aporta más riqueza al resto de España y, específicamente, los mismos gobiernos autonómicos que piden más impuestos en la comunidad gobernada por Díaz Ayuso pueden acabar lidiando con una sorpresa inesperada. No en vano, si la comunidad que más recursos aporta al resto de España sufre una importante caída de su PIB como consecuencia de la "armonización fiscal", la menor recaudación derivada de dicha crisis terminará reduciendo los recursos que son redistribuidos entre otras regiones.
 

Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
10.214
Calificaciones
30.942

Los catalanes pagan 15 tasas autonómicas, por 4 en Madrid​

La Comunidad de Madrid tiene el régimen fiscal más atractivo; Cataluña, el más asfixiante​


Madrid ha desbancado a Vizcaya como polo de atracción fiscal en España

Madrid ha desbancado a Vizcaya como polo de atracción fiscal en EspañaALBERTO R. ROLDÁNLA RAZÓN

H. MONTERO
CREADA.10-12-2020 | 11:45 H
/
ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN.11-12-2020 | 04:14 H
La Comunidad de Madrid ha desbancado a la provincia de Vizcaya y es la región española con un régimen fiscal más atractivo, con una puntuación de 7,22 sobre 10, tras superar también a Álava y Guipúzcoa, todas ellas con sus propios regímenes. A Madrid y las tres provincias vascas le siguen Canarias, que desplaza a La Rioja en el ranking de las zonas más competitivas de España en términos impositivos.

Así se desprende de la cuarta edición del Índice Autonómico de Competitividad Fiscal (IACF), correspondiente a 2020, elaborado por la Fundación para el Avance de la Libertad con el apoyo de la estadounidense Tax Foundation.
Según este ranking, que clasifica a todas las comunidades autónomas por su capacidad de competir fiscalmente para retener y atraer empresas y profesionales, la bajada más pronunciada respecto al ejercicio de 2019 es la de las Islas Baleares, que caen cuatro puestos, de la octava a la decimosegunda posición. Pero los peores resultados vuelven a ser los de Aragón, Asturias y Cataluña, que se sitúa un año más a la cola del índice con una puntuación de apenas 4,66 sobre 10.


Y es que Cataluña es la región española que aplica la mayor carga fiscal a los tramos e impuestos que gestiona. Buena parte de esta asfixia con la que Generalitat catalana carga a los contribuyentes catalanes la tienen los impuestos propios. De hecho, los catalanes pagan el doble de impuestos que las demás comunidades autónomas: 15, a día de hoy, al haber introducido uno nuevo, mientras que otro ha sido declarado inconstitucional.
Por comparar la presión fiscal autonómica que afrontan los catalanes con esos 15 impuestos regionales baste con remarcar que la Comunidad de Madrid solo tiene cuatro impuestos adicionales a los cedidos total o parcialmente: la tarifa de depuración de aguas residuales, el impuesto sobre la instalación de máquinas en establecimientos de hostelería autorizados, el impuesto sobre depósito de residuos y un recargo sobre el Impuesto sobre Actividades Económicas.

A mucha distancia de Cataluña en impuestos propios pero también en la cola del ranking se encuentran Asturias, con 7 impuestos propios, seguida por Andalucía, Murcia y Galicia, con 6, y Aragón con 5. La mejor posición la ocupan las tres diputaciones del País Vasco ya que no han establecido más impuestos propios. En la segunda posición, se encuentra Canarias con un solo impuesto en esta categoría, seguida por Castilla-La Mancha y Castilla y León, con dos.
De nuevo en el conjunto de toda la carga fiscal, Navarra es la región que más retrocede en la serie histórica desde que se realizó la primera medición en 2017, al perder siete puestos en cuatro años. Por su parte, Extremadura sigue teniendo una carga fiscal en Patrimonio calificable de «confiscatoria», al situarse a la cabeza de este tributo no solo en España o Europa, sino a nivel mundial.

Madrid ha escalado hasta la primera posición al reducir ligeramente su distancia con Vizcaya en la bonificación del Impuesto sobre la Renta. Vizcaya baja al no haber emprendido reformas y al perder unas décimas en la Renta por las reformas realizadas en Álava, que mantiene su tercera plaza ya que, a finales de 2019, deflacta la tarifa de la Renta e incrementa los mínimos personales y familiares hasta equipararlos a Guipúzcoa y Vizcaya.
El índice, presentado ayer, detalla que Cataluña ha reducido este ejercicio las bonificaciones en Sucesiones, ha subido hasta dos puntos el tipo marginal de la Renta y ha aprobado un nuevo impuesto medioambiental. Asturias, en decimoctava posición, es la región donde más se paga por Sucesiones. Aragón (17), está entre las peores regiones en Renta, Sucesiones y Patrimonio. La Comunidad Valenciana (16), tiene uno de los sistemas más gravosos en Sucesiones, Trasmisiones y actos jurídicos

Los catalanes pagan 15 tasas autonómicas, por 4 en Madrid

La Comunidad de Madrid tiene el régimen fiscal más atractivo; Cataluña, el más asfixiante

Madrid ha desbancado a Vizcaya como polo de atracción fiscal en España

Madrid ha desbancado a Vizcaya como polo de atracción fiscal en EspañaALBERTO R. ROLDÁNLA RAZÓN

H. MONTERO
CREADA.10-12-2020 | 11:45 H
/
ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN.11-12-2020 | 04:14 H

La Comunidad de Madrid ha desbancado a la provincia de Vizcaya y es la región española con un régimen fiscal más atractivo, con una puntuación de 7,22 sobre 10, tras superar también a Álava y Guipúzcoa, todas ellas con sus propios regímenes. A Madrid y las tres provincias vascas le siguen Canarias, que desplaza a La Rioja en el ranking de las zonas más competitivas de España en términos impositivos.
Así se desprende de la cuarta edición del Índice Autonómico de Competitividad Fiscal (IACF), correspondiente a 2020, elaborado por la Fundación para el Avance de la Libertad con el apoyo de la estadounidense Tax Foundation.
Según este ranking, que clasifica a todas las comunidades autónomas por su capacidad de competir fiscalmente para retener y atraer empresas y profesionales, la bajada más pronunciada respecto al ejercicio de 2019 es la de las Islas Baleares, que caen cuatro puestos, de la octava a la decimosegunda posición. Pero los peores resultados vuelven a ser los de Aragón, Asturias y Cataluña, que se sitúa un año más a la cola del índice con una puntuación de apenas 4,66 sobre 10.
Y es que Cataluña es la región española que aplica la mayor carga fiscal a los tramos e impuestos que gestiona. Buena parte de esta asfixia con la que Generalitat catalana carga a los contribuyentes catalanes la tienen los impuestos propios. De hecho, los catalanes pagan el doble de impuestos que las demás comunidades autónomas: 15, a día de hoy, al haber introducido uno nuevo, mientras que otro ha sido declarado inconstitucional.
Por comparar la presión fiscal autonómica que afrontan los catalanes con esos 15 impuestos regionales baste con remarcar que la Comunidad de Madrid solo tiene cuatro impuestos adicionales a los cedidos total o parcialmente: la tarifa de depuración de aguas residuales, el impuesto sobre la instalación de máquinas en establecimientos de hostelería autorizados, el impuesto sobre depósito de residuos y un recargo sobre el Impuesto sobre Actividades Económicas.
A mucha distancia de Cataluña en impuestos propios pero también en la cola del ranking se encuentran Asturias, con 7 impuestos propios, seguida por Andalucía, Murcia y Galicia, con 6, y Aragón con 5. La mejor posición la ocupan las tres diputaciones del País Vasco ya que no han establecido más impuestos propios. En la segunda posición, se encuentra Canarias con un solo impuesto en esta categoría, seguida por Castilla-La Mancha y Castilla y León, con dos.
De nuevo en el conjunto de toda la carga fiscal, Navarra es la región que más retrocede en la serie histórica desde que se realizó la primera medición en 2017, al perder siete puestos en cuatro años. Por su parte, Extremadura sigue teniendo una carga fiscal en Patrimonio calificable de «confiscatoria», al situarse a la cabeza de este tributo no solo en España o Europa, sino a nivel mundial.
Madrid ha escalado hasta la primera posición al reducir ligeramente su distancia con Vizcaya en la bonificación del Impuesto sobre la Renta. Vizcaya baja al no haber emprendido reformas y al perder unas décimas en la Renta por las reformas realizadas en Álava, que mantiene su tercera plaza ya que, a finales de 2019, deflacta la tarifa de la Renta e incrementa los mínimos personales y familiares hasta equipararlos a Guipúzcoa y Vizcaya.
El índice, presentado ayer, detalla que Cataluña ha reducido este ejercicio las bonificaciones en Sucesiones, ha subido hasta dos puntos el tipo marginal de la Renta y ha aprobado un nuevo impuesto medioambiental. Asturias, en decimoctava posición, es la región donde más se paga por Sucesiones. Aragón (17), está entre las peores regiones en Renta, Sucesiones y Patrimonio. La Comunidad Valenciana (16), tiene uno de los sistemas más gravosos en Sucesiones, Trasmisiones y actos jurídicos