"ARQUEOLOGÍA, PALEONTOLOGÍA"

P

pilou12

Guest
El hallazgo que revoluciona el origen del hombre



15461868742530.jpg



Reproducción de un cráneo del yacimiento de Jebel Irhoud N. H. M.


Los últimos hallazgos sugieren que nuestra especie no surgió en una única región de África, sino que todo el continente fue su cuna


Los fósiles más antiguos de 'Homo sapiens' revolucionan el origen del ser humano moderno

Hace cientos de miles de años cruzar el Sáhara a pie no hubiese sido tan difícil. Lo que hoy es un mar de arena era en aquel entonces una sabana llena de vida. En diferentes momentos a lo largo de la Prehistoria el clima del norte de África permitió la aparición de redes de ríos y lagos que acogían abundante vegetación y vida salvaje, dando lugar a episodios que los científicos llaman Sáhara verde.

De esta forma se abría el camino para que diferentes especies de animales se dispersasen por todo el continente, incluidos los primeros homínidos. A medida que el clima modificaba los ecosistemas, diferentes grupos de Homo sapiens pudieron tomar nuevas rutas, algunas veces entrando en contacto entre sí, otras quedando aislados durante milenios.

De acuerdo con la teoría más aceptada, nuestra especie habría evolucionado hasta su forma actual partiendo de una única población en África. Así, diferentes regiones en Etiopía y Sudáfrica se han venido disputando el título de cuna de la humanidad. De acuerdo con esta versión -a la que se suele llamar Out of Africa- hace al menos 500.000 años un grupo de homínidos sufrió una serie de cambios genéticos y culturales que les lanzaron a una carrera evolutiva que culminó en el ser humano moderno. Desde esa primera cuna, se diseminaron por todo el continente y, de ahí, al resto del mundo. Sin embargo, algunos investigadores están reescribiendo esa narrativa tradicional, apoyados en nuevas pruebas materiales y genéticas. Son partidarios de una hipótesis alternativa: el multirregionalismo africano.

La cuna de la humanidad, según ellos, no estuvo en África sino que fue África. Las características distintivas que presentan hoy los sapiens emergieron como un mosaico en diferentes poblaciones diseminadas por todo el continente. Separados entre sí por esas barreras geográficas, nuestros antecesores evolucionaron durante mucho tiempo de manera aislada y cada grupo desarrolló algunos de los rasgos que han llegado a la actualidad, que fueron aportando al conjunto de la especie. Porque esa separación no era una constante: a medida que los cambios en el clima reverdecían desiertos o secaban bosques, esos primeros seres humanos entraban en contacto o quedaban aislados de otras comunidades.

Y cada vez que los caminos se abrían para esos grupos se producía el mestizaje, intercambiando material genético y conocimiento tecnológicos en un crisol continental que culminó en lo que hoy es el Homo sapiens. «En la formulación tradicional del Out of Africa se sostiene que el sapiens habría reemplazado, sin mezclarse, a cualquier otra población de homínidos que hubiera fuera de África, pero hoy sabemos que sí que existió una hibridación con neandertales y denisovanos», explica María Martinón Torres, directora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). «No creo que esos cruces hubieran sido la norma, ni que el hombre moderno sea una fusión de estas especies, pero esto sí contradice una de las premisas originales del Out of Africa y, en ese sentido, le da un poco la razón al multirregionalismo».


sapiens660b.jpg




A unos 100 km. al oeste de lo que hoy es Marrakech, un grupo de personas utilizó como refugio una cueva al pie del macizo del Atlas, en un lugar llamado Jebel Irhoud. Allí descansaron, encendieron fuegos, afilaron sus armas de caza y llevaron sus presas. Y allí murieron algunos de ellos, dejando sus huesos en la tierra, hace aproximadamente 300.000 años. Una fecha que para algunos investigadores -no todos- supone retrasar el punto de partida evolutivo de la especie al menos 100.000 años. Ese nuevo comienzo implica que nuestra especie es más antigua y compleja de lo que se pensaba y que ya se había extendido por toda África en ese punto.

El de Jebel Irhoud es uno de los hallazgos que los partidarios del multirregionalismo señalan para defender su hipótesis. «Mucho antes de la dispersión del Homo sapiens fuera de África, hubo dispersión dentro de África», dice Jean-Jacques Hublin, director del Departamento de Evolución Humana del Instituto Max Planck de Leipzig. «Asumíamos que hubo cuna de la humanidad hace 200.000 años en el este de África, pero los nuevos datos demuestran que el sapiens se extendió por todo el continente africano hace unos 300.000».

Los misteriosos antepasados hallados en la gruta marroquí tenían una extraña combinación de características, en los que se mezclaban las caras planas de los humanos modernos con los cráneos alargados de especies antiguas como el Homo erectus. A pesar de ser más robustos y musculosos que nosotros, sus rasgos los vinculan con nuestra especie más que con cualquier otro miembro del género Homo. La mandíbula inferior también era similar a la del sapiens moderno, aunque mucho más grande, pero existe una diferencia llamativa en la forma del cráneo, mucho más alargada.

Nuestros cráneos tienen una forma redondeada, pero los suyos eran más bajos en la parte superior y más largos en la posterior. «La cara del espécimen que encontramos es la de alguien que se podría encontrar en el metro», asegura Hublin. Pero de perfil, no tanto; aunque sus cerebros ya eran tan grandes como los nuestros, debían tener una forma diferente. Eso implica que su estructura cerebral -y tal vez sus capacidades- estarían en proceso de desarrollarse durante los siguientes milenios de evolución.

El problema es que no todos los expertos coinciden en catalogar como sapiens a los antiguos habitantes de Jebel Irhoud. «Personalmente creo que no pueden clasificarse dentro de nuestro mismo taxón porque le faltan rasgos de Homo sapiens como la barbilla, la frente vertical o el cráneo alto y abombado», declara Martinón Torres. Unas dudas que la directora del CENIEH comparte con colegas como Juan Luis Arsuaga o José María Bermúdez de Castro, aunque matiza que «podrían representar a los antecesores directos de nuestra especie, lo que es también muy interesante».

La combinación de rasgos modernos y vasos cerebrales primitivos hallados en Marruecos son uno de los elementos que han llevado a algunos autores a sugerir queel físico y el comportamiento asociados con los humanos modernos no evolucionaron en un único árbol genealógico. En cambio, las características que asociamos con el ser humano probablemente aparecieron más bien como como un mosaico. Este verano, 22 antropólogos, arqueólogos, genetistas y climatólogos se reunieron en Londres para revisar las pruebas a favor del multirregionalismo africano, y plasmaron sus conclusiones en un texto publicado en Trends in Ecology & Evolution.



15461872017158.jpg




EL YACIMIENTO DE JEBEL IRHOUD ES UNO DE LOS HALLAZGOS QUE LOS PARTIDARIOS DEL MULTIRREGIONALISMO USAN PARA APOYAR SU TESIS



En los últimos años esas características -la forma del cráneo, el mentón, la frente más delicada y la cara pequeña- han ido apareciendo en diferentes lugares, en periodos distintos. Los partidarios de la idea de un sólo linaje sapiens tienden a desechar esos fósiles como ramas laterales en el árbol de los homínidos. «A día de hoy no podemos afirmar si algunos de ellos se mezclaron con otros homínidos de gran cerebro que pueden haber vivido en África al mismo tiempo que el Homo sapiens, pero sigue siendo una posibilidad», declara Eleanor Scerri, investigadora del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y de la Universidad de Oxford, y autora principal del artículo. «Es posible que en aquel momento compartiéramos África con al menos otras dos especies: el Homo naledi y Homo heidelbergensis».

Además, la cronología de Jebel Irhoud coincidiría con las fechas recientemente atribuidas al naledi, una especie de homínidos extinta descubierta en 2013 en Sudáfrica. Eso prueba que, al menos, dos especies de homínidos dramáticamente diferentes habitaban distintos puntos de África al mismo tiempo. El problema es que a día de hoy los científicos disponen de muy pocos fósiles para poder demostrar si había o no otros miembros del taxón sapiens alrededor de ese periodo. En otras partes del continente se han hallado fósiles que combinan rasgos modernos y antiguos en diferentes grados: el cráneo de Florisbad, hallado en Sudáfrica de hace 260.000 años;los restos de Omo Kibish, de 195.000 años o el llamado cráneo de Herto, 160.000, ambos encontrados en Etiopía.

Esta nueva visión hace que fósiles hallados en otras partes de África sean observados de manera distinta, ya que ahora pueden ser considerados como una pieza más de ese mosaico que acabó por dar forma a los sapiens. «La idea de que nuestros orígenes se encuentran en una sola población ha hecho que el registro fósil se haya interpretado de una manera bastante selectiva; hay fósiles que han sido excluidos de ciertos estudios porque no se reconoció la variabilidad de los primeros miembros de nuestra especie», señala Scerri. «Pero al incorporar todo el continente africano en esa Prehistoria temprana, muchos fósiles vuelven a estar sobre mesa y algunos encajan mejor con otras líneas de investigación».

Los arqueólogos recuperaron en Marruecos herramientas de piedra especializadas y sofisticadas, como punzones y puntas de lanza. La existencia de estos objetos en la llamada Edad Media de Piedra reflejaría una evolución paralela -y más temprana de lo que se creía- del cuerpo y la mente humanos. Y sugerirían que esta transición ocurrió a escala continental, ya que tales herramientas se han encontrado además de en Marruecos, en la citada Florisbad y Olorgesaillie (Kenia), si bien con algunas diferencias regionales. «La evolución de la forma del cerebro humano moderno parece ser paralela a la aparición gradual de la modernidad conductual vista desde el registro arqueológico», asegura Hublin.

Durante cientos de miles de años los homínidos hicieron el mismo tipo de grandes hachas de piedra. Pero ese estancamiento tecnológico terminó hace unos 300.000 años, en el mismo punto en el que aparecen esos primeros fósiles de Homo sapiens. «Las herramientas de piedra y otros artefactos que se han encontrado están muy agrupados tanto el espacio y a través del tiempo", explica Scerri, "pero también hay una tendencia continental hacia una cultura material más sofisticada, una 'modernización' de la cultura material que claramente no se origina en una región ni ocurre en un periodo de tiempo».

Bajo el prisma del multirregionalismo la Historia de la humanidad viene marcada por una combinación entre evolución y grandes migraciones. «Las barreras naturales crearon oportunidades de migración y contacto para grupos que antes podían haber estado separados, y la fluctuación posterior significaría que las poblaciones que se mezclaban durante breves periodos antes de volver a quedar aisladas", explica Scerri. Durante los momentos de aislamiento los grupos vivieron un proceso de adaptación local y de desarrollo de una cultura material y una composición biológica propias, que pondrían en común con otros cuando el clima templaba. Los milenios de separación dieron lugar a una asombrosa diversidad de formas, cuya riqueza jugó en beneficio de toda la especie.

«Posiblemente el debate se ha polarizado demasiado entre el Out of Africa extremo y el multirregionalismo extremo, y no todo es ni tan blanco ni tan negro», opina Martinón Torres. Esta última década dos teorías que estaban en polos opuestos están acercando posiciones. «Sigue preponderando la idea del origen africano de nuestra especie, pero se comienza a aceptar un patrón más reticulado y menos lineal, más parecido al que proponía el multirregionalismo. El Homo sapiens es en realidad una mezcla, un crisol de poblaciones diversas».

https://www.elmundo.es/papel/historias/2018/12/31/5c28f16bfc6c8399188b45b6.html
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.696
Calificaciones
145.526
Ubicación
España
Desvelan el misterio de los Folkton Drums, la extraña unidad de medida de Stonehenge

Un reciente estudio afirma que estos milenarios círculos de tiza, cuya función nos era completamente desconocida, fueron utilizados para la construcción de monumentos prehistóricos

stonehenge-kYcG--620x349@abc.jpg

@abc_cultura
Actualizado:02/01/2019 13:41h
0 Stonehenge, 6.000 años de antigüedad bajo amenaza
Su misterio ha durado más de un siglo, y podría haber sido resuelto. Hablamos de un conjunto único de cilindros de tiza de hace 5.000 años conocido como Folkton Drums que, según una reciente investigación, sirvieron como unidad de medida prehistórica para la construcción de monumentos como Stonehenge.

El profesor Mike Parker Pearson, del Instituto de Arqueología del University College de Londres (UCL), autor de esta investigación, lo explica así: «Durante casi 150 años, los tambores de Folkton han sido vistos como artefactos hermosos pero insondables. Pero su tamaño y elementos de diseño pueden, de hecho, tener aplicaciones para la construcción de monumentos. Esto tiene implicaciones interesantes para nuestro conocimiento de la sociedad neolítica».

folkton-drums-kYcG--510x349@abc.jpg

Los Folkton Drums - British Museum




El estudio, publicado por expertos de la UCL y la Universidad de Manchester en el «British Journal for History of Mathematics», ha demostrado que al enrollar una cuerda un número fijo de veces alrededor de cada tambor, se puede obtener una unidad estándar de longitud. Esta unidad de longitud parece haber sido utilizada en la construcción de grandes círculos de piedra y madera, incluidos los muros de Stonehenge y Durrington en Wiltshire.

Los tambores de medición son objetos raros y enigmáticos que fueron tallados en bloques de tiza sólida por personas que vivían en comunidades agrícolas tempranas en Gran Bretaña durante el período neolítico hasta hace 5.000 años.

La medida exacta: 3,22 metros
Tres de los tambores de tiza se descubrieron en 1889 cerca del pueblo de Folkton en Yorkshire, mientras que un cuarto se descubrió más de un siglo después, cerca de Lavant en West Sussex. Los tambores parecen haber sido creados en una serie de tamaños cuidadosamente graduados, de modo que la circunferencia de cada tambor se puede usar para medir una proporción fija de una longitud estándar de 3,22 metros. Un cordón de esta longitud envuelve exactamente diez veces alrededor de la circunferencia del tambor más pequeño y exactamente nueve, ocho o siete veces alrededor de cada secuencia de tambores más grandes.

Estudios anteriores han demostrado que se utilizaron múltiplos de la medida estándar de 3,22 metros para establecer los diámetros de grandes terraplenes circulares y sus círculos de piedra y madera en los muros de Stonehenge y Durrington. Junto con la nueva evidencia de Yorkshire y Sussex, esto indica que un estándar de medición prehistórico era de uso generalizado en la antigua Gran Bretaña.

El diseño regular de monumentos rituales grandes y complejos, como Stonehenge, implica que el sitio de construcción se examinó cuidadosamente y las dimensiones requeridas de las piedras grandes se podrían transferir a las canteras de piedra, ubicadas a una distancia de hasta 260 kilómetros.

Una réplica
Los cilindros de medición habrían brindado un método preciso y altamente portátil para garantizar que las piedras de cantera tuvieran el tamaño correcto y para garantizar que los monumentos de diseño similar pudieran construirse en lugares muy separados.

El profesor Andrew Chamberlain, de la Universidad de Manchester y coautor del trabajo, afirma que «la tiza no es el material más adecuado para la fabricación de equipos de medición y se piensa que los tambores pueden ser réplicas de los estándares originales "de trabajo" tallados en madera». Sin embargo, esta madera no se conserva en la mayoría de los sitios arqueológicos neolíticos y no se han encontrado dispositivos de medición de madera en la Gran Bretaña prehistórica.

«La existencia de estos dispositivos de medición implica, por lo tanto, un conocimiento avanzado en geometría prehistórica y en las propiedades matemáticas de los círculos», remata Chamberlain.
https://www.abc.es/cultura/abci-des...d-medida-stonehenge-201901021332_noticia.html
 
P

pilou12

Guest
Arqueologia-Antigua_Roma-Hallazgos_arqueologicos-Escultura-Israel-Patrimonio_365474336_111431038_1024x576.jpg



Los dos bustos funerarios pertenecen al romano tardío. Efe


PATRIMONIO ARQUEOLOGÍA
Dos bustos funerarios romanos de 1.700 años, descubiertos por las lluvias en Israel
  • Las esculturas, según los investigadores, "muestran características faciales únicas, detalles en la ropa y de peinado".

Dos bustos funerarios romanos de unos 1.700 años de antigüedad fueron encontrados por casualidad en la ciudad israelí de Beit Shean, en el norte del país, tras las intensas lluvias de las últimas semanas.

A principios de diciembre una vecina que paseaba por el cementerio de Beit Shean vio una pequeña cabeza de piedra asomando del barro, según informó un comunicado oficial de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI). La mujer, su marido y un equipo del AAI desenterraron juntos un busto y, mientras trabajaban, encontraron otro al lado.

El jefe adjunto de la unidad de Prevención de Robos de la AAI, Eitan Klein, indicó que los dos bustos son de estilo oriental, cada uno pesa 30 kilos, están hechos de piedra caliza y los data en el período romano tardío (siglos III-IV después de Cristo).

En aquella época, en Beit Shean había una población diversa, según el arqueólogo, que incluía a romanos, cristianos, judíos y samaritanos.

Por la prohibición judía de reproducir imágenes humanas, Klein especula que los bustos no eran ni de judíos ni de samaritanos. "Estos bustos, hechos de caliza local, muestran características faciales únicas, detalles en la ropa y de peinado", declaró Klein.

Por lo menos uno de ellos representa a un hombre con barba. "Este tipo de bustos se colocaban cerca o dentro de una cueva de enterramiento y probablemente fueran una representación del fallecido en líneas generales", explicó.

El inspector de la misma unidad de la AAI Nir Distelfeld valoró el descubrimiento como de "gran importancia" y aprovechó para agradecer a la vecina que los encontró, quien recibirá un certificado de apreciación. Además pidió a la ciudadanía que esté atenta, ya que con las lluvias es frecuente que tesoros arqueológicos queden al descubierto.

https://www.elespanol.com/cultura/p...os-anos-descubiertos-lluvias/365463728_0.html
 
P

pilou12

Guest
SE SABRÁ QUÉ SON Y QUÉ FUNCIÓN TIENEN
¿Dos cámaras ocultas en la Gran Pirámide de Giza? Un año para resolver el misterio
Hace poco más de un año, un equipo científico revelaba dos espacios ocultos en el interior de la Gran Pirámide. Será a lo largo de 2019 cuando se sepa qué misterios esconde


dos-camaras-ocultas-en-la-gran-piramide-de-giza-un-ano-para-resolver-el-misterio.jpg


Imagen de las pirámides de Giza, en Egipto. (Corbis)



RUBÉN RODRÍGUEZ

03/01/2019 11:52



¿Qué es lo que oculta la Gran Pirámide de Giza? Ese es, posiblemente, uno de los grandes enigmas de la arqueología mundial que, a día de hoy, continúan esperando solución. Eso sí, muchos expertos consideran que será resuelto a lo largo de 2019, asegurando que los estudios que se están llevando a cabo en la gran construcción egipcia en estos precisos momentos servirán para echar luz a uno de los grandes misterios de los últimos 4.500 años.

A finales de 2017, saltaba la gran noticia: los científicos encargados de llevar a cabo un proyecto denominado Scan Pyramids acababan de descubrir que en la Gran Pirámide de Giza había dos destacados huecos dentro de la estructura, tal y como publicaron en 'Nature'. A través de una serie de escáneres de calor, los expertos hallaron unos extraños huecos en el interior de las paredes. ¿Podría haber una cámara secreta nunca antes descubierta?

Durante más de un año, los expertos han estado analizando las cavidades, su forma y su tamaño. De momento, poco o nada se sabe, más que se trata de dos huecos: el más grande de ellos tendría al menos unos 30 metros de largo, mientras que del más pequeño no está claro cuál sería su longitud. Se sabe que ambos huecos no son espacios naturales, sino que estan formados por la mano del hombre, y queda por resolverse si tenían alguna función.

La importancia del más grande en tamaño tiene que ver con su ubicación, pues se encuentra justo encima de la galería que conduce a la cámara de entierro de Keops, faraón que construyó la pirámide, mientras que el más pequeño está en la cara norte de la Pirámide. Si fueran vacíos horizontales, podríamos estar hablando de dos cámaras; si fueran verticales, de dos pasillos que darían a unas estancias ya conocidas o, por el contrario, que aún están sin revelar.

En un primer momento, las investigaciones se han llevado a cabo de la mano de cámaras térmicas y del análisis de muones, una novedosa técnica que permite apoyarse en estos pequeños elementos para sondear zonas inalcanzables para el ser humano. Ahora, en una segunda fase, se quiere llegar más lejos: gracias a la construcción de dos pequeños robots que podrán acceder a ambos espacios, después de que los científicos realicen unas pequeñas perforaciones de 3,8 centímetros.



epa4622-giza-egipto-26-12-2018-las-nubes-cubren-el-cielo-junto-a-las-piramides-de-giza-egipto-hoy-26-de-diciembre-de-2018-efe-khaled-elfiqi.jpg




Para ello, debe ser el Ministerio de Antigüedades de Egipto el que dé el visto bueno, pues se trata de una técnica mucho más agresiva. Ya no se trata de utilizar una serie de tecnologías no invasivas que permitían conocer lo que había más allá de un muro, sino que ahora se trata de hacer dos pequeños agujeros en unos muros con casi cinco milenios de antigüedad. Eso sí, las cámaras de vídeo de última generación podrían grabar los secretos que aún están ocultos.

Este es uno de los estudios científicos más esperados de 2019, del que se espera que, como mínimo, los resutlados preliminares salgan a la luz durante el primer semestre del nuevo año. Saber qué esconden las dos cámaras secretas de la pirámide del faraón Keops es uno de los grandes retos de la egiptología de cara a 2019: dos habitaciones o pasillos hasta ahora desconocidos que pueden arrojar luz a laverdadera razón de la construcción de la Gran Pirámide de Giza.


https://www.elconfidencial.com/cult...amaras-ocultas-keops-egipto-secretos_1735490/
 
P

pilou12

Guest
NUEVO DESCUBRIMIENTO
Sacrificados y despellejados: encuentran en México el templo más terrible
Su influencia en la fertilidad, la regeneración de los ciclos agrícolas y la guerra convirtieron a Xipe Tótec en uno de los dioses más importantes de la época prehispánica

imagen-sin-titulo.jpg


Foto: Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.


ADRIÁN LÓPEZ

04/01/2019

La Casa del Comandante en Italia, el sacrificio masivo de niños y llamas y los ídolos de Chan Chan en Perú, algunos versos de la 'Odisea' en Grecia, la máscara de Pakal el Grande en México, un carro ibérico en España o nuevos restos en Pompeya son algunos de los descubrimientos de 2018. Parece mentira que todavía en 2019 sigan apareciendo nuevos hallazgos arqueológicos y que aún quede mucho por encontrar bajo tierra, hundido en el océano o en culaquier región inexplorada.

Europa sigue realizando numerosos trabajos de búsqueda de vestigios de todas las épocas, de la misma forma que Turquía e Israel cada vez más importantes. Y en el continente americano también otros países siguen deslumbrando al mundo con sus todavía misteriosas culturas precolombinas. Seguro que este año nos depara nuevas sorpresas.


Apenas empezado el mes de enero, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han descubierto el primer templodedicado a Xipe Tótec, deidad mesoamericana, en la Zona Arqueológica de Ndachjian–Tehuacán. Su influencia en la fertilidad, la regeneración de los ciclos agrícolas y la guerra lo convirtieron en uno de los dioses más importantes de la época prehispánica. Fue además reconocido por culturas de Occidente, Centro y Golfo de México.

Este hallazgo se realizó durante las recientes excavaciones de las ruinas indígenas de Popoloca en el estado de Puebla. Además, el INAH afirma que los expertos encontraron dos tallas de piedra con forma de calavera y un tronco de piedra que representa al Dios Despellejado(cada uno de ellos mide aproximadamente 70 centímetros de alto y pesa unos 200 kilogramos, dicen los arqueólogos). Tenía una mano extra colgando de un brazo sugiriendo que la deidad estaba usando la piel de una víctima sacrificada.

Los sacerdotes hacían una incisión desde la parte inferior de la cabeza hasta los talones y retiraban la piel de una sola pieza

Durante un antiguo festival conocido como Tlacaxipehualiztli (para vestir la piel), los sacerdotes usaron dos altares circulares. En el primero, los cautivos fueron sacrificados en luchas de gladiadores. La víctima recibía armas falsas hechas con plumas, atada a una gran piedra circular y era obligada a luchar contra un guerrero azteca completamente uniformado y armado.

En el segundo altar, eran desollados. Los encargados del ritual hacían una incisión desde la parte inferior de la cabeza hasta los talones y retiraban la piel de una sola pieza. Los sacerdotes despellejaban a las personas para luego ponerse sus pieles, una ofrenda típica hacia este dios. Se vestían con la piel de la víctima, a la cual después colocaban en pequeños agujeros frente a los retablos. Los científicos creen que estas cabezas se utilizaban para "taponar" los agujeros donde se colocaban los restos delos cuerpos.

La otra piel
"Escultóricamente son piezas muy bonitas. Tienen un agujero en el vientre que se usaba, de acuerdo con las fuentes, para poner una piedra verde y ‘dotarlas de vida’ para las ceremonias", aseguran en el INAH. Pese a que munca se había encontrado un templo a sociado al culto de Xipe Tótec, también se han localizado los dos altares de sacrificio que coinciden con las fuentes documentales vinculadas a estos edificios.



Dv8CBBKU0AA7imC.jpg




Según la arqueóloga Noemí Castillo Tejero, directora del Proyecto Sur del Estado de Puebla Área Central Popoloca, las esculturas que representan dos cráneos desollados y un torso cubierto con piel de sacrificio personifican a la deidad. Además, en el comunicado se ha confirmado que esta construcción fue utilizada entre el 1000 y el 1260 d.C. y que sus habitantes fueron conquistados por los aztecas.

Los investigadores teorizan que, si bien las dos obras representan un despellejamiento, habrían sido producidas por diferentes artesanosdados los contrastes en sus características y las mínimas diferencias de tamaño. Fueron tallados en piedra volcánica (seguramente riolita), ajena a la región. Se cree que aunque fueron material importado, se tallaron en el momento ya que no muestran daños sufridos por algún algún tipo de traslado teniendo en cuenta los escasos medios de transporte de la época.

Son piezas muy bonitas. Tienen un agujero en el vientre que se usaba para poner una piedra verde y ‘dotarlas de vida’ para las ceremonias

Se espera que las esculturas, junto con otros materiales de cerámica y obsidiana recabados en la temporada de campo, puedan ser estudiadas en profundidad para saber su antigüedad, materiales y manufactura, y con ello incorporarlas al recorrido del Museo de Sitio de la zona arqueológica. Si bien los altares están bien conservados, aún es temprano para asegurar si se mantendrán a la vista del público o se cubrirán una vez que se explore la totalidad de la estructura.


https://www.elconfidencial.com/alma...azgo-templo-mexico-dios-despellejado_1737390/
 
P

pilou12

Guest
La otra batalla de Brunete: una matanza inexplicable
Arqueólogos del CSIC reconstruyen un episodio de 1939, una de las refriegas menos conocidas de la Guerra Civil


PEIO H. RIAÑO
Madrid 6 ENE 2019


1546713273_772839_1546714421_noticia_normal.jpg


Arqueólogos del CSIC trabajan en la llanura de Brunete (Madrid), donde sucedió la refriega. INCIPIT-CSIC


Hace 80 años, este páramo yermo no era un paisaje para el bienestar. No había ni un chalé, ni una chuletada. Hubo disparos, explosiones y muerte. Fue un matadero inexplicable cuando la guerra ya estaba sentenciada a favor de Franco. En esta llanura, el 13 de enero de 1939 murieron más de 500 soldados republicanos, diana ante los morteros franquistas, protegidos en fortines de hormigón que hoy se mantienen al pie de la carretera M-600, que conecta Brunete con El Escorial, en la Comunidad de Madrid.

A las 7.30 se inicia una de las ofensivas menos conocidas de la contienda, y de las últimas, con un bombardeo desde las baterías republicanas. El coronel Segismundo Casado dirige la operación contra la 20ª división franquista y, tras la primera embestida, manda a sus soldados salir de las trincheras y avanzar con el apoyo de los autos blindados. Pero la niebla desorienta a los carros, que dejan desprotegida a la infantería. Además, un cañón antitanque acaba con siete de los ocho carros. El cabo artillero Elicio Correa Correa “logró destruir cinco tanques rojos entre el gran número de los que empleaba el enemigo, gracias a su rápido y certero fuego”, como recoge el Boletín Oficial del Estado en el que se le condecora con la medalla militar individual. El avance es frenado en seco por las ametralladoras franquistas. “En una hora debieron de caer cerca de 300 republicanos. Fue una batalla estilo Primera Guerra Mundial”, cuenta el arqueólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Alfredo González-Ruibal, que ha excavado y recuperado el entorno del fortín y los búnkeres. Formarán parte del Plan de Fortificaciones, una iniciativa subvencionada por la Comunidad de Madrid y con participación del Ayuntamiento de Brunete (PP), que en los próximos meses inaugurará el Centro de Interpretación de la Guerra Civil.

“Es una llanura en la que siempre estuvieron expuestos. Al abandonar el cauce de un río seco se convirtieron en una diana fácil. No tenían ninguna posibilidad, ni en un día soleado. Ha salido una enorme cantidad de munición franquista y muy poca republicana”, cuenta el arqueólogo, que define la batalla como “inútil donde las haya”. El Ejército de Franco estaba al día de los planes de sus enemigos, “seguramente porque se había filtrado información del propio Casado”, afirma González-Ruibal. De ahí se entiende que la 20ª división se reforzara con tres batallones y uno de ametralladoras y dos secciones de morteros. Todo su potencial de fuego y apenas 18 bajas.


En tres dimensiones
El equipo de González-Ruibal empleó drones y tecnología LIDAR (mapas topográficos en tres dimensiones) para seguir los pasos de los Ejércitos: “Podemos ver lo que vieron”. Partieron del fortín de hormigón en forma de T situado en el Olivar de Veliso y ampliaron el campo de acción. Lo define como una “obra de ingeniería indestructible”.

Ni siquiera los saqueadores en la posguerra pudieron desmontarlo. Tampoco la especulación urbanística que ha sembrado de segundas residencias la zona. “Algunos vecinos vinieron a traernos los restos de proyectiles que encontraron al hacerse el chalé”, recuerda. De los cuerpos de los más de 500 republicanos no hay noticias. El arqueólogo asume que desaparecieron en una fosa común que no se sabe dónde está.

Los republicanos, a la intemperie, solo podían tumbarse y reptar para que las balas pasaran lejos. Si trataban de incorporarse para disparar, la ametralladora acababa con ellos. De ahí que los arqueólogos no hayan encontrado sus proyectiles cerca de las fortificaciones franquistas. “Unos fallaron mucho y otros acertaron todo”, dice González-Ruibal.


SOLDADOS DE JESUCRISTO



“El potencial de la arqueología es la recreación de la microhistoria. No debería reducirse a la mera documentación o a la catalogación de restos. También puede interpretar campos de batalla y fortificaciones”, dice el arqueólogo Alfredo González-Ruibal, que habla del hallazgo de una medalla religiosa de plata en Brunete. En una cara lleva a Jesucristo bendiciendo a un grupo de soldados y en la otra a dos militares frente a una estatua de la Virgen, con el Niño y dos ángeles. Acompañados por las palabras de san Pablo: “Esfuérzate como un buen soldado de Jesucristo”. En el anverso: “Sed imitadores de mí, como yo de Cristo”.

https://elpais.com/cultura/2019/01/05/actualidad/1546713273_772839.html
 
P

pilou12

Guest
SEGÚN PUBLICA LA REVISTA 'SCIENCE ADVANCES'
El extraño (y valioso) resto azul en la boca de una monja que revela su profesión 'oculta'
Monjes escribiendo sin descanso manuscritos. Esa es la imagen de la Edad Media que siempre aparece en los libros, pero un hallazgo desvela la aportación de la mujer en su elaboración


imagen-sin-titulo.jpg


En el centro de la imagen, restos de lapislázuli hallados en la dentadura de una mujer de la Edad Media


SARA DE DIEGO
TAGS
EDAD MEDIA
CAPILLA SIXTINA
AFGANISTÁN


10/01/2019

Monjes aplicados sentados frente a una mesa trabajando sin descanso en la elaboración de manuscritos. Esa es la imagen que cualquiera puede tener del día a día en los monasterios durante la Edad Media, pero lejos de esto, el papel de la mujer parece que tenía mucha más relevancia de lo que se creía. Y todo por el hallazgo de unos 'dientes azules' que revelan la importancia de la aportación femenina no solo en los manuscritos medievales, sino en la cultura de esta época.

Según publica la revista 'Science Advances', en los restos de una dentadura de una mujer que murió entre los siglos XI y XIII y que fue enterrada en un monasterio de Alemania se han hallado partículas de lapislázuli, uno de los pigmentos más caros de la época y de los más utilizados en los manuscritos iluminados.

Más allá del texto, tenían gran importancia las letras capitales embellecidas, los dibujos y las miniaturas que acompañaban al contenido del libro. Y ese es precisamente el trabajo que podría haber realizado esta mujer, oficio que siempre se ha considerado que era exclusivo de los hombres. Este nuevo planteamiento, que cambiaría de forma radical la manera de entender la cultura de la Edad Media, se apoya en el hallazgo de este mineral de color azul intenso, que durante siglos se ha utilizado en la pintura y en la ornamentación, en la placa dental de una dentadura enterrada hace más de 900 años.

¿Cómo llegó ese color azul a los dientes?
Este descubrimiento no tiene precedentes. La dentadura fue encontrada en 2014 en el cementerio de un monasterio medieval en Dalheim, Alemania, y en el que, según los escritos de la época, vivían 14 mujeres religiosas. En el siglo XIV, durante una batalla, este fue destruido. Pero no ha sido hasta un lustro después, en 2019, cuando gracias al empleo de sofisticadas tecnolgías han descubierto que ese resto de color azul es lapislázuli, el pigmento más codiciado de aquella época y que años después se empleó para pintar los frescos de la Capilla Sixtina.


Pero, ¿cómo llegó ese color azul a los dientes de esta mujer? Según Monica Tromp, del Instituto Max Planck de Ciencia de la Historia Humana, que ha participado en la investigación difundida, la hipótesis "más probable" es que mientras pintaba con este mineral chupara la punta del pincel mientras iluminaba un manuscrito. Este planteamiento se ve reforzado porque también se han encontrado entre los dientes pequeños restos de pan de oro, empleado también en la decoración de las páginas.


cementerio-del-convento-en-el-que-se-ha-hallado-este-manuscrito-christina-warinner.jpg


Cementerio del convento en el que se ha hallado este manuscrito. (Christina Warinner)



Sin duda, el trabajo femenino en la producción de manuscritos apenas tiene visibilidad en nuestros días, por lo que este descubrimiento podría romper con la idea de que las mujeres tenían un papel reducido en ella. De hecho, permite colocarla en un lugar de la historia que nunca ha ocupado dándole una importancia especial, no solo por su contribución a la cultura medieval, sino por el acceso que tenían a uno de los materiales más valiosos, lo que les permitía tener contactos con mercaderes no solo de Alemania sino de Afganistán, lugar de donde procedía ese lapislázuli.

"Se puede observar con este hallazgo que la mujer estaba insertada en una vasta red comercial global que se extendía desde las minas de Afganistán hasta su comunidad en la Alemania medieval a través de las metrópolis comerciales del Egipto islámico y la bizantina Constantinopla", explica Michael McCormick, de la Universidad de Harvard (EEUU), otra de las instituciones participantes en el estudio. "La economía emergente de la Europa del siglo XI estimuló la demanda de ese precioso y exquisito pigmento, que viajó miles de kilómetros en caravanas de mercaderes y en navíos para servir a la ambición creativa y artística de esta mujer", añade.

El resultado de esta investigación también llena de incógnitas el papel de esta mujer y si hay más como ella. Y es que esto deja muy claro que no solo iluminaba manuscritos, sino que lo hacía con un pigmento muy raro y caro, al que no tenía acceso cualquiera. Y, además, en un sitio alejado y remoto de los centros artísticos de la época. La historia de esta mujer hubiera quedado oculta sin el uso de las nuevas tecnologías. ¿Cuántas artistas más podríamos encontrar en los cementerios medievales?


https://www.elconfidencial.com/cultura/2019-01-10/lapislazuli-dientes-dentadura-edad-media_1749494/
 
P

pilou12

Guest
El Tesoro de Guarrazar: siglo y medio para resolver un enigma visigodo
Un arqueólogo consigue explicar por qué se ocultaron una veintena de coronas de oro y otras joyas en una huerta a 15 kilómetros de Toledo


VICENTE G. OLAYA
Guadamur 16 ENE 2019


1547308785_538922_1547328224_noticia_normal.jpg

El arqueólogo Juan Manuel Rojas, junto a una de las basas desenterradas en la basílica de Guarrazar.VÍCTOR SAINZ



El arqueólogo Juan Manuel Rojas ha resuelto uno de los enigmas que desde hace más de 150 años intentaban desentrañar los expertos en historia y arqueología con escaso éxito: ¿quién y por qué escondió una veintena de coronas de oro visigodas, además de numerosos cálices y cruces del valioso metal, en un paraje deshabitado a 15 kilómetros de Toledo, en el municipio de Guadamur? Es lo que se conoce como Tesoro de Guarrazar, por el nombre de la finca donde fue hallado, un relato en el que se entremezclan traiciones, robos, intrigas diplomáticas y hasta abominables criminales nazis.

Para entender la historia hay que remontarse hasta el año 711 cuando las tropas musulmanas y bereberes de Táriq Ibn Ziyad atraviesan la Península sin apenas resistencia militar. Su aplastante victoria frente a los ejércitos de don Rodrigo en la batalla de la Laguna de la Janda —también conocida como batalla de Guadalete—les había dejado el camino expedito hacia la capital del reino visigodo, Toledo.

La hipótesis hasta ahora manejada por los especialistas es que los cristianos tomaron la decisión de ocultar el tesoro real –que fueron recogiendo por todas las iglesias y palacios del reino– en una solitaria huerta para recogerlo una vez pasado el peligro. Abrieron dos fosas y en ellas vertieron coronas, cálices, joyas y cruces de oro recubiertas de gemas y esmeraldas. Durante más de 1.100 años quedaron así ocultas hasta que Escolástica Morales, hija de Francisco Morales y María Pérez, sintió una necesidad fisiológica al volver desde Toledo en el verano de 1858. Al ocultarse tras unas piedras vio un hueco y dentro de él un objeto que brillaba. Padres e hija comenzaron a extraer las impresionantes piezas, las lavaron en una charca cercana, llenaron las alforjas del burro que los acompañaba y siguieron su camino en mitad de una fortísima tormenta. Lo que no sabían es que otro vecino de Guadamur, Domingo de la Cruz, les observaba a unos metros. Cuando se marcharon, él se acercó al hueco y descubrió otro de las mismas dimensiones. Allí se ocultaba la otra parte del increíble tesoro.



1547308785_538922_1547328469_sumario_normal.jpg


Reproducción de la corona de Recesvinto que se conserva en el centro de interpretación arqueológica de Guadamur. VÍCTOR SAINZ



La pregunta que queda desde entonces en el aire es: ¿por qué se ocultaron las joyas reales en mitad del campo sin puntos de referencia claros para recuperarlas? El enigma ha provocado desde su hallazgo y posterior pérdida –el conjunto fue vendido al Estado francés– numerosas polémicas políticas e históricas, que se han plasmado últimamente en dos libros: la novela El último tesoro visigido (Penguin Random House), del académico de Historia José Calvo Poyato, y Guarrazar, el tesoro escondido, del historiador Pedro Antonio Alonso Revenga.

Juan Manuel Rojas lo explica así: “No tenía ningún sentido lo que se decía de que lo ocultaron en una huerta. Por eso, empecé a excavar en la parcela donde se halló y que en 1859 ya excavó Amador de los Rios. Él encontró diversas estructuras y restos arquitectónicos, lápidas [incluida la del presbítero Crispinus, que se conserva en el Museo Arqueológico Nacional]. Pero se seguía con la teoría de la huerta. Era cuestión de verlo todo desde un punto global”. Así, con la ayuda decidida del Ayuntamiento de Guadamur, inició unas investigaciones que han dado lugar, además, a un parque arqueológico visitable.


1547308785_538922_1547329110_sumario_normal.jpg


Reproducción de la corona de Suintila, robada en 1921, que se expone en el museo de Guadamur. VÍCTOR SAINZ


Durante los últimos años han aflorado los muros de un edificio de más de 30 metros de longitud, una iglesia basilical, los restos de un posible palacio, un cementerio visigido y hasta una edificación que servía de residencia a los peregrinos. Porque las pesquisas de Rojas le permiten afirmar que el lugar donde se halló el tesoro era, en realidad, un complejo religioso, semejante al santuario de Lourdes (Francia), con aguas curativas propias (el pozo donde los Morales limpiaron las joyas) y donde los cristianos venían a pedir a Dios su sanación. Por eso, y dada su importancia, el tesoro real se guardaba allí, en los edificios religiosos y reales, de cuyos techos colgaban las coronas votivas de los monarcas.

Cuando sus ocupantes conocieron el avance imparable de los musulmanes, aterrados, buscaron un lugar donde enterrar las joyas. Se les ocurrió que lo mejor era meterlas en el cementerio. Allí nadie miraría. Levantaron dos lápidas, escondieron los preciados objetos, los taparon con piezas de tela y arena y volvieron a poner los cadáveres encima. Cuando Escolástica se ocultó para hacer sus necesidades más de mil años después, buscó el lugar más protegido: lo que ella no reconoció como la valla del desaparecido cementerio.

En 2014, durante las labores de excavación de uno de los grandes edificios desenterrados, la alcaldesa de Guadamur, Sagrario Gutiérrez, comenzó a remover con una palita una pequeña alberca hallada junto a una estructura arquitectónica. Buscaba encontrar de dónde procedía el manantial que llenaba la balsa. Escarbó hasta que la pala hizo aparecer algo azul: era una de las joyas que se habían desprendido de las coronas cuando los Morales las lavaron en lo que creyeron un pozo y que no era otra cosa que el lugar donde los peregrinos tomaban el agua del santuario.

Himmler entra en juego
El Tesoro de Guarrazar fue vendido en 1856 a diversos joyeros toledanos. Numerosas piezas fueron fundidas y desmontadas para hacerlas desaparecer de las autoridades y de la policía. Otras, en cambio, se conservaron y terminaron en manos del diamantista José Navarro. Este las vendió al Museo de Cluny(Francia). El Gobierno español, en mitad de un fortísimo escándalo que llegó a las Cortes, intentó recuperarlas sin éxito. Napoleón III esgrimía las más peregrinas excusas.

Finalmente, en 1941, con una Francia ocupada, el lugarteniente de Adolf Hitler, el nazi Heinrich Himmler, devolvió al Gobierno de Francisco Franco buena parte del hallazgo, además de piezas arqueológicas como la Dama de Elche. Hoy en día, gran parte del descubrimiento se puede admirar en el Museo Arqueológico Nacional y en el Palacio de Oriente, en Madrid, mientras que otras joyas se conservan en el Museo de Cluny.

"Es una historia apasionante que aún no ha acabado", señala el catedrático de Historia José Calvo Poyato. "Domingo de la Cruz, el otro vecino que halló numerosas alhajas, agobiado por la presión, regaló a Isabel II parte de lo que encontró, incluida la corona de Suintila. Esta se guardó en la armería del Palacio Real hasta 1921, cuando fue robada". Calvo recuerda que las pesquisas policiales fracasaron, aunque estuvieron cerca de encontrarla. "¿Dónde está la corona de Suintila, el rey visigodo que expulsó a los bizantinos de la Península? Ese es otro de los misterios aún sin resolver. Indudablemente es una historia apasionante que da para muchos más libros", concluye el académico.


UN PASEO POR LA HISTORIA

Guadamur es un pequeño pueblo toledano recubierto de olivos que guarda dos joyas: su impresionante castillo en un excelente estado de conservación y el Tesoro de Guarrazar. Sobre este último, y gracias a la cooperación público-privada, se han abierto dos lugares para conocer mejor la historia del que está considerado el más importante conjunto de joyas visigodas de Europa. En la localidad hay un centro de interpretación municipal donde se reproducen todas las coronas, calices y cruces desenterrados en la finca de Guarrazar, además de amplios paneles que explican de manera clara el reinado de los visigodos. También se pueden admirar piezas arquitectónicas encontradas por los vecinos en la zona y que han sido donadas al Ayuntamiento.

A poco más de un par de kilómetros, se levanta un cuidado yacimiento. Incluye visitas guiadas por los terrenos y la posibilidad de hacer actividades arqueológicas y medioambientales con los niños. El precio por persona es de 8 euros, descuentos para desempleados y gratuidad para niños menores de 10 años.

https://elpais.com/cultura/2019/01/12/actualidad/1547308785_538922.html
 
P

pilou12

Guest
15 yacimientos españoles para enamorarse de la arqueología
De la mina romana de Las Médulas, en León, al poblado talayótico menorquín de Torre d’en Galmés, emocionantes aventuras en el tiempo



Ampliar foto
La Cuevona, en la llamada Senda de las Valiñas de Las Médulas (El Bierzo, León), declaradas patrimonio mundial en 1997. GONZALO AZUMENDI



J. M. BARBOT


Siempre es difícil elegir. Y si hablamos de yacimientos arqueológicos en un país tan rico y diverso como España, acertar con la selección es casi una utopía. En anteriores ocasiones hemos recomendado la visita a algunos yacimientos muy especiales, como Tiermes (Soria) o la fortaleza circular del agua Motilla del Azuer (en Ciudad Real), y también hemos hablado de otros que, desde el punto de vista histórico e historiográfico, podrían considerarse los más importantes (se recogen en el despiece de la página contigua), siempre eligiendo que no se hallasen debajo de ciudades actuales e intentando que la muestra incluyera una variedad de épocas y zonas geográficas.

Pero en esta ocasión recorremos enclaves en los que se percibe no solo la presencia de los hombres y mujeres que los habitaron, sino aquello que pudieron sentir; lugares con una magia especial en los que el viento guarda en sus dobleces el llanto de los niños y el bramido de la muerte, pero también el runrún de tantas cotidianidades y horas baldías.



1536227368_035580_1536236692_sumario_normal.jpg



1 Cueva de Tito Bustillo
Ribadesella (Asturias)


Fue descubierta en 1968 por miembros de un grupo de montaña. Pocos días después, uno de ellos, Celestino Fernández Bustillo, falleció en un accidente, lo que llevó a rebautizar la cueva del Pozu’l Ramu como la de Tito Bustillo. La gruta alberga pinturas y grabados del Premagdaleniense y Magdaleniense (22000-10000 a. de C.) con una calidad y cantidad que la convierten en uno de los más importantes santuarios rupestres de Europa. Las representaciones, evocadoras y de fuerte carga simbólica, muestran una gran variedad de animales —cérvidos, caballos, cabras, toros, osos, bisontes, uros e incluso un excepcional animal marino identificado con una ballena—, signos geométricos y figuras antropomorfas, sin olvidar un gran conjunto de vulvas, uno de los motivos más emblemáticos del lugar.

  • Abierta de miércoles a domingo hasta el 28 de octubre. Acceso limitado a 150 personas al día. Entrada: 7,34 euros.
2 Poblado neolítico de La Draga
Banyoles (Girona)


Datado en época neolítica (5200 a. de C.), fue descubierto en 1990 y se ha venido excavando desde entonces, tanto la zona seca del poblado (10.000 metros cuadrados) como la parte sumergida bajo el lago de Banyoles (1.000 metros cuadrados). En el Neolítico las aguas estaban unos dos metros más bajas, de modo que el poblado quedaba un poco elevado, en una península unida por un estrecho istmo que a veces se inundaba sirviendo de defensa natural.

Su singularidad es su ambiente lacustre, que facilitó la conservación y el hallazgo de elementos poco habituales, como restos de vigas o postes de las cabañas, mangos de madera de herramientas de sílex, utensilios completos de madera —inéditos en otros yacimientos—, cestos y cuerdas vegetales y objetos de adorno personal.

  • Abierto sábados y domingos de junio a octubre. Entrada: 4 euros; imprescindible reserva previa.
3 La Bastida de Totana
Totana (Murcia)


Las primeras excavaciones en este poblado de la cultura de El Argar se realizaron en 1869. Las investigaciones han permitido diferenciar tres fases de ocupación dentro de la Edad del Bronce, entre los años 2200 y 1550 a. de C., cuando fue abandonado. El enclave, situado en un lugar estratégico y con buenas defensas naturales, llegó a tener unos mil habitantes. Se han recuperado decenas de viviendas escalonadas en terrazas artificiales, un potente sistema de fortificación y una gran balsa. También se han hallado sepulturas bajo el suelo de las viviendas, con uno o dos cadáveres en posición fetal, dentro de grandes recipientes cerámicos, cistas de piedra, fosas o pequeñas covachas, acompañados de ofrendas que varían en función de la clase social del difunto. Algunas tumbas solo con ajuar se interpretan como cenotafios de guerreros muertos en combate cuyos cuerpos no pudieron ser recuperados.

  • Abierta los sábados y domingos. Entrada: 3,40 euros.

1536227368_035580_1536235962_sumario_normal.jpg


Visitantes en el yacimiento de Torre d’en Galmés, en Menorca. G. AZUMENDI



4 Torre d’en Galmés
Entre Alaior y Son Bou (Menorca)


Este poblado talayótico, el más extenso de la isla, está en una colina con una magnífica panorámica de la costa sur de Menorca. Su enclave privilegiado y sus tres talayotes llevan a pensar que ejercía cierta hegemonía sobre el resto de los poblados. Fue fundado hacia 1600 a. de C. y tuvo una larga época dorada desde 1300 a. de C. hasta la ocupación romana. En la Edad Media aún conservaba un reducto de población. Entre sus restos destacan los talayotes mencionados, varias casas de planta circular, el recinto de taula o santuario, una sala hipóstila, la muralla, el sistema de recogida de aguas y cuatro hipogeos o cuevas-cementerio.

  • Abierta todos los días (el centro de interpretación cierra los lunes). 3 euros.

1536227368_035580_1536236308_sumario_normal.jpg

El poblado ibérico de Ullastret, en Girona. ALFRED ABAD AGE FOTOSTOCK



5 Poblado ibérico de Ullastret

Ullastret (Girona)


Ciudad principal de la tribu íbera de los indigetes, Ullastret fue fundada en el siglo VI a. de C. y vivió su momento más próspero en los siglos IV y III a. de C., cuando pudo superar los 6.000 habitantes. Su imponente muralla se fue ampliando desde los inicios hasta los restos que hoy pueden verse. La organización urbana es propia de un oppidum, con calles adaptadas a la orografía, restos de viviendas aristocráticas, templos, cisternas y silos para el grano. Las transformaciones que trajo la conquista romana hicieron que el poblado quedara bajo el área de influencia de Ampurias. Fue abandonado por causas desconocidas en el siglo II a. de C.

  • Cerrado los lunes. Entrada: 4 euros.
6 Castro de la Mesa de Miranda
Chamartín (Ávila)


Habitado por los vetones desde finales del siglo V a. de C., no se sabe si fue abandonado al término de las Guerras Celtíberas (133 a. de C.) o de la guerra entre César y Pompeyo (49 a. de C.). Está en un extenso cerro amesetado, en la confluencia de dos ríos y a 1.145 metros de altitud, y domina un amplio territorio que limita al norte con el valle del Duero y al sur con las primeras estribaciones de la sierra de Ávila. Muestra tres recintos amurallados, no contemporáneos entre sí.

En la necrópolis de La Osera, que estaba dividida en seis zonas que responderían a diferentes linajes o castas, se excavaron más de 2.200 tumbas. Los cuerpos se incineraban con sus ajuares y adornos personales; en el caso de los guerreros, también con sus armas, que acaso pensaban usar en el más allá.

  • Visita libre.
7 Contrebia Leucade
Aguilar del Río Alhama (La Rioja)


Las primeras excavaciones se remontan al siglo XVIII, pero fue en las décadas de 1920 y 1930 cuando se iniciaron las excavaciones sistemáticas. Los autores clásicos describen esta ciudad celtibérica como inexpugnable. En la campaña militar de 143-142 a. de C., el general romano Quinto Cecilio Metelo solo pudo entrar en ella mediante un ataque sorpresa. Años después, en 77 a. de C., otro general romano, Sertorio, logró rendirla, tras un largo asedio y numerosas bajas, minando la torre, que era su mayor baluarte defensivo.

Además de las murallas y el impresionante foso excavado en la roca, tiene una elaborada red de cloacas y un sistema de pozos que permitía obtener agua sin salir de la fortificación.

  • Visitas: sábados y domingos (a partir del 16 de septiembre, solo los sábados). Es necesaria reserva previa. Entrada: 6 euros.
8 Castro de San Cibrao de Las
San Amaro (Ourense)


Habitado desde el siglo II a. de C. hasta el II d. de C., es representativo de la etapa final de la cultura castreña, en la que los galaicos se fueron adaptando al proceso de romanización. El hallazgo de una inscripción dedicada a la divinidad indígena Bandua permitió conocer su nombre original, Lansbricae (“castro indígena de Lans”). Destaca por su extensión y conservación, y muestra dos recintos amurallados concéntricos: la acrópolis o recinto interior y el recinto exterior, donde se hallaban las viviendas, con una calle empedrada que cruza ambos de este a oeste.

  • Visitas: de martes a domingos (confirmar horario según la época del año). Entrada: 5 euros.
9 Las Médulas
Carucedo (León)


La que se considera la mayor mina de oro a cielo abierto del imperio romano estuvo en El Bierzo. La explotación alteró por completo el entorno, y el resultado fue un bello paisaje de cárcavas y atalayas rojizas que contrastan con el verde y el dorado de castaños, robles y carrascas. Las primeras extracciones las iniciaron los pueblos autóctonos astures, que bateaban los lechos fluviales. Los ingenieros romanos que llegaron en época de Augusto aplicaron nuevas técnicas más agresivas para obtener el máximo provecho. La explotación se mantuvo hasta el siglo III d. de C. El historiador romano Plinio el Viejo, que fue administrador de las minas, relata que se extraían al año casi 20.000 libras de oro (la libra romana equivalía a 273 gramos) y habla de las penosas condiciones de los trabajadores.

  • La Fundación Las Médulas realiza visitas guiadas en 4×4 y autobús (20 y 12 euros, respectivamente). El Aula Arqueológica de Las Médulas organiza rutas a pie por el yacimiento (precio en función del recorrido y las personas; +34 987 42 28 48).
10 Bílbilis
Calatayud (Zaragoza)


Los fundadores de la vieja Bílbilis fueron los lusones, una tribu celtíbera. Tras la conquista por los romanos en el siglo I a. de C., el poblado se convirtió en ciudad romana. Y adoptó el apelativo de Bilbilis Italica. Cuando obtuvo el rango de municipium, sus habitantes se convirtieron en ciudadanos romanos de pleno derecho y pasó a llamarse Augusta Bilbilis. Este estatus privilegiado trajo profundas transformaciones urbanísticas, como el foro, visible desde el valle del Jalón, que logra una escenografía espectacular para mostrar la grandeza de Roma. La topografía impuso un urbanismo que contrasta con el esquema reticular de las ciudades romanas, con aterrazamientos, calles empinadas, cuestas y rampas. A partir de Trajano, inició una progresiva decadencia que concluyó con su desaparición entre los siglos IV y V.

  • Abierto todos los días de la semana; acceso libre.

1536227368_035580_1536236098_sumario_normal.jpg


La ciudad romana de Itálica, en Sevilla. HILARY MORGAN ALAMY


11 Itálica
Santiponce (Sevilla)


Los orígenes de Itálica se remontan al año 206 a. de C., cuando el general Publio Cornelio Escipión asentó a un destacamento de legionarios licenciados tras la II Guerra Púnica en un paraje de la Turdetania. La procedencia italiana de los soldados le dio nombre.

Itálica alcanzó su mayor esplendor a finales del siglo I d. de C. y durante los reinados de Trajano y Adriano, que fueron generosos con su ciudad natal. Este le otorgó el rango de colonia y auspició la llamada “ciudad nueva”, ampliación urbanística que se inició ya bajo Trajano. Se trata de un barrio de trazado hipodámico, con calles en ángulo recto, enormes mansiones y un gran anfiteatro —el cuarto del imperio en capacidad—. Los restos de este barrio son lo que se puede visitar, ya que lo que fue la “ciudad vieja” se encuentra bajo el pueblo de Santiponce.

  • Cerrado los lunes. Entrada gratuita para ciudadanos de la UE.

1536227368_035580_1536236166_sumario_normal.jpg


Un mosaico de la villa romana de La Olmeda (Palencia). GETTY IMAGES


12 Villa romana de La Olmeda
Pedrosa de la Vega (Palencia)


Hace 50 años, en 1968, Javier Cortés descubrió por azar en una de sus tierras los restos de un mosaico. Este terrateniente, que llegaría a hacerse arqueólogo, costeó las primeras excavaciones hasta 1980.

Desde entonces se ha ido sacando a la luz uno de los más importantes conjuntos de mosaicos de España, diferenciando dos fases cronológicas: una villa fundada a finales del siglo I, que perduró hasta finales del siglo III, y otra que se edificó durante el siglo IV y pervivió hasta el siglo VI. A esta segunda fase corresponde el auge de la villa, cuyos dueños, miembros de una dinastía de terratenientes, nos observan aún hoy desde sus retratos en el mosaico del Oecus (la gran sala) junto a rostros de la mitología como Aquiles y Ulises.

  • Cerrado los lunes. Entrada: 5 euros.

1536227368_035580_1536235989_sumario_normal.jpg


Uno de los templos en la ciudad romana de Baelo Claudia, en Tarifa (Cádiz). G. AZUMENDI


13 Baelo Claudia
Tarifa (Cádiz)


Desde el siglo XVIII, diversas noticias hablaban de la presencia de ruinas en la ensenada de Bolonia. A partir de 1917 se realizaron las primeras excavaciones, pero no fue hasta 1966 cuando los trabajos se hicieron sistemáticos. La ciudad nació a finales del siglo II a. de C., a partir de un asentamiento bástulo-púnico más antiguo (Bailo, Baelokun). Su economía se basaba en el comercio con el norte de África, la pesca y la industria de salazón y garum, una salsa de pescado considerada una exquisitez en Roma. Alcanzó su mayor prosperidad entre los siglos I a. de C. y II d. de C., cuando un maremoto la arrasó en gran parte. La crisis del siglo III y las incursiones de piratas mauritanos y germanos iniciaron una decadencia que culminó con su abandono en el siglo VII.

  • Cerrado los lunes. Entrada gratuita para ciudadanos de la UE.

1536227368_035580_1536236435_sumario_normal.jpg


Escultura del yacimiento de Munigua, en Sevilla. ALAMY


14 Munigua
Villanueva del Río y Minas (Sevilla)


Estas ruinas son tan impresionantes como ignoradas, a pesar de que se conocen desde el siglo XVI. Sus orígenes tienen que ver con la explotación de las minas de cobre y hierro y se remontan al siglo IV a. de C., aunque es la ciudad romana de los siglos I a III d. de C. la que ha sido rescatada del peso de la tierra. El imponente santuario consagrado a Fortuna y Hércules domina el entramado urbano, que se extiende a sus pies ofreciendo una excelente panorámica de una urbe romana en miniatura, con sus viviendas, foro, termas y muralla. Todo prácticamente como quedó a finales del siglo III, cuando un terremoto inició su declive.

  • Se puede visitar de miércoles a domingo. Entrada gratuita.
15 Calatrava la Vieja
Carrión de Calatrava (Ciudad Real)


Esta ciudad islámica, levantada sobre un asentamiento ibérico del que apenas se conocen restos, es citada ya en tiempos de Abderramán I (785) y alcanzó su esplendor durante el siglo IX. De carácter defensivo, disponía de una muralla con 44 torres y corachas para el abastecimiento de agua durante los asedios, y llegaba a convertirse en una verdadera isla-fortaleza gracias al río Guadiana, que entonces tenía mucho más caudal. En el interior se diferencian el alcázar y la medina, y en el exterior, los arrabales. En el siglo XII pasó a manos cristianas, fundándose en ella la Orden de Calatrava, cuyos monjes guerreros resistieron en el castillo de Salvatierra tras la derrota de la batalla de Alarcos (1195) y contribuyeron después a la victoria de las Navas de Tolosa (1212).

  • Visitas: viernes, sábados y domingos. Entrada: 4 euros.

LOS 15 YACIMIENTOS CLÁSICOS


Estos 15 yacimientos, imprescindibles para conocer la historia de España, son todos visitables.

Atapuerca (Burgos) es uno de los más importantes del mundo: ha ayudado a entender la evolución del hombre, que se explica también en el Museo de la Evolución Humana.

La cueva de Altamira (Cantabria) fue descubierta en 1879. Icono del arte rupestre paleolítico, la entrada está muy limitada, aunque se puede visitar libremente una réplica, la llamada Neocueva.

Los Dólmenes de Antequera (Málaga) son un referente del megalitismo (de hace unos 6.500 años).

Los Millares (Almería), asentamiento de la Edad del Cobre, conserva cuatro líneas de muralla, una necrópolis y varios fortines.

Las Cogotas (Ávila) datan del Bronce Final y la II Edad del Hierro, y han permitido conocer mejor la vida de los vetones.

Son Fornés (Mallorca) es un ejemplo de la época talayótica de Baleares, hace 3.000 años.

Cancho Roano (Badajoz) es un palacio de origen tartésico que fue quemado hace 2.500 años.

Numancia (Soria) muestra los restos de un bastión celtíbero arrasado tras el asedio romano que terminó en el año 133 a. de C.

Empúries (Girona), fundada por los griegos en el VI a. de C., fue puerto de entrada de los romanos a la Península en 218 a. de C.

Cabezo de Alcalá (Teruel). El poblado ibérico de Azaila tuvo varias fases de ocupación hasta ser destruido por los romanos.

Segóbriga (Cuenca) es un yacimiento que ejemplifica el desarrollo urbano de la Hispania romana.

El castro galaico de Santa Tegra (Pontevedra) se remonta al siglo II a. de C., aunque sus casas rectangulares delatan el influjo romano.

Cueva Pintada (Gran Canaria), descubierta en 1873, habla del pasado remoto de la isla.

Recópolis (Guadalajara) fue fundada por el rey Leovigildo en el año 578. Destacan el palacio, la iglesia palatina y la muralla.

Medina Azahara (Córdoba). La ciudad califal, de 936, es un ejemplo único de arquitectura, arte y cultura omeya en Occidente.

J. M. Barbot es arqueólogo y autor del libro de relatos Cristales rotos (Lastura).


https://elviajero.elpais.com/elviajero/2018/09/06/actualidad/1536227368_035580.html?por=mosaico














 
P

pilou12

Guest
En especial para @extra-brut :)
Saludos:kiss:
pilou12


ESTRENO EL 25 DE ENERO
¿Quién mató a Ötzi? Los últimos días del hombre de hielo asesinado hace 5274 años
El director Felix Randau recrea en una película lo que pudo ocurrirle a la momia humana más antigua de Europa, descubierta en 1991


quien-mato-a-otzi-los-ultimos-dias-del-hombre-de-hielo-asesinado-hace-5274-anos.jpg


Jürgen Vogel en el papel de Ötzi. (Festival Films)


MARTA MEDINA

21/01/2019


El cadáver se encontró semienterrado en la nieve, inclinado hacia delante. Cuando Erika y Helmut Simon se toparon con él un 19 de septiembre de 1991 durante una excursión por la cordillera de los Alpes de Ötztal —entre Austria e Italia—, al principio creyeron que se trataba de algún alpinista desaparecido. "Era un verano muy caluroso. En el descenso desde el pico Fineilspitze, tomamos un atajo y luego, a 30 metros del sendero, mi esposo se detuvo de repente y dijo: 'Mira qué hay allí'. Del hielo sobresalía la parte posterior de la cabeza, los hombros y la espalda, como si estuviese con la tripa pegada a las rodillas. Estaba desnudo. Pensamos que se trataba de un escalador o un guía de esquí muerto. En el siguiente refugio de montaña le preguntamos al ventero si echaba de menos a alguien. 'Allí abajo hay un hombre muerto'", recordó Erika en una entrevista al 'Frankfurter Allgemeine Zeitung' en 2011.


otzi-un-increible-estado-de-conservacion-para-sus-5-300-anos-de-edad.jpg


Ötzi, un increíble estado de conservación para sus 5.300 años de edad


El equipo de rescate no tuvo demasiado cuidado al intentar extraer el cadáver de la superficie helada: el martillo neumático arrancó parte del músculo de la cadera izquierda, la mochila que cargaba acabó rasgada y un arco de madera roto en dos trozos. Pero cuando las autoridades trasladaron los restos a un laboratorio de Innsbruck para identificar al fallecido, el arqueólogo Konrad Spindler se dio cuenta de que aquello no era un excursionista. Junto a las pertenencias del hombre había un hacha de cobre de más de 60 centímetros de largo... y 4000 años de antigüedad. El cobre había empezado a utilizarse en el Neolítico, la era de transición entre las herramientas de piedra y las de metal, cuando la recolección y la caza empezó a dar paso a la agricultura.

El cadáver resultó ser el de un hombre que había muerto alrededor del año 3255 a.C., una datación que lo convertía en la momia humana más antigua de Europa. Y en un análisis posterior con rayos X los investigadores descubrieron en la espalda, clavado, un triángulo de metal. El hombre había muerto probablemente desangrado después de que una flecha le seccionase la arteria subclavia. Y también presentaba un fuerte traumatismo en la cabeza. ¡Al hombre neolítico lo habían asesinado! "Hace aproximadamente año y medio un experto en análisis de perfiles humanos nos dijo que todo indicaba a que la muerte a la que había sucumbido Ötzi [así decidieron llamar a la momia] había sido una muerte por venganza", desvela Felix Randau, director de 'Ötzi: el hombre del hielo', la película que recrea los últimos momentos de este —probablemente— líder tribal neolítico y que se estrena en España el 25 de enero.




Según los estudios del Museo Arqueológico del Tirol del Sur, donde se conserva el cuerpo, "unos días antes de su muerte se vio envuelto en un combate cuerpo a cuerpo en el que sufrió una herida en su mano derecha. Los indicios apuntan a que a Ötzi lo persiguieron y le atacaron una o varias personas". Los botánicos que analizaron el polen y las hojas de arce encontrados en el macuto del hombre estiman que murió a principios de verano y el examen de las osteonas (capas del hueso) del fémur apunta a que tenía alrededor de 45 años [bastante teniendo en cuenta la esperanza de vida de la época]. En el momento de su muerte medía aproximadamente 1'60m y pesaba 50 kilos. El genoma de Ötzi está prácticamente decodificado: su haplogrupo (grupo genético) es muy raro en la Europa actual y se encuentra casi exclusivamente en la población de Cerdeña y Córcega, que estuvieron aisladas durante periodos largos. Ötzi tenía predisposición genética a sufrir enfermedades vasculares, que se manifestaron en forma de arterioesclerosis. Probablemente fuese intolerante a la lactosa y su grupo sanguíneo fuese 0 positivo.

El examen de las osteonas (capas del hueso) del fémur apunta a que tenía alrededor de 45 años

"Absolutamente todo lo que aparece en la película, cualquier pieza de vestimenta, cualquier cuchillo, cualquier vasija —incluso los peinados—, todo está documentado", defiende el director. "Se sabe con bastante exactitud cómo murió y cuáles fueron sus últimos momentos. Se sabe que fue abatido por un disparo de flecha y que su muerte duró aproximadamente un minuto y medio porque la flecha rasgó una arteria subclavia y se desangró rápidamente", explica Randau. "Tenemos muchos hechos documentados que en la película hemos rellenado con ficción, porque obviamente esto no es un documental, pero la construimos de tal forma que es es probable que las cosas hubiesen sucedido como las presentamos".



otzi-en-el-momento-de-su-muerte-a-los-46-anos.jpg

Una reproducción de Ötzi en el momento de su muerte, a los 45 años




Incluso, Randau se ha atrevido a rodar en la lengua —ahora muerta— que se hablaba hace cinco milenios en la zona del Tirol: "Escribí los diálogos en alemán y luego, con ayuda de un filólogo experto en rético, los adapté como en una especie de traducción a lo que se supone que fue el rético arcaico y, de esa manera, reconstruimos un idioma ficticio basado en el idioma real".

En 'Ötzi: el hombre del hielo', Randau comienza recreando el hipotético día a día del hombre neolítico: apenas unas pocas chozas de madera a los pies de las montañas,pieles de animales secándose colgadas de las vigas, que también funcionan como aislante del frío. El hombre sale a cazar con su arco y sus flechas. Su mujer, los niños y otras pequeñas familias se quedan aguardando su vuelta. Ötzi sube a la montaña, apunta y dispara, y con el animal cargado sobre los hombres regresa al asentamiento. Pero el poblado está arrasado. A partir de aquí, el film de Randau se convierte en un western de venganza y la cámara sigue al protagonista (Jürgen Vogel) en su búsqueda de los culpables a través de los bosques y de las montañas nevadas, hasta llegar a la zona del Fineilspitze.

'Ötzi: el hombre del hielo' se convierte en un western de venganza a través de los bosques y las montañas nevadas


¿Es el hombre violento por naturaleza? ¿Demuestra el asesinato de Ötzi que el hombre antiguo era más propenso a la guerra y que la civilización nos ha hecho menos agresivos? El psicólogo y lingüista de la Universidad de Harvard Steven Pinker expuso en su libro 'Los ángeles que llevamos dentro' (Paidos, 2018) que la especie humana es cada vez menos violenta y más altruista. Costumbres como los sacrificios humanos o las ejecuciones por tortura están prohibidas y la crueldad contra las mujeres, los niños y los animales cada vez menor, según Pinker, gracias al proceso de civilización. Sin embargo, el analista político John Arquilla advierte de que "las muertes de civiles en combate han aumentado gradualmente. Alrededor de un millón de los 10 millones de muertos de la Primera Guerra Mundial fueron civiles, mientras que en la Segunda Guerra Mundial fueron más de la mitad de las víctimas totales y en los conflictos en el Congo de las últimas décadas ascendió al 90%". El filósofo británico John Gray arguye también que el concepto "violencia" tiene una fuerte carga moral y que habría que determinar si, por ejemplo las hambrunas o enfermedades o violaciones durante los conflictos bélicos, o las migraciones de los refugiados, que pueden no causar una muerte inmediata, podrían encajar en las estadísticas de lo que consideramos violencia.



graf9616-madrid-16-01-2019-el-cineasta-aleman-felix-randau-director-de-otzi-el-hombre-de-hielo-una-ficcion-que-inventa-como-pudo-ser-la-vida-de-un-hombre-real-que-vivio-hace-unos-5-300-anos-en-la-edad-del-cobre-cuyos-restos-momifica.jpg


Felix Randau a su paso por España esta semana. (Efe)


"Yo creo que en términos de violencia no se han producido muchos cambios desde entonces. Puede que la violencia hoy esté más concentrada, delimitada o refrenada, pero en cualquier momento puede haber un estallido", argumenta Randau. "Puede surgir otro brote de tremenda brutalidad. Como ejemplo, la Guerra de Yugoslavia hace 20 años, cuando en nadie pensaba que en Europa pudiese ocurrir algo así otra vez. A todos nos gustaría pensar que el ser humano ha mejorado, que es menos violento, pero creo que no es así".

Las guerras se pueden desencadenar por causas que son en realidad ridículas y carentes de valor


Porque la película de Randau esconde un mensaje pacifista que se desvela en el momento en el que el espectador descubre qué es lo que esconde la pequeña caja que desencadena —en la ficción— el enfrentamiento entre Ötzi y sus asesinos. "Es una muestra de lo que puede llegar a provocar un objeto sin ningún valor ni importancia. Hemos visto en tantas ocasiones que las guerras se pueden desencadenar por causas que son en realidad ridículas y carentes de valor. Pensemos en las Cruzadas: no se produjeron por territorios o cuestiones financieras, sino por fetiches. En el fondo, todas las acciones violentas se mueven en torno a un fetiche, que en un momento pueden tener un valor determinado para algunas personas pero que con la perspectiva de la distancia pierden absolutamente su valor", reflexiona.

El rodaje de 'Ötzi: el hombre del hielo' duró tan sólo 35 días y se desarrolló en localizaciones naturales de Tirol del Sur, en Italia. Pero para el director, lo más complicado fue encontrar parajes vírgenes sin contaminar por la civilización. "Esto lo único que demuestra es que en estos últimos milenios el ser humano se ha esforzado por modificar su entorno natural, lo que no tiene que ser necesariamente negativo, siempre y cuando esa modificación no sea masiva, insostenible y destructiva", defiende Randau."Toda la problemática y la preocupación sobre el medioambiente que nos parece tan moderna no lo es; pensemos en la época de los romanos, en la que Europa era un bosque inmenso que ellos talaron para construir sus galeras. Creo, eso sí, que ese proceso se intensifica cuando el ser humano deja de ser nómada y se asienta y empieza a transformar el entorno en el que vive".

https://www.elconfidencial.com/cult...e-hielo-muerte-ano-3255-antes-cristo_1767186/
 
Registrado
24 Ene 2019
Mensajes
2.227
Calificaciones
8.691
Las lanzas de caza neandertales podrían matar a distancia.
Fecha:
25 de enero de 2019
Fuente:
Universidad de Londres
upload_2019-1-30_16-22-34.png
Fragmento de lanza de Clacton-on-Sea, Inglaterra, que data de hace 400,000 años. Crédito: Annemieke Milks (UCL)
Se suele imaginar a los neandertales como los primos inferiores de los humanos modernos, pero un nuevo estudio realizado por los arqueólogos en UCL revela por primera vez que produjeron armamento lo suficientemente avanzado como para matar a distancia.

El estudio, publicado en Scientific Reports , examinó el rendimiento de las réplicas de las lanzas Schöningen de 300,000 años de antigüedad, las armas más antiguas reportadas en registros arqueológicos, para identificar si los lanzadores de jabalina podrían usarlas para golpear un objetivo a distancia.

El Dr. Annemieke Milks (Instituto de Arqueología de la UCL), quien dirigió el estudio, dijo: "Este estudio es importante porque se suma a la creciente evidencia de que los neandertales eran tecnológicamente expertos y tenían la capacidad de cazar caza mayor a través de una considerable variedad de estrategias de caza, no solo encuentros cercanos arriesgados. También contribuye a las opiniones revisadas de los neandertales como nuestros primos inteligentes y capaces ".

La investigación muestra que las lanzas de madera habrían permitido a los neandertales usarlas como armas para matar a distancia. Es un hallazgo significativo dado que estudios previos consideraron que los neandertales sólo podían cazar y matar a sus presas a corta distancia.

Las lanzas de Schöningen son un conjunto de diez lanzas de madera del Paleolítico que fueron encontradas entre 1994 y 1999 en una mina de lignito a cielo abierto en Schöningen, Alemania, junto con aproximadamente 16,000 huesos de animales.

Las lanzas Schöningen son las armas de caza más antiguas y completamente conservadas de la Europa prehistórica descubiertas hasta ahora. Además de las de Schöningen, existe un fragmento de lanza de Clacton-on-Sea, Inglaterra, que data de hace 400,000 años, que se puede encontrar en el Museo de Historia Natural de Londres.

El estudio se realizó con seis lanzadores de jabalina que fueron reclutados para probar si las lanzas podrían usarse para golpear un objetivo a cierta distancia. Los lanzadores de jabalina fueron elegidos para el estudio porque tenían la habilidad de lanzar a alta velocidad, igualando la capacidad de un cazador neandertal.

Owen O'Donnell, un ex alumno del Instituto de Arqueología de la UCL, hizo las réplicas de las lanzas a mano con herramientas de metal. Fueron elaboradas a partir de abetos noruegos cultivados en Kent, Reino Unido. La superficie se manipuló en la etapa final con herramientas de piedra, creando una superficie que replicaba con precisión la de una lanza de madera del Pleistoceno. Se utilizaron dos réplicas, con un peso de 760 gy 800 g, que se ajustan a los registros etnográficos de las lanzas de madera.

Los lanzadores de jabalina demostraron que el objetivo podría ser alcanzado hasta a 20 metros, y con un impacto significativo que se traduciría en la muerte de la presa. Esto es el doble de la distancia que los científicos creían que podían lanzar las lanzas, lo que demuestra que los neandertales tenían las capacidades tecnológicas para cazar a distancia, así como también a corta distancia.

El peso de las lanzas Schöningen anteriormente llevó a los científicos a creer que tendrían dificultades para viajar a una velocidad significativa. Sin embargo, el estudio muestra que el equilibrio de peso y la velocidad a la que los atletas podían lanzarlas produce suficiente energía cinética para golpear y matar a un objetivo.

El Dr. Matt Pope (Instituto de Arqueología de la UCL), coautor del artículo, dijo: "El surgimiento de armas, tecnología diseñada para matar, es un umbral crítico pero mal establecido en la evolución humana.

"Siempre hemos confiado en las herramientas y hemos ampliado nuestras capacidades a través de la innovación técnica. Comprender cuándo desarrollamos por primera vez la capacidad para matar a distancia es, por lo tanto, un momento oscuro pero importante en nuestra historia".

El Dr. Milks concluyó: "Nuestro estudio muestra que la caza a distancia estuvo probablemente dentro del repertorio de las estrategias de caza de los neandertales, y que la flexibilidad de su comportamiento se asemeja mucho a la de nuestra propia especie. Esta es una evidencia adicional que reduce la brecha entre los neandertales y los humanos modernos".




Texto original: https://www.sciencedaily.com/releases/2019/01/190125084048.htm

Más información: https://www.nature.com/articles/s41598-018-37904-w
 
P

pilou12

Guest
Las lanzas de caza neandertales podrían matar a distancia.
Fecha:
25 de enero de 2019
Fuente:
Universidad de Londres
Ver el archivo adjunto 932000
Fragmento de lanza de Clacton-on-Sea, Inglaterra, que data de hace 400,000 años. Crédito: Annemieke Milks (UCL)
Se suele imaginar a los neandertales como los primos inferiores de los humanos modernos, pero un nuevo estudio realizado por los arqueólogos en UCL revela por primera vez que produjeron armamento lo suficientemente avanzado como para matar a distancia.

El estudio, publicado en Scientific Reports , examinó el rendimiento de las réplicas de las lanzas Schöningen de 300,000 años de antigüedad, las armas más antiguas reportadas en registros arqueológicos, para identificar si los lanzadores de jabalina podrían usarlas para golpear un objetivo a distancia.

El Dr. Annemieke Milks (Instituto de Arqueología de la UCL), quien dirigió el estudio, dijo: "Este estudio es importante porque se suma a la creciente evidencia de que los neandertales eran tecnológicamente expertos y tenían la capacidad de cazar caza mayor a través de una considerable variedad de estrategias de caza, no solo encuentros cercanos arriesgados. También contribuye a las opiniones revisadas de los neandertales como nuestros primos inteligentes y capaces ".

La investigación muestra que las lanzas de madera habrían permitido a los neandertales usarlas como armas para matar a distancia. Es un hallazgo significativo dado que estudios previos consideraron que los neandertales sólo podían cazar y matar a sus presas a corta distancia.

Las lanzas de Schöningen son un conjunto de diez lanzas de madera del Paleolítico que fueron encontradas entre 1994 y 1999 en una mina de lignito a cielo abierto en Schöningen, Alemania, junto con aproximadamente 16,000 huesos de animales.

Las lanzas Schöningen son las armas de caza más antiguas y completamente conservadas de la Europa prehistórica descubiertas hasta ahora. Además de las de Schöningen, existe un fragmento de lanza de Clacton-on-Sea, Inglaterra, que data de hace 400,000 años, que se puede encontrar en el Museo de Historia Natural de Londres.

El estudio se realizó con seis lanzadores de jabalina que fueron reclutados para probar si las lanzas podrían usarse para golpear un objetivo a cierta distancia. Los lanzadores de jabalina fueron elegidos para el estudio porque tenían la habilidad de lanzar a alta velocidad, igualando la capacidad de un cazador neandertal.

Owen O'Donnell, un ex alumno del Instituto de Arqueología de la UCL, hizo las réplicas de las lanzas a mano con herramientas de metal. Fueron elaboradas a partir de abetos noruegos cultivados en Kent, Reino Unido. La superficie se manipuló en la etapa final con herramientas de piedra, creando una superficie que replicaba con precisión la de una lanza de madera del Pleistoceno. Se utilizaron dos réplicas, con un peso de 760 gy 800 g, que se ajustan a los registros etnográficos de las lanzas de madera.

Los lanzadores de jabalina demostraron que el objetivo podría ser alcanzado hasta a 20 metros, y con un impacto significativo que se traduciría en la muerte de la presa. Esto es el doble de la distancia que los científicos creían que podían lanzar las lanzas, lo que demuestra que los neandertales tenían las capacidades tecnológicas para cazar a distancia, así como también a corta distancia.

El peso de las lanzas Schöningen anteriormente llevó a los científicos a creer que tendrían dificultades para viajar a una velocidad significativa. Sin embargo, el estudio muestra que el equilibrio de peso y la velocidad a la que los atletas podían lanzarlas produce suficiente energía cinética para golpear y matar a un objetivo.

El Dr. Matt Pope (Instituto de Arqueología de la UCL), coautor del artículo, dijo: "El surgimiento de armas, tecnología diseñada para matar, es un umbral crítico pero mal establecido en la evolución humana.

"Siempre hemos confiado en las herramientas y hemos ampliado nuestras capacidades a través de la innovación técnica. Comprender cuándo desarrollamos por primera vez la capacidad para matar a distancia es, por lo tanto, un momento oscuro pero importante en nuestra historia".

El Dr. Milks concluyó: "Nuestro estudio muestra que la caza a distancia estuvo probablemente dentro del repertorio de las estrategias de caza de los neandertales, y que la flexibilidad de su comportamiento se asemeja mucho a la de nuestra propia especie. Esta es una evidencia adicional que reduce la brecha entre los neandertales y los humanos modernos".




Texto original: https://www.sciencedaily.com/releases/2019/01/190125084048.htm

Más información: https://www.nature.com/articles/s41598-018-37904-w

Muchas gracias por tus interesantes aportes @Dromas (y)
Saludos:)
pilou12
 
P

pilou12

Guest
PALEONTOLOGÍA

Denisovanos, neandertales y sapiens pudieron compartir la cueva


El misterioso hombre de Denisova ocupó su cueva siberiana 100.000 años antes de lo que se pensaba


15488750047662.jpg


Parte del equipo científico discutiendo el hallazgo en la cueva de Denisova (Siberia). TOM HIGHAM


Al sur de Siberia, en el macizo ruso de Altái (las Montañas de Oro), existe una gruta de apenas 270 metros cuadrados que encierra uno de los enigmas más importantes sobre el origen de la Humanidad. Es Denisova, la cueva de San Denis, llamada así en honor a un viejo ermitaño que la ocupó durante la segunda mitad del siglo XVIII. Pero hace 300.000 años, fue la cuna de los denisovanos, una especie humana que coexistió con los neandertales y los primeros Homo sapiens, que tienen un ancestro común, pero se separaron hace más de 550.000 años. No obstante, los científicos intentan desde hace tiempo descifrar si, además de ser contemporáneos, estas especies convivieron en este lugar.

Ahora, una investigación publicada ayer en Nature ha logrado dar un paso más en la reconstrucción del relato de los tres grupos humanos en este rincón de Siberia tras el hallazgo de tres nuevos restos fósiles de denisovanos y de numerosas herramientas.

Gracias a una técnica pionera de luminiscencia con estimulación óptica, los investigadores pueden calcular el tiempo transcurrido desde que minerales como el cuarzo fueron expuestos por última vez a la luz solar. Así, científicos de la Universidad de Wollongong (Australia) han podido estimar cuándo fue sepultado cada fragmento de hueso, utensilio u objeto decorativo encontrado en la cueva.

La dificultad es enorme y deben descartar todo aquello que presente indicios de haberse desplazado. Los resultados de 103 muestras apuntan a que los fósiles y objetos encontrados en Denisova indican que los denisovanos ocuparon la cueva hace entre 287.000 y 55.000 años, 100.000 años antes de lo que se pensaba; mientras que los neandertales lo hicieron hace entre 193.000 y 97.000 años.
denisovanos660.jpg




Los datos, apoyados por las pruebas genéticas de muestras también halladas en el yacimiento, sugieren que la cueva fue habitada durante el último periodo interglaciar por una población de denisovanos y por dos grupos distintos de neandertales. Todo indica, además, que los denisovanos quizá sobrevivieron más tiempo, hasta el momento en el que los humanos modernos ya estaban presentes en otras partes de Asia.

Aunque los datos señalan que ambas especies se solaparon, no demuestran, sin embargo, que cohabitaran en el mismo espacio, pues su presencia podría haberse alternado. «Hay una coincidencia en el tiempo entre los dos grupos de homínidos, pero no se puede resolver si ocuparon la cueva al mismo tiempo, dado el margen de error de la cronología», explica Zenobia Jacobs, investigadora de la Universidad Wollongong y autora principal de este trabajo. Jacobs tampoco quiere afirmar que los denisovanos duraran más que los neandertales en ese lugar. "Parece que los denisovanos persistieron en el sitio durante más tiempo que los neandertales, pero ese espacio de tiempo de diferencia podría llenarse con nuevos hallazgos", ha destacado.

La presencia de una niña de madre neandertal y padre denisovano encontrada con anterioridad tampoco resuelve si Denisova fue una cueva compartida. «El descubrimiento de un descendiente neandertal-denisovano y la frecuente alternancia de las diferentes poblaciones, como mostramos en nuestro estudio, sugiere que el sitio era atractivo para ambos grupos, que pudieron haber vivido muy cerca», cuenta Katerina Douka, arqueóloga del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana (Alemania) y autora de un segundo trabajo también publicado ayer en Nature.

El equipo de Douka ha presentado tres nuevos fragmentos óseos de denisovanos y ha analizado, por el método del radiocarbono, todos los fósiles conocidos hasta la fecha de esta especie. «La datación por radiocarbono mide cuándo un organismo vivo murió y dejó de intercambiar carbono con su entorno. Nos centramos en fósiles humanos y material modificado por humanos, como huesos de animales con marcas de carnicería, carbón vegetal de madera y dientes de animales perforados para usar como colgantes», explica Douka.

Su grupo aporta 50 dataciones nuevas para la cueva. La más antigua es de hace 195.000 años y la más nueva de entre 76.000 a 52.000 años. Douka y sus colaboradores sitúan los colgantes decorativos hechos a base de dientes perforados hace entre 49.000 y 43.000 años, lo que indica que son los objetos arqueológicos más antiguos del norte de Eurasia. Su elaboración pudo ser denisovana, pero no se excluye otro origen. «Los denisovanos parecen ser los creadores de tales objetos, ya que no se han identificado restos humanos modernos en la cueva, pero el hombre moderno estaba presente en Siberia al mismo tiempo (hace 45.000 años) por lo que no se puede descartar su participación en la producción de estos artilugios».

15488749054404.jpg

Herramientas y utensilios hallados en la cueva de Denisova. IAET SB RAS




A Denisova se accede desde el margen derecho del río Altái. La entrada está a 28 metros de altura y desde ahí se llega a una cámara central amplia que comunica con dos galerías estrechas de apenas tres metros de ancho. En cada una de ellas, a lo largo del tiempo, se fueron depositando sedimentos que contienen, capa a capa, toda la historia de sus ocupantes. Son como chimeneas de roca caliza rellenas de arcilla y arena en las que se entremezclan cientos de fragmentos de huesos de animales, de denisovanos, de neandertales y utensilios u objetos decorativos tallados por ellos: herramientas de piedra, agujas, adornos hechos de dientes y huesos de animales, marfil de mamut y piedras preciosas.

La cueva fue excavada por primera vez hace 40 años. En un espesor de seis metros posee 22 estratos distintos con una estratigrafía compleja. Datar su contenido es muy difícil ya que, por su antigüedad, los métodos empleados (termoluminiscencia y radiocarbono) conllevan grandes márgenes de error. Además, las muestras podrían haberse desplazado entre las distintas capas por la acción del hielo, el agua, el rascado de animales, la construcción de madrigueras o incluso la actividad humana. Se cree que nuestra especie pudo estar presente también en la cueva, incluso tallar algunos colgantes, pero, por el momento, no se ha hallado ningún resto biológico (ni ADN, ni huesos) de Homo sapiens de la misma época.

Hasta la fecha, en Denisova se han encontrado tres molares y una falange que pertenecen a cuatro denisovanos distintos, otra falange neandertal y un fragmento de hueso largo de una niña híbrida, hija de una madre neandertal y un padre denisovano. El genoma de ambas especies y el de la niña de origen neandertal y denisovano ya está secuenciado. Además, a través de nuevas técnicas, los científicos identificaron en 2017 la presencia de ADN en el sedimento, sin haber en él ningún hueso. Aún mezcladas entre los pequeños granos de arena, los investigadores extrajeron trazas biológicas de los habitantes de Denisova, las analizaron y determinaron que era ADN de neandertales y de denisovanos.

Aunque estos dos nuevos estudios de la revista científica Nature arrojan cierta luz sobre la alternancia en Denisova de las dos especies de homínidos (denisovanos y neandertales) no aclara su convivencia ni la posible presencia de Homo sapiens. La dificultad para despejar la incógnita se debe a que, hasta ahora, sólo se han encontrado denisovanos en la cueva rusa. Douka quiere buscarlos en los alrededores de Siberia e incluso pone su mirada en China. A través del proyectoFINDER, dirige a un grupo de investigación que intenta identificar a los denisovanos en otras partes de Asia. "Espero que pronto podamos trabajar con huesos y materiales chinos del sureste de Asia y ampliar la gama de los denisovanos", ha adelantado a este periódico.

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2019/01/30/5c51f94bfdddff9b448b465b.html
 
P

pilou12

Guest
Dinamarca busca a sus antepasados visigodos en Vicálvaro
La Universidad de Copenhague coteja el ADN de la necrópolis de Los Ahijones con el genoma de los godos.


tumbas-ahijones-kGfB--620x349@abc.jpg

Los arqueólogos de Argea, examinan dos de los cuerpos encontrados - ABC


Tras un largo periodo de luchas en Europa, a finales del siglo V, unos 300.000 visigodos envainaron la espada para alzar el arado y adentrarse en una Hispania en la que apenas habitaban un millón de humildes campesinos hispano-romanos. Llegaron hasta aquí llamados por el propio Imperio romano, que quería frenar el avance devastador del resto de tribus bárbaras y que ellos, tras expulsarlos, repoblasen los terrenos yermos. Entre otros asentamientos, los visigodos convirtieron en su próspero hogar el solar en el que ahora las excavadoras trazan un vial que conectará el desarrollo deLos Ahijones con el resto de Vicálvaro. Siguiendo su rastro, también han aterrizado aquí los investigadores de la Universidad de Copenhague, que buscan a sus antepasados en la necrópolis que fue hallada en este páramo en 2010.

Cuando se quiso iniciar la construcción de esta carretera, las piquetas se toparon con el que es el enterramiento más antiguo y más grande encontrado hasta la fecha en la Comunidad. Si la sorpresa fue mayúscula para los investigadores españoles, más aún lo fue para los arqueólogos escandinavos, cuyo afán por reconstruir el periplo del pueblo godo por el mundo les trajo hasta esta parcela para extraer el ADN de los restos de los 894 individuos que fueron exhumados.

arqueologos-vicalvaro-kGfB--510x349@abc.jpg

Las oquedades de las tumbas, una vez exhumados todos los restos - ABC


«El Museo de Historia Natural de Dinamarca y el Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague han logrado obtener la secuencia genética de los godos, que proceden de Dinamarca y Suecia, y pretenden ver en qué cantidad hay ese genoma en la población que vivía en Vicálvaro», explica a ABC el arqueólogo Jorge Vega, que dirigió la excavación junto a Roberto Menduiña.

«Este estudio, aún en proceso, permitirá determinar la huella genética de la población enterrada», añade Vega, cuyo equipo de arqueólogos independiente, Argea, colabora en este proyecto internacional. Los resultados se conocerán, si todo va según lo previsto, a lo largo de este 2019. Una veintena de este equipo de expertos extrajo durante dos años todos los cuerpos y objetos que se encontraban en un área de 9.067 metros cuadrados. En total, se documentaron y excavaron 824 tumbas, algunas de ellas con dos individuos enterrados.

No obstante, dado el grado de deterioro de muchos de ellos, sólo se pudo realizar un análisis antropológico en el 30 por ciento de los cuerpos. «Los demás estaban tan deshechos que no nos permitían estudiarlos, eran sólo la impronta. Están excavados en un terreno compuesto por yesos y este material drena muy mal, el agua se acumula en su base y los cuerpos se diluyeron en una especie de sopa en la que no hay masa ósea que luego se pueda estudiar», arguye el experto.

Saqueos
La necrópolis ha sido objeto de diferentes saqueos desde la antigüedad. Pese a que las piezas documentadas son muchas, es evidente que el ajuar de la mayoría de los individuos fue robado. Sin embargo, en algunos enterramientos sí que se han logrado recuperar objetos de adorno personal compuestos por hebillas de cinturón, pendientes de tipo aro, collares de cuentas de pasta vítrea, anillos de sección circular y rectangular, cuchillos y pinzas.


hebilla-vicalvaro-kGfB--510x349@abc.jpg

Una hebilla de cinturón hallada en una de las tumbas - ABC


También se rescató un pequeño conjunto de jarras y botellas con una o dos asas. «Las piezas más antiguas son de finales del siglo V, que parece coincidir con la llegada a Hispania de los visigodos, y los últimos son de principios del siglo VIII, que coincide con la llegada de los musulmanes», concluye Vega, que añade que, después, la población se trasladó a 500 metros y se islamizó. La aldea se mantuvo en pie hasta el inicio del siglo X, momento en que se abandonan la mayor parte de los asentamientos rurales en Madrid y se trasladan a vivir a las ciudades, que ya están fortificadas.

Falsa alarma

Una vez finalizada la excavación, en 2012, la Dirección General de Patrimonio autorizó las obras promovidas por la Junta de Compensación sobre los terrenos que ocupaba la necrópolis. No obstante, la crisis económica y los litigios que frenaron los desarrollos del Sureste paralizaron las obras y las oquedades quedaron a la vista hasta hace apenas unos días. «Una vez extraídos todos los restos arqueológicos quedan solo los hoyos de las estructuras, sin ningún valor arquitectónico y, al estar excavados en el terreno natural, no pueden conservarse», aclaran desde la Consejería de Cultura, ante la alarma vecinal.


grafico-ahijones-kGfB--510x349@abc.jpg



El viaje de los Godos hasta Hispania - ABC


El resultado de aquellos dos años de trabajo de campo se ha prolongado en otros seis más de investigación para traducir a hechos todos los indicios que arrojan las mediciones de los huesos, tendones y dientes. Todos los restos, tras su análisis e inventario, han sido depositados en el Museo Arqueológico Regional, donde está previsto realizar una exposición que relate todo lo que aquel yacimiento cuenta a través de sus cuerpos y sus ofrendas funerarias.

Exposición y parque arqueológico

«De la excavación también nos llevamos sedimentos para ver si en el futuro se podía hacer algún tipo de analítica con ellos, porque en algunos enterramientos hemos visto que podía haber cálculos renales en algunos individuos», cuenta Vega, que deja la puerta abierta a continuar esas investigaciones. Esa ingente cantidad de material -unas 500 cajas que se encuentran ahora en el depósito del Museo- ha arrojado una información certera sobre cómo era la vida entonces.

Otro de los objetivos de la Consejería es, precisamente, divulgar toda su historia a través de un parque arqueológico que se instalará en las inmediaciones del yacimiento, para que los vecinos tengan conocimiento de quiénes y cómo eran los vicalvareños hace más de 1.200 años.


https://www.abc.es/espana/madrid/ab...visigodos-vicalvaro-201902010125_noticia.html