"Adios, Princesa" Libro de David Rocasolano, primo de Letizia Ortiz. Capitulos y extractos.

Tema en 'Cotilleando sobre la Monarquía Española' iniciado por A bordo del Titanic, 9 Abr 2013.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Las Navas

    Las Navas

    Mensajes:
    2.798
    Me Gusta recibidos:
    420
    Registrado:
    6 Sep 2010
    Género:
    Femenino
    Re: Libro "Adiós princesa" de David Rocasolano - Capítulos. Ferrea censura contra el Libro "Adios, Princesa" III Parte

    CAPÍTULO 12. ASCENSO Y CAÍDA

    En este capítulo Rocasolano cuenta el momento culminante de su ascenso social y su caída en desgracia, que produjo la ruptura de relaciones con su prima e, incluso, con el resto de su familia.

    Empieza lamentándose del “papanatismo” del pueblo español ante la Familia Real y los poderosos en general. Estar relacionado con alguien de la realeza (en su caso el Príncipe y su esposa) o del poder “te otorga un plus de estatus social y hasta económico” en España. No es ya que tú seas un aprovechado en tal caso, dice, sino que otros “te ofrecen trabajo o negocios por el simple hecho de que tengas esas relaciones. Nunca te facilitarían esas gangas, o esas informaciones privilegiadas, si esas relaciones no existieran, aunque tú seas la misma persona. Así es nuestra sociedad. Así es el juego”.

    En su caso, ese juego hizo que lo invitaran a entrar en un bufete de abogados de postín: Ledesma y Asociados, bufete de la familia de Fernando Ledesma, ministro de justicia en los gobiernos socialistas de Felipe González. Rocasolano se incorporó como socio inmediatamente y trabajó con ellos cuatro años.

    El bufete de los Ledesma fue su perdición. Primero, no fue tan rentable como podía parecer: se hizo la mayor parte de la cartera de clientes solo y tenía que entregar al 30% de la facturación al despacho. Pero además, “aquel era un despacho político socialista, demasiado relacionado con cuestiones filosocialistas. Era la época dorada del ladrillo, de las recalificaciones sistemáticas, de las grandes promociones… Una marea que me salpicó de forma abrupta en 2009 con un caso de corrupción en Ciempozuelos”.

    El 23 de octubre el periódico La Gaceta sacó un titular que decía: “Un primo de Letizia Ortiz, implicado en el Caso Ciempozuelos”. Rocasolano no disimula su resentimiento con el grupo Intereconomía por la forma tendenciosa en que manejaron aquel asunto y destruyeron su reputación. A La Gaceta lo llama periódico “filofranquista” y el retrato que hace del director Carlos Dávila y de su más directa colaboradora, una tal Maite (¿Alfajeme?), es ácido. Su versión de los hechos (que La Gaceta nunca quiso públicar) es la siguiente: “Yo ni estuve imputado (fue llamado a declarar como testigo) ni soy consciente de ser un delincuente. Yo soy consciente de haber retirado 385.000 € de una cuenta de un señor que luego resultó implicado en un caso de corrupción. Soy consciente de que con ese dinero compré un inmueble por encargo de un tercero. Y soy consciente de que, cuando compramos el inmueble y pasó un tiempo, este señor, me dijo que ya no le interesaba la operación y que si podía devolverle el dinero. Y yo le dije que a mí la operación me seguía interesando. Me quedo el inmueble yo, te devuelvo el dinero y a correr. Fui al banco, pedí la hipoteca, me dieron el dinero y lo devolví. En ningún momento pude pensar que estos señores iban a ser imputados (que no sentenciados) por apropiación indebida y cohecho como testaferro de dos ex-alcaldes de la localidad”.

    El vendaval mediático lo pilló por sorpresa. Y las consecuencias fueron desastrosas. “Estaba perdiendo clientes. Estaba perdiendo amigos. Estaba perdiendo mi reputación, esa que a día de hoy me importa un bledo”. En medio de la tormenta esperaba una llamada, la llamada: la de la primísima implacable.Le sorprendió que no llamara el primer día del escándalo. Pero más sorprendente fue que no lo llamó nadie de la familia, ni siquiera sus padres. Todos estaban a la espera de que Letizia ordenará si era conveniente dirigirle o no la palabra, de que sentenciara o absolviera al reo. “Antes nadie se iba a atrever a mover un dedo. Y yo, por supuesto, no iba a ser el primero en descolgar el teléfono y ponerme a gimotear”.

    En “El gato al agua” de Intereconomía Radio y TV vio como lo calificaban, falsamente, de imputado en el caso y como lo llamaban “trincón”, como hacían “chistes malos alrededor del texto mendaz de La Gaceta” e incluso de la plebeyez de la familia de Letizia. Pasó a Telecinco y en el programa G20 vio como lo ridiculizaban y repetían la mentira de la imputación: “…Y es que este pijín que ven, además de ser primo hermano y amigo íntimo de doña Letizia, es uno de los implicados en el Caso Ciempozuelos” etc. Rocasolano se sentía “solo, asqueado y acorralado”.

    La llamada terrible llegó dos días después. La primísima, en “tono seco y agresivo” quería saber si “esto me va a manchar a mí”. Rocasolano estalló: “¿Qué si te va a manchar a ti? ¿Qué si te va a manchar a ti? A quien está manchando es a mí, joder. Si yo no fuera tu primo, esto no me estaría pasando…”.

    No recibió ningún apoyo personal, ninguna acogida emocional. Al contrario: la orden fue aislarlo completamente. Y la cumplió hasta su padre. “Los exculpo, porque soy consciente de que fue por miedo”.

    Dos días después recibió un mensaje del Príncipe, “esta vez el elegido por Letizia para hacer de heraldo negro había sido él”. Dice que conserva ese texto íntegro, pero se lo reserva. Fue más diplomático y cariñoso que su prima. Pero fue el fin. “Me estaban apuñalando. Me estaban abandonando como un perro de caza cuando se cierra la veda. Mis padres. Mis hermanos. Mis primas”.

    Y entonces llegó la ruptura: “Letizia, yo con esta historia ya no puedo más. Tu historia es tuya, tus beneficios son tuyos, no quiero saber nada más de tu vida”. Cambió todos sus números de teléfono y rogó a su exmujer que no se los diera a nadie.

    Letizia la llamó para pedírselos días después y “se cabreó muchísimo” ante la negativa a dárselos. Dijo que los conseguiría por otra vía. Pero nunca más llamó. Ni ella ni nadie más de la familia. Tampoco los padres del afectado.

    Cuenta una reunión que tuvo con el director de la Gaceta y avisa de que la grabó. En ella Carlos Dávila le ofrecía “llamarte cada vez que vaya a escribir sobre ti, si me cuentas todo lo que sabes de la financiación ilegal del PSOE”. Rocasolano se levantó y se marchó. Se verían en los tribunales: él se querellaría contra Intereconomía por difamación.
     
    • Gracias Gracias x 2
    • Me Gusta Me Gusta x 1
    • No me gusta No me gusta x 1

  2. IDOLO

    IDOLO

    Mensajes:
    40.042
    Me Gusta recibidos:
    13.328
    Registrado:
    3 Mar 2006
    Ubicación:
    227
    Re: Libro "Adiós princesa" de David Rocasolano - Capítulos. Ferrea censura contra el Libro "Adios, Princesa" III Parte

    Creo que os puedo colgar alguna foto del libro.

    escanear0005.jpg escanear0006.jpg
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
    • Gracias Gracias x 1
    Última edición por un moderador: 10 Jun 2017
  3. IDOLO

    IDOLO

    Mensajes:
    40.042
    Me Gusta recibidos:
    13.328
    Registrado:
    3 Mar 2006
    Ubicación:
    227
    escanear0008.jpg

    Re: Libro "Adiós princesa" de David Rocasolano - Capítulos. Ferrea censura contra el Libro "Adios, Princesa" III Parte


    ....
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
    • Gracias Gracias x 1
    Última edición por un moderador: 10 Jun 2017
  4. A bordo del Titanic

    A bordo del Titanic

    Mensajes:
    2.561
    Me Gusta recibidos:
    973
    Registrado:
    14 Feb 2010
    Género:
    Masculino
    Re: Libro "Adiós princesa" de David Rocasolano - Capítulos. Ferrea censura contra el Libro "Adios, Princesa" III Parte

    Va el resumen del último capítulo


    _____


    CAPÍTULO 13. LOS DESPROTEGIDOS



    En el último capítulo del libro recuerda que esta es la historia del choque de una humilde caravana gitana (los Ortiz-Rocasolano) con un tren expreso que se los llevó por delante (los Borbones), sin que estos tuvieran “la decencia o la humanidad de volver la cabeza tras arrollarnos”.

    Él es uno de los damnificados, excluido de su familia como un apestado, roto todo el contacto con ella, con “acusaciones de corrupción infundadas” y metido en peleas judiciales con varios medios de comunicación. “Gano ante los tribunales, pero he perdido cosas que nunca voy a recuperar”.

    La gran damnificada fue Erika, la hermana de L.O. que se suicidó en febrero de 2007. Rocasolano recuerda cómo se enteró de la muerte de su prima. Y rememora cómo fue su triste vida. Antonio Vigo, su compañero, y ella se habían conocido en la Escuela de Bellas Artes y la suya era una historia de penuria económica y sufrimiento, de fracaso permanente. Como suele ocurrir en aquellos que tienen un temperamento artístico, “eran dos personas con demasiada sensibilidad como para encontrar en sí mismos un mínimo sentido práctico. Todo les salía mal. Sistemáticamente”. Malvivían con trabajos precarios a la vez que intentaban, sin éxito, abrirse camino en el mundo del arte. No tenían ni para pagarse un alquiler decente, a veces ni para comer. Su despensa vacía movía a compasión hasta a la tacaña Letizia (“una agnóstica que sólo profesaba adoración a la Virgen del Puño”). “Recuerdo la cara que se le quedaba a Antonio Vigo mientras descargábamos las bolsas de la compra. Su expresión humillada de hombre incapaz de mantener a su mujer y su hija”.

    La presión mediática sobre esta pareja, puesta ya a dura prueba por años de fracaso y precariedad económica, acabó llevándolos a la separación. El detonante fue una beca que le habían concedido a Vigo en Uruguay. Erica por fin tenía un trabajo decente y no quería dejarlo todo para seguirlo al otro lado del océano.

    En el momento de su muerte, su estado de ánimo no era bueno. Estaba crispada e irascible por sentirse foco de la presión mediática. Tenía un buen trabajo ahora, pero se sentía insegura y frágil en el desempeño. La relación entre las tres hermanas se había deteriorado mucho y estaba triste. Un día confesó a su primo que se sentía sola, que sus hermanas la habían dejado sola. “Ya antes de convertirse en lo que ahora es, Letizia había llevado la voz cantante en aquella familia. Pero la vida en palacio la había transformado en una persona más controladora y más cruel”.

    Rocasolano habla de todo lo que rodeó al funeral. Letizia vetó a su hermana Abigail y le impidió asistir a las honras fúnebres. Cuando él le dijo que Abigail estaba en Madrid y quería asistir, L.O. replicó, cortante, que “nadie le ha dicho a tu hermana que venga”. Iba a ser un funeral “en la estricta intimidad. No quiero Rocasolanos”. David dice que ya estaban acostumbrados a “las fascistadas de Letizia”, pero aquella ruindad era demasiado. Su hermana se quedó desolada: “Pero, no puede ser. Erika es mi prima. Ella no es nadie para impedirme ir”. Pero lo impidió.

    Luego, en el funeral, había treinta Borbones, muchos de los cuales apenas había cambiado con la difunta una palabra. Pero esos eran los “íntimos”. Rocasolano dice que L.O. se comportó en todo momento “como un cubo de hielo”. Los llevaron a Palacio y allí ella iba y venía, dando órdenes. No mostraba ninguna conmoción. En privado no la vio verter ni una lágrima. Sólo lloró, con “lágrimas de princesa”, cuando se acercó a la prensa. Aquel momento en el que el Príncipe soltó el famoso “sentimos el remojón que estáis sufriendo”…

    El momento más estremecedor del funeral lo protagonizó el humilde Antonio Vigo, cuando se acercó al ataúd para despedirse. Rompió a llorar con “un llanto desgarrador, un llanto macho que resonaba en las bóvedas de la pequeña iglesia. El silencio en que se quedó el templo acrecentaba aún más la ferocidad de aquellos gemidos, casi gritos”. Fue entonces cuando se volvió hacía el Rey y gritó: “¡Vosotros! ¡Vosotros tenéis la culpa! ¡Tú tienes la culpa, hijo de p*ta! ¡Vosotros la habéis matado!”. Rápidamente se lo llevaron de allí. Rocasolano dice que en aquel momento se sintió orgulloso de ser su amigo. Había tenido el valor de decir lo que él también pensaba.

    Letizia se arrodilló ante el Rey a la vista de todos para pedir disculpas por la escena. Dice Rocasolano que “fue un gesto claro que demostraba a quién pertenecía ya mi prima”. No se había arrodillado ante los padres de la difunta, ante sus propios padres. Se había arrodillado ante SM el Rey. “Sentí asco”, dice Rocasolano.

    No mucho después L.O. intentó arrebatarle a Antonio Vigo la custodia de su hija Carla y dejarlo, simplemente, con un régimen regulado de visitas. Vigo acudió a David Rocasolano. “No te lo vas a creer, David… Me quieren quitar a la niña. Quieren la custodia para ellas…” Ellas eran L.O y su madre. Rocasolano le dijo a Vigo que no le podían quitar a su hija “por muy princesa de Asturias que sea Letizia”. Le aconsejó amenazarlas con una batalla legal, “sin cortarte un pelo”. “Ni siquiera te sientes a negociar”. Fue la última vez que hablaron. Antonio Vigo siguió sus recomendaciones. Y Letizia “se agarró un buen cabreo” al no conseguir separar a la niña de su padre.

    El libro concluye con un recordatorio a Carla, que ya tiene 12 años. Y a su madre muerta. Y al gesto de valor de Antonio Vigo ante los poderosos Borbones. Y a una familia humilde, que tenía sus luces y sus sombras, pero que ya no existe, porque ha quedado destruida. Y dos adioses: “Adiós, Erika. Adiós, Princesa”.
     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
    • Gracias Gracias x 2
  5. A bordo del Titanic

    A bordo del Titanic

    Mensajes:
    2.561
    Me Gusta recibidos:
    973
    Registrado:
    14 Feb 2010
    Género:
    Masculino
    Re: Libro "Adiós princesa" de David Rocasolano - Capítulos. Ferrea censura contra el Libro "Adios, Princesa" III Parte

    Y un listado de lo que hay en el 2º bloque documental del libro.

    BLOQUE DOCUMENTAL 2


    El segundo bloque documental del libro contiene: foto de Erika con su último acompañante; foto de Antonio Vigo en el funeral de Erika; L.O. arrodillada ante el Rey tras la escena de Vigo; foro de las tres hermanas Ortiz Rocasolano tomada por su primo.

    Documentación diversa sobre el matrimonio de Alonso Guerrero y L.O. Y documentación sobre su divorcio.

    Facturas de la Clínica abortista Dator emitidas el 13 y el 20 de octubre (ecografías) y el 27 de octubre (I.V.E = Interrupción voluntaria del embarazo y anestesia local). [FONT=&amp]

    Partidas de nacimiento de las tres hermana Ortiz Rocasolano

    _____

    Con esto, colorín colorado. Por fin....
    [/FONT]
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
    • Me parto Me parto x 1
    • Gracias Gracias x 1
  6. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
    Re: Libro "Adiós princesa" de David Rocasolano - Capítulos. Ferrea censura contra el Libro "Adios, Princesa" III Parte

    Si algún [email protected] desea colgar su propio capitulo o resumen de capitulo, fotos del libro etc por favor contácteme vía mensajería privada o cotilleandoweb @ yahoo.com
     
  7. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
    Iniciado por bizi
    Hola, SuperCotilla:

    He terminado de leer el libro de David Rocasolano. Quería que unieras el contenido del mensaje de abajo al hilo cerrado sobre los capítulos del libro.

    ¡Muchas gracias!

    Bizi

    ------------------------

    Ya he terminado de leer el libro. La verdad es que no cuenta nada nuevo y, además, se olvida de varios temas trascendentales, como por ejemplo Tejera. Os dejo un análisis del libro:

    * PISO DE VALDEBERNARDO:

    David Rocasolano dice que Letizia se compró ese piso con el dinero que sacó al vender, para el divorcio, el piso que compró con Alonso Guerrero a medias. Se lo compró cuando ella estaba en CNN. Al parecer, es un "cuchitril" del que Letizia se sentía avergonzada y, por eso, las cenas de amigos las hacía siempre en el apartamento de Tejera.
    Me da la sensación de que David le llama el "piso de Vicálvaro" porque para la gente de Madrid suena peor que Valdebernardo. O al revés: la prensa le llama Valdebernardo, para intentar dar un poco de lustre.

    * DOMICILIO FAMILIAR ORTIZ-ROCASOLANO:
    Cuando ascendieron un poco en Madrid, el matrimonio Ortiz-Rocasolano adquirió un adosado en Rivas-Vaciamadrid (c/ Río Guadarrama, 23). Sin embargo, como a veces les faltaba trabajo, David cuenta que no solía haber calefacción y que las tres hermanas dormía con capas de pijamas y batas.

    * RELACIÓN CON EL PREPA:

    David cuenta que en verano de 2001, ya en TVE, Letizia le comenta que sale con un tal Juan, "diplomático". Según ha recogido Duque Gagá en el foro, el Prepa anunció que renunciaba a Eva Sannum el 14 de diciembre de 2001. ¿Se enrollaban ya Leti y el Prepa? En julio del 2003 ya quedaban el Prepa, Leti y David para comer. Sin embargo, David no habla de Tejera...

    * NIVEL-MARIBEL DE JUANCAR:

    David se queja de que al abuelo Paco no le dejen ser campechano, pero que Juancar lo sea es lo más cool. Toda la razón del mundo mundial.
    Cuenta un día que estaban cenando en Zarzuela con Juancar y éste recibió una llamada, seguramente del presidente del equipo de fútbol de Valencia que había ganado la liga o la copa (no me acuerdo). Juancar le cuenta que se alegra mucho, que lo han estado viendo en Zarzuela en directo: MEN-TI-RA.
    David también subraya que en Zarzuela no hay casi libros, ni siquiera el Prepa es muy leído. De ahí que metieran la pata hasta el fondo cuando recomendaron a Letizia que para la pedida le comprara el bodrio de Larra al Prepa. Me imagino que lo harían para fardar de premio a la periodista joven y futura Prepa o "premio preparado".

    * ERRATAS:
    Pág. 31: "[...] Estaba profundamente enamorada que de aquel señor alto al que todos llamaban príncipe."
    Pág. 96: "[...] Así que esos son parte de la elite élite."
    Pág. 280: "A Chus, Paloma Menchu y Henar también parecen haberlos pillado en un tema de alzamiento de bienes."
    Pág. 298: "Adiós, Princesa Princesa."

    Último apunte: entre las fotos, también sale la de la pedida, donde aparece David. Sin embargo, teniendo en cuenta que se acreditaron 350 periodistas, todos los medios que intentan desacreditar a David sacan una única foto de esa pedida: la que aparece él tocándose la nariz. En el libro, por supuesto, aparece otra del mismo momento, en la que David sale bien.
     
    • Gracias Gracias x 2
    Última edición: 10 Jun 2017
  8. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
    Un pequeño extracto, espero que a David no le importe:


     
    • Me parto Me parto x 1
  9. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
    IMAG1814.jpg

    Navidades de 2004 en Zarzuela. De arriba abajo y de izquierda a derecha: Felipe, Paloma, Erika, Telma, Letizia, Patricia, el abuelo Paco, Kety, Antonio Vigo y Carla, la hija de Erika. Cuando su hermana murió, Letizia quiso arrebatarle la custodia de Carla a Antonio Vigo.
     
    Última edición: 10 Jun 2017
  10. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
    Otro extracto:

     
  11. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
    Los amigos del príncipe son unos seres imaginarios y risueños que viven en los Mundos de Yupi. Se les reconoce porque siempre están riéndose de alguien o de algo, jamas se les ve con un libro o un disco en la mano, peinan una melenita estilo Agag y lucen unas novias que quedan bellisimas en las fotos y en la realidad son demasiado flacas. Durante todos los años en que frecuente sus ambientes no recuerdo jamas haber mantenido una conversación medianamente inteligente con ninguno de ellos.

    Pero quien se lleva la palma, de todos, es el famoso Coco Gomez Acebo, sobrino del rey. Es un tío esmirriado y enfermizo a causa de un tabaquismo que ya le ha obligado a varias operaciones de pulmón, y absolutamente vacuo.

    A Coco se le conoce por sus hazañas. Son múltiples y enormemente heroicas. La ultima por mi conocida data de marzo de 2011. Coco aparco su coche en el carril bus, cercanías del Jardín Botánico madrileño para asistir a una fiesta de Loewe con su esposa, Monica Martín Luque. Nuestro héroe, para evitar la multa, coloco en el parabrisas un cartelon: "Prioridad oficial: Casa de su Majestad el Rey". Tristemente para la imagen de nuestra monarquía un fotógrafo de prensa del corazón andaba por allí. Quizá casualidad, quizá no. Fotografió el cartelon oficial y aguardo a que la pareja saliera. Cuando el paparazzo intento abordar a Coco este se limito a sacarle la lengua. Un gesto que refrenda la madurez de nuestros Grandes de España. Fueron necesarias varias disculpas publicas, incluida la de la Casa Real, pero Coco no cejo en su empeño por dar la nota.

    En otra ocasión, su mastín defeco en el aeropuerto de Barajas y le pidieron a Coco que recogiera los excrementos. Por supuesto, se negó Y con palabras dignas de su muy alta alcurnia pronuncio una frase que, no a fuerza de repetirla, deja de ser mítica: "No sabe usted con quien esta hablando".

    Y se cuenta, también que simulo su separación y posterior reconciliación con Monica para vender las exclusivas. Yo que se.

    []

    Aquella noche, se conoce que le había tocado a Coco Gomez Acebo la misión de civilizarnos. Nos contaba sus aventuras a Letizia, Telma, Erika, Antonio Vigo, Patricia... Las conversaciones de los oligarquitas siempre eran iguales. Siempre estaban preparando unas nuevas vacaciones a lugares remotos. Y, cuando regresaban de sus remotas vacaciones, empezaban a hablar de que necesitaban pasar unos días en tal o cual sitio para relajarse. Entre vacaciones y pasar unos días se consumía la vida de estos hacendosos jóvenes que se acercaban, agotados, a los cuarenta.

    Letizia escuchaba a Coco con su cara de telediario, fingiendo atención. Telma, que es la mas frívola soltaba risitas y estaba encantada. Erika y Antonio Vigo no daban crédito, pero fingían que si. Y Patricia y yo procurábamos mantener una afabilidad distante, aunque teníamos que disimular los bostezos.

    - Pues la semana que viene, me marcho a Ucrania. ¿ Sabéis? - nos explicaba Coco - Me voy a cazar lobos allí unos días.

    Yo ni siquiera sabia que se podían cazar lobos en ningún sitio. Ni que nadie tuviera intención de matar un lobo por placer en ningún lugar del mundo. Pero ya me había acostumbrado a escuchar excentricidades de parecido cariz en el entorno real.

    - Si, si. Hay un hotelito por allí...Yo he estado bastantes veces antes. Oye - se inclino hacia nosotros - ¿Por que no os venís Podemos pasar unos días divertidisimos. Venga, Veniros, coxx!

    Aquella llamada desde los Mundos de Yupi nos dejo a todos estupefactos. Allí todos eramos trabajadores. Telma no tenia ni coche. Erika y Antonio sobrevivían malamente. Aquel viaje, al estilo que se mueve esta gente, tenia que resultar inasumible para nuestras economías plebeyas. Y a ninguno de nosotros nos había hecho nunca ningún mal un lobo como para desear matarlo. El bueno de Coco, por supuesto, no se daba cuenta de ninguno de estos factores, así que siguió insistiendo hasta que se canso.
     
    • Gracias Gracias x 2
    Última edición: 10 Jun 2017
  12. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
    Matrimonio 12.jpg Matrimonio 11.jpg Matrimonio 10.jpg Matrimonio 9.jpg Matrimonio 8.jpg Matrimonio 16.jpg Matrimonio 15.JPG Matrimonio 14.JPG Matrimonio 13.jpg Matrimonio 20.jpg


     
    Última edición: 10 Jun 2017
  13. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
    Re: Libro "Adiós princesa" de David Rocasolano. Analisis. Parte XII

    Extracto del libro:

    []Yo me enfrasque en mis estudios de Derecho y ella en los de periodismo. Fue entonces cuando Letizia inicio la relación con quien seria su primer marido, Alonso Guerrero. El era profesor de Litratura en el instituto Ramiro de Maetzu, de Madrid. Y no me extraña que se quedara un tanto fascinada con aquel tío. Alonso es un erudito, un letraherido. Creo que no he conocido jamas a nadie con una cultura tan vasta y de tanta hondura. Y yo he trabajado en el negocio editorial, donde cierta cultura se presupone. Como en el ejercito el valor.

    Cuando iniciaron su relación, se puede decir que Letizia era una niña. Ella tendría diecisiete o dieciocho años y el rondaría ya los treinta. Siempre he pensado que Letizia, mas que una pareja, buscaba entonces un profesor particular las 24 horas del día. Un tío que le abriera los ojos a todo lo que ella desconocía. Porque su relación, por lo que yo compartí con ellos, se basaba en eso. Alonso hablaba, disertaba, razonaba y Letizia escuchaba en silencio. O, como mucho, preguntaba. El único de todos nosotros que podía, y mas o menos, mantener una conversación al nivel de Alonso, era el tío Chus. Y aun así, en evidente inferioridad de condiciones.

    En lo ideológico, Alonso siempre me pareció un revolucionario de chaise-longue. Un radical de izquierdas que riega las macetas, respeta los semáforos, paga sus impuestos y no levanta la voz. Anticlerical furibundo, no se como valorara la conversión al catolicismo mas purpurino de su ex-mujer Letizia. Presiento que con una ironía distante.

    El caso es que aquella relación siempre funciono desde el desequilibrio Letizia no comprendía la falta de ambición literaria de Alonso, que escribe unos libros invendibles, experimentales, de vocación decididamente minoritaria. Y Alonso despreciaba los impulsos arribistas de Letizia por alcanzar el éxito periodístico, la fama, el dinero y la consideración social.

    Su noviazgo duro casi diez años, pero estuvo jalonado de innumerables rupturas. Vivían juntos, se separaban, se volvían a reconciliar, se daban un tiempo...

    Cuando Letizia me anuncio que le habían concedido una beca en México para hacer el doctorado ni siquiera le pregunte por Alonso. Supuse que aquello era la conclusión natural de una relación extraña, dispareja, mas pygmalioniana que amorosa.

    Letizia tenia entonces veintitrés años. Acababa de terminar la carrera. Ella hubiera preferido irse a Estados Unidos, pero su ingles era bastante macarrónico.

    Lo del doctorado fue una excusa. Letizia, periodista de raza, lo que quería era empezar a escribir. En cuanto llego a México, consiguió un trabajo en un cultural, Tentaciones, donde empezó a foguearse con entrevistas a escritores, pintores, músicos... Y reportajes de ambiente sobre la noche de Guadalajara.

    Durante aquel año rompimos el contacto. Pero imagino que mi prima no perdió el tiempo. Conociéndola, seguro que antes de coger el avión se empapo de literatura e historia mexicanas, se mimetizo con los desgarros de Frida Khalo y Chavela Vargas y se enamoro platonicamente del subcomandante Marcos, el entonces misterioso insurgente zapatista que tomo Chiapas con su ejercito indígena y soñaba convertirse en el Che Guevara mexicano. Los aleteos de mariposa no siempre provocan huracanes. Muchas veces se quedan en aleteo de mariposa. Los proverbios chinos tienen escaso valor en el convulso México.

    Los cotillas antimonarquicos, que son igual de zafios que los cotillas monárquicos, han especulado mucho sobre la vida sexual de mi prima en México, atribuyendole varios amantes de cierto renombre. Yo no se nada de eso. Ni me importa. Ni creo que le importe a nadie. Mi prima era una mujer guapa, llena de atractivos físicos y libre, sin servidumbres. Mis primas y yo jamas hemos hablando de nuestras intimidades sentimentales. Nos hemos presentado a los novios y a las novias y nada mas.

    Dicen que el desnudo de Letizia ilustra la caratula de un disco de Mana. Insinuando que el cantante del grupo, que creo que se llama Fher, fue su amante. No tengo ni idea. La chica de la caratula se le parece. Pero me resulta extrañisimo que mi prima se prestara a posar desnuda ante nadie. Me suena un poco a coña. Letizia es demasiado discreta. Nunca se prestaría a esa exposición publica (que por otra parte, a cualquier conocedor de la historia del arte no le tendría que extrañar en absoluto: cuantas mujeres no habrán posad desnudas ante pintores sin que eso signifique se se monte una orgia entre pincelada y pincelada). Ademas, los inexplicables complejos físicos de Letizia son incompatibles con tal posado. Jamas hemos hablado de ello, pero insisto en que me parece una chorrada de tamaño dolmenico, elefantiasico y, por no exagerar, catedralicio. Si es con estos chismes con lo que los republicanos pretenden socavar la monarquía, Juan Carlos puede descansar tranquilo hasta el fallecimiento de sus tataranietos.

    Con o sin amantes transoceanicos, cuando Letizia regreso a Madrid estaba totalmente desubicada.

    La primera decisión que tomo al volver a España fue independizarse. No me extraño. Chus es una persona de convivencia difícil. No porque les impusiera horarios o les coartara libertades. En ese sentido, todo lo contrario. Permitía a mis primas una libertad de horarios y movimientos inusual cuando se tienen tres hijas tan jóvenes y se vive en un lugar un tanto apartado y obrero como Rivas-Vaciamadrid, adonde se habían trasladado a principios de los noventa. Un chale adosado con un pequeño jardín. Nada del otro mundo.

    El problema de Chus no era que ejerciera un control excesivo sobre los movimientos de sus hijas. El problema de chus era de puertas adentro. Imponía en su casa ciertas rarezas casi dictatoriales. Por ejemplo, a la hora de comer impedía encender la televisión o levantarse de la mesa antes de que todos terminaran. Como en un cuartel o en un convento. Es una chorrada. Pero para Letizia, periodista, la hora de comer era la hora del telediario y se le impedía encender el televisor. Chus ritualizaba los actos domésticos mas intrascendentes de una forma casi dictatorial. Y se había vuelto bastante huraño.

    Yo creo que se estaba amargando. Había abandonado la emisora de Oviedo dando el portazo por disensiones con la dirección de la cadena Y, conociéndolo, juraría que pensó que en cuanto se pusiera en el mercado, en Madrid, conseguiría un puesto como reportero en cualquier emisora. Nada mas lejos de la realidad. Se convirtió en un superviviente. En un profesor de master de periodismo o en un gestor de empresa que apenas ganaba para mantener a su familia. Hasta que Paloma no consiguió el traslado a Madrid y el abuelo Paco les presto los cinco millones de pesetas con las que cubrieron la entrada del chale de Vaciamadrid, en la calle Rio Guadarrama numero 23, Chus tenia bastantes motivos como para sentirse un fracasado en el aspecto profesional.

    A su regreso de México, Letizia no tardo mucho en encontrar un trabajo en Bloomerang TV, un canal financiero. Y aquello no fue gratis. Tuvo que superar varias pruebas con miles de candidatos. Pero la cámara la quería. El canal era pequeño sin la proyección de las grandes cadenas de este país. Pero suponía un primer paso. Era el comienzo de una meteórica carrera profesional.

    Tampoco tardo mucho en regresar con Alonso. Se compraron un piso en la calle Madrid, continuaron su extraña y desigual relación maestro/alumna y, en el verano de 1998, nos anunciaron su boda. Como todo el mundo sabe, se casaron por lo civil en Almendralejo. Y, como ya he contado antes, ese día algunos miembros de la familia nos entramos de que Chus había decidido separarse de Paloma Una boda agridulce.

    Chus presento demanda de separación, con la aceptación de Paloma, el 16 de febrero de 1999, en el juzgado de primera instancia e instrucción numero 2 de Arganda.

    El mismo juzgado en el que Letizia y Alonso presentarían la suya el 19 de octubre del año 2000. Recuerdo ahora la visita a aquel lúgubre y destartalado Juzgado de Arganda, una ciudad donde yo había estudiado mis primeros años de bachillerato. No suele resultar fácil tramitar una separación o un divorcio, aunque sea "consensuado" mi querido Alonsin. Y menos cuando lo tramitas para personas que quieres y a las que de alguna manera has idealizado.

    Pero aquella mañana de primeros de noviembre concerté la cita con ambos en la puerta de los juzgados para que ratificaran su convenio. Hacia frio.
    - ¿Como andas de ánimos Leti?
    - David, esto no es agradable. Tu estarás muy acostumbrado, pero a mi no me gusta.
    - Te entiendo. Pero escucha. Si quieres, acompaño a Alonso a la secretaria del Juzgado. No tardamos nada. Y luego paso contigo.

    Concluimos aquello de la manera mas sencilla y rápida que pudimos. Letizia salio de Arganda como alma que lleva el diablo, pasando pagina lo mas rápido que pudo. No sin dolor. Pero manteniendo esa actitud hierática de los acostumbrados a los reveses, a las hostias de la vida. Es una sufridora. Pero una sufridora interior. Fría, orgullosa, cabeza alta, indestructible.

    Alonso, por contra, no esta hecho de esa madera de ébano. Tome un café con el. Me pareció lo oportuno.

    - ¿Como lo llevas? Letizia ha tenido que salir corriendo. Ya sabes, cosas del trabajo.
    - Mira David. Prefiero no contacte como es tu prima. Todo pasara, el tiempo lo cura todo -respondió cabizbajo, pero sin perder la dignidad y sin dudar: habían tomado la decisión acertada.

    Su ruptura fue fría. No hubo ningún tipo de discusión económica porque no había nada que repartir. Ya habían vendido la casa. Cada uno se había llevado su dinero a partes iguales. Mas o menos 24 000 euros por cabeza. Lo se bien porque yo era quien le llevaba las cuentas a mi prima. Ella tendría 36 000 euros ahorrados. Suficiente para empezar otra vez. Porque, en ese lapso de tiempo, a Letizia ya le habían empezado a rodar los dados del éxito profesional.

    De aquellos papeles, su sentencia de separación y divorcio, su convenio, su certificado de matrimonio, jamas se entrego copia a nadie, ni se guardaron en una caja fuerte bajo ninguna llave. Ni el CNI o el CSI pidió copia alguna, ni ningún agente 007 al servicio de su majestad intervino para solicitármelos. Cuanto ridículo debe sentir algún periodista y afamado investigador leyendo estas palabras. Todos aquellos papeles siempre estuvieron custodiados en una caja archivadora de un sótano, protegidos por un candado de cinco euros, muy cercano a la plaza Marques de Salamanca. De la misma manera que los papeles de muchos de mis clientes...[]
     
    • Gracias Gracias x 2
    • Me Gusta Me Gusta x 1
    • Me parto Me parto x 1
  14. DAVROC

    DAVROC

    Mensajes:
    84
    Me Gusta recibidos:
    184
    Registrado:
    26 Feb 2011
    Re: Libro "Adiós princesa" de David Rocasolano. Analisis. Parte XIII.

    -Zarzuela 019_lr.jpg
     
    Última edición por un moderador: 10 Jun 2017
  15. SuperCotilla

    SuperCotilla Cotilla y Moderadora Miembro del Staff

    Mensajes:
    34.198
    Me Gusta recibidos:
    22.213
    Registrado:
    1 Sep 2004
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    CotillaLand
     
    • Gracias Gracias x 5
    • De acuerdo De acuerdo x 1
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.