Arrestado Julian Assange (WikiLeaks) en la Embajada de Ecuador en Londres (1 Viewer)



Registrado
9 Jul 2012
Mensajes
11.131
Calificaciones
59.198
Assange tenía que haberlo visto venir,cuando Ecuador cambio de presidente.Tendría que haber gestionado su salida de ese territorio antes de que fueran a por él.
Veremos como se resuelve esto y en que queda.Cuantos desalmados desaprensivos, están mandando en nuestro mundo.Roban a la gente a manos llenas,nos engañan cada vez más y matan al mensajero que nos abre los ojos.Este "terrorismo" de estados no se castiga?? .
 

Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
45.613
Calificaciones
69.468
Ubicación
227
Julian Assange, detenido a petición de EEUU en la embajada de Ecuador en Londres


Las autoridades británicas han confirmado que la detención de Assange se produce a petición de EEUU por la revelación de miles de documentos secretos a través de Wikileaks en el año 2010

La policía ha podido entrar en la embajada a detener a Assange después de que el presidente ecuatoriano anunciase que le retiraba la protección diplomática

"Assange está acusado de conspiración. Si es condenado, se enfrenta a una pena máxima de cinco años en prisión", ha afirmado el Departamento de Justicia de EEUU

Además, Assange ha sido declarado culpable en un tribunal británico por no presentarse ante el juez el 29 de junio en relación a un caso que tenía abierto en Suecia por una presunta violación y abusos sexuales

eldiario.es
67 comentarios

11/04/2019 - 11:43h

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en un furgón policial a su llegada al Tribunal de Magistrados de Westminster. VICTORIA JONES / PA WIRE / DPA / EUROPA PRESS

"El Watergate es una ilusión diseñada por Hollywood"
La policía británica ha detenido este jueves a Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres ha petición de Estados Unidos, según ha informado Scotland Yard.




"Ha sido trasladado a la comisaría de Londres, donde estará hasta que se presente ante el Tribunal de Magistrados de Westminster lo antes posible", ha señalado la Policía Metropolitana de Londres en un comunicado.


En un principio, la policía había informado que la detención respondía a la violación de la fianza impuesta a Assange por las autoridades británicas en junio de 2012, cuando el acusado no se presentó ante el juez cuando fue requerido. "La Policía tenía el deber de ejecutar la orden y fue invitada a la embajada por el embajador después de que el Gobierno le retirase el asilo", ha indicado Scotland Yard. Más tarde se ha confirmado que responde a una petición de EEUU.

"Assange ha sido detenido en Reino Unido conforme al tratado de extradición entre EEUU y Reino Unido en relación a una acusación federal de conspiración para romper una contraseña de un ordenador del Gobierno de EEUU clasificado", ha informado en un comunicado el Departamento de Justicia al anunciar la acusación.

"De acuerdo con documentos desclasificados hoy, las acusaciones se relacionan con el supuesto papel de Assange en una de las mayores filtraciones de información clasificada en la historia de Estados Unidos", ha señalado el Departamento de Justicia. "Assange está acusado de conspiración. Si es condenado, se enfrenta a una pena máxima de cinco años en prisión", ha añadido.

"El asilo de Assange es insostenible"
Horas antes de la detención, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, había anunciado en Twitter la retirada del asilo diplomático al fundador de Wikileaks. "El conceder o retirar el asilo es facultad soberana del Estado. Hoy anuncio que la conducta agresiva e irrespetuosa del señor Assange; las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización aliada en contra del Ecuador; y, sobre todo, la transgresión de los convenios internacionales han llevado la situación a un punto en el que el asilo del señor Assange es insostenible", ha afirmado Moreno.

"Ecuador da por finalizado el asilo diplomático otorgado al señor Assange en el año 2012. Por seis años y diez meses el pueblo ecuatoriano ha garantizado los derechos humanos del señor Assange y ha cubierto sus necesidades cotidianas en nuestras instalaciones de la embajada en Londres", ha indicado Moreno. "El señor Assange violó reiteradamente disposiciones expresas de las convenciones sobre asilo diplomático. Violó particularmente la norma de no intervenir en los asuntos internos de otros estados", ha añadido.


El presidente de Ecuador ha asegurado que había solicitado a Reino Unido la garantía de que Assange no será extraditado a un país en el que pueda ser torturado o condenado a muerte, a lo que Reino Unido ha respondido afirmativamente por escrito. Sin embargo, en EEUU sí existe la pena de muerte.

El ministro de Interior británico, Sajid Javid, ha agradecido en Twitter la cooperación de Ecuador. "Nadie está por encima de la ley", ha señalado.



El origen de la reclusión de Assange
En 2010, la Fiscalía de Suecia ordenó la detención de Assange, acusado de violación y abuso sexual, y Suecia emitió una orden europea de detención. Reino Unido aceptó extraditarle y Assange entonces pidió asilo en la embajada de Ecuador. Assange siempre ha afirmado que este proceso era una excusa para su extradición a EEUU, donde podría ser juzgado por la filtración masiva de documentos secretos en 2010 a través de Wikileaks.

La presidencia de Ecuador había afirmado en un comunicado que "Assange deberá comparecer ante los tribunales británicos y no tiene al presente ningún pedido de extradición del que tenga conocimiento el Estado ecuatoriano". Sin embargo, la policía británica ha confirmado que la detención se debe a una petición estadounidense.

Una abogada del equipo legal de Assange, Jen Robinson, ha señalado que la orden estadounidense fue emitida en diciembre de 2017 por conspiración con Chelsea Manning.

Aunque Estados Unidos nunca ha anunciado públicamente un proceso contra Assange, documentos revelados en noviembre de 2018 sugieren que sí existe un proceso secreto en su contra en este país. El entonces fiscal general adjunto de EEUU, Kellen S. Dwyer, instó en un escrito a un juez a mantener en secreto el caso de Assange "debido a la sofistificación del acusado y la publicidad que le rodea".

No queda claro de qué se le imputaría a Assange, aunque en el pasado Estados Unidos estudió posibles cargos por conspiración, robo de propiedad gubernamental o violación de la Ley de Espionaje por la gran filtración de Wikileaks en 2010.

Suecia retiró la orden de detención europea contra Assange por violación y abuso sexual en 2017 por la imposibilidad de lograr la extradición. La Fiscalía del país ha reaccionado a su detención: "Esto también es nuevo para nosotros. No hemos podido tomar una posición sobre la información disponible. Tampoco sabemos por qué está detenido. Estamos siguiendo los acontecimientos".

"Acabará en los libros de historia"
Edward Snowden, exanalista de la NSA y autor de una filtración de más de un millón de documentos que destaparon una operación de espionaje masivo orquestada por EEUU, ha criticado la detención de Assange. "Acabará en los libros de historia", ha denunciado. "Puede que los críticos de Assange lo celebren, pero es un momento oscuro para la libertad de prensa", ha añadido.

El expresidente de Ecuador, que ocupaba el cargo cuando Assange fue protegido en la embajada, Rafael Correa, ha criticado la detención y ha calificado de "traidor" al actual presidente por permitir el arresto de Assange. "Esto jamás será olvidado por la humanidad entera. Uno de los actos más atroces fruto del servilismo, la vileza y la venganza. La historia será implacable con los culpables de algo tan atroz", ha afirmado. "De ahora en adelante a nivel mundial la canallada y la traición podrán ser resumidas en dos palabras: Lenín Moreno", ha añadido.

 
Última edición por un moderador:
Registrado
23 Nov 2017
Mensajes
12.039
Calificaciones
51.789
Yo no sé si el tipo lleva o no razón pero creo que ha querido presentarse como un mártir y la ha ido :poop: cada vez más, perdiendo credibilidad. La hagiografía la carga el diablo.
 
Última edición por un moderador:
Registrado
26 Jul 2009
Mensajes
840
Calificaciones
2.277
El escandaloso intento de castigar a Assange basándose en las acusaciones espurias de una ex-novieta suya, despechada por su rechazo, es algo que debería alarmarnos a todos. Primero que nada, porque el mensaje es muy claro: todo disidente político que se valga de los medios necesarios para informar al público de los terribles crímenes cometidos por los gobiernos en nombre del "progreso", el "orden" y la "estabilidad", será perseguido con todo el peso de leyes draconianas que ni siquiera pueden ser aplicadas a sus particulares circunstancias, pero serán corrompidas (o "reinterpretadas") para justificar lo que son, en realidad, actos de represión extrema ejecutados a modo de advertencia. Es el "quien no calla, pierde la lengua y si sigue gritando, perderá la cabeza", pero esta vez llevado a cabo por gobiernos "justos" y "libres" que defienden la igualdad, los derechos humanos y sabrá Dios qué larguísima lista de conceptos explotados hasta la saciedad con un cinismo y demagogia que sólo el más depravado de los psicópatas se atrevería a ejercer.

Segundo, y retomando el tema anterior: no hay separación entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, que son esbirros de los señores de la guerra, la rapiña y la explotación que dominan a los mercados desregulados a favor del latrocinio, y atacan a modo de perros de presa a todo aquél que ponga en peligro la supremacía del capital. Las leyes se diseñan, aprueban e implementan en beneficio de los todopoderosos y, cuando es imposible crear nuevos permisos para robar a expuertas, las leyes se convierten en mentiras que se ajustan a cada situación según les convenga a los políticos, los amiguetes a los que ayudan a controlar el sistema judicial, y los hampones que les financian las campañas, los fastos y el acceso a la nueva klepto-aristocracia post-industrial. De lo que la gente no se da cuenta es de que casos como el de Chelsea Manning y Assange son apenas un preludio, alarmantemente vistoso, ruidoso y cruel, de lo que nos espera a todos en el futuro. Los primeros en ser castigados son los que se resisten, pero la represión siempre llega a afectarnos a todos por mucho que creamos que si nos callamos y nos limitamos a consumir e idiotizarnos con programas de telerrealidad, todo irá bien. Cualquiera puede ser una víctima de los caprichos del poder, y las leyes pueden ser reajustadas en siniestros malabares para castigar a quien sea.

Tercero, esto nos muestra hasta qué grado están conectados todos los gobiernos occidentales en redes de intereses que han alcanzado niveles de corrupción, perversidad y criminalidad insospechados. ¿Por qué no se escandalizan los suecos de que EE.UU. les exigiera extraditar a Assange por un crimen supuestamente cometido en Suecia? ¿No hay acaso un sistema judicial efectivo en ese país, y no tiene el gobierno sueco derecho a ejercer su propia soberanía en relación a todo cuanto sucede dentro de sus fronteras? ¿O es que quizás lo único que importa es permanecer a la sombra del trono imperial, velando por los inicuos intereses del poder mientras se hace la comedieta de la prosperidad, la solidaridad y el buenrollismo escandinavo? ¿A nadie le escandaliza que un tercer país pueda exigir que se extradite a alguien por haber difundido información que atentaba contra la mismísima integridad del electorado estadounidense, revelaba malversación de fondos, convenios criminales y actos de barbarie monstruosos, por una acusación que ni siquiera puede ser probada en la misma Suecia? Pregunto: ¿a este nivel de estupidez, falta de dignidad y sentido común hemos llegado?

Y bueno, ya hemos visto que tras la oleada izquierdista y soberanista que ayudó a ciertos países latinoamericanos a zafarse del yugo yanqui, ha llegado una horda de lacayos del imperio sedientos de poder y fortuna a toda costa, como el execrablísimo y deshonesto Lenín Moreno. Por demás, como la maruja inepta de May y la gran mayoría del establishment británico son igualmente serviles ante el poder yanqui -que se desmorona ante nuestros ojos pero quiere destruír al resto del mundo en un horripilante ejercicio de arrogancia patológica ("si el poder no es mío, pues no será de nadie")- ya vemos que a Assange le quedan poquísimos recursos, y lo único que le salvará será un milagro.

Una verdadera monstruosidad. :mad:
 
Última edición:
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
45.613
Calificaciones
69.468
Ubicación
227
Assange, el hombre que informó demasiado


Los ciudadanos tuvimos acceso a una masiva información confidencial que dejó en cueros a muchos gobiernos. El peor error de Assange, sin embargo, fue espiar al país que más espía del mundo: Estados Unidos. Y, el segundo, mostrar un auténtico desprecio por los periodistas

España sale en los papeles de Wikileaks. Dicen que la embajada norteamericana presionó a jueces, ministros y empresarios. Que maniobró y, sobre todo, amenazó para lograr sus fines, como que no se investigara el flagrante asesinato del cámara de Telecinco José Couso en el hotel Palestina de Bagdad

Rosa María Artal
11/04/2019 - 22:50h

Julian Assange EFE

Ese hombre, enterrado en el silencio de una embajada en Londres, fue un hito hace ahora 9 años. Julian Assange despertó de un modo altamente provocador al periodismo. La revelaciones de Wikileaks, organización de la que era alma y portavoz, supusieron un auténtico aldabonazo. Los ciudadanos tuvimos acceso a una masiva información confidencial que dejó en cueros a muchos gobiernos. La publicaban, a cuentagotas, a jarros de agua fría y pasión ardiente, 5 grandes diarios del mundo. En España, El País. Y además The New York Times, The Guardian, Der Spiegel y Le Monde. Volvimos a estar pendientes, ávidos, de la información como no ocurría desde hacía mucho tiempo.

Es en 2010 cuando Wikileaks irrumpe con fuerza. Aunque había comenzado su andadura 3 años antes. El impacto mundial de Wikileaks se produce con un vídeo, Collateral Murder, en el que muestran una grabación tomada por el ejército norteamericano en Bagdad. En él se ve a varias personas caminando por la calle. Una de ellas es un reportero de la agencia de noticias Reuters con una cámara que los militares confunden con un arma. Inician un tiroteo en el que matan al periodista, a su colaborador y a diez iraquíes; entre ellos, un niño. Como en la peor película bélica, los soldados les gritan: “Bastards”. Cuatro millones de personas lo vieron en YouTube en apenas tres días. Era la tarjeta de presentación.

Le sigue la revelación de muchos más secretos. Por ejemplo, los documentos que prueban la quiebra y el fraude del banco islandés Landsbanki, que iban a sacudir al país nórdico y en cierto modo dar origen a las revoluciones pacíficas que llenaron el mundo de luces de esperanza en 2011. En 2010 pues llega toda una batería de secretos ocultos. Primero los 92.000 documentos clasificados sobre los crímenes de guerra en Afganistán con atrocidades que hubiéramos tenido que conocer y no fue así. Wikileaks hizo temblar al Pentágono, comparecer a Obama, temer a los poderosos. Hillary Clinton declara: “Estas revelaciones son un ataque a la comunidad internacional”. El gobierno francés asegura que son “un atentado contra la soberanía de los Estados”. Tom Flanagan, asesor del primer ministro de Canadá, en una entrevista a la CBC, propone asesinar a Assange “por el bien de la seguridad mundial”. La seguridad albergaba muchas trampas y muertes de inocentes.

Las reacciones son las del manual. Wikileaks “sólo cuenta trivialidades y cotilleos”. “Son demasiados impactos, la gente se cansará”, “Por encima de la información está la seguridad nacional”. “Total no dicen nada nuevo, ya lo sabíamos”. “¿Alguien pensaba que la diplomacia y el mundo funcionan de otra manera?”.

La mayoría de los periodistas estamos encantados. Quiero recordar a un gran compañero fallecido, Pepe Cervera, que escribe en RTVE: “El hecho de que las élites de poder (e incluso cierta prensa) estén reaccionando con virulencia parece confirmar que la teoría política del hacker australiano (Assange) es correcta, y que los poderes fácticos se sienten verdaderamente amenazados”.

En septiembre de 2011 Wikileaks publica miles de cables diplomáticos, sin proteger los nombres de los informantes. Divulgar las fuentes no es periodismo. El peor error de Assange, sin embargo, fue espiar al país que más espía del mundo: Estados Unidos. Y el segundo mostrar un auténtico desprecio por los periodistas. Los rasgos de su filosofía se resumían en tres: que “los secretos existen para ser desvelados”, que es necesario hacerlo para frenar “la muerte global de la sociedad civil de la que algunos se están aprovechando para acumular riqueza y poder” y porque “los medios de comunicación no cumplen su labor”. Más aún, llega a decir: “Dado el estado de impotencia del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista”.

España sale en los papeles de Wikileaks. Dicen que la embajada norteamericana presionó a jueces, ministros y empresarios. Que maniobró y, sobre todo, amenazó para lograr sus fines, como que no se investigara el flagrante asesinato del cámara de Telecinco, José Couso, en el hotel Palestina de Bagdad. El Gobierno español protestó y negó esas presiones, pero todavía no se han dirimido responsabilidades por aquel atentado terrible que segó la vida de Couso e hirió a otros periodistas. Hace 16 años de aquello. Se supo también que la Embajada en Madrid colocó desde 2008 la propiedad intelectual como tema prioritario en su agenda para lograr en España una ley antipiratería que favoreciera los intereses de la industria estadounidense: la Ley Sinde.

Surgen divisiones en Wikileaks. Se desencadena una denuncia por violación en Suecia, con intenso sabor a montaje. Fue retirada el año pasado, como confirma Baltasar Garzón, uno de los abogados de Assange. Siete años encerrado en la Embajada de Ecuador en Londres, asilado por el entonces presidente Rafael Correa, que argumenta lo hace por "falta de garantías" que preserven la vida de Assange. El actual, Lenín Moreno lo entrega “a petición de Estados Unidos".

Las aguas vuelven al cauce donde las quieren. La publicación de secretos de Estado llevada a cabo por Assange fue periodismo y libertad de expresión, valiente y osada. Pero resultó intolerable. La opacidad es indispensable en la democracia, decían, y hay que atenerse a lo que llaman “la Realpolitik”, así fue mencionada varias veces aquellos días. Siempre me he preguntado ¿Es de extrañar que se terminara clamando por una democracia “realmente” real? A partir de entonces fueron segando tantas flores…

https://www.eldiario.es/zonacritica/Assange-hombre-informo-demasiado_6_887571263.html
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
45.613
Calificaciones
69.468
Ubicación
227
Assange o la impunidad


La concesión del asilo lo fue por riesgo fundado, de acuerdo con las convenciones aplicables al caso Su retirada solo se puede producir si aquel riesgo desaparece

En este caso, lejos de que el peligro haya desaparecido, se ha incrementado exponencialmente

¿Qué ocurre con los Derechos Humanos? Estados Unidos discurre por un camino que nos llevará a todos al desastre

Baltasar Garzón - Jurista, coordinador de la defensa de Julian Assange
11/04/2019 - 22:11h
La amenaza que veíamos venir desde hace tempo se ha hecho realidad. Reino Unido, tras violentar durante estos años todas las normas del derecho internacional, ha cumplido su función de brazo ejecutor después de que el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, supeditado a los intereses de los EEUU de Donald Trump, haya retirado el asilo político a Julian Assange. En unas imágenes que deberían ruborizar a cualquier demócrata, el Gobierno de Ecuador ha abierto la puerta de su embajada para permitir que la policía británica sacara de forma violenta al fundador de WikiLeaks.

Es muy grave lo ocurrido, y plantea un futuro incierto a Julian Assange quien después de casi ocho años de reclusión inhumana en el recinto de la embajada ecuatoriana, se encuentra ahora a expensas de lo que la Corte de magistrados de Westminster determine, una vez se ponga en marcha la extradición al país norteamericano. De inicio, el periodista buscó refugio ante la orden de aprehensión de Suecia por denuncia de violación, una causa que ya fue archivada en mayo del pasado año. Ahora enfrenta la condena por haber incumplido las medidas cautelares de su libertad, cuestión que siempre hemos aceptado y nunca hemos eludido responder tanto en Suecia como en Gran Bretaña, pero denunciando, a la vez, la instrumentación que de estos países hacía EEUU. Al final se ha desvelado la trama. Incluso desde diciembre de 2017 existía una orden de detención de la justicia estadounidense en Londres, a pesar de que tanto los británicos como el gobierno del presidente Moreno, específicamente el canciller Valencia, lo negaron.

Tras ese argumento se escondía la verdadera razón de la persecución contra el activista: Estados Unidos no puede consentir que Assange, mediante WikiLeaks, haya hecho públicos miles y miles de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial, denunciando torturas y crímenes de guerra por parte de responsables militares de ese país en lugares como Irak o Afganistán y filtraciones de las comunicaciones entre embajadas USA con Gobiernos y servicios de información en todo el mundo.

Las acusaciones de Suecia siempre fueron para su defensa una argucia para extraditarle a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por tal causa. Sabemos ahora que, en efecto, lo que latía bajo este asunto era la acusación por conspiración por parte de una Corte estadounidense. Y es probable que este delito, el de conspiración para hackear ordenadores, sea solo el principio, porque buscan con ello eliminar la verdadera base política de la persecución.

La acción británica viene precedida de una serie de incumplimientos de los convenios internacionales. Gran Bretaña ha estado prescindiendo, obviando, incumpliendo y violentando todas las normas del derecho internacional y de los derechos humanos. No han atendido al salvoconducto que pedía Ecuador desde hace años porque había otorgado un asilo, y una vez otorgado el asilo los demás países tienen que cumplirlo.

Sobre el papel de Ecuador, poco puedo añadir a lo que ha manifestado el ex presidente Rafael Correa, quien en su día en nombre de los Derechos Humanos asiló a Assange, que ha criticado la detención y ha calificado de "traidor" al actual presidente por permitir su arresto. "Esto jamás será olvidado por la humanidad entera. Uno de los actos más atroces fruto del servilismo, la vileza y la venganza. La historia será implacable con los culpables de algo tan atroz", ha dicho Correa, añadiendo: "De ahora en adelante, a nivel mundial la canallada y la traición podrán ser resumidas en dos palabras: Lenín Moreno".

Pocas veces he asistido a tan sorprendente actuación contra lo que marca el derecho de asilo como la que este jueves hemos vivido. Las confusas afirmaciones del actual mandatario ecuatoriano, lo dicen todo: "Ecuador da por finalizado el asilo diplomático otorgado al señor Assange en el año 2012. Por seis años y diez meses el pueblo ecuatoriano ha garantizado los derechos humanos del señor Assange y ha cubierto sus necesidades cotidianas en nuestras instalaciones de la embajada en Londres". "El señor Assange violó reiteradamente disposiciones expresas de las convenciones sobre asilo diplomático. Violó particularmente la norma de no intervenir en los asuntos internos de otros estados", ha añadido. Extremo este que es incierto, porque la acusación en este sentido siempre fue una argucia, como queda demostrado por los SMS que obran en la causa.

La concesión del asilo lo fue por riesgo fundado, de acuerdo con las convenciones aplicables al caso. Su retirada solo se puede producir si aquel riesgo desaparece. En este caso, lejos de que el peligro haya desaparecido, se ha incrementado exponencialmente con las declaraciones recurrentes de autoridades norteamericanas, que han llegado a calificar a Wikileaks de organización terrorista. Tampoco se ha realizado ningún procedimiento de revisión con alegaciones para el asilado, como requería imperativamente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al cerrar la demanda de medidas cautelares formulada meses atrás.

La mezcla de argumentos es difícil de comprender. De una parte, Moreno parece reprochar el gasto que la delegación ha cubierto. De otra, culpa a Assange de expresar sus opiniones sin concretar qué normas de derecho internacional ha afectado, de tal modo que se ha hecho merecedor de una sanción tan peligrosa. También de que es editor de WLO, cuando esto ya no es así; como tampoco tiene que ver con la filtración de los INApapers. O porque, y aquí viene el punto álgido, según Moreno, ha solicitado a Reino Unido que no entregue a Assange a un país en que se ejerza la tortura o exista la pena capital. Y asegura que los británicos han dado su asentimiento por escrito pero ¿acaso está exento Estados Unidos de estas dos condiciones? Es incontestable que la pena de muerte existe y uno de los elementos básicos por los que el país de Trump ha saltado a la palestra en WikiLeaks es por los supuestos malos tratos sistemáticos cuando así lo han considerado los poderes militares en casos de conflicto. Y además, un país en el que no se garantiza la ausencia de la tortura como puso de manifiesto el Relator contra la tortura Juan Méndez en el caso de Chelsea Manning, que fue sometida a un trato cruel, inhumano y degradante y que nuevamente ha sido encarcelada, el riesgo que corre Julian Assange si la extradición se materializa, es inmenso.

Aún queda lo más importante. ¿Qué ocurre con los Derechos Humanos? Estados Unidos discurre por un camino que nos llevará a todos al desastre. Recientemente amenazó con la prohibición de visados a los miembros del Tribunal Penal Internacional que investiguen casos como la supuesta responsabilidad de miembros de esa alta instancia de militares norteamericanos en Afganistán. Hace apenas unos días hizo efectiva esta sanción retirando el visado a la fiscal del TPI Fatou Bensouda que junto a sus colaboradores indaga desde 2016 la posible responsabilidad de soldados estadounidenses entre 2003 y 2004, en los presuntos crímenes de guerra cometidos en Afganistán. Ante tal sinrazón, Bensouda ha manifestado que seguirá cumpliendo su deber.

¿Muerto el perro se acabó la rabia? Esa parece ser la política del país más poderoso del mundo. Si la CPI puede afectar a los propios intereses, se anula y prohíbe, por más que Afganistán forme parte de los 124 países que han ratificado el Estatuto de Roma y que este tribunal sea una instancia superior, internacional, que garantiza la protección de las víctimas. Si un periodista activista denuncia ante el mundo las irregularidades, trapacerías, asesinatos, corrupción y manejos de la potencia mundial, se le persigue, aísla y aprovechando un giro a la derecha en el Gobierno de Ecuador, que hasta entonces entorpecía el objetivo marcado, se logra que esta nación levante el asilo acordado y dé vía libre para acabar con el estorbo Assange. ¡Menuda suerte que el presidente Correa, de talante progresista, fuera sustituido por Moreno, de talante marcadamente de derechas. ¡Vaya casualidad!

El caso Assange no termina aquí. Su equipo legal y yo, como coordinador de la defensa del periodista, no estamos dispuestos a permitir tal atropello. Pelearemos como David contra Goliat, como venimos haciendo desde hace años. Este asunto va más allá de una filtración o de un entramado de conflictos legales. Estamos hablando del derecho de los ciudadanos del mundo a conocer en manos de quién estamos, de lo que nos ocultan y de a dónde pretenden conducirnos. Y una vez que sabemos, no es tan fácil callar al mensajero. Lo que pretende Estados Unidos, apoyado en quienes le están favoreciendo, no es otra cosa que impunidad. No podemos ni debemos tolerarlo, y no lo haremos.

https://www.eldiario.es/zonacritica/Assange-impunidad_6_887571262.html
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)